Lumen Mariae

Inicio » blasfemia

Archivo de la categoría: blasfemia

Bergoglio: corrompiendo la mente de los niños

loboyenemigodedios3

«La religión…sobre todo nos ayuda – todas las religiones, porque todas tienen un mandamiento que es común – a amar al prójimo. Y este “amar al prójimo” nos ayuda a todos para la paz.  Nos ayuda a todo a hacer la paz, a avanzar hacia la paz» (Vaticana en italianoVISZenitRadio Vaticana).

Todas las religiones tienen un mandamiento común: amar al prójimo.

Esta es la blasfemia dicha a los niños para sembrarles, en sus mentes, la herejía y la apostasía de la fe.

El amor, entendido en el lenguaje humano, es la base del falso ecumenismo. Un amor que no apela a una verdad, que no señala una verdad, que no guía hacia la verdad.

Es el concepto de amor que cada mente humana se inventa para darle al otro una vida sin sentido, sin finalidad divina, sin camino verdadero.

Trece preguntas, trece respuestas dignas de un protestante.

Pelear es «parte de la vida…pero, al final, lo importante es hacer la paz». No es no pelear; no es quitar ese pecado. No es practicar una virtud para no pelear. Bergoglio no enseña a los niños la vida de piedad, la vida virtuosa, en donde se encuentra la gracia, el don de la paz.

Bergoglio enseña a seguir peleándose, a seguir en el vicio, pero haciendo, al final, la paz: «Sí, discutimos, pero no acabar la jornada sin hacer la paz». Discutir es muy bueno: «A veces, yo tengo razón; el otro se ha equivocado, ¿cómo voy a pedir disculpas? No pido disculpas, pero hago un gesto». No practico un acto de humildad, no me humillo, aunque sepa que llevo razón. «No pido disculpas». Estoy con la cabeza muy alta, porque tengo razón. «Pero hago un gesto» para que «la amistad continúe».

Todo es cuestión de palabras, de gestos, de lenguaje humano apropiado. Nada es practicar las diferentes virtudes para no pelear. Es la pura soberbia lo que enseña a los niños: «Yo he pelado muchas veces, también ahora, me ‘caliento’ un poco, pero trato siempre de hacer las paces. Es humano pelear».

Es de hijos de Dios no pelear. El niño que quiera ir al cielo tiene que no pelear. Y si pelea, debe confesar su pecado. Debe arrepentirse de su pecado. Tiene que expiar su pecado. Bergoglio es incapaz de enseñar esto a los niños.

De esta manera, a base de gestos «se construye la paz cada día». La paz no es el orden divino en el alma; no es el fruto de una obra meritoria que el hombre realiza para gloria de Dios. «La paz es un producto artesanal. Se construye cada día con nuestro trabajo, con nuestra vida, con nuestro amor, con nuestra proximidad, con nuestro querernos bien».

La paz es un producto del hombre, artesanal, pero no es un don de Dios. Es un imperativo categórico: trabaja, vive tu vida, ama como quieras, sé tierno con los demás, haz el bien. La paz no es un homenaje del hombre a Dios, no es una obra que se da a Dios para merecer la paz. Es un homenaje al hombre, es una obra para el hombre, que se alcanza guiado por impulsos y por sentimientos humanos: tu vida, lo que sientas, lo que desees, lo que trabajes, lo que hagas…. No hay una verdad, no hay un camino, no hay una ley que cumplir. Es buscar una paz subjetiva. Es hacer obras que tengan sólo un valor social, cultural, político, pero que no aparezca en ellas ningún valor religioso y moral.

Esto es lo que enseña Bergoglio a los niños. Bergoglio es un trabajador incansable de la vida humana, pero es incapaz de hacer una obra que suponga un mérito para salvarse. No hace obras divinas. No sabe hacerlas porque no cree en la existencia de Dios. No hay religiosidad en Bergoglio. No hay moral. Sólo hay imperativos categóricos. Y, a base de esos imperativos, va construyendo su falsa espiritualidad.

Bergoglio no puede hablar del pecado: «Aquello que quita la paz es el no querernos bien». No es el pecado lo que impide que el alma esté en paz, en la gracia que da el don de la paz. Es el sentimiento del amor: «no querernos bien».

¿Qué es el bien y el mal para Bergoglio? Lo que cada uno tiene en su mente. Es el mal que cada uno se inventa: «Lo que quita la paz es el egoísmo, la envidia, la codicia, el coger las cosas del otro». Estos son males, pero no ofensas a Dios. Son males que la gente hace, pero «estar con la gente es bello, no quita la paz». La gente no peca. Es bello estar con la gente. La gente hace cosas malas. Y eso es lo malo, no la gente. La gente es bella, es santa, es justa, es sagrada. Pero, con su mente, hace cosas malas, que quitan la paz en la sociedad, en las culturas, en las familias, en las diferentes estructuras. Basta un gesto para estar de nuevo en paz, con la gente que es bella.

Así piensa este hombre. El mal siempre es algo estructural, no personal. Algo que el hombre se encuentra en su vida y cae en ello, porque es humano pecar, pelearse, equivocarse.

Bergoglio sólo expone, con sus palabras, la teoría de la justificación de Lutero: el hombre es bello, bueno, está justificado. Pero es imposible eliminar el pecado. Los hombres son santos, pero exteriormente: hacen obras buenas, se quieren unos a otros, viven la vida sin hacer daño a los demás. Pero los hombres no son formalmente justos. Cristo ha quitado el pecado, por lo tanto, el pecado no los condena más, pero permanece en los hombres: se siguen peleando, se siguen matando, etc…Hay que quitar esos males de la sociedad, pero los hombres siguen siendo bellos.

«¿Por qué las personas poderosas no ayudan a la escuela? Se puede hacer la pregunta un poco más grande: ¿Por qué tantas personas poderosas no quieren la paz? Porque viven en las guerras». Viven en su forma de vida: la guerra que da dinero. «Se gana más con la guerra. Se gana el dinero, pero se pierde la vida, se pierde la cultura, se pierde la educación, se pierden muchas cosas. Es por eso, que no la quieren».

La gente con poder, la de la clase alta, no quiere la paz porque quiere la guerra, que trae dinero y poder. El ataque a las clases altas es lo propio de una mente comunista. Ataca el sistema: «la industria de las armas: esto es lo grave». Pero no ataca el pecado personal de cada hombre con poder. Es la industria de las armas, es esa estructura, que está manejada por poderosos que sólo quieren dinero y más poder. Buscan el dinero, pero hacen un mal a la cultura, a la educación, a la vida del planeta. Son gente poderosa que no cuida el medio ambiente porque están cuidando su industria de las armas, su complejo atómico.

Todo es un enfrentamiento de estructuras: se pierde la cultura, hay una cultura de la muerte, una cultura del descarte, porque hay una industria, una cultura del armamento. Esto es siempre Bergoglio: el político, el comunista, el que llora por su estructura del bien común. Pero no sabe poner el dedo en la llaga. No sabe explicar por qué las personas poderosas no ayudan a la escuela. No sabe explicar el origen del mal. No sabe juzgar a las personas, enfrentarse a ellas. Ataca estructuras. Ataca la industria de las armas, pero no ataca a las personas que promueven esas industrias. De esta manera, queda bien con todo el mundo. Hace un discurso propio de un político demagógico. No tanta industria de las armas, más cultura del encuentro.

Por eso, no sabe responder a la pregunta más fácil de todas: «¿por qué sufren los niños?». Y este hombre se queda perplejo, porque no ha comprendido el origen del mal. Él lo ha anulado con su mente humana: el bien y el mal es un invento de la cabeza de cada hombre. Y, por eso, en su idealismo platónico, tiene que decir: «sólo se puede alzar los ojos al cielo y esperar una respuesta que no se encuentra». Un hombre lleno de sentimentalismo barato, de emociones vacías, de engaños a la masa que lo escucha.

Una respuesta que no se encuentra: la creación gime con dolores de parto porque espera la redención de la maldición del pecado que cayó sobre ella. He ahí la respuesta. Pero, Bergoglio no cree en el Dios que revela la verdad, que manifiesta las respuestas a los hombres. Bergoglio sólo cree en el dios de su mente. Y, por lo visto, ese dios no es tan sabio como parece: no tiene respuestas a algo tan evidente.

¿Por qué sufren los niños? Por sus pecados, por los pecados de otros, por el demonio que obra en todo hombre, por el mundo que no quiere a los niños.

Es así de sencilla la respuesta. Pero es imposible, para Bergoglio, dar esta respuesta. Se queda en su perplejidad y sólo atina a una cosa: «¿Qué puedo hacer yo porque un niño no sufra o sufra menos? ¡Estar cerca de él! La sociedad debe de tener centros de salud, de curación, centros también de ayuda paliativos para que los niños no sufran».

Estar cerca de él: besarlo, abrazarlo, darle un cariñito. Y que la sociedad ponga centros para que los niños no sufran.

Y Bergoglio no ha comprendido el problema de la vida: el sufrimiento que ningún centro de salud puede quitar, que ninguna caricia humana puede aliviar.

Bergoglio no habla a las almas de los niños. No les enseña la verdad del sufrimiento, porque no cree en la Obra Redentora de Cristo. No cree en el amor que es dolor, el amor que salva en el dolor, el amor que empuja a hacer una obra que merece el cielo por el sufrimiento que acarrea. Bergoglio no está en esta espiritualidad. Él sólo está en su comunismo, en su idea del bien común, del bien de una estructura que quite el sufrimiento y el dolor de la gente. Es el absurdo que se vende desde el Vaticano: ¿cómo quitar el dolor, el sufrimiento? Con un gesto, con una sonrisa, con un gobierno mundial que elimine el dolor de la vida de los hombres y así todos contentos, todos felices.

«Dios lo perdona todo»: Dios es tan bueno, tan misericordioso, tan manga ancha. «Somos nosotros los que no sabemos perdonar». Todo somos buenos ante Dios, pero no somos buenos ante los hombres. ¡Gran paradoja! Si Dios te ha perdonado, entonces has perdonado a tu hermano que te ha hecho mal. Pero si Dios no te ha perdonado, entonces el mal continúa sin expiación, produciendo más males.

La paradoja de Bergoglio: Dios te ha perdonado. Pero, ¿de qué te ha perdonado? De que el pecado no te condene más. Confía en Dios: Dios te ha perdonado. Cuanto más confíes en Dios, más Dios te salva. Cuanto más sientas que Dios te ha perdonado, más puedes hacer lo que quieras. Todo tu problema está en tu mente: no has perdonado al otro: «no saben perdonar al otro». No has alcanzado, con tu mente, la perfección de perdonar, la idea perfecta de perdonar, el concepto sublime de lo que es perdonar.

Y, he aquí a Bergoglio, que lo enseña: «es más fácil llenar las cárceles que ayudar a avanzar a quien se ha equivocado en la vida». No hay justicia en el camino del perdón que busca Bergoglio. No hay que llenar las cárceles de gente que ha hecho el mal. ¿Quién soy yo para juzgar al otro si busca a Dios, si Dios lo ha perdonado, lo ha salvado, si confía en Dios, si siente que Dios lo ha perdonado? No llenes cárceles. «¿La vía más fácil? Vamos a la cárcel. Y no existe el perdón».

Para Bergoglio, el perdón lo tiene que dar la sociedad, la estructura, no la persona. Por eso, «el perdón, ¿qué significa? ¿Estás caído? Álzate. Te ayudo a levantarte, a reinsertarte en la sociedad».

¿Ven, qué monstruosidad?

Hay que reinsertar en la sociedad a todos los asesinos, criminales, herejes, cismáticos, etc… Por eso, es necesario hacer una sociedad que acepte a toda esta calaña. En vez de tenerlos en las cárceles, cumpliendo una justicia merecida, hay que darles un gesto, un beso, un abrazo, una ayuda que no merecen.

Si el pecado no es una ofensa a Dios, entonces la justicia desparece en todos los sentidos, incluso en la sociedad. Y se va en busca de una sociedad perfecta en la que nadie juzgue a nadie, sino que se reinserte a todos sólo por ser una sociedad, una estructura modelo, en donde ya no hay pecado: los hombres han sabido, con sus mentes, cómo se perdona. Han llegado a esa perfección, a ese grado, en el cual perdonan e insertan, de nuevo, al que ha hecho mal en la sociedad. Porque los hombres son bellos: «estar con la gente es bello, no quita la paz». Estar con un asesino es bello. Estar con un hereje es bello. Estar con Lutero en el infierno es bello. Como no sabemos perdonar, entonces no conocemos esta belleza tan singular de las personas que viven todo el día obrando sus malditos pecados.

¡Qué monstruo es Bergoglio!

«Hay que ayudar a los demás a no permanecer caído. Y este es un trabajo muy difícil, porque es fácil desechar por la sociedad a una persona que ha hecho un error y condenarlo a muerte». Las cárceles son estructuras del descarte. No sirven porque no perdonan. Ahí hay gente que la sociedad no quiere, los descarta, porque la sociedad no sabe perdonar. Se anula toda justicia y queda la estupidez de la ternura, la idolatría del perdón.

Así como debes sentir que Dios te ha perdonado, así debes hacer sentir al otro que lo has perdonado: insértalo en tu vida, aunque siga haciendo todo el daño que quiera. No importa: aprende a perdonar cada vez a que te haga un daño. Que el que hace el daño ni pida perdón, ni caiga en la cuenta que ha hecho un daño, ni que se arrepienta de su maldad. Tú perdona y sólo así el otro recapacita. Fuera el arrepentimiento del pecado, porque el pecado sólo existe en la sociedad que fabrica estructuras donde la gente tiene que hacer un mal. Vamos a inventar la fábrica de la paz: fabriquemos una sociedad en la que no haya ningún mal porque todos saben perdonar al que hace un mal.

Esto lo que vende Bergoglio todos los días desde el Vaticano.

¡Qué asco de hombre! ¡Qué mente tan inútil! ¡Qué perversidad de hombre! ¡Cuánto sinvergüenza lo apoya, lo obedece, lo llama su papa!

Un hombre que no sabe enfrentarse a la persona que no quiere hacer la paz con él. Respeta a esa persona porque «tiene dentro de sí, no digo odio, sino un sentimiento contra mí… ¡Respetar!». Bergoglio respeta las ideas de los demás, sus sentimientos, sus vidas. Está abierto a los pensamientos de los demás, pero no los combate. No es capaz de juzgarlos. Los respeta. «No condenar nunca». Es la idea propia del fariseo, del hipócrita. Sabe que el otro le hace daño, pero lo respeta, le da una sonrisa; lo mira mal, pero le sigue respetando. «Yo también puedo hacer los mismos errores que ha hecho él». Yo también puedo tener ese sentimiento de no querer la paz. Hay que ayudar al otro respetándolo, no juzgándolo. No hay que apartarse de él. No hay que olvidarlo. No le pone un camino de justicia. No le hace sufrir. Lo respeta. Esto es propio de gente comodona, que sólo vive buscando su falsa paz, pero que no es capaz de poner un camino de justicia a aquellos que no quieren la paz. Es el quietismo propio de su confianza en Dios. Yo te respeto, que Dios arregle el asunto.

«Todos somos iguales –todos- , pero cuando no se reconoce esta verdad, cuando no se reconoce esta igualdad…esa sociedad es injusta». El pensamiento propio de un masón, que respeta la maldad que otro hace, pero que no la combate, no la juzga porque «todos tenemos los mismos derechos». Tienes el derecho de no buscar la paz conmigo. Te respeto. Eres igual a mí. Y aquel que no reconozca esto, aquel que meta en la cárcel al que adultera, al que roba, al que mata, entonces es injusto. Todos somos iguales. Aquella sociedad que no considere a los hombres como iguales, con derechos, entonces no es justa. Tienes derecho a pelearte, a equivocarte, a matar. Y el otro tiene obligación de saber perdonarte. Porque «todos somos iguales».

La idea masónica de ser dioses. Cada hombre es dios para sí mismo. Y todo está en saber vivir con los demás hombres, que también son dioses para sí mismos.

Y esta es la falsa justicia que predica este hombre: «donde no existe la justicia, no hay paz». Donde no existe una sociedad en la que todos somos iguales, con los mismos derechos, entonces no hay paz.

Y esta frase «donde no existe la justicia, no hay paz», fue coreada por los niños como si fuera un mantra.

¿Qué tiene en la cabeza este hombre?

Un gran desvarío mental. Una gran locura.

«Si oso alzar la voz contra los abusos, intentan cerrarme la boca con el pretexto de que yo, simple monje, no debo juzgar a los Obispos. Pero entonces, ¡ciérrenme también los ojos, para que no vea más lo que se me prohíbe denunciar!» (San Bernardo).

No se puede uno quedar callado ante las barbaridades de este hombre, porque «no todos los Obispos son Obispos. Piensa en Pedro, pero también piensa en Judas» (San Jerónimo).

Bergoglio no es Obispo. Y mucho menos Papa. Es sólo un lobo vestido de oveja que ha abierto a los enemigos de Dios las puertas de la Iglesia. Roma caerá en la más profunda apostasía de todos los tiempos, porque los católicos no quieren defender la Iglesia de Cristo de los herejes que la gobiernan. Se dedican a reunir firmas para que el hereje no cambie la doctrina. Eso es como pedirle al jefe de ISIS que no mate más personas. Una petición absurda porque se niegan a ver lo que es Bergoglio. Han quedado ciegos para siempre.

La filosofía del género

z0

«Nunca creyeron los reyes de la tierra, ni cuantos habitan en el mundo, que entraría el Enemigo, el Adversario, por las puertas de Jerusalén» (Lm 4, 12).

Ahí está, el enemigo de Cristo y de la Iglesia, Bergoglio, sentado en la Silla que no es suya, que no le pertenece por derecho divino.

El Adversario de Cristo ha puesto su hombre para gobernar la Iglesia, que es sólo de Cristo, que no le pertenece ni al hombre ni al demonio.

Bergoglio destruye la verdad en su gobierno en la Iglesia. Y la destruye, no con su inteligencia, sino con su voluntad: con un poder humano, dado a él sólo por un tiempo.

Las personas no se convierten por las palabras de Bergoglio, sino por sus obras. Bergoglio no habla con autoridad porque no tiene inteligencia: no sabe llegar al hombre con la inteligencia. Sabe llegar al hombre con el sentimiento, con la voluntad, con las obras.

Sus obras revelan su pecado: son obras en contra de la voluntad de Dios. Obras que gustan al mundo, porque Bergoglio es del mundo. Bergoglio ama al mundo y lo que hay en el mundo. No puede no amarlo, porque en el corazón de Bergoglio no está el amor de Dios.

En Bergoglio sólo está el orgullo de la vida: él quiere su vida de pecado. Y es lo que muestra a todos en la Iglesia: no se corta a la hora de hablar o de hacer algo que vaya en contra de una ley divina; en él la concupiscencia de los ojos: su mente sólo se fija en la inteligencia que mata, que busca la mentira, que oscurece la verdad, que aniquila toda ley de Dios; y en él se encuentra la concupiscencia de la carne: sólo vive para agradar a los hombres en su carne, en su vida material, en sus conquistas humanas.

«Y el mundo pasa»: Y Bergoglio se acaba, no es eterno, no permanece en la Iglesia, porque no obra la Voluntad de Dios:

«Santificaos y sed santos, porque Yo soy Yavé, vuestro Dios. Guardad mis leyes y practicadlas» (Lev 20, 7).

Bergoglio nunca enseña a cumplir con los mandamientos de Dios. Nunca habla de la ley natural; nunca pone al alma en la ley de la gracia. No sabe lo que es la ley del Espíritu. No sabe ni hacer Iglesia ni ser Iglesia.

Bergoglio apoya la filosofía del género. Le dijo a la lesbiana Diego Neria, que fue con su pareja al Vaticano:

«¡Claro que eres hijo de la Iglesia!’ ‘Dios quiere a todos sus hijos. Te acepta como eres’, y por eso la Iglesia te quiere y te acepta como eres» (ver texto)

Esta lesbiana vio las puertas abiertas con Bergoglio:

«Ha salido de él. Vi sus brazos muy abiertos en arropar a todo el mundo y a gente en desigualdad. Unos brazos demasiado abiertos. Y la forma que tenía de hablar y de transmitir era de absoluta bondad».

Con Bergoglio se ha sentido arropada; con Benedicto se sintió discriminada y apartada:

«Pero no he dejado de sentirme católico, apostólico y romano por ello. Cuando naces y te educas en la religión católica, no la pierdes por muy mal que lo pases. Estaba dolido, pero mi base era fuerte».

El Papa Benedicto XVI predicaba la verdad, que no gustaba a este transexual:

«no a filosofías como la del gender» (19 de enero del 2013).

Esta persona transexual es como todo homosexual: «mi base era fuerte». No creen en lo que son: son hombres (tienen una naturaleza humana). Y no creen en Dios: Dios los ha hecho así: hombres. Y, por no creer en estas dos cosas, no pueden creer en el demonio: están poseídos por el demonio.

Todo homosexual y toda lesbiana tienen una posesión demoníaca en sus cuerpos, que los lleva a vivir en contra de la verdad de su naturaleza humana y de la Voluntad de Dios sobre su vida. No son enfermos, son poseídos del demonio. Más que enfermos.

Y ese ir en contra de la verdad los hace escalar la cumbre de la soberbia: hacerse dioses a sí mismos. Y, por lo tanto, ver en los otros, en los que le ayudan a vivir como piensan, a otros dioses:

«Solo puedo decir que (Bergoglio) es un dios, es el más digno representante de Jesús de Nazaret».

Es el precio a pagar por su gran pecado de blasfemia contra el Espíritu Santo. ¡Quedan ciegos para la verdad!

«Lo que con frecuencia se expresa y entiende con el término “gender“, se reduce en definitiva a la auto-emancipación del hombre de la creación y del Creador. El hombre quiere hacerse por sí solo y disponer siempre y exclusivamente por sí solo de lo que le atañe. Pero de este modo vive contra la verdad, vive contra el Espíritu creador» (21 de diciembre del 2008)

La persona homosexual vive contra la verdad de lo que es en su ser humano. Vive oponiéndose a esa verdad de su naturaleza. Y vive contra Dios, que lo ha creado en esa naturaleza.

La homosexualidad es la manipulación del hombre, que busca ser libre para hacer su vida, sin depender ni de Dios ni de su naturaleza humana.

Es la búsqueda de una libertad que no existe en su ser humano, en su esencia, sino que la crea él mismo en su inteligencia.

En el hombre está «inscrito un mensaje que no significa contradicción de nuestra libertad, sino su condición» (Ib). En la naturaleza humana, está la libertad que le lleva a obrar conforme a lo que es en sí mismo.

Para eso es la libertad: para obrar la naturaleza del hombre. Para poner en obra todo lo que el hombre encuentra en su ser de hombre.

Y la libertad no tiene otra función que ésta. No existe una libertad para ir en contra de la propia naturaleza humana. No existe esa libertad natural. No está inscrita en el ser del hombre. El hombre la tiene que crear él mismo. Pero es una creación sólo en su mente, que no se da en la realidad de la vida, de las cosas.: es un ideal que es imposible de vivir en la realidad. Para vivirlo hay que imponerlo a los demás: hay que someter a los demás a los dictados de la propia razón humana. Por eso, los gobiernos hacen leyes abominables a Dios y a los propios hombres. Leyes que no se pueden seguir, porque son una ruptura con todo el orden de la Creación. Por esas leyes abominables, la Creación se parece a otra Sodoma y Gomorra.

Un hombre nace hombre; una mujer nace mujer. Y se es libre para eso: para ser hombre o para ser mujer.

Y todo aquello que contradiga esta libertad en la naturaleza humana es una cosa abominable:

«Si uno se acuesta con otro como se hace con mujer, ambos hacen una cosa abominable» (Lv 20, 13).

Ni el hombre ha nacido para acostarse con otro hombre; ni la mujer está hecha para estar con otra mujer.

No se es libre para ser homosexual o lesbiana. Dios no da la libertad para pecar, para obrar algo moralmente malo.

El pecado siempre es esclavitud, nunca señala libertad. El pecado nunca es camino para ser libre. Sólo la Voluntad de Dios hace caminar al hombre en la libertad del Espíritu.

Quien vive en el pecado, vive imponiendo su propio pensamiento, que le lleva a hacer una obra en contra de sí mismo, en contra de la humanidad y en contra de la misma Creación.

En todo pecado, el hombre se destruye a sí mismo, se hace un mal en sí mismo. Y destruye todo lo demás. El pecado siempre se irradia, como la santidad, pero en opuesto camino.

Su mente soberbia le lleva a obrar algo que, en lo exterior, parece inofensivo, pero que en lo interior, desgarra al alma y al corazón.

Lo que está en la naturaleza humana no es contradictorio con la libertad, sino su condición: es lo que necesita la libertad para poder ejercer su dominio en el hombre.

El hombre domina cuando es libre, cuando ejerce el poder de su libertad. Y lo hace en su naturaleza humana. Quien quiera ser libre fuera de su naturaleza humana obra algo abominable.

El hombre está sometido cuando se esclaviza a algo, cuando otro anula su poder de ser como es: hombre en su naturaleza humana.

El pecado siempre saca al hombre de su ser de hombre. Siempre. El que obra el pecado es dominado en su libertad, e infiere a su naturaleza humana una llaga maligna, que debe ser curada para que el hombre pueda vivir, no sólo espiritual, sino humanamente.

El hombre, pecando, quiere auto-emanciparse: quiere salir de donde está, de su ser de hombre. Este es el anhelo de todo hombre que nace en el pecado original.

Viene a un cuerpo y se encuentra encerrado en ese cuerpo. Y quiere salir, porque comprende que ese no es su cuerpo verdadero.

«Mi cárcel era mi propio cuerpo porque no se correspondía en absoluto con lo que mi alma sentía» (falso hombre, lesbiana, Diego Neria Lejárraga)

Este sentimiento lo tiene todo hombre que viene a este mundo. Las almas espirituales se conforman con la Voluntad de Dios, y con la ayuda de la gracia soportan esta vida, que es sólo un mal rato en una mala posada.

El pecado original dividió al hombre. Por eso, todo hombre experimenta estas angustias. Y de esta división, se vale el demonio para incentivar en los hombres la homosexualidad y el lesbianismo.

Todo hombre que no ha comprendido lo que es el pecado original, que niega el pecado en su vida, que niega al demonio como un ser superior a él, termina en esta abominación de su naturaleza humana.

¿Qué es eso abominable?

Que el hombre se recree a sí mismo:

«El hombre niega tener una naturaleza preconstituida por su corporeidad, que caracteriza al ser humano. Niega la propia naturaleza y decide que esta no se le ha dado como hecho preestablecido, sino que es él mismo quien se la debe crear» (21 de diciembre del 2012).

¡Algo abominable! Negar la propia naturaleza humana: es el pecado de Lucifer para conseguir un ideal: ser dios, no en la esencia, sino en su mente.

Todo homosexual se hace dios a sí mismo: él mismo se crea, se recrea. Él mismo decide su naturaleza humana.

El hombre rechaza que está atado a su naturaleza humana: quiere desligarse de esa atadura para realizarse él mismo, sin necesidad ni de la ley natural ni de su libertad natural.

«el hombre quiere ser absolutus, libre de todo vínculo y de toda constitución natural. Pretende ser independiente y piensa que sólo en la afirmación de sí está su felicidad» (19 de enero del 2013).

Sólo en la afirmación de sí, el hombre pretende alcanzar la felicidad. Sólo en su yo; sólo en su persona. Su orgullo le hace levantarse en contra de su propia naturaleza humana.

Esta es la nueva filosofía de la sexualidad, que cabalga por todo el mundo: el hombre no se nace, se hace; la mujer no se nace, se hace.

Hay que ir en busca de la felicidad que no se encuentra en el propio cuerpo. El cuerpo es una cárcel donde no es posible ser feliz.

Todo homosexual tiene que juzgar a Dios por haberle encerrado en esa cárcel, y no haber puesto un camino para ser feliz.

«Según esta filosofía, el sexo ya no es un dato originario de la naturaleza, que el hombre debe aceptar y llenar personalmente de sentido, sino un papel social del que se decide autónomamente, mientras que hasta ahora era la sociedad la que decidía» (Ib).

Es un papel social. El sexo ya no es de la naturaleza humana, no es de la persona, sino que es un objeto de la sociedad.

El homosexual no tiene fuerza si no está amparado por una estructura social, por una autoridad humana.

Por sí mismo, ningún hombre puede vivir solo en esta vida. Siempre el hombre necesita de algo o de alguien para vivir. Y esto sólo por el pecado original, que mató al hombre en su ser sólo para Dios.

Dios creó al hombre sólo para Él, para que el hombre hiciera una obra divina, que era llevar hijos al Cielo: engendrarlos para el Cielo. Eso fue todo el plan original de Dios con el hombre y con la mujer.

Cuando Dios crea a los seres espirituales, los crea todos al mismo tiempo. Todos a la vez. No hay una generación espiritual ni entre los ángeles ni entre los demonios. Su creación es su misión: son seres para Dios, no para lo creado.

El hombre es un ser para lo creado, no sólo para Dios. Por eso, tiene la misión de engendrar hijos y de llevarlos al Cielo. El hombre vive para un hijo, no sólo para Dios.

Por eso, muy pocos han comprendido lo que es la vida sexual. El sexo define a toda la persona humana en su naturaleza. Sin sexo, la persona no puede existir. Dios ha creado al hombre con un sexo, con un fin en su sexo: engendrar hijos para Dios. De esa manera, el hombre sirve a Dios. Sólo así el hombre es sólo de Dios.

El ángel sólo ha sido creado para servir a Dios, no para tener hijos, no para administrar una creación divina.

Todo hombre sirve a Dios con su sexo. Por eso, todo hombre tiene que preguntarse qué Dios quiere con su sexo. Este es el sentido de la vida de cualquier hombre.

Un homosexual, una lesbiana, no se pregunta esto. Viven en la angustia de su sexo, de su naturaleza humana. No están conformes con lo que son en su ser natural. Están peleando consigo mismos, odiándose a sí mismo porque nacieron así y quieren ser de otra manera.

Un homosexual, para salir de esta angustia vital, necesita una estructura, una legislación, un poder humano, que lo apoye.

Por eso, hoy día todos los gobiernos se han hecho fuertes en el campo homosexual. Y es un gran peligro:

«las políticas que suponen un ataque a la familia amenazan la dignidad humana y el porvenir mismo de la humanidad» (9 de enero del 2012).

El matrimonio homosexual destruye toda la dignidad de la persona humana, la familia y el porvenir de todo hombre. Son una amenaza para todo lo creado.

«Se trata en efecto de una corriente negativa para el hombre, aunque se enmascare de buenos sentimientos con vistas a un presunto progreso o a presuntos derechos, o a un presunto humanismo» (Ib).

Lo que hoy día se legisla en todas los gobiernos es que Dios no ha creado al ser humano como varón o mujer, sino que es la sociedad la que tiene que determinar lo que es el ser humano.

El poder social destruye la familia, el matrimonio de hombre y de mujer. Todos los gobiernos del mundo están destruyendo la creación de Dios en el hombre y en la mujer. Están recreando un hombre y una mujer nuevos, que les sirva a ellos para su propia idolatría.

«Hombre y mujer como realidad de la creación, como naturaleza de la persona humana, ya no existen. El hombre niega su propia naturaleza. Ahora él es sólo espíritu y voluntad». (21 de diciembre del 2012).

Ya el hombre no es hombre: no es ni varón ni mujer. Es un alma, es un espíritu, que elige el cuerpo que quiere para su vida.

Este es el pensamiento diabólico que está en todas partes: el hombre quiere ser como Dios: espíritu. Le molesta su cuerpo. Y, por eso, decide determinar lo que es con su cuerpo. Y tiene que manipular toda la naturaleza del hombre.

Por lo tanto, tiene que rechazar el matrimonio como un vínculo con otra persona: un vínculo en la naturaleza humana. Y sólo puede ver el matrimonio como la autorrealización de su propio yo, sin atarse a nada ni a nadie. Si el otro comparte su vida es sólo como un objeto que le ayuda para conseguir su fin.

Y, por eso:

«La manipulación de la naturaleza, que hoy deploramos por lo que se refiere al medio ambiente, se convierte aquí en la opción de fondo del hombre respecto a sí mismo. En la actualidad, existe sólo el hombre en abstracto, que después elije para sí mismo, autónomamente, una u otra cosa como naturaleza suya» (Ib).

Todos hablan de que el hombre está corrompiendo la Creación con sus progresos, con sus ciencias, con sus técnicas humanas. Y es sólo hablar para no quedarse callado.

Los gobiernos de todo el mundo están manipulando al hombre con leyes para implantar la filosofía del género. Y eso es lo que destruye al hombre mismo. No es la contaminación del medio ambiente, no son las economías que ponen al hombre al borde de una guerra mundial.

Es el mismo hombre el que se aborrece a sí mismo. Es el mismo hombre el que ya no quiere seguir siendo hombre. Sólo se ha inventado un abstracto de hombre: una pintura que, por más que se la vea, se la estudie, no se puede comprender.

No hay quien comprenda a un homosexual ni a una lesbiana, porque no quieren ser ni hombres ni mujeres. Quieren elegir su propia especie, su propia naturaleza, su propia existencia humana.

¡Es una abominación!

«Se niega a hombres y mujeres su exigencia creacional de ser formas de la persona humana que se integran mutuamente» (Ib).

Esto es lo que hacen las leyes abominables del género: negar que el hombre sea hombre, y que la mujer sea mujer. Y, de esa manera, no se pueden integrar en la sociedad natural. El hombre ya no es para unirse a una mujer. El hombre no encuentra su camino dentro de la mujer. Y la mujer no es para ser de un hombre. La mujer no planifica la vida para un hombre. Y, por lo tanto, hay que inventarse una sociedad para ellos, para el nuevo hombre y la nueva mujer: un gobierno mundial, un estado mundial. En donde ya la familia no puede tener cabida, porque:

«si no existe la dualidad de hombre y mujer como dato de la creación, entonces tampoco existe la familia como realidad preestablecida por la creación» (Ib).

Están todos los gobiernos confabulados en contra de la familia que Dios quiere, para implantar la familia que la sociedad busca en su afán de una vida feliz, que le resuelva el destino que su alma no entiende en su cuerpo.

El matrimonio no ha sido creado por Dios, sino que se lo inventa cada sociedad, cada cultura, cada estructura religiosa.

Y eso supone ir en contra de los hijos. Si cada hombre y cada mujer decide lo que es en su naturaleza humana, entonces los hijos son sólo un objeto a buscar, pero no un deseo de la naturaleza humana. No son un amor en la vida, sino un uso que se da para el bien de la sociedad.

Se buscan si van a ser útiles para la sociedad. No se buscan si son un tropiezo para el medio ambiente y para la felicidad, que todo hombre persigue en su autorrealización de su yo.

«Allí donde la libertad de hacer se convierte en libertad de hacerse por uno mismo, se llega necesariamente a negar al Creador mismo y, con ello, también el hombre como criatura de Dios, como imagen de Dios, queda finalmente degradado en la esencia de su ser» (Ib).

La homosexualidad es la degradación del hombre en su esencia. Por eso, dice San Pedro Damián, en su liber gomorrhianus, cap. XVI:

«Este vicio, sin duda, no puede compararse en modo alguno con ningún otro, pues a todos los supera enormemente…Esta peste expulsa el fundamento de la fe, absorbe las fuerzas de la esperanza, destruye el vínculo de la caridad, elimina la justicia, abate el vigor, retira la temperancia, mina el fundamento de la prudencia… El que es devorado por los ensangrentados colmillos de esta famélica bestia, es mantenido lejos, como por cadenas, de cualquier obra buena, y es instigado sin freno que lo contenga, por el precipicio de la más infame perversión. En cuanto se cae en este abismo de total perdición, se lleva a efecto el ser desterrado de la patria celeste, ser separado del Cuerpo de Cristo, rechazados por la autoridad de toda la Iglesia, condenados por el juicio de los Santos Padres, expulsados de la compañía de los ciudadanos de la ciudad celeste. El cielo se vuelve como de hierro, la tierra de bronce: ni se puede ascender a aquél, pues se está lastrado por el peso de crimen, ni sobre aquella podrá por mucho tiempo ocultar sus maldades en el escondrijo de la ignorancia. Ni podrá gozar aquí cuando está vivo, ni siquiera esperar en la otra vida cuando muera, porque ahora deberá soportar el oprobio del escarnio de los hombres y después los tormentos de la condenación eterna».

El hombre y la mujer son bellos porque hacen, en su naturaleza humana, lo que Dios les ha puesto:

«el no a filosofías como la del gender se motiva en que la reciprocidad entre lo masculino y lo femenino es expresión de la belleza de la naturaleza querida por el Creador» (19 de enero del 2013).

Todo homosexual que quiera salir de su pecado, sólo tiene que ser él mismo en su ser de hombre. Tiene que poner su vida en la penitencia de su pecado:

«Pero el hombre sólo logra ser él mismo en la entrega de sí mismo, y sólo abriéndose al otro, a los otros, a los hijos, a la familia; sólo dejándose plasmar en el sufrimiento, descubre la amplitud de ser persona humana » (21 de diciembre del 2012).

border560x1verde

Las blasfemias de Bergoglio en su herético mensaje para la jornada de la paz

1904034-2560x1600-[DesktopNexus.com]

«del deseo de una vida plena… forma parte un anhelo indeleble de fraternidad, que nos invita a la comunión con los otros, en los que encontramos no enemigos o contrincantes, sino hermanos a los que acoger y querer» (1 de enero del 2014).

Aquí, Bergoglio, está desarrollando la idea herética de la ecología, que nace de la concepción errada que tiene de la fe en Dios creador; una concepción desde la “horizontalidad”, no desde la verticalidad: como todos somos hijos de Dios, entonces todos somos hermanos entre sí; todos habitamos en la misma casa del Padre, en la creación, en el universo. Consecuencia: se da una gran intimidad, una gran cercanía con todas las cosas.

Es decir, que el hombre es un ser en el mundo con todas las cosas. Y, por lo tanto, el hombre se une, se casa, hace un matrimonio con todo el universo, está en relación, interactúa, dialoga con todos los seres vivientes, con todo lo que existe, aunque no sea un ser viviente. Todos se convierten en hermanos, no sólo de sangre, sino de alma, de mente, de espíritu.

Adán y Eva «concibieron la primera fraternidad, la de Caín y Abel. Caín y Abel eran hermanos, porque vienen del mismo vientre, y por lo tanto tienen el mismo origen, naturaleza y dignidad de sus padres, creados a imagen y semejanza de Dios» (8 de diciembre del 2014).

Bergoglio no puede entender el pecado de Adán y, por lo tanto, concibe lo que sucedió en el Paraíso desde la fraternidad, no desde el pecado, no desde el mal, no desde la verdad revelada: concibieron la primera fraternidad. No puede hablar de que Adán y Eva concibieron el primer hijo en pecado. Anula esta verdad para poner su mentira, su fraternidad.

El mal, para Bergoglio, va a estar en el hombre, no en la acción del demonio en el hombre. El mal no tiene una raíz espiritual en Bergoglio y, por eso, dice: «el pecado no es una mancha en el alma que tengo que quitar». No es algo que el demonio ha puesto en mí; sino algo que ha hecho el hombre y que se resuelve sólo por caminos humanos, por su falso misticismo: la fraternidad.

«El asesinato de Abel por parte de Caín deja constancia trágicamente del rechazo radical de la vocación a ser hermanos. Su historia pone en evidencia la dificultad de la tarea a la que están llamados todos los hombres, vivir unidos, preocupándose los unos de los otros» (1 de enero del 2014). El mal de Caín es un problema humano, fraternal, no espiritual. Bergoglio ha puesto la vocación a ser hermanos como la misión de todo hombre cuando nace. Ése es su mayúsculo error en su enseñanza.

Dios crea al hombre para ser hijo de Dios: le da una vocación divina. No le ofrece una fraternidad, sino la participación en el ser divino: el hombre es Dios por participación. Esta es la vocación sublime de todo hombre, que Bergoglio se carga de manera absoluta.

Y porque el hombre es hijo de Dios, por eso, el demonio le acecha para poner en la naturaleza humana su obra demoníaca, que es lo que hizo con Adán. Y, por tanto, Adán engendró a un demonio: Caín. Y el pecado de Caín es la obra del demonio en Caín: es una obra espiritual. Caín mata a Abel porque éste tiene el sello de Dios, del cual carecía Caín. No lo mata porque rechaza la vocación de hermano. Caín carecía de esta vocación.

Pero Bergoglio está a lo suyo: en su clara herejía, en su nefasta apostasía de la fe.

Por eso, dice: Caín y Abel creados a imagen y semejanza de Dios. Bergoglio no comprende que al pecar Adán, la gracia, la vida sobrenatural, la semejanza con Dios se pierde. No lo comprende porque ha anulado el concepto de pecado, como dogma, como verdad revelada.  Ni Caín ni Abel fueron engendrados en la semejanza de Dios, porque no hay gracia. Caín y Abel fueron engendrados en el pecado original. Tienen un mismo padre, pero diferente madre. Esto Bergoglio no lo puede enseñar porque no cree en el Paraíso, en las palabras reveladas, sino que las interpreta a su manera. Para él, el génesis es un cuento de hadas, no la realidad de la vida sobrenatural.

Bergoglio sólo está en su idea ecológica: la fraternidad.

El hombre existe en un universo y, por tanto, coexiste con todo lo demás, se une a todo lo demás, se relaciona con todo lo demás, con una necesidad absoluta, como algo inscrito en su ser, que está por encima, incluso de su libertad como hombre: es como un imperativo de ser del universo, de encajar en el universo, de relacionarse con todo el universo, de ser hermano de todos. Es el falso misticismo propio de Bergoglio: quiere abarcar en su mente la totalidad de las cosas, unidas entre sí de una manera mágica, cósmica, universal, fraternal.

Por eso, habla de que la vida plena necesita de un anhelo indeleble de fraternidad: es el amor al hombre puesto por encima del amor a Dios.

La plenitud de la vida sólo es posible en el anhelo infinito de Dios: si el alma no desea lo divino, de una manera indeleble, no puede amar al hombre, al prójimo, a la creación.

Pero Bergoglio dice: «Así, la conversión a Cristo, el comienzo de una vida de discipulado en Cristo, constituye un nuevo nacimiento que regenera la fraternidad como vínculo fundante de la vida familiar y base de la vida social» (8 de diciembre del 2014). Lo que funda la vida familiar y social es el amor fraterno, no el amor de Dios, no la ley eterna, no la ley natural. Por eso, habla de una conversión totalmente contraria a la que enseña san Pablo en su carta a los Corintios. Habla de que la persona se convierte para una fraternidad: regenera la fraternidad. Es su idea herética de la ecología: como todos somos hijos de Dios, entonces todos somos hermanos. Anula la conversión para ser hijo de Dios. Quien se convierte a Cristo, recibe la gracia que le regenera en un hombre nuevo: el ser hijo de Dios. Bergoglio se carga la gracia, anula el amor de Dios, y se pone por encima de toda ley natural, divina y de la gracia.

Bergoglio tuerce el concepto de hermano que san Francisco utiliza en sus obras. Para San Francisco de Asís todo hombre es hermano porque tiene una naturaleza humana. Somos hermanos porque poseemos una naturaleza humana: ése es el sentido del amor al prójimo, que enseña Jesús en Su Evangelio: ama al prójimo como a ti mismo. Se ama al otro porque cada hombre ama su naturaleza humana. Es la ley natural. Amo al otro porque amo su naturaleza humana, que es también la mía, aunque en otro cuerpo, con otra alma, guiada por otra persona.

Por ley natural, los hombres se aman a sí mismos y, por tanto, aman a todo hombre que tenga una naturaleza humana como se tiene en sí mismo. Esto, tan sencillo, lo tuerce Bergoglio.

Hay que amar al otro porque no encontramos enemigos, contrincantes: «en los que encontramos no enemigos o contrincantes». Y esto es una gran mentira. Hay que amar al otro porque es hombre, porque tiene una naturaleza humana. Pero en el otro, no se puede amar lo que nos hace enemigos: su pecado. Se ama al pecador, pero se odia su pecado, se aleja uno de su pecado, se pone un muro entre su pecado y la vida de uno.

El hombre, para amar en la verdad a sus semejantes, tiene que juzgar el pecado del otro y darle al otro lo que se merece, lo que el otro busca en su misma vida de hombre: una justicia para su pecado. Esto es lo que anula Bergoglio, por estar en su idea ecológica, que es un falso misticismo, es un panenteísmo y es la concepción masónica de la vida del hombre: la falsa tolerancia.

No se puede acoger el pecado, el error del prójimo, que es lo que quiere Bergoglio: «hermanos a los que acoger y querer». No se puede querer la herejía, el pecado, la mentira, el error de una persona. No se puede tolerar que las personas vivan sus vidas engañando con sus mentes a los demás, como hace Bergoglio. No es digno de un Obispo ser mentiroso. No hay respeto a un Obispo que miente cada día en la Iglesia. No hay obediencia a la mente de un Obispo que se ha pervertido por estar fornicando con la mente de todos los hombres, que viven en el error de sus vidas.

Esto es lo que muchos católicos todavía no han comprendido de Bergoglio: le siguen obedeciendo. Pero, ¿a qué le obedecen? ¿A su sonrisa? ¿A su cara bonita?

La obediencia en la Iglesia es a la Jerarquía que da, que enseña, que guía, en la Verdad. Bergoglio no da, ni enseña ni guía en la verdad. Entonces, ¿por qué los católicos viven un disparate en la Iglesia al someterse a un hombre que no vale para nada en la vida eclesial, que no es camino para salvar el alma ni para santificarla? ¿Por qué?

Porque los católicos, que obedecen a Bergoglio y a toda la Jerarquía que se somete a ese charlatán, son como Bergoglio: no tienen fe católica, no son de la Iglesia Católica, no sirven para ser Iglesia, para obrar en la Iglesia la verdad de la doctrina de Cristo.

«En la historia de los orígenes de la familia humana, el pecado de la separación de Dios, de la figura del padre y del hermano, se convierte en una expresión del rechazo de la comunión traduciéndose en la cultura de la esclavitud (cf. Gn 9, 25-27), con las consecuencias que ello conlleva y que se perpetúan de generación en generación: rechazo del otro, maltrato de las personas, violación de la dignidad y los derechos fundamentales, la institucionalización de la desigualdad» (8 de diciembre del 2014).

Fíjense el disparate que dice este hombre, este necio que cuando habla da la verdad de lo que es: un demonio.

Bergoglio no comprende la maldición de Noé y llama a todo eso: cultura de la esclavitud. Ha anulado la obra de expiación del pecado que esa maldición conlleva, pero que Bergoglio no puede verla, como no ve la maldición que hace Dios de la creación cuando Adán peca.

El problema del hombre actual, lo que se ha transmitido de generación en generación es esa cultura de la esclavitud. Anula el pecado en la generación del hombre. Todo hombre –para Bergoglio-  nace santo; es la vida, las circunstancias, esa tara de esa cultura de la esclavitud que arrastra la sociedad, el mal en el hombre y en el mundo.

¿Han captado el disparate? El pecado no es un dogma, no es una verdad revelada en el Paraíso, que tiene una raíz espiritual y, por lo tanto, unas consecuencia espirituales para todo hombre, que se transmite de generación en generación, sino que es un asunto humano, de culturas: es la cultura de la esclavitud. Y sobre esta base herética, totalmente contraria a la verdad que Dios ha revelado, construye su mensaje de la paz diciendo que todos somos hermanos y que nadie es esclavo.

¿Ven la estupidez de este hombre? ¿Todavía no la ven?

Así está la Iglesia: llena de estúpidos como Bergoglio.

Un hombre estúpido es el que dice esto: «El que escucha el evangelio, y responde a la llamada a la conversión, llega a ser en Jesús «hermano y hermana, y madre» (Mt 12, 50)» (Ib.).

¡Pero qué estúpido que es Bergoglio que pone la cita y da una idiotez de interpretación! ¡No seas estúpido! ¡No cites el Evangelio para después dar tu mentira! ¡Bergoglio mismo se condena en sus mismas palabras!

¿Qué dice Mt 12, 50? «He aquí mi madre y mis hermanos. Pues todo aquel que hiciere la Voluntad de mi Padre, que está en los Cielos, ése es mi hermano, y mi hermana y mi madre». Hay que hacer la Voluntad del Padre para ser hermano de Cristo. No hay que escuchar el Evangelio. Hay tantos hombres que escuchan la Palabra de Dios y después hacen sus propias voluntades humanas, que no pueden ser hermanos de Cristo, aunque crean en Cristo.

Hay que cumplir con la Voluntad de Dios, no hay que responder a la llamada de la conversión. Dios llama a las almas a convertirse, a salir de su vida de pecado.  Pero una vez que el hombre sale, se convierte, tiene que aprender a hacer la Voluntad de Dios. Y si no aprende eso, vuelve a su pecado.

Bergoglio nunca habla de la Voluntad de Dios. Ya lo ven cuando cita este pasaje. No declara el pasaje como es, no puede hablar de la Voluntad del Padre, porque no cree en Dios Padre. Bergoglio cree en su concepto de Dios, en su concepto de Dios creador, en su concepto de Dios Padre. Pero Bergoglio no cree en el Padre como el que engendra a Su Hijo en Su Voluntad. Esto no le entra en cabeza; él no puede entrar en el Misterio de la Santísima Trinidad porque no cree en ese dogma: «No creo en un Dios Católico». Entonces, ¿qué haces en la Iglesia Católica? ¿Para qué estás sentado en la Silla de Pedro? Para destruir la Iglesia Católica, la fe católica en las almas con su palabra barata, rastrera y blasfema, que es lo que hace cada día. Y muchos católicos, muchos teólogos ni se han enterado –todavía- de esta destrucción.

Al torcer el Evangelio de Mateo, le sale otra herejía, que es una clara blasfemia contra el Espíritu Santo:

«No se llega a ser cristiano, hijo del Padre y hermano en Cristo, por una disposición divina autoritativa, sin el concurso de la libertad personal, es decir, sin convertirse libremente a Cristo. El ser hijo de Dios responde al imperativo de la conversión: «Convertíos y sea bautizado cada uno de vosotros en el nombre de Jesús, el Mesías, para perdón de vuestros pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo» (Hch 2, 38)» (Ib.).

El imperativo de la conversión: esto es Hegel.

Eres hijo de Dios por el imperativo de la conversión. No eres hijo de Dios por gracia y por libertad. Este Misterio, el de la gracia y la libertad, queda anulado en Bergoglio.

Bergoglio no comprende la conversión del hombre: El hombre se convierte por una gracia divina, que le toca en su corazón y que le abre para responder a esa gracia. El hombre, en su libertad, responde o no responde a esa gracia. Esa gracia es un don de Dios, que el hombre no se merece. Esa gracia no es una exigencia de Dios, no es una disposición autoritativa de Dios, porque Dios no impone nada. Dios lo regala todo.

El hombre, en su libertad, responde o no a Dios, a ese regalo divino. Y responde libremente, no por imperativo. En la libertad, el hombre no está coaccionado: es libre. Nada ni nadie le impera. La conversión no le impera para convertirse, para elegir. El hombre elige sin imperativo, sin coacción. Si hay imperativo, si la conversión es un imperativo, entonces el hombre no es libre.

Es lo que está diciendo Bergoglio: se es hijo de Dios por imperativo de la conversión. Es decir, no eres libre en tu conversión. Esto es el imperativo de la razón de Hegel: el hombre hace las cosas por imperativo de su razón, con la coacción de su razón. No puede quitarse la razón para ejercer su libertad. Es una libertad impuesta por la razón, que no es libertad. Esto es una gran blasfemia contra el Espíritu Santo, porque Dios ha creado a todos los hombres libres. Y en su conversión, los hombres siguen siendo libres. No existe el imperativo de la conversión.

En este planteamiento de su falso misticismo, de su falsa fraternidad, de cargarse todo el dogma, tiene que decir otra herejía:

«Todo esto demuestra cómo la Buena Nueva de Jesucristo… también es capaz de redimir las relaciones entre los hombres, incluida aquella entre un esclavo y su amo, destacando lo que ambos tienen en común: la filiación adoptiva y el vínculo de fraternidad en Cristo. El mismo Jesús dijo a sus discípulos: «Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; a vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer» (Jn 15, 15)».

Jesús ha redimido la esclavitud, la cultura de la esclavitud, las relaciones entre un esclavo y su amo. ¡Tamaña barbaridad! ¡Necio discurso de un hombre sediento de la gloria humana! ¡Estúpida cabeza de un loco que se cree superior a todos porque se sienta, en su orgullo, en la Silla de Pedro!

El evangelio, la Buena Nueva, no redime las relaciones entre los hombres. La Palabra de Dios redime las almas de los hombres: las salva del pecado, purifica sus corazones y transforma al alma en otro Cristo. Si el alma imita a Cristo en su vida, si el alma se asimila a Cristo en su vida, si el alma se niega a sí misma en su vida, entonces salva y santifica a los demás hombres, irradia la verdad, el amor de Cristo: obra la santidad en la familia, en el matrimonio, en lo social, en el estado, en la Iglesia.

Los hombres no tienen en común ni la filiación adoptiva ni el vínculo de la fraternidad. Esta es la idea ecológica. Esto es lo principal en la ecología: como somos hijos de Dios, entonces todos somos hermanos. Este es el eje central de toda la herejía de Bergoglio. Y esta idea está en todas sus homilías y escritos. Y esta idea la va a reflejar en ese documento blasfemo que va a sacar, próximamente, sobre la ecología.

Bergoglio, en su blasfemia contra el Espíritu Santo, está construyendo una nueva iglesia, con una nueva doctrina, con un falso cristo, con un falso evangelio, con un falso magisterio. Y los católicos como imbéciles, detrás de este blasfemo. ¡No tienen vergüenza!

El grave problema de la ecología es torcer la Palabra de Dios para expresar el negocio de los hombres. Se apoyan en todos los santos, en el magisterio de la Iglesia, en la Sagrada Escritura, para poner de relieve una grave blasfemia: el hombre, el culto al hombre en la creación.

Para el ecologista no se puede hablar de esclavitud, del dominio de la naturaleza humana, que Dios revela en Su Palabra: «Procread y multiplicaos; y henchid la tierra; sometedla y dominad…» (Gn 1, 28). Este domino, esta esclavitud va en contra de la fraternidad para el que sigue la herejía del ecologismo.

Para el ecologista, el hombre no está por encima de la naturaleza, no la domina, sino que está dentro de la naturaleza: es el panenteísmo: el ser humano está en el mundo y con todas las cosas: la libertad del hombres se realiza en el interior del mundo, no sobre el mundo, no dominando al mundo, sino siendo uno con todas las cosas del mundo.  El mundo, la creación le impera al hombre para obrar con libertad.

Lo que tiene valor es la creación, no el hombre. Es el panenteísmo: Dios crea la creación de sí mismo, no de la nada. Por tanto, toda la creación es divina, sagrada. El hombre es parte de esa creación sagrada, divina, y no puede dominarla, esclavizarla. El hombre es sagrado y, por eso, Bergoglio, predica que la persona humana es sagrada. El hombre, al ser sagrado, se une a la creación, que también es sagrada. No tiene que dominarla, sino establecer relaciones para no dañarla, para no esclavizarla. En esta herejía, que es una blasfemia, del panenteísmo, cabalga toda la ecología.

Y Bergoglio pone, en su blasfemo discurso, una sarta de ejemplos que no tienen nada que ver con la esclavitud, con ninguna cultura de la esclavitud, sino con el pecado de los hombres, en los diferentes países. Para Bergoglio todo es esclavitud: las prostitutas, los emigrantes, los que trabajan de manera ilegal, etc… Pone una serie de ejemplos que sólo muestran una cosa: su comunismo:

«Hoy como ayer, en la raíz de la esclavitud se encuentra una concepción de la persona humana que admite el que pueda ser tratada como un objeto. Cuando el pecado corrompe el corazón humano, y lo aleja de su Creador y de sus semejantes, éstos ya no se ven como seres de la misma dignidad, como hermanos y hermanas en la humanidad, sino como objetos».

La raíz de la esclavitud está en el concepto de la persona humana: Hegel.Todo el problema de los hombres está en la idea, en la mente, dentro de la racionalidad. El culto a la razón del hombre, al lenguaje humano, a la palabra barata y blasfema.

Y, además, es un concepto de la persona en el que se admite el ser tratada como objeto: no existe ese concepto de la persona humana. Ni en teología ni en la filosofía ni en la metafísica. Es un invento de la mente de Bergoglio para destacar una cosa: el bien común.

La raíz de la esclavitud está en el pecado de la persona humana: no está en no ver al otro como hombre, en su dignidad humana. No; está en pecar contra el otro al tratarlo como objeto y, a pesar de que se vea su dignidad humana. No se pierde la visión de la dignidad humana al pecar. Se peca por una maldad, no porque se tenga presente o no el concepto de dignidad humana.

Bergoglio apela a su comunismo: «hermanos y hermanas en la humanidad»: el bien común. Como no buscas el bien común de ser hombre, de tener una naturaleza humana, de respetar al otro porque es una persona humana, porque tiene dignidad, entonces caes en la esclavitud.

Bergoglio niega la propiedad privada, el bien privado de la libertad de cada hombre. El hombre, en su bien privado, en su libertad, elige hacer daño al otro, tratarlo como un objeto, aunque sepa que sea hombre. Siempre la persona comunista ve el bien privado, la propiedad privada, la libertad del hombre como una función social: si quieres ser hombre tienes que hacer un bien común a todos los hombres en la sociedad, en el estado, en la iglesia. Es el comunismo que está fundamentado en el panenteísmo: hay que hacer el bien común porque el hombre, para ser hombre, para ejercer su libertad humana, tiene que estar en el mundo, dialogar con el mundo, ser del mundo, unirse a todo hombre, porque es su hermano, su sagrado hermano.

Y se podría seguir diciendo las herejías que Bergoglio expone en este mensaje para la próxima jornada de la paz, que escribió el día de la Inmaculada. Pero no merece la pena. A nadie le interesa mostrarse ante Bergoglio como enemigo. Todos están tan contentos con este subnormal, que se les cae la baba. Y Bergoglio no es nada en la Iglesia Católica. Nada. Y quien lo tenga por algo, sencillamente escribe, con letras de oro, su misma condenación.

Dejen a Bergoglio en su gran blasfemia, y dedíquense a discernir el camino de la Iglesia, que no está en Roma ni en las Parroquias. No lo tiene la Jerarquía de la Iglesia. Ellos van a salir escaldados de esa falsa iglesia en busca de los católicos verdaderos, que se han dedicado a permanecer en la Verdad, batallando contra todos los hombres, contra todos sus pensamientos y obras en la Iglesia, para seguir siendo Iglesia.

El que es de Cristo no necesita a Bergoglio como Papa. Lo que necesita es dar testimonio de la Verdad a todo aquel que se atreva a dar publicidad a las herejías de un charlatán, que sólo vive para alimentarse de la gloria, del dinero y del poder de los hombres.

Escupan la mente de Bergoglio, porque dentro de ella está toda la blasfemia del demonio para la Iglesia.

¡Ay de aquel que no se atreva a dar una patada a Bergoglio por el falso respeto y la falsa obediencia a un hombre que no se merece ni los buenos días!

¡Es una vergüenza lo que hacen muchos católicos que ven la herejía de Bergoglio y que por un falso amor al hombre lo siguen sosteniendo porque así creen que no hacen mal a la Iglesia! ¡Son ellos los que destruyen la Iglesia sosteniendo, obedeciendo a un hereje como Papa! ¡Ningún Papa es hereje ni puede serlo! ¡Cuántos católicos, y renombrados católicos, desconocen esta verdad! ¡Qué infierno van a tener por estar dando buena y mala publicidad a un hereje!

Bergoglio enseña, como un falso papa, su falsa y herética doctrina

vividor

1. «El Concilio Vaticano II, al presentar la Iglesia a los hombres de nuestro tiempo, tenía bien presente una verdad fundamental, que jamás hay que olvidar: la Iglesia no es una realidad estática, inmóvil, con un fin en sí misma, sino que está continuamente en camino en la historia, hacia la meta última y maravillosa que es el Reino de los cielos, del cual la Iglesia en la tierra es el germen y el inicio» [cf. Conc. ecum. Vat. II, const. dogm. sobre la Iglesia Lumen gentium, 5] (L´Osservatore Romano, n. 48, pág 20 – Audiencia general del miércoles, 26 de noviembre).

Si van a la Lumen Gentium comprobarán que no se dice nada de lo que Bergoglio habla. Allí, el Papa enseña que la Iglesia: «constituye en la tierra el germen y el principio de ese reino. Y, mientras ella paulatinamente va creciendo, anhela simultáneamente el reino consumado y con todas sus fuerzas espera y ansia unirse con su Rey en la gloria». La Iglesia va hacia su fin: la Gloria, que es la unión con Su Cabeza Invisible en la gloria; va creciendo en la gracia y en el Espíritu. No crece en lo humano, en lo material, en lo natural. La Iglesia es una realidad divina, espiritual y, por tanto, siempre la Iglesia está en acto, pero es una obra divina en Ella, no humana.

Bergoglio pone el acento en su herejía: la Iglesia está «continuamente en camino en la historia». Ve la Iglesia como una realidad histórica, pero no divina, no espiritual. La hacen los hombres durante el tiempo en que viven. Y, por eso, este hombre pone la Iglesia, no en Jesús, sino en Abraham, en el pueblo de Dios del AT. Por eso, habla así y enseña su estilo de iglesia, que no es la Iglesia Católica.

Nombra, además, un documento de la Iglesia para predicar su mentira. Es lo que hacen muchos ahora en la Iglesia: nombran a un Papa o al magisterio o a un santo para decir su gran mentira a todos con una sonrisa.

El fin de la Iglesia es salvar y santificar las almas. Es un fin en sí mismo. Se quita ese fin, se anula la Iglesia.

• Lc 19,10:  «Pues el Hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido». Jesús viene a salvar el alma. Éste es el fin. Confirman lo mismo las parábolas de la oveja perdida, del hallazgo de la dracma y del hijo pródigo (cfr. Lc 15,1-32).

• El Nombre de Jesús indica la finalidad de la Misión de Jesucristo: la salvación de los hombres: «Dará a luz un hijo, a quién pondrás por nombre Jesús, porque salvará a su pueblo de sus pecados» (Mt 1, 21).

• Y esta salvación del alma sólo se puede realizar mediante la perfección moral: «Sed, pues, perfectos, como perfecto es vuestro Padre Celestial» (Mt 5, 48);

«Si alguno quiere seguirme, niéguese a sí mismo» (Mt 16, 24); «cualquiera de vosotros que no renuncie a todos sus bienes, no puede ser mi discípulo» (Lc 14, 33). La Iglesia no se hace en la historia, en el tiempo de los hombres, sino en la lucha, en la batalla de los hombres contra los enemigos de su alma. La Iglesia no es una realidad histórica, no se lucha por un motivo humano, por un ideal social, para que no haya pobres. Se lucha para ganar el cielo:

«Seréis aborrecidos de todos por mi nombre; el que persevere hasta el fin, ése será salvo» (Mt 10, 22). No todos son amigos de Dios en la Iglesia. Hay enemigos, hay extraños, hay traidores. Y hay que perseverar hasta el final.

¿Qué dice Bergoglio? «Es muy necesario que esto se verifique en la comunidad cristiana, en la que nadie es extranjero y, por consiguiente, todos merecen acogida y apoyo». (L´Osservatore Romano, n. 48, pág 9 – Audiencia del viernes, 21 de noviembre). Nadie es extraño en la Iglesia, sino que todos son amigos, conocidos. Nadie es peligroso. Y pone la razón: «La Iglesia, además de ser una comunidad de fieles que reconoce a Jesucristo en el rostro del prójimo, es madre sin confines y sin fronteras. Es madre de todos y se esfuerza por alimentar la cultura de la acogida y de la solidaridad, en la que nadie es inútil, está fuera de lugar o hay que descartar» (Ib). En este párrafo hay tantas herejías que sería largo de desarrollar aquí. Pero tienen el pensamiento de un hombre sin fe, sin verdad, sin brújula alguna. Es el hombre que quiere la Iglesia en estos momentos. Y, por eso, con él, se pierde toda la Iglesia.

La Iglesia no es para todos, porque la misión de Jesús estaba restringida a la Casa de Israel: «No he sido enviado sino a las ovejas perdidas de la Casa de Israel» (Mt 15, 24). Y la misión de los Apóstoles estaba también restringida a Israel: «No vayáis a los gentiles… id más bien a las ovejas perdidas de la Casa de Israel» (Mt 10, 5). Eso no impide que se predique el Evangelio a todos: «Antes habrá de ser predicado el Evangelio a todas las naciones» (Mc 13, 10); «Id al mundo entero y predicad el Evangelio a toda criatura» (Mc 16, 15). Pero se va a predicar al mundo entero impulsado por el Espíritu, como lo hizo San Pedro con Cornelio: «Lo que Dios ha purificado, no lo llames tú impuro». San Pedro, al dar cuenta de su comportamiento hace referencia no a un mandato de Jesucristo, sino a la revelación del Espíritu, a la visión que él tuvo y a la revelación que el mismo Cornelio recibió del ángel (cf. Act. 10, 17- 29). La Iglesia es la obra del Espíritu, no del hombre. Y, por tanto, entran en la Iglesia aquellas almas que quiere el Espíritu, no las que desea el hombre. «En verdad os digo que no acabaréis las ciudades de Israel antes de que venga el Hijo del Hombre» (Mt 10, 23). El mandato del Señor de evangelizar a Israel no contradice la evangelización del mundo entero por el Espíritu. Es el Espíritu el que sabe a quién hay que evangelizar, quién tiene que entrar en la Iglesia. Los hombres, con cumplir el mandato del Señor es suficiente para hacer la Iglesia. No tienen que meter en la Iglesia a los que Dios no ha purificado.

Al no interpretar correctamente la Sagrada Escritura, se cae en el falso ecumenismo, que hoy hace gala todo el mundo en la Iglesia. Hay que ir sólo a los infieles por mandato de Dios en su Espíritu, no porque uno lo vea. Son las misiones que antes se tenían en la Iglesia: se mandaba a misionar a los infieles. Ya eso se ha perdido. Hoy se va a los infieles, no para convertirlos, sino para ser sus amigos y vivir con ellos en sus pecados.

Al anular Bergoglio el fin de la Iglesia, y al decir que es para todo el mundo, que no hay extranjeros, que es madre de todos, que alimenta las culturas de los hombres,  entonces tiene que concluir –necesariamente- que todos van al cielo.

2. «Más que de un lugar, se trata de un «estado» del alma donde nuestras expectativas más profundas se realizarán de modo superabundante y nuestro ser, como criaturas y como hijos de Dios, llegará a la plena maduración. Al final seremos revestidos por la alegría, la paz y el amor de Dios de modo completo, sin límite alguno, y estaremos cara a cara con Él (cf. 1 Cor 13, 12). Es hermoso pensar esto, pensar en el cielo. Todos nosotros nos encontraremos allá arriba, todos. Es hermoso, da fuerza al alma».

a. «Todos nosotros nos encontraremos allá arriba, todos»

¿Qué enseña la Iglesia?

«Por esta constitución que ha de valer para siempre por autoridad apostólica definimos que, según la común ordenación de Dios, las almas de todos los santos…, en los que no había nada que purgar al salir de este mundo, ni habrá cuando salgan igualmente en lo futuro, o si entonces lo hubo habrá luego algo purgable en ellos, cuando después de su muerte se hubieron purgado…, inmediatamente después de su muerte o de la dicha purgación… aún antes… del juicio universal, después de la ascensión del Salvador Señor Nuestro Jesucristo…, estuvieron, están y estarán en el cielo… y vieron y ven la divina esencia con visión intuitiva y también cara a cara… definimos además, que según la común ordenación de Dios, las almas de los que salen del mundo con pecado mortal actual, inmediatamente después de su muerte bajan al infierno donde son atormentados con penas infernales…» (Benedicto XII (D530).

Se enseña explícitamente que las almas reciben, una vez que mueren, un premio o un castigo. Y lo reciben inmediatamente: «definimos que (…) las almas de todos los santos (…) inmediatamente después de su muerte(…) están y estarán en el cielo(…)definimos además, que (…)  las almas de los que salen del mundo con pecado mortal actual, inmediatamente después de su muerte bajan al infierno ».

Es la definición de la Iglesia que significa que hay que creer que cuando se muere, unos van al cielo y otros al infierno. Es de fe divina y católica definida. Es un dogma definido por la Iglesia, que está en la Sagrada Escritura y en toda la Tradición.

Bergoglio, por tanto, enseña su propio magisterio, que no pertenece a la Iglesia Católica. Con su doctrina, Bergoglio enseña el camino de condenación a las almas en la Iglesia.

Y esto significa una cosa: que Bergoglio no es Papa de la Iglesia Católica.

b. «Más que de un lugar, se trata de un «estado» del alma»

El cielo es un lugar concreto.

Según la sentencia común de los teólogos, las almas quedan constituidas no sólo en un cierto estado de bienaventuranza o de condenación o de purificación, sino en un lugar determinado:

• Lc 16, 22: «Sucedió, pues, que murió el pobre, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham». El alma del pobre es llevada a un lugar, no se transforma en un estado, no vive en un estado: murió en estado de gracia y fue llevada al seno de Abraham, a un lugar concreto.

• Hech, 1, 25: «para ocupar el lugar de este ministerio y el apostolado de que prevaricó Judas para irse a su lugar»: Judas pecó, murió y se fue a su lugar en el infierno.

• Jn 14,2s: «En la casa de mi Padre hay muchas moradas… y luego que os haya preparado el lugar, volverá otra vez y os tomaré conmigo, a fin de que donde yo estoy, también estéis vosotros»: Jesús prepara un lugar concreto para sus almas elegidas, que son las que se salvan y se santifican. Jesús, siendo Dios, también tiene su lugar en el Cielo, porque posee un Cuerpo Glorioso.

• Lc 23, 43: «Hoy estarás conmigo en el Paraíso»: el buen ladrón, cuando muera, va a estar con Jesús en el lugar del Paraíso; su alma no cambiará de estado, sino que estará junto a Jesús en un lugar concreto.

• Ap 21, 2: «Y vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que descendía del Cielo del lado de Dios, ataviada como una esposa»: la Nueva Jerusalén baja del cielo, baja de un lugar concreto. Y en el Cielo se encuentra al lado de Dios, está en un lugar concreto del cielo.

• El Concilio Florentino (D 693): «Y que las almas de aquellos que después de recibir el bautismo, no incurrieron absolutamente en mancha alguna de pecado, y también aquellas que, después de contraer mancha de pecado, la han purgado, o mientras vivían en sus cuerpos o después que salieron de ellos, según arriba se ha dicho, son inmediatamente recibidas en el cielo y ven claramente a Dios mismo, trino y uno, tal como es, unos sin embargo con más perfección que otros, conforme a la diversidad de los merecimientos. Pero las almas de aquellos que mueren en pecado mortal actual o con solo el original, bajan inmediatamente al infierno, para ser castigadas, si bien con penas diferentes». En esta definición se enseña que las almas que mueren sin pecado o que han purificado sus pecados son «inmediatamente recibidas en el cielo»: son recibidas en el lugar concreto del cielo. Y las que muere en pecado mortal  «bajan inmediatamente al infierno»: bajan al lugar concreto del infierno.

• San Cirilo de Jerusalén: «Los ángeles ven continuamente en los cielos el rostro de Dios; ahora bien cada uno ve según la medida de su propio orden y lugar. Sin embargo la pura intuición del esplendor de la gloria del Padre está reservada propia y sinceramente al Hijo juntamente con el Espíritu Santo»: los ángeles también estén en un lugar concreto del cielo, no sólo en el orden de su jerarquía.

• San Gregorio Niseno: «Esta es la vida propia y conveniente a la naturaleza intelectual, el participar de Dios… la vida del alma consiste en ver a Dios»: las almas, en el cielo, ven a Dios, pero cada una en su lugar, en su mansión:

• San Agustín: «Todas las almas tienen cuando salen de este mundo, sus diversas mansiones. Las buenas alcanzan el gozo, las malas los tormentos. Mas cuando haya acaecido la resurrección, el gozo de los buenos será mayor y los tormentos de los malos serán más terribles, cuando sean atormentadas las almas juntamente con el cuerpo…»

Más aún, los Padres y los Teólogos juzgan comúnmente que las almas no pueden salir de sus lugares, según la ley ordinaria, si bien no excluyen el que esto suceda de manera extraordinaria.

Muchos ven la herejía de Bergoglio, pero no se atreven a llamarlo hereje manifiesto: están esperando otra herejía. Y no se han dado cuenta que el verdadero hereje no es el que dice herejías, sino el que vive su herejía, su pecado, aunque no manifieste con la palabra esa herejía.

Bergoglio es el que vive su herejia y deja vivir a otros en su herejía, en su vida de pecado. Por tanto, es el que condena a todos al infierno. Y lo hace con una sonrisa, tomando mate: vive y deja vivir, porque todos nos vamos al cielo.

Es católico decir: Francisco Bergoglio no es el Papa de la Iglesia Católica

non e francisco

«La fe es obra del Espíritu Santo, es un don de Mi Corazón traspasado; ella exige que se confíen al plan salvífico del Padre, aun en los sufrimientos y en las pruebas…» (La puerta del cielo – Catalina Rivas- “Yo bendigo a quienes escuchan Mi Palabra”, 10/05/1996, pág. 6) (PDF)

La fe no es la obra de la inteligencia humana, sino de la Mente de Dios en cada alma. Es lo que Dios piensa, planea. Es lo que Dios decide en Su Espíritu. Es como Dios lo ve, no como los hombres lo entienden. Po eso:

«Un corazón dividido no está hecho para Mí. Soy esposo celoso, reclamo enteramente para Mí el corazón del alma esposa. La santidad perfecta consiste en no querer rehusar nada al Amor». (La puerta del cielo – Catalina Rivas- “Un corazón dividido no está hecho para Mí”, pág. 14).

Una Iglesia dividida, como la que observamos en el Vaticano, no es para Jesús. No puede serlo. En Ella no está Jesús.

La división provocada en el Sínodo por Bergoglio es signo manifiesto de las intenciones de ese hombre en Roma. Quien es de Cristo no divide a la Jerarquía como Bergoglio lo ha hecho –y lo lleva haciendo- desde que asumió su falso pontificado, en su falsa iglesia. Quien es de Cristo une a toda la Jerarquía en la Verdad, que es el mismo Cristo. ¡Esto es lo que no ha hecho Bergoglio en el Sínodo!

Si las almas leen la Palabra de Dios: «Mas aun cuando nosotros, o un ángel del cielo os evangelice fuera de lo que nosotros os hemos evangelizado, sea anatema» (Gal 1, 8); y, después, no son capaces de llamar a Bergoglio como anatema, es que no tienen fe: en ellas no se da la obra del Espíritu Santo, sino que se da la obra de su misma inteligencia humana.

Un Papa legítimo no puede enseñar una falsa doctrina, un falso evangelio. Y toda aquella alma en la Iglesia, sea fiel o sea Jerarquía, que no deseche toda novedad en la fe, por grande que sea la Autoridad de los que la quieran introducir, esa alma no tiene fe verdadera; esa alma no se confía plenamente en el plan que Dios ha puesto para salvarla; esa alma está dividida en su corazón y, por tanto, no pertenece al Corazón de Cristo, por más que comulgue diariamente.

Las almas que pertenecen a Jesús no son las que reciben, cada día, la comunión, sino las que se someten a toda la Verdad que Jesús ha enseñado en Su Iglesia. ¡Someterse a la Verdad es lo que no quiere la Iglesia actual, la que gobierna en el Vaticano!

Bergoglio enseña un evangelio del demonio, en el cual se ve claramente las ideas protestantes, comunistas y masónicas; y, en consecuencia, Bergoglio es anatema.

Y ser anatema quiere decir ser desechado con maldición, con execración y con horror: «Si alguno no ama al Señor sea anatema. Maran Atha» (1 Cor 16, 22).

«Maran Atha quiere decir: El Señor venga para ser su Juez, y para vengarse de él según su rigor» (S. Jerónimo).

Bergoglio no ama al Señor: sus obras en la Iglesia lo demuestran. Entonces, sea anatema: sea separado de la comunión del Cuerpo Místico de Cristo; sea juzgado por el Señor en cada alma de Su Cuerpo Místico. ¡Toda la Iglesia tiene el deber y el poder de juzgar a Bergoglio y a todo su clan masónico, porque no son de la Iglesia Católica!

Y si el alma en la Iglesia espera que la Jerarquía haga oficial este anatema de la Palabra de Dios para poder creer, para poder obrar, para poder decidir en la Iglesia, entonces esa alma no tiene la fe verdadera, no es católica.

En la Iglesia no se cree a la palabra de los hombres, sino a la Palabra de Dios que los hombres deben manifestar. Y si esos hombres, por más Autoridad que tengan en la Iglesia, por más sacerdotes, Obispos, Cardenales, Papas, que sean, no manifiestan, no revelan, la misma Palabra de Dios como es, la Verdad como es, sin ese leguaje ambiguo tan común en todos hoy día, no hay que obedecerles, no hay que estar esperando un comunicado oficial para decir públicamente: Bergoglio no es el Papa de la Iglesia Católica.

«Es menester obedecer a Dios que a los hombres» (Act 5, 29), que a las autoridades legítimas de la Iglesia; porque esas Autoridades, esa Jerarquía, ya no da la Verdad en la Iglesia, ya no hace caminar hacia la Verdad en la Iglesia, ya no es legítima, porque está siguiendo la doctrina de un hereje, de un anatematizado por la Palabra de Dios. Esa Jerarquía se anatematiza, se excluye ella misma de la Iglesia, obedeciendo a un hereje.

Si el fiel de la Iglesia lee en la Bula «Cum ex apostolatus officio», de Paulo IV: «si en algún tiempo aconteciese que un Obispo… o electo Pontífice Romano que antes de su promoción al Cardenalato o asunción al Pontificado, se hubiese desviado de la Fe Católica, o hubiese caído en herejía, o incurrido en cisma, o lo hubiese suscitado o cometido, la promoción o la asunción, incluso si ésta hubiera ocurrido con el acuerdo unánime de todos los Cardenales, es nula, inválida y sin ningún efecto…»; y, después, sigue llamando a Bergoglio como Papa, sigue diciendo a Bergoglio: gracias por habernos beatificado al Papa Pablo VI; es que, sencillamente, ese fiel no tiene la fe verdadera, no es de la Iglesia Católica, no es católico.

Porque la palabra de un Papa legítimo en la Iglesia es la Palabra del mismo Cristo, Cabeza Invisible de la Iglesia. Y si el alma no obedece lo que un Papa ha enseñado a la Iglesia sobre un falso Papa, sobre un electo Romano Pontífice que, desviado de la fe católica, falsamente gobierna la Iglesia; y está esperando que alguien en la Jerarquía diga oficialmente que los actos de Bergoglio en la Iglesia son inválidos y, por lo tanto, Pablo VI no está beatificado, es que, sencillamente, no tiene fe verdadera. Tiene, como muchos, una fe intelectual, que le impide al Espíritu Santo obrar en esa alma el don de la fe.

Ya Paulo IV ha manifestado oficialmente que Bergoglio no es Papa en la Iglesia Católica. ¿Por qué están esperando otro acto oficial de la Jerarquía? ¿No les basta ese? ¿Por qué no obedecen al Papa Paulo IV? ¿Es que sus palabras, su documento, ya no vale para este tiempo de la historia del hombre? ¿Es que han quedado anticuadas? ¿Es que ya no es el lenguaje políticamente correcto?

«…el que sea desobediente a Cristo en la tierra, que hace las veces de Cristo en el cielo, no tendrá parte en el fruto de la Sangre del Hijo de Dios» (Sta. Catalina de Sena – Carta 207, I, 435, Epistolario, di V. Mattini, Ed. Paoline, Alba 1966). La Iglesia está desobedeciendo a lo que un Papa, un Vicario de Cristo, ha enseñado en la Iglesia. No puede salvarse. No tiene parte en el fruto de la Sangre de Cristo.

A todos aquellos que critican y difaman a todos los Papas, sobre todo desde Juan XXIII: «Lo que le hacemos a él, se lo hacemos al Cristo del Cielo, sea reverencia, sea vituperio lo que hacemos». (Carta 28, I, 549). Si se llama a Juan Pablo II hereje, estamos llamando a Cristo hereje en su misma Iglesia. Y ¿piensas salvarte llamando a Cristo hereje en Su Iglesia? Y ¿pretendes salvarte llamando a Bergoglio como Vicario de Cristo? ¿Con una blasfemia a Cristo quieres ir al Cielo?

«Yo os digo que Dios lo quiere y así lo tiene mandado: que aunque los Pastores y el Cristo en la tierra fuesen demonios encarnados y no un padre bueno y benigno, nos conviene ser súbditos y obediente a él, no por sí mismos (non per loro in quanto loro), sino por obediencia a Dios, como Vicario de Cristo» (Carta 407, I, 436). Todos esos que no pueden tragar a los Papas, desde Juan XXIII hasta el mismo Benedicto XVI, no pertenecen a la Iglesia Católica. No pueden salvarse. Se es Iglesia porque se obedece a un Papa legítimo, aunque sea un demonio encarnado.

¡Qué pocos han entendido la obediencia a los Papas después del concilio Vaticano II! ¡Qué pocos! ¡Cómo está la Iglesia actualmente de dividida en su interior!

En la Iglesia no nos casamos con ningún Papa: nos casamos con Cristo. Nos unimos a Cristo, a Su Mente. Y aquella Jerarquía de la Iglesia que no dé la misma Mente de Cristo, que todos los Papas legítimos han manifestado – y eso no cambia, es inmutable, es para siempre, para todo tiempo- , no es Jerarquía de la Iglesia, no hay que seguirla, porque no lleva al alma, a la Iglesia, a vivir la fe en Cristo, a vivir la Mente de Cristo, sino que la hace esperar a un pronunciamiento de los hombres.

Así andan muchos en la Iglesia: tienen una fe colgada de la mente de los hombres: lo que diga la Jerarquía. Si la Jerarquía calla, entonces hay que seguir llamando a Bergoglio como Santo Padre, porque los hombres lo han sentado en ese Trono y le han puesto ese título de honor. ¡Y hay que respetar eso, hay que obedecer eso! ¡Formas externas de obediencia es lo que hay en muchos católicos! Pero no se da la obediencia a la Verdad porque, para eso, hay que someter la mente humana a toda la Verdad, que ningún hombre sabe dar.

Si te unes a Bergoglio haces comunión con toda la iglesia de Bergoglio; y ya te no puedes salvar. No hay salvación con un hereje. Hay salvación con un Papa legítimo, aunque sea un demonio encarnado.

La fe es la obra del Espíritu Santo en el alma; no es la obra de la mente del hombre: no hay que llamar a Bergoglio como falso Papa cuando la Jerarquía lo llame. ¡Este es el error de muchos!

La fe es un don de Dios al alma, no es un don de la mente de la Jerarquía al fiel de la Iglesia. No es cuando la Jerarquía decida, es cuando Dios dice.

Es católico decir: Francisco Bergoglio no es Papa de la Iglesia Católica.

Es católico decir: Francisco Bergoglio es anatema en la Iglesia Católica.

Es católico decir: todos los actos de Bergoglio en el gobierno de la Iglesia Católica son ilícitos e inválidos.

Esto es lo que mucha gente, muchos intelectuales, callan. Esto lo calla toda la Jerarquía de la Iglesia.

O la Iglesia se pone en la Verdad – y la Verdad nace sólo de la Mente de Dios- o la Iglesia vive su mentira; y obra la herejía y el cisma obedeciendo a un hereje y un cismático, como es Bergoglio.

Si el dogma de la Iglesia dice: un Papa gobierna la Iglesia en vertical; ¿cómo es que puedes obedecer a un hombre que gobierna la Iglesia en horizontal? ¿Cuál es tu fe si en la Iglesia sólo puede darse un gobierno vertical en Pedro?

Muchos desconocen el dogma: las implicaciones del dogma, sus exigencias, sus obligaciones.

En la Iglesia Católica todo miembro está obligado a obedecer a un Papa, porque debajo del Papa se encuentran todos. No hay nadie que se pueda poner por encima del Papa o a su misma altura. Entonces, Bergoglio ha puesto un gobierno horizontal y, por lo tanto, no puede nunca estar gobernando la Iglesia Católica. ¿Por qué lo llamas Papa si ha anulado el dogma del Papado con su gobierno horizontal?

¿Cuál es la fe de muchos en la Iglesia? Fe a las formas externas, pero no fe a la Verdad Revelada.

Desde el momento en que Bergoglio decidió poner su gobierno horizontal: se acabó la obediencia en la Iglesia. No sólo a él, que es el líder, sino a toda la Jerarquía que le obedece.

Ya Bergoglio no puede nunca continuar la obra del Papado en la Iglesia. Nunca. Porque la gobierna con la horizontalidad. Por tanto, ha puesto la piedra del cisma con ese gobierno. Y está levantando su nueva iglesia. Y no hay manera de que esa nueva iglesia sea la de Jesús: porque no tiene a Pedro en la verticalidad. Tiene a un dictador, un falso Pedro, en la horizontalidad. Luego, no es posible la obediencia y todos los actos de Bergoglio y los de la misma Jerarquía son nulos.

Consecuencia: no esperan una nota oficial del Vaticano diciendo que Bergoglio no es Papa. ¡Nunca se va dar!

«Vestíos toda la armadura de Dios» (Ef 6, 11): la armadura son las virtudes necesarias para combatir contra nuestros enemigos, y defendernos de todas sus emboscadas: la fe, la esperanza y la caridad.

Quien no vista su corazón de fe no podrá combatir contra Bergoglio y su clan masónico. No podrá. Sino que le hará el juego de los hombres, que es lo que se ve en todas partes.

«Ceñíos vuestros lomos en la Verdad» (v. 14): arma poderosa contra el padre de la mentira es la rectitud, la sinceridad en el obrar, el vivir obedeciendo a una norma de moralidad, a una ley Eterna, a un dogma, que ninguna mente humana puede cambiar. Si la existencia del hombre no cabalga, no se rodea de la pura Verdad, la Verdad Absoluta, entonces el hombre sólo vive para su mentira, y es lo que obra siempre en su vida.

Esa iglesia del Vaticano es una obra de la mentira, del engaño, del fracaso del hombre.

«Sobre todo embrazando el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos encendidos del maligno» (v. 16): si estás llamando a Bergoglio como Papa, si lo estás obedeciendo, entonces, ¿cómo pretendes ganar la batalla contra el demonio en la Iglesia? Es imposible, porque un reino, en sí mismo, dividido, no podrá subsistir por mucho tiempo.

«Todo reino en sí dividido será desolado, y toda ciudad o casa en sí dividida no subsistirá» (Mt 12, 26). ¡No puede subsistir lo que ha creado Bergoglio en el Vaticano! Y aquel que obedezca esa estructura externa de iglesia no puede salvarse nunca.

¿Cómo es que sigues rezando por Bergoglio?

«Además los herejes y cismáticos están sujetos a la censura de la mayor excomulgación por la ley del Can. “De Liguribus” (23, quest. 5), y de Can. “Nulli” (5, dist. 19). Pero los sagrados cánones de la Iglesia prohíben la oración pública por los excomulgados, como se puede ver en el capítulo “A Nobis” (cap. 4, n. 2), y cap. “Sacris,De Sententia Excomunicationis”. Aunque esto no prohíbe la oración para su conversión, aun así tales oraciones no pueden tomar forma por proclamar sus nombres en la oración solemne durante el Sacrificio de la Misa» (Papa Benedicto XIV, Ex Quo Primum # 23, 1 de marzo 1756).

Un Papa está prohibiendo la oración pública por una persona que sea hereje, que haya caído en el anatema, en la excomunión. Y, por tanto, no se puede pedir por las intenciones del Papa, si ese Papa se refiere a Bergoglio. No se puede nombrar a Bergoglio en las santas Misas. Se comete un pecado de sacrilegio, porque no se da a culto verdadero al Dios en el Sacrifico de la Misa o en las oraciones litúrgicas que se hacen en la Iglesia.

Nombrar en la oración al Papa legítimo es alabar, nombrar,  a Cristo en Su Iglesia. Pero nombrar a un hereje, a un cismático, a un apóstata de la fe, es llamar a todo el infierno para que se haga presente en esa oración, en esa santa misa.

«Por esta razón, el obispo de Constantinopla, Juan, declaró solemnemente – y después todo el octavo Concilio Ecuménico hizo lo mismo – «que los nombres de los que fueron separados de la comunión con la Iglesia católica, es decir, de aquellos que no quisieron estar de acuerdo con la Sede Apostólica con todo los asuntos, no deben ser nombrados durante los sagrados misterios» (Papa Pio IX, Quartus Supra # 9, 6 de enero de 1873).

Mucha gente ora por «nuestro amado papa Francisco»: esto es una abominación en la Iglesia Católica. Oren por su conversión: para que deje lo que está haciendo y se vaya a un convento a expiar sus negros pecados. Pero no oren para que lo haga bien en la Iglesia.

Por quien hay que rezar es por el verdadero Papa, Benedicto XVI, y clamar como lo hacía Santa Catalina, para que corresponda a las llamadas de Cristo en el Cielo:

«Abre los ojos de tu Vicario en la tierra para que no te ame a Ti por sí, ni a sí mismo por sí, sino que te ame a Ti por Ti y a sí mismo por Ti; porque cuando te ama a Ti por sí, todos padecemos, ya que en él están nuestra vida y nuestra muerte, y tiene él el cuidado de recogernos a nosotros, ovejas que perecemos. Si se ama a sí mismo por Ti y a Ti por Ti, vivimos, porque del Buen Pastor recibimos ejemplo de vida» (Elevazioni, 1; Morta, 569).

La fe no es un acto racional en la Iglesia, sino que es la obra, es un acto del Espíritu santo, que sólo se puede dar en las almas humildes, en aquellas que han puesto su mente en el suelo y que son capaces de llamar a cada cosa por su nombre.

«el racionalismo ha hecho de Mi Iglesia un destierro, la ha convertido en ruinas donde las serpientes se han anidado. Mis almas sacerdotales reprimen hoy a Mis elegidos, bloquean el camino con su escepticismo, sus dudas, su hipocresía y esto Me hace sufrir» (La puerta del cielo – Catalina Rivas- “El racionalismo ha hecho de la Iglesia un desierto”, 20/07/1996, pág. 23).

La Iglesia no puede ser conquistada por Bergoglio

miserablevaricatura

Tres cosas son necesarias para discernir si un hombre es Papa o no:

1. Ley de la Gracia:

a. Se es Papa hasta la muerte: El Papa es, material y formalmente, siempre Papa.

b. No existe el Papa emérito: El Primado de Jurisdicción sólo lo posee el Papa legítimo: Benedicto XVI: Canon 218, § 1 (CIC 17) : «El Pontífice Romano, sucesor del primado de San Pedro, tiene no solamente un Primado de Honor, sino también el supremo y pleno Poder de Jurisdicción sobre la Iglesia universal, concerniente a la fe y las costumbres, y concerniente a la disciplina y el gobierno de la Iglesia dispersa por todo el globo».

c. La renuncia de un Papa es al Papado, no al Episcopado Romano: Benedicto XVI renunció sólo al Episcopado; sigue siendo Papa, pero no puede ejercer su Pontificado. El ejercicio del gobierno le ha sido usurpado por el apóstata Obispo de Roma, Bergoglio.

d. El Obispo de Roma, sin el Primado de Jurisdicción, no puede ser Papa, no puede gobernar la Iglesia como Papa legítimo. No tiene la Gracia del Papado: el Espíritu de Pedro. No es Sucesor de Pedro.

2. Ley Eclesiástica:

a. Se prohíbe elegir a un apóstata de la fe católica, a un hereje o a un cismático como Romano Pontífice; si es elegido, su elección es nula: Paulus IV, Septim. Cum ex apostolatus, 9, de haereticis, ann. 1559 : «… agregamos, que si en algún tiempo aconteciese que un Obispo, incluso en función de Arzobispo, o de Patriarca, o Primado; o un Cardenal, incluso en función de Legado, o electo Pontífice Romano que antes de su promoción al Cardenalato o asunción al Pontificado, se hubiese desviado de la Fe Católica, o hubiese caído en herejía, o lo hubiese suscitado o cometido, la promoción o la asunción, incluso si ésta hubiera ocurrido con el acuerdo unánime de todos los Cardenales, es nula, inválida y sin ningún efecto; y de ningún modo puede considerarse que tal asunción haya adquirido validez, por aceptación del cargo y por su consagración, o por la subsiguiente posesión o cuasi posesión de gobierno y administración, o por la misma entronización o adoración del Pontífice Romano, o por la obediencia que todos le hayan prestado, cualquiera sea el tiempo transcurrido después de los supuestos antedichos. Tal asunción no será tenida por legítima en ninguna de sus partes…»(ver texto)

b. Esta Constitución fue confirmada por Pío V en su bula Inter multiplices, ann. 1566: «Y además siguiendo las huellas de nuestro predecesor, el Papa Paulo IV, de feliz recordación, renovamos con el tenor de las presentes, la Constituci6n contra los heréticos y cismáticos, promulgada por el mismo pontífice, el 15 de febrero de 1559, año IV de su pontificado, y la confirmamos de modo inviolable, y queremos y mandamos que sea observada escrupulosamente, según su contexto y sus disposiciones».

c. Canon 2314, § 1 (CIC 17), sacado de la Cons. Cum ex, § 2. 3 y 6 de Paulo IV: «Todos los apóstatas de la fe cristiana, todos los herejes o cismáticos y cada uno de ellos: 1º incurren por el hecho mismo en una excomunión; 2º a menos que después de haber sido advertidos, se hayan arrepentido, que sean privados de todo beneficio, dignidad, pensión, oficio u otro cargo, si los tenían en la Iglesia, que sean declarados infames y, si son clérigos, después de monición reiterada, que se los deponga; 3º Si han dado su nombre a una secta no católica o han adherido a ella públicamente, son infames por el hecho mismo y, teniendo cuenta de la prescripción del canon 188, 4º, que los clérigos, después de una monición ineficaz, sean degradados»

d. Ningún Papa puede enseñar una doctrina diferente a la de siempre; no tienen el Espíritu Santo para enseñar el error, sino para custodiar íntegramente toda el depósito de la fe, que Dios ha revelado a Su Iglesia: «Los Romanos Pontífices, por su parte, según lo persuadía la condición de los tiempos y las circunstancias, ora por la convocación de Concilios universales o explorando el sentir de la Iglesia dispersa por el orbe, ora por sínodos particulares, ora empleando otros medios que la divina Providencia deparaba, definieron que habían de mantenerse aquellas cosas que, con la ayuda de Dios, habían reconocido ser conformes a las Sagradas Escrituras y a las tradiciones Apostólicas; pues no fue prometido a los sucesores de Pedro el Espíritu Santo para que por revelación suya manifestaran una nueva doctrina, sino para que, con su asistencia, santamente custodiaran y fielmente expusieran la revelación transmitida por los Apóstoles, es decir, el depósito de la Fe» (Concilio Vaticano I, Primera Constitución dogmática sobre la Iglesia de Cristo, julio 18, 1870. Tomado del libro Dogmatic Canons and Decrees, [TAN Books and Publishers] p. 254. Dz. 1836; D.S. 3069-3070)

3. Ley divina: Todo acto humano en contra de la Voluntad de Dios es un acto moralmente malo.

a. El falso Papa, Bergoglio, ha puesto en la Iglesia un gobierno horizontal, quitando la verticalidad de hecho. Ha cometido un pecado de herejía, que va en contra del primer mandamiento de la ley de Dios. El pecado de herejía excluye toda obediencia en el miembro de la Iglesia: «Tal como es lícito resistir al Pontífice que agrede el cuerpo, también es lícito resistir a quien agrede las almas o quien altera el orden civil, o, sobre todo, a quien intenta destruir la Iglesia. Digo que es lícito resistirlo, no haciendo lo que él ordena y evitando que se ejecute; no es lícito, sin embargo, juzgarlo, castigarlo o deponerlo, ya que esos actos son propios de un superior» (De Romano Pontifice, lib. II, Cap. 29, en Opera omnia, Neapoli/Panormi/Paris: Pedone Lauriel 1871, vol. I, p. 418).

b. El falso Papa, Bergoglio, gobierna la Iglesia con una horizontalidad, cometiendo el pecado de cisma: lleva a toda la Iglesia hacia el protestantismo y comunismo. Ningún miembro de la Iglesia, así sea fiel o Jerarquía, puede obedecerle, sin caer en el mismo pecado de cisma: «Y de esta segunda manera el Papa podría ser cismático, si él no estuviera dispuesto a estar en unión normal con todo el cuerpo de la Iglesia, como podría ocurrir si intentara excomulgar a toda la Iglesia, o como observaron Cayetano y Torquemada, si él quisiera trastornar los ritos de la Iglesia basados en la Tradición Apostólica. …si da una orden contraria a las rectas costumbres, él no debería ser obedecido; si él intenta hacer algo manifiestamente opuesto a la justicia y al bien común, será legítimo resistirlo; si él ataca por la fuerza, por la fuerza él puede ser repelido, con una moderación apropiada a una justa defensa» (Francisco Suárez, De Fide, Disp. X, Sec. VI, N. 16).

c. El falso Papa, Bergoglio, enseña con una doctrina marcadamente masónica, cometiendo el pecado de apostasía de la fe. En dicho pecado, quien siga sus enseñanzas, pierde completamente la fe verdadera: «no oponerse al error es aprobarlo; y no defender la verdad es suprimirla» (Papa San Félix III)

Además, hay que añadir:

4. La ley del Espíritu: la profecía:

a. Conchita: «Ah, que el Papa murió. Entonces quedan TRES papas.– ¿De donde sabes que solamente quedan TRES papas?– De la Santísima Virgen. En realidad me dijo que aún vendrían CUATRO papas pero que Ella no contaba uno de ellos.– Pero entonces, ¿por qué no tener en cuenta UNO? — Ella no lo dijo, solo me dijo que UNO no le tenía en cuenta. Sin embargo me dijo que gobernaría la Iglesia por muy poco tiempo.– ¿Quizás por eso no lo cuenta?– No lo sé. –Y qué viene después:– Ella no lo dijo» (ver texto). Es claro, por esta profecía, que Francisco Bergoglio no es Papa.

b. San Malaquias: lema «De Gloria olivæ», que corresponde al papa Benedicto XVI. Último lema de la serie de Papas. Después de este lema, no hay más lemas. Como el Papa Benedicto XVI no ha muerto, entonces seguimos en este lema. No se puede cumplir lo que sigue en esta profecía. Cuando muera Benedicto XVI, entonces se cumple lo demás. Luego, Francisco Bergoglio no es Papa de la Iglesia Católica.

c. MDM: «El que se atreve a sentarse en Mi Templo, y que ha sido enviado por el maligno, no puede decir la verdad, porque no proviene de Mí. Él ha sido enviado para desmantelar Mi Iglesia y romperla en mil pedazos antes de que la escupa por su repugnante boca» (8 de marzo 2013). «Mi amado Papa Benedicto XVI fue perseguido y huyó, como fue predicho. Yo no he nombrado a esta persona, que dice venir en Mi Nombre. Él, el Papa Benedicto, guiará a Mis seguidores hacia la Verdad. No lo he abandonado y lo sostendré cerca de Mi Corazón y le daré el consuelo que necesita en este momento terrible. Su trono ha sido robado. Su poder no» (13 de marzo 2013).

d. Mensajes del Cielo: «Yo dije: el nuevo Papa será como los camaleones que cambia de color. Hijos míos, guardaos de tanta confusión y desorden, porque os harán ver lo que no es y sentir lo que en verdad no se siente (…) Benedicto XVI será Papa hasta la muerte» (ver texto). «Cuánto dolor ver la Casa de mi Señor cómo se llena de humo de Satanás…cómo caerán tantos sacerdotes, obispos, cardenales…que en secreto trabajan para la Bestia dentro de la Casa de Dios, como ese papa de alma negra que con el anticristo, destruirá la Iglesia; cómo trabajarán para la sede de la Bestia; y ella, ahí donde fue la Sede de Dios, sea por un tiempo de ella (la Bestia), destruyendo a su paso todo» (ver texto). «Comenzará un periodo de incertidumbre, de división entre la Iglesia y confusión, mucha confusión, engaño y los míos no se darán cuenta del engaño que los está llevando a ese orden mundial en mi propia Casa cambiando la Doctrina de siempre. Aquellos que sí se percatan del error serán acusados y señalados con el dedo. ¡Qué Dios, mi Padre os ayude! Amén» (ver texto)

5. La ley positiva (humano-eclesiástica): se ha demostrado que hubo irregularidades en el cónclave: Antonio Socci y su libro “Non e francesco” (ver texto): «Como ya he dicho, la nulidad de los procedimientos seguidos el Cónclave y la consiguiente elección no implica ausencia de culpa por parte de Bergoglio. Y la invalidez de la elección es en modo alguno un juicio de valor a su la persona» (ver texto).

Teniendo todo esto, entonces ¿por qué la Iglesia calla ante el hereje Bergoglio?

La Jerarquía de la Iglesia debería hablar y no lo hace. Están siguiendo esto:

Canon 1556 (CIC 17)): “La primera Sede no es juzgada por nadie”.

Cons. Cum ex, § 1 de Paulo IV «el mismo Romano Pontífice, que como Vicario de Dios y de Nuestro Señor tiene la plena potestad en la tierra, y a todos juzga y no puede ser juzgado por nadie»

O con otras palabras: la fe de la Iglesia es dada no para juzgar a la Autoridad, sino para que ésta juzgue.

Muchos siguen llamando a Bergoglio con el nombre de Santo Padre, Papa, sólo porque la Iglesia oficialmente no se ha declarado en contra de este hombre, y consideran que posee todavía ese título honorífico. Un título exterior, que aunque sea hereje, hay que dárselo. Están esperando que alguien, ya sea el Papa legítimo, Benedicto XVI, ya sean unos Obispos reunidos, declaren que Bergoglio no es Papa.

Y esto es una ilusión esperarlo y pensarlo.

Porque toda la Iglesia, cuando permanece unida al Papa legítimo es infalible: «es la Iglesia de Dios vivo, columna y fundamento de la Verdad» (1 Tim 3, 15). «La Iglesia Católica, luchando contra todas las herejías, puede luchar; sin embargo no puede ser conquistada. Todos los herejes salieron de Ella podados como sarmientos inútiles de vida: mas, Ella misma permanece en su raíz, en su vida, en su caridad. Las puertas del infierno no prevalecerán contra ella» (San Agustín – De symbolo serm. ad catech. 6, 14; M. 40, 635).

Y, por consiguiente, la iglesia que permanece unida a un hereje, es falible y totalmente condenable, porque no es la Iglesia Católica. Ya no estamos hablando de una usurpación del Papado, sino del establecimiento de una nueva iglesia en Roma.

No hablamos de un antipapa, al cual se examina su derecho a la Silla de Pedro, sin juzgar al Papa, sino sólo la elección y el acto de los electores: «De hecho, los papas cismáticos han sido tratados simplemente como usurpadores y desposeídos de una sede que no poseían legítimamente» (cf. El decreto contra los simoníacos del concilio de Roma de 1059, Hardouin, t. VI. col. 1064: Graciano, dist, LXXIX, c. 9; Gregorio XV: constitución 126 Aeterni Patris (1621), sect. XIX, Bullarium romanum, t. III, p. 446).

Sino que estamos hablando de una nueva sociedad religiosa en el Vaticano, que Bergoglio está levantando con su nuevo gobierno horizontal, al cual todos lo pueden juzgar porque esa sociedad no pertenece a la Iglesia Católica.

Nadie ha caído en la cuenta de la importancia de la verticalidad del gobierno en la Iglesia Católica. Es esencial para permanecer siendo Iglesia, la auténtica. Como a nadie le interesa el ejercicio del poder papal a través de la verticalidad, sino que todos se reúnen en la colegialidad para estar bajo Pedro, entonces es esperar en vano que, oficialmente, sea declarado Bergoglio como falso Papa. Esperar en vano: una ilusión. Ya los hombres no siguen la inmutabilidad de los dogmas en la Iglesia. Y, entonces, estamos como estamos, como Eliphas Levi lo expuso en el año 1862:

«Vendrá un día en que el Papa, inspirado por el Espíritu Santo, declarará levantadas todas las excomuniones y retractados todos los anatemas, en que todos los cristianos estarán unidos dentro de la Iglesia, en que los judíos y los muslimes serán benditos e invitados a ella. Conservando la unidad e inviolabilidad de sus dogmas, la Iglesia permitirá que todas las sectas se acerquen a ella por grados, y abrazará a todos los hombres en la comunión de su amor y sus oraciones. Entonces no existirán ya los protestantes. ¿Contra qué iban a protestar? El Soberano Pontífice será entonces el rey del mundo religioso, y hará cualquier cosa que quiera con todas las naciones de la tierra. Es necesario extender este espíritu de caridad universal…»

Siempre se cumple la Palabra de Dios:

«El rey Antíoco publicó un decreto en todo su reino de que todos formasen un solo pueblo, dejando cada uno sus peculiares leyes. Todas las naciones se avinieron a la disposición del rey. Muchos de Israel se acomodaron a este culto, sacrificando a los ídolos y profanando el sábado…Se les unieron muchos del pueblo, todos los que abandonaron la Ley…» (1 Mac 1, 43-45.55).

Bergoglio publicó su gobierno horizontal en toda la Iglesia y todo el mundo se ha acomodado a ese culto falso e ignominioso, y comienzan muchos a sacrificar a sus ídolos: los pobres, los homosexuales, los ateos, los pecadores,… el hombre.

Todos se han olvidado de Cristo y de Su Iglesia. Todos van corriendo a formar el nuevo orden mundial con la nueva iglesia para todos y de todos.

Que la gente siga llamando a Bergoglio como Papa no es sólo alucinante, sino una abominación. ¡Qué pocos en la Iglesia conocen su fe! ¡Qué pocos la saben guardar, la saben interpretar de manera infalible. Todos han puesto su grandiosa inteligencia y así vemos una Iglesia totalmente dividida, en la que a nadie le interesa, para nada, la Verdad.

«La doctrina de la fe que Dios ha revelado no ha sido propuesta a las inteligencias humanas para ser perfeccionada por ellas como si fuera un sistema filosófico, sino como un depósito divino confiado a la Esposa de Cristo para ser fielmente guardado e infaliblemente interpretado» (Concilio Vaticano I).

«Cuando está en juego la defensa de la verdad, ¿cómo se puede desear no desagradar a Dios y, al mismo tiempo, no chocar con el ambiente? Son cosas antagónicas: ¡o lo uno o lo otro! Es preciso que el sacrificio sea holocausto: hay que quemarlo todo…, hasta el “qué dirán”, hasta eso que llaman reputación». (San Josemaría Escrivá de Balaguer,”Surco”, No. 40)

La obra maestra de la jerarquía masónica en el Sínodo

blasfemia

Lo que ocurre en el Sínodo es ya irreversible. Es una jugada maestra de la jerarquía masónica: sacar un documento, la “Relatio post disceptationem”, que no admite correcciones, porque es la voz de la Iglesia. Es lo que la Iglesia ha dicho: es lo que queda en el ambiente, es lo que transmiten todos. Y cuando la Iglesia habla oficialmente, entonces no hay correcciones, no hay vuelta atrás. Puede haber el intentar limitar los daños, que es lo que van a hacer con el documento definitivo que van a sacar. Será lo mismo, pero lo único que va a variar es el lenguaje: darán la vuelta con mil razones, para dejar lo esencial: que los malcasados puedan comulgar y aprobar el divorcio, y que los homosexuales tengan derechos en la iglesia.

«La Secretaría General del Sínodo, tras las reacciones y discusiones originadas por la publicación de la Relatio post disceptationem, y al hecho de que se le haya atribuido un valor que no corresponde a su naturaleza, reitera que dicho texto es un documento de trabajo, que resume las intervenciones y el debate de la primera semana, y que ahora se propondrá a la discusión de los miembros del Sínodo reunidos en los Círculos menores, según lo previsto por el mismo reglamento del Sínodo» (Declaración del Director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede en nombre de la Secretaría General del Sínodo – Ciudad del Vaticano, 14 octubre 2014) : esto es mentir descaradamente a todos. Ese documento no refleja las intervenciones en el Sínodo, sino que ya había sido preparado con antelación.

Ese documento se pondrá a votación: cambiarán sólo el lenguaje, pero no el contenido de ese lenguaje. Todos están en la herejía del lenguaje. Este documento es herejía pura. No se sostiene en ninguna verdad revelada, sino que se apoya en la mente masónica que guía a la Iglesia con su poder horizontal, que Bergoglio ha puesto en Roma.

Los que esperan que Bergoglio se defina, no han comprendido lo que él mismo ha dicho el 28 de julio de 2013, en la rueda de prensa que dio en el avión:

«Si una persona es homosexual y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarla?».

«…los ortodoxos siguen la teología de la economía, como la llaman, y dan una segunda posibilidad, lo permiten. Creo que este problema, se debe estudiar en el marco de la pastoral matrimonial».

Bergoglio ya se ha definido y no se va a echar para atrás. No; porque un masón siempre tiene que ir hacia adelante en el progreso de su inteligencia.

Bergoglio ha montado, durante todo este año, su política: Kasper. Este hombre es la mente de Bergoglio, es la inteligencia, es el que rompe el dogma. Para eso, Bergoglio lo ha puesto como modelo de los hombres heréticos y que viven la apostasía de la fe. Y lo puso desde el inicio de su falso pontificado. Y este hombre es el que ha puesto la división en la cuestión del matrimonio en el Consistorio de los Obispo del 20 y el 21 de febrero, que se celebró a puertas cerradas.

Bergoglio apoyó y aprobó la tesis de Kasper. Bergoglio no hizo que Kasper callará su herejía, sino que la lanzó como una verdad que es necesario seguir en toda la Iglesia. Y no importan las críticas severas que Kasper ha tenido de todo el mundo. Es la mano derecha de Bergoglio en el gobierno de Roma. La mano derecha: es el que lo mueve todo, todos los hilos, para conseguir poner lo que Bergoglio quiere en su iglesia.

La “Relatio” del Sínodo es la obra de la mente de Kasper: es poner la teología de Kasper en este panfleto y darla como voz de la Iglesia, voz de los Obispos, voz del Papa.

Esta es la jugada maestra. Pocos han entendido todavía esta jugada y están esperando un comunicado de Bergoglio en que retire a Kasper y se saque una “Relatio” adecuada a la Iglesia Católica. Esperan en vano, porque siguen tendiendo, siguen viendo a Bergoglio como Papa. Es el castigo de muchos.

¿Por qué la Jerarquía de la Iglesia no puede ver lo que las almas sencillas ven: Bergoglio no es Papa? ¿Por qué?

Porque el que vive la herejía queda ciego para siempre en su vida.

Los Obispos de la Iglesia Católica tienen la plenitud del sacerdocio de Cristo; es decir, tienen toda la Verdad: el Espíritu de Cristo los lleva a conocer toda la Verdad. No hay nada que esconda Dios a sus sacerdotes. Nada. El sacerdote es el que tiene el poder para penetrar todos los Misterios Divinos. Pero el sacerdote tiene que ser muy humilde en su vida eclesial. Si no hay humildad, entonces al sacerdote se le niegan cualquier verdad.

Todos los Obispos poseen el Espíritu de la Verdad para conocer que Bergoglio no es Papa. Todos. ¿Cómo es que nadie dice nada? ¿Cómo es que todos obedecen a uno que no es Papa? ¿Cómo es que no pueden ver las herejías que Bergoglio ha dicho durante 19 meses? ¿Cómo es que no disciernen la trayectoria herética de Bergoglio en la Iglesia antes de subir al poder? ¿Para qué les sirve tanta filosofía y teología? ¿Para qué?

Para cometer el pecado contra el Espíritu Santo. Quien tiene todo el Espíritu, si no es fiel a Él, entonces con gran facilidad termina cometiendo esta blasfemia, de la cual no hay perdón.

Pocos conocen lo que es este pecado y lo fácil que es cometerlo. Muy pocos.

La Iglesia Católica tiene toda la Verdad porque posee el Espíritu de la Verdad, que lleva a todos, a los fieles y a la Jerarquía, hacia la plenitud de la Verdad.

Por tanto, es un deber, es una obligación moral, obrar la Verdad en la Iglesia. No se puede obrar la mentira porque en la Iglesia sólo está la Verdad. Y toda la Verdad, no sólo una parte.

Aquel fiel, aquella Jerarquía que no trabaja para tener en su corazón toda la Verdad, entonces comete este pecado.

En la Iglesia Católica tenemos la Gracia de Cristo y el Espíritu de la Verdad. Son dos cosas, que cada alma tiene que saber vivir en la Iglesia.

La vida de la gracia, que se da en los Sacramentos: y sólo en los Sacramentos. La vida del Espíritu que se da en todo lo demás: es el Espíritu el que enseña a cada alma la vida de la gracia. Sin el Espíritu no se puede vivir lo divino, obrar lo divino, ser santo, hacer la Voluntad de Dios, tener la Mente de Cristo.

La Gracia es la Vida Divina. Para poder vivir esa vida, es necesario el Espíritu. Por eso, el Señor mandó a Sus Apóstoles que no hicieran nada sin el Espíritu, porque la Iglesia es la obra del Espíritu, no es la obra de la mente de los hombres. Es el Espíritu el que enseña a los hombres cómo usar la gracia de cada Sacramento para poder vivir la vida divina que cada Sacramento da al alma y a la Iglesia.

¿Por qué la Jerarquía que tiene la plenitud del Espíritu para poder conocer si un Papa es o no es legítimo, calla, no dice nada, se conforma con lo que tiene, obedece a un hereje?

Porque han blasfemado contra el Espíritu Santo en sus vidas sacerdotales: «No importa cuánto conocimiento teórico tengan de la doctrina y los dogmas que mi Hijo les legó. Yo ya imprimí, en todos sus corazones, el conocimiento de la Apostasía, y quien lo siga será tan apóstata como Francisco Bergoglio y su clan de abominación» (Mensaje de Dios Padre a un alma – 19/9/2014).

Tenéis toda la Verdad que Cristo ha dado a Su Iglesia y preferís la mentira de un hereje, de un cismático, de uno que lleva a toda la Iglesia hacia el protestantismo, hacia la masonería y hacia el comunismo. ¿Y pretendéis ser salvados y justificados por esto?

Están cometiendo el pecado de blasfemia contra el Espíritu Santo. Es el momento de que los Obispos se levanten en el Sínodo y se vayan: sólo así no cometen ese pecado. Ellos tienen que hacer un acto público en contra de Bergoglio porque públicamente han aceptado un Sínodo maldito, un Sínodo que no pertenece a la Iglesia Católica, sino que ha sido promovido por la nueva iglesia del Vaticano. ¡Qué difícil es entender esto para muchos católicos!

La Iglesia es la obra del Espíritu, no es un juego de los hombres, no es la lectura que los hombres hacen, con sus lenguajes, de lo que debe obrarse y vivirse en la Iglesia.

Quien no sea humilde al Espíritu no va a poder salvarse en este tiempo tan oscuro en que no hay una cabeza que guíe hacia la Verdad, que una en la Verdad, que se apoye en la Verdad. No existe esa cabeza en la Jerarquía de la Iglesia. No existe. Ni siquiera el Papa Benedicto XVI puede hacer algo por la Iglesia. Ya no puede, porque no tiene las llaves del Reino. Tiene el Primado, pero no puede atar y desatar: no puede decidir nada en la Iglesia Católica. Todos los cambios que se den ahora, a partir de este Sínodo, sólo pertenecen a la nueva iglesia de Bergoglio.

Si esto no lo tienen claro, es que no han comprendido lo que pasa en el Vaticano.

Hay que alejarse de Roma y ver su destrucción a manos del enemigo, que es la Jerarquía masónica. Jerarquía que no es la verdadera Jerarquía de la Iglesia. Son unos falsificadores de Cristo y de Su Iglesia. Todo es falso en ellos. Todo.

La Iglesia, ahora, está en cada corazón fiel al Espíritu. Y guía a cada uno según la mente del Espíritu, no según la mente de ningún hombre, de ninguna Jerarquía. Ya no puede darse la obediencia, en la Iglesia, a un hombre. Ya no puede darse la obediencia a ningún documento que la nueva iglesia saque y diga que es magisterio católico, ordinario, que todos tienen que aceptar. Quien acepte el documento que va a sacar el Sínodo, se condena sin más. ¡Es muy fácil cometer el pecado contra el Espíritu Santo! Y quien lo comete es aquel que ya vive su herejía como algo normal en su vida.

¡Cuántos católicos van a San Pedro a escuchar a un hereje, a aplaudirle, a vitorearle, sabiendo lo que ese hombre habla! ¿Tienen excusa de su pecado? ¿Pueden salvarse haciendo unidad con un hereje? Quien se una al falso Papa, se une a su vida de herejía y, por tanto, está en comunión con la nueva iglesia ecuménica, la cual no es la Iglesia Católica. Y fuera de la Iglesia Católica no hay salvación.

¡Qué jugada maestra la del demonio! ¡Ponerse como Papa para condenar muchísimas almas al infierno! El demonio conoce la Verdad. Y la conoce toda. Y se puso por encima de toda esa Verdad y, por eso, se condenó sin más, con gran facilidad.

La Jerarquía de la Iglesia conoce la verdad. Y toda la Verdad. Y se ha puesto por encima de Ella. Conclusión: se condena sin más. Es muy fácil cometer el pecado contra el Espíritu Santo. Es el mismo pecado que hizo Lucifer: orgullo. En su mente estaba la verdad, pero su persona se pone por encima de ella. Eso es el orgullo, el cual no tiene perdón, porque se va, con la persona, en contra de toda la Verdad: yo soy, mi persona dice lo que es verdad o no.

Dios ha dado luz a toda la Jerarquía para que conozca la Verdad: Bergoglio no es Papa. La Jerarquía se pone por encima de esa verdad. Es el orgullo de cada miembro de esa Jerarquía. Es cada persona la que se pone por encima de la verdad. Y es una verdad clave en la Iglesia Católica, porque allí donde está Pedro, el Papa legítimo, allí está la Iglesia, se es Iglesia, se pertenece a la Iglesia. Luego, allí donde está un falso Pedro, está una falsa iglesia y a ella se pertenece. ¡Condenación fácil!

¡Qué difícil es entender esto para toda la Iglesia Católica! ¡Qué difícil! Los hombres están metidos en sus cariños, afectos, sensiblerías humanas. No son capaces de dejar a un lado eso y ver la vida de manera valiente, con la fortaleza que da el Espíritu al alma para poder enfrentar a los muchos enemigos que tiene el alma. Y uno de ellos: la falsa Jerarquía.

Pero los católicos en la Iglesia han hecho una idolatría de la Jerarquía, no sólo una papolatría. Tienen a los sacerdotes y Obispos como santos, inmaculados, intachables. Y somos como todo el mundo: hombres. Hombres que si no seguimos al Espíritu en nuestro sacerdocio, entonces nos convertimos en maestros del error, en guías de ciegos, en conductores hacia un falso misticismo, una falsa santidad, una falsa espiritualidad. Nos convertimos en enemigos de Cristo y de Su Iglesia. Nos dedicamos a condenar almas en la misma Iglesia de Pedro, con los mismos instrumentos del Espíritu, con las mismas obras de Cristo.

¡Cuántos sacerdotes celebran su misa para condenar a las almas! ¡Muchos! Y las almas, por no saber discernir lo que es un sacerdote, siguen sus enseñanzas heréticas y se condenan sin más, con mucha facilidad.

Lo que se ve en el Vaticano es la obra maestra de la masonería: buscar la unidad en la diversidad. Y esa búsqueda supone destruir la verdad que da el Espíritu a la Iglesia. Destruirla con un lenguaje apropiado: el de Babel. Arruinarla con una ley del hombre: la gradualidad. Obrar la mentira, para ocultarla, con una falsa doctrina: la misericordia sin justicia, sin verdad, sin orden divino.

Por eso, sean valientes en decir no a Bergoglio y todo su clan. Valientes en decir no a Roma, a sus parroquias, a sus sacerdotes que comulgan con un traidor, y que se hacen traidores con él. Sean valientes en ser de Cristo, no de los hombres.

Cristo no quiere, en Su Iglesia, hombres: no los necesita. Ha dado el Espíritu de filiación para que el hombre sólo sea hijo de Dios. A Cristo no le interesa el lenguaje humano, ni las ideas de los hombres, ni sus obras, ni sus vidas. No ha levantado una Iglesia para recaudar dinero, para llenar estómagos de la gente, para solucionar problemas sociales, para aprobar la vida de pecado de muchos.

Cristo no necesita a ninguna de la Jerarquía que está en el Sínodo, a nadie, para seguir gobernando Su Iglesia. Él lo hace solo, con Su Espíritu. Toda la Jerarquía ha traicionado a Cristo como Cabeza Invisible de la Iglesia. Nadie sigue a Cristo, Su Mente, en la Iglesia. ¿Acaso se van a salvar porque sean Jerarquía? ¿Acaso Cristo salva a sus sacerdotes porque son sacerdotes? Cristo salva a sus sacerdotes porque obran las mismas obras de Cristo en Su Iglesia. Y si no hacen esto, esos sacerdotes se condenan por ser sacerdotes.

Cristo no salva a nadie por su cara bonita. Cristo salva a las almas porque ve en ellas humildad, sencillez, disponibilidad a Su Espíritu. Es el Espíritu el que lleva a vivir la vida de la gracia. Es sólo el Espíritu. Y sólo se exige al alma: humildad. Poner la mente en el suelo, pisotear sus grandes pensamientos sobre su vida humana. Y, entonces, el alma conoce la Verdad y la obra sin más. Y eso es signo de salvación.

Quien no obra la Verdad está demostrando que quiere condenarse.

Eso es toda la Jerarquía en el Sínodo: demuestran que han cometido el pecado contra el Espíritu. ¡Y muchos estas palabras todavía no acaban de comprenderlas!

El Sínodo desata vientos de cisma y de apostasía

loco

En la nueva iglesia, que se levanta en el Vaticano, siguen a un loco: Bergoglio. Es un hombre atado a su pensamiento humano sobre Cristo y sobre la Iglesia. Un hombre sin verdad: no puede permanecer en la verdad, porque baila continuamente con toda mentira que el demonio le pone en su mente. Es una mente diabólica, como hay pocas en el mundo, porque es el encargado de poner la base de una nueva estructura de iglesia, que haga frente a la Iglesia de Pedro, que es la Iglesia de Jesús.

Por eso, alguien predicó en el Sínodo:

«Papa Francisco cree fuertemente en el valor de la sinodalidad» (ver texto).

La nueva iglesia, que ya está en pie, no tiene el papado como centro, como base, cono verdad, sino la comunión de toda la Jerarquía, en que el nuevo y falso papa es uno entre iguales, que es la doctrina propia de los protestantes. Esta doctrina de la sinodalidad lleva a escuchar al otro, pero no a obedecer la Verdad. La Verdad ya no está en Cristo, ya no la tiene el Papa, ya no está en la Iglesia, sino en todo el mundo, en todos los hombres que se reúnen para hablar de sus verdades, que son sus problemas, sus vidas. Y éstas son la verdad que hay que seguir, que hay que exponer en un lenguaje nuevo, al alcance de todos.

Es el espíritu de la colegialidad, pero no el del Sucesor de Pedro: no es el Espíritu de Pedro, porque Bergoglio no es Papa y todo cuanto hace en la Iglesia rezuma sólo humanidad. Una nueva iglesia que se fundamenta en la palabra de los hombres, en sus vidas y obras, pero no en la Palabra de Cristo, no en la Roca infalible de la Verdad, no en la Obra de Cristo, que es una obra para quitar el pecado, para destruir las obras del demonio.

En el Sínodo no se habla del pecado, ni de la lucha contra el pecado, sino que se habla de un lenguaje nuevo para tratar los diferentes asuntos de la vida de los hombres. Ese lenguaje nuevo está lleno, no sólo de errores, sino de claras herejías, que llevan a la apostasía de la fe, y que ponen la cima del cisma como fruto de ese nuevo lenguaje.

En el Sínodo se respiran los vientos del cisma. No sólo es una brisa, sino un huracán que nadie puede aguantar, sostener, parar, sino que se desata sobre toda la Iglesia. Es la consecuencia de no sujetar el entendimiento humano a la verdad, que es sólo Cristo. Y, por eso, los hombres hablan abiertamente de la soberbia que hay en sus mentes. Una soberbia desatada, que se muestra a todos sin la careta, sin la máscara, sin el fariseísmo de un ropaje eclesiástico.

Ha comenzado un diálogo en la nueva iglesia, diálogo de besugos, de charlatanes, de ignorantes de la vida eclesial, de herejes, de cismáticos, para ponerse de acuerdo, en el lenguaje, sobre la doctrina, sobre lo que hay que pensar, lo que hay que creer, lo que hay que obrar en la iglesia. Ya el nuevo y falso papa no es la voz de Cristo, no da testimonio de Cristo, no imita a Cristo, sino que ese nuevo papa imita al hombre, es la voz del hombre, es el grito de su pueblo; el pueblo que hace de su persona un fetichismo, una idolatría, un negocio en el mundo.

Bergoglio no es garantía para nadie ni custodia de la fe verdadera, sino que es el camino para condenarse al fuego del infierno, para arrastrar, con el lenguaje humano, con la palabra bonita y bella, a muchos hacia la perdición eterna.

El que es de Cristo, no es de Bergoglio ni de su nueva iglesia. Esto deben tenerlo muy en cuenta, porque si no van a quedar pillados en este nuevo lenguaje. Quien sigue a Bergoglio no sigue a Cristo y no pertenece a la Iglesia de Cristo, a la verdadera, a la fundada en Pedro.

La nueva era del lenguaje se cierne sobre toda la Iglesia. Ellos dicen: no vamos a cambiar la doctrina, sino que vamos a presentar un nuevo lenguaje para, con el tiempo, cambiar la doctrina. Este es el engaño que muy pocos ven en todo este juego del Sínodo. Porque esto es el Sínodo: un juego de los hombres para distraer a todos de la verdadera doctrina, la que salva, la intocable, la dogmática, la que no predican en el Sínodo.

Bergoglio es un hombre que no ve en las iglesias locales la verdadera Iglesia: «la Iglesia universal y las Iglesias particulares son de institución divina, mientras que las Iglesias locales, así entendidas, son de institución humana» (ver texto). Esta es la desfachatez de este hombre: las capillas, que la Iglesia tienen en cada diócesis, son cosa humana. Las asociaciones, los grupos de oración, etc… no son de la Iglesia. Lo que valen son las parroquias. Lo que no sea parroquia, no corresponde a la Iglesia de Jesús. Lo que los hombres organizan localmente no pertenece a la Iglesia universal. Y después de decir esto, habla como un arrogante:

«el Sínodo se realiza siempre cum Petro y sub Petro, y la presencia del Papa es garantía para todos y custodia de la fe» (Ib): este es el orgullo de un hombre, que no es Pedro, que no puede ser el Papa de la Iglesia Católica, sino que es la nueva figura de la sinodalidad, de la colegialidad, que la falsa Jerarquía persigue desde ahora con el Sínodo.

Un hombre que se ha vuelto loco en su orgullo manifiesto, pertinaz, claro para todos los que han aprendido a discernir las palabras de este hombre. Para los demás, sigue siendo un ídolo, un super-hombre, un iluminado en la Iglesia.

La sinodalidad significa una sola cosa: todo se hace por votación. Todo se hace por aclamación del pueblo. Todo es contentar al pueblo, a la gente, a la chusma de los católicos tibios y pervertidos. Es concebir un lenguaje apto para toda mente humana, que esté acorde, que se acomode a cualquier pensamiento humano, menos el dogmático. Es un lenguaje que aborrece el dogma, la Verdad Absoluta, las verdades reveladas. Y que, por lo tanto, es un lenguaje que reescribe la Revelación, el dogma, la fe, el credo, el Evangelio, lo que se ha enseñado y vivido durante 20 siglos. Y este lenguaje recibe el sello del falso Papa, porque todo está bajo Pedro (un falso Pedro), en la mirada atenta de un hereje, que no quiere ver un dogma en su nueva iglesia.

Ellos comienzan un nuevo camino: el del lenguaje humano, apoyados en el común de una mente humana desviada de la verdad. Todos aquellos que predican este lenguaje no pertenecen a la Iglesia Católica. Tienen que aprender ya a discernir la verdadera de la falsa Jerarquía. Tienen que ver ya quién es quién en la Iglesia para no dejarse engañar por el nuevo lenguaje que es un camino que los llevará a la perfección de su pecado, anulando así toda la obra de la Iglesia durante 20 siglos.

Es el lenguaje propio de la herejía moderna: coger una Verdad Absoluta y tergiversarla con toda clase de pensamientos humanos, que son sólo mentiras disfrazadas de verdad. Es sólo un engaño para la mente del hombre, para que el hombre piense que por ese camino se encuentra su salvación y su santificación.

La cuestión del lenguaje: «la atención que debe darse a la lengua y al lenguaje de la Iglesia, que debe utilizar para responder a las expectativas y hacerse comprender» (ver texto). En esto gastan la saliva los del Sínodo. Lo que importa en la doctrina de Cristo no es la doctrina, no es la Verdad Absoluta, no es el dogma, no es la norma de moralidad, sino la lengua, la palabra humana. Es el culto a la idea del hombre: a ver quién da la idea que convenza a todos. La idea que se haga moda, que arrastre a todos hacia el fin que se persigue.

Y muy pocos han comprendido que nadie puede usar otra lengua para explicar la doctrina de Cristo sino la misma Palabra de Dios, porque «Mi doctrina no es Mía, sino del que Me ha enviado» (Jn 7, 16). Jesús, cuando habla, no usa un lenguaje humano para expresar algo divino. No va en busca de un lenguaje para responder a las necesidades de los hombres. Jesús, cuando habla, da la misma Mente de Su Padre. Y, para hacer eso, necesita tener el Mismo Espíritu de Su Padre.

Los hombres del Sínodo carecen del Espíritu del Padre, que es el Espíritu del Hijo, y por lo tanto, no pueden hablar con el Espíritu de la Palabra: no pueden predicar la misma doctrina que Cristo predicó, sino que, necesariamente, tienen que inventarse un nuevo lenguaje para dar su doctrina de hombres.

Hay que poner la atención en la lengua. Eso significa una cosa: nadie pone freno a su boca. Consecuencia: «Ved que un poco de fuego basta para quemar todo un gran bosque» (St 3, 5b). El fuego del nuevo lenguaje va a quemar todo el bosque del dogma católico. ¡Esto es el Sínodo! «También la lengua es un fuego, un mundo de iniquidad. Colocada entre nuestros miembros, la lengua contamina todo el cuerpo, e inflamada por el infierno, inflama a su vez toda nuestra vida» (v. 6). Los Obispos, que hablan en ese Sínodo maldito, hablan inflamados por la mente del mismo demonio, y queman a muchos con sus palabras heréticas y cismáticas.

Hay que inventarse una nueva forma de hablar a la gente, porque llevamos 20 siglos que no nos entendemos. Este es el absurdo que están diciendo. Lo que Cristo enseñó hace 20 siglos a Sus Apóstoles, eso no vale en el tiempo actual, porque el mundo de hoy y los hombres hablan otro lenguaje, usan su jerga. Y eso que enseñó Cristo no se entiende en esa jerga. Hay que cambiarlo, hay que acomodarlo al lenguaje de la gente: predica lo que los hombres quieren escuchar y así los ganas. Pero no prediques la Verdad como es, porque el lenguaje que el hombre usa hoy día no tiene ninguna verdad absoluta, no admite dogmas, ya que el hombre se mueve continuamente entre relativismos, entre dudas, entre incertidumbres, entre mentiras, con errores. Y eso es lo que importa: demos nuestra mentira a la gente, nuestro error, para que la Iglesia quede bien con todo el mundo.

¿Qué dice el Evangelio?

«Sea vuestra palabra: sí, sí; no, no; todo lo que pasa de esto, de mal procede» (Mt 5, 37).

¿Qué están predicando en el Sínodo? Lo que procede del mal, del pecado, del demonio:

«El lenguaje como”vivir en pecado “,”intrínsecamente desordenados”, o “mentalidad anticonceptiva” no son necesariamente palabras que invitan a la gente a acercarse a Cristo y a la Iglesia… Hay un gran deseo de que nuestro lenguaje tiene que cambiar para satisfacer las situaciones concretas…. Muchos ya ven al Matrimonio como algo que hay que eliminar del duro lenguaje de la Iglesia. ¿Cómo podemos hacer que el lenguaje sea atractivo, cariñoso y acogedor? No estamos hablando de normas o leyes, estamos hablando de una persona, que es Jesús, quien es la fuente de nuestra fe, el líder de nuestra Iglesia, que es el que nos invita a entrar en un misterio.» (P. Thomas RosicaPortavoz del Vaticano).

Vivir en pecado, intrínsecamente desordenado, mentalidad anticonceptiva, ya son conceptos que no valen. Y ¿por qué no valen? Porque no gusta al oído de mucha gente que vive su vida en el pecado y que llama al pecado como santidad de vida, virtud, valor divino.

Hay que cambiar el lenguaje: no hay que predicar como Cristo lo hizo; hay que buscar un lenguaje que invite a la gente ¿a qué cosa? A acercarse a Cristo y a la Iglesia, porque Jesús es la fuente de nuestra fe, el líder de nuestra iglesia.

Este es el lenguaje de herejía, el propio de estos herejes.

Hablemos de Jesús: la sola fe, sólo Cristo te salva, la sola misericordia, la sola escritura. La doctrina luterana, presentada en el lenguaje moderno de una Jerarquía que ha apostatado de la fe.

No te van a hablar de la doctrina de Cristo, sino de Cristo. Sólo Cristo salva.

Pero no hablemos de normas:

«La Iglesia debe ofrecer su enseñanza más vigorosamente, presentando la doctrina no como un elenco de prohibiciones, sino haciéndose más cercanos a los fieles, tal como lo hizo Jesús» (ver texto).

¿No es la enseñanza de Jesús vigorosa por sí misma? No hablaba Jesús con autoridad y todos le seguían, todos callaban sus bocas? Entonces, ¿por qué no imitan a Cristo y se dejan de ofrecer la enseñanza con un nuevo lenguaje? Porque ya no creen en lo que Dios ha revelado; ya no creen en lo que Cristo ha enseñado; ya no creen en lo que la Iglesia ha mantenido durante tanto tiempo firme en su Seno. Y la Iglesia ha sido capaz de hacer esto porque un Papa legítimo la sostenía, aunque estuviera llena de demonios en su Jerarquía.

Pero como, en la actualidad, la Iglesia ya no se sostiene por un Papa, sino que la maneja un falso Papa, entonces aparece el baile del lenguaje humano para derribar todo el dogma de la Iglesia. ¡A eso van! No se crean que el Sínodo no va a tocar la doctrina. Ya ha sido tocada, ya ha sido cambiada. Pero sólo se muestra el nuevo lenguaje de los hombres, para contentar a todos. Y, en ese nuevo lenguaje, viene el zarpazo. Por eso, estas Navidades Cristo no estará en el portal de Belén. No serán Navidades católicas.

«Cuando acabó Jesús sus discursos, se maravillaban las muchedumbres de su doctrina, porque les enseñaba como quien tiene poder y con como sus doctores» (Mt 7, 28-29).

El poder de la Palabra de Jesús es lo que deja maravillados a las gentes. No es el lenguaje que usa Jesús: es que Jesús habla con autoridad, con poder, con el Espíritu.

Y esta gentuza del Sínodo, ¿habla con autoridad, con poder, con el Espíritu de la Palabra? No. Y nunca lo van a hacer porque se han apartado de la Palabra de Dios, de la Revelación, del dogma, para poner su estilo de lenguaje humano, su idea maravillosa, su moda del lenguaje. Hablan con el espíritu del demonio, para llenar la Iglesia con los pecados de herejía, de cisma y de apostasía de la fe.

«La Iglesia debe ofrecer su enseñanza…tal como lo hizo Jesús». ¿Y qué es lo que hizo Jesús? ¿Qué cosa predicó Jesús?

«Todo el que mira a una mujer deseándola, ya adulteró con ella en su corazón» (Mt 5, 28). ¿No está Jesús prohibiendo mirar a la mujer con deseo? Esto es lo que hizo Jesús. Así Jesús se acercó a la gente: les dijo la verdad que nadie quiere escuchar. Si miras a una mujer con deseo, vives en pecado. Esto es lo que predicó Jesús y la gente lo aceptaba, lo seguía.

«El lenguaje como” vivir en pecado”… no son necesariamente palabras que invitan a la gente a acercarse a Cristo»: este sacerdote es maestro de Cristo. Cristo: te has equivocado en tu uso del lenguaje. Eso ya no sirve, tu forma de predicar no va con la moda del mundo, con la vida de las personas del siglo XXI; tiene que ser distinta. Esta es la gran herejía.

«¿No habéis leído que al principio el Creador los hizo varón y hembra? Y dijo: Por esto dejará el hombre al padre y a la madre y se unirá a la mujer. De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Por tanto, lo que Dios unió no lo separe el hombre» (Mt 19, 4-6). La indisolubilidad del matrimonio se demuestra por el lenguaje decisivo y tajante de Jesús: que ningún hombre separe el vínculo del matrimonio. Que ninguna doctrina acepte otra cosa que esta verdad: si estás casado por la Iglesia, no te puedes divorciar y juntar con otra persona, para después, querer comulgar en estado de pecado. Y, como no puedes, te quejas de que no perteneces a la Iglesia.

Es un lenguaje decisivo y tajante de Jesús. Y esta forma de lenguaje que usa Jesús lo quieren cambiar:

El «lenguaje tiene que cambiar para satisfacer las situaciones concretas». Hay que satisfacer la vida de pecado de las personas, de los matrimonios que pasan por una situación difícil, porque viven en el pecado (están malcasados) y quieren comulgar en su pecado. ¡Qué situación más difícil! Y hay que satisfacerla con un beso y un abrazo, con un nuevo lenguaje.

«¿Cómo podemos hacer que el lenguaje sea atractivo, cariñoso y acogedor?» ¿Cuál es el lenguaje de la Jerarquía apóstata del Sínodo?

«Actuando con empatía y ternura, será posible reducir la brecha entre la doctrina y la práctica, entre las enseñanzas de la Iglesia y la vida cotidiana de la familia. Porque lo que necesitamos no es una elección entre la doctrina y la misericordia, sino el inicio de una pastoral iluminada, sobre todo para animar a las familias en dificultad, que a menudo se sienten con un sentido de no pertenencia a la Iglesia» (ver texto).

Hay que iluminar la pastoral con la mente del hombre, con las palabras de los hombres, con el sentimentalismo, la empatía, la cercanía, la afectividad, el deseo de ser feliz en la vida, de hacer lo que a uno le de la gana en la vida.

O con otras palabras más directas:

«Puede haber más amor cristiano en una unión canónicamente irregular que en una pareja casada por la Iglesia» (Adolfo Nicolás).

Reconozcamos que los que viven en unión libre son más santos que los que tienen el Sacramento del matrimonio. Y, por eso, hay que dejarlos que comulguen, porque el sacramento de la Eucaristía no es para los perfectos, sino para los pecadores:

«La Eucaristía no es el sacramento de los perfectos, si no de los que están en el camino» (ver texto); es decir, de todos los hombres. Todos están en el pecado, en el camino del pecado. La Eucaristía es la que ofrece el camino para no pecar más. Y, por eso, es el Sacramento de los perfectos, no de los pecadores que quieren seguir en sus pecados. Y estar en el camino de la perfección no significa no pecar más, sino significa que si alguno ha pecado, que vaya corriendo al sacramento de la Penitencia, para poder seguir en el camino de la santidad, que da la Eucaristía.

Pero en el Sínodo nadie toca el tema de la Penitencia, de la confesión, de la expiación del pecado, del arrepentimiento del pecado, de la lucha contra el demonio, contra uno mismo, contra el mundo. Nadie. Todos en su lenguaje humano, que es la base para la nueva doctrina de la nueva iglesia.

Y, por eso, con el lenguaje humano se hace de la Iglesia una Sodoma y una Gomorra:

«Lejos de encerrarse en un aspecto legalista, queremos sumergirnos en las profundidades de estas situaciones difíciles para acoger a todos los que están involucrados y para asegurar que la Iglesia es la casa de su paterna, donde hay espacio para todo el mundo con su vida dura» (Damasecno Assis)

¿Ven cómo está el Sínodo? ¿Ven lo que hay? Y sólo llevan tres días. ¡Y cuánto caballo desbocado!¡Cuántas naves a la deriva! ¡Cuántas almas se van a perder para siempre!¡Cisma y sólo cisma! Y cisma oficial, llevado por toda la Jerarquía de la Iglesia.

La blasfemia de Bergoglio contra la Maternidad Divina

sannilodv

«El Evangelio que acabamos de escuchar, lo acogemos hoy como el Evangelio del encuentro entre los jóvenes y los ancianos: un encuentro lleno de gozo, de fe y de esperanza» (ver texto).

Así comienza un hereje su homilía: poniendo su idea humana por encima de la Mente de Cristo, del Evangelio de Jesucristo, de la Palabra del Pensamiento del Padre.

No podemos acoger una blasfemia como ésta: el Evangelio de Jesucristo no es el evangelio del encuentro con los hombres y, menos, del encuentro entre los jóvenes y los ancianos.

El Evangelio de Jesús es una Ley Eterna; el falso evangelio del encuentro es una idea masónica, protestante y comunista, sin gozo, sin fe y sin esperanza.

La Palabra de Dios no es para hacer un encuentro entre los hombres, sino para hacer una selección entre ellos: es para poner espada, división; es para indicar el camino de la salvación y hacer que el alma elija un camino en su vida.

El Evangelio de Jesucristo es el que lleva al Cielo; el evangelio del encuentro es el que lleva al infierno. Elijan uno de ellos. Elijan a Cristo o a un Obispo que no sabe leer el Evangelio de Jesús, que sólo sabe malinterpretarlo con sus palabras baratas y llenas de blasfemias.

Tienen que elegir ya. Tienen que saber escupir cada palabra de Bergoglio y decirle a la cara: tú no eres el Papa verdadero de la Iglesia Católica, porque no hablas como Jesucristo, no eres la Voz de Cristo en la tierra, sino que hablas como tu padre, el demonio: eres la misma voz del demonio.

Si no se atreven a decir esto, están haciendo como todos esos católicos, tibios y pervertidos en sus juicios, que buscan una razón para lavar las babosidades de este hombre cuando habla; son como toda esa Jerarquía, que se ha acomodado al lenguaje herético de un hombre, y que no tiene ninguna vergüenza en llamar a esta doctrina como católica, cuando es claramente anticatólica.

¡Da asco Bergoglio! ¡Pero más asco dan los católicos y la Jerarquía que apoyan y obedecen a Bergoglio! ¡Porquería demoníaca es lo que abunda en toda la Iglesia!

Si Bergoglio es un ser que ha perdido el juicio, es decir, un idiota, uno que no sabe pensar ni hablar una verdad, porque no hay verdad ni en su mente ni en su boca humana, más locos son todos esos católicos, que sólo son de nombre, pero no de obras, que alaban a Bergoglio, que lloran las palabras de un mentiroso, que repiten las herejías de un demonio en la Iglesia.

¡Bastardo es el nombre de Bergoglio: es el nombre de la Bestia! Nombre que se ha escondido en la falsedad de Francisco.

Francisco es un farsante (= su nombre es falsedad, porque no tiene el Espíritu de San Francisco de Asís, que es el motivo por el cual lo eligió); Bergoglio es el demonio en persona (= su nombre es su vocación en la vida: Bergoglio viene Beriko (Beriko, Berko, Bergo, Bergolio, Bergoglio), que significa burro, asno, persona incapaz de pensar la verdad. Es una hernia en el pie (Beriko, bernia, hernia); es un malestar que no se quita en la vida; es un dolor de cabeza, que ninguna medicina lo saca).

«María nos muestra el camino: ir a visitar a la anciana pariente, para estar con ella, ciertamente para ayudarla, pero también y sobre todo para aprender de ella, que ya es mayor, una sabiduría de vida».

En estas palabras ha anulado todo el Misterio de la Maternidad Divina.

¡Qué hombre tan cegado por lo humano! ¡Qué hombre tan inculto! ¡Qué demonio es Bergoglio!

La Virgen María va a aprender de una criatura humana, de la sabiduría de la vida humana: clarísima herejía, blasfemia contra la Santidad de la Virgen María.

¿Dónde están las Glorias de María en esta homilía? En ninguna parte, en ninguna palabra, en ningún párrafo.

¿Dónde están las glorias del hombre en esta homilía? En todas partes: desde el principio hasta el final.

Conociendo la mente de este sinvergüenza, es lógico que trate así a la Virgen María: sin ningún respeto, sin ninguna obediencia a Su Misterio, sin ninguna alabanza a su persona humana.

¿Quién es la Virgen María? La Madre de Dios. Y, por ser Madre, tiene la perfecta sabiduría humana, no sólo la divina. Luego, por ser Madre de Dios, la Virgen María no tiene que aprender de nadie, y menos de una mujer, lo que es la sabiduría de la vida.

Si no ponen a la Virgen María en su puesto, entonces caen en la blasfemia de este hombre, de esta piltrafa humana, de esta sabandija demoníaca.

La Virgen María, por Su Maternidad, no es una mujer como las demás. Es una persona humana con dos naturalezas. Este es Su Misterio, Su Gloria.

¿Quién es Jesús? Es el Verbo Divino que tiene dos naturalezas: la Divina y la Humana. Jesús no es un hombre: no pertenece a la naturaleza humana. El hombre sólo posee una sola naturaleza: la suya propia de su especie: la humana.

Jesús posee dos naturalezas: no es un hombre, no pertenece a la naturaleza humana. Posee otra naturaleza en su ser. ¡Este es el Misterio de la Encarnación! Nadie enseña este gran Misterio. Todos colocan a Jesús como Hombre. Y no es un Hombre como los demás.

En Él se resuelve la unión hipostática: el Verbo, que es Dios, se une a otra naturaleza, la del hombre, y surge así un nuevo ser, que es Dios y Hombre, al mismo tiempo.

En este Misterio, participa en grado supremo, Su Madre, la Virgen María.

La Virgen María, para poder ser Madre de Dios, tiene que ser elevada a esa unión hipostática. Y cuando el Verbo asume la naturaleza humana, en el vientre de María, asume la persona humana de Su Madre. Y esto significa, que María posee la misma Naturaleza Divina del Verbo por asunción. En otras palabras, María es Divina.

No sólo la Virgen María es divina por la Gracia, que la hace ser Hija de Dios por adopción; no sólo participa de la Naturaleza Divina por la gracia. Sino que es divina por su Maternidad; no sólo por su Bautismo.

Esta es la Gloria de María: tener por Hijo al mismo Hijo del Padre. Es algo que no se puede explicar, alcanzar con la mente humana. Es algo que supone una elevación del ser humano de María al Ser Divino, en que la Virgen pasa a ser Divina por la unión del Verbo con su naturaleza humana, en Su Seno Virginal.

Y, por tanto, María es poseída por toda la Sabiduría Divina. Y, en esa Sabiduría Divina, conoce lo que es el hombre, su valor y su sabiduría. María no necesita leer un libro para conocer lo que es el hombre. María no necesita que otra persona le enseñe lo que es la vida humana. No tiene ninguna necesidad porque lo sabe todo. Esta es Su Grandeza, que anula ese bribón con sus palabras de blasfemia, porque no cree en el dogma de la Maternidad Divina.

Hoy día la Jerarquía de la Iglesia no cree en esta divinidad de la Virgen, en Su Maternidad que la hace divina. No cree. Hace falta ser niños para poder creer en la Virgen María y para poder decir: María es Divina. Hay que poner la mente en el suelo y pisotear toda filosofía y toda la teología. Sólo los niños creen en las Grandezas del alma de Su Madre. Los hombres, los adultos, los sabios, ven sólo a María como una simple mujer

Como somos tan hombres, tan humanos, tan carnales, tan materiales, tan de la tierra, entonces lloramos y nos divertimos con las palabras necias de un estúpido: «para aprender de ella, que ya es mayor, una sabiduría de vida».

Es Isabel la que aprende de la Virgen María, porque la alaba en Su Maternidad Divina.

¿Por qué va la Virgen María a visitar a su prima Isabel?

Lo dice la misma escritura: «Así que oyó Isabel el saludo de María, exultó el niño en su seno, e Isabel se llenó del Espíritu Santo, y clamó en voz en grito: ¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre!» (Lc 1, 41-42)

Santa Isabel engrandece la Gloria de la Virgen María: su maternidad divina.

Bergoglio alaba a los hombres, los engrandece.

¿Quién tiene la razón? ¿Una Santa o un demonio? ¿Quién está dando lo que es la Virgen María, la verdad de su vida, de su persona, de su unión con Dios? ¿Lo da Bergoglio o lo da Santa Isabel? ¿Con quién te quedas: con Bergoglio o con los Santos de Dios? ¿A qué iglesia perteneces: a la de Bergoglio o a la de Jesús?

Ya hay que elegir. Ya hay que ponerse o de parte del Anticristo o de parte de Cristo.

Hay mucha gente que no sabe discernir nada. Están en la Iglesia con una estupidez morrocotuda.

La Virgen María lleva en su Seno al Santificador; y ¿cuál es su obra? Santificar un seno de una mujer que ha creído en el Mesías, pero que tiene un hombre, un sacerdote, que no ha creído y, por eso, se quedó mudo. ¿En qué cabeza cabe que la Virgen María vaya a escuchar las palabras de un anciano que no cree ni puede hablar? ¿En qué está pensando Bergoglio al hacer de este encuentro con Isabel una tertulia social? Es lo que quiere este hombre: la sociedad, lo cultural, lo humano. Pero aborrece a Cristo y a Su Madre.

La Virgen Maria hace una obra: santificar. Y la hace, no sólo como instrumento del Verbo, que está en Su Seno Virginal. Es su misma Maternidad la que obra: es el mismo Verbo unido a Su Madre. Son los dos, al mismo tiempo, los que santifican el hijo de esa mujer. Porque, para esto, el Verbo se encarna en el Seno de una Virgen: para llevar a la santidad a todas las almas, a través de Su Madre, la Virgen María. Jesús y Su Madre no se pueden separar en la Iglesia, en la Obra de la Redención. No se puede amar a Jesús y no amar a Su Madre. No se puede dar culto a Jesús y no dar culto a la Virgen María. No se puede. Quien no es devoto de la Virgen María, aunque comulgue no puede salvarse.

¿Predica esto Bergoglio? ¿Habla alguna vez Bergoglio de la santidad? Ninguna. Claramente no lo predica. Y, entonces, ¿por qué le llaman Papa? ¿Por qué le obedecen? ¿Por qué lloran con sus homilías oscuras y llenas de errores por todas partes? ¿Por qué hacen publicidad a un burro?

«Podemos pensar que la Virgen María, estando en la casa de Isabel, habrá oído rezar a ella y a su esposo Zacarías con las palabras del Salmo Responsorial de hoy: «Tú, Dios mío, fuiste mi esperanza y mi confianza, Señor, desde mi juventud… No me rechaces ahora en la vejez, me van faltando las fuerzas, no me abandones… Ahora, en la vejez y en las canas, no me abandones, Dios mío, hasta que describa tu poder, tus hazañas a la nueva generación» (Sal 70,9.5.18). La joven María escuchaba, y lo guardaba todo en su corazón».

«Podemos pensar…»: esto es todo en Bergoglio: su mente…Podemos pensar, recordar, imaginar, ilusionarnos, soñar…. Se pone a pensar, se pone a interpretar, se pone a malinterpretar, se pone a destruir la Palabra de Dios con la misma Palabra de Dios. ¿Por qué no va a los Santos Padres y dice lo que ellos han dicho de este pasaje? Porque no cree en la Tradición Divina, ni en los Santos, ni en nadie. Sólo cree en lo que hay en su estúpida cabeza humana, que es una cabeza de chorlito.

Aprende, Obispo necio, estúpido e idiota, lo que significa este pasaje de otro Obispo:

«Bien pronto se manifestó los beneficios de la llegada de María y de la Presencia del Señor; pues en el momento mismo en que Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre, y ella se llenó del Espíritu Santo. Considera la precisión y exactitud de cada una de las palabras: Isabel fue la primera en experimentar la gracia, porque Isabel escuchó según las facultades de la naturaleza, pero Juan, en cambio, se alegró a causa del Misterio. Isabel sintió la proximidad de María, Juan la del Señor; la mujer oyó la salutación de la Mujer, el hijo sintió la presencia del Hijo; ellas proclaman la gracia, ellos, viviéndola interiormente, logran que sus madres se aprovechen de este don hasta tal punto que, con un doble milagro, ambas empiezan a profetizar por inspiración de sus propios hijos» (De la exposición de San Ambrosio, obispo, sobre el Evangelio de San Lucas – Libro 2, 19.22-23.26-27; CCL 14, 39-42).

La Virgen María no fue a casa de Isabel para dialogar con esa mujer, sino para santificar su seno.

La Virgen María no fue a la casa de Isabel para aprender de ella una sabiduría de la vida, sino para profetizar lo que viene con el Hijo que tiene en su seno virginal: Misericordia y Justicia, que es el Magnificat, que Bergoglio ni se molesta en nombrar, porque ha anulado la misión de la Virgen María en la Iglesia: ser profeta de Su Hijo; ser Apóstol de Su Hijo; ser mártir con su Hijo.

«María supo escuchar a aquellos padres ancianos y llenos de asombro, hizo acopio de su sabiduría, y ésta fue de gran valor para ella en su camino como mujer, esposa y madre». ¿Ven la gran blasfemia de este hombre? ¿Ven cómo no predica el Evangelio de Jesucristo, sino que predica lo que le da la gana?

¿No ven que Bergoglio no puede ser el Papa de los católicos porque no da la unidad de la fe? No lleva a la Tradición, no continúa la línea de los Papas, no hace nada para salvar a la Iglesia del error y de la mentira. No une en la Verdad: desune con su mentira, con sus errores, con sus palabras llenas de sin sentido. Sólo está interesado en su humanidad, en los hombres, pero no en Cristo, no en Su Obra, no en su Plan de Salvación.

¿Todavía no lo disciernen? ¿Qué más hay que decir para que comprendan la situación de toda la Iglesia?

¿Qué más hay que escribir para que comprendan que, a partir de ahora, la Jerarquía va a dar un cambio sustancial en todo? Si están apoyando las palabras de un hereje, también van a apoyar las reformas malditas que ese hereje quiere. Y van a destruir toda la Iglesia, como lo hace el mismo Bergoglio: con palabras baratas, sentimentales, que agradan los oídos de todos los hombres.

¿Todavía no ven lo que viene a la Iglesia? ¿Todavía rezan por el Sínodo? Todos se van a abrazar en un mismo lenguaje: igualdad, libertad y fraternidad. Y van a consentir con el pecado, y lo van a obrar como si fuera un vaso de agua en sus vidas.

La Virgen María enseña sólo un camino: el de Su Hijo. Y llama a todos a caminar por ese Camino. Y no es fácil ese caminar, porque el hombre tiene que aprender la humildad: tiene que aprender a no mirar su vida humana ni su humanidad: es el negarse a sí mismo que Bergoglio no lo quiere ni lo vive, sino que muestra, en todo su obra en la Iglesia, lo contrario: sean hombres, busquemos los derechos humanos, seamos justos con todos, vivamos en la fraternidad, en la igualdad de todas las mentes humanas, y amémonos en la creación porque es algo maravilloso: Dios todo lo ha creado bueno, todo es hermoso, todo es amable. Todo consiste en el cristal como se lo mire. Y, por eso, anulemos las Verdades Absolutas que impiden esta unión global, este levantamiento del hombre por encima de Dios.

Bergoglio se ha hecho un dios; la Jerarquía de la Iglesia se ha hecho un dios. Todo el mundo juega a ser dios. Y nadie quiere reconocer los derechos de Dios sobre todas las criaturas. Y eso es lo que viene ahora: la Justicia de Dios. Y nadie se puede esconder de Su Justicia.

Los gobernantes de las naciones se les va a ir de la mano todo su plan; los que gobiernan la Iglesia en Roma van a quedar al desnudo, con todas sus verguenzas al aire; y los católicos, tan ufanos para proclamar las herejías de un hereje, van a quedar mudos y espantados ante lo que viene a la Iglesia.

A %d blogueros les gusta esto: