Lumen Mariae

Inicio » abominación » El pecado de superstición de la Jerarquía en Chile

El pecado de superstición de la Jerarquía en Chile

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

Para bajar el video
Para ver las fotos de la pawa
Para ver las fotos de la ordenación
01
No es un pecado privado de un sacerdote o de un Obispo.
Es un pecado público de toda la Jerarquía. Y, por lo tanto, tiene mayor gravedad, mayor importancia para la vida de la Iglesia.
Católicos que dan culto a otros dioses: ya no son católicos. Ya no son de la Iglesia. Siguen ahí, pero ¿quién puede confiar en ellos? Si quieren adorar a sus dioses, ¿por qué no se van fuera de la Iglesia? ¿Por qué no dejan el sacerdocio y se dedican a sus obras de pecado?
Esta es la maldad que se contempla en la actualidad, en la Iglesia. Y nadie se escandaliza. Todo sigue como si nada.
Gran castigo es el que se avecina.

Anuncios

7 comentarios

  1. Empera dice:

    Hola hermano pueden por favor comentar sobre el nuevo crucifijo blasfemo de Bergoglio

    http://gloria.tv/media/8nr6H7dkzF2/

    El mensaje redentor de la Cruz de Cristo es remplazado por un falso cristo marxista “cristo-obrero”.
    La tercera tentación del diablo a Jesucristo convertirlo en un reformador social y rechazarlo como redentor quitar el hambre física no el hambre espiritual. http://gloria.tv/media/CPdzQrfEktP

  2. arturo dice:

    Disculpe padre, y si ud quiere, no publique este comentario. No soy tradicionalista ni sedevacantista. No cuestiono el papado de Juan Pablo ii. Pero en el encuentro de asís y en otros, hubieron expresiones ritualistas de otros cultos que se expresaban en cánticos y bailes que no eran católicos. No creo que esto pueda atribuirse a Juan Pablo II, sino a la jerarquía apóstata que ha estado presente en el Vaticano desde hace tiempo y que organizó tales encuentros. En muchos países de América se celebra a la Virgen con la “diablada” expresión “popular” de religiosidad donde un grupo de danzantes con máscaras coloridas representando demonios, le “danzan” a la Virgen. Y esto no es de ahora, sino de antiguo. Y la jerarquía se halla presente en esas ceremonias en la persona del obispo o de los sacerdotes, no de ahora, sino desde que tengo memoria. Es lo que uno percibe como simple feligrés. Ahora el sincretismo que no es un fenómeno nuevo, hoy parece cargado con la apostasía vaticana de bergoglio y sus secuaces. Con lo que obviamente aumenta la confusión. No escribo esto para polemizar, ni para discutirle, sino para entender, pues parece persona instruida y bien inspirada. Y que Dios me perdone si he dicho algo indebido al respecto.

  3. arturo dice:

    Esto no es novedad. Los encuentros de asís también contaron con exponentes de otros cultos y religiones. Y ahí estaba presente el papa y el clero de toda la iglesia católica. Ecumenismo le dicen. Esta es una política vaticana que se impone a las naciones . Ezzatti y el nuncio son representantes de roma. Ezzatti y me imagino que también el nuncio son italianos no chilenos. El sincretismo por lo demás, es un fenómeno de antigua data. No es imputable a la iglesia de chile sino a la iglesia católica en general, que no ha sabido imponerse sino que ha buscado conciliar la fe con las culturas locales. Bergoglio incluso tuvo el atrevimiento de decir que Dios no es católico. Lo que quiero decir es que no se puede señalar con el dedo a la iglesia tal o cual. Este es un pecado de toda la iglesia a lo largo de su historia, que habría que erradicar, pero que en lugar de eso se intensifica debido a la podredumbre de la curia y de quien figura como su máximo representante.

    • josephmaryam dice:

      Sepan discernir cada cosa y no hablen para condenar a toda la Iglesia.
      El pecado de la Iglesia de Chile es por el pecado de Bergoglio, que actúa como Papa sin serlo. Y todos los imitan.
      El Papa Juan Pablo II no hizo nunca ningún pecado, como lo ha hecho Bergoglio. Luego, la Jerarquía, públicamente, no ha cometido ningún pecado en el tiempo del pontificado del Papa. Se habrán cometido pecados privados, pero nadie ha podido culpar a Juan Pablo II de los pecados de superstición del clero.
      En Asís, con Juan Pablo II, no hubo pecado de superstición del Papa. Es una oración llevada por el Papa. Y cuando es dirigida por el Papa, ahí está siempre el Espíritu Santo.
      Lo que hizo Bergoglio, en sus encuentros en el Vaticano y en otras partes, es clara superstición. Es un falso ecumenismo.
      La Iglesia ha sido clara siempre en este punto. No se puede decir que es un pecado de toda la Iglesia a lo largo de toda su historia. Esto es decir una auténtica calumnia a todos los Papas y a toda la Iglesia.
      Si no saben juzgar bien las acciones de cada Papa, entonces hablan sin justicia, con la mentira, como hace usted.
      No culpe a toda la Iglesia de los pecados personales de la Jerarquía.
      Una cosa es el pecado público de la Jerarquía, que se ha dado en Chile. Otra cosa es el pecado personal, que cada jerarquía comete. Incide de manera diversa en el Cuerpo Místico.
      El pecado público de la Jerarquía de Chile significa que públicamente la cabeza de la Iglesia, que es Bergoglio, obra el mismo pecado. La maldad de este pecado público es enorme porque se pone el pecado como un valor, como un bien, para toda la Iglesia. Es el pecado que en la falsa iglesia hay que obrarlo. Y si no se obra, no es considerado como perteneciente a esa iglesia.
      Sepan discernir cada Iglesia. Sepan medir cada iglesia. Sepan juzgar cada pecado.
      La Iglesia de Jesús, que es en el Papa; la iglesia de Bergoglio, que no es en Pedro.
      Toda aquella Jerarquía que siga a Bergoglio como Papa va a cometer, desde ahora, pecados públicos, como hace su cabeza Bergoglio. Y los obra amparada en el pecado de Bergoglio, su cabeza. Y esto es abominable, no sólo para la cabeza, sino para toda la Iglesia.
      Ninguna Jerarquía, con los Papas anteriores, de ningún tiempo, se ha atrevido a hacer esto. Si lo hacían, o se iban de la Iglesia o había una excomunión o una pena impuesta por el Papa.
      Sepan hablar con la verdad en sus mentes y en sus bocas.
      Cállense si van a decir tonterías.
      Si tienen metido, en sus mentes, las ideas de los sedevacantistas, o de los tradicionalistas, o de otros que les gusta juzgar de todo, menos de sus propias ideas, entonces nunca van a saber discernir el gran problema que tiene toda la Iglesia ahora mismo.
      Es el problema de muchos católicos: siguen a Bergoglio como Papa. Y comienzan a criticarlo todo en la Iglesia. Y nadie dice nada. Y nadie impide nada. Y no se dan cuenta que están haciendo el mismo juego de Bergoglio. Lo mismo. En vez de defender a toda la Iglesia por el pecado público de la Jerarquía, la atacan como usted. Ya no defienden la verdad en la Iglesia. Ya se hacen jueces, no sólo de una Jerarquía, sino de toda la Iglesia, de todos los Papas.
      Cállense la boca para no pecar más.
      Es mejor que se vayan a otros portales de internet a exponer sus estúpidas ideas de lo que es la Iglesia o de lo que debería ser la Iglesia.
      Hablen allí en donde el juicio de los hombres no sepan discernir lo que hay en su mano izquierda de lo que hay en su mano derecha.
      Pero aquí no se permite estos juicios tan sin sentido, tan propio de gente sin discernimiento espiritual.
      Están en la Iglesia para criticarlo todo. Y no son capaces de cerrar sus bocas para impedir que sus mentes obtusas hablen de lo que no saben.
      No se puede criticar a toda la Iglesia por los pecados de la Jerarquía. Es imposible. Cada pecado es personal, de cada jerarquía. Y cuando se hace público, como en Chile, sigue siendo personal, pero con el agravante de estar avalado por el poder de la Jerarquía. Ese aval confiere al pecado personal de cada jerarquía un valor para toda la Iglesia. Un valor distinto al pecado personal. Ese valor produce que la estructura de la Jerarquía, en chile, se vaya corrompiendo en el pecado. Al avalar la obra del pecado, en cada jerarquía, como obra de toda la Jerarquía, se está diciendo que toda la jerarquía puede hacer el mismo pecado. Y se dice sin ley en la mano, por la fuerza de la misma obra de pecado, que está avalada por el poder de la Jerarquía en chile.
      Esto es propio del pecado de cisma.
      En la Iglesia hay una ley: la ley divina, en la cual no se puede hacer este pecado. Y las leyes eclesiásticas, que ponen penas a quienes hacen este pecado. En la estructura de chile, no existe la ley divina ni las leyes eclesiásticas.
      Allí se puede hacer esa obra, como una obra en común, sin que nadie diga nada. Esta es la abominación de Chile.
      Una cosa es el pecado de cada jerarquía de Chile: un pecado de superstición.
      Otra cosa es el pecado público de la Jerarquía: hacer esos pecados avalados por el poder que tienen como jerarcas. No lo hacen por una ley dada. No existe. Lo hacen con el poder sacerdotal y en contra de la ley establecida. Esta es la abominación. Y esto es lo que usted no ve ni muchos ven. Todo lo critican y meten en un mismo saco a toda la Iglesia.
      Este aval que ha dado la jerarquía de chile sirve para que los fieles y la misma jerarquía sigan en sus pecados de superstición, se vean como buenos, se excusen y se llevan a otro grado de maldad. Esto es el cisma: avalar con el poder, no con la ley, el pecado.
      ¡Qué pocos entienden este cisma!
      Este aval, que es el pecado público de la Jerarquía en chile, conduce al pecado de apostasía de mucha gente: la gente se aparta de Dios, del bien, de la verdad, de la iglesia, apoyada sólo en el poder de una jerarquía. Esta es la gran apostasía que hablan los profetas y todo el apocalipsis. Toda la Iglesia se aparta de la verdad, no por una ley, sino avalada por el mismo poder sacerdotal, que usa ese poder que tienen para el mal.
      Y esto lleva a la inevitable conclusión: poner una ley que ensalce el pecado, que justifique el pecado. Y eso es el pecado de la herejía: inventarse una falsa doctrina para obrar el pecado.
      Todo esto, con los Papas anteriores, no se daba. Habían pecados personales, de cada jerarquía, pero no públicos.
      El pecado público es por la fuerza de un poder, que impone a otros una obra que no se puede hacer y que va en contra de todas las leyes establecidas.
      ¡Es mejor que se callen la boca si van a seguir diciendo estupideces!

  4. Jose M dice:

    me quedé horrorizado al ver el acto abominable. Pronto harán sacrificios humanos como hacían los aztecas. Me dan asco, profundo asco. Han perdido totalmente la fe católica.

  5. Empera dice:

    Deuteronomio 18:10
    No sea hallado en ti nadie que haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni hechicería, o sea agorero, o hechicero.

    • Jose M dice:

      Han perdido el norte. En algún lugar el Antiguo Testamento dice “soy un Dios celoso”….

      Además, son bobos. Pues, si no tuviera la fe, si fuera ateo o agnóstico, lo que no haría son payasadas con “diosecillos”. No creería en nada. Pero no haría el ridículo como lo están haciendo (a parte de perder el alma).

      ¿Y no saben de donde vienen esos “dioses”? ¿No saben que vienen del maligno (Ave María Purísima)?

      ¿Y lo de “yo soy el camino, la verdad y la vida”? ¿Jesús pasa a ser solo “un” camino? Me duele el alma decirlo, pero no puedo estar en comunión con esta banda de apóstatas.

      Como dice el blogger, gran castigo nos espera. Quien escupe al cielo, le cae encima.

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: