Lumen Mariae

Inicio » apostasía » apostasía de la fe » Un Sínodo falible para levantar una iglesia llena de herejías

Un Sínodo falible para levantar una iglesia llena de herejías

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

«He manifestado tu Nombre a los que me has dado sacándolos del mundo… Ahora ya saben que todo lo que me has dado viene de Ti; porque Yo les he comunicado lo que Tú me comunicaste; ellos han aceptado verdaderamente que vengo de Ti, y han creído que Tú me has enviado… Yo les he dado tu Palabra, y el mundo los ha odiado, porque no son del mundo, como Yo no soy del mundo… Conságralos en la verdad: Tu Palabra es verdad. Como Tú me has enviado al mundo, Yo también los he enviado al mundo...» (San Juan 17,6ss.14.17s; véase San Juan 10,36).

El magisterio de la Iglesia fue instituido por Jesucristo, enviado por el Padre como Maestro auténtico de la verdad, en los Apóstoles.

Jesús eligió a Doce para enseñarles su doctrina: «ahora saben que todo lo que me has dado viene de Ti».

Jesús comunicó a los Doce una doctrina divina, celestial, espiritual y sagrada.

Y los Doce aceptaron esa doctrina: creyeron en las Palabras de Jesús. Dieron asentimiento, obedecieron con su mente, hicieron un acto de fe a la Palabra de Jesús: «han creído que Tú me has enviado».

Y los Doce fueron consagrados en la verdad: se les dio la virtud del Espíritu Santo para ser enseñados continuamente por el Espíritu de la Verdad, como lo fueron por el Maestro, y así aprendieron toda la plenitud de la doctrina de Jesucristo, para propagarla perpetuamente y con fidelidad hasta los confines de la tierra.

Muchos han combatido este Magisterio infalible de la Iglesia, que está por encima de toda razón humana, de toda ciencia y progreso del hombre, que va más allá de la conciencia del individuo, que proclama una autoridad divina en la Jerarquía de la Iglesia Católica.

El Magisterio infalible de la Iglesia es lo que la Iglesia enseña como revelado por Dios. No es, por tanto, la opinión de una escuela teológica, ni el magisterio privado de un teólogo o de un Obispo, ni los magisterios falibles que se dan en las Encíclicas o en los decretos que no están conexionados con las verdades reveladas, ya jurídicos, ya litúrgicos, ya magistrales.

Hay mucho magisterio del Romano Pontífice en el cual él habla con una autoridad que no alcanza la infalibilidad, es decir, no está expresando, no está enseñando algo revelado por Dios.

Hay muchos decretos que son publicados en virtud de la autoridad legítimamente comunicada por el Sumo Pontífice, es decir, tienen la firma del Papa, pero la doctrina, en ellos, no es segura.

Por ejemplo, el “Directorio para la aplicación de los principio y normas sobre el Ecumenismo”, publicado el 25 de marzo de 1993. Contiene este directorio instrucciones que van en contra de la doctrina de la Iglesia. Cualquiera que lo lea se da cuenta que la doctrina contenida en tal decreto no es segura. Y, por lo tanto, no se puede aceptar con el asentimiento de la mente. Se ha usado el nombre del Papa, su firma, para crear un directorio de normas, de leyes, que van en contra de la misma verdad revelada.

Desde el Concilio Vaticano II se dan en la Iglesia esta clase de documentos, que no pertenecen  a los decretos que están conexionados con las verdades reveladas y a los cuales se exige el asentimiento interno y religioso de la mente, sino que exponen unas reglas y unas leyes prácticas que anulan la doctrina de Cristo.

Y esto la Jerarquía lo sabe. Y es tal la perversidad de mucha Jerarquía que imponen estos decretos como verdaderos, como seguros, a sus fieles en las parroquias. Así sucedió con todos los decretos litúrgicos que se introdujeron en la Iglesia, después del Concilio, que tienen la firma del Papa, pero que no son doctrina segura, sino que imponen leyes, como la comunión en la mano, que van en contra del magisterio infalible de la Iglesia.

A estos decretos no se les puede obedecer porque no provienen de una autoridad sagrada. Tienen la firma del Papa legítimo, que es siempre una autoridad sagrada en la Iglesia, el cual tiene la función de velar por la salud y la seguridad en la doctrina. Pero han sido dados en contra de esa misma autoridad sagrada, por motivos que los hombres no pueden explicar.

¿Cómo un Papa legítimo permite en la Iglesia este tipo de documentos que enseñan doctrinas que van en contra de lo que Jesús ha revelado?

Es el Misterio del Mal: existe una jerarquía en la Iglesia Católica que combate la autoridad sagrada del Papa y que impone su doctrina a toda la Iglesia.

Muchos católicos se equivocan al decir que los Papas fueron los culpables. Y acaban llamando a esos Papas herejes. Y quedan ciegos para siempre porque no son humildes, no piden luz al Espíritu para discernir este problema en la Iglesia.

El ecumenismo no está en la Revelación. Sin embargo, la Jerarquía ha querido meter a toda la Iglesia en el objetivo de la búsqueda de la unidad de los cristianos. Un objetivo que no pertenece a la fe, a los artículos de la fe.

Y mucha Jerarquía ha publicado cantidad de documentos para fortalecer este objetivo.

Ellos son maestros de la ley: promulgaron un nuevo Código de Derecho Canónico, en la cual se introdujo una nueva situación disciplinar para todos los fieles en materia ecuménica. Esa situación disciplinar no existía en el antiguo Código, porque el ecumenismo no pertenece al depósito de la fe. Es doctrina de demonios. Son fábulas de la mente del hombre que se dan para engañar al mismo hombre.

Y la Jerarquía ha trabajado durante 50 años en el Ecumenismo, llegando al absurdo que vemos hoy día: ya nadie cree en la doctrina que salva. Todos están buscando un lenguaje nuevo que haga cambiar el mismo magisterio infalible de la Iglesia. Un nuevo lenguaje para una nueva teología.

Lo que vemos con estos documentos es claramente el Misterio del Mal dentro de la Iglesia. Y los Papas legítimos han estado prisioneros, de una forma o de  otra, de la Jerarquía movida por este Misterio del Mal.

Hoy se niega el Magisterio infalible de la Iglesia por la misma Jerarquía.

Por supuesto, esa Jerarquía ha dejado de ser católica y sólo hace la función de destruir la Iglesia, usurpando la verdad para poder introducir las innovaciones en la doctrina, para hacer una nueva teología, para levantar una nueva iglesia con un nuevo magisterio, no instituido por Cristo, sino por los hombres.

Esa Jerarquía, infiltrada en la Iglesia Católica, tiene un grupo numerable de aficionados a novedades, que desprecian toda teología escolástica para menospreciar el Magisterio infalible de la Iglesia.

Son muchos los falsos católicos que ven el Magisterio infalible de la Iglesia como impedimento al progreso, y como óbice de la ciencia humana. Muchos lo consideran como un freno injusto a sus pensamientos, a sus filosofías, a sus obras en la vida.

Y esto es señal de la falta de fe: ya no se cree que Jesús ha dado un Magisterio a sus Apóstoles que permanece siempre lo mismo, que nunca cambia, que es inmutable, que no tiene ningún error.

Por eso, ahora todos tienen a un hereje como su papa, como su maestro en el ministerio sacerdotal, como el que enseña y une a la Iglesia en la mentira de su palabra.

Y ahora todos enseñan una doctrina que no es segura, que va en contra de todas las verdades reveladas, y que son la base de la  nueva teología que se quiere imponer a todos en la Iglesia.

Las encíclicas de Bergoglio no son cartas de un Papa a los fieles exponiendo una doctrina segura, un magisterio ordinario, infalible. Son escritos de un  hereje que llevan a las almas a la apostasía de la fe y a la clara herejía. Son los escritos de un cismático que gobierna la Iglesia con un gobierno de hombres, de muchas cabezas, propio de un líder político

Ya los Jerarcas de la Iglesia no creen en el Magisterio de la Iglesia que enseña a excomulgar a un hereje. Ya no creen en el Evangelio que proclama que todo aquel que enseñe un evangelio distinto al de Jesucristo, sea tomado por anatema, sea apartado de la vida de la Iglesia.

Han dejado de creer, los hombres han perdido la fe en la Palabra de Dios.

El Magisterio de la Iglesia es infalible cuando se centra en los artículos de la fe, que son las verdades formalmente reveladas, y en aquellas verdades que están necesariamente conexionadas con los artículos de la fe.

Es decir, «per se pertenecen a la fe aquellas verdades, que nos ordenan directamente a la vida eterna» (Sto. Tomás).

«Esto es lo que has de predicar y enseñar» (1 Tim 4, 11): todo aquello que conduce al alma hacia su salvación y su santificación.

No se puede enseñar ni el ecumenismo, ni la ecología, ni tantas doctrinas que no llevan al alma hacia su salvación. Y los fieles están obligados, en la Iglesia, a combatir esas doctrinas si quieren salvarse.

Los Obispos han recibido de los Apóstoles esta doctrina de la fe que deben custodiar en santidad y ser expuesta con fidelidad por la Iglesia.

«¡Oh, Timoteo!, guarda el depósito a ti confiado, evitando las vanidades impías y las contradicciones de la falsa ciencia que algunos profesan, extraviándose de la fe» (1 Tim 6, 20).

Es claro que en las actuales circunstancias de la Iglesia, la mayoría de los Obispos no guarda el depósito de la fe porque se han extraviado con la falsa sabiduría humana de la ciencia y de la técnica, llenándose de errores, de mentiras, de dudas, que infestan a toda la Iglesia.

Los Apóstoles eran infalibles: hablaban en nombre de Dios, eran ayudados y fortalecidos por la asistencia divina, y su predicación estaba confirmada por milagros y profecías.

Y eran infalibles porque aceptaron «verdaderamente que vengo de Ti, y han creído que Tú me has enviado». Aceptaron y creyeron: pusieron su cabeza en el suelo y obedecieron la Palabra de Dios que Jesús les enseñaba.

Los Apóstoles, en lo concerniente a la fe y a las costumbres, eran cada uno de ellos personalmente infalibles.

«Yo estoy contigo y nadie se atreverá a hacerte mal, porque Yo tengo en esta ciudad un pueblo numeroso» (Act 18, 10).

Yo estoy contigo: significa la asistencia eficaz de Dios para realizar la misión que Dios le confió a San Pablo.

Muchos Obispos, hoy día, ya no son infalibles como lo fueron los Apóstoles. Y la razón sólo es una: ya no aceptan ni creen en Jesús. No aceptan ni creen en la doctrina de Jesús.

Creer en Jesús es creer en su doctrina.

Muchos han disociado a Jesús de su doctrina. Se quedan con un Jesús acomodado a sus intereses y pensamientos humanos. Pero no quieren saber nada de la doctrina de Jesús.

Jesús es la Palabra de Dios: es el Pensamiento vivo del Padre. Jesús es una doctrina viva. Una doctrina que no es de este mundo, que no puede caber en la mente de ningún hombre. Es la Mente de Dios lo que enseñó Jesús a Sus Apóstoles. Una mente infalible, incapaz de errar. Una mente inmutable, incapaz de ser alcanzada por ninguna novedad humana. La Mente de Dios no puede variar según los tiempos ni las culturas de los hombres. Es siempre la misma. Son los hombres los que no creen en la mente de Dios y acaban colocando su mente humana por encima de Dios.

Ser infalible no significa ser impecable. Se puede pecar y ser infalible al mismo tiempo.

La infalibilidad es la vigilancia de Dios, que dirige por sí mismo al hombre, para que éste predique sin error la Palabra de Dios. Dios preserva del error la inteligencia del hombre.

El que Dios preserve del error no significa hacer que la mente del hombre sea siempre infalible. La mente del hombre sigue estando sujeta a muchos errores, nieblas, dudas, oscuridades. Pero, cuando el hombre humilde trabaja para Dios, su mente queda preservada del error para que se obre lo que Dios quiere entre los hombres.

Dios es el que custodia su misma Palabra. Y lo hace asistiendo al hombre, desde fuera, para que propague esa misma Palabra sin error. El hombre puede perder esta asistencia del Espíritu sólo por el pecado de herejía y de apostasía de la fe.

Predicar de forma infalible lo tuvieron los Apóstoles y sus Sucesores, los Obispos.

Los Obispos son infalibles cuando, obedeciendo al Romano Pontífice, imponen a sus fieles la misma doctrina que Jesús enseñó a Sus Apóstoles.

Imponen la misma doctrina: hoy, nadie en la Iglesia quiere escuchar la verdad; nadie quiere obedecer la verdad; nadie quiere cumplir con las leyes divina y de la gracia.

La gente ya no quiere la doctrina de siempre, sino que va en busca de las fábulas. Y estas son las que quieren imponer a los demás. Las fábulas del ecumenismo, las fábulas de la ecología, las fábulas de tener unos ritos litúrgicos en donde se pueda pecar libremente.

Los Obispos, para ser infalibles, tienen que imponer la doctrina de Jesús. Como los Obispos hablan a los hombres las palabras que éstos quieren escuchar, entonces pierden la infalibilidad, la asistencia de Dios en sus ministerios.

Si los Obispos dan a sus fieles otra doctrina distinta a la de Cristo pierden la infalibilidad, es decir, predican y enseñan con error y con la herejía. Y esto conduce a la apostasía de la fe y a la herejía.

Es lo que comenzó después del Concilio Vaticano II: todo el mundo metió en la Iglesia doctrinas extrañas, un magisterio contrario al magisterio de la Iglesia. Y ese falso magisterio ha alcanzado la cabeza de la Iglesia.

El Magisterio de la Iglesia es auténtico e infalible, es vivo y tradicional, es inmutable.

«La doctrina de la Fe ha sido entregada a la Esposa de Jesucristo, para custodiarla fielmente y para que la enseñe infaliblemente» (D 1800).

No se puede enseñar infaliblemente (sin error) la verdad si no se cree en la verdad revelada. Es el acto de fe el que produce la infalibilidad, es decir, el que trae consigo la asistencia de Dios para que el hombre, cuando hable, cuando piense, no se equivoque.

Todo el problema de la crisis actual de la Iglesia es el objeto de la fe.

Los Apóstoles creyeron en la doctrina de Jesús. Y creyeron en la doctrina que el Espíritu de la Verdad les enseñó. Éste es el objeto de la fe. Es la doctrina que viene de la fe, que surge en la fe. No es la doctrina que viene de la mente de un hombre, de la palabra y del lenguaje de los hombres. Se cree en la Palabra de Dios. Se conoce la Palabra de Dios. Se interpreta correctamente esa Palabra de Dios. Y se enseña con la autoridad divina la Palabra de Dios.

Esto es lo que hicieron los Apóstoles: porque creyeron en la Palabra de Dios fueron infalibles. En la fe no hay error. En el ateísmo, en la falta de fe, en la infidelidad al don de la fe están todos los errores.

Porque creyeron en la Palabra siempre enseñaron lo mismo al rebaño. Nunca introdujeron extrañas doctrinas, leyes en contra del magisterio que Jesús y el Espíritu les enseñaron.

Ellos, con la infalibilidad, pudieron levantar la Iglesia que Cristo quería. La infalibilidad es para construir la Iglesia en la Verdad: que la inteligencia de los hombres tenga la luz de la verdad, que ellos sepan dónde está la verdad, dónde encontrarla, cómo obrarla en sus vidas.

Esta infalibilidad en la inteligencia es distinta a la impecabilidad en la voluntad.

La mente no tiene el error en ella misma: eso es ser infalible;

Y la voluntad no puede elegir el pecado: eso es ser impecable.

Ser infalibles en la inteligencia no supone ser impecables en la voluntad. Y eso es sólo debido al pecado original, en el cual el hombre quedó dividido en su misma naturaleza humana.

El hombre entiende, con su mente, el bien; pero obra, con su voluntad, el mal.

Jesús construye Su Iglesia en la infalibilidad de la inteligencia humana: preserva del error la mente del hombre para que pueda obrar, sin error, con su voluntad humana. Pero, por el pecado original, la voluntad se desvía de lo que la mente ha conocido y el hombre acaba obrando el mal con su voluntad.

Para combatir esta voluntad desviada por la concupiscencia del pecado, son necesarios los Sacramentos de la Iglesia.

Jesús da a Su Iglesia, no sólo la infalibilidad, sino la gracia, la vida divina.

Es la gracia lo que sostiene la voluntad del hombre para que pueda obrar el bien que la mente entiende. Es la gracia lo que impide pecar. Pero es necesario que el alma sea fiel a la gracia que ha recibido.

La inteligencia del hombre ya conoce la verdad sin ningún error. Pero necesita la vida divina para obrar la verdad conocida. Necesita que el hombre permanezca en la gracia, persevere en la gracia, viva en la gracia.

Muchos conocen la verdad, pero no la obran. Todos los herejes conocen la verdad, pero se dedican a obrar la mentira. No obra en la gracia, sino que obran en el pecado.

No es el conocimiento de la verdad el camino para obrar el bien. Es la gracia, la vida de Dios, no sólo el camino sino la fuerza para realizar la Voluntad de Dios.

Y la gracia da al hombre una vida moral, una norma de moralidad, una voluntad arraigada en la ley de Dios.

La infalibilidad da al hombre una inteligencia sin error.

Muchas almas caen en el pecado porque en sus mentes hay muchos errores: no se asientan en la verdad, en la doctrina de la fe, que es infalible, y necesariamente deben caer, deben obrar con sus voluntades el error, el mal. No pueden ser sostenidos por la gracia: caen en el pecado, se apartan de la vida moral.

Los errores en la mente llevan a los pecados más comunes entre los hombres: gula, lujuria, desobediencias, iras, críticas, mentiras, etc…

Pero las herejías en la mente conducen a la perversidad de la mente y a la perfección en la obra del pecado. La herejía lleva a obrar sin norma de moralidad. Hace que el hombre tenga una voluntad para obrar siempre el mal.

La Iglesia, cuando custodia la verdad y mantiene los Sacramentos en la fidelidad a la verdad, en la norma de moralidad, entonces puede crecer en la vida espiritual y alcanzar la perfección que ya posee en sí misma.

Pero si los hombres de la Iglesia, si los Obispos y los fieles, se alejan de la verdad y hacen que los Sacramentos se desvirtúen al introducir leyes o reglas que conducen al pecado, entonces vemos lo que sucede actualmente en la Iglesia: la Iglesia es destruida por los mismos que deberían custodiar lo que Jesús dio a Sus Apóstoles.

La Iglesia está podrida y corrompida porque en sus miembros está el pecado de herejía, que conlleva ser falibles en la predicación y en la enseñanza; y está la anulación de la vida divina al echar en saco roto la gracia (al no cumplir la vida moral)  que dan los sacramentos.

Sin la verdad revelada y sin la gracia divina en el alma se construye una nueva iglesia con una nueva doctrina, que da culto a un falso cristo.

Ya no sólo observamos una Iglesia que peca; sino que vemos una Iglesia que no quiere la verdad, que no cree en la verdad, que no puede escuchar la verdad, y que sólo quiere vivir para lo humano, para las grandezas de la tierra, buscando una felicidad que no existe en la tierra.

Una iglesia que prefiere unos sacramentos en donde se enseñe a la gente a pecar.

Una iglesia que se ha embarcado en un Sínodo maldito, en el que se busca legislar el pecado.

Una Iglesia falible que se prepara para un Sínodo falible, en donde se da una enseñanza llena de errores y de herejías, un Sínodo construido en la herejía. Y no va haber un Papa que contenga la herejía, como lo hizo Pablo VI en el Concilio Vaticano II.

La Jerarquía de la Iglesia ha tenido tiempo de liquidar a Bergoglio, de anatematizarlo. Pero han callado. Y quien calla, otorga la herejía del que habla. Está de acuerdo con la doctrina del rufián que gobierna la Iglesia.

Y es el Sínodo el inicio del desmantelamiento del magisterio infalible de la Iglesia. Es, por lo tanto, el inicio del levantamiento de una nueva iglesia en una nueva doctrina.

Ya esa iglesia fue levantada en una cabeza de usurpación, que puso el gobierno horizontal, el cual anula de raíz toda la Iglesia. Pero los hombres no saben ver que el fundamento de la Iglesia, que es la verticalidad de Pedro, ha sido acabado, ha sido destruido. Y donde no está Pedro, no está la Iglesia.

Y están todos pendientes de lo que no tienen que estar: de un Sínodo maldito.

Y siguen pendientes de las palabras de un hereje, que cuando habla sólo quiere dar  publicidad a su mentira. Y este es el error de muchos católicos: no han sabido combatir al hereje y sólo le dan publicidad.

El verdadero católico cuando lucha contra un hereje, lo deja un lado, una vez que lo ha combatido, y sigue su vida ignorando al hereje, despreciándole. Porque la vida eclesial es estar en comunión espiritual con el Papa verdadero, Benedicto XVI. Lo demás, que pase en la Iglesia, ya no interesa al verdadero católico.

Una vez que se conocen las verdaderas intenciones del hereje, entonces el alma tiene que prepararse para lo peor, sin estar pendiente de lo que dice o no dice ese hereje.

Muchos católicos no comprenden esto. Y continúan pendientes de nada en la Iglesia.

Es el momento de formar la Iglesia remanente, la Iglesia que calla y espera a que venga Su Señor para que repare todo el mal que existe en la Iglesia.

Ya no es tiempo de atacar al hereje: ya nadie busca la verdad en la Iglesia.  Nadie se va a convertir por más razones que se les den. Hay que sacudirse el polvo de las sandalias y seguir predicando la verdad a aquellas almas que quieren escuchar la verdad. A los demás, hay que dejarlos que hagan su obra: «Lo que has de hacer, hazlo pronto» (Jn 13, 27).

Lo que la Jerarquía, reunida con un maldito, obedeciendo la mente del usurpador, tenga que hacer, que lo haga pronto después del Sínodo.

La Jerarquía lleva años buscando la evolución del dogma, que supone inventarse una nueva teología. Que construya esta nueva teología pronto. Esto ya no importa a los verdaderos católicos. No hay quien pare este Misterio del Mal.

Al Cuerpo Místico de Cristo le espera la Cruz del Calvario: tiene que sufrir y morir como Su Cabeza. Sólo de esa manera, la Iglesia de Cristo resucita gloriosa. Sólo así comienza el nuevo milenio, en donde se alcanzará la gloria que Adán perdió para todo el linaje humano.

«Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que Tú me diste; porque son tuyos» (Jn 17, 9).

La Iglesia no es de todos, sino de los que son del Padre. Y sólo el Padre conoce a sus hijos. Y sólo el rebaño de Cristo conoce a Cristo.

Tienen que conocer quién son de Cristo y del Padre. Aquellos que no aceptan ni creen en la Palabra de la Verdad, son del demonio y hay que tratarlos como merecen.

No recen por el Sínodo, no recen por Bergoglio, no recen por la Jerarquía que ha claudicado en la doctrina de Cristo y que sólo le interesa en la Iglesia su gran negocio: dinero, sexo y poder.

Anuncios

37 comentarios

  1. Apocalipsis dice:

    Gracias ,Santo Padre Benedicto XVI . Dios le bendiga y le guarde.

  2. martin dice:

    gracias Padre.

  3. Gladys Galvis Arenas dice:

    Y conocereis la VERDAD Y la VERDAD os hará LIBRES jn 8,32
    Leer también jn 16 ,12-13
    Escudriñadlo todo……….www.elgranaviso-mensajes.com

  4. martin dice:

    hola buenas tardes Padre mi pregunta es la siguiente, se puede decir que hay sedevacantismo o a que se llama sedevacantismo .

    • josephmaryam dice:

      No hay sedevacantismo, porque el Papa legítimo y verdadero, Benedicto XVI, todavía sigue vivo. Él no renunció al Papado, sino al gobierno en el Papado. Por lo tanto, él continua teniendo el Primado de Jurisdicción por elección divina.

      Dios elige al Papa para Su Iglesia, como cabeza de Su Iglesia, como Roca de la Verdad, como el que une en la Verdad, que es Cristo.

      Dios no elige un gobernante para Su Iglesia, sino un Papa, una Cabeza que tiene tres poderes: gobernar, enseñar y santificar.

      Ser Papa es tener el Poder de Dios para tres cosas: gobernar las almas en la verdad de la ley Eterna; custodiar y enseñar la doctrina de Cristo a las almas; salvar y santificar las almas con los Sacramentos.

      Por lo tanto, ser Papa incluye estas tres cosas.

      Que el Papa Benedicto XVI no gobierne en Roma, no significa que no siga gobernando la Iglesia. Lo sigue haciendo, pero ya no oficialmente, ya no desde Roma. En Roma han puesto un usurpador del gobierno de la Iglesia, del Papado. Está levantando, de manera oficial, la ramera que el Anticristo y el gobierno mundial dejarán a un lado, una vez fortalecidos: «los diez cuernos que ves, igual que la bestia, aborrecerán a la ramera» (Ap 17, 16).

      Quien esté en comunión espiritual con el Papa Benedicto XVI sigue teniendo el Poder Divino en la Iglesia, tanto para gobernar, como para enseñar y santificar. Aquella Jerarquía que siga obedeciendo a Benedicto XVI, todo cuanto haga es una obra divina en la Iglesia. Son ellos los que continúan levantando la Iglesia y construyéndola como Dios quiere. Ciertamente, son muy pocos. Pero de muy pocos es la Iglesia remanente.

      La sede vacante aparecerá sólo cuando muera Benedicto XVI. Entonces, habrá un tiempo sin Papa, es decir, sin el Poder Divino.

      El Poder Divino es el que detiene la aparición del Anticristo, es el katejón, que detiene el poder de Satanás: su «advenimiento será acompañada del poder de Satanás, de todo género de Milagros, señales y prodigios engañosos, y de seducciones de iniquidad para los destinados a la perdición» (2 Ts 2, 9-10).

      Por eso, Bergoglio es solo un charlatán que engaña sólo a los charlatanes. No es capaz de hacer ningún milagro, ningún prodigio. Tampoco puede, porque el poder de Dios todavía está en el Papa Benedicto XVI y es lo que retiene al falso papa y al Anticristo de manifestarse como son.

      Por eso, quien quede engañado por las palabras de Bergoglio es el más idiota de todos los hombres, es un necio, un estúpido y un sueña paraisos terrenales.

      El Sedevacantismo es la doctrina de los sepulcros blanqueados, que son muchos en la Iglesia, que se rasgan las vestiduras por todo lo que pasa en la Iglesia. Que no tienen las ideas claras de lo que es un Papa en la Iglesia. Que no saben discernir nada en la Iglesia. Sólo saben seguir su pensamiento humano, como lo hace Bergoglio. Y trabajan, como Bergoglio, para destruir la Iglesia. Y ambos, Bergoglio y los sedevacantistas, se creen los más sabios y los más justos de la Iglesia.

      Ni Bergoglio ni los Sedevacantistas creen en el Papado. Tienen mucho en común. Y, por eso, se dedican a levantar su iglesia, que es otra ramera.

      La Iglesia remanente no es de los que se dicen: somos la iglesia remanente.
      Son los que custodian toda la verdad y, por lo tanto, son los defienden a todos los papas legítimos y verdaderos, puestos por el Espíritu santo.
      Por eso, son muy pocos los que pertenecen a la iglesia remanente porque hoy día no hay fe entre los católicos.

  5. Jesús María Nadal Roca dice:

    No es extraño que los Obispos de Portugal digan “No a Bergoglio”, ya lo profetizó la Santísima Virgen a los pastorcitos de Fátima: “…En Portugal se conservará el dogma de la Fe”

  6. nicolás sencillo dice:

    El lenguaje, ¡ay el lenguaje, las palabras no son inocuas, están vivas, saltan, se afianzan y languidecen algunas…!

    Veamos. Bergoglio habla de católicos “divorciados”, ¿católicos divorciados?, ¿para qué se divorcia un católico? Un fiel católico, incluso de acrisolada fe, se separar de su cónyuge, porque en su matrimonio ya es insoportable la convivencia, o se cree insoportable. Pero ¿para qué se divorcia?

    El divorcio es un recurso civil al margen de la moral de la Iglesia y que en su momento se creó para permitir nuevas nupcias, pues para poner punto y final a la convivencia de siempre existió la separación. Que la iglesia siempre ha aceptado como “mal menor”.A condición de que esa separación no suponga el inicio de una nueva convivencia marital, posibilidad que siempre la enseñanza de la iglesia rechazó, por fidelidad a la exhortación del mismo Cristo.

    En definitiva, Bergoglio vuelve a usar el lenguaje del mundo, al hablar de divorcio.Como ya hizo al usar “gay”en vez de homosexual: la persona “gay”es la que practica la cultura homosexual; la persona homosexual, en cambio, puede ser casta y pasar de esa cultura en sí misma inicua y pecaminosa.

    Por todo esto, un fiel católico puede separarse, poner punto final a la convivencia matrimonial, e incluso puede conseguir anular su matrimonio, declarar que nunca existió, vale. Pero un fiel católico ¿qué necesidad tiene de divorciarse si no es porque en su mente lo que desea es prepararse legalmente para iniciar una nueva convivencia?

    Cristo es misericordia (“Anda,mujer,yo tampoco te condeno”), pero también es justicia y exhortación a la conversión: “Vete en paz, y no peques más”.

  7. martin dice:

    gracias Padre por ayudarnos , gracias por ayudarme gracias a Dios

  8. Flora Herrera dice:

    Pradre Joseoh.Saludo de paz y bien .Hace mucho tiempo vengo escuchando en la misa ,al momento de la consagracíon que el sacerdote dice . Haced esto en conmemoracíon mia. tiempo es tiempo padre no es sólo de ahora. gracias padre por leer este mensaje. Dios lo guarde.BENDICIONES PADRE.

  9. Alex dice:

    Los que tienen dudas acerca de si Bergoglio es Papa o no, simplemente vean y escuchen lo que él mismo dice. Como verdadero vicario del padre de la mentira que es, tiene una inmensa capacidad para engañar con sus palabras a una catolicidad anestesiada.
    Analicemos su primera aparición al balcón luego de haber sido “elegido”.

    Lo primero que dice es:
    “Hermanos y hermanas, buenas tardes. Sabéis que el deber del cónclave era dar un obispo a Roma. Parece que mis hermanos cardenales han ido a buscarlo casi al fin del mundo; pero aquí estamos. Os agradezco la acogida. La comunidad diocesana de Roma tiene a su obispo. Gracias. Y ante todo, quisiera rezar por nuestro obispo emérito, Benedicto XVI. ”

    Sus primeras palabras encierran su primer mentira, apañada por toda la jerarquía presente. El deber del Cónclave no es el de elegir un Obispo para Roma. Es el de elegir al Sumo Pontífice para toda la Iglesia Católica.
    De hecho, en la mañana del día fijado para el comienzo del cónclave, reunidos en la Basílica de San Pedro, los cardenales electores celebran la Misa votiva Pro eligendo Papa. No se celebra una misa votiva Pro eligendo Epíscopo di Roma.

    Luego, el Cardenal Protodiácono anuncia desde el balcón de la Basílica Vaticana al pueblo reunido en la plaza de San Pedro la elección del nuevo Papa, usando la tradicional fórmula: Gaudium magnum nuntio vobis: habemus Papam!”
    Dice claramente TENEMOS PAPA. No dice TENEMOS OBISPO DE ROMA.

    Es que este primer show mediático del gran mentiroso y usurpador guarda a la perfección las formas de lo verdaderamente ocurrido.
    Porque Benedicto XVI en el texto de su renuncia, claramente renuncia al Ministerio de Obispo de Roma. Nunca renunció explícitamente al Papatus, al Papado.
    Con gran astucia, sabiendo que por designio de Dios era necesario que él fuera el dique de contención que Jesús guardaría para Su Iglesia Usurpada en Roma hasta el momento oportuno, renunció a uno de los cargos que tiene todo Papa y que es acumulativo como lo es el de Obispo de Roma.

    El antecedente de Benedicto XVI a una renuncia al papado se da en Celestino V, en cuyo texto de renuncia se lee claramente que, libremente renuncia al Papado, a la Sede, al Cargo, a la Dignidad, y a los Honores de Papa. Y no se retiró como Papa Emérito.

    Benedicto mantuvo para sí todos los poderes del Papado, su dignidad, su vestimenta, sus honores, y las llaves de Pedro en su Escudo. Le dirán Papa Emérito, pero la realidad es que es Papa. Por lo tanto no puede haber otro. Y aunque no gobierne la Iglesia, es el que Reina en ella.

    Por éso Bergoglio, en su primera aparición en el balcón, no dijo otra cosa que la verdad: soy Obispo de Roma y pido rezar por el Obispo Emérito. Verdad que no se quiere ver y que lleva a tantos a creer que, porque bergoglio está vestido de blanco, es el papa.
    Si fuera el verdadero vicario de Cristo, hablaría como hablaba Cristo, pensaría como pensaba Cristo, sentiría como siente Cristo, y obraría como obra Cristo. Y éste embaucador, hace exactamente todo lo contrario a Cristo.

  10. anonima1 dice:

    Padre estos escritos: Diario Espiritual Llama de Amor del Inmaculado Corazón de María (1961-1981) (Con Aprobación Eclesiástica)
    De: Isabel Kindelmann – Budapest, Hungría. http://profeciasyrevelaciones.blogspot.com/2015/08/para-recibir-grandes-gracias-el-senor.html#comment-form
    dicen que PARA RECIBIR GRANDES GRACIAS, EL SEÑOR PREPARA NUESTRA ALMA CON SUFRIMIENTOS. Y una comentarista escribio en respuesta: Hijita te pido que no seas feliz que toda tu vida sea de dolor y sufrimiento y por favor consagralo a mi ¡¡
    Que tus comidas sean insipidas, come solo pan y agua, quiero que tu vida sea lo mas miserable posible, solo debes dormir dos horas en la noche,etc,etc QUE PENA PERO ESTOS PEDIDOS NO SON DE DIOS ¡¡¡ DIOS NO NOS CREO PARA QUE SEAMOS MISERABLES ¡¡DIOS NOS CREO PARA VIVIR EN PAZ , CON DIGNIDAD, CON AMOR, CON ESPERANZA SIEMPRE Y CUANDO RESPETEMOS SUS LEYES.
    Lo que vemos aquí es muestra de otros seres espirituales que se hacen pasar por Dios ¡¡ Nos preguntamos que muestras le dio este ser para que creamos que era Dios ??? Y la respuesta es NINGUNA, NO HUBO NINGUNA PRUEBA.
    No podemos aceptar hoy en dia a una persona que nos viene con esas historias y ya Las personas no son tan credulas ahora, entonces tenemos otros profetas que se presentan hablando y algunos tienen dones de curación. Que tristeza ese no era Dios.No suena muy sadico todo ??? Dios NO ES SADICO !!!!!!! Es perfecta justica, si, pero no practica el sadismo.estos mensajes son muy raros posiblemente son producto de la imaginación de la monja o en el peor de los casos de seres malignos. Ahora si Jesús aceptó su sacrificio por salvar muchas almas y resulta que se aparece siempre quejándose de las llagas ¡¡………..QUÉ ACASO NO ERA DIOS ¡¡?? Si nosotros como miseros seres humanos se nos enseña a levantarnos después de recibir los golpes a limpiarnos a seguir nuestras vidas, perdonando al que nos lastimó, por qué entonces este supuesto Jesús sólo se lamenta y sólo quiere y pide dolor, dolor y mas dolor ¡¡ ES DECIR QUIERE VENGANZA.??
    Eso ni nosotros que solo somos humanos ¡¡
    Ahora si entiendo por qué la iglesia actualmente no acepta ni valida supuestas apariciones celestiales.

    Yo quiero saber si la comentarista esta en la verdad, o lo que enseña esos escritos de LA LLAMA DE AMOR, ES LA VERDAD?, que yo entiendo que hay que vivir solo en sufrimiento, porque Jesucristo sufrio lo indecible por darnos la salvacion. Por favor Padre me explica. Dios y la Virgen Maria lo protejan.

    • josephmaryam dice:

      Aquí se ve que la gente no tiene discernimiento espiritual.
      Si ustedes van buscando una profecía y leen los comentarios, es mejor que se dediquen a otra cosa en sus vidas.

      ¿A ustedes qué les importa lo que diga la gente?
      La gente es incrédula. Siempre lo ha sido y siempre lo será.
      Y, por lo tanto, la gente sólo habla de su necedad, con su inútil inteligencia, con su mente soberbia.
      Listillos hay en todas partes. Gente que se cree que se lo sabe todo está el mundo lleno.

      Si usted no sabe discernir una profecía por lo que dice, sino que tiene que leer los comentarios de la gente necia, es que usted no tiene vida espiritual.

      Si usted no sabe que a través de la cruz el hombre adquiere el verdadero conocimiento de la vida, es que nunca ha creido en el Evangelio.

      «Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios» (1 Cor 1, 18).

      Es la cruz la que salva, la que hace Milagros, la que libera, la que da conocimiento, la que lleva al amor de Dios.
      Y un alma que no ama el dolor es del demonio. Así de sencillo.

      Y esos comentarios de esa gente son del demonio.

      ¿Tampoco sabe discernir las palabras babosas de la gente?
      ¿Tampoco sabe llamar idiota a esta persona que ha escrito semejante comentario?
      La palabra de la cruz es locura para esta persona. Auténtica locura.
      ¿No lo ve en su cometario?

      Si no lo ve, si tiene que preguntar lo que se ve claramente, ¿qué vida espiritual lleva usted?
      Si tiene que preguntar estas cosas, es que nunca ha leido a los santos y menos los ha imitado.

      Así le pasa a muchísimos católicos. Hablan de todo en la vida, se lo saben todo en la vida, y quieren tener la vida espiritual que ellos han pensado en sus grandiosas cabezas humanas.

      Una persona que no ame el dolor no sabe amar a Cristo.
      Para amar a Cristo hay que sufrir en la vida, hay que caminar en el desprendimiento de todas las cosas.
      Porque Cristo es el camino, un camino de cruz. Y su doctrina es doctrina de cruz, de sufrimientos, de negación de sí mismo. Y ese camino de cruz es el que lleva a la verdad. Una verdad que crucifica, que hace sufrir. Y ese dolor es la obra de la vida. Se vive amando y sufriendo al mismo tiempo.

      Quien no se niegue a sí mismo, dice estas blasfemias que este comentarista habla sobre Jesús. Auténticas blasfemias.
      ¿Y usted no sabe ver estas blasfemias contra el Espíritu Santo?

      La gente le gusta leer a la gente. Va buscando la opinión de la gente. Y esto es signo de poca vida espiritual y de que no tiene el don del discernimiento.

      La gente vive colgada de lo que piensa el otro. Pero no vive creyendo en la Palabra de Dios.

      Aquí se ve la falta de fe todo el mundo.
      Aquí se ve el respeto humano que la gente tiene: se para ante un comentario blasfemo y empieza a dudar de la Palabra de Dios.

      Usted duda de este profeta, pero no por lo que dice el profeta, sino por lo que dice un subnormal en su comentario.

      ¡Vaya a la profecía!
      ¡Pida el don del discernimiento!
      Y deje a los idiotas seguir diciendo sus idioteces.
      Cuanto más usted esté pendiente de lo que dicen los hombres, menos fe usted tiene:

      “Dijo uno: «Cuantas veces estuve entre los hombres volví menos hombre». Lo cual experimentamos cada día cuando hablamos mucho.
      Más fácil cosa es callar siempre que hablar sin errar.
      Más fácil es encerrarse en su casa que guardarse del todo fuera de ella.
      Por esto, al que quiere llegar a las cosas interiores y espirituales le conviene apartarse con Jesús de la gente.
      Ninguno se muestra seguro en público, sino el que se esconde voluntariamente.
      Ninguno habla con acierto, sino el que calla de buena gana.
      Ninguno preside dignamente, sino el que se sujeta con gusto.
      Ninguno manda con razón, sino el que aprendió a obedecer sin replica”
      (Kempis – Capit 1, libro XX).

      Apártese de la gente, de sus comentarios, de sus palabras, de sus razonamientos, si quiere ser persona espiritual.

      Si quiere vivir en la duda, entonces dese una vuelta por todo el internet mirando los comentarios de toda la gente. Acabará con el pensamiento lleno de errores, de dudas, de temores, de mentiras. Y lo peor es que se las creerá.

      Esto es siempre la soberbia de la mente del hombre: está ávida de la palabra de los hombres. Por tanto, necesariamente tiene que rechazar la palabra de la verdad, la palabra de la cruz, la palabra que lleva al alma hacia el amor en el dolor.

    • angelusia dice:

      Yo leí el libro de la Llama de Amor sobre las apariciones de Jesús y María a Isabel Kindelmann y creo firmemente que esa señora fue un alma víctima. Justo su calvario transcurrió cercano al Concilio Vaticano II y creo firmemente que sus sufrimientos ayudaron a que no se hicieran más modernizaciones, que ya fueron bastantes, y que Paulo VI declarara a María Madre de la Iglesia.
      Para mí fue conmovedor escuchar a Jesús que espera en la soledad del Sagrario, alegrándose cuando ella iba a visitarlo, le pedía que se quedara un rato más, que no se fuera, a veces la acompañaba a su casa. En muchas ocasiones era tan riguroso el ayuno que le pedía que ella quedaba exhausta y una noche Él le dijo “ahora, vamos a tomar algo caliente, para sentirnos mejor”. Claro que la que tomó una sopita fue ella, pero me pareció conmovedor el “vamos a tomar” de parte de Jesús.
      Y a veces eran tan agobiantes los sufrimientos de Isabel que yo debía interrumpir la lectura, porque mi propio cuerpo y mi espíritu quedaban extenuados. Me pareció hermoso y admirable. Es más, desde ese día yo agregué a mis Avemarías el ruego “Derrama Madre la gracia de tu Llama de Amor sobre toda la humanidad”.

  11. martin dice:

    hola buenas noches Padre ,combatir es lo que uno siente a mi me hierve la sangre cuando leeo o escucho a bergoglio con sus herejias y como ataca al verdadero cristiano no se como arrancar como poder ayudar a mi amigos , familia ,no escuchan .a veces pienso cuanto me dio Dios y que poco o nada hago . espero su comentario para aclarar mis ideas gracias por todo y muchas bendiciones por como nos ayuda.

    • josephmaryam dice:

      Para predicar solo se necesita la fuerza del Espíritu en un corazón humilde.
      No hay que preparar nada. Hay que dejarse llevar por el Espíritu.
      La verdad es muy sencilla y muy simple.
      Y es lo que tiene que dar al otro: la verdad.
      Una vez que se dé, el resto lo hace Dios.
      No se meta en discusiones que no llevan a ningún lado.
      Sólo dé la verdad.
      Y si no quieren escuchar, los deja en sus razones, en sus ideas, y usted sigue su vida, dando testimonio de la verdad.
      No busque convertir a nadie. Sólo busque dar la verdad como es.
      No se preocupe porque no escuchen. Preocúpese de transmitir la verdad como es, sin añadir ni quitar nada.
      Sólo sea sencillo, como es la verdad. Simple, sin las complicaciones de la mente. Llame al pan, pan; y al vino, vino.
      Y no tema quedarse solo, enfrentado a todo el mundo. Es mejor vivir agradando a Dios, que quitando las babas a los demás, que buscando el aplauso de gente miope y sin inteligencia. Es mejor que le critiquen porque da la verdad como es. Es mejor ser un cero a la izquierda para los hombres porque se niega dar gloria a ningún hombre sobre la tierra.

    • Sofía dice:

      Martin,
      Yo lo hice al medio año de salir Bergoglio “al pontificado”, mi madre me dejó de hablar unos meses y luego cambió de opinión, ahora ve a Benedicto XVI como el verdadero Papa. Dos hermanas mías dejaron de hablarme, una de ellas insiste en que estoy excomulgada…y que es peligroso acercarse a mí por hablar así del Papa. No quiere escucharme porque dice que esos pensamientos lanzan pulgas satánicas contagiosas…
      Estoy triste, pero muy tranquila de conciencia. No me callo, ni con mi familia, ni con el clero, ni con nadie. Ahora bien, una vez contado lo que no hago es insistir, ni buscar discusión.
      Dios se ocupará.

  12. Continuando con esto de animarse a hablar, me pasa frecuentemente que quisiera meter bocado en conversación ajena y no lo hago por respeto.

    Por ejemplo, esta tarde en una santería una niña compraba la encíclica Laudato Sii. Estaba parada al lado mío, pero no dije nada. ¿Debiera haberlo hecho?

    Quizás era la única oportunidad que ella tenía de encontrarse con alguien que no se deja engañar por Bergoglio.

    ¿Recibiré castigo por ni siquiera haber intentado entablar una conversación con ella?

    • josephmaryam dice:

      Predicar a otro es una inspiración de Dios, no es lo que piensa o siente el alma. Si no sintió ese deseo, se queda tranquila. Porque Dios no tiene prisa de convertir a nadie, de sacarlo de sus tinieblas. Todas las cosas hay que hacerlas en el Espíritu. Aprenda a escuchar la voz del Espíritu y sabrá hablar y callar en todo momento, sin que le pese o esté dando vueltas a la cabeza si hizo o no hizo bien.
      Los Santos predicaban a tiempo y a destiempo, pero porque eran dirigidos en todo por Dios, no por ellos mismos.

    • Sentí el deseo, pero no obedecí. Por miedo, porque no sé hablar. Callo hasta cuando deseo gritar. No podré ser un buen seguidor de Cristo si no venzo esta cobardía.

  13. Daniel Cortez Alaña. dice:

    ¡Los Obispos de Portugal se están levantando contra Francisco!:
    http://fratresinunum.com/2015/07/31/materia-de-portugal-bispos-dizem-nao-ao-papa/

    • Mar dice:

      He estado en Fátima entre los días 10 y 13 de agosto y es otra cosa. Todavía no salgo de ese estado de paz y felicidad de estar tan cerca de nuestra Bendita Madre y de vivir todo lo que se vive en ese bendito lugar.

      Me sentí reconfortada de ver tantos sacerdotes fieles que todavía tiene la Virgen en su ejercito. En las homilías hablaban muy claro, del mensaje de la Virgen, del Apocalipsis… y dijeron que el mensaje de Fátima no gusta, no es fácil, no es cómodo porque habla de cosas como orar, orar y orar, y hacer penitencia, sacrificios por los pecadores y eso la mayoría no quiere ni escucharlo…

      Claro que somos un grupo reducido, pero estar allí y vivir esto con todos nuestros hermanos y buenos pastores es un reconstituyente para el alma. Lo aconsejo.

  14. ¿Levantar una iglesia llena de herejías?

    Homilía de hoy en mi parroquia (relacionada con la pregunta que le hice en su artículo anterior):

    “no sean santos amargados, sean felices, peregrinos felices es mejor que santos amargados”

    Supongo que de esta manera estos sacerdotes justifican sus andanzas y su poca santidad.

    Sé que Dios quiere que levante la voz, pero no sé si es el momento y la oratoria nunca fue mi fuerte. ¡Señor ten piedad porque yo no sé hablar!

    • josephmaryam dice:

      Son sacerdotes que nunca desearon la santidad ni, por lo tanto, nunca han conocido la verdadera felicidad.
      Ser feliz en este mundo es contemplar a Dios en el corazón, escuchar su voz y obrar lo que pone en el corazón.
      Lo demás, es la palabrería de mucha jerarquía que solo habla para contentar a los hombres, para hacer que los hombres vivan sus vidas sin la cruz que da la felicidad.

    • Uno de ellos seguramente dirá que es muy feliz cuando mira a su niño jugar y lo llama “papá”

  15. Juliette dice:

    Quería contestar al artículo de un Papa falso y otro verdadero pero estaban cerrados los comentarios. Yo opino igual que vosotros que todo es muy raro, desde el momento que renunció Benedicto creí que el Katejon había sido removido y visto la trayectoria de bergoglio en Argentina pensaba y pienso que el Papa verdejo sigue siendo Benedicto pero no entiendo como es el propio Benedicto quien dice que el Papa Francisco es el verdadero, que estamos muy equivocados quienes pensamos que el sigue siendo el Papa. Yo a veces pienso que no es consciente que su renuncia es falsa pero a ver si alguien me da luz al respecto ya que a veces me siento una fanática cuando Benedicto dice que Francisco es el verdadero y le abraza…

    Por otro lado, tengo información de que Francisco no será el falso profeta, que es un obispo del Vaticano y creo que ya se quien puede ser aunque nadie nadie lo creería, el engaño sería perfecto.

    • josephmaryam dice:
      1. El Papa Benedicto XVI tiene que callar la verdad y mostrarse al exterior como si no pasara nada. Está en gravísimo peligro su vida. Y si no acabaron con él cuando estaba gobernando, tampoco van a acabar con él estando retirado. Él morirá con la muerte que quiere Cristo, no con la que los hombres le quieren dar.
      2. Por tanto, no sean ingenuos y no se crean nada de lo que dicen los medios de comunicación, que esta es la gran trampa para los católicos. Ustedes siempre mirando las noticias. Dejen de mirar, de escuchar la noticias. Dejen de ver si Benedicto XVI abraza o no abraza a Bergoglio. No caigan en esa trampa, en las formas exteriores. Ante un enemigo hay que saber comportarse exteriormente y darle lo que el enemigo quiere, porque el tiempo de morir no ha llegado. Tengan dos dedos de frente, que es lo que los católicos nunca tienen.
      3. Tengan las cosas claras de quién es Bergoglio: un hereje, un cismático y a un apóstata de la fe.
      4. Tengan las cosas claras de quén es Benedicto XVI: el Papa verdadero y legítimo de la Iglesia Católica.

      5. Tengan las cosas claras de con quién hay que estar en comunión espiritual en la Iglesia: con el Papa Benedicto xVI.

      6. Tengan las cosas claras de a quién hay que despreciar y desobedecer en todo: al falso papa Bergoglio.

      Si esto no lo tienen claro, ¿qué hacen mirando tantas noticias, tantas fotografías, tantas idioteces de la gente?

    • Juliette dice:

      Pero me siento tonta, conspiranoica cuando oigo a Benedicto decir que son tonterías quien cree que él es el verdadero Papa.. No creo que a Benedicto le importe mucho su vida, más bien si renunció fue para que la masonería no realizara sus planes pero si es cierto que Benedicto es el verdadero Papa antes o después tendrá que volver a escena, eso es lo que siempre creo, que aquí no acaba su Papado y que tendrá que salir después del sínodo.. Ojalá sea así, aunque creo que Francisco no es el falso profeta, es un pastor necio, nada más, el verdadero falso profeta esta muy oculto aún y si es quien parece que puede ser nadie sabría que es él, imposible, es un obispo de que va de carca y hasta saber esto si el fuera elegido Papa yo le habría aplaudido y se habría sido mi candidato perfecto, mucho cuidado! Espero que Benedicto vuelva a escena muy pronto

    • josephmaryam dice:

      Todo es muy sencillo. Es Dios quien ha puesto al Papa Benedicto XVI. Lo demás, es política.
      Crea que Benedicto XVI es el Papa verdadero. Y quien cree, comprende la verdad de lo que pasa en la Iglesia.
      Quien pone su fe en las palabras y obras exteriores acaba sin fe, se desmorona en la fe.
      Si para creer necesitan ver al Papa Benedicto XVI que vuelve a escena, es que no creen. Son como santo tomás: si no veo, si no palpo, si no toco, no creo.
      Crean que el fundamento de la verdadera Iglesia está sólo en el Papa Benedicto XVI. Lo demás, política barata.

  16. Alex dice:

    Como bien dice el Padre Joseph en su artículo, aquellos que ya hemos desenmascarado al Usurpador Bergoglio, tenemos que prepararnos para lo peor.
    El 25 de septiembre, Bergoglio hablará ante los líderes de todas las naciones en la Asamblea General de las Naciones Unidas. Allí anunciará su llamado al Nuevo Orden Mundial, a la Nueva Religión Mundial que él comandará hasta sentar al anticristo en la Silla de Pedro.
    Allí lanzará su “nueva iglesia” antropocéntrica, la de la “Casa Común” que menciona en la vergonzosa y falsa Laudato sí. La que reemplaza el cristianismo por un falso humanismo.

    Y luego, lanzará su “encíclica” en la que exigirá a todos los católicos, obispos, sacerdotes, laicos, obediencia incondicional a él. Y el que no lo acepte será excomulgado.
    Bien ha dicho el Padre Joseph que en Noviembre lanzará su nueva teología, etc. etc.

    Prepararse para lo peor es estar convencidos con toda la fe del mundo que la Iglesia Remanente la vamos a ir formando y forjando todos los que reconozcamos en Berrgoglio al Falso Profeta del Apocalipsis y nos apartemos visiblemente de la Jerarquía corrupta y de las parroquias que quedarán en manos de los sacerdotes que, obligados a prestar un nuevo juramento que anulará aquél que dieron a Cristo en su ordenación, serán los ejecutores de la nueva falsa doctrina que se impondrá . Y tendremos la obligación moral de abrirle los ojos a todos los que nos rodean acerca de la “trampa” a la que Bergoglio llevará al Pueblo de Dios.

    Preparase para lo peor es asumir que se cumplirán en nosotros las palabras de Jesús de que seremos aborrecidos y odiados por todos, pero que no tengamos miedo porque Él fue aborrecido y odiado antes que nosotros, pero venció al mundo.

    Todo el que confíe a ciegas en Jesucristo, todo el que tenga una fe de fierro, todo el pida Luces al Espíritu Santo para ésos momentos, y todo el que confíe ciegamente y se abandone en Nuestra Santísima Madre, no tiene nada que temer porque será Ella quien nos guiará, nos cuidará, y nos dará todas las fuerzas para que Cristo Triunfe y Reine para siempre en Su Pueblo Fiel, cuando La Mujer Vestida de Sol encadene al maldito en lo más profundo de los infiernos.

    El 29 de Marzo de 2013, Jesús dijo a MDM:
    “Aquellos que conocen que las profecías predichas –en donde Mi Iglesia será el blanco final para desligar del mundo todo rastro de Mi, Jesucristo– están ahora tomando lugar, me seguirán en Mi ejército Remanente. Ellos seguirán siendo fieles a Mis Enseñanzas hasta el fin del tiempo
    Nadie puede detener la difusión de la Verdadera Palabra de Dios. Nadie. El reinado en la Casa de Pedro será corto y pronto Mi amado Papa Benedicto guiará a los hijos de Dios desde su lugar de exilio. Pedro, Mi apóstol, el fundador de Mi Iglesia en la tierra, lo guiará en los últimos días difíciles, mientras Mi Iglesia lucha por su Vida.”

    La Batalla Final ya comenzó. Nuestro Papa Reinante Benedicto XVI dejará Roma ANTES del Aviso, y será sorprendido en un país lejano.
    Y los que sabemos y conocemos que el Triunfo Final será del Rey de Reyes, no tenemos nada que temer. Ni siquiera el que nos quiten la vida por defender la Verdad de Cristo.

  17. Apocalipsis dice:

    Eso mísmo pensé , padre Joseph, cuando ví la noticia de que bergoglio había dicho que los “divorciados no estaban excomulgados ” , entendí que este sujeto había hecho un juego de palabra para enrredar a la gente .

    La Iglesia núnca dijo que los divorciados estaban excomulgados …Como siempre ,vemos que bergoglio habla medias verdades , confunde , en vez de decir a las claras que los divorciados No pueden Comulgar ,los disculpa con que no son exculmulgados , la disculpa para él es solo esa, que no estan excomulgados y que por eso pueden Comulgar .

    Un día dijo “hagan lío ” …tremendo lio es el que tiene este tío…bergoglio el liante .

  18. angelusia dice:

    A veces,como parte de aquellos católicos que vemos que están saliendo a la luz usos y costumbres que anteriormente eran ajenos a la Iglesia de Cristo, me da la sensación de que como católicos estamos perdiendo la vergüenza. La aparición de la Virgen de las Rosas en Bayside, “prohibida” por la Iglesia, nos dejó, sin embargo muchas revelaciones valiosas. Una de ellas, que habían sustituido al Papa Paulo VI por un impostor al que habían hecho cirugía estética para que se le pareciera. Hay en la web fotos comparativas de Paulo VI y su impostor. Este debe haber estado en el Concilio y debe haber aceptado muchos cambios que Paulo VI, drogado para que permaneciera dormido, no hubiera permitido. Pero, a pesar de los pesares, donde sobreabunda el pecado, sobreabunda también la gracia y cuando estaban a punto de disminuir al máximo la imagen de María en la Iglesia, apareció “milagrosamente” el verdadero Paulo VI, para declararla “Madre de la Iglesia”. Alabado sea Dios. Y que nos dé coraje a todos los que constatamos este alejamiento de las verdades de la Iglesia para enfrentarnos a nuestros párrocos sin temor.

  19. Sergio Abad dice:

    Siempre es tiempo de combatir al hereje porque estamos llamados a ser testigos de la Verdad . No podemos quedarnos callados frente a la herejía reinante .Lo último es que los que mantienen una situación de concubinato pueden comulgar.Hay que compadecer al pecador que quiere salir de su pecado y no ve cómo hacerlo o se cree sin fuerzas , pero no puede haber compasión sin verdad . Hay que abandonar el estado de adulterio permanente ( “vete y no peques más ” ) para vover a la vida de la gracia .Tenemos que rechazar lo que va contra la ley de Dios aun cuando eso suponga un grave trastorno en nuestras convenciones sociales : ” Amarás a Dios sobre todas las cosas ” . Bergoglio en su nuevo ataque a la Iglesia vuelve a sembrar la confusión, pero la Ley está clara : ” No cometerás adulterio ” .

    • josephmaryam dice:

      Combatan no sólo al hereje, sino a toda la Jerarquía, a todos los fieles que siguen al hereje.
      Este es el punto: ya no es solo Bergoglio.
      Es el párroco de sus iglesias en la que ustedes callan por recibir la comunión. Es el fiel que tienen al lado, en la misa, que está de acuerdo con un falso papa. Y muchos callan eso….
      Se está haciendo la división en la Iglesia. Y hay que salir de parroquias para seguir combatiendo por Cristo, para seguir defendiendo a Cristo, para seguir dando testimonio de la verdad.
      Porque dentro de esas parroquias no les van a dejar decir las cosas claras. Ya no quieren escuchar la verdad. Se saben la verdad, pero prefieren seguir la mente de un hereje. Y eso causa trastorno en toda la Iglesia.

  20. kaoshispano dice:

    Ya el puerco asentado en su nueva hoja de la agenda en Roma soltó “que los divorciados no están excomulgados”. La Media mundi dijo que los divorciados de todo tipo pueden comulgar.

    El problema, la VERDAD, es que los sacramentos bergoglianos YA NO SON VALIDOS, NO SON CANONICOS por ser de una panda de apostatas y herejes sin remedio, posesos Demolitio.

    los ordenados y consagrados que siguen a Bergoglio SON LOS EXCOMULGADOS, REALMENTE.

    the end,

    kaos total eclesiae. LA BORREGADA LE ADORA hacia los abismos.

    • josephmaryam dice:

      Es la estrategia del hereje: dice que los divorciados no están excomulgados. Quiere dar publicidad a esa frase. Él sabe que los divorciados no están excomulgados. Nadie en la Iglesia puede excomulgar a los divorciados. La Iglesia nunca ha puesto la pena de excomunión a los divorciados. Pero esto a Bergoglio no le interesa. Le trae sin cuidado esta verdad. Él no dice que a los divorciados no se les puede dar la comunión. Calla esta verdad. No aclara estas dos verdades. Y los medios de comunicación le hacen el juego al no discernir estas dos verdades. Publican sus frases y no saben combatir al hereje.

      Lo que le importa a Bergoglio es que se arme el lío en los medios de comunicación. Que todo el mundo publique sus ideas sobre los divorciados. En vez de enseñar a los divorciados a salir de sus pecados, en vez de llamar pecado al pecado de los divorciados, los defiende de muchas maneras. Y la gente se traga el anzuelo.

      No deberían hacer caso a las palabras de ese hereje, sino poner la verdad frente a ese hereje. Poner lo que enseña la Iglesia sobre esta cuestión.

      Bergoglio y toda la Jerarquía que apruebe el divorcio y la comunión a los divorciados están excomulgados:

      Trento – CAN. VII. «Si alguno dijere, que la Iglesia yerra cuando ha enseñado y enseña, según la doctrina del Evangelio y de los Apóstoles, que no se puede disolver el vínculo del Matrimonio por el adulterio de uno de los dos consortes; y cuando enseña que ninguno de los dos, ni aun el inocente que no dio motivo al adulterio, puede contraer otro Matrimonio viviendo el otro consorte; y que cae en fornicación el que se casare con otra dejada la primera por adúltera, o la que, dejando al adúltero, se casare con otro; sea excomulgado».

      Así enseña, con claridad, el Papa verdadero y legítimo de la Iglesia, Benedicto XVI:

      «El Sínodo de los Obispos ha confirmado la praxis de la Iglesia, fundada en la Sagrada Escritura (cf. Mc 10,2-12), de no admitir a los sacramentos a los divorciados casados de nuevo, porque su estado y su condición de vida contradicen objetivamente esa unión de amor entre Cristo y la Iglesia que se significa y se actualiza en la Eucaristía. Sin embargo, los divorciados vueltos a casar, a pesar de su situación, siguen perteneciendo a la Iglesia, que los sigue con especial atención, con el deseo de que, dentro de lo posible, cultiven un estilo de vida cristiano mediante la participación en la santa Misa, aunque sin comulgar… » (EXHORTACIÓN APOSTÓLICA POSTSINODAL SACRAMENTUM CARITATIS DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI).

      Estas ideas claritas: los divorciados no pueden comulgar…. los divorciados siguen perteneciendo a la iglesia… es lo que nunca va a predicar el falso papa Bergoglio, que sólo le interesa dar publicidad a sus mentiras, a sus oscuridades. Y que todo el mundo hable de ello. Bergoglio es un maestro de la oratoria: juega con las palabras comunión y excomunión. Y todo el mundo contento con ese lenguaje. A todo el mundo le gusta las enseñanzas de un loco en la Iglesia. Esta es la tragedia que se contempla en todos los fieles. No saben atacar a un hereje.

      Esto es señal de lo que ya viene para toda la Iglesia, y cómo la misma Jerarquía, que conoce toda esta verdad, está de acuerdo para aprobar la mentira, para legislar el pecado, para anular 20 siglos de iglesia. Esto es lo más importante. No las herejías de ese idiota.
      Deben conocer que ya no pueden confiar en ninguna Jerarquía. Ellos tienen el magisterio de la Iglesia y no hacen nada por IMPEDIR el Sínodo.
      Esta es la verdad que todos los medios deberían publicar. Ya la Iglesia no está en la Jerarquía porque quieren adoctrinar a los fieles con una enseñanza del demonio, de hombres. Se quieren cargar la doctrina de Cristo. Esto es lo importante que nadie dice, que nadie publica.

    • Juan Pablo dice:

      Como nos enseñaron en el Catecismo (que es lo que ya no se enseña más). El que está en pecado mortal y es bautizado, es miembro de la Iglesia, pero es un miembro MUERTO. No produce gracia. No sirve para nada. Los periodistas en su ignorancia, no distinguen (ni creen) entre pecado mortal y excomunión. Si no se está excomulgado, entonces se puede comulgar, es su conclusión. Si se les dice que el pecado es siempre PERSONAL, es como si se les hablara en chino. J.B. no dijo nada nuevo pero ellos se lo tragan.

    • kaoshispano dice:

      Bergoglio dijo eso a sabiendas, y a consciencia de traer el divorcismo y el re-casamiento a Roma, de destruir la Doctrina. Por eso su pecado es mayor. Por eso los lleva el demonio.

      La gran prueba DE SUS INTENCIONES TODAS es que canonica y católicamente la palabra DIVORCIADO NO EXISTE, ES ALGO CIVIL Y HEREJE. Pudo decir separados, pero no, dijo divorciados, y abrió la mano para los vueltos a casar…. matrimonio ateo-civil. Quien sigue a estos puercos, YA SABE PERFECTAMENTE LO QUE HACE….

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: