Lumen Mariae

Inicio » Publicaciones con la etiqueta 'kant'

Archivo de la etiqueta: kant

El pensamiento kantiano de Bergoglio

obrasdeblasfemia

Asistimos, desde hace tres años, al desmantelamiento de la Iglesia Católica y, por lo tanto, al levantamiento de una nueva iglesia, con una nueva doctrina.

Los modernistas y apóstatas han colocado en el Trono de Pedro a un traidor, a un ser repugnante y a un idólatra de su propio pensamiento humano.

Un hombre que vive en la idea de la inmanencia, es decir, la religión empieza, según él, y se realiza en la esfera de la propia conciencia.

Cada hombre se declara creyente, cree en algo, porque el culto a Dios empieza en uno mismo.

Cada hombre, en su conciencia aislada, se inventa su propia religión, su propia forma de buscar a Dios, de darle culto. No busca a Dios exteriormente, porque se haya manifestado de alguna manera al hombre, sino que busca a Dios porque el hombre vive en sí mismo un sentimiento indigente de lo divino, que le impera ciegamente a desear a Dios, a ir hacia Dios, a salir de sí mismo.

Bergoglio considera a la persona como un ser aislado, no como un ser espiritual que domina toda su naturaleza humana, que la gobierna, que participa de la naturaleza humana y del ser divino, sino como un ser indigente, con necesidad de algo, que le falta algo para ser persona.

«El ser humano no es plenamente autónomo. Su libertad se enferma cuando se entrega a las fuerzas ciegas del inconsciente, de las necesidades inmediatas, del egoísmo, de la violencia» (LS, n. 105).

No es plenamente autónomo: le falta un poder para regirse adecuadamente.

Dios ha constituido al hombre plenamente autónomo, con toda la libertad, con todo el poder para elegir, para gobernarse a sí mismo, para ser él mismo.

Cuando el hombre peca, su libertad no se enferma, sino que queda intacta. Es su alma la que se esclaviza a la obra del pecado, la que se enferma espiritualmente. Es su razón y su voluntad humanas las que se desvían del camino de la verdad, de la obra divina de la vida, de la vocación particular a la que Dios ha llamado a todo hombre. Y, por esa desviación, el hombre hace de todas las criaturas plataforma para obrar su pecado, viviendo mal y haciendo el mal.

Bergoglio anula la libertad del hombre cuando se extravía en su pecado. Eso es señal de que no ha comprendido lo que es la persona humana ante Dios.

La persona, para Bergoglio, está en referencia a sí misma, vive en la autorreferencialidad aislada, incapaz de gobernarse a sí misma, ni de relacionarse con los demás, sintiendo que le falta algo para ser persona.

Por eso, para Bergoglio todo está

«… en salir al encuentro, buscar a los lejanos y llegar a los cruces de los caminos… involucrarse…» meterse «con obras y gestos en la vida cotidiana de los demás», achicando «distancias…» asumiendo «la vida humana…» acompañando «a la humanidad en todos sus procesos, por más duros y prolongados que sean» (EG, n. 24).

Salir de sí, salir de la conciencia aislada, salir de la doctrina inmutable, salir de las tradiciones, para encontrar una conciencia común, universal:

«Hace falta la conciencia de un origen común, de una pertenencia mutua y de un futuro compartido por todos» (LS, n. 202).

Este salir de sí hacia el otro lo llama autotrascenderse: la persona a sí misma traspasa los límites de su propia experiencia posible, de su conciencia aislada, para penetrar, comprender, averiguar las experiencias de los demás, las conciencias aisladas ajenas, que están ocultas para ella, y así unirse a ellas.

Bergoglio sigue el pensamiento kantiano en el cual las personas no se relacionan naturalmente entre sí, sino que es necesario un conocimiento que se ocupe no de la verdad de las cosas, sino de los conceptos que tenemos, en la conciencia aislada, de las cosas que nos impiden ver al otro como es. La persona tiene que transcender su conocimiento y ponerse en diálogo con el conocimiento del otro para así relacionarse, dejar su conciencia aislada y entrar en una conciencia común, universal, con una moral autónoma universal.

«La actitud básica de autotrascenderse, rompiendo la conciencia aislada y la autorreferencialidad es la raíz que hace posible todo cuidado de los demás y del medio ambiente, y que hace brotar la reacción moral de considerar el impacto que provoca cada acción y cada decisión personal fuera de uno mismo» (LS, n. 208).

Para Bergoglio, el ser humano no es un individuo que pueda vivir un estilo de vida según lo que tiene inscrito en su naturaleza humana, sino que necesita superar su individualismo, traspasar los límites de su propia experiencia vital, para así formar una norma de moralidad, una familia, una sociedad, una iglesia que valga para todos, que sea común, universal.

Para Bergoglio hay que llegar a esa

«… amorosa conciencia… de formar con los demás seres del universo una preciosa comunión universal» (LS, n. 220).

Este panenteísmo, en el cual

«… Cristo ha asumido en sí este mundo material y ahora, resucitado, habita en lo más íntimo de cada ser, rodeándolo con su cariño y penetrándolo con su luz» (LS, n. 221),

hace que Bergoglio sólo viva para desarrollar la idea que tiene en su mente, una idea que no se corresponde con la verdad, con la realidad de la vida, sino que es una fábula nacida de su apostasía de la fe verdadera.

Muchos siguen a Bergoglio porque son kantianos y no pueden entender la verdad de la naturaleza humana ni la verdad de la Iglesia Católica según los postulados tradicionales, según la filosofía y teología católicas, sino que todo lo revolucionan porque siguen, cada uno a su manera, las fábulas de su mente.

Y estas fábulas, este lenguaje lleno de bellas palabras pero sin ninguna verdad sustancial, es lo que agrada a la gente, a la mayoría de los católicos, que sólo se rigen en sus vidas espirituales por las palabras de los hombres, por sus obras, por lo que enseñan en sus mentiras.

Para Bergoglio la fe nos lleva más allá de nuestro yo aislado:

«… la fe es luz que viene del futuro, que nos desvela vastos horizontes, y nos lleva más allá de nuestro « yo » aislado, hacia la más amplia comunión» (LF, n. 4).

El hombre vive en el aislamiento del propio yo, en su conciencia aislada, no vive en el dominio de sí mismo, no puede entender para qué vive sin la luz de esta

«… fe que crece en la convivencia que respeta al otro» (LF, n. 34).

La fe es una luz que viene del futuro: no es una verdad divina a la cual el hombre tiene que someterse, debe obedecer si quiere salvarse, si quiere dar sentido a su vida, a su existencia humana.

La verdad, para Bergoglio,

«… es una cuestión de memoria, de memoria profunda, pues se dirige a algo que nos precede y, de este modo, puede conseguir unirnos más allá de nuestro yo pequeño y limitado» (LF, n. 26).

La verdad es una cuestión de memoria: un trabajo intelectual del hombre en sí mismo.

Es una luz que viene de un futuro que no existe realmente, pero que hay que construirlo rompiendo la conciencia aislada, acercándose a los demás, acompañándoles en sus vidas.

La fe es un conocimiento divino, una verdad divina revelada, que se vive en el momento presente del hombre. Y éste no tiene que preocuparse por ningún futuro, porque buscando el Reino de Dios, Dios da al hombre todo lo demás que necesita para vivir, le va labrando su futuro.

La vida espiritual, para Bergoglio, no está en la oración íntima con Dios, no está en buscar la Voluntad de Dios para cada cosa de la vida humana, no está en regirse por los mandamientos divinos, no está en crecer sólo para Dios, porque cada persona vive aislada en sí misma.

Es necesario, por tanto, construir un nosotros, un diálogo, un respeto por las creencias de los otros, una estructura de iglesia en que se acepten las ideas de los demás, ya que la persona no puede creer por sí misma:

«Es imposible creer cada uno por su cuenta… la fe… por su misma naturaleza se abre al “nosotros”, se da siempre dentro de la comunión… » (LF, n. 39).

La persona que vive en su pensamiento inmanente es agnóstica: ni conoce a Dios, ni se conoce a sí misma, ni conoce la realidad del mundo exterior.

No puede creer por su cuenta: no puede entender un conocimiento que se da fuera de ella, fuera de su conciencia aislada.

Por eso, esta religión que comienza en su conciencia aislada sólo se puede ir obrando en la apertura a los demás, formando una conciencia universal: ahí es cuando la persona empieza a conocer los pensamientos de los demás, que también son aislados, y levantar así una comunidad, una iglesia llena de ideas diversas, contrarias, pero unida en una sola cosa: hombres que buscan salir de sí mismos, de su aislamiento, de su conciencia aislada, construyendo una fe que sea modelo para los demás, integrada de una conciencia universal que exige una moral autónoma común.

El hombre, para Bergoglio, es por naturaleza hijo de Dios: para él observar la naturaleza del hombre es deducir la paternidad de Dios sobre el hombre.

Bergoglio tiene que negar el pecado original, por el cual la humanidad se divide en dos: hijos de Dios e hijos de los hombres. Él no puede comprender este punto porque el trabajo que la persona tiene que realizar para construir un mundo mejor sólo está en ella misma, no en lo exterior.

El pecado original es un acto exterior a la persona, que involucra la vida del hombre. Este acto exterior no lo puede entender un hombre que viva en su inmanencia.

El pecado, para estos hombres, consiste en seguir su conciencia aislada, que les impide autotrascenderse, es decir, buscar a otros, formar una comunidad, una religión, una iglesia. El pecado es, según ellos, algo interior, no algo exterior que sacude al hombre.

Por eso, Bergoglio llama a todos los hombres como hijos de Dios porque todos tienen ese sentimiento, esa indigencia de lo divino, que los llama, sin conocerlo objetivamente, a buscar a Dios, a ese Dios que se encuentra en cada criatura.

La fe, por su misma naturaleza, es divina, se abre al mundo de Dios, a la vida de la gracia, a la enseñanza del Espíritu.

No se abre al nosotros humano, al mundo de los hombres, no busca agradar a ningún hombre, no repara en las vidas de los demás, sino que es un camino para el hombre en donde éste encuentra la verdad plena, la que lo salva, lo libera y santifica, y la vida divina que le satisface por encima de toda vida.

Para Bergoglio es el hombre el que debe confiar en su propia idea de Dios, en su propio sentimiento religioso para construir su vida, su fe, su iglesia. El hombre no tiene que buscar en Dios el camino de su vida, ni el bien ni el mal, porque ya lo busca en sí mismo, en su propia conciencia aislada. Sólo tiene que autotrascenderse, salir de los límites de su conciencia, para construir un futuro compartido por todos.

Por eso, no es Dios el que impera al hombre lo que se debe hacer o evitar, sino que es el mismo hombre, en su razón que se trasciende a sí misma, en la idea que tiene del bien y del mal, el que se impera a sí mismo y decide, absolutamente, lo que hay que hacer, lo que hay que creer, cómo caminar en la vida, cómo construir la iglesia.

Esto es lo que se llama el imperativo categórico: el hombre debe hacer algo, no porque Dios se lo manda, no porque haya una ley divina que hay que cumplir, no porque sea la Voluntad de Dios, no porque hay un magisterio auténtico e infalible, necesario para salvarse, sino porque él mismo se obliga, de manera absoluta, a hacer algo, a creer en algo, a vivir algo.

«Cada uno tiene su idea del Bien y del Mal y tiene que escoger seguir el bien y combatir el mal como él los concibe. Bastaría con esto para mejorar el mundo» (Entrevista a Scalfarri).

El hombre, para Bergoglio, no puede escapar de su conciencia, la cual la concibe libre y autónoma, no dependiente de Dios, pero aislada. Es el hombre el que peca a causa de su conciencia aislada, al concebir pensamientos que son malos para su vida y para la de los demás. Y es el pensamiento humano el mismo camino para quitar todo mal en el mundo: el hombre debe salir de sus límites, debe aprender el conocimiento universal que no produzca en el otro un mal. Así, de la manera como el hombre concibe combatir el mal común eso basta para cambiar el mundo.

Por eso, Bergoglio tiene que explicar el mal de una manera peculiar, con una fábula:

«… tres días atrás, un gesto de guerra, de destrucción, en una ciudad de Europa… detrás de ese otro gesto están los traficantes de armas que quieren la sangre, no la paz, que quieren la guerra, no la fraternidad» (Bergoglio a los que lavó los pies en el Jueves Santo).

Para este hombre, el origen de la matanza de Bruselas no es Isis, no es el islamismo, no es el pecado de odio contra Dios, sino los que han fabricado las armas. Estos fabricantes pensaron mal la vida e hicieron armas que quieren la sangre. Así, él concibe el camino para quitar este mal de Isis, que es un mal universal, no es el pecado particular de odio en esos hombres, sino un pecado que los hace volver a su conciencia aislada, que les impide buscar la conciencia universal, común para todos. Y, por eso, el problema está en la armas.

En esta superficialidad vive Bergoglio. Él se queda en los medios materiales que se usan mal, pero no es capaz de captar el origen del mal, el misterio del mal, porque para Bergoglio el pecado no es una mancha que tiene que limpiar en su alma, no es una ofensa que el alma hace a Dios, sino un mal en el hombre, concebido por la mente del hombre y obrado en su vida. Un mal que hay que saber combatir: hay que suprimir las armas. No hay que mentar a Isis, no hay que juzgar la doctrina del islamismo.

El hombre peca por su conciencia aislada, que le impide buscar y construir la conciencia común, universal, válida para todos los hombres.

Para Bergoglio, aquello que afirmó, en Estambul, el Papa Benedicto XVI que «la violencia asociada a la fe es el producto inevitable del frágil vínculo entre fe y razón en la doctrina musulmana y en su misma comprensión de Dios», es algo herético e incomprensible para su pensamiento inmanentista.

O el Islam encuentra la razón o seguirá difundiendo la fe a través de la violencia.

Pero, para Bergoglio, cada uno sigue su conciencia, su manera de entender el bien y el mal. Y hay que respetarlos, pero es necesario descubrir la forma de luchar contra el mal universal aparecido por los que han fabricado las armas.

Muchos se preguntan: ¿este hombre ha estudiado? ¿Qué cultura tiene? ¿Qué hace de Papa? ¿Para qué está sentado en la Silla de Pedro? ¿En qué manos está la Iglesia y sus miembros?

No caen en la cuenta que este hombre vive en su inmanencia y, por eso, cada día se inventa una nueva fábula en su inagotable mente. Él va desarrollando su pensamiento, y no se cansa de alucinar ni pierde la oportunidad de decir auténticas tonterías y barbaridades.

Bergoglio, en su inmanencia, no puede conocer ni creer en un Dios católico, según lo enseña la Iglesia, porque sólo se rige por sus criterios subjetivos, por su experiencia interna subjetiva, no por una teología, ya que

«… cada uno de nosotros conoce en qué medida, tantas veces estamos ciegos de la luz linda de la fe, no por no tener a mano el Evangelio sino por exceso de teologías complicadas» (Bergoglio, 24 marzo 2016, en su falsa misa crismal).

El hombre, según Bergoglio, conoce que está ciego sólo porque no lee el Evangelio, no busca en Él su propio sentimiento religioso, su propia interpretación, algo subjetivo para su vida, sino que se pierde en las teologías complicadas, en el magisterio sagrado, que es imposible de conocer y aceptar para las mentes de los herejes y apóstatas de la fe.

Por eso, para Bergoglio, es necesario explicar los dogmas por su coherencia con la vida del hombre: hay que adaptarlos a las obras y a las vidas de los hombres.

No hay que enseñar que Dios los ha revelado ni que la Iglesia ha formado un magisterio auténtico e infalible con ellos, porque hay que dar continuidad a la memoria del pasado.

Hay que actualizar los dogmas, hay que inculturar el Evangelio, la doctrina de Cristo, ya que la verdad es una cuestión de memoria, un trabajo intelectual, que nos lanza a conseguir unirnos más allá de nuestro yo, de nuestra conciencia aislada.

«… a fin de que cada persona lo reciba en su propia experiencia de vida y así lo pueda entender y practicar —creativamente— en el modo de ser propio de su pueblo y de su familia» (Ibid).

Es el hombre el que crea su fe, su religión, su forma de buscar a Dios, su manera de entender el Evangelio, «en su propia experiencia de vida», sin hacer proselitismo, sin buscar un cambio, un arrepentimiento, ni en él mismo, ni en la familia ni en las sociedades.

Hay que ser creativos con el Evangelio que se recibe. Hay que recordar lo que hizo Jesús y actualizarlo a la forma propia de vivir entre los hombres.

Bergoglio está en «la luz de una memoria fundante», concibe la fe como un «acto de memoria», no como el asentimiento de la mente del hombre a lo que Dios revela.

Concibe los sacramentos como «la comunicación de una memoria encarnada», no como la comunicación de la gracia, de la vida divina, que no es una memoria, sino un eterno presente divino.

Por eso, Bergoglio va al pasado, hace un acto de memoria, y actualiza ese pasado a la cultura que viven actualmente los hombres, a sus vidas, obras e ideas.

Es decir, tiene que romper con toda la doctrina de Cristo. Tiene que dividir a Cristo de su obra divina. Tiene que presentar a los hombres un falso cristo con una falsa doctrina, para así levantar su falsa iglesia, la de la pirámide invertida, la propia del anticristo de esta hora.

Para Bergoglio, no interesa demostrar que Dios existe o que Dios revela o que la Iglesia enseña algo. Esto no es práctico para los hombres. Él supone que existe Dios, y no importa definir cómo es Dios y cómo debe ser la espiritualidad y la fe de los hombres. No interesa la Iglesia como institución divina, sino sólo como desarrollo histórico de los hombres.

Para este hombre, hay que buscar un fin práctico. Hay que reducir la religión a un cierto moralismo autónomo, en donde no cabe el conocimiento de Dios ni de la verdad revelada ni dogmática, sino que es necesario construir una iglesia para todos, en donde sólo haya que dedicarse a hacer gestos con los hombres, movido por ese imperativo categórico de que hay que hacer un bien, sea el que sea, para satisfacer las necesidades de los hombres, para acompañarlos, para darles un sentido a su vida.

Es lo que hace en el lavatorio de los pies, y en tantísimas obras humanas, en donde sólo le interesa incluir al hombre como el centro de toda la vida eclesial y espiritual.

La praxis es lo esencial en un imanentista.

Así como se concibe en la mente un bien, así hay que obrarlo en la práctica de la vida. Y se hace por imperativo categórico, de manera absoluta, porque así lo exige la conciencia que se autotrasciende.

No se pregunta a Dios si hay que obrarlo o no, no se hace referencia a una ley divina o a la ley de la gracia, sino que es el hombre el que se impera a sí mismo esa obra. Es el mismo hombre el que pone su ley, el que se inventa su doctrina para llevar a cabo su obra.

Por eso, Bergoglio siendo jefe de la Iglesia tiene que mandar de manera autocrática, a base de decretos o falsas exhortaciones impositivas: hay que lavar los pies de las mujeres porque lo dice Bergoglio; los divorciados pueden comulgar porque lo dice Bergoglio.

Es el “bien” que él ha concebido en su mente. Y es un bien que él mismo se impera a obrarlo. Y un bien práctico porque se va en busca del establecimiento de una conciencia común, que todos puedan seguir.

Y a Bergoglio no le importa lo que digan los demás o lo que enseñe la Iglesia. Con ese bien, él cree combatir el mal que en 20 siglos de Iglesia, la teología complicada de los Papas, de los teólogos y de los Concilios ha originado en las almas.

Por eso, este bien imperado por su razón es su despotismo en la Iglesia. Y muchos aceptan este despotismo porque es bueno para sus negocios en la Iglesia.

El anticristo Kasper confirma el pensamiento imanentista de Bergoglio:

«La doctrina no cambia, la novedad concierne sólo la praxis pastoral».

No se toca el dogma, sino que se actualiza, se adapta la obra de la Iglesia, la doctrina de Cristo, a las vidas y a las mentes de cada hombre, ya que la Iglesia tiene que «caminar con todo el pueblo de Dios y ver cuáles son sus necesidades» (Kasper, 29 sep 2014).

De esta manera, se divide a Cristo de su obra divina, de su enseñanza eterna, inmutable, que es válida para todos los hombres, para todas las sociedades y para todos los tiempos y épocas.

Muchos andan con miedo, con temor, con aprensión ante la publicación de la falsa exhortación post-sinodal.

Temen a un hombre: tienen miedo de leer los escritos de Bergoglio. Y esto es porque no conocen el pensamiento real de este hombre.

Quien lo conoce, ya sabe de qué va a ir esa falsa exhortación. Y no la está esperando, porque no sigue a Bergoglio como su papa.

Se trata de la praxis: de integrar a los que están en situación irregular en la Iglesia, por causa de su situación de pecadores públicos, a la comunidad, a que sean catequistas, animadores litúrgicos, padrinos de bautizos, de confirmación, testigos de boda, lectores, acólitos, etc…

No van a tocar la teología porque les trae sin cuidado lo que enseña la Iglesia, los mandamientos de Dios, la moral divina que está por encima de toda conciencia humana.

No se van a poner a teorizar, porque no les interesa. Ellos sólo quieren la solución práctica del problema de las almas, con el fin de llegar a una iglesia que tenga una conciencia universal.

Por eso, van a mandar, con su despotismo, que los sacerdotes decidan caso por caso la admisión a los sacramentos y a la vida eclesial. Que usen su poder para obligar a las almas a pecar, a seguir en su pecado, engañándolas miserablemente.

El católico verdadero sólo teme a Dios y, por eso, le trae sin cuidado lo que Bergoglio hable cada día y obre ante el mundo.

Se teme a Dios y, por eso, se está en comunión espiritual con el Papa de la Iglesia Católica, que es Benedicto XVI, para no pecar.

Y lo que hagan los hombres, contemplar cómo los sacerdotes y los Obispos, por estar siguiendo al vicario del anticristo, están en el camino de condenación, llevando tras de sí a tantas almas, sólo tiene que ser motivo para estar alertas, para no dormirse, para entender los Signos de los Tiempos.

Todo cuanto haga Bergoglio es sin valor para Dios. No tiene el sello del Dios Vivo. Todo cuanto escriba ese hombre, su exhortación post-sinodal, es inválido.

Lo que estamos viviendo en la Iglesia es lo que anunciaba Castellani:

«Cuando venga el Anticristo no necesitará más que tomar a Kant y Nietzsche como base programal de su religión autoidolátrica. Son sus profetas» (Apokalypsis, Ecursus E-G, pag. 152).

Jorge Mario Bergoglio es el falso profeta que lleva consigo, en su mente, la idea de Kant: nada existe en la realidad, es la mente del hombre la que lo crea todo.

Con esa idea kantiana, obra todo en su falsa iglesia.

Desde que pusieron a este hombre, que habla sin ningún fundamento en la realidad, es decir, que habla fábulas todos los días en sus homilías y en sus escritos, la falsa Jerarquía de la Iglesia se ha sentido liberada de todas las normas, de las Tradiciones y el Dogma, y han comenzado a trazar un magisterio a su capricho y acorde con el espíritu del mundo, que se opone al Espíritu Santo.

De esta manera, todos en la Iglesia han perdido la línea de la Gracia y están presentando, de manera visible, una iglesia que no es la Iglesia Católica.

Bergoglio: ese loco que vive en Santa Marta

multi

«La fe es por la predicación, y la predicación por la Palabra de Cristo» (Rm 10, 17).

Dios no dialoga con los hombres, sino que les da Su Palabra. Y en Su Palabra, Dios enseña al hombre a vivir su vida sólo para Dios, no para los hombres.

El hombre tiene que creer en la Mente de Dios; es decir, tiene que obedecer la Palabra de Dios, someterse a Ella, asentir a lo que Dios le revela, sin poner su juicio propio. Esta es la obediencia de la fe: «Obedecer (ob-audire) en la fe es someterse libremente a la palabra escuchada, porque su verdad está garantizada por Dios, la Verdad misma. De esta obediencia, Abraham es el modelo que nos propone la Sagrada Escritura. La Virgen María es la realización más perfecta de la misma». (CIC, n. 144).

Para Bergoglio, la fe es un acto de la mente, no una obediencia, no un asentir con la mente a la verdad que Dios revela, no es someterse a la palabra que se escucha, no es una confesión, no es un creer, sino un hablar, un dialogar sobre la palabra que se escucha:

«El creer se expresa como respuesta a una invitación, a una palabra que ha de ser escuchada y que no procede de mí, y por eso forma parte de un diálogo; no puede ser una mera confesión que nace del individuo» (LF, n. 39).

Por tanto, Bergoglio va buscando la perfección de su entendimiento humano, que es buscar la perfección en el diálogo. No busca, en la fe, una verdad, sino su interpretación, su visión humana, un lenguaje humano apropiado a la vida, a la historia, a los problemas de los hombres. Por eso, Bergoglio es idealista, sigue los postulados de Hegel:

«Existe también una tensión bipolar entre la idea y la realidad» (EG, n. 231).

El problema del hombre que vive su idea es encontrar una relación, una tensión entre su idea y la realidad. Éste es el problema de todo idealista, de todo filósofo que no comprenda que la razón sólo sirve a la fe, no es guía de la fe.

Todo hombre se comporta de esta manera: piensa y obra lo que piensa. Por tanto, la realidad de su vida son sus obras, que nacen de su idea, de su meditación, de su síntesis, de su análisis. El hombre, cuando piensa, no se pregunta la relación, la tensión que hay entre lo que piensa y la realidad. Su idea le lleva al acto.

El problema de todo hombre es el pecado: no siempre obra lo que piensa. Y, por tanto, la realidad de la vida se vuelve complicada para el mismo hombre. Es el «no pongo por obra lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago» (Rm 7, 15) de San Pablo.

Dios da al hombre la fe, es decir, su Mente Divina, para que el hombre viva de una manera divina en su humanidad: piense de forma divina y, por tanto, obre de forma divina. El hombre de fe ya no es sólo una vida racional, sino espiritual. El hombre, creyendo en lo que Dios le revela, encuentra la libertad de su vida:

«(…) la obediencia en la fe es la verdadera libertad, la auténtica redención, que nos permite unirnos al amor de Jesús en su esfuerzo por conformarse a la voluntad del Padre» (Homilía – Benedicto XVI, 27 de marzo del 2012).

Bergoglio, en su idealismo, tiene que convertir su vida en un diálogo:

«La realidad simplemente es, la idea se elabora. Entre las dos se debe instaurar un diálogo constante, evitando que la idea termine separándose de la realidad» (EG, n. 231).

«La realidad es, la idea se elabora»: el hombre ideal trabaja para elaborar su idea. El hombre, con los pies en el suelo, trabaja para que su idea sea conforme a la verdad. Esta es la distinción entre verdad e idealismo. El idealista no busca la verdad, sino que se la inventa, la elabora, la trabaja, la reinterpreta.

Este es el problema de Bergoglio: elabora su verdad, su perfección en su mente humana. No busca, primero, la verdad en Dios y se conforma con esa verdad, se somete a esa verdad. No busca entender a Dios, asimilar a Dios, cambiar su mentalidad humana, que es la propia de un hombre racional, para ser hijo de Dios, para ser un hombre que piense como Dios piensa, un hombre que tenga la Mente de Cristo.

No; Bergoglio quiere dialogar: «se debe instaurar un diálogo constante»; pero no quiere poner en la realidad de la vida, la verdad que encuentra en Dios, sino la mentira que su mente elabora. Esto es lo propio del idealista.

La realidad es como es; pero la idea es, también, como es. Idea y realidad son como son. No hay que elaborarlas, no hay que establecer un diálogo entre ambas. Hay que ver la idea que se tiene en la mente y discernirla con la idea que viene de Dios. Ese es el trabajo en la vida espiritual: que la razón obedezca a la fe, a la Mente de Dios, a la Mente de Cristo; no que la razón humana elabore la fe.

Si la idea del hombre se somete a Dios, entonces la realidad de la vida pertenece a Dios; pero si la idea que tiene el hombre no es de acuerdo a lo que Dios le revela, entonces la realidad de la vida no es para Dios, sino para el Enemigo de las almas y de Dios, que es el demonio.

La vida espiritual es siempre una lucha espiritual: Dios o el demonio. Hay que dar a Dios lo que es de Dios y al demonio lo que es del demonio. Por eso, la realidad de la vida es conforme a lo que el hombre obra, no a lo que el hombre piensa. Se hacen obras para Dios u obras para el demonio. Se sirve a Dios o se sirve al demonio. Se construye una familia, una sociedad, una iglesia para Dios o para el demonio. Esto es lo que Bergoglio anula: esta distinción fundamental para poder comprender la realidad de la vida. Para el idealista, no existe este discernimiento porque va buscando esa tensión, ese diálogo, esa comunicación entre la mente del hombre y la realidad de lo que ve, de lo que piensa, de lo que obra.

Decir que «la idea se termina separando de la realidad», es decir que el hombre es el que tiene que construir la realidad según su idea. Tiene que buscar una idea que no se separe de la realidad sino que se integre en ella. La idea y la realidad son dos cosas diferentes. Siempre están separadas una de otra. Buscar una idea que no esté separada de la realidad es inventarse, necesariamente, esa realidad. Bergoglio, no sólo cae en un idealismo, sino en un realismo: va buscando su realidad, una realidad perfecta, en donde no haya separación entre idea y realidad. Por eso, dice:

«Es peligroso vivir en el reino de la sola palabra, de la imagen, del sofisma. De ahí que haya que postular un tercer principio: la realidad es superior a la idea» (Ib).

«La realidad es superior a la idea»: Bergoglio no es racionalista, sino realista. Toda idea racional lleva a un acto racional, conduce a obrar, en la realidad, algo que el hombre quiere. Es poner, en la realidad, algo que el hombre busca en su inteligencia. El que hombre que piensa, va formando su vida de acuerdo a ese pensamiento. Si es un hombre de fe, el hombre vive una vida, no sólo racional, sino espiritual. El hombre de fe vive una realidad racional, humana, natural, pero también espiritual.

Pero, para Bergoglio, la realidad está por encima de la vida racional. ¿Cómo entender esa realidad con la mente? No se puede, porque es superior: no hay una idea racional que nos lleve a esa realidad. Y, por eso, dice:

«Esto supone evitar diversas formas de ocultar la realidad: los purismos angélicos, los totalitarismos de lo relativo, los nominalismos declaracionistas, los proyectos más formales que reales, los fundamentalismos ahistóricos, los eticismos sin bondad, los intelectualismo sin sabiduría» (Ib). Este párrafo es lo que predicó, hace poco, en su discurso al Parlamento Europeo. Está haciendo gala de la búsqueda de la perfección de su entendimiento humano, que es buscar la perfección de su realidad. Por eso, él propone una iglesia universal, ecuménica; un gobierno mundial con una economía para todos, etc…Porque va en busca de esta vida, de esta realidad que está por encima de toda idea, de todo dogma, de toda tradición, de cualquier verdad que el hombre haya adquirido o creído en toda su historia. Esto es anular la verdad de la Iglesia Católica y poner su mentira, su falsa iglesia.

El hombre piensa muchas cosas que ocultan la realidad, que no le procuran esa realidad que está por encima de su vida racional. Y, entonces, Bergoglio lo ataca todo. Va buscando una idea que le haga subir a la realidad ideal, perfecta, que le haga entender esa realidad, que le haga mirar su realidad.

Esto es el realismo: la primacía de lo real, independientemente del acto cognoscitivo. La realidad es como es, las cosas son como son sin que se les sobrepongan interpretaciones, teorías, filosofías, teologías, dogmas, que impidan ver esa realidad. Por eso, Bergoglio busca su idea que le lleve a lo real, que no tape lo real.

¿Y cómo es esa idea?

«Es hora de saber cómo diseñar, en una cultura que privilegie el diálogo como forma de encuentro, la búsqueda de consensos y acuerdos, pero sin separarla de la preocupación por una sociedad justa, memoriosa y sin exclusiones. El autor principal, el sujeto histórico de este proceso, es la gente y su cultura, no es una clase, una fracción, un grupo, una élite. No necesitamos un proyecto de unos pocos para unos pocos, o una minoría ilustrada o testimonial que se apropie de un sentimiento colectivo. Se trata de un acuerdo para vivir juntos, de un pacto social y cultural» (EG, n. 239).

Esa idea es la «búsqueda de consensos y de acuerdos»: es la unidad en la diversidad de pensamientos humanos. Es encontrar un lenguaje humano apropiado a todos los hombres. Esto es lo que quiso hacer el Sínodo extraordinario, poner esta base: Bergoglio va en busca de su iglesia perfecta, en la que no es posible ninguna exclusión, ninguna excomunión; en la que se viva de la memoria humana, del comportamiento de los hombres, de su historia; y en la que el pecado ya no sea llamado como tal, sino una perfección en el obrar del hombre, porque nace de su mente, de su historia, de su vida. El pecado está en su ADN y, por lo tanto, Dios no se lo imputa.

Es una idea que no está separada de una «sociedad justa, memoriosa y sin exclusiones»: aquí se resume su fe: fe fiducial, fe masónica y fe comunista.

Una sociedad justa, en la que entren todos, en la que a nadie se le juzgue por su vida, en la que Dios no impute el pecado; una sociedad memoriosa, que haga gala de la memoria de los hombres, de sus experiencias en la vida, de sus obras en la historia, de sus culturas, tradiciones, filosofías; una sociedad sin excluir a las clases más bajas, luchando contra las clases altas, pudientes, autoritarias.

Por tanto, en este diálogo entre idea y realidad, Bergoglio no busca el Reino de Dios, sino su reino humano, material, carnal, natural, histórico, de tejas para abajo, donde la persona es sagrada, es el centro del universo.

«El común reconocimiento de la sacralidad de la persona humana sustenta la compasión, la solidaridad y la ayuda efectiva a los que más sufren» (Discurso en la Diyaner del 28 de noviembre – OR, n. 49, pag. 7). Éste es el grave problema de Bergoglio: la persona humana es sagrada. Y, por tanto, necesita de compasión, de solidaridad, de ayudas humanitarias.

Y Bergoglio anula que la vida humana es sagrada, porque Dios es Vida, «en Él era la Vida» (Jn 1, 4), y es Dios quien da la Vida y quien la quita. Es la vida, y toda vida, lo que es sagrada, porque toda vida viene de Dios. El hombre no puede producir la vida, no la puede obrar. Pero lo que no es sagrado es el fruto de la vida: ya sean los vegetales, los animales, el hombre, el ángel.

El hombre idealista abaja lo divino a lo humano: al no creer en Dios como es, al querer interpretarlo, poner una relación material entre Dios y el hombre, al buscar una tensión entre lo divino y lo humano, debe anular a Dios y poner al hombre como dios, como sagrado, como santo.

La persona humana nunca es sagrada. Se hace sagrada cuando recibe de Dios lo sagrado: un sacerdote es sagrado porque recibe el sacramento del Orden que le hace sagrado. Un objeto se hace sagrado porque recibe una bendición de Dios.

Dios, al crear al hombre no le hace sagrado cuando lo crea. Dios le da dones y gracias a ese hombre para que viva lo sagrado, para que obre lo sagrado, para que ordene su existencia humana hacia lo sagrado.

Por eso, Bergoglio, en su discurso, lleva al hombre hacia la negación de Dios:

«Nosotros, los musulmanes y los cristianos, somos depositarios de inestimables riquezas espirituales, entre las cuales reconocemos elementos de coincidencia, aunque vividos según las propias tradiciones: la adoración de Dios misericordioso, la referencia al patriarca Abraham, la oración, la limosna, el ayuno… elementos que, vividos de modo sincero, pueden transformar la vida y dar una base segura a la dignidad y la fraternidad de los hombres» (Ib, pag. 8). No hay un solo Dios, sino dos dioses: el de los musulmanes y el de los cristianos. Hay dos iglesias, hay dos confesiones, hay dos fes, hay dos tradiciones, hay dos magisterios y, por lo tanto, esos elementos son aptos para una cosa: esa realidad en la que se viva la fraternidad universal. Hay que buscar esa religión que no oculte esta realidad. Se niega a Dios que ha puesto Su Iglesia donde sólo es posible que se dé esa realidad. Es una realidad gloriosa, no humana, no material. Es una unidad que sólo Dios puede hacerlo en Su Reino Glorioso. Pero Bergoglio no va buscando esta Verdad Revelada, sino su “verdad” en su diálogo:

«Un diálogo es mucho más que la comunicación de una verdad»: no se dialoga para permanecer en la verdad, para enseñar una verdad, para guiar a la verdad Revelada. La verdad no es el centro en la vida de Bergoglio. La verdad no le interesa a Bergoglio. Hay que comunicar una belleza, una palabra bonita, llena de sentimientos que agraden al hombre:

«En la homilía, la verdad va de la mano de la belleza y del bien. No se trata de verdades abstractas o de fríos silogismos, porque se comunica también la belleza de las imágenes que el Señor utilizaba para estimular a la práctica del bien» (EG, n. 142). La belleza de las imágenes, de lo sensible, de lo sentimental. Bergoglio sólo está en la humanidad. Al no ver la Verdad como Palabra de Dios, tiene que transmitir una verdad que agrade al hombre, una verdad puesta en una bandeja de plata, adornada con frases, con imágenes, con palabras, con sensiblerías que gusten al hombre, que le acaricien el oído, que le hagan sentir bien en su vida. Por eso, Bergoglio nunca predica del infierno, de la justicia de Dios, del castigo, del pecado, de la penitencia, de la cruz, del desprendimiento de lo humano, etc… Son verdades que no gustan al hombre, que no vienen con una belleza. No valen para la homilía, para hacer un diálogo.

Bergoglio tiene que predicar que todos nos salvamos o que los animales van al cielo. Es su desvarío mental.

Para Bergoglio, la conversión no nace del encuentro con la verdad, sino en el diálogo:

«Necesitamos contemplarlo para lograr un diálogo como el que el Señor desarrolló con la samaritana, junto al pozo, donde ella buscaba saciar su sed» (EG, n. 72); «La samaritana, apenas salió de su diálogo con Jesús, se convirtió en misionera, y muchos samaritanos creyeron en Jesús por la palabra de la mujer» (EG, n. 120).

«Apenas salió de su diálogo»: la samaritana no fue a someter su mente a la Palabra que Jesús le hablaba. No salió de ese encuentro para confesar su fe. Fue a Jesús para hablar con él. Y Jesús fue a ella para dialogar con ella, no para enseñarle el camino para salvar su alma. Dios, cuando ama a un alma, no le enseña la verdad de su vida, sino que sólo habla de muchas cosas con ella para tenerla entretenida.

A Bergoglio no le importa la verdad, sino el diálogo:

«El diálogo con la multiculturalidad. En Estrasburgo hablé de una Europa multipolar. Pero también las grandes ciudades son multipolares y multiculturales. Y debemos dialogar con esta realidad, sin miedo. Se trata, entonces, de adquirir un diálogo pastoral sin relativismos, que no negocia la propia identidad cristiana, sino que quiere alcanzar el corazón del otro, de los demás distintos a nosotros, y allí sembrar el Evangelio» (27 de nov del 2014 – OR, n. 49, pag. 4).

Bergoglio no negocia con la propia identidad cristiana: que los musulmanes sigan siendo lo que son; los judíos en su religión, los evangélicos en sus ideales…. Hay que negociar con la verdad: hay que dialogar con esta realidad: un mundo multicultural, multipolar. Gran cantidad de ideas humanas, de obras, de vidas, de filosofías, de economías, de estructuras, que es necesario juntar, unir de una manera que sirva para los intereses de unos pocos, pero que hay que transmitir la idea que es para el bien de toda la humanidad, que todos se van a beneficiar de ese diálogo, de esa realidad en la que ninguna idea la puede ocultar. Una realidad que tiene todas las ideas de los hombres. Es la idea masónica de la búsqueda de un orden mundial, de una iglesia para todos.

Para Bergoglio, es primero el dialogar y después sembrar el Evangelio:

«En esta predicación, siempre respetuosa y amable, el primer momento es un diálogo personal, donde la otra persona se expresa y comparte sus alegrías, sus esperanzas, las inquietudes por sus seres queridos y tantas cosas que llenan el corazón. Sólo después de esta conversación es posible presentarle la Palabra, sea con la lectura de algún versículo o de un modo narrativo, pero siempre recordando  el  anuncio fundamental:  el  amor personal de Dios que se hizo hombre, se entregó por nosotros y está vivo ofreciendo su salvación y su amistad» (EG, n.128).

Primero es llenar la cabeza de mentiras, de oscuridades, de dudas, de temores, de errores, de un lenguaje bello, atractivo en que los que dialogan se sientan contentos, se sientan plenos de los humano, comprendidos, consolados…Y después da una palabra del evangelio, o una cita de un santo o lo que dijo un hombre en la historia. Pero eso no es lo que importa, sino recordar que Dios nos ama a todos, que Dios es amigo de todos los hombres, que Dios salva a todo el mundo, incluso a las mascotas.

Esto es Bergoglio: un idealista, un realista, un hegeliano, pero no un Obispo de Cristo. No es una Jerarquía de Dios, sino del demonio en la Iglesia. Y, por tanto, está en la Iglesia para destruirla con su diálogo. Y muchos quedan atrapados por sus frases, por su lenguaje barato. No saben discernirlo porque viven como él vive: en su pecado. Y llaman a su pecado con el nombre de santidad, de voluntad de Dios.

Muchos que dudan de Bergoglio le siguen todavía como Papa. Y se alegran porque proclama santos en la Iglesia o decide nuevos santos. Se alegran porque siguen escribiendo cosas bonitas o porque predica, de vez en cuando, algo interesante. Y no saben ver el juego de Bergoglio.

Si Bergoglio no es Papa, entonces no puede atar ni desatar nada en la Iglesia. ¿Cuándo van a aprender a discernir a Bergoglio? ¿Por qué no cogen el dogma del Papado y disciernen lo que es Bergoglio? Porque, a muchos, ya no les interesa el dogma, la verdad revelada y enseñada por la Iglesia desde siempre. Todos se apuntan al carro del diálogo. Y, por eso, no saben combatir a Bergoglio ni a toda la Jerarquía que se somete a su mente humana. No saben discernir las palabras de ese hombre. No saben ver lo que está construyendo ese hombre en el Vaticano.

No saben creer ni en Cristo ni en Su Iglesia. Sólo saben seguir a los hombres en sus pensamientos y en sus obras.

La iglesia que está en el Vaticano, liderada por Bergoglio, no es la de Cristo. Es la de la masonería, gobernada por ellos, que se abre a un mundo masón en su totalidad y que quiere abarcar el mundo entero poniendo a su hombre ideal: el Anticristo.

Bergoglio es un anticristo, porque rompe con la doctrina de Cristo en su misma Iglesia. Pero es algo más que un falso profeta: es el inicio de una nueva iglesia, una nueva estructura de espiritualidad, en donde no hay una sola verdad. No puede haberla. Es la búsqueda de una realidad común, universal, en la que ninguna idea humana pueda taparla, oscurecerla. Es la locura de poner la mente del hombre por encima de la Mente de Dios.

Por eso, Bergoglio es un loco que vive en santa Marta y que obra esta locura: buscar esa realidad ideal, que sólo es posible en su mente, pero que al querer hacerla en la práctica de la vida tiene que destrozarlo todo, tiene que ir en contra del mismo hombre: para buscar la realidad ideal, la unidad de todas las mentes humanas, hay que destruir la verdad y a Dios mismo en la mente de cada hombre. Hay que darle al hombre un sucedáneo de la verdad: una verdad ideal, una verdad que le guste para su vida, una verdad que no sea plena, sino que vaya evolucionando, según sea el diálogo que los hombres procuren con los demás. Hay que darle al hombre un concepto de Dios, un ideal de iglesia, una terapia de la verdad.

La verdad se oculta con Bergoglio: sólo su locura se trasluce en todo lo que habla y en todo lo que obra en su gobierno en la Iglesia.

Quien habla con los hombres se vuelve más hombre y más capaz para hacer del hombre su dios en su vida.

A %d blogueros les gusta esto: