Lumen Mariae

Inicio » Multimedia » El Gran Milagro

El Gran Milagro

elgranavisos

LOS MENSAJES DE NUESTRO SEÑOR A SU SECRETARIA MARY JANE EVEN.

elgranaviso infiltracionenlaigleisa reinodelapaz

border560x1rojo

El Gran Milagro

Volumen 1Volumen 2Volumen 3Volumen 4

border560x1rojo

VOLUMEN PRIMERO 1 MARZO 1997

“Dulces hijos Míos, os he dicho que os hablaré del Gran Milagro, aunque como ya he dicho, Mi hija no conoce su fecha y tampoco la anunciará; sin embargo, la Vidente que anunciará el Milagro no tiene medios para describir el evento en alguna profundidad, así que utilizaré estos Mensajes para hacerlo.

El acontecimiento, conocido como el Gran Milagro, aparecerá en todos los Santuarios y lugares de Aparición de la Santísima Virgen María, dentro del año desde el Gran Aviso. Dentro del año puede ser dentro de dos semanas o dos meses o cuatro meses, o seis o nueve meses o dentro de dos días del final del año. Declaro esto de este modo para que podáis reconocer que, aunque el Cielo cumplirá con Su Profecía a la letra, Nosotros del Cielo tendremos el tiempo de un año para realizar la gran Profecía.

El Gran Milagro debe tener lugar después del Gran Aviso, ya que su propósito ha de responder a los efectos del Gran Aviso y sus eventos posteriores. Es el resultado del Gran Aviso lo que el Gran Milagro debe juzgar. Es a decir, ciertos eventos seguirán al Gran Aviso que deben ser justificados, corregidos o atendidos, porque el Gran Aviso producirá muchísimos efectos.

Hablo con toda claridad acerca de este tema, como lo hice en el caso de los otros acontecimientos, ya que hay muchos relatos, pero pocos cuentan la historia entera del evento. Deseo que entendáis muy claramente este acontecimiento para que podáis comprender mejor por qué Dios ha designado este evento de tal modo y su significado para el Cielo.

Un Gran Milagro ha sido proyectado por Dios, mostrando a aquellos que se decidieron por Lucifer, el Maitreya, que escogieron una profunda equivocación. Está proyectado para ayudarlos a entender que Dios, en la Santísima Trinidad, los estará ofreciendo una última oportunidad para cambiar sus vidas y volver al Señor, ya que el Cielo estará esperando a estas almas. Está planeado para que las gentes estén capacitadas para ser sanadas físicamente, y con una tal sanación reconocerán el Poder de Dios sobre Satanás.

El Milagro será seguido rápidamente por los Tres Días de Tinieblas. Por este motivo, dije en Mensajes anteriores que, como hay poco tiempo entre el Gran Milagro y los últimos Tres Días de éste, el Milagro será un Milagro de Gracia para la persona que quiera convertirse y volver a Dios. Y ¿por qué? Porque durante el Aviso, la persona entenderá su alma, y durante el Milagro confirmará su alma para Dios o para Satanás, y en el momento del Gran Milagro todas las personas que quedarán, serán marcadas en la frente, con la Señal de Dios o con la de Satanás. Así tendrá lugar la separación de las ovejas y las cabras.
El Gran Milagro será el Don final del Señor y el punto clave de todas las decisiones, para el Cielo o para el Infierno, y serán resueltas por ambos, por cada persona y por Dios. Hasta la muerte de cada persona no lo sabrá por seguro, pero dios se manifestará visiblemente por Su Juicio, ya que habrá dado mucho tiempo a todo el género humano para decidirse y manifestarse o para Dios o contra Dios.

Como el Juicio de dios está basado sobre la libre voluntad de la persona, y desde, hasta el Juicio particular de cada uno, la persona tiene el poder de pedir Misericordia, de confesar sus culpas y morir en la Gracia de Dios para su salvación, Dios desea que cada persona reciba un gran Don de Misericordia manteniéndose firma. El Gran Milagro es un tiempo de sanación para que la salud no estorbe la elección de cada persona. Es a decir, que, libre de presión personal, angustia mental uy problemas de la vida, cada persona pueda elegir libremente.

Así que, cuando el Gran Aviso, todas las personas conocerán su alma. Cuando el Gran Milagro, se decidirán, declarándose para Dios o para Satanás. Después de estos grandes eventos y los muchos acontecimientos entre medias, los problemas de la vida y el cómo vivir; las obras del anti-Papa y el anti-Cristo, Maitreya, para quitar de la Tierra todas las señales de Dios, Dios mostrará de nuevo que Él es el que manda y que Él realizará estas grandes Señales.

La Señal que aparecerá en el momento del Gran Milagro será un Don individual para cada persona. Cada persona tendrá una especial y única experiencia al contemplar la Gran Señal, ya que será una llamada de Dios para cada uno para su decisión y, contemplando la Señal, hacer firme su decisión. Para que todos puedan ver la Señal, puede ser contemplada en película o vídeo, en persona, y hasta en un sueño como último recurso. Todas las personas verán, dentro de un período de tiempo corto, el Gran Milagro. Y, después de haberlo visto, decidirán si para el Cielo el Infierno.
La mayoría de la gente no podrá entender el que alguno diga sí a Satanás, pero os aseguro que él cuidará de que los muchos que se hayan declarado para él, lo harán de nuevo.

Es una guerra, hijos Míos, entre Dios y Satanás. Como los combates de Dios no son sangrientos, Dios lucha con Satanás sobre otro nivel. Ahora hijos Míos, Dios tiene que luchar de tal modo, que deja a la libra voluntad de todos el decidir por Dios. No puede presionar, como lo hace Satanás. Dios os puede enseñar vuestras vidas y las recompensas, o el Cielo o el Infierno. Por esta razón, aunque el Gran Milagro producirá sanaciones y la Señal será marcada en las frentes, y separadas las ovejas y las cabras, el Gran Milagro significará también una gran batalla entre Dios y satanás para las almas. Esta batalla continuará también después de que todos hayan visto la Gran Señal, ya que Lucifer no querrá que sus seguidores sean disuadidos de su decisión hacia él. Él tratará de quitar las Señales de la Tierra, enviando misiles nucleares para su destrucción. Intentará, pero fracasará. Cuando se disparen estos misiles, el Cometa del Castigo golpeará la Tierra. Esto será la “Bola de la Redención”, como fue anunciado por un Vidente de antes. Ambos, misiles y Cometa, causarán una tal destrucción, que, si Yo no pongo final después de tres días, nadie de vosotros vivirá. Esto lo he dicho en las Escrituras.

Muchos se preguntarán, qué es exactamente el Milagro, y Yo os lo cuento. La Gran Señal del Milagro consistirá en una “columna de sabiduría del bien y del mal”. Es una columna de vidriosidad, ardiente, y a cada persona le será mostrada su vida, sus familias, miembros de la familia vivientes y difuntos, ambos. Estos familiares explicarán lo que Dios hizo por ellos y lo que hará para vosotros. Será como un conjunto de imágenes, proyectadas una y otra vez, siempre iguales para cada persona. Al final de esta contemplación, a cada persona se le preguntará por su decisión, y la Señal será colocada sobre cada frente. Si la persona no está decidida todavía, las imágenes se repetirán.

Todo el mundo tardará una semana, aproximadamente, en ver las imágenes, ya que no todas las personas tienen acceso inmediato, pero todos los verán en sueño o en persona. Hacia el final de este tiempo, todos los que lo están contemplando, serán avisados de que el momento de decisión ha llegado.

Os digo: es mejor decidir con rapidez que esperar, ya que esperar será causa de que Dios se pregunte acerca de vuestra sinceridad y veracidad. Dios os conoce bien. Su decisión, después de vuestra decisión en libre voluntad, es Absoluta.

Esto concluye una parte. Hablaré más sobre este acontecimiento después de la petición de Mi Madre”.

JESÚS.

border560x1rojo

VOLUMEN SEGUNDO 1 MARZO 1997

  “Dulces hijos Míos, soy vuestra Madre y la Madre de todos los hijos de Dios: esto quiere decir, naturalmente, de todos los pueblos de la Tierra. Como vuestra Madre, deseo avisaros de los múltiples eventos, las múltiples veces, cuando Dios demostrará tanto Su Ira en la Justicia como Su Misericordia en la Caridad.

Es obvio que la Ira de Dios lloverá sobre vosotros durante el Gran Aviso, debido a los muchos eventos que pasarán y sus repercusiones. No obstante, hijos Míos, también durante este Gran Acontecimiento, la Misericordia de Dios, Su Extrema Caridad superará a Su Gran Justicia, permitiendo a las gentes que sigan vivas, aprendiendo de la experiencia y danto tiempo a las gentes para enmendar sus vidas. Lo contrario sucedió durante el Gran Diluvio del Día de Noé cuando todos, menos unos pocos, perecieron. Dios, Nuestro Señor, en Su Santísima Trinidad, prometió que no permitiría de nuevo una tal devastación total.

Esto es otra muestra de Su Caridad, de Su Misericordia. Soy Madre de la Misericordia. He orado -y orado para que Dios dejase algún tiempo- para que se arrepintieran Sus Hijos, para que aprendieran de sus errores, permitiendo que se salven muchos de los que se podrían haber perdido. Agradezco -a Nuestro Dios- el haber escuchado Mis Peticiones y haber aceptado Mis Dones, Sufrimientos y Ofrecimientos en favor de todos Mis Hijos. No obstante, mientras muchos se salvarán, algunos obstinados no se salvarán.

Ahora, Hijos Míos, tenemos otra oportunidad para que todas las gentes regresen a Dios, y que entiendan con su libre voluntad por qué se deben acercar a Dios. El Gran Milagro -con Su Señal- será otro Don de Misericordia; la “Columna del conocimiento del Bien y del Mal” expondrá -a todos- los efectos de sus pecados. Estarán conscientes de la Gloria de Dios y la perversidad de Satanás. Tendrán consejos de miembros de sus familias difuntas y conocerán el estado de sus almas. Estarán capacitados para entender la senda que han elegido y por qué Dios, en Su Misericordia o Su Justicia, juzgará a cada persona como lo hará.

Aquí vemos el equilibrio de Justicia y Misericordia, de Caridad hacia todos. Dios tiene que enseñar a todos que está justificado y que esta oportunidad, del Gran Milagro, es la oportunidad de demostrar que Él es Dios.

Su Pura Justicia será superada, de nuevo, por Su Gran Misericordia durante la Gran Señal del Gran Milagro. Nadie, nadie nunca podrá decir que Dios no está justificado o no ha hecho todo, para ayudar a todas las gentes a entender el significado de su decisión; su decisión, escogiendo el bien por el mal, o el mal por el bien, el Cielo por el Infierno, o el Infierno en lugar del Cielo.

Esto significa la separación de las ovejas y las cabras. Es el momento en que todos serán marcados con la Señal de la Cruz o la Señal de la Bestia. Aunque Satanás tuvo muchos años para reunir almas, la última palabra está con Dios Padre. He tratado de examinar claramente, para vosotros, el hecho de que -en el momento del Gran Milagro- todos los seres humanos del mundo entero comprenderán plenamente -e individualmente- su decisión. No habrá dudas en las mentes y corazones de cada persona sobre lo que ha elegido, y por qué. No os cuento estas cosas para asustaros, sino para que quede claro que Dios, en Su Gloria, está justificado.

Amados hijos Míos, recordad que Dios es Misericordioso por encima de todo, y esto es otro ejemplo de Su Misericordia. Recordad -hijos Míos- que Él no os necesita, pero os desea a todos -con Él- en el Cielo. Os creó y os Ama sobre todas las cosas. Haría todo lo que puede para ayudaros a entender Su Amor. Esta Gran Señal es un testimonio de Su Amor y Misericordia.

Ahora, dulces hijos Míos, estas lecciones os son dadas para despertar vuestra necesidad en preparar vuestro corazón, vuestra mente y alma para decir SÍ a Dios, y recibir la Marca de la Cruz. Por si acaso pensáis que tenéis tiempo para despilfarrar en vuestra decisión, os aseguro que no sería sabio. El impacto del Aviso sobre vosotros puede ser mitigado por vosotros personalmente, por medio de una buena confesión y oración. El impacto del Milagro puede ser mitigado por un SÍ a Dios, ahora.

Sí, hijos Míos, habrá un impacto del Milagro sobre los corazones y almas de todas las gentes. Imaginaos que tendréis espíritus visibles malignos, y el Maitreya y el anti-Papa os presionarán para que os declaréis en favor de Satanás; y al otro lado estarán los Ángeles, los Santos y vuestra familia, presionándoos para que os decidáis en favor de Dios. Estaréis en medio de una guerra, y vosotros sois el premio. Cada alma significa el botín de la guerra.

Además, estaréis perseguidos por aquellos que han tomado partido con el Maitreya. Viviréis bajo condiciones extremas después del Aviso, y un frío extremo. Habréis sobrevivido diariamente contra el impacto de la guerra. Estaréis intentando poder con todas esas necesidades, mentalmente y espiritualmente.

¡Oh, hijos Míos!, os digo: no tardar, no esperéis hasta que veáis la Columna antes de haber decidido por el Señor. Si vuestros pensamientos os sugieren que una tardanza puede ser posible, digo sí, un retraso es posible, pero debéis pasar primero por el Gran Aviso, y esto será muy duro si no decís Sí a Dios ahora. Si decís Sí a Dios ahora, estaréis capacitados de responder –automáticamente- sin meditación a la llamada de Dios, en el momento del Gran Milagro.

Muchos de Mis hijos saben que el alcance del Gran Milagro, su tamaño, envergadura y Gloria, será proporcionado a los efectos del Gran Aviso sobre las vidas de las personas, y esto es verdad y en esta manera.

La extensión del Gran Milagro se podría medir de varias maneras, su visibilidad en muchos lugares, o pocos lugares, el número de personas presenciando la Gran Señal…, el número de personas que se han declarado para Dios o para Satanás, y si hubiera más personas para Dios, la Señal de la Cruz habrá sido, o podría haber sido colocada sobre sus frentes.

En la actualidad hay muchos que han elegido el camino de Satanás, pero sin entendimiento firme de ello; ellos podrían cambiar de opinión. Dios ha decidido, en Su Misericordia, que todos deben tener una oportunidad, una última posibilidad de decidir si para Dios o para Satanás.

Hijos Míos, vivís en un mundo muy malo. El pecado sobrepasa todos los límites de la historia, y nuevos modos de pecar se han desarrollado. Estos hijos Míos que son tan grandes pecadores, no comprenden que Dios existe, que tienen alma, o que el mal es el mal, si lo perciben o si están cometiendo grandes pecados. Damos una oportunidad a todos estos hijos para que conozcan a su Dios, confiesen sus pecados y busquen la senda estrecha que lleva al Cielo. ¡Oh, hijos Míos! Dios es tan grande como amoroso con Sus Sendas. Y cómo ampara a Sus hijos.

Pero hijos Míos, una vez que este acto de Amor y Misericordia haya sido completado, la ira de Dios se derramará sobre todo el género humano, y todos aquellos marcados con la Señal de Satanás perecerán para siempre en el abismo eterno, el Infierno, para toda la eternidad. Todas las personas que vivan después de los Tres Días de obscuridad, entrarán en el Reino de la Paz. Y algunos que no quisieran entrar en el Reino de la Paz, morirán también durante el Castigo de los Tres Días, y bajarán al Purgatorio o irán al Cielo, dependiendo de cómo estén preparadas sus almas.

Os suplico, imploro con vosotros. Rezo por vosotros y estoy llevando la Corona de Espinas por vosotros, para que digáis Sí a Dios ahora, hijos Míos. No tardéis, ya que estos días han llegado. Os amo a todos”.

MARÍA.

border560x1rojo

VOLUMEN TERCERO 1 MARZO 1997

  “Dulces hijos Míos, los futuros acontecimientos durante el Gran Aviso y el Gran Milagro, han estado escritos en la historia del género humano durante muchos siglos. Antes de regresar al Paraíso, dejado por Adán y Eva hace caso siete mil años, todas las gentes deben reafirmar que desean estar con Dios. Es Dios Quien ha elegido estos medios, animando a todos en su libre voluntad, a volver a Dios y al Cielo, por medio de la senda estrecha, la puerta estrecha.

Aunque Satanás ha tenido su día, su tiempo, Dios desea que el género humano entienda –plenamente- que el estar con Dios significa: que una persona debe dejar todo mal y desear sólo a Dios. Con estos dos grandes acontecimientos, Dios desea reunir a los Suyos para el Cielo.

No hablo con ligereza de estos eventos. No os ofrezco actitudes o modos de servir a ambos, Dios y Satanás. No os ofrezco una vida fácil, una senda cómoda. Hablo de la dura realidad. Lo que os cuento son secretos del Cielo, para daros un mejor entendimiento, de los que Nosotros, en la Santísima Trinidad, hemos planeado para cambiar hasta a las almas de corazón más duro, y para llamar a todos a que se acerquen a Dios.

Durante los muchos siglos, las gentes han visto la declinación del entendimiento espiritual, y la mayoría sabe que los caminos de Satanás han cautivado los corazones de los hombres. Hoy, más que nunca antes. El mal sobre este planeta está reconocido por todos.

Es un gran Don de Dios que el género humano, del más rico al más pobre, jóvenes o mayores, cada raza, credo o nación, tendrá una oportunidad, una posibilidad de declararse para Dios. Los Santos esperaron al día que podrían brillar en la Luz de Dios, en el Paraíso. Hay muchos en el Cielo que quisieran haber pertenecido a vuestra generación, porque tendréis, en medio de muchas pruebas durante estos días, innumerables Gracias y Dones de Dios, derramados sobre vosotros. Él os Ama con el Amor de un Padre, y os desea con Él. Os desea mostrar toda Su Grandeza para la eternidad y explicar Sus Misterios.
Estos grandes acontecimientos del aviso, Milagro y Castigo, son vuestros instrumentos, buscando la Gracia para entrar en el Cielo. Recibiréis la Gracia de sufrir vuestro Purgatorio. En la Tierra, ninguna otra generación tendrá, o ha tenido, esta oportunidad. Estáis dotados.

Ahora, hijos Míos, tampoco deseo que especuléis con el día de aquel evento, decid Sí a Dios ahora, y estaréis preparados en la pronta confirmación de vuestra posición hacia Dios cuando llegue el momento. Estad en paz ahora.

Deseo continuar mi narración acerca de otros temas. Algunos que fueron formulados por personas que llamaron a Mi hija, respecto al Gran Aviso.

• Algunas personas quisieron saber, si las cubiertas en las ventanas se deben quedar en su sitio durante el Aviso. Sí, os aconsejo que mantengáis las cubiertas de las ventanas durante el tiempo que dure el Aviso, y después, si lo deseáis podéis destapar las ventanas para valorar los daños y reparar las ventanas. Y, después, cuando veáis que hay que volver a tapar las ventanas, contra los bichos y otros insectos, podréis hacerlo de nuevo, con cubiertas de plástico o cartón, con cintas adhesivas. Y, cuando el tiempo empiece a ser extremadamente frío, querréis cubrir vuestras ventanas por el calor.

• Otra persona se refiere al uso de “Sprays” o ideas para controlar insectos. ¿Debéis preparar algo? Sí, es aconsejable tener tales “Sprays”, sin embargo, he sugerido antes que grandes bolsas de plástico pueden ser usados para envolver ropas, mantas y otros por el estilo.

• Seguidamente, hemos tenido preguntas sobre su contar a otros sobre el Aviso antes del día que estéis en ello. Esto está bien; sin embargo, presentad la historia, de tal modo, que parezca lógico, y explicad todo lo que puede esperar la gente. No os excitéis o exageréis. Decidles que un Aviso está cerca y que recen. Pueden comprar alimentos y agua de reserva, y cubrir sus ventanas. Mas no será comprendido o hecho. Mucho pasará alrededor de todos, y ellos escucharán lo que significa todo. Sí, muchas cosas ocurrirán antes de la fecha del Aviso, como os describí el mes pasado.

• Además, deseo asegurar a los muchos que quieren ayudar: Nosotros pediremos que hagáis llamadas, y deben ser hechas inmediatamente, después de la notificación. Amigos Míos, cuando llamemos para avisar acercad del aviso, no podremos hablar por más de un minuto. Os pre-aviso, para que no habléis por más tiempo. Todas las llamadas serán hechas con una declaración oficial.

• El último apunte que quiero hacer, en estos pequeños apuntes, es que debéis estar atentos a vuestras noticias, imágenes y eventos, especialmente en Roma e Italia, el Vaticano y con el Santo Padre. Manteneos orientados acerca de los asteroides y cometas. Seguid las noticias impresas y en la televisión.

Ahora, deseo volver al tema principal de estos Mensajes… el Gran Milagro.

Dios ha permitido a Satanás que haga sus peores estragos durante muchos años, y ha conquistado a muchas almas. El Padre Eterno proyectó, entonces, un medio para ayudar a las almas que perdieron el camino para conocer a Dios y Su Poder. Ahora, algunos no creerán y se apartarán con Satanás. Otros se apartarán de Dios, pero con un poco de ayuda volverán al camino de Dios. Y otros volverán con muchas ayudas.

Es así que, antes de que se utilice la Señal de la Bestia por implantación del “Microchip”, Dios mostrará –con el Milagro- que aquella Señal es de Satanás. No es buena. Es mala. El Padre Eterno no dejará al Maligno actuar implantando el “Microchip” hasta que todas las gentes reconozcan su significado. Si no lo habéis reconocido hasta ahora, deberíais reconocer que el Padre Eterno tiene muchas maneras, muchos eventos, para impedir el aparente diluvio perpetrado por Su Enemigo, y muchos no os han sido contados para que el mono-dios, Lucifer, no pueda proyectar contra ellos. Podemos contaros estas cosas ahora, ya que él ha organizado cosas en contra de alguno de estos planes.

Hijos Míos, hay otro entendimiento, además, que os tengo que dar, y es que la Santa Madre de Dios ha retrasado el comienzo de estas series de acontecimientos, por Sus Súplicas y Sufrimientos. Comprended, por favor, que si no hubiera sido por Ella, estaríais ahora, sí ahora, enredados en todos los eventos, y el tiempo de su duración hubiera sido mucho más. Os recuerdo esto, ya que deseo que Le deis gracias, durante estos días antes del Gran Aviso, y que la recéis para que siga mitigando los efectos de estos eventos.

Os Amo a todos”.

JESUCRISTO, HIJO DEL PADRE ETERNO.

border560x1rojo

VOLUMEN CUARTO 1 MARZO 1997

  “Dulces hijos Míos, deseo continuar con Mis admoniciones y mis peticiones a todos, para prepararos bien para estos grandes eventos. Ocurrirán tan de repente, tan rápidos que sin alguna señal de alerta, la Gran Gracia que será dada, en estos tiempos, se puede perder. Nosotros del Cielo hemos trabajado mucho para que podáis merecer la Gracia de los Últimos Días, y deseamos que todos recibáis su plena y amplia participación, que recibiréis de dios, el Padre Eterno, en Su Misericordia y Caridad.

Ahora, hijos Míos, permitidme que os instruya de nuevo sobre el propósito de los acontecimientos.

• Primero: el Gran Aviso tiene el propósito de despertar a las almas de sus pecados, por medio de una Luz interior y de desastres al exterior.

• Segundo: el Gran Milagro tiene como propósito pedir a toda la humanidad que decida si para Dios o para el Enemigo de Dios, Satanás; por su libre voluntad el hombre decide. En aquel momento, todos se habrán dado cuenta de sus pecados, y el posible castigo para la eternidad; aunque habréis visto en la descripción del Gran Aviso que no hay tiempo o punto en el cual Dios exija una decisión.

Es, durante el Gran Milagro, cuando Dios pedirá a todas las gentes que decidan; es decir, estará diciendo algo así, como lo que sigue: Bueno; os he mostrado vuestros pecados y os he hecho entender que Soy Dios, el Señor, y que Mi Hijo Jesucristo es vuestro Salvador y Rey. Ahora, ¿dónde estáis vosotros colocados? ¿Qué decisión habéis tomado? ¿Estáis en Mi Favor o contra Mí?

Por aquella razón, el Aviso avisa, y el Milagro pide a todos, con su libre voluntad, que finalice su elección…, Dios o Satanás. ¿Lo comprenderéis, ahora, hijos Míos? Y, entonces, con estas decisiones, hechas por todos, el Padre Eterno ocasionará su Ira sobre Sus enemigos, y premiará a Sus amigos por medio de los Tres Días de tinieblas, llamado: el Castigo. El tiempo entre el Aviso y el Milagro será relativamente corto, dentro del año, aunque ocurrirán muchas cosas.

He dicho, en los comienzos de otro Vidente, que tenéis que estar alerta al comienzo de la primavera, y el comienzo del otoño, el vernal y otoñal equinoccio. Estas son las claves para que os preparéis. Os recomiendo que tengáis todo preparado hacia el 21 de marzo, el comienzo de la primavera, excepto el cubrir vuestras ventanas. Por ejemplo: embalad vuestra porcelana buena, si lo deseáis así, contra truenos fuertes o temblores de Tierra. Haced un cálculo de reservas de alimentos y agua. Preparad mantas y bolsas de basura. Traed cubos y objetos que pueden ser necesarios. Preparaos.

Dulces hijos Míos, he decidido que os enviaremos estos Mensajes tan pronto como sea posible. Por favor, ayudad al apostolado abanando el coste de imprenta y envío. Queremos que los recibáis con rapidez, y esto significa el envío por correo de primera clase.

Ahora, hijos Míos, orad mucho durante los últimos días de la Cuaresma, implorad la Misericordia de Dios Padre. Pedid a Dios Padre que mitigue la intensidad de Su Ira. Pedid por los niños y ancianos, para que estén a salvo. Pedid por vuestras casas y familias. Pedid al Sagrado Corazón, que os ayude a alcanzar, hasta que el Padre Eterno os escuche. Pedid en el Nombre de Jesús e invocad Sus Santas Llagas y Su Preciosa Sangre. El Padre Eterno escuchará aquellas oraciones.

Hijos Míos, ocupaos más de vosotros mismos. Vivid vuestras vidas tan virtuosamente como podáis. No estar tan absortos en las obligaciones, ya que no paráis para rezar. Reconocer que los días están llegando. El tiempo de los Tiempos se está acercando.

Hijos Míos, deseo continuar con los conocimientos que tengo que daros acerca de estos eventos. No es por casualidad el que hayamos dejado algunas clases para estos últimos días. Como estamos en guerra con el Maitreya y sus séquitos malignos, hemos esperado a hablar de estas cosas, para que el enemigo no se diera cuenta.

De los planes de Dios, en la batalla con el maligno, Satanás, todos vosotros sabéis que dios podría borrar todo, y todo el mundo, dentro de un momento. Así que no se trata del Poder de Dios. Dios ha elegido seguir con esta batalla del Bien contra el Mal, para las almas, de tal modo, que aquellas gentes que Él ha creado con alma –todo el género humano- escogerán a Dios con su libre voluntad. Ha puesto límites, ha planeado acontecimientos. Ha colocado Sus Ángeles en su sitio. Ha elegido Sus medios de batalla.

El Maligno, el Maitreya, intenta imitar, “mono-rear”, a nuestro Dios. Es decir, él copia todo lo que puede hasta el detalle más pequeño. Aparece milagrosamente. Sana a los enfermos. Hace milagros. Declara que el Aviso es suyo, y que el día de la declaración es suyo. El pide a su gente, a los de la Nueva Era, y a aquellos que le esperan como su gran maestro, como en el caso de los musulmanes e hindúes, que declaren por él ahora. Hay también católicos que lo hicieron ya. Más y más personas se declararán por él, creyéndole “el Cristo”, el que los cristianos esperan en Su segunda Venida. Él imita todo lo que Dios hace.

Pero, hijos Míos, no es Jesucristo, la Segunda Persona de la Santísima Trinidad. Él no es Jesucristo, Quien Murió, Resucitó y ascendió en Su Gloria, y está a la derecha del Padre Eterno. Este hombre, Maitreya, dice que Jesús es uno de sus discípulos, cuando los católicos le preguntan acerca de los que han venido antes. Dice que todos los líderes de otras religiones y creencias, eran sus discípulos, incluso Jesucristo. Al final de su tiempo, intentará ascender al Cielo, pero el Padre Eterno le arrojará al Infierno, a donde pertenece.

Por favor, amados hijos, no os dejéis desviar por sus milagros o curaciones. Si habéis sido curados, alabad a Dios en la Santísima Trinidad. Como todos, recibiréis una sanación espiritual en el momento del Gran Milagro; no os dejéis llevar a creer que él os ha curado.

¡Oh sí!, él dirá que ha sido él e intentará persuadir a todos de que él tiene tales poderes. Esto está permitido por el Padre Eterno, ya que es únicamente por medio del Poder de Dios mismo que un antiguo Ángel de Gloria…, Lucifer…, pudiera tener el poder de realizar tales actos. Lucifer, en su orgullo, atribuye estas curaciones a “su” poder, no dando crédito a Dios Padre, quien es su enemigo jurado.

Entre la Bestia de las dos Cabezas…, el anti-Papa y el anti-Cristo…, que reconoceréis por su falta de Fe, y celo por el poder y control de la Iglesia Católica y gobiernos mundiales, habrá muchos actos, direcciones y decisiones que se harán públicos.

Cuando se aproxime el momento del Gran Milagro, el anti-Papa declarará que todos los católicos deben aceptar el “microchip” o serán excomulgados. Un gran propósito del Gran Milagro es mostrar a todas las gentes, no solamente a los católicos, que el “microchip” es el instrumento de Satanás, la marca de la Bestia, el 666, y aquellos que acepten su implantación están ya marcados para el Infierno. Todos entenderán, claramente, que aceptar el “microchip” significa que son marcados para Satanás y el Infierno. Esto no será dicho por la Bestia de las dos cabezas, naturalmente. Ellos explicarán que es el proyecto de Maitreya, para distribuir la comida con igualdad; igualdad en ayuda médica, y participación en oportunidades de educación y servicios sociales.

Hijos Míos, el microchip es el control para el Poder, y para que Satanás consiga más almas para el Infierno.

Es una guerra, hijos Míos, es como ninguna otra época de todos los tiempos. Lo digo de nuevo; aquellos que digan No a la Bestia de las dos cabezas, durante estos días, subirán al Cielo como mártires, si mueren, porque habrán lavado –en blanco- sus almas en la sangre de Cristo. Hablaré más en otro volumen”.

MARÍA.

border560x1rojo

El Gran Milagro

Volumen 1Volumen 2Volumen 3Volumen 4 

Anuncios

2 comentarios

  1. Confundida dice:

    Padre Josephmaryam en una respuesta dada por Ud. dice que un Diacono puede dar la Comunion pero aclareme algo los diaconos que despues que se casaron segun ellos fueron consagrados como diáconos o los que son diáconos en el seminario. Confundida

    • josephmaryam dice:

      Los diáconos casados, que tienen el sacramento del matrimonio, no pueden llegar al sacerdocio, no pueden consagrar, pero poseen el sacramento del orden, pero en su primer grado. Se llaman diáconos permanentes. Permanecen en ese grado. No pueden subir al siguiente, a menos que su esposa muera.
      El sacerdote tiene el sacramento del orden en su segundo grado; los Obispos, en su tercer grado, que es la plenitud del sacerdocio.
      Las cabezas de la Iglesia son los Obispos: son los encargados de gobernar la Iglesia.
      Los sacerdotes, tienen también ese poder, pero lo realizan a nivel de su parroquia. Ellos tienen la misión de pastorear a las ovejas, al rebaño.
      Los diáconos gobiernan y enseñan sólo en lo que es necesario al trabajo pastoral. Ellos tienen la misión de ocuparse de las cosas materiales, humanas, del sacerdote o del Obispo. Pueden administrar la Eucaristía y leer el Evangelio, pero nada más. Pueden casarse porque no están a cargo ni del gobierno de la Iglesia ni de la enseñanza de las almas.
      Los diáconos que no se van a casar, siguen para el sacerdocio. Por eso, en los seminarios hay diáconos que van camino para el segundo grado del orden.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: