Lumen Mariae

Inicio » Breves » Romper el Papado

Romper el Papado

quirografo

«A este respecto, deseo renovar la voluntad ya expresada por mis Predecesores, de mantener un diálogo con todos los hermanos en Cristo para encontrar una forma de ejercicio del ministerio propio del Obispo de Roma que, en conformidad con su misión, se abra a una situación nueva y pueda ser, en el contexto actual, un servicio de amor y de comunión reconocido por todo» (Vaticano).

Si Francisco no hubiera puesto en el gobierno de la Iglesia un conjunto de cabezas para ayudarle en todo su gobierno, con su quirógrafo (Vaticano), entonces estas palabras tendrían validez. Pero, lo grave es que Francisco gobierna la Iglesia con una horizontalidad, anulando el dogma de la verticalidad en Pedro. Y eso produce que ese diálogo que él busca para el ministerio de Pedro, es falaz, es un engaño y es aniquilar la Iglesia completamente.

Esta Verdad, los hombres no saben analizarla porque ven las cosas con el sentimiento humano, desde el punto de vista de los hombres. Francisco sólo se centra en el sufrimiento humano: «Cuando cristianos de diversas confesiones sufren juntos, unos al lado de los otros, y se prestan los unos a los otros ayuda con caridad fraterna, se realiza el ecumenismo del sufrimiento» (Ibidem). Y esto supone anular el sufrimiento de Cristo. Porque el verdadero ecumenismo une a todos los hombres en la Cruz de Cristo, en el dolor de Cristo, que es una expiación, es una reparación divina. Y Cristo sufre por el pecado de los hombres, no porque los hombres sufran en sus vidas humanas.

Esta verdad de la Cruz la anula Francisco con su gobierno horizontal: busca un diálogo para unir a los hombres y así buscar soluciones para que ningún hombre siga sufriendo, para que nadie se sienta solo en su sufrimiento. Los hombres tienen que unirse para sufrir con Cristo. Si no se ofrece el sufrimiento de la vida a Cristo, ese sufrimiento no tiene ningún merecimiento para el hombre. Unirse al dolor de Cristo es lo que da valor al sufrimiento humano. Es en la Cruz donde se realiza el verdadero ecumenismo. No es en las lágrimas de los hombres, no es en sus problemas de la vida, no es en los caminos humanos donde se encuentra la unidad en la verdad.

Porque Francisco es un sentimental, es decir, es un hombre ciego por dar culto al hombre, por elevar al hombre por encima de Dios… Por este sentimiento herético, habla de la sangre de los hombres como el valor del ecumenismo: «se realiza el ecumenismo de sangre, que posee una particular eficacia no sólo en los lugares donde esto se produce, sino, en virtud de la comunión de los santos, también para toda la Iglesia. Aquellos que matan, que persiguen a los cristianos por odio a la fe, no les preguntan si son ortodoxos o si son católicos: son cristianos. La sangre cristiana es la misma» (Ibidem).

Para aquellos católicos que no ven la clara herejía en estas palabras, hay que recordarles que la Sangre de Cristo es una, eterna y viva. Y que, por lo tanto, la sangre de los hombres es nada, vanidad de vanidades, un cero a la izquierda.

En la Iglesia Católica se adora la Sangre de Cristo. Y la sangre de los mártires es venerada, no por ella misma, sino por la muerte del mártir: en esa muerte, ese alma dio testimonio de Cristo ante los hombres. Y dar testimonio de Cristo es dar la verdad en la muerte. Y, para dar la verdad, es necesario vivir en la Verdad.

Por lo tanto, los ortodoxos viven en la mentira, con sus errores, con sus herejías, en su cisma. Y, por más que sean perseguidos en su fe, como su fe no es auténtica, no mueren mártires de Cristo. Es necesario profesar la fe verdadera para poder morir mártir. Los ortodoxos no la profesan; muchos católicos en la Iglesia no la profesan; muchos cristianos en el mundo viven su fe, como cada uno la entiende en su razón, y por eso, hay muchas muertes, pero muy pocos mártires.

Francisco, en su sentimentalismo ciego, proclama que en el mundo de hoy hay muchos cristianos mártires. Es la idolatría del humanismo en su mente.

Y, por eso, ahora se dedica a llorar por los cristianos en gaza, por los musulmanes, por los problemas de los hombres, porque no ha entendido lo que es Cristo y lo que es la Iglesia. No comprende la Palabra de la Cruz, sino que va persiguiendo las palabras humanas, los sentimientos falaces de los hombres para producir una unidad que nunca se puede dar.

Por eso, este hombre va a romper la Iglesia y se va a dar lo que el filósofo y poeta ruso Soloviev, escribió en su obra gnóstica e iluminista, «Tres diálogos» (1899), hablando del Anticristo:

«Convocará un Concilio ecuménico y buscará el consenso de todas las confesiones cristianas, concediendo algo a cada uno. Las masas le seguirán, a excepción de pequeños grupos de católicos, ortodoxos y protestantes».

Ciertamente, en esto estamos. Se ve a un Francisco que vive sólo para el mundo, para la gloria que viene del hombre, y que no le interesa lo demás. Coge el Papado y lo machaca, lo hace trizas y se pone a conversar con todos buscando la fórmula mágica que produzca la deseada unión entre los hombres. Sólo va en busca de un lenguaje humano correcto, que guste a todos los hombres, y que sea el origen de algo nuevo, de un camino nuevo.

Los hombres todavía no se han dado cuenta de que lo que hay en Roma ya no es la Iglesia Católica, porque falta la Cabeza. Hay muchas cabezas y ninguna gobierna la Iglesia. Todas son juguetes del Anticristo.

Anuncios

4 comentarios

  1. Magdalena 18 de Nov. Leo todos los informes sobre Francisco y tambien ami nunca me gusto,desde que aparecio en el balcon ,¿ Pero que podemos hacer ?…Con varias personas Oramos..Oramos para que dios lo desenmascare,lo mas pronto posible…pero pasa el tiempo y el Mal que esta causando ala Iglesia creo que es tremendo. Me cuesta mucho entender porque el Señor …nos esta pidiendo esta CRUZ…Padre absuelvame si peco con este poensamiento , por favor conteste !!Gracias /

    • josephmaryam dice:

      Tenga paz en el corazón.
      Las cosas que Dios pide, muchas veces, el hombre no las comprende del todo; pero por fe hay que aceptarlas.
      Confórmese con la Voluntad de Dios en lo que pasa en la Iglesia. Es Dios quien lo quiere. Por tanto, Dios pone el camino de la Iglesia en medio de las tinieblas del mundo.
      La Iglesia es siempre luz para el mundo, es la que siempre señala el camino al mundo.
      Pero hay que ser de la verdadera Iglesia, no de la falsa que está en Roma levantándose.
      Y si no comprende el mal de mucha Jerarquía, eso no importa.
      Lo que importa al alma es ser guiada por el Espíritu, dejarse llevar por Su Amor. Lo demás, no interesa, no sirve para nada.
      Sólo el alma descansa en la Voluntad de Dios: sabiendo que está haciendo lo que Dios quiere, aunque no comprenda muchas cosas.

  2. amalia moreno sch. dice:

    También de un comienzo algo no me gusto, el rayo sobre San Pedro a muchos nos inquietó. La salida de un GRAN Papa mártir de muchos dentro del Vaticano que lo hostigaban, lo primero que dijo Francisco que era una Iglesia para los pobres. Todos cabemos pobres y ricos mientras queramos seguir a Cristo, en fin, al pasar el tiempo sus palabras rápidamente iban licuando la Doctrina y haber llamado a este Sínodo con esas 38 preguntas para trizar las columnas de la Tradición y el Magisterio d la Iglesia y dejarnos a todos en un péndulo es lo menos aterrador.

  3. Lupe dice:

    Hola, los saludo en el amor de Ntro. Sr. Jxtro. Me encontré este portal y me encanto, soy catolica de a pie, pero he tenido muchas dudas sobre el Papa Francisco, desde los primeros días de su papado me inquietaba yo interiormente al mirarle a los ojos, algo no me gustaba, es más alguna vez me pareció que tenía una mirada feroz, no se porqué me paso con este papa si con los que anteriores que conocí me nacía de adentro el respeto por ser el representante de Xto. Pero ahora NO, yo ignorante de cánones y de los cotilleos vaticanos, ahora a través de este portal toma sentido ese rechazo interor y callado que tengo hacia el. Algo en mi interor me susurra que todo lo que dice este portal es la verdad sobre Francisco, yo no se del Apocalipsis, ni de bestias ni de nada, pero no dudo que TODO este escrito en la palabra de Dios. Pediré a Dios Espiru Santo por que purifiqué nuestro corazón y nuestras conciencias. Con esto les quiero decir ÁNIMO, no decaigan en esta labor de informar. EL nos unirá, a través de la oración y de la acción que nos tenga determinado a un pequeñísimo resto de catolicos. Muchas gracias, agradeceré muchísimo que me dirijan un comentario. Saludos!

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: