Lumen Mariae

Inicio » Génesis » La creación de la mujer

La creación de la mujer

La creación de la mujer: lectura espiritual

01

Para poder comprender la creación de la mujer, es necesario entender el cuerpo espiritual.

«Si hay un cuerpo natural, lo hay también espiritual» (1 Cor 15, 44).

Cuerpo natural: literalmente, cuerpo psíquico. Es decir, ese cuerpo regido por el alma de la persona, por su mente y por su voluntad. Un cuerpo que no es ni puede ser espiritual.

«… el hombre natural no acepta las cosas del Espíritu de Dios, como que para él son una insensatez; ni las puede entender, por cuanto hay que juzgar de ellas espiritualmente» (1 Cor 2, 14).

El hombre psíquico, el hombre simplemente razonable, el hombre que vive en su razón, que no se apoya en la luz de la Revelación, no comprende nada del Espíritu.

Muchos hombres viven en su razón, naturalmente, psíquicamente. No pueden introducirse en los caminos del Espíritu.

Sólo el Espíritu se puede comprender en el Espíritu, estando el alma revestida del Espíritu.

«El hombre espiritual, al contrario, lo juzga todo, en tanto que él mismo de nadie es juzgado» (1 Cor 2, 15).

El hombre del Espíritu es movido por el Espíritu para obrar; está revestido por el Espíritu, está encerrado por todos los lados por el Espíritu.

El primer hombre, Adán, fue hecho a imagen y semejanza de Dios; es decir, tenía un alma, un espíritu y un cuerpo. Era una trinidad.

Su alma era imagen de Dios, del Verbo, de la Palabra de Dios; es decir, era hijo de Dios.

En su alma, estaba la gracia, la participación de la naturaleza divina; es decir, era semejante a Dios. Fue elevado a la vida de Dios.

En su cuerpo residía el Espíritu de Dios: era un cuerpo espiritualizado. Adán era un hombre espiritual, tanto en el alma como en el cuerpo. Estaba espiritualizado. No era un hombre psíquico, natural, humano. Y, al poseer la gracia, también tenía un cuerpo glorioso. Ambas cosas, lo espiritual y lo glorioso, no eran permanentes en él porque el primer hombre podía pecar y perderlo todo.

Jesús, que es el Hombre perfecto, no sólo tenía un cuerpo espiritual, glorioso, sino también divino. Se presentó a los hombres «anonadándose a sí mismo, tomando forma de esclavo, hecho a semejanza de los hombres» (Flp 2, 7). Es decir, no mostró ese cuerpo divino. No se mostró como hombre divino. Sólo en la Transfiguración lo mostró a Sus Apóstoles que Él escogió para revelarles ese Misterio.

Jesús tenía un cuerpo divino, pero todos los hombres lo veían como hombre, como carne: «hecho a semejanza de los hombres».

El Espíritu reviste la carne, encierra a la carne en una cámara espiritual; rodea a la carne con lados espirituales.

«Y cuando esto corruptible se revistiere de inmortalidad…» (1 Cor 15, 53).

Revestir el espíritu a una carne corruptible: el espíritu rodea esa carne por todos los lados, la encierra en una recámara espiritual. Y surge el cuerpo espiritual, que es un cuerpo transfigurado por el Espíritu, cambiado, transformado por el Espíritu.

Dios toma una de las costillas de Adán: la costilla de Adán es el revestimiento que Adán tiene en esa parte de su cuerpo por el Espíritu. Esa parte es espiritual, está encerrada en el Espíritu, se mueve sólo según el Espíritu, está rodeada del Espíritu por todos los lados.

El sexo de Adán era espiritual, estaba espiritualizado: sus órganos sexuales corporales eran espirituales. No eran sólo carnales.

Dios toma esta costilla de Adán. Eso no significa que Adán perdiera su cuerpo espiritual.

«Porque el cuerpo no es un solo miembro, sino muchos» (1 Cor 12, 14).

Cada miembro del cuerpo tiene su espíritu, su costilla. Cada miembro está encerrado por los lados de un espíritu, que lo mueve para la función que debe realizar.

Un cuerpo espiritualizado no es un cuerpo humano, no es un cuerpo psíquico, el cual está regido sólo por la mente del hombre, por su alma.

El cuerpo espiritualizado es regido por la Mente del Espíritu. El hombre dócil a esa Mente se mueve con el Espíritu: su cuerpo humano obra lo que el Espíritu quiere.

Dios quita la costilla, el espíritu que tiene el hombre en su sexo. Y deja al hombre sin espíritu en ese miembro del cuerpo, en esa parte de su cuerpo. Todos los demás miembros del cuerpo de Adán tenían su espíritu propio, para poder moverse como cuerpo espiritualizado.

Dios quita esa costilla y el sexo del hombre se queda en la carne, en el placer carnal, en lo natural de la carne, en la psiquis de la carne. El hombre mueve su sexo sólo con su inteligencia humana. Ya el sexo del hombre no es espiritual, no está regido por el Espíritu. Su sexo no es movido por la Inteligencia del Espíritu.

Y esto lo hace Dios porque quiere crear a la mujer con esa costilla, con ese espíritu que ha puesto en el hombre cuando lo ha creado del polvo de la tierra.

La mujer es creada de la costilla de Adán: esto significa que el sexo de la mujer es espiritual en su creación. Todo su sexo está revestido por el espíritu, encerrado en un espíritu, rodeado por el Espíritu.

El hombre queda carnal, la mujer queda espiritual en la parte sexual. Ambos, hombre y mujer, tienen un cuerpo espiritual. Ambos tienen también un cuerpo glorioso, porque fueron creados en la gracia.

Dios deja al hombre como carnal y a la mujer como espiritual porque así lo exige la función de ambos en el plan de Dios.

El hombre, para Dios, no es el que crea la vida, sino el que administra la vida. Tiene que ocuparse de todo lo material, de todo lo humano. El hombre tiene el poder, el dominio sobre toda la creación. Por lo tanto, su sexo no necesita ser espiritual. El hombre no es creado para una vida espiritual, sino para una vida terrena.

«El primer hombre, de la tierra, terrestre; el segundo hombre, del cielo» (1 Cor 15, 47).

Jesús es para una vida espiritual. Por eso, nunca se casó. No trabajó en nada humano. No vivió para tener un sueldo y así ganarse la vida, construir una vida humana.

Jesús no nació para engendrar una humanidad para Dios en la carne, sino para engendrar hijos de Dios en la gracia.

Adán fue creado para engendrar hijos de Dios, no por la gracia, sino a través del sexo. Sólo tenía que preocuparse de dar su esperma a la mujer y él dedicarse a sostener a esa familia, para que tuvieran todo lo necesario para una vida humana.

Por eso, Dios deja a Adán en la carne. No hace falta más para dar el esperma. El esperma es algo natural que es dado naturalmente, siguiendo la inteligencia humana. No hace falta un espíritu para dar el esperma.

Pero, la mujer tiene que ser espiritual: en el esperma que le da el hombre, ella tiene que poner, no sólo su óvulo –lo natural-, sino el Espíritu, para que lo engendrado sea hijo de Dios por generación. Y el Espíritu sólo lo puede dar el Espíritu. La unión entre el esperma y el óvulo no exigen ningún espíritu. Pero si el óvulo está encerrado en un espíritu, entonces se da ese espíritu cuando es engendrado por el esperma.

En el plan de Dios, sólo la mujer es capaz de engendrar un hijo de Dios, no el hombre. Ella tiene el Poder de dar la Vida Divina al hijo que engendra.

Por eso, la Mujer, sin el esperma del hombre, engendra Ella sola el Hijo de Dios, el Hijo del Padre.

«El Espíritu Santo descenderá sobre ti, y el Poder del Altísimo te cobijará con Su Sombra; por lo cual, lo que nacerá de Ti será llamado Santo, Hijo de Dios» (Lc 1, 26).

María, no sólo tenía un cuerpo espiritual, glorioso, sino divino. De Ella sólo podía nacer Dios: Su Maternidad es Divina.

Pero, la Virgen María no podía tener más hijos porque su cuerpo era divino. Igual que su Hijo, Jesús, María es para la vida celestial, no para la vida terrena, humana. Ella engendra a los hijos de Dios mediante la gracia, como Su Hijo.

Adán no fue creado divino, sino espiritual y glorioso. Porque su misión era dar el esperma a su mujer para que ésta engendrara un hijo de Dios por generación. En esa generación, que no sólo era natural, sino espiritual y gloriosa, el hijo nacía con un cuerpo espiritual y con la gracia en su alma.

Todo esto se perdió con el pecado original.

En el pecado original, la hembra –a la cual se unió Adán- carecía, en su óvulo, del espíritu. Su sexo no estaba revestido del espíritu Y, por eso, el hijo que se engendra no puede ser nunca espiritual, sino siempre carnal, animal, humano, natural. Un hijo que nunca pudo comprender las cosas del Espíritu porque era un hombre psíquico, sin capacidad de ser espiritual. Para él las cosas del Espíritu eran una insensatez.

Adán y la mujer tenían el adn puro en sus genes, en su esperma y en su óvulo. Y solamente en esa pureza del cuerpo podía estar un hijo de Dios por generación. Sólo el Espíritu Santo puede santificar un cuerpo puro en sus genes.

Con el pecado original se pierde el Espíritu en el cuerpo porque no puede estar en un cuerpo hibridado o mezclado con otro adn.

Jesús, en la obra de la Redención, gana para el hombre el Espíritu. Pero sólo lo puede habitar en su alma, por la gracia, no en su cuerpo. El Bautismo quita el pecado original, pero no las consecuencias en el cuerpo mortal. El cuerpo de una persona bautizada sigue siendo corrupto. Todavía no puede revestirse del Espíritu. Está esperando su redención. Pero sí se reviste el alma del Espíritu. Sin embargo, el cuerpo es templo del Espíritu, porque está unido a un alma revestida por el Espíritu.

El cuerpo corrupto tiene que ir mereciendo lo espiritual, revestirse de eso espiritual. Por eso, los cuerpos de algunos santos han quedado incorruptos, porque en sus vidas humanas han merecido que un miembro o varios miembros de su cuerpo fueran espirituales, se revistieran del Espíritu.

A pesar del pecado original, la mujer no perdió el espíritu en su sexo. Sigue revestida del Espíritu en su sexo. Pero tiene un cuerpo no apropiado a ese revestimiento, un cuerpo mortal, hibridado.

Dios construyó a la mujer con un sexo espiritual. Y esto para siempre. El pecado original no rompe la obra de la Creación Divina en la mujer. La puede ocultar, anular de muchas maneras, pero siempre el sexo de la mujer tiene un espíritu: tiene la costilla espiritual que Dios le puso en su creación.

Le toca a cada mujer conocer este espíritu para saber obrar con su sexo movida por este espíritu. Y esto es lo más difícil por la corrupción del cuerpo. El cuerpo de la mujer es natural, no espiritual. Pero tiene un miembro espiritual. Tiene una costilla espiritual en su sexo.

Una mujer que no purifica su cuerpo, que no lo pone en penitencia, no puede captar el espíritu que posee en su sexo. Ese espíritu no puede moverse libremente en la mujer porque ésta tiene un cuerpo hibridado.

Pero, con la gracia que tiene su alma, con la gracia del Sacramento del Matrimonio, puede hacer que su sexo, la parte de su cuerpo revestida del espíritu, se vaya purificando y la mujer realice con su sexo lo que Dios le pide en ese matrimonio.

Nunca una mujer con un cuerpo hibridado puede engendrar, por generación, un hijo de Dios. Pero sí puede seguir a ese espíritu para obrar en su matrimonio, con su esposo, lo que quiere Dios.

El matrimonio, desde el pecado original, es sólo natural, carnal, psíquico, pero no puede ser espiritual. El hombre, que permanece en su placer, entra en una mujer también carnal. Su sexo no encuentra en ella el espíritu. La mujer no sabe mover a su esposo espiritualmente, sino sólo naturalmente.

Si el hombre y la mujer, antes de la relación sexual, hicieran profunda oración, entonces la mujer sería capaz de entender el espíritu que tiene en su sexo y así dar al hombre lo que el espíritu quiere en ese relación.

Eva y la mujer son dos seres totalmente distintos.

«Porque como la mujer procede del varón, así también el varón por medio de la mujer; y todas las cosas, de Dios» (1 Cor 11, 12).

La mujer es hija de Adán. Esto es lo que dice San Pablo: la mujer procede (έκ) del varón. έκ indica el origen, la procedencia. Y no se trata de la dignidad que tiene el varón sobre la mujer. Todos los teólogos se paran aquí: todos dicen que la dignidad de la mujer procede de la dignidad del varón. No es esto el sentido de las palabras del Apóstol. Él se refiere al origen de la mujer, que es el varón.

Así como el varón, sin la mediación de la mujer, no puede hacer nada; así, no existe la mujer si el varón no hubiera dado su esperma para que Dios la creara.

Dos principios hay que tener en cuenta en la creación del hombre y de la mujer.

1. Dios es Creador, es decir, Dios no transforma nada, sino que crea de la nada.

2. Dios no hace por Sí Mismo lo que puede hacer mediante la criatura.

Para crear a la mujer, Dios no transforma la costilla de Adán en otra cosa; sino que quita esa costilla y, con ella, crea de la nada el gameto femenino. En ese óvulo está la costilla de Adán. El gameto femenino no es creado de la costilla, sino de la nada. A ese óvulo creado, Dios le pone, lo encierra en la costilla que ha tomada de Adán.

Dios, para que salga la mujer, necesita fecundar el óvulo con el esperma del hombre. Para eso, eleva al hombre a un éxtasis, en el cual él puede obrar con su cuerpo. Dios no necesita crear, de nuevo, el esperma, porque ya lo tiene en el hombre que ha creado.

Para que el esperma y el óvulo tengan una fecundación natural, Dios necesita un vientre adecuado, una hembra a la cual Adán entra por mandato de Dios. Como su sexo posee la costilla, es decir, es un sexo espiritualizado, entonces no puede errar en la hembra. Entra siguiendo al espíritu que anima su sexo.

Adán no engendra del óvulo de esa hembra, sino del óvulo creado de la nada, que Dios ha puesto en esa hembra.

Dios hace lo que se llama una creación mediada: con la mediación de una hembra, que no pertenece a la naturaleza humana, Dios crea a la mujer. Esta mediación mediada también la utilizó cuando creó al hombre del polvo. Y Dios crea a la mujer del esperma del varón. Por eso, la mujer es hija de Adán. Hija que se convierte, por creación, en su esposa. La esposa del hombre es su hija. Una hija que no es un incesto, porque ese vientre animal no da nada a la generación natural entre el esperma y el óvulo. Sólo es un vientre adecuado para que se ultime, llegue a su perfección lo que se ha engendrado. El óvulo, que engendra el esperma del hombre, es creado de la nada, no viene de ninguna generación humana. Por eso, no hay incesto en esa generación sobrenatural.

En todos los documentos de la Iglesia, que tratan sobre el Génesis, se menciona a Adán como padre de todos los hombres, pero ninguno menciona a Eva como madre de ellos. Todos mencionan a la mujer. Todos mencionan a Adán y su mujer. No dicen: Adán y Eva..

PELAGIO I (D 228 a): «Confieso que todos los hombres que han nacido y han muerto desde Adán hasta el fin del mundo han de resucitar juntamente con Adán mismo y con su mujer, los cuales no nacieron de otros padres…».

LEON XIII: «Hacemos mención de lo que es conocido de todos y que nadie pone en duda; después que el día sexto formó Dios al hombre del barro de la tierra quiso darle una compañera…. en lo cual quiso Dios providentísimo que este matrimonio fuera el principio natural de todos los hombres, a saber que el linaje humano se propagara a partir de éste y, sin que se interrumpieran jamás la procreación, quiso que fuera menester el que se conservara para siempre».

Comisión bíblica (D 2123): «La creación peculiar del hombre; la formación de la primera mujer del primer hombre; la unidad del linaje humano».

P10 XII: «Y además narra la sagrada Biblia que del primer matrimonio de hombre y de mujer provino el origen de todos los demás hombres,… Hizo…. (Dios) que partiendo de un sólo matrimonio todo el linaje de los hombres poblara la faz entera de la tierra…».

En la mente de los Papas estaba clara una cosa: el Génesis es una Palabra de Dios que guarda muchas verdades claves de todo el Universo. Y hay que saber leer esa Palabra de Dios en el Espíritu, porque:

«Por esto, les hablo en parábolas, porque viendo no ven y oyendo no oyen ni entienden….Porque se ha endurecido el corazón de este pueblo, y se han hecho duros de oídos, y han cerrado sus ojos, para no ver con sus ojos y no oír con sus oídos, y para no entender en su corazón y convertirse, que Yo los curaría» (Mt 13, 13.15).

Dios habla en metáforas en el Génesis. Escribe la historia humana con metáforas, con parábolas, pero que esconden un conocimiento de la verdad, que es una fuerza para el alma que sabe leer la Escritura.

Dios conoce cómo son los hombres: soberbios, duros, que no quieren escuchar por más que se les diga la verdad claramente.

Dios conoce hasta dónde ha llegado el pecado de Adán para tener que ocultarlo, revelándolo como algo hermético, que sólo se puede abrir con una revelación divina.

Los hombres, en sus soberbias, quieren interpretar los misterios de Dios con su lenguaje humano, con su ciencia, con su técnica. Por eso, este lenguaje del Génesis se les atraviesa a todos los hombres, incluso a los más versados en la teología y en la lengua hebrea.

La costilla, para muchos teólogos, es sólo un modo de hablar que atribuye un rasgo humano, una cualidad humana a esa cosa. Por esa costilla, se saca a la mujer. Pero esa costilla puede significar –para ellos- un transformismo mitigado en el cuerpo de un animal, por el cual Dios saca el cuerpo de la mujer.

En estas cosas complicadas andan todos los teólogos.

Y la verdad es muy sencilla, pero no la descubren todos.

Anuncios

5 comentarios

  1. María Cristina Herrera dice:

    Dios nos ha aclarado este misterio y muchos otros, a través de revelaciones que conoce la iglesia Católica pero que ha mantenido ocultos. Primero a Don Guido Bortoluzzi, (Génesis Bíblico Don Guido Bortoluzzi). Luego a Conchiglia cuyas revelaciones nos llegan a través del Movimiento de Amor de San Juan Diego. El motivo de ocultarlo es que también hay revelaciones que dejan al descubierto la podredumbre que reina en el Vaticano entre los más altos purpurados enemigos de Cristo, que desde dentro trabajan para destruir la iglesia Católica como la fundó Cristo. De salir a la luz Los sacerdotes que viven engañados se revelarían; este es el motivo por el que hoy todos van como ciegos trabajando para el enemigo, camino a la condenación eterna.

  2. Salomé dice:

    Gracias

  3. Salomé dice:

    Pregunta, a ver si entendí: Dios primero para crear al varón crea de la nada un óvulo (un gameto femenino), y también creado el gameto masculino (espermatozoide), coloca a ambos en el vientre de la hembra. Luego, para crear a la mujer,utiliza los espermatozoides del varón, y vuelve a crear de la nada un óvulo (distinto al primero), lo recubre con el espíritu del miembro del varón, y lo coloca dentro del vientre de la hembra, para luego ser fecundado por el semen del varón?
    Otra pregunta : Este especie no humana (la de la hembra que presta el vientre), qué características físicas tenía? Era parecido a un simio? Disculpe mi ignorancia, pero siento mucha necesidad de entender estos temas tan fundamentales en el origen de nuestra humanidad. Tengo todavía muchas preguntas, que si puedo y no genero molestia, le seguiré formulando al respecto de estos temas tan interesantes

    • josephmaryam dice:
      1. Sí: Dios crea de la nada al varón y a la hembra: los dos gametos. Después, forma al primer hombre en el vientre de una hembra prehumana; y construye a la primera mujer en ese vientre, pero con la participación del hombre.
      2. Eva es animal prehumana: tiene 47 cromosomas. Era única en su especie. El hombre tiene 46 cromosomas. El animal, 48 cromosomas.
  4. Hijo pródigo dice:

    En aquel tiempo, exclamó Jesús: ‘
    -«Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla. Si, Padre, así te ha parecido mejor.
    Todo me lo, ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.
    Venid a mi todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mi, que soy manso y humilde de corazón; y encontraréis vuestro. descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera.»

    Palabra de Dios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: