Lumen Mariae

Inicio » dios » El discurso vacío de verdad en Bergoglio

El discurso vacío de verdad en Bergoglio

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

ALL

Bergoglio se ha fijado un término a su falso pontificado:

«Yo tengo la sensación que mi Pontificado va a ser breve. Cuatro o cinco años» (ver)

1. Está enseñando que Dios no lo ha elegido como Papa: todo Papa es hasta la muerte. Están vendiendo la idea de tener falsos papas por un tiempo determinado.

2. Y, después, enseña que fueron los hombres los que lo pusieron en ese cargo para un tiempo. El tiempo necesario para destruir el centro de la Iglesia, que es el Papado.

3. Además, está aclarando las palabras del Cardenal McCarrick, cuando un hombre muy influyente le obligó a votar, a hacer campaña por Bergoglio en el Cónclave:

«Él dijo: “Él podría hacerlo, ya sabes”. Le dije: “¿Qué podría hacer?”. Él dijo: “Él podría reformar la Iglesia. Si usted le diera 5 años, él podría ponernos de nuevo en el objetivo. Él tiene 76 años, si él tuviera 5 años, el Señor, obrando a través de Bergoglio, en 5 años podría hacer que la Iglesia surgiera de nuevo”».

«Yo no soy de la idea de poner una edad, pero sí soy de la idea de lo que hizo Benedicto»: Benedicto XVI no renunció al Papado, sino que le obligaron a renunciar. Él sigue siendo Papa, aunque le pese a Bergoglio y a todos los modernistas que lo siguen.

Bergoglio es de la idea de que hay que renunciar. Ya no cree en el dogma del Papado. Se inventa su propio papado, su propia figura de papa, su propia iglesia. Y hay muchos que lo siguen en este pensamiento diabólico.

«A Benedicto no hay que considerarlo como una excepción. Sino como una Institución. Por ahí sea el único en mucho tiempo, por ahí no sea el único. Pero es una puerta abierta institucional. Hoy día el Papa emérito no es una cosa rara, sino que se abrió la puerta, que pueda existir esto».

El Papa emérito no existe en Dios, sino sólo en la cabeza de los hombres soberbios.

Se ha acabado el Papado en la Iglesia. Éstas son las palabras de quien ha hecho eso, de quien se ha encargado de dirigir un movimiento para quitar un Papa y ponerse él mismo como falso papa.

¡Qué pocos creen en esto, porque ven la bondad humana de Bergoglio!

El Papa, en la Iglesia Católica, no es una institución, sino que es la misma Iglesia: «allí donde está Pedro, está la Iglesia». Pedro es un Carisma en la Iglesia, no es una institución de los hombres. No es una jerarquía que ponen los hombres, como el cardenalato. El Papa es la Voz de Cristo, el Vicario de Cristo.

No queremos en la Iglesia hombres institucionalizados. No nos interesa un hombre que se convierte en institución. Queremos un Papa, una Cabeza que una en la Verdad a todos sus miembros; que enseñe sólo la Verdad en la Iglesia, que sea camino, en la Verdad, para salvar y santificar a la Iglesia.

No queremos a un hombre con este pensamiento que refleja lo que es su vida:

«…lo único que me gustaría es poder salir un día, sin que nadie me conociera, e irme a una pizzería a comer una pizza».

Vete a tu pueblo a comer tu pizza. Pero deja de demoler la Iglesia con tus fantasías hegelianas.

Bergoglio: hombre de mundo, hombre puesto para destruir la Iglesia.

El objetivo que tiene Bergoglio es llevar a la Iglesia a sus orígenes en el pensamiento del hombre. Es decir, refundarla totalmente.

El falso pontificado de ese hombre, al que muchos llaman su papa, y que se ha puesto un nombre para denigrar lo santo, Francisco, tiene en su agenda cambios en la esencia de lo que es la Iglesia.

No sólo cambia a personas, poniendo otros Cardenales, que son todos hombres de herejía, de cisma, que llevan, -sin lugar a dudas-, hacia la apostasía de la fe a muchos; sino que comenzó su falso pontificado poniendo una estructura externa para dirigir la Iglesia: su gobierno horizontal.

Ese conjunto de hombres hace que la Iglesia se rompa en mil pedazos.

Ya no hay una Cabeza que una en la Verdad, sino que sólo existen mentes humanas que dialogan para ver cómo cambiarlo todo en la Iglesia.

Bergoglio anula toda Verdad en la Iglesia. Y esto es lo que muchos no han comprendido, porque sólo están en el juego del lenguaje. Pero no viven los dogmas, la verdad revelada y dogmática. Cada uno se hace su propia doctrina, su propia vida de Iglesia, su propio sacerdocio. Cada uno es jefe de su propia cabeza, de su propia existencia humana.

Bergoglio es sólo un hombre que habla la mentira. Y, por eso, gusta a todo el mundo. Sus discursos son importantes para el mundo.

Un hombre con una sola filosofía: “oler a oveja”. Oler a mundo, oler a hombre, pensar y obrar como lo hace un hombre en el mundo. El olor a Cristo, propio de todos los Santos, la unción de Cristo no se puede encontrar ni en la palabra ni en la obra de Bergoglio.

Por eso, sus entrevistas son de una ordinariez exquisita. Él habla así: con olor a oveja. Habla lo que la gente quiere escuchar. Habla para agradar al hombre. Habla para encontrar en el hombre un hueco, un pensamiento, una obra en la que él, – el papa Bergoglio -, sea el centro, la imagen, la irradiación de una vida para el mundo.

Están adorando a un hombre, en la Iglesia y en el mundo. Es el nuevo fan, la nueva cultura, la nueva moda de muchos. Gente que vive en sus pecados lo tiene como su ídolo. Es la institución del nuevo y falso papado: una figura de papa vacía de toda verdad, centrada sólo en el lenguaje humano.

De esta manera, Bergoglio, y todos los que lo siguen, quieren llevar a la Iglesia a sus “cimientos”. Es la herejía de siempre. Cuando el hombre no pone el cimiento de su vida en la Roca de la verdad, entonces el hombre va en busca de sus filosofías, de sus teologías, de sus lenguajes maravillosos en que todo está en decirse unas palabras bonitas, una idea que guste al propio pensamiento humano.

El hombre, queriendo salir de la verdad, del dogma, de la ortodoxia, se queda en su propia idea de la vida. Y así construye su vida: en su soberbia manifiesta.

Es el objetivo de ese hombre:

«Prefiero una Iglesia accidentada, a una que está enferma por cerrarse» (18 de mayo de 2013): la Iglesia está enferma porque se encierra en la verdad, en el dogma, en el lenguaje ortodoxo. Tiene que salir hacia el lenguaje heterodoxo. Tiene que vivir accidentada, en el pecado, en el error, en la confusión de ideas, de doctrinas. Que nadie luche por una doctrina, sino que todos luchen por una obra: los pobres, la hermandad universal, la libertad del pensamiento humano, el progresismo de tener una cultura de muchas religiones.

«El Espíritu Santo nos introduce en el misterio del Dios vivo, y nos salvaguarda del peligro de una Iglesia gnóstica y de una Iglesia autorreferencial, cerrada en su recinto; nos impulsa a abrir las puertas para salir, para anunciar y dar testimonio de la bondad del Evangelio, para comunicar el gozo de la fe, del encuentro con Cristo” (19 de mayo de 2013).

Iglesia autorreferencial: la que está enferma por cerrarse en la Verdad, en la ley santa de Dios, en el lenguaje ortodoxo.

Lo autorreferencial es un lenguaje de los modernistas para negar el pecado de orgullo y de soberbia de aquellos que hablan de esta manera: autorrefiriéndose como sabios para todo el mundo.

Si El Espíritu Santo nos introduce en el misterio del Dios vivo, entonces la Iglesia vive en el misterio, encerrada en la Verdad que Dios ha revelado, y que la Iglesia ha enseñado en todo su magisterio auténtico.

Bergoglio siempre ataca la verdad con una verdad: «El Espíritu Santo nos introduce en el misterio del Dios vivo».

Para poner su mentira: «nos salvaguarda del peligro de una Iglesia gnóstica y de una Iglesia autorreferencial, cerrada en su recinto».

El Espíritu Santo no nos salvaguarda del peligro de una Iglesia gnóstica. Nunca hace esto el Espíritu Santo. El Espíritu Santo hace una Iglesia Santa, capaz de luchar contra los gnósticos y contra toda iglesia gnóstica. El Espíritu Santo guarda la Verdad, salvaguarda a la Iglesia en la Verdad. Y, en la Verdad, se lucha contra toda idea contraria a la Verdad.

Pero Bergoglio, dando una verdad, quiere reflejar su mentira: lo gnóstico y el modernismo. Estas dos ideas son lo principal en el discurso de este hombre. En vez de hablar de la santidad de Dios y de la Iglesia, habla de la autorreferencialidad.

¡Muchos no han aprendido a leer a Bergoglio! Y no caen en la cuenta de cómo engaña Bergoglio en cada frase bonita que dice.

Una vez que ha lanzado su tesis, su mentira, pone la obra de la mentira: «nos impulsa a abrir las puertas para salir, para anunciar y dar testimonio de la bondad del Evangelio».

¡Qué maestro de la oratoria es este hombre! ¡Maestro de la maldad consumada!

Dios no impulsa a salir: es el lenguaje propio del demonio.

Dios mueve al hombre, su corazón, para que haga la Voluntad de Dios. Es la moción divina, diferente al impulso del demonio. Dios no pone al hombre en la actividad enfermiza de hacer cosas por Él, que es la que tienen mucho católicos, sólo de nombre.

El mundo no cambia con la palabra de los hombres ni con sus obras humanas, aunque sean perfectísimas. El mundo cambia con corazones llenos de amor divino, que es lo que menos tiene la Jerarquía y los fieles en la Iglesia. No saben lo que es el amor de Dios porque no conocen  a Dios.

No hay que abrir las puertas para salir al mundo; hay que abrir las puertas del corazón para entrar en el Misterio de Dios, que está escondido al mundo. No se puede salir al mundo para dar lo santo a los perros. Hay que esconder el tesoro del rey en lo más íntimo del corazón.

Bergoglio, cuando predica, nunca lleva al alma hacia su interior, hacia la vida interior con Cristo, sino que la saca de su interior para mostrarle la exterioridad, la superficialidad del mundo. Es así, de esta manera, cómo los falsos profetas engañan a muchos hombres, haciéndoles creer que si no predican el Evangelio, con la máxima evangélica de “a tiempo y a destiempo”, no hacen nada por Dios.

Hace más un corazón abierto al Misterio de Dios, contemplando a Dios en Espíritu y en Verdad,  que millones de hombres que dan de comer a los pobres.

Si la vida consistiera en dar de comer a los que no lo tienen, Jesús hubiese enseñado la forma de hacerlo. Es muy fácil: repartan la comida con los demás. Eso es todo. Repartan dinero para todos. Fabriquen dinero y todos tendrán para comprar la comida.

Pero a Jesús no le interesó llenar estómagos de la gente, solucionar problemas sociales. Jesús vino para llevar al hombre al interior de Dios. Y eso es muy difícil porque necesita de un corazón humilde, de sacerdotes humildes, de fieles que sólo vivan para la Palabra de la Verdad, no para el lenguaje de los hombres.

Bergoglio tiene su idea de Dios, su propio lenguaje:

«Yo creo en Dios, no en un Dios católico, no existe un Dios católico, existe Dios. Y creo en Jesucristo, su Encarnación. Jesús es mi maestro, mi pastor, pero Dios, el Padre, Abba es la luz y el Creador. Este es mi Ser» (1 de octubre 2013).

Esto es lo que se llama la herejía del subordinacianismo.

En estas palabras se niega la verdadera Trinidad de Personas en Dios. Sola una, el Padre es el verdadero Dios; las demás, la segunda y la tercera persona, quedan subordinadas, clara y de manera disimulada, insinuando por debajo, que no existen como Dios. Jesús existe como la Encarnación de ese Dios, que es sólo el Padre.

Este error está unido a la falsa noción de la divinidad misma. Para Bergoglio, Dios es un Dios de sorpresas. Esa es su noción clave de la divinidad.

Sólo la doctrina trinitaria ortodoxa ha mantenido incólume la verdadera noción de Dios, que es conocida por la razón y por la revelación.

Bergoglio no cree en esta doctrina católica: no creo en un Dios católico.

Bergoglio sigue a los herejes gnósticos, que pretendieron adaptar las teorías emanatistas acerca de los eones y de los intermediarios entre Dios y las cosas, al dogma cristiano.

Bergoglio es gnóstico y tiene la caradura de predicar que no se dé una Iglesia gnóstica: «nos salvaguarda del peligro de una Iglesia gnóstica».

¿Ven qué falacia en el pensamiento y en el lenguaje de Bergoglio? Se contradicen: se piensa como gnóstico, pero se habla en contra de la idea gnóstica. Esta es la demencia que muchos no ven en Bergoglio. Es un hombre sin lógica, sin sentido común. Si estás en la idea gnóstica de lo que es Dios, entonces sigue tu pensamiento hasta el final, con todas las consecuencias: vete de la iglesia a levantar tu idea gnóstica de Dios, a hacer tu iglesia gnóstica.

Pero Bergoglio se queda en la Iglesia siendo un maestro consumado en hablar un lenguaje de mentira, para condenar a las almas.

Al hacer esto, Bergoglio está diciendo una cosa: mi lenguaje sólo sirve para entretener a la gente. Doy muchas cosas, que en sí mismas son una contradicción, pero lo que más importa es obrar.

Os digo que no hay que tener una iglesia gnóstica, pero la obro: pongo un gobierno horizontal donde se realice el mismo trabajo que hicieron los gnósticos para cambiar el dogma: a base de ideas, de lenguaje humano, a base de ser un papa radical, se consigue lo que oculto en mi predicación.

Es su fariseísmo: se predica una cosa, se obra lo contrario.

Hay que lanzar la idea, sembrar una palabra falsa, como lo hacen los falsos profetas, pero todo eso es para despistar a la gente de lo que realmente se está llevando a cabo en la Iglesia.

Mientras Bergoglio entretiene a todo el mundo con sus nefastas homilías, entrevistas, discursos que sólo sirven para limpiarse el trasero, otros en el gobierno horizontal están obrando sin que nadie se dé cuenta.

Nuevos libros, nuevas leyes, nuevos documentos, nuevas liturgias, nuevos sacramentos… Necesitan tiempo para sacar todo eso. Y necesitan una cabeza como papa que imponga todo eso, que haga obedecer la nueva doctrina a base de excomuniones.

¡Qué pocos ven esto en la Iglesia!

Bergoglio no predica la doctrina de Jesús porque no cree en Jesús.

Al decir: Jesús es su Encarnación; Bergoglio se está refiriendo a la emanación de Dios, no a la Encarnación del Verbo.

Para Bergoglio, Jesús no es Dios. Es una emanación, un agua que fluye, un pensamiento que se alcanza en un grado de perfección. Y de aquí nace la ley de la gradualidad. Por lo tanto, la Iglesia no es Divina, no es Santa, no tiene un fin divino que haya que cumplir. En la Iglesia no se está para salvar el alma, sino para liberar a la gente de sus problemas sociales.

Jesús, para Bergoglio, no es Dios: «¿Pero Jesús es un Espíritu? ¡Jesús no es un Espíritu! Jesús es una persona, un hombre, con carne como la nuestra, pero en la gloria» (28 de octubre del 2013).

«Dios es Espíritu» (Jn 4, 24). Si Jesús es Dios, entonces Jesús es Espíritu. Si Jesús no es Dios, entonces Jesús no es Espíritu. Es sólo un hombre.

Al preguntarse si Jesús es un Espíritu, y responderse que no es, claramente está negando la Divinidad de Jesús. Jesús no es la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, no es el Verbo, el Hijo de Padre, no es una Persona Divina. Jesús es una persona humana, un hombre santo en la gloria.

Bergoglio está exponiendo la herejía de Arrio, en la que se niega que Jesús sea Dios. Jesús no es Dios hecho hombre, sino un ser creado por Dios, semejante a Dios, tiene atributos divinos, pero no es Dios ni en Sí ni por Sí Mismo.

Dos dogmas principales ha negado Bergoglio: la Trinidad y la Divinidad de Jesús.

Una abominación ha puesto en la Iglesia: su gobierno horizontal, del que parte todo el cisma en la Iglesia. Un cisma institucionalizado por la propia Jerarquía, querido por Ella. Levantado en el mismo centro de la Iglesia. Quitado el Papado para poner la figura de un Papa que, en su tiempo, será poseída por el Anticristo.

Sin estas dos verdades dogmáticas, nadie en la Iglesia puede salvarse. Nadie.

Y con esa abominación, los que obedezcan a ese falso papa y trabajen en esa falsa iglesia, se condenan sin remedio, sin misericordia. Porque esa abominación es una blasfemia contra el Espíritu Santo.

Bergoglio no puede salvarse por su cara bonita, porque exteriormente parezca una buena persona.

Bergoglio, si quiere salvarse, tiene que hacer, públicamente, un acto de fe en la que niegue sus creencias sobre Dios, sobre Jesús y sobre la Iglesia.

Y hasta que no haga esto, a ese hombre sólo hay que olvidarlo, juzgarlo, condenarlo, maltratarlo, despreciarlo, llevarlo a juicio, excomulgarlo.

Por supuesto, que nadie va a hacer esto. Porque todos buscan lo mismo que Bergoglio: el negocio, la empresa en el Vaticano.

Y aquellos católicos que tengan a  Bergoglio como su papa, se van a condenar. Un hereje no puede ser camino de salvación en la Iglesia. Nunca.

¿Qué es Dios para Bergoglio?

Es sólo un pensamiento, un concepto humano.

«…de Dios decimos que es el Dios de las sorpresas, porque él siempre nos amó primero y nos espera con una sorpresa. Dios nos sorprende. Dejémonos sorprender por Dios. Y no tengamos la psicología de la computadora de creer saberlo todo» (18 de enero del 2015).

De Dios se dice que es Dios de las sorpresas: Bergoglio no da una verdad revelada sobre Dios ni dogmática. El Dios de las sorpresas sólo existe en su mente humana. Bergoglio da su concepto de Dios: el Dios de las sorpresas. El Dios de la vida humana, del lenguaje humano, de las obras humanas. En ese concepto, está un amor que ama primero y que da una sorpresa al hombre.

¿Dónde queda la Providencia de Dios? En el olvido del hombre. Dios guía al hombre en las sorpresas de la vida, no en su providencia. Dios no es un camino de verdad, de certeza, eterno, sino un conjunto de cosas que pasan al hombre sin que nadie le avise de ello.

Las profecías divinas, con este Dios de las sorpresas, se anulan todas. Y tienen que anularse porque el único que rige el mundo es la mente del hombre. Es el único que sabe lo que es el bien y el mal.

«Cada uno de nosotros tiene su propia visión del Bien y también del Mal» (1 de octubre 2013).

¿Cuál es ese Dios de las sorpresas?

Es el hombre con su visión propia del bien y del mal. Es el nuevo yo: es ese dios, que soy yo mismo, que ama a toda la creación, y que está continuamente saliendo de su yo encerrado, de su autorreferencialidad, de sus temores, de sus deseos, de su reino, en donde se excluyen a los demás. Hay que dejar esa mundanidad asfixiante que sólo se puede sanar:

«…tomándole el gusto al aire puro del Espíritu Santo, que nos libera de estar centrados en nosotros mismos, escondidos en una apariencia religiosa vacía de Dios» (EG, n. 97).

La Iglesia tiene que descentrarse de su propio lenguaje rígido. Y tiene que aprender a hablar el lenguaje del mundo. Para eso se ha puesto el gobierno horizontal.

La Iglesia no tiene que dar la máxima ortodoxia: eso es repetirse siempre en su propio lenguaje.

«A veces, escuchando un lenguaje completamente ortodoxo, lo que los fieles reciben, debido al lenguaje que ellos utilizan y comprenden, es algo que no responde al verdadero Evangelio de Jesucristo» (EG, n. 91).

El lenguaje ortodoxo es oscuridad para el hombre. ¡Qué gran blasfemia! ¡Cómo ataca lo sagrado, lo divino, lo eterno!

Hay que emplear un lenguaje heterodoxo. Un lenguaje que responda al concepto de evangelio, el evangelio de la alegría, el evangelio de los pobres, el evangelio de recaudar dinero para vivir felices.

«No tengas la psicología de la computadora», que tiene todo el saber en ella. O, si lo prefieren, con estas palabras:

«Un corazón que ame la ley, porque la ley es de Dios, pero que ame también las sorpresas de Dios, porque su ley santa no es un fin en sí misma» (13 de octubre del 2014).

La Iglesia usa un lenguaje que el mundo no comprende. Un lenguaje de computadora, de fin en sí mismo. Un lenguaje ortodoxo que la imposibilita de dialogar con el mundo. Y si no habla con el mundo, no puede anunciar el Evangelio.

La Iglesia es misionera, no autorreferencial. No tiene que estar centrada en la verdad, sino en el mundo.

Hay que hacerse un uno con el mundo. Si se encierra en sí misma impide ir al encuentro real con el otro.

La realidad, no está en la vida de la gracia, sino que está en los derechos sagrados del hombre:

«…tierra, techo y trabajo. Es extraño pero si hablo de esto para algunos resulta que el Papa es comunista.  No se entiende que el amor a los pobres está al centro del Evangelio. Tierra, techo y trabajo, eso por lo que ustedes luchan, son derechos sagrados» (28 de octubre del 2014).

El hombre tiene que luchar por su tierra, no por la tierra que Dios prometió a Abraham, que es el Cielo; tiene que luchar por su techo, y no tiene que seguir el pensamiento ortodoxo de Cristo: «Las raposas tienen sus cuevas, y las aves del cielo sus nidos; mas el Hijo del hombre no tiene dónde reclinar la cabeza» (Lc 9, 57). Y tiene que luchar por su trabajo, haciendo de la Palabra de Dios una mentira: «Necio, esta misma noche te pedirán el alma, y todo lo que has acumulado, ¿para quién será?» (Lc 12, 20).

Si sigues a Bergoglio, todo eso será para Bergoglio. Él sólo pide dinero. Y no otra cosa.

No vivas tu vida para tener una casa, un techo, un trabajo, una tierra. Vive tu vida para desprenderte de todas las cosas, aunque las tengas todas, y así obrar lo divino en lo humano.

Pero Bergoglio lleva a la lucha de clases. Tú tienes una casa y yo no. Voy a luchar por mi casa, porque es mi derecho sagrado. Soy dios para mí mismo: yo soy el que entiendo lo que es bueno y lo que es malo para mi propia vida.

Bergoglio no entiende que el amor a Cristo –no el amor a los pobres- está en el centro del Evangelio. Él predica su evangelio: el de los pobres. Para su Iglesia: la iglesia de los pobres.

Y hace esto para abarcar a todo el universo, a todos los hombres en una fraternidad sin límites. Y cuando se hace esto, entonces el yo encuentra a su dios en sí mismo, y el hombre descubre una vida llena de sorpresas.

La ley de Dios, al ser santa, es un fin en sí misma. Pero, al no tener el fin en sí misma, automáticamente, todo está regido por el azar, por las sorpresas, por el fin, por el objetivo que cada hombre se ponga en su vida.

Cada hombre hace su ley en el pecado y la llama santa.

Esto es Bergoglio. ¿Todavía no se han dado cuenta?

Es un discurso vacío de la verdad. Por lo tanto, es un discurso lleno de mentiras.

¿Queréis llevar la Iglesia a sus orígenes? Entonces prediquen del infierno, de la cruz, de la penitencia, del pecado. Porque la Iglesia nació en el Dolor del Calvario, no en el lenguaje, no en el diálogo de los Apóstoles con la gente del mundo.

Fue el Dolor de Cristo y de Su Madre el origen de la Iglesia. Lo demás: la cultura de los tiempos es sólo eso: cultura. La Iglesia no es una institución, sino la Vida de Dios en la tierra. El Reino de Dios en la tierra. Y quien haga de ese Reino una conquista humana, un reino material, humano, la Justicia de Dios lo enterrará en el infierno.

Poco tiempo queda para ver la Justicia de Dios en Bergoglio. Ese hombre es ya un demente. Y lo que queda por ver es su degradación como persona y como sacerdote.


34 comentarios

  1. Confundida dice:

    Padre Joseph mil gracias por su respuesta ha sido un consuelo para mi alma saber que no estoy fuera de la Iglesia y que pena me d saber que ellos son los que están en pecado por su ceguera Que Dios le bendiga,la Sma. Virgen le proteja y el Espíritu Santo lo ilumine. Gracias CONFUNDIDA

  2. Mariana dice:

    PADRE JOSEPH MARYAM

    Paz e Bem!!
    Desculpe minha insistencia…mas preciso que o Sr. me esclareça uma questão,que me incomoda…
    Acho estranho….que agora,quando o mundo está tão paganizado…tão violento e tíbio…as pessoas tão frias com DEUS……bem…desculpe-me, mas precisavamos era de um SANTO PADRE PAPA…. e não de um LOBO na CADEIRA DE SAO PEDRO….!
    Estranho….esse LOBO em ROMA…ensinando tudo errado….! Muita gente poderá se perder com esse ..LOBO! É perigoso isso…!
    Para que,DEUS permitiu isso?….

    • josephmaryam dice:

      La permisión de Dios es siempre por el pecado de los hombres. Es la voluntad libre que tiene el hombre para elegir el mal.
      Y el mal se ha instalado en la cabeza de la Iglesia. La cabeza es el Papado. Y tenía que hacerlo poniendo una falsa cabeza y así engañar a TODA LA IGLESIA.
      Es el Misterio del Mal, que los hombres no han comprendido.
      El Mal en la Cabeza, justamente en donde Cristo edifica la Verdad, la Roca, que es la Iglesia.
      Y Dios lo permite para purificar esa Cabeza, porque llegó el tiempo en que es imposible conducir a la Iglesia a través de Su Cabeza Visible por la maldad de los que componen esa Cabeza. Es la maldad de todos, sin excluir a nadie en esa Cabeza.
      Vivimos en la tierra, con una Iglesia que es divina, del Cielo. Pero los hombres, que la componen, no son divinos; siguen siendo humanos y, por tanto, metiendo su pecado en la Iglesia. El pecado crece, va aumentando y lo va llenando todo, hasta inutilizarlo todo en la Iglesia. La única manera de purificar a la Iglesia es poniéndole una falsa cabeza. Entonces, se separan el trigo de la cizaña, se sabe quién es quién, en la Iglesia. Y la Iglesia sigue permaneciendo en lo que es, porque el pecado no puede destruirla; pero está purificada de miembros que no sirven en la realidad de la Iglesia. Es lo que ya estamos presenciando: los lobos se van quitando sus caretas y ya se puede decir: éste sí es de la Iglesia, éste no. Y la Iglesia purificada de muchos miembros, que no son miembros, adquiere más conocimiento de la verdad. Sólo en la cruz se conoce la Voluntad de Dios sobre Su Iglesia. Hay que ir al martirio, no sólo como miembro de la Iglesia, sino como Iglesia, para que la Iglesia conozca el camino de la verdad, que es el mismo que es Cristo. No se puede tener el Reino Glorioso en la tierra si la Iglesia, si el Cuerpo de Cristo, no se crucifica como Su Cabeza Invisible. Hay que matar al Cuerpo, como hicieron con la Cabeza. Y lo hará la misma Jerarquía que perteneció a la Iglesia una vez, pero que se ha separado, ella misma, por su propia herejía y cisma, levantando así una nueva estructura de iglesia, que sólo tiene una función: crucificar la Iglesia. Llevarla a la muerte. Hacerla desaparecer en todas las formas posibles. Es el poder sacerdotal que el demonio usa para este fin.

  3. Mariana dice:

    Em EZEQUIEL 28( 1-10 ) e em APOCALIPSE 20( 10 ) pode-se ver, referencias a um personagem que parece ser…D.BERGOGLIO !

    Leiam…podem assim,verificar….

    Gracias.

  4. Mariana dice:

    PADRE JOSPH MARYAM!
    Paz e Bem!!
    No início…achava sua linguagem muito severa….mas ao ler este Artigo ” El discurso vacio de verdad en Bergoglio” convenci-me de que o Sr. está certo em seu posicionamento!!!
    Um Papa falar que só o PAI é DEUS, e CRIADOR…..e que DEUS não é católico…sendo um DEUS de surpresas…
    Nossa!!…nunca eu ouvira tão terríveis palavras!!! HERESIA pura!!! Um….ESCANDALO ESPIRITUAL!!! TERRIVEL!!!!
    Será que D.BERGOGLIO é….pouco dotado de Inteligência?…..será mal formado?….será que fraudava nas provas no CURSO DE TEOLOGIA.? será que está…caduco?….
    Porque,um CARDEAL,viajado,argentino ( a Argentina é um País até bem desenvolvido culturalmente na AMERICA DO SUL..!! ), porque,ele fala,escreve tanta bobagem…tanta HERESIA?….!!!..?
    Estou triste em ver nossa IGREJA CATOLICA com esse…L O B O na Cadeira de SÃO PEDRO !!!

    Pergunto-lhe agora:
    – o ANO SANTO que D.BERGOGLIO vai lançar eeste ano…ê válido?…. podemos…devemos fazer as tarefas que ele mandar..?
    – as Canonizações e as Beatificações que ele fez…foram válidas?

    Aqui no BRASIL,na minha cidade,os SACERDOTES elogiam muito D.BERGOGLIO,e fica mal vista, a pessoa que criticar o BISPO de ROMA….
    Mudei minhas orações por ele: agora peço que se faça a VONTADE DE JESUS na vida desse…..”religioso”….!!!!!!
    Gracias!

    • josephmaryam dice:

      El año santo no es válido porque Bergoglio no tiene autoridad divina para hacerlo. Además, lo hace para su falsa misericordia: ve y sigue pecando.
      Ninguna de las canonizaciones y beatificaciones son válidas. Por la misma razón. El hecho de gobernar con un gobierno horizontal la Iglesia lo invalida todo. Es, no sólo una herejía, sino un cisma dentro de la Iglesia ese gobierno horizontal. Y todo lo que hace es nulo para Dios. Para los hombres, tendrán el valor que ellos quieran ponerle. Pero, para Dios, no tiene ningún valor porque un HEREJE no puede construir, levantar, la Iglesia ni con su herejía ni con su cisma, que nacen de su gobierno horizontal. Está levantando otra iglesia, en la misma estructura exterior de la Iglesia. Por eso, hay que salir de esas estructuras para seguir siendo Iglesia, la que está construida en la verticalidad de Pedro. Todo lo que se construye en la horizontalidad no pertenece a la Iglesia, ni siquiera de manera material.

  5. Confundida dice:

    Padre, le escribo desde Venezuela, y quiero contarle algo que me sucedió, el miércoles 11 de este mes nos encontrábamos, en la calle de una urbanización listos para comenzar el Viacrucis en la calle, fue presidido por un diacono (casado) y dentro de la conversación antes de comenzar hablaron de “papa” Francisco yo dije yo no creo ni acepto a Francisco y el diacono con el dedo indice de su mano derecha me dijo en tono prepotente : Ud esta fuera de la iglesia y lo repitió dos veces.
    Padre, de verdad estoy confundida estoy preocupada será verdad que yo quede fuera de la iglesia? ya no puedo recibir los sacramentos para mi fue una tortura cada rato en la noche me despertaba pensando en lo que me había dicho el diacono tal ves si esto me lo dice un sacerdote o un obispo
    Padre ayúdeme. Gracias CONFUNDIDA

    • josephmaryam dice:

      Nadie tiene el derecho de decir: usted está fuera de la Iglesia porque no cree en Bergoglio como papa.
      Nadie tiene ese derecho.
      Y la razón: la Iglesia está en la Verdad, no en la mentira.
      Bergoglio es hereje. Luego, él no es papa y aquellos que defienden a Bergoglio como papa no están en la Iglesia.
      Esto es muy importante conocerlo.
      No se puede defender a un hereje. Y menos como Papa. Son dos pecados distintos y, ambos, abominables.
      Nadie puede defender a Bergoglio como papa material. No es ni siquiera papa materialmente: se sienta en la Silla de Pedro y gobierna materialmente. A pesar de su herejía, hay que darle la obediencia material, no la formal.
      Ni siquiera esto se puede hacer sin cometer un gran pecado.
      Porque Bergoglio gobierna en una estructura que no pertenece a la Iglesia Católica. Es una estructura exterior al Papado. El gobierno horizontal no existe en la esencia de la Iglesia. La naturaleza de la Iglesia es la verticalidad. La horizontalidad no pertenece a la Iglesia en el Papado. Se puede dar en una comunidad de fieles, en un grupo de oración, etc…, pero no en el Papado.
      Si Bergoglio gobierna horizontalmente la Iglesia, entonces no es Papa, ni material ni formalmente. Es un hombre, al cual le llaman papa. Es sólo un hombre, un político, sin la autoridad divina en la Iglesia. Ni siquiera como Obispo tiene el poder divino, porque ha puesto la horizontalidad. Ha puesto algo abominable.
      Por tanto, Bergoglio no puede excomulgar a nadie. A NADIE. Y aquellos sacerdotes, Obispos, diáconos que le obedecen, aunque sea materialmente, han perdido el poder divino en la Iglesia. No tienen ese poder ni para gobernar, ni para enseñar, ni para mostrar un camino en la Iglesia. Se han quedado con un poder humano.
      Por tanto, al no tener el poder divino, no pueden excomulgar a nadie: no tienen ese derecho. Ese derecho se lo da Dios a la Jerarquía que es fiel a la Verdad. La excomunión no sólo es una cuestión legal, sino espiritual: es una pena que saca de la Iglesia. Y no se saca de la Iglesia con un poder humano, sino divino.
      Ni Bergoglio ni los que le obedecen tienen este poder divino. Luego, si alguien le dice que está fuera de la Iglesia porque no obedece a Bergoglio como papa, usted tiene que responder que es él el que está fuera de la Iglesia al obedecer a un hereje como Papa. Y todos los que obedecen a Bergoglio, como Papa, TODOS, están fuera de la Iglesia: es una excomunión automática. Es una blasfemia contra el Espíritu Santo.
      Por eso, muchos obispos y sacerdotes no van a encontrar la paz de la conciencia en su teología. Ellos saben todo esto, y siguen ahí, manifestando a todas las almas en la Iglesia que den su obediencia a un hereje. Es un gran pecado. No es cualquier pecado. Es una gran blasfemia ante Dios. Y no hay excusa ante este pecado. Los Obispos tienen la plenitud del sacerdocio de Cristo, la plenitud de la Verdad. ¿Y qué hacen con eso? Enseñan a sujetarse a la mentira. ¿Y Dios cómo debe juzgar eso en la Iglesia? Con un gran castigo que enseñe la verdad a todas las almas.

  6. Mariela dice:

    “Los que siembran entre lágrimas, cosecharán entre canciones”…

    Me uno a Fundación Salvat: ¡ánimo José Manuel!, Jesús vuelve pronto… ¡muy pronto!

  7. Marcela González dice:

    Gracias por guiarnos, todas las noches estoy ávida de leer sus escritos, Señor Jesús vuelve pronto.

  8. Animo, Jose Manuel, que ser testigos del advenimiento del hijo del diablo trae esperanza: Jesús vuelve pronto!

  9. Mariela dice:

    Dos años con Francisco como obispo de Roma y ya nos parece que todo lo anterior fue un sueño, una pesadilla larga y profunda de la que no podíamos despertar.
    (…) Pero, llegó Francisco, y con él llegó el escándalo para los que siempre han ostentado el poder y han gustado de los primeros puestos en los banquetes, de vestir largos y caros vestidos.
    (…) Francisco puso la Iglesia en salida, pidió a los pastores que se mezclaran con el rebaño hasta oler a oveja, sobre todo a oveja descarriada.
    (…) De esta manera, de arriba hacia abajo, Francisco empezó a cambiar la Iglesia, desde la cabeza a los miembros.
    (…) Los cristianos estamos legitimados, con Francisco, a tomar las riendas de nuestras iglesias, a implicarnos en la vida social y política estando cerca de nuestros hermanos que sufren.
    (…)Nuestro sitio está con los que sufren. Si los pastores no están ahí, habrá que pedirles cuentas. El que no crea que el Reino de Dios está cerca, es que ha perdido la verdadera y única fe que propugnó Jesús, no la fe en él, sino la fe en el Dios del Reino. Hoy más que nunca, con Francisco, el Reino se hace visible en medio de nosotros. Estamos viviendo la primavera del Reino.
    (…) Sí, Francisco es el que había de venir. Lo hemos esperado mucho tiempo…
    (Segmentos de un artículo escrito por un tal Bernardo Pérez)

    Después de dos mil años, les llegó “el que había de venir” -a anunciarles la llegada de su “salvador”- a todos los católicos “truchos” -modernistas, progreistas, adoradores de sí mismos… ¡locos, dementes poseídos!- que, hoy, son muchos.

    Este hombre, hablando como un endemoniado en su mente que es, con estas trastornadas palabras, expresa lo que significa el dios que tantos -mal llamados- “católicos” querían para “su” iglesia: un Jesucristo sin cruz; un “mesías” humano que les consienta cada capricho, que les avale cada pecado; que les traiga el “Reino de Dios”… ¡el que les anuncia el desquiciado de Bergoglio!… que, les llegará haciéndoles creer que es su “salvador” (y no solo a estos “católicos”)… Simplemente, ¿porqué?, porque NO AMARON LA VERDAD. Como los judíos, hace dos mil años, esperan su dios (que les llegará, para luego traicionarlos, y arrastrarlos a la mayor ira de Dios); y tienen -en el embaucador por excelencia-, a su Juan el Bautista (devenido en un vulgar, cínico y, maquiavélico personaje)

    “Por lo que respecta a la Venida de nuestro Señor Jesucristo (…) que nadie os engañe de ninguna manera. Primero tiene que venir la apostasía y manifestarse el hombre impío, el hijo de perdición, el Adversario que se eleva sobre todo lo que lleva el nombre de Dios o es objeto de culto, hasta el extremo de sentarse él mismo en el Santuario de Dios y proclamar que él mismo es Dios.
    (… )La venida del Impío estará señalada por el influjo de Satanás, con toda clase de milagros, signos, prodigios engañosos, y todo tipo de maldades que seducirán a los que se han de condenar por no haber aceptado el amor de la verdad que les hubiera salvado. Por eso Dios les envía un poder seductor que les hace creer en la mentira, para que sean condenados todos cuantos no creyeron en la verdad y prefirieron la iniquidad.

    Nosotros, en cambio, debemos dar gracias en todo tiempo a Dios por vosotros, hermanos, amados del Señor, porque Dios os ha escogido desde el principio para la salvación mediante la acción santificadora del Espíritu y la fe en la verdad”. (2 Tes. 2: 1-14)

    Un saludo en Cristo y María

  10. Alejandros dice:

    Religión en Libertad-29-Septiembre-2010
    Monseñor Gänswein hace balance de los cinco primeros años de Pontificado.

    Benedicto XVI no teme las confrontaciones ni los debates, afirma su secretario particular, monseñor Georg Gänswein, destacando la “valentía” del Papa.
    Monseñor Gänswein ha aprovechado la entrega del premio italiano Capri San Michele por su libro Benedicto XVI urbi et orbi. Con el Papa en Roma y por los caminos del mundo (Librería Editora Vaticana, 2010) para hacer un balance de los cinco primeros años del pontificado de Benedicto XVI.
    En esta intervención, publicada en L´Osservatore Romano, monseñor Gänswein destaca el lado “cálido” y la “simplicidad” de quien fuera prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.
    También la “valentía” que marca su pontificado: “Él llama por su nombre a los defectos y los errores de Occidente, critica esa violencia que pretende tener una justificación religiosa”, afirma.
    Benedicto XVI “no cesa nunca de recordar que con el relativismo y el hedonismo e imponiendo la religión por la amenaza y la violencia se da la espalda a Dios”.
    El secretario particular de Benedicto XVI recuerda que este Papa, a quien califica como el “Papa de la palabra”, pone todo su interés en reafirmar “el núcleo de la fe cristiana: el amor de Dios al hombre, que encuentra en la muerte de Jesús en la cruz y en su resurrección una expresión insuperable”.

    Fe y razón en el centro
    En el centro del pensamiento del Papa, se encuentra la cuestión de la relación entre fe y razón; entre religión y renuncia a la violencia.
    Para Benedicto XVI, destaca monseñor Gänswein, “la reevangelización de Europa y del mundo será posible cuando los hombres entiendan que la fe y la razón no se oponen sino que se complementan”.
    En el fondo, señala, “el Papa quiere reafirmar el núcleo de la fe cristiana: el amor de Dios al hombre, que encuentra en la muerte de Jesús en la cruz y en su resurrección una expresión insuperable”.
    “Este amor es el centro inmutable en el que se basa la confianza cristiana en el mundo, pero también el compromiso con la misericordia, la caridad y la renuncia a la violencia”.
    “El mensaje del sucesor de Pedro es tan sencillo como profundo: la fe no es un problema por resolver, es un don por descubrir, día tras día -explica-. La fe da alegría y plenitud”.
    El secretario de Benedicto XVI afirma finalmente que “si todas las miradas y las cámaras se fijan en el Papa, no es por él”: “el Santo Padre no se coloca en el centro, no se anuncia a sí mismo”, sino que anuncia a Jesucristo, “el único redentor del mundo”.
    “La fe ayuda a vivir, la fe ofrece alegría, la fe es un gran don: he aquí la convicción más profunda del Papa Benedicto”, añade.
    Un estilo propio
    Cada Papa responde a la llamada de Jesús con “su personalidad” y “su sensibilidad”, explica también el secretario particular del Pontífice.
    “Benedicto XVI no es Juan Pablo II”, recuerda, “a Dios no le gustan la repetición ni las fotocopias”.
    Por eso, continúa, “-he aquí algo verdaderamente singular y edificante, el Papa Benedicto XVI se presentó al mundo como el primer devoto de su predecesor: éste es un acto de gran humildad, que sorprende y suscita admiración”.
    El Papa Benedicto XVI ha dado a la Iglesia y al mundo una maravillosa lección de estilo pastoral: “quien empieza un servicio pastoral -NO DEBE BORRAR LAS HUELLAS DE QUIEN HA TRABAJADO ANTES, SINO QUE DEBE PONER HUMILDEMENTE SUS PIES EN LAS HUELLAS DE QUIEN HA CAMINADO Y SE HA CANSADO ANTES QUE ÉL”.
    Así, Benedicto XVI “ha acogido esta herencia y ha construido con su estilo humilde y reservado, con sus palabras tranquilas y profundas, con sus gestos comedidos pero incisivos”.
    Y concluye: “Juan Pablo II fue el papa de las grandes imágenes, Benedicto XVI es el Papa de la palabra, de la fuerza de las palabras: es un teólogo más que un hombre de grandes gestos, un hombre que ´habla´ de Dios”.

    Zenit

    Como vemos, Benedicto XVI, siguió los pasos de sus precursores desde S. Pedro, primer Papa. Sin embargo, Bergoglio, el falso profeta, camina hacia el infierno arrastrando con el a todos los que no quisieron escuchar a Jesucristo que los habria salvado. (2 Tes 2).

  11. Empera dice:

    Bergoglio esta excomulgado porque dio su nombre a la masonería en Argentina:
    Este documento dice: “Nos adherimos, como institución argentina, a las felicitaciones que enviamos a nuestro ex socio honorario y premio Laurel de Plata a la Personalidad del Ano 2005, Cardenal Primado de la Argentina, Monsenor Jorge Bergoglio; hoy S.S. el Papa Francisco.”

    http://gloria.tv/media/3bWBNLZN8JE
    En la Carta abierta de Lucrecia a Francisco ella menciona la relación estrecha de Bergoglio con los masones de Argentina:

    Pero… al parecer, le gusta caerle bien a todos y estar bien con todos, así que puede un día decir un discurso en la TV en contra del aborto y, al día siguiente, en la misma TV, aparecer bendiciendo a las feministas pro-aborto en la Plaza de Mayo; puede decir un discurso maravilloso contra los masones y, unas horas después, estar cenando y brindando con ellos en el Club de Rotarios.”
    El día después de la elección del Papa Francisco I , el Gran Oriente de Italia (GOI ), que representa la masonería en ese país, emitió un comunicado formal, elogiándolo por las primeras medidas igualitarias que tomó en el día de su elección . El documento también hace pública las expectativas de los francmasones que el nuevo Papa dirigirá la Iglesia en el camino de la democracia deseada por la Masonería .

  12. josephmaryam dice:

    Su fe fiducial, su fe protestante, la fe que gusta a los católicos que ya no son católicos, que adoran la mente de ese demente.

  13. Laodicea dice:

    Padre ,una pregunta, se puede o se debe volver a confesar pecados graves que ya han sido confesados en una confesión general hace ya años y que ya no te acuerdas bien de esa confesión y si te confiesas ahora por ejemplo de pecados veniales volver a confesar algún pecado mortal del pasado? Le pregunto porque he leído algo sobre esto en catecismos antiguos y sí en alguno recomendaba hacerlo, pero los sacerdotes que yo he encontrado ahora para confesarme cuando he confesado algún pecado antiguo grave me han dicho que no es necesario. Pero en una confesión general cuando has llevado una mala vida de muchos años, algunos pecados pueden no quedar bien detallados y quizás se deberían de confesar otra vez, especificando esta circunstancia al sacerdote?

    • josephmaryam dice:

      Sólo hay que confesar los pecados, ya graves, ya veniales, que nunca se han confesado. Si se duda que se haya confesado, se confiesan.
      En una confesión general de toda la vida, se pueden confesar también los ya confesados.
      Pero en una confesión anual o temporal no hace falta confesar los ya confesados; sólo los nuevos que se han recordado y que nunca se han confesado.
      Se pueden confesar aquellos confesados pero que necesitan añadir algún pecado o circunstancia que no se confesó.

    • Laodicea dice:

      Gracias, padre, Dios le bendiga.

  14. Empera dice:

    En la entrevista con la periodista mexicana Valentina Alazraki Bergoglio responde sobre la pregunta que ella le hace de seguir el ejemplo de Benedicto :
    “Bueno, hubo algunos cardenales en el pre cónclave, en las Congregaciones Generales, que se plantearon el problema teológico, muy interesante, muy rico ¿no? Yo creo que lo que hizo el Papa Benedicto fue abrir una puerta…”
    De que reuniones pre-conclave habla Bergoglio ????de las mismas que hemos venido discutiendo.
    «Sobre el programa, en cambio, sigo el que los cardenales pidieron durante las congregaciones generales ANTES del cónclave. Voy en esa dirección. El Consejo de los ocho cardenales, un organismo externo, nace de ahí. Había sido pedido para que ayudase a reformar la curia… Mis decisiones son el fruto de las reuniones pre‐cónclave. No he hecho nada yo solo» (Bergoglio en la entrevista al “Il Messaggero” – 9 de junio del 2014).

    • Empera dice:

      Padre que nos puede opinar cuando Bergoglio esta hablando de las reuniones pre cónclave?? http://gloria.tv/media/ejoECC94Gs9
      “Bueno, hubo algunos cardenales en el pre cónclave, en las Congregaciones Generales, que se plantearon el problema teológico, muy interesante, muy rico ¿no? Yo creo que lo que hizo el Papa Benedicto fue abrir una puerta…”

      Por favor comente al respecto gracias.

    • josephmaryam dice:

      La renuncia del Papa ya se conocía en los círculos que rodeaban al Papa. Se mantenía en secreto, pero todo estaba ya centrado en esa renuncia. Cuando renunció, los Cardenales comenzaron su política en todas las cosas. Ya no les importaba nada. Se reunieron para poner su falso Papa y, por lo tanto, para colocar las líneas maestras de lo que tenía que hacer ese falso papa. Bergoglio es el primero entre muchos falsarios. Es el indicado para poner el gobierno horizontal. Le gusta estar arriba, gobernando, pero es orgulloso: quiere su plan en ese gobierno. Quiere sus palabras y sus formas. Y, por eso, no vale para los que lo colocaron. Es una imagen de un Papa, pero sin el Espíritu del Papa. Es una imagen vacía del Papa, que al principio gusta por la novedad, pero que supone un riesgo para la Iglesia, no para el mundo. La Iglesia se da cuenta de lo que es ese hombre, pero lo dejan hacer porque saben lo que hay detrás. Al decir Iglesia, me refiero a la Alta Jerarquía.
      Los Cardenales se reunieron antes del Cónclave para ver la manera de poner falsos papas como si fueran verdaderos. Porque sabían que Bergoglio sólo da unos años de papa, pero no más. Es un viejo que gusta al mundo, pero no a los católicos. A los católicos hay que darles un falso papa inteligente. Uno que rompa la verdad. Todavía el dogma no se ha roto, sólo en el Papado, con el gobierno horizontal. Pero se ha roto en la práctica, no en la ley. Están sacando la ley para poder gobernar horizontalmente y poner sus dogmas en la horizontalidad; es decir, institucionalizar la herejía.
      Bergoglio es un gobernante herético pero con una ley dogmática, centrada en la Verdad. No puede gobernar imponiendo su herejía. Tiene que gobernar como lo hace: saltándose todas las cosas, todo el magisterio, todas las normas. No tiene otra forma. Por eso, su gobierno es una auténtica demencia. Eres hereje y gobiernas con la verdad: eso es de un demente. No tiene el carácter para poner sus herejías en ley. Sólo puso el gobierno horizontal porque se lo han obligado. Y no por otra cosa. Él, mientras tanto, se ocupa de estar con la gente, que eso es lo que siempre ha hecho. Él vive su vida, mientras los demás trabajan para sacar lo que no tienen: las normas para implantar la herejía.
      Ya están colocando sus hombres para hacer del Sínodo el trampolín para institucionalizar la herejía en la Iglesia. Y no van a poner a los teólogos moralistas, porque hay que cargarse la iglesia ya:
      https://josephmaryam.wordpress.com/multimedia/noticias/pentin/

  15. Empera dice:

    Bergoglio al hablar que tiene un presentimiento de un hecho futuro cometiendo pecado de superstición y violación del primer mandamiento. La Biblia nos enseña que el corazón es engañoso sin embargo Bergoglio habla que el cree en su presentimiento.
    Jeremías 17:9 »Nada hay tan engañoso y perverso
    como el corazón humano.
    ¿Quién es capaz de comprenderlo (Quién es capaz de conocerlo) ?
    Premonición
    s. f.
    1 Señal, sueño, sensación, etc., que se interpreta como el anuncio de un hecho futuro.
    2 Adivinación de los hechos futuros:≡presagio.
    3.Augurio s. m. Señal, presagio o aviso de lo que va a ocurrir en el futuro.
    4. Agüeros. (Superstición)
    El catecismo de la Iglesia católica numeral 2116 prohíbe toda
    interpretación de presagios y de suertes.

    El CEC 2138 nos advierte: La superstición es una desviación del culto que debemos al verdadero Dios, la cual conduce a la idolatría y a distintas formas de adivinación y de magia.”

    • Elias dice:

      También a veces Dios habla en sueños, no se pueden desechar por norma. Así dice el profeta Joel:

      Derramamiento del Espíritu de Dios

      2:28 Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones.
      2:29 Y también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días.

    • josephmaryam dice:

      Un hereje no puede, nunca, tener sueños que vengan de Dios. Si los tiene, es el demonio el que le habla en sueños. Los presentimientos del futuro, si la persona no está con Dios, son siempre -SIEMPRE- del demonio. El demonio puede decir una verdad que Dios ha dicho a un profeta verdadero. Pero la dice con la mentira, añadiendo una falsedad.
      Sepan discernir las cosas.

    • Empera dice:

      Por eso a Bergoglio se e conoce como el falso profeta esta hablando de un presagio que no viene de Dios sino del demonio:
      Jeremías 14:14
      Entonces el SEÑOR me dijo: Mentira profetizan los profetas en mi nombre. Yo no los he enviado, ni les he dado órdenes, ni les he hablado; visión falsa, adivinación, vanidad y engaño de sus corazones ellos os profetizan.
      En I Samuel 28:3-20, El Rey Saúl pecó por consultar a un “espíritu de adivinación” que le informó a Saúl de su inminente muerte —

  16. Alex dice:

    Bergoglio no miente cuando dice que su “gestión” durará cuatro años.
    Es que ése será el tiempo en que sentará al Anticristo en la Silla de Pedro y le entregará con festejos la Iglesia al engendro de Satanás.
    Estamos viviendo la última semana de siete años que profetizó Daniel.
    El vicario de Lucifer no miente esta vez. El problema es que los católicos están anestesiados y no son capaces de reconocer al mayor traidor de la historia de la Iglesia.

  17. Daniel Cortez Alaña. dice:

    Padre:
    Mi confesor y mi director han sido dos sacerdotes verdaderamente santos en quienes he confiado, ya que siempre llevan sotana y nunca se la quitan y hacen muy bien la Liturgia. Sin embargo, siguen a Francisco como Papa y eso me preocupa: no me atrevo a hablarles de lo que pasa en Roma por muchas razones y prefiero ser cauto. De momento, quiero decirle que mi director se opone a la comunión en la mano y me ha dado el consejo de recibirlo de manos del sacerdote, y sus palabras han sido de doctrina.
    Lo único es Francisco, y no sé si se pierda todo lo que él ha hecho en mí por culpa de este antipapa.

    • josephmaryam dice:

      Todos tienen que decidir: fieles y Jerarquía.
      Estar con Cristo o estar con el Anticristo.
      Es una elección personal, porque nadie es dueño de la fe del otro.
      Si el sacerdote le obliga a obedecer a un hereje, es claro que tiene que apartarse de él en la dirección espiritual.

  18. Juan Pablo dice:

    Si los pobres están en el centro del Evangelio, la consecuencia es que el Evangelio es materialismo. Lo cual es injurioso. La otra consecuencia es que Cristo vino al mundo por los pobres, lo cual es injurioso también porque esa es una cuestión materialista y ya no por la Redención del pecado. Hay una diferencia infinita (literalmente) más que abismal. Esa afirmación bergogliana no se sostiene con nada.
    Ocurre que Bergolio, dentro de su fe gnóstica, es lógico que saca como consecuencia fines efímeros, pasajeros del Evangelio al no creer ni en el pecado, ni en el Cielo (o el infierno) ni en el Dios católico, entonces hay que construir un paraíso aquí en la tierra al mejor estilo comunista, o sea, materialista.

    3”Bienaventurados los pobres DE ESPIRITU, porque de ellos es el Reino de los Cielos.” (Mateo 5,3)
    36 Respondió Jesús: “MI REINO NO ES DE ESTE MUNDO. Si mi Reino fuese de este mundo, mi gente habría combatido para que no fuese entregado a los judíos: pero mi Reino no es de aquí.” (Juan 18,36)
    67 “Jesús dijo entonces a los Doce: « ¿También vosotros queréis marcharos? » 68 “Le respondió Simón Pedro: « Señor, ¿donde quién vamos a ir? Tú tienes palabras de vida ETERNA,” (Juan 6, 68)
    4 . “Dice Judas Iscariote, uno de los discípulos, el que lo había de entregar: 5 . « ¿Por qué no se ha vendido este perfume por trescientos denarios y se ha dado a los pobres? » 6 . Pero no decía esto porque le preocuparan los pobres, sino porque era ladrón, y como tenía la bolsa, se llevaba lo que echaban en ella. 7 . Jesús dijo: « Déjala, que lo guarde para el día de mi sepultura. 8 . Porque pobres siempre tendréis con vosotros; pero a mí no siempre tendréis.”(Juan 12, 4)

    También yo dudo de que a Bergolgio le interesen los pobres, cual moderno Judas.

  19. Pedro dice:

    En la homilía del domingo, el sacerdote dijo que “Creer en Cristo es lo necesario para nuestra salvación y que esa es nuestra alegría”. Toda la homilía se centró en dar vueltas a esa idea pero no habló de los Sacramentos ni de nada más. ¿ud. cree Padre que haya sido por olvido -aunque fue una homilía leída-, o será que sigue las ideas de Bergoglio?

    • josephmaryam dice:

      Creer en Cristo es creer en su doctrina.
      Quien predique un Cristo sin doctrina, sin verdad, está llevando al alma hacia la fe fiducial, la fe de lutero: cree en Cristo, confía en Cristo, que Dios te ama, que Jesús te ha salvado, etc… Sin poner las exigencias morales de esa salvación. Cayendo en un pelagianismo, propio de todo sacerdote que ya no cree en Cristo Crucificado, sino que presenta a un Cristo resucitado, alegre, sin cruz, sin sufrimientos, que camina con los hombres y que está en los problemas de los hombres.
      Y eso no es por olvido, sino por maldad. Es un sacerdote que comienza a perder la fe y, por lo tanto, se ocupa de condenar a las almas. Lleva a las almas hacia la apostasía de la fe, como hacen muchísimos hoy día.
      Por supuesto, sigue las ideas de su maestro Bergoglio, el demente de los que se creen sabios y justos en la presencia de los hombres.

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: