Lumen Mariae

Inicio » caridad » El martirio es por fe y por caridad, no por el nombre de cristianos

El martirio es por fe y por caridad, no por el nombre de cristianos

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

es1

«Sé que Vuestra Santidad sufre profundamente por las atrocidades de las que son víctimas sus amados fieles, asesinados sólo por el hecho de seguir a nuestro Señor y Salvador Jesucristo. […] No hay ninguna diferencia en que las víctimas sean católicos, coptos, ortodoxos o protestantes. ¡Su sangre es la misma en su confesión de Cristo! La sangre de nuestros hermanos y de nuestras hermanas cristianos es un testimonio que grita para hacerse escuchar por todos los que todavía saben distinguir el bien del mal». (Mensaje al patriarca de la Iglesia Ortodoxa Tewahedo de Etiopía, 21 de abril de 2015).

Su sangre es la misma: esta es la herejía del ecumenismo de sangre. Una misma sangre.

Mártir significa testigo: «y seréis Mis Testigos» (Act 1, 8c). El mártir da testimonio de la fe en Cristo: es testigo de Cristo, es testigo de la Palabra de Dios, es testigo de la obra de Dios, que es la Iglesia. El mártir no es el que derrama su sangre, sino el que hace un acto de fe y de fortaleza en Cristo cuando derrama su sangre.

Todo el problema del mártir está en su fe. ¿Cuál es la fe que profesa el hombre que muere con un sufrimiento que es un tormento mortal? Porque «la madre del martirio es la fe católica, que atletas ilustres rubricaron con su sangre» (San Máximo Tuarinense, Sermones, serm 88: ML 57, 708).

La madre del martirio, lo que engendra el martirio es la fe católica. Es una gracia que el alma merece por su fe, por la perseverancia en la fe, por la fidelidad a la fe.

El católico, el copto, el ortodoxo, el protestante, el budista, el judío, cuando mueren atrozmente, a manos de sus enemigos, ¿mueren con la fe católica o con qué tipo de fe mueren?

No es la sangre lo que hace un martirio: es la fe católica lo que hace un martirio. Aquellas almas que derraman su sangre en la misma confesión católica de Cristo, entonces son mártires.

Se necesita la confesión católica, la fe católica.

Bergoglio niega esto: ¡Su sangre es la misma en su confesión de Cristo! Todo el mundo confiesa a Cristo, de una manera o de otra. Pero son pocos los que tienen la fe católica. FE CATOLICA. CONFESION CATOLICA.

Ni siquiera los católicos actuales poseen la fe católica. Muchos no saben lo que supone y exige esta fe católica.

Para salvarse se requiere no cualquier fe divina, sino la fe divina y católica, en la cual el alma da adhesión a todas las verdades reveladas, que están en la Sagrada Escritura, y que la Iglesia ha declarado como tales, estableciendo así los dogmas, que son el Magisterio infalible y auténtico de la Iglesia, que es un Magisterio objetivamente cerrado, el cual nadie lo puede abrir, nadie lo puede tocar, nadie lo puede cambiar.

Para salvarse se requiere creer, no en cualquier dios, sino en el Dios que enseña la Iglesia Católica.

¿Quién es Dios? Dios es el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

«Creo en el Padre Omnipotente, y en Jesucristo, Salvador nuestro, y en el Espíritu Santo Paráclito, en la Santa Iglesia, y en el perdón de los pecados» (D1)

Esta es la forma más antigua del Símbolo Apostólico: se cree en un solo Dios, que es Tres Personas distintas.

No se cree en un argumento sobre un Dios Uno y Trino. Se cree en Dios Uno y Trino.

Muchos ya no tienen esta fe divina y católica. Sólo poseen su fe humana,  que es un invento de su mente humana. Creen que Dios es muchas cosas, pero no creen «en un solo Dios, Padre Omnipotente…Y en un solo Señor Jesucristo, Hijo de Dios Unigénito….y en el Espíritu Santo,…Espíritu de Dios, Espíritu perfecto, Espíritu consolador, increado, que procede del Padre y recibe del Hijo…» (D13).

Bergoglio, y muchos como él, ya no creen en Dios como lo enseña la Iglesia Católica, sino en su concepto de Dios. Por tanto, ya no tienen la fe católica. Sólo están dando testimonio de su fe humana sobre Cristo, pero no de Cristo, no de la doctrina de Cristo, no de la Iglesia de Cristo. Si mueren a manos de ISIS, no son mártires, aunque digan con su boca que creen en Cristo, aunque lo confiesen con sus palabras, aunque se llamen cristianos o católicos.

Santa María Goretti, a fin de defender la castidad, para dar testimonio de su fe en la pureza, en la virginidad de Cristo, murió para ejercitar esta virtud. No es mártir el que es matado por motivos políticos o por otra causa. Es mártir el que muere con un tormento que se da en señal de odio contra la fe o que muere defendiendo una virtud cristiana. Pero si no se posee la fe divina y católica, no es posible morir ejercitando una virtud de Cristo. Si no se profesa la fe católica nadie te mata por odio contra la fe católica.

La fe católica y divina exige del alma la práctica de esta fe. Las demás fes no exigen del alma tal práctica. Muchos mueren, no por su fe humana, sino por otros motivos circunstanciales a su fe. Si llevarán su fe humana al límite, a la práctica, entonces no sería fe humana. Ningún hombre da la vida por otro hombre a causa de un amor humano. Todo hombre teme a la muerte. Ningún hombre quiere morir por su fe, sino que muere siempre por otro motivo distinto a su fe humana.

Muchos católicos han puesto en duda la verdad de la religión católica. Esto es un hecho que se puede constatar en todas partes. Ya no tienen certeza en su fe. Creen cualquier cosa que los hombres, que la Jerarquía les diga. Y son muchos los que han abandonado la religión católica formando sus grupos, sus asociaciones, sus iglesias, que quieren ser católicas, pero ya no poseen toda la verdad.

Desde hace 50 años está en juego la fe acerca de la verdad del magisterio de la Iglesia, de ese magisterio infalible, auténtico, intocable, objetivamente cerrado.

Muchos han perdido la credibilidad en la Iglesia, en su magisterio, por muchos motivos, y ya no pueden hacer un acto de fe divina y católica. Viven de su fe, la que su razón se inventa. Pero ya no pueden creer.

Un católico jamás puede apartarse de la fe divina y católica sin culpa alguna por su parte, porque toda defección de la fe es un pecado mortal de apostasía: «Porque quienes una vez iluminados gustaron del don celestial y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo….y cayeron en la apostasía, es imposible que sean renovados otra vez a penitencia, y de nuevo crucifiquen para sí mismo al Hijo de Dios y le expongan a la afrenta» (Heb 6, 4.6).

La apostasía pone al alma fuera de la Iglesia y en vías de condenación: «es imposible que sean renovados otra vez a penitencia».

Muchos católicos viven en esta apostasía de su fe divina y católica. No se pueden salvar porque desprecian toda la verdad. Viven sólo de sus verdades, de sus tradiciones, de sus ritos litúrgicos, de sus doctrinas. Y se hacen maestros, doctores, legistas de su fe, que es en todo falsa.

«Mejor les fuera no haber conocido el camino de la justicia que, después de conocerlo, abandonar los santos preceptos que les fueron dados» (2 Pe 2, 21).

Santos preceptos: eso es la fe divina y católica. Es algo del cielo, no de la tierra. La fe no es una clase de teología. Los dogmas no son el invento de los teólogos. Es poner con palabras humanas la Verdad que Dios ha revelado en la Sagrada Escritura. Es necesario hacer eso en la economía del pecado original en que el hombre nace y muere. Todo hombre necesita de ese sustento del magisterio auténtico e infalible de la Iglesia para poder entender la Voluntad de Dios en su vida. De otra manera, todo se volvería confusión porque todos los hombres interpretan, a su manera, la Sagrada Escritura. Se necesita un magisterio auténtico, que diga al hombre: de esta manera hay que entender la Palabra de Dios. Por eso, todas las condenaciones, todas las herejías, todos los cismas que se han producido son sólo por no seguir este magisterio. Han seguido su interpretación de la Sagrada Escritura, y han hecho su iglesia, y creen en su concepto de cristo, con sus verdades relativas, inventándose su fe.

No de todos es la fe. Y, por lo tanto, no de todos es pertenecer a la Iglesia de Cristo. No toda la Jerarquía es la verdadera, la que permanece fiel a la doctrina de Cristo, al magisterio infalible de la Iglesia. Muchos se han vuelto lobos, traidores, engendros del demonio.

Estamos viviendo en la Iglesia con falsos católicos, con falsos sacerdotes, con falsos obispos, que ya no creen en el Magisterio auténtico e infalible de la Iglesia. Y esa falta de credibilidad en la Iglesia produce la apostasía de la fe. Esa falta de credibilidad en la Iglesia es falta de credibilidad en Cristo, que es la Cabeza Invisible de la Iglesia. ¡Muchos se inventan su falso cristo!

Quien se aparta del Magisterio infalible se aparta de la Iglesia y de Cristo. Ya no es Iglesia. Ya no es oveja de Cristo. Y vamos a llegar a la Gran Apostasía de la fe, que significa cambiar lo que no se puede cambiar, tocar lo intocable, abrir lo que está cerrado: el Magisterio auténtico e infalible.

Eso es lo que viene en el Sínodo próximo: la división en la doctrina, en el Magisterio infalible. Ahí va a iniciar la gran apostasía de la fe, comandada por los falsos católicos, que están en todas partes, no sólo en Roma. Esos falsos católicos que se saben la teología, el catecismo, el derecho canónico, la tradición, pero que la tuercen a su gusto y a su capricho.

Si no hay fe divina y católica, entonces tampoco hay caridad divina. Y no puede darse el martirio: «Si entregare mi cuerpo a las llamas y no tengo caridad, nada me aprovecha» (1 Cor 13, 3).

Muchos quieren dar la vida por sus amigos, pero no poseen la caridad divina. Y, por lo tanto, sus muertes no unen en la verdad.

«Para los perseguidores, nosotros no estamos divididos, no somos luteranos, ortodoxos, evangélicos, católicos… ¡No! ¡Somos uno! Para los perseguidores, somos cristianos. No les interesa otra cosa. Es el ecumenismo de la sangre que se vive hoy» (A los miembros de Asociaciones Carismáticas de Alianza, 31 de octubre de 2014).

No estamos divididos: es la gran herejía de este hombre. Todos estamos unidos en un nombre: cristianos. Somos cristianos. Y que cada cual interprete el Evangelio como quiera. Que cada cual tenga su concepto de Dios, de Cristo, de la Iglesia. Eso no interesa. Lo que interesa es el nombre vacío de cristiano.

En esto están todos los falsos católicos: siguen a Bergoglio sólo por el nombre. Como lo llaman papa, entonces hay que obedecerlo. Es el nombre lo que a muchos sólo les interesa de Bergoglio. Cuando se les dice sus herejías, no lo pueden creer. Le toman a uno por loco.

Son católicos de nombre, que sólo creen en el nombre. Ya han dejado de creer en el magisterio auténtico e infalible, que les enseña que Bergoglio no es papa, no tiene el nombre de papa. Pero esto, a ellos, ya no les interesa.

Se persiguen católicos, cristianos, ortodoxos, coptos, budistas…pero el que persigue, ¿con qué odio mata? ¿Con qué fin mata?

Hay un odio contra la fe verdadera. Y si persigue infligiendo esta señal de odio, entonces el que muere es mártir.

Pero muchos matan por diversas causas. ISIS mata a la cristiandad por muchos motivos, no todos religiosos. Le interesa políticamente matar. Quieren hacer propaganda de sus muertes. Ya la intención en matar no es el odio contra la fe, es otra cosa: la fama, la política, el dinero, la publicidad, el miedo, etc… Entonces, los que mueren no son mártires. Muchos mueren en la guerra y no son mártires. Muchos en los atentados de ISIS y no son mártires.

La unión entre los cristianos no está en el nombre de cristianos, que es lo que enseña Bergoglio: «nosotros no estamos divididos, no somos luteranos, ortodoxos, evangélicos, católicos… ¡No! ¡Somos uno!». No somos uno en el nombre de cristianos. Somos uno porque poseemos la misma caridad, el mismo amor: «La caridad es el vínculo de perfección» (Col 3, 14).

La unión entre los cristianos está en la obra de la caridad divina.

«¿Consideran que Cristo está con ellos cuando se reúnen, aquellos que lo hacen fuera de la Iglesia de Cristo? Estos hombres, aunque fuesen muertos en confesión del Nombre, su mancha no será lavada ni siquiera con la sangre vertida: el pecado grande e inexpiable de la discordia no se purga ni con suplicios. No puede ser mártir quien no está en la Iglesia: no puede lograr el Reino quien abandonó Aquélla que debe reinar. Cristo nos dio la paz. Él nos mandó ser concordes e unidos, ordenó conservar los lazos de amor y de la caridad incólumes e intactos. No puede pretender mártir aquel que no conservó la caridad fraterna». (San Cipriano de Cartago, De la unidad de la Iglesia, p. II, n.14 – ML 4, 510-511)

Se demuestra la perfección de la caridad, el mayor amor a una cosa, cuando por ella se desprecia lo más amado y se elige sufrir lo que más se odia.

Por amor a Cristo, por amor a la Iglesia, los mártires despreciaron su vida. Por sólo este amor. Esta es la caridad divina.

¿Qué luteranos, qué evangélicos, qué coptos,…, tienen este Amor a Cristo y a la Iglesia Católica para ser llamados mártires? Ninguno de ellos. Todos tienen el nombre de cristianos. Pero el tener el nombre de Cristo no obra el amor a Cristo: «aunque fuesen muertos en confesión del Nombre, su mancha no será lavada ni siquiera con la sangre vertida».

El amor a Cristo y a la Iglesia Católica procede de la profesión de la fe divina y católica: «No puede ser mártir quien no está en la Iglesia: no puede lograr el Reino quien abandonó Aquélla que debe reinar». Hay que estar en la Iglesia, hay que profesar la fe divina y católica.

El amor a Cristo y a Su Iglesia no viene de cualquier fe, ya humana, ya divina. Hay que creer en el Magisterio auténtico e infalible de la Iglesia para poseer la caridad divina, ese mayor amor que «lleva a dar la vida por sus amigos» (Jn 15, 13).

Muchos mueren en la guerra, con atroces tormentos, profesando una fe en su dios…Pero no son mártires. Porque se necesita la caridad divina para sellar el martirio.

«No hay ninguna diferencia en que las víctimas sean católicos, coptos, ortodoxos o protestantes»: sí la hay, y una gran diferencia.

Ni el protestante, ni el copto, ni el ortodoxo, ni el judío,…, son de Dios, porque no son de la Iglesia Católica:

«No pueden permanecer con Dios los que no quisieron permanecer unánimes en la Iglesia de Dios…».  (San Cipriano de Cartago, De la unidad de la Iglesia, p. II, n.14 – ML 4, 510-511).

Y, por lo tanto, si mueren a manos de sus enemigos, se van al infierno:

«…y aunque consumidos por las llamas, arrojados al fuego o lanzados a las bestias, ellos perdiesen la vida, no sería una corona de fe, mas antes castigo de su perfidia, no sería la consumación gloriosa de una vida religiosa intrépida, sino un fin sin esperanza. Un individuo así puede dejarse matar, pero no puede hacerse coronar. Él se confiesa ser cristiano del mismo modo que el diablo se hace de Cristo, como el mismo Señor advierte diciendo: “Muchos vendrán en mi nombre, diciendo: ‘yo soy Cristo,’ e engañarán a muchos” (Mc 13,16). Así como el diablo no es Cristo no obstante usurpe su nombre, así no puede pasar por cristiano aquel que no permanece en la verdad del Evangelio y de la Fe» (Ib).

Para ser mártir es necesario poseer la fe divina y católica: guardar el magisterio auténtico e infalible de la Iglesia, ser de la Iglesia, que es lo que lleva a alma al mayor amor, a la caridad divina.

Todo el problema de Bergoglio es su falta de fe divina y católica. Y, por eso, cae en tantas herejías porque quiere salvar a todos con su sola palabra humana. Ha dejado el magisterio auténtico e infalible de la Iglesia y se dedica a hacer su política. Y no hay manera de que hable claro cuando ISIS mata a los cristianos. Sólo llora por su ecumenismo de sangre, que es su herejía que le lleva  a levantar una falsa iglesia donde entren todos.

Y la herejía del ecumenismo de sangre nace de su falta de fe: ya no cree en Dios. Ya no cree en el Símbolo Apostólico, que es la base del magisterio auténtico e infalible de la Iglesia. Sin esa base, sin ese Dios, todo es un invento de su cabeza herética. Y Bergoglio sólo muestra su orgullo en el gobierno de la Iglesia. Y la gente lo sigue por su orgullo, no por la doctrina que predica. En su orgullo, Bergoglio se pone por encima de Dios, por encima del magisterio auténtico e infalible. Están siguendo a un orgulloso. Y, por lo tanto, están aprendiendo, muchos falsos católicos, a ser orgullosos, como Bergoglio. Y sólo saben decir que Bergoglio es un buen hombre que quiere unir a todos los hijos de Dios en una sola iglesia. Pero no saben hablar de sus herejías porque ya no las ven. Sólo ven el orgullo de ese hombre, que es el motor de muchos, que es lo que muchos imitan en la Iglesia: si este idiota ha podido llegar a sentarse en la Silla de Pedro, entonces seamos como él. Alcancemos los puestos grandes en la Iglesia. Busquemos el negocio en la Iglesia. Ya no importa la doctrina, sino sólo la política.

Muchos lo siguen por su sonrisa, por su cara bonita, por sus besos y abrazos a todo el mundo, porque habla con la gente, porque entiende la vida de la gente. Pero ninguno de ellos entiende lo que predica, porque ya su fe no se basa en un magisterio que no se puede cambiar. Su fe sólo es una veleta del pensamiento humano. Y así viven: defienden lo que dice ese hombre aunque suelte una estupidez. Defienden al hombre, defienden el nombre que le han puesto. Defienden el orgullo de ese hombre. Pero no son capaces de defender a Cristo en Su Iglesia, porque no viven a Cristo en sus almas. No son capaces de defender la Iglesia de un hereje, de un cismático, porque sólo buscan levantar la iglesia que esté construida por la herejía. Muchos se pasan la vida dando vueltas a lo que encuentran en sus mentes humanas. Y así construyen su vida. Y luchan por sus ideas humanas y mueren por ellas. Pero no son ni de Cristo ni de Su Iglesia. Son de ellos mismos: de sus mentes.

Es la herejía que se observa en toda la Iglesia: el culto a la mente del hombre. Y, por eso, se destroza el magisterio infalible de la Iglesia. Se destroza la vida de la Iglesia. Se destrozan muchas almas en la Iglesia.

«Firmemente cree, profesa y predica que nadie que no esté dentro de la Iglesia Católica, no sólo paganos, sino también judíos o herejes y cismáticos, puede hacerse partícipe de la vida eterna, sino que irá al fuego eterno que está aparejado para el diablo y, sus ángeles (Mt 25,41), a no ser que antes de su muerte se uniere con ella; y que es de tanto precio la unidad en el cuerpo de la Iglesia, que sólo a quienes en él permanecen les aprovechan para su salvación los sacramentos y producen premios eternos los ayunos, limosnas y demás oficios de piedad y ejercicios de la milicia cristiana. Y que nadie, por más limosnas que hiciere, aun cuando derramare su sangre por el nombre de Cristo, puede salvarse, si no permaneciere en el seno y unidad de la Iglesia Católica. (D 1351 –  Concilio de Florencia, Decreto para los Jacobitas, 4 de febrero de 1442).

Sólo se puede permanecer en el seno y en la unidad de la Iglesia Católica en la obediencia hasta la muerte al Papa legítimo y verdadero: Benedicto XVI. Sin esta obediencia, todos están en lo que vemos: ayudando a construir, a levantar, la falsa iglesia de un hombre orgulloso.

Anuncios

21 comentarios

  1. Apocalipsis dice:

    Muchas gracias padre Joseph, me há quedado claro el tema del martiriro .

  2. Cristina de López dice:

    Hablar de mártires en esa falsa y abominable iglesia encabezada por el apóstata y falsario Bergoglio, es simple y llanamente una burla a la muerte de Nuestro Señor Jesucristo y por ende, una burla a la Iglesia y a todos aquellos mártires, quienes a causa de su fe y movidos solo por la ardiente caridad a Jesucristo y a su Iglesia prefirieron dar su vida en defensa de la misma VERDAD.

    Lo que hoy vemos en Roma, no es pues sino aquella iglesia de satanás, que utilizando los mismos términos de la Única y Verdadera Iglesia, simplemente los utiliza para despotricar en contra del mismo Dios, y torciendo su significado, destrona la Verdad y enaltece el error…
    El único fin en esa iglesia es destronar a Dios y enaltecer al hombre. Aquello pues que la Iglesia siempre ha condenado, hoy en día es no solo permitido por esta abominable iglesia, sino aplaudido y promovido y solo las almas aletargadas, tibias y necias siguen sin poder ver y oir lo que ante sus mismos ojos sucede.

    Tal es el caso, de la ya anunciada y próxima canonización de monseñor Romero, al que esta falsa iglesia pronto canonizará y ahora viene siendo presentado al mundo como ejemplo de un gran mártir.

    Vemos pues como un hombre que haciendo a un lado la obediencia a la Verdad y dedicado a promover su “teología de la liberación”, condenada por la Iglesia, ahora es ejemplo de virtud en esa abominable iglesia.
    Y es que esa falsa iglesia y su falsa jeraquía llama mártires a aquellos hombres que “lucharon por la justicia para las mayorías empobrecidas”. A aquellos quienes habiéndose rebelado a caminar por las huellas ensangrentadas del mismo Señor CRUCIFICADO, decidieron “caminar por las huellas de un pueblo al que califican de crucificado”.
    En fin, en esta satánica iglesia ya no es mártir aquel hombre humilde y obediente hasta la muerte, que enamorado de la Verdad y en defensa de la FE, une su sangre al único y verdadero MARTIR.
    Antes bien, en esta abominable iglesia, son mártires aquellos orgullosos y desobedientes que habiendo renegado de su Fe, abrazaron y enarbolaron simplemente la bandera de la “justicia social”, uniendo su sangre a la de un pueblo, que califican de “pobre y crucificado por un sistema político, social, económico y religioso”.
    En resumidas cuentas en esa falsa iglesia, mártir, es todo aquel que no tiene FE y muere por su “verdad”, movido simplemente por su orgullo. Asco!

    Todo en esa falsa iglesia es simple y llanamente una burla…una franca y abierta demolición a la Verdad a plena luz del día y frente a los mismos “centinelas” llamados a DAR SU VIDA en defensa solo de la VERDAD.

    Ven Señor Jesús!

    http://www.periodistadigital.com/religion/america/2015/03/01/rodolfo-cardenal-sj-el-martirio-de-romero-no-solo-esta-motivado-por-el-odio-a-la-fe-tambien-por-el-odio-a-la-justicia-religion-iglesia-congreso-martires-uca.shtml

  3. Daniel Cortez Alaña. dice:

    Las cosas en mi entorno laboral han empeorado ya que, al revocarme el permiso de asistir a la Misa, me han ignorado en muchos eventos que se han realizado.
    Sacan a colación que “hago lo que me dá la gana” cuando yo solamente he obedecido, y no aprecian que trabajo a pleno sol sin protesta en un puesto que nadie quiere y que le han sacado el cuerpo.
    Hasta el Padre amigó mío del Opus Dei le ha dado la razón a estas mujeres quienes se basan en que “los empleados no pueden asistir a Misa en horario laboral”, algo que es verdad pero que yo gozaba por mi comportamiento.
    Tampoco aprecian que la parte donde trabajo estaba sucia y ya casi no lo está, más como mi actual jefe es la sustituta de una miembro del Opus Dei que se fué y que tiene ideas muy comunistas producto de su paso por una universidad muy sesgada por el marxismo…¡¿qué más se puede esperar?!.

  4. Cristo vuelve ya dice:

    Para el imán Bergoglio los musulmanes también son mártires :

    “Pensando en aquellos decenios de atroces sufrimientos y de durísimas persecuciones contra católicos, ortodoxos y musulmanes, podemos decir que Albania ha sido una tierra de mártires: muchos obispos, sacerdotes, religiosos y fieles laicos pagaron con la vida su fidelidad.”

    https://w2.vatican.va/content/francesco/es/homilies/2014/documents/papa-francesco_20140921_albania-omelia.html

  5. Andress dice:

    Una mirada muy interesante por Santa Hildergarda:

    “En ese lugar propio de la mujer apareció una monstruosa cabeza renegrida, con ojos de fuego y orejas como las orejas de un asno, y nariz y
    boca como de león, que con su gran boca bramaba, y se afilaba de una
    manera espeluznante sus dientes, que eran como de hierro y horrendos.
    Desde esa cabeza hasta sus rodillas la imagen era blanca y roja y estaba
    como golpeada con gran saña; pero desde las rodillas hasta dos franjas
    blancas situadas inmediatamente por encima de los talones, aparecía
    ensangrentada. Y he aquí que la monstruosa cabeza se separó de su
    lugar con un fragor tan grande que todos los miembros de la imagen de
    la mujer se sacudían violentamente. Pero además, una gran masa como
    de estiércol se unió a aquella cabeza, que elevándose sobre ella como
    sobre un monte, intentó ascender a lo alto de los cielos. Y de repente
    vino como el rayo de un trueno, golpeando con tanta fuerza a esa cabeza
    que cayó del monte y entregó su espíritu a la muerte. De pronto una
    niebla hedionda cubrió todo el monte envolviendo a esa cabeza en una
    inmundicia tal que las gentes que se encontraban presentes fueron presas
    del más grande terror; la niebla permaneció cerca del monte durante
    un breve tiempo. Viendo esto las personas que estaban allí, agitadas
    por un inmenso temor se decían: “Ay, ay, ¿qué es esto? ¿Qué os parece
    que ha sido esto? ¡Ah, pobres de nosotros, quién nos ayudará? ¿Quién
    nos salvará? Porque no sabemos cómo fuimos engañados. ¡Oh Dios todopoderoso, ten misericordia de nosotros! Retornemos, volvamos pues
    prontamente al testamento del Evangelio de Cristo, ya que ¡ay, ay, ay!,
    amargamente hemos sido embaucados”

    Hildegarda de Bingen

    Preguntemonos nosotros si hemos colaborado con nuestra vida a deformar la iglesia visible, saludos a todos.

  6. Mariela dice:

    Hoy en día, lo que le sucede Laodicea, ocurre con la gran mayoría de los que se dicen católicos porque “pertenecen” a la iglesia desde antes que otros. Esta gente -que creyéndose sabia es muy ignorante-, piensa que por pertenecer/haber pertenecido a un grupo, movimiento o, institución son más versados que los que no llevan mucho tiempo (muchos años) en la iglesia (que ahora, para el colmo, está falseada)… Pobre de ellos, no tienen idea de que la FE es un DON de Dios, y que se puede estar toda una vida creyéndose “fiel” a Jesucristo, y no tener ni la más mínima idea de quién es Él…

    “Donde abundó el pecado sobreabundó la gracia” (Rom. 5:20)

    “Para el Señor un día es como mil años, y mil años como un día”. (2 Pedro 3:8)

    Y, “Feliz el hombre a quien sus culpas y pecados le han sido perdonados por completo”. (Salmo 32:1)

    Así está todo… gracias al Concilio, muchos -simples laicos, y no más que eso- pudieron tomar vuelo sin tener alas… y ¡ay, pobrecitos!, cuando caigan en la cuenta de que no las tienen; en el momento en que haya que rendirle al Señor acto por acto; pecado por pecado -el día del aviso está muy cerca-. Pedir por ellos es lo único que queda. Bendiciones!

  7. Martina dice:

    Laodiciea: preguntale si ella tampoco cree en un Dios catolico…a ver que dice

  8. Apocalipsis dice:

    Marcos , casi nadie nos escucha cuando le estás diciendo la verdad y si alguien lo hace notas que posteriormente te rehuye porque no quieren saber nada , es sorprendente , pero esto es lo que nos ocurre a todos los que hemos intentado hablar a estos “católicos” con el fin de prevenirles, ya decidí hablar lo menos posible del tema , como bien dice la Bíblia ” no hay que echarle perlas a los puercos “, viendo estas cosas hay que apartarse y hablar lo preciso, lo cotidiano , al menos que ellos pregunten o saquen la conversación … Y cuando “reine” el Anticristo pues imagínate , hasta nos pueden traicionar, habrá que andarse con mucha cautela. Dios nos proteja .

    Padre Joseph , me gustaría preguntarle si el martirio es exclusivamente con sangre siendo católico ,o quizás martir puede ser un católico que tiene una vida de sufrimientos haciendo el bien mientras su entorno no se comporta ?

    • josephmaryam dice:

      El martirio, como se comprende en la tradición, es siempre el de sangre. Pero existen los mártires espirituales, que tiene más valor que el de la sangre. El martirio de sangre es una gracia para muy pocos. Y hay que merecerla. Hay que trabajar mucho, en la vida espiritual, para llegar a dar la vida por Cristo. Quien viva su vida sin practicar las virtudes, sin la oración, sin la penitencia, es imposible que llegue al martirio. Un mártir no nace, sino que se va haciendo. La madre del martirio es la práctica de la fe católica: hay que saber obedecer al Papa en la Iglesia, hay que saber obedecer a la Jerarquía verdadera para llegar al martirio.
      Por eso, es de ilusos los que pretenden luchar contra el Anticristo sin la obediencia a la jerarquía. Lo que desata al demonio es la obediencia. El Anticristo no puede nada en aquel que obedece al Papa y a toda la Jerarquía verdadera. Por eso, el Anticristo podrá mucho contra tantos católicos, que son falsos, y que se creen seguros porque siguen su tradición o su doctrina o su liturgia.
      Para llegar al martirio de sangre, hay que llegar primero al martirio espiritual, que sólo se da en la obediencia.
      Una esposa que no obedece a su esposo no es digna del martirio de sangre, porque no vive el martirio espiritual.
      Uno hijo que no obedece a sus papas, no es digno del martirio de sangre: no hay obediencia a la cabeza.
      Un sacerdote que no obedece a su obispo, o un obispo que no obedece al Papa, o un papa que no obedece a Cristo, no merecen el martirio de sangre.
      Lo que más cuesta, para todo hombre, es la obediencia. El pecado de Adán fue la desobediencia. En este pecado, todos caen, de una manera o de otra.
      Y desde hace 50 años tenemos la desobediencia en todas partes. Va a llegar el Anticristo y va a poder con todos. No serán mártires. Muchos serán como los Apóstoles: que huyeron en la Pasión, en el martirio de la Cabeza.
      Así va a pasar con muchos que hoy día siguen a Cristo con sus tradiciones, etc., pero no son obedientes al Papa.
      Si los Apóstoles, que estuvieron con Cristo, fueron capaces de tal desobediencia, ¿qué no haremos nosotros que tenemos a Cristo, pero que sólo vivimos de fe, no de Su Presencia física?
      Para luchar contra el Anticristo hay que saber obedecer. Y muy pocos, en la Iglesia, durante 50 años, han aprendido esta lección de la obediencia que les lleva al martirio espiritual. Y quien no alcanza este martirio en el Espíritu no es digno del martirio de la sangre.

      «La humanidad es débil. Incluso los más santos de Mis seguidores caen presas de las constantes tentaciones del Maligno» (MDM – El Aviso del Infierno y la promesa del Paraíso – Sábado, 13 de noviembre del 2010): Si la santa jerarquía y los fieles santos, que son los que obedecen a todo y en todo, caen presas del demonio, ¿qué no será en los otros?

    • Mariela dice:

      Padre Joseph:

      ¿El martirio espiritual vendría a ser lo que sobrellevó Santa Teresita, al convertirse en alma víctima para salvar almas en la iglesia?

    • josephmaryam dice:

      Sí, es un martirio escondido, pero que da muchos frutos para toda la Iglesia.

  9. Mariana dice:

    Aqui no meu querido PAÍS, o BRASIL,há uma Missionária muito dedicada,cantora de linda voz, que além de ser uma mulher realizada,é bonita físicamente,nova,casada,tem um filhinho e…bonita Alma.ADRIANA é seu nome.
    No seu CD o “JARDIM SECRETO” há músicas liiiindas!! Excelentes para a EVANGELIZAÇÃO e tocam corações….além de ser uma delícia para os ouvidos e a Alma!!
    Há nesse CD,além de outras preciosidades,uma música que tocou corações para o perdão…e para compreendermos melhor o AMOR DE DEUS!!
    Eu mesma,perdoei m e s m o, uma pessoa…após ouvir..e cantar repetidamente,essa linda música.
    “Bateu” em cheio em mim….compreendi o que JESUS –meu AMADO SENHOR,queria de mim,naquele “caso”!!
    Perdoei e me reconciliei sinceramente ,sob o efeito do PODER do AMOR de DEUS!! Graças a DEUS! ALELUIAA!
    Eis aqui a letra da música:chama-se “O DEUS DO AMOR “.

    “Meu Espírito é só Amor.Minha Alma é só Amor.
    O meu Corpo é Puro Amor,Eu só posso exclamar,que o meu Coração,é o Mar desse Amor.
    Meu Falar é só Amor, meu Cantar é só Amor, meu Agir é Puro Amor.”

    Quem dirige meu caminho,quem me enche de carinho, é o AMOR!
    O ESPÍRITO DE DEUS está sobre mim,
    O ESPÍRITO DE DEUS está dentro em mim
    Se DEUS PAI é quem ama,se JESUS é o Amado,DEUS ESPÍRITO DE DEUS é o AMOR!

    O ESPÍRITO DE DEUS está sobre nós
    O ESPÍRITO DE DEUS está dentro em nós
    Se DEUS PAI é quem ama,se JESUS é o Amado,DEUS ESPÍRITO SANTO é o Amor!

    (autor: Dalvimar Gallo)

    Não sou “expert” em TEOLOGIA…não sei se há erro teologico nessa letra….mas,testemunho aqui…que ela ajudou-me a entender melhor, e lutar para viver no dia-a-dia, os capítulos 1 e 2 da PRIMEIRA EPÍSTOLA DE SÃO JOÃO…!!!
    É difícil de cumprir…mas estou lutando!Sei que com ,e em JESUS, tudo é possível!!

    Estamos caminhando para a FESTA DE PENTECOSTES!!
    Então….o TERÇO DO DIVINO ESPÍRITO SANTO…sua LADAINHA…a CONSAGRAÇÃO… e a COROA DO DIVINO ESPÍRITO SANTO….a oração do Cardeal Verdier. Até….24 de Maio de 2015!
    Oremos por nós mesmos,e…pela sofrida IGREJA CATOLICA APOSTOLICA ROMANA,para que DEUS venha nos socorrer e iluminar ,nessa TRIBULAÇÃO que vivenciamos,…e nos livre das “armadilhas ” do Mal! Amém. ALELUIAAA!!!
    MARANATHA!!!!!!

  10. Laodicea dice:

    A benedicto todo el mundo lo criticaba, ahora a éste todo el mundo lo adora y nadie lo puede criticar. Que cada cual saque sus propias conclusiones…

    Mi esposa es representatiba, es imposible dialogar de este tema con ella y acabamos discutiendo, ella me dice que yo soy una persona completamente intransigente y que el blog ese que leo es una secta.
    Siempre defiende a bergoglio, porque nunca se ha puesto a estudiar realmente sus herejías, se traga todo, sólo ve lo que dicen en la mayoría de los medios y páginas digitales que presentan un bergoglio intachable y estupendo, y cualquier crítica hacia él ya ni le hace caso y la rechaza de plano sin ningún tipo de análisis.
    Es una persona formada en la fe, pues estubo más de 10 años cómo agregada en el opus dei y claro yo cómo llevé una vida más bien desordenada moralmente y sin práctica de los sacramentos hasta que la conocí no soy quien para dar lecciones de fe a nadie y mis argumentos no le dicen nada pues me menosprecia.
    Bueno, a pesar de todo, nos queremos mucho y tenemos tres niños pequeños y tengo esperanzas de que al final se caiga de la burra y se de cuenta del engaño, pero mientras tanto a sufrir en el desierto…

  11. Cristo vuelve ya dice:

    21 ene 2012 El Falso Profeta será tratado como un santo en vida. Aquellos que se le opongan serán considerados herejes

    .”…Necesito su ayuda. Necesito sus oraciones. Sus oraciones debilitarán la obra del anticristo, así como también la del Falso Profeta, quien tomará posesión de la Santa sede de Roma…. Hijos Míos, estén prevenidos, no obstante, de que el Falso Profeta les hará creer que él también está preparándoles un lugar similar al Paraíso.

    Sus mentiras cautivarán a un ingenuo grupo de seguidores católicos. Él presentará un maravilloso y amoroso carisma externo y todos Mis hijos, en la Iglesia Católica estarán confundidos.

    Una señal para tener en cuenta será su orgullo y arrogancia ocultos tras una falsa humildad exterior. Tan engañados estarán Mis hijos, que pensarán que él es excepcional y un alma pura…El será tratado como un Santo en vida. Ninguna de sus palabras que salgan de su boca, serán cuestionadas…

    Cualquiera que se oponga a él será criticado y considerado un hereje.

    Todas estas almas acusadas de ser herejes, serán hechas a un lado y alimentarán a los perros…”

    http://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a21-ene-2012-el-falso-profeta-sera-tratado-como-un-santo-en-vida-aquellos-que-se-le-opongan-seran-considerados-herejes/

  12. kaoshispano dice:

    Los Demoledores han hecho su trabajo perfecto por obra del Inicuo que les lleva camelando secularistas hace decenios, y hasta siglos infiltrándose desde los Iluminati modernistas cientificistas. El otro paso el ecumenismo total holistico panreligioso. Cristo un figurín más del menu mundi.

    Demolitio consummata est, ruina romana sin remedio. THE END .

  13. Bergoglio sigue confundiendo a la gente. Ahora resulta que después de desobedecer a Dios, Dios es tierno con Adán y Eva:

    ““El Señor Dios hizo al hombre y a su mujer unas túnicas de pieles y los vistió” (Gen 3, 21). Es una imagen de ternura hacia aquella pareja pecadora que nos deja a boca abierta: la ternura de Dios por el hombre y por la mujer. Es una imagen de custodia paterna de la pareja humana. Dios mismo cuida y protege su obra maestra.”

    Dónde estudió teología este hombre???? Es una interpretación de locos!!!

    • Cristo vuelve ya dice:

      Bergoglio se come las camisas de fuerza , es un loco peligroso. ¿Y la gente ve en este ser a un Papa?

    • josephmaryam dice:

      No posee el amor a la verdad y, por eso, habla el engaño. Y con su palabra atrae a muchas almas hacia su error, para que crean en la mentira y así sean condenados.
      A la gente le gusta estas fábulas, estos cuentos chinos. Se los tragan sin discernir nada. Les da igual lo que diga este hombre. Le siguen porque tiene el nombre de papa. Pero no buscan en él la verdad. Si en sus vidas buscaran la verdad, entonces se alejarían de este hombre. Pero en lo que hacen diariamente viven para sus mentiras y se afianzan en sus mentiras buscando las fábulas de la gente, especialmente de los famosos del mundo, como este hombre.

    • Juan Pablo dice:

      El mundano de Santa Marta recibiendo el apoyo “especialmente de los famosos del mundo”, como dice el Padre. Ahora con el impresentable de “Maradroga” y una de sus últimas mujeres de su colección. Esto no sería grave si no fuera por el mal ejemplo a los católicos de parte de quien oficia de papa.
      Excelente artículo el de Lumen Mariae para seguir desbaratando las mentiras.

      http://www.infobae.com/2015/04/23/1724198-maradona-visito-al-papa-soy-el-capitan-del-equipo-francisco

    • cecilia dice:

      Hola !! soy cecilia,la persona que pregunto por el sacerdote que sigue a Cristo,me dijiste que conocias alguno,me podes dar sus datos para conectarme??? Te lo agradezcode todo corazón

    • cecilia dice:

      Me podrian confirmar el nombre del sacerdote,que sigue a Cristo en la provincia de Buenos Aires,Argentina???? Que Dios se los pague,gracias

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: