Lumen Mariae

Inicio » Francisco » El infierno quedó vacío con Bergoglio

El infierno quedó vacío con Bergoglio

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

puerta_del_infierno-9464331

«Pero si uno piensa que la vida moral sea solamente ”hacer esto’‘ y ”no hacer aquello’‘? no es cristiano. Eso es una filosofía moral, pero no, no es cristiano. Cristiano es el amor de Jesús que es el primero en amarnos. La moralidad cristiana es ésta: ¿Has caído? Levántate enseguida y continúa. Este es el camino. Pero siempre con Jesús» (ver)

Palabras de un insensato, de un hombre sin norma de moralidad, que ha anulado la ley de Dios, y sólo se dedica a cosechar aplausos de la gente, contándole fábulas de viejas.

La vida moral son dos cosas: hacer la Voluntad de Dios; no hacer lo que Dios prohíbe.

Esto es todo en la vida moral. La vida moral es hacer esto y no hacer aquello. Y esto es lo que tienes que pensar, que tener dentro de tu mente y de tu corazón, no sólo para ser cristiano, sino para ser católico.

Si quieres pertenecer a la iglesia de Bergoglio, sigue su necedad. Quita de tu mente y de tu corazón la Palabra de Dios, que te enseña:

«Si me amáis, guardaréis Mis Mandamientos» (Jn 14, 15).

Para el que tiene dos dedos de frente, amar a Jesús significa cumplir con la ley de Dios.

Para el que no tiene dos dedos de frente, coge esta frase del evangelio, y dice: Jesús nunca se refirió a la ley de Moisés. Jesús se refiere a los dos mandamientos: amar a Dios y amar al prójimo. Y, por lo tanto, la vida moral es el amor de Jesús, el amor que enseña Jesús, que es –claro- el primero en amarnos. ¡Cuánto nos ama Jesús! ¡Vamos a llorar un poco hasta que entendamos que Jesús nos ama tanto!

La moral cristiana no es la verdad ni la falsedad. Es la misericordia.: has caído. Te doy un beso, un abrazo, te lleno el estómago de buena comida; te doy un puesto de trabajo, te curo tus enfermedades… Y la vida continúa. ¡Qué bella es la vida! ¡Vive y deja vivir! Pero no vengas con moralinas de mandamientos divinos. Eso quedó en el pasado. Jesús es amor. Dios es amor. Sé libre para amar.

Y, por eso, este gran necio, que se llama a sí mismo, papa…

(¿qué clase de papa es que no sabe enseñar la verdad? ¿para qué se llama papa? ¿por qué no se dedica a ser un pastor protestante?)

… este hombre, que es un demente espiritual (tiene atado su mente humana a la mente del demonio; y por eso habla como habla: como un demonio), dice:

«…el infierno era querer alejarse de Dios porque no se desea su amor. ”Pero  si tu fueras un pecador tremendo, con todos los pecados del mundo a cuestas, y además te condenasen a la pena de muerte y cuando estás para morir blasfemas, insultas y todo lo demás… Y en ese momento, miras al Cielo y dices: ¡Señor! ¿Dónde vas, al Cielo o al infierno? ¡Al Cielo!… Va al infierno solamente el que dice a Dios: ”No te necesito, me las arreglo solo”, como hizo el diablo que es el único del que estamos seguros que está en el infierno».

«el infierno era querer alejarse de Dios porque no se desea su amor»: ninguno va al infierno porque no desee el amor de Dios. Ninguno. Todos van al infierno porque desprecian el amor de Dios.

No desear el amor de Dios lo hacen todos los hombres: sean santos o sean pecadores. No se puede vivir deseando constantemente el amor de Dios. Para eso, se necesita una gracia divina, que sólo Dios da al que se la merece.

¡Cuántos pasan la noche oscura del alma y no desean el amor de Dios! ¡Viven sin deseo de nada!. Y eso no es pecado cuando el alma está en su purificación. El que no desea el amor de Dios es por muchas razones. Y no todas llevan al infierno. Y muchas llevan al purgatorio. Y unas cuantas son necesarias para conquistar el cielo. Desear el amor de Dios es un merecimiento del alma, no es un don de Dios. Y Dios no exige el desear su amor para ir al cielo.

El infierno es querer alejarse de Dios porque no se cumplen sus mandamientos. Punto y final. ¡Es todo tan sencillo!

Pero –para Bergoglio- para ese hombre que no tiene ni idea del Magisterio de la Iglesia, la vida moral es un sentimiento hacia Jesús. Y, claro, viene su discurso, su fábula de viejas:

Eres un gran pecador, con todos los pecados del mundo a cuestas, y además recibes la justicia de los hombres…. Y cuando estás para morir, te dedicas a hacer lo que hizo el mal ladrón: insultar, blasfemar… y ¡cuántas cosas más! Y he aquí, que por arte de magia, miras al cielo. ¡Oh, qué bello! ¡Qué frase tan tierna!… ¡Seamos tiernos con los hombres! ¡Los hombres necesitan no temer a la ternura de Dios!… Estás blasfemando contra Dios, estás echando demonios por tu boca, y miras al Cielo….No te arrepientes de tus pecados….No; eso no…No dejas de blasfemar…No; eso no… Miras al Cielo…y dices, en medio de tus blasfemias: Señor…

¡Increíble! ¿Cómo uno que va a morir, y está blasfemando contra Dios, va a poder decir: Señor?

¿Han captado la demencia de Bergoglio? ¿Captan su fábula de viejas? ¿Su cuento chino?

Y como dices: Señor….Sólo por eso…Sólo por el deseo sentimentaloide de decir la palabra: Señor… Estás lleno de irá contra el Señor, y una sola mirada al Cielo te hace decir una palabra de ternura al Señor???????

¿Quién se cree esta fábula?

Muchos. Muchos católicos.

Sólo por tu sentimiento, ¿dónde vas, al cielo o al infierno? ¡Al Cielo!

Peca fuertemente. Peca fuertemente. Blasfema antes de morir, insulta al Señor antes de morir. Pero acuérdate de mirar al cielo, y decir: Señor. Porque te vas al Cielo de cabeza, sin pasar por el purgatorio.

Y a este hombre, ¿lo llaman Papa?

¿Dónde compró el título de papa? ¿Cuánto pagó para estar sentado en esa Silla de Pedro y hablar demencias cada día?

No he visto tan gran loco como Obispo en toda mi vida.

¡Qué demencia de predicación!

Y, claro, tiene que terminar con su herejía favorita, que es de cuño protestante: el infierno existe, pero está vacío:

«Va al infierno solamente el que dice a Dios: ”No te necesito, me las arreglo solo”, como hizo el diablo que es el único del que estamos seguros que está en el infierno».

Sólo el diablo está en el infierno. Y como es espiritual, no se ve. El infierno está vacío porque todos dicen a Dios, antes de morir: te necesito. ¡Qué tierno! ¡Qué bello! ¡Qué hombre tan amoroso con los hombres!

Y este subnormal se va a poner a confesar el 13 de marzo:

«La Oficina de las Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontífice informa hoy de que el Santo Padre presidirá el Rito para la reconciliación de penitentes, con la confesión y la absolución individual, el próximo viernes 13 de marzo, en la basílica de San Pedro a las 17.00 horas».

Si no cree en el infierno, si no cree en el pecado, si no cree en la norma de moralidad, si no juzga a nadie porque nadie comete pecado, ¿de qué va a confesar? ¿qué charla psiquiátrica va a tener con la gente que vaya allí?

No te confieses con este demente: cometerías un gran pecado. Y saldrías sin la absolución de tus pecados.

¡Cómo está el Vaticano! Bailando al son de un hombre sin verdad.

Concilio XVI de Cartago (D 102, not.4): «Como quiera que el Señor dice: Quien no naciere del agua y del Espíritu Santo, no entrará en el reino de los cielos, qué católico puede dudar que será partícipe del diablo aquél que no ha merecido ser coheredero de Cristo? Pues quien no está en la parte derecha, sin duda caerá en la parte izquierda».

Hay que merecer ser coheredero con Cristo para entrar en el Cielo. No sólo hay que bautizarse, sino que hay que trabajar para ganarse el Cielo, con el sudor de la frente.

El cielo no es un regalo de Dios a nadie. No se da porque se desee o no se desee. Se da el cielo porque se merece el cielo. El alma ha luchado, en su vida terrestre, para irse al cielo. Ha luchado para cumplir con la ley de Dios. Ha luchado para permanecer en la gracia. Ha luchado para quitar todos sus vicios y pecados. Ha luchado para permanecer en la verdad.

¡Es increíble que los católicos prefieran las palabras baratas de este hombre a luchar por Cristo, a luchar para merecer ser amados por Cristo!

El que Cristo te ame es un merecimiento de tu alma, no es un regalo para tu alma. Cristo, cuando te ama, te da una Cruz. Y tienes que llevarla hasta el final. Y quien permanezca en esa Cruz, entonces se salva y se santifica.

Es la Cruz la verdad del camino. Es la sabiduría de la Cruz lo que te lleva a la Vida Divina.

Pero, nadie quiere Cruz. A nadie le interesa la Verdad.

Todos siguen a un hombre que tiene en su mente la posesión del demonio.

«…sin misericordia, se corre el riesgo de caer en la mezquindad burocrática o en la ideología. Comprender la teología es comprender a Dios, que es Amor».

Bergoglio ha puesto la misericordia, su falso concepto de  misericordia, por encima de la verdad. Por eso, resbala siempre cuando habla.

Es la verdad el objeto de la teología. No es el amor de Dios. La vida espiritual y mística trata del amor de Dios. La vida teologal trata de la verdad divina.

Sin verdad, -no sin misericordia-, se cae en la burocracia y en la ideología. Cuando los hombres viven en sus mentiras, viven para el papeleo; viven para sus ideas, para sus mentes, para sus filosofías de la vida.

Es la verdad la que lleva al alma hacia el amor de Dios. Sin verdad, sin conocer la verdad, tenemos lo que es Bergoglio: un sentimental perdido del hombre, que sólo vive para los hombres, tengan la mente que tengan. Lo que importa es esto:

«.. también los buenos teólogos, como los buenos pastores huelen a pueblo y a calle»: tienes que oler a mundo para ser un buen teólogo. ¡Qué gran locura!

Y los teólogos que le escuchaban, ¿cómo no saltaron para degollarlo ahí mismo por esta blasfemia?

¡Todos se conforman con la charlatanería de este hombre! ¡Cómo gusta su palabras barata y blasfema!

Hipócrita es Bergoglio, hombre de dos caras. Un hombre que no sabe entrar en su corazón. Que sólo mira su mente, después mira al hombre, y con su boca le dice al hombre lo que éste quiere escuchar.

Eso es la hipocresía perfecta de este hombre. Pone la cara que el hombre, el pueblo, quiere. Nunca se le ve lo que piensa. Siempre esconde su verdadera intención a los demás. Y, por eso, habla siempre para engañar, para decir otra cosa de la que realmente piensa.

Así es todo poseso del demonio.

«Aquí tenemos, según el evangelista Juan, el primer anuncio de la muerte y resurrección de Cristo: su cuerpo, destruido en la cruz por la violencia del pecado, en la resurrección se convertirá en el lugar del encuentro universal entre Dios y los hombres».

¡Gravísima herejía la que expone este hombre!

Para dar a entender lo que significa la expulsión de los vendedores del templo y su palabra final: «Destruid este templo y en tres días lo levantaré»; dice que su cuerpo fue destruido en la cruz.

Bergoglio no ha leído el Evangelio: «…uno de los soldados le atravesó con su lanza el costado….para que se cumpliese la Escritura: “No romperéis ni uno de sus huesos”» (Jn 19, 34.36).

Su cuerpo no fue destruido, roto. Ni siquiera por la violencia del pecado. Jesús cargó con el pecado de todos y no fue destruido por esa montaña de pecado. Jesús murió por la fuerza de su amor, no por la carga del pecado. Es más fuerte el amor que la muerte. Jesús venció el pecado, cargando con él. Venció al mundo cargando con el pecado de todo el mundo. Y ni el mundo ni el pecado destrozó su humanidad.

Y en la resurrección, su cuerpo no se convierte en el lugar del encuentro entre Dios y los hombres. ¡Esta es la gran blasfemia contra el Espíritu Santo!

El Cuerpo de Jesús no es un lugar. Es el Templo del Verbo Encarnado. Su Cuerpo físico es Su Cuerpo Glorioso: el Templo del Hijo de Dios.

Su Cuerpo Místico es Su Iglesia: el Reino de Dios, que es un lugar y un estado. Un lugar que abarca las almas en la tierra, las almas en el purgatorio, y las almas en el Cielo. Es un lugar que son muchos lugares. Jesús resucitó para prepararnos un lugar: abrir el Cielo, llevar al Cielo las almas del Purgatorio; poner en la tierra el camino para salvarse y santificarse.

Y es un estado: lo místico son estados del alma. Y cada alma crece y se desarrolla en esos estados.

Y en esos lugares no existe el encuentro universal entre Dios y los hombres. Es su idea favorita: el ecumenismo.

En cada estado del alma y en cada lugar que el alma esté, se produce un encuentro entre el alma y Dios. Lo demás, no interesa, porque nadie sabe ni lo que es el purgatorio ni lo que es el Cielo.

Pero, este hombre –Bergoglio- habla por hablar: para tener a la clientela entretenida, sin aportar ninguna verdad, porque no hay verdad en él. No puede haberla. Su mente está tejida sólo por el demonio. Y vive del demonio, se acuesta con el demonio, se levanta con el demonio y todo lo obra con el demonio.

Anuncios

18 comentarios

  1. Anónima dice:

    Gracias por la respuesta.

  2. Anónima dice:

    Matías Esteban,
    Sí gracias, mi nombre no importa.
    Cual es tu blog?

  3. Anónima dice:

    Mariela,
    Agradezco tu respuesta, pero mi pregunta sigue presente.

    ¿Por qué siguen diciendo que Francisco no es el Falso Profeta? Me gustaría entenderlo.

    • josephmaryam dice:

      Para que sea el Falso Profeta del apocalipsis tiene que señalar al Anticristo. Y tiene que hacer milagros extraordinarios.

  4. Juan Pablo dice:

    Pero qué genio! Teníamos que esperar la llegada del sabio del fin del mundo para echar al tacho de basura toda la Escolástica medieval. Todos esos inútiles Padres de la Iglesia que no servían para nada porque no se preocupaban de dar de comer a los pobres y vivían en su “castillo de cristal”. Esto del castillo de cristal, ¡qué tipo tan original éste Bergoglio! cual nuevo mesías esperado, al diablo con esos tales Santo Tomás, San Agustín, etc., etc. Qué engañados que vivíamos hasta que por fin apareció el compadrito tanguero para enseñarnos “la posta”. Adiós con esa teología histórica inútil. ¡Que hombre tan salvaje!:

    http://www.lanacion.com.ar/1774790-el-papa-contra-los-teologos-de-museo

    P.D.: Asi que ya tienen nuevos insultos bergoglianos para la colección:
    – teólogos balconeros de la historia
    – teólogos de museo
    – teólogos de despacho
    La nueva teología ahora es “la de rodillas”, la de la Misericordina de Kasper…

  5. José Manuel Guerrero dice:

    Bergoglio: . ”Pero  si tu fueras un pecador tremendo, con todos los pecados del mundo a cuestas, y además te condenasen a la pena de muerte y cuando estás para morir blasfemas, insultas y todo lo demás… Y en ese momento, miras al Cielo y dices: ¡Señor! ¿Dónde vas, al Cielo o al infierno? ¡Al Cielo!… ”

    Claro…, que después de una vida de horrores, pecados, blasfemias contra Dios, de escupitajos a Cristo, sacrilegios y asesinatos, los demonios que llevas dentro van a dejarte “mirar al Cielo”…..,

    hay que un ser un perro lacayo del diablo para querer introducir esta basura, este cruel engaño, en la mente de los hombres.

    • elias dice:

      Lo ordinario es que uno suele morir según ha vivido. Dimas fue fiel a la Gracia que Dios le concedió en los últimos momentos, le reconoció como Dios, se arrepintió y pidió clemencia y ACEPTÓ su cruz como merecimiento por sus pecados, no sólo dijo “Señor”, pero ésto no es lo normal, no se puede tener la imprudencia temeraria de dejar nuestra conversión para última hora, y eso es lo que se debe enseñar: “no todo el que diga !Señor, Señor! Se salvará, sino el que haga la voluntad de mi Padre que está en los Cielos”

  6. Vania dice:

    Realmente hay mucha gente que no quiere saber de Francisco o mejor dicho el inicuo, pero claro su presion esta en las parroquias y en nuestros Sacerdotes, es una pena que siendo sacerdotes que han estudiado la teologia y la verdad de la doctrina, no puedan reconocer las intenciones de este inicuo, oramos por ellos y a algunos les hemos hablado pero a la primera no quieren escuchar, triste y lamentable.

  7. kaoshispano dice:

    va quedando claro que la NULIDAD de los sacramentos se extiende ya a TODOS los que siguen y propagan las herejias y el papado de Francisco…

    NO SE PUEDE ESTAR CON DIOS Y CON EL DEMONIO de los Demoledores y su fantoche jesuita, a estas alturas de paco1 y ROMA DEMOLIDA postCVII y BXVI machacado. THE END .

  8. Juan Pablo dice:

    ¿Qué más se puede decir del charlatán de Santa Marta? Estamos en Cuaresma, pero para él todo es fiesta y carnaval. Se burla del momento solemne de la muerte, donde el alma se encuentra ante el Juicio Particular. Pero todo es cháchara. Pobre hombre y pobres todos los engañados con él. Ni una palabra sobre el arrepentimiento en el instante final, si Dios nos da esa gracia y aspirar a un buen rato en el triste Purgatorio. No. Todos como cohete al Cielo. “Sonríe, Dios te ama” aparecían unas pintadas en una época por las rutas de mi provincia. Parecen haber sido escritas por el hombre en cuestión.

  9. José Manuel Guerrero dice:

    Nueva entrevista masaje al cràpula que confiesa “no gustarle” conceder entrevistas. Pues para no gustarle, puede ir ya por la vigesimoquinta entrevista…: http://www.infovaticana.com/2015/03/10/el-papa-sobre-la-amenaza-de-isis-solo-pido-que-no-duela/

    Este especimen es el clásico tocón primaveral y poco varonil que aparecìa en las comedìas pìcaras del barroco español, un manoseador, un salidillo….”Vos podés amar a otra persona, pero si no le estrechás la mano, no le das un abrazo, no es amor;” “si  amás a alguien como para casarte, es decir con el deseo de entregarte completamente, y no le abrazas, no le das un beso, no es verdadero amor.”

    Es decir, que el que no es nadie para juzgar lo que no le interesa juzgar, juzga sin contemplaciones los matrimonios q no se comportan como él pide: “si no os tocàis no amáis”. Mente pervertida y demoniaca la de este sujeto.

    “Existe la declaración de amor virtual, pero el verdadero amor prevee el contacto físico, concreto. Vayamos a lo esencial de la vida. Y lo esencial es eso”

    Tocarse… Si no tocas, si no abrazas al vecino, manoseas o acaricias “tiernamente” al primero que se deje, no hay verdadero amor. … Por lo que segùn sus palabras, llegamos a la conclusión que Bergoglio, al no poder “tocar o abrazar” a Cristo o a su bendita Madre, no los ama.

    • josephmaryam dice:

      Es decir, que las relaciones prematrimoniales son necesarias.
      Si no hay un sentimiento, un acercamiento físico, un contacto físico no se puede decir que hay amor. Es su duda existencial. Bergoglio sólo conoce cuando ve, cuando toca, cuando palpa algo con los sentidos. Un hombre sin fe. Un hombre sin verdad.

    • No sé por qué pero me provocó rechazo esa parte donde habla tanto de las manos. Este lenguaje, estas expresiones, no corresponden a un papa, es que la gente no lo ve?

      “Francisco pidió asimismo a los fieles agradecer “al Señor por todo aquello que ha hecho en su Iglesia en estos cincuenta años de reforma litúrgica”. “Acercarse al pueblo de Dios ha sido un gesto valiente de la Iglesia”, observó.”

      http://www.news.va/es/news/sintonia-entre-lo-que-celebramos-y-lo-que-vivimos

      Y yo que pensaba que la Iglesia ERA el pueblo de Dios. Que vaya en busca de la oveja perdida, puede ser, pero “acercarse al pueblo de Dios” ¿Acaso son dos cosas distintas?

    • josephmaryam dice:

      La Iglesia es el Cuerpo Místico de Cristo.
      Para Bergoglio, la iglesia es todo el mundo, todos los pueblos, no sólo los católicos. Para él no hace falta hacer proselitismo porque todos se van al cielo por su bonita cara: por sus culturas, ideas, obras humanas, pecados, etc…

  10. Anónima dice:

    Padre Joseph
    Bergoglio se disfraza, se sienta en la silla de Pedro, se hace pasar por él, sabiendo que no es él. Imagino que a estas alturas todos sabemos, que el primero en saber que no es Papa, es él mismo.
    Con ese disfraz y ese papel monta un sínodo para que abiertamente otros vendan herejías.
    Cuando predica y/o escribe, miente. Y esas mentiras las disfraza engañando a “todos” tal y como lo hace Satanás.
    El demonio te vende como bueno el pecado.

    Me pregunto, si Bergoglio es un antipapa, un impostor, un usurpador, un falso profeta consciente de que lo es. Si Bergoglio inicia un sínodo para instaurar la mentira ¿Por qué todos se empeñan en decir que no es el falso profeta?
    El falso profeta ¿no es aquel que va delante del Anticristo, para allanarle el camino?¿no es aquel que mediante su falsa autoridad y con engaños hace que la gente deje de adorar a Dios, para adorar a la Bestia?
    ¿Por qué dicen que no es el Falso Profeta?

    • Mariela dice:

      Ad Anónima:

      No todos los que comentamos en este blog creemos que Bergoglio no es el falso profeta. De hecho, por mi parte, desde el primer momento, advertí en este ser falaz a la figura que aparece en el Apocalipsis. Siempre llevo presente la profecía de San Francisco de Asís, que, en uno de sus párrafos, dice:

      “Los demonios tendrán un poder inusual; la pureza inmaculada de nuestra Orden y de otras, se oscurecerá en demasía, ya que habrá muy pocos cristianos que obedecerán al verdadero Sumo Pontífice y a la Iglesia Romana con corazones leales y caridad perfecta. EN EL MOMENTO DE ESTA TRIBULACIÓN UN HOMBRE, ELEGIDO NO CANÓNICAMENTE, SE ELEVARÁ AL PONTIFICADO, Y CON SU ASTUCIA SE ESFORZARÁ POR LLEVAR A MUCHOS AL ERROR Y A LA MUERTE”.

      Pues bien, esta es mi apreciación personal. El padre Joseph, tiene otra perspectiva en cuanto a esta figura puntual. No coincidimos en esto. Pero, más allá de si Bergoglio es o no el falso profeta, lo que debe importarnos es permanecer en la verdad… ¡y aquí se dice la verdad!
      Será el tiempo el que clarifique quien es realmente este embaucador (si un falso profeta más, o, el falso profeta).

      Mientras tanto, para sobrevivir a estos difíciles tiempos -los últimos- lo indispensable será revestirse con la armadura de Dios, para permanecer firmes contra las asechanzas del demonio: “Estad, pues, firmes, ceñidos con el cinturón de la verdad, protegidos por la coraza de justicia, y calzados con la disposición de proclamar el evangelio de la paz. Además de todo esto, tomen el escudo de la fe, con el cual pueden apagar todas las flechas encendidas del maligno. Tomen el casco de la salvación y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios.” (Efesios 6:13-17)

      Al momento de defender a Jesucristo nuestro Señor, a su iglesia, no nos servirá de nada decir que tal o cual personaje es el falso profeta; sino, llevar la verdad del Evangelio para hacer frente al error, a la mentira: al mismo demonio.

      Un saludo en Cristo y María.

    • Matias Esteban dice:

      Anónima: voy a subir tu comentario a mi blog.

      ¿Pongo anónima nomas?

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: