Lumen Mariae

Inicio » apostasía » apostasía de la fe » La babosería protestante de Bergoglio

La babosería protestante de Bergoglio

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

interreligiosidad

«Pues la Ira de Dios se manifiesta desde el Cielo sobre toda impiedad e injusticia de los hombres, de los que en su injusticia aprisionan la verdad con la injusticia» (Rom 1, 18).

El verdadero mal del hombre es el pecado.

El pecado es «un hecho o un dicho o un deseo en contra de la Ley Eterna» (S Agustín – R 1605). Es decir, una ofensa contra Dios, que lleva al apartamiento de Dios, a romper una ley que obliga moralmente.

«El que comete pecado traspasa la Ley, porque el pecado es transgresión de la Ley» (1 Jn 3, 4).

Obrar el pecado es obrar sin ley, por encima de la ley. Y la ley Eterna son cuatro cosas: ley natural, ley divina, ley de la gracia y ley del Espíritu.

El pecado es un desorden de la voluntad humana, por el cual el hombre se aparta de Dios para obrar su mente humana. Este apartarse de Dios produce en el alma una mancha:

«En el pecado se pueden considerar dos cosas, a saber: el acto culpable y la mancha consiguiente…la mancha del pecado no puede borrarse del alma más que por la unión con Dios, por cuyo distanciamiento incurrió en la pérdida de su propio esplendor» (1.2 q.87 a.6).

Esa mancha no es el pecado, sino el reato del pecado, que hay que purificar, expiar. Por el acto del pecado, el hombre se aparta de Dios; pero queda la mancha. Para quitarla, es necesario confesar el acto del pecado y hacer una penitencia por ese pecado:

«no vuelve el hombre inmediatamente al estado en que estaba, sino que se requiere un movimiento de la voluntad contrario al movimiento anterior» (1.2 q.87 a.1).

Hay que expiar: hay que hacer un acto de voluntad, una obra, contraria a la que se hizo en la obra del pecado.

Hoy día, se niega todo esto y las almas pecan y se confiesan y no hacen nada. No salen de sus pecados, porque no quitan sus manchas de sus almas, con la oportuna penitencia. El alma queda manchada y, por lo tanto, inclinada con mayor fuerza al pecado.

Ya aquel que esté con el alma manchada es digno de la Justicia de Dios. Por eso, el purgatorio después de la muerte: quitas tus pecados (con el sacramento de la penitencia), pero no las manchas de tu alma. Hay que purgarlas en la Justicia de Dios.

El pecado hace resaltar la justicia de Dios: «Pero si nuestra injusticia hace resaltar la justicia de Dios, ¿qué diremos? ¿No es Dios injusto en desfogar su ira? (hablo a lo humano). De ninguna manera. Si así fuese, ¿cómo podría Dios juzgar la mundo?» (Rom 3, 5).

Hoy todos niegan que Dios castigue a los hombres. Se niega Su Justicia porque se niega el pecado.

«ir a confesarse no es ir a la tintorería para que te quiten una mancha» (ver texto).

No vayas a confesarte para buscar una penitencia, para saldar la deuda de tu pecado.

Bergoglio está enseñando su fe fiducial: Dios no imputa el pecado, porque Jesús me ha salvado:

«para mí el pecado no es una mancha que tengo que limpiar. Lo que debo hacer es pedir perdón y reconciliarme, no ir a la tintorería del japonés de la vuelta de mi casa. En todo caso, debo ir a encontrarme con Jesús que dio su vida por mí. Es una concepción bien distinta del pecado. Dicho de otra manera: el pecado asumido rectamente es el lugar privilegiado de encuentro personal con Jesucristo Salvador, del redescubrimiento del profundo sentido que Él tiene para mí. En fin, es la posibilidad de vivir el estupor de haberme salvado» (El Jesuita – pag. 100).

El pecado no es una mancha que tengo que limpiar: no es una ofensa a Dios que mancha el alma. Y, por lo tanto, se va a la confesión no para limpiar el alma, para quitar esa mancha. No se vive la vida para expiar el pecado, para hacerla un purgatorio. Se va para hablar con el sacerdote y decirse a sí mismo: soy muy pecador, pero Dios ya me perdona.

El pecado es el lugar de encuentro personal con Jesús: Bergoglio niega la gracia de Dios como lugar de encuentro con Jesús. Pone al pecado como un lugar privilegiado: es decir, está exaltando el pecado. No lo ve como un mal, como una ofensa a Dios. No muestra el pecado como lo que revela la ira de Dios.

No; el hombre tiene que estar en su pecado para que se encuentre con Dios, para que Jesús lo salve. No tiene que salir del pecado, no tiene que huir de él.

«Como de serpiente huye del pecado» (Ecle 21, 2).

Bergoglio va en contra de la palabra de Dios y dice: no huyas, la gloria del hombre es ser pecador:

«Suelo decir que la única gloria que tenemos, como subraya San Pablo, es ser pecadores» (El Jesuita – pag. 99).

O con otras palabras más claras:

«Finalmente, la idea de que iban al infierno. Pero también los protestantes… Cuando era niño, hace 70 años, todos los protestantes iban al infierno, todos. Eso nos decían… en la catequesis, nos decían que todos iban al infierno. Pero me parece que la Iglesia ha crecido mucho en la conciencia del respeto…  Y sí, ha habido tiempos oscuros en la historia de la Iglesia, tenemos que decirlo, sin vergüenza, porque también nosotros nos encontramos en un camino de conversión continua: del pecado a la gracia siempre. Y esta interreligiosidad como hermanos, respetándose siempre, es una gracia» (ver texto).

Tenemos que decirlo sin vergüenza: Bergoglio es un protestante.

Hay que decirlo a cara descubierta: los tiempos oscuros en la historia de la Iglesia han comenzado con Bergoglio.

Que todo el mundo sepa esto: Bergoglio divide a la Iglesia con su gobierno horizontal y con su doctrina protestante.

Los protestantes se van al infierno siempre: no sólo hace 70 años, sino desde que surgieron como falsa iglesia. Lutero está en el infierno. Y a pesar de que rabie Bergoglio: él se va al infierno por sus malditos pecados, y por no enseñar la verdad a la Iglesia y en la Iglesia.

Él está obligado a enseñar la verdad por ser Obispo. Y está obligado moralmente a conducir las almas hacia la verdad, sin ningún error, sin ninguna mentira. Para eso tiene la plenitud del sacerdocio, que la ha metido en un saco roto.

Con Bergoglio no hay cariñitos: hay juicio y condenación.

Todos aquellos que lean a Bergoglio para quitarle los pañales, y así que no huela mal, le hacen el juego y contribuyen a destruir la Iglesia más y más.

Si quieren ser Iglesia, pisen la mente y las obras de Bergoglio. Si no hacen eso, sus vidas espirituales se van a perder para siempre, porque el que espera algo de un cismático y de un hereje sólo encuentra condenación en su vida.

Para Bergoglio, el hombre no tiene que quitar su pecado; no tiene que luchar contra su pecado. El hombre tiene que ponerse en su pecado para que Dios lo ame. Es su gloria: el pecado. La gloria del hombre no es el amor divino, sino su pecado.

El pecado de «interreligiosidad entre hermanos, respetándose siempre, es una gracia»: mayor herejía no se puede decir.

Porque una cosa es el respeto al otro porque es hombre y ha elegido el pecado para su vida: si quiere seguir pecando, que siga pencando.

Y otra cosa es decirle al que peca: quita tu pecado, porque si no lo haces te vas a condenar.

Bergoglio dice: primero es el amor al prójimo: el otro es tu hermano. Respétalo.

Segundo: no le digas que vive mal: su irreligiosidad (su religión falsa) es tu gloria.

Esta es su falsa misericordia, que viene de su protestantismo: la redención es el sumo amor de Dios a los hombres. Es entender la pasión de Cristo quitando el fin de ella: liberar al hombre de la ofensa a Dios, del pecado.

Bergoglio, como todos los protestantes, entiende la Pasión como salvar al hombre, como amar al hombre: Jesús anuncia el camino de la salvación eterna y así lo muestra a todos. El hombre no tiene que hacer nada más, sino ser salvado por Cristo, ser amado por Dios. No tiene que hacer nada por Cristo, porque ya él lo ha hecho todo. No hay que expiar el pecado:

«la duda que podría surgir en el corazón humano está en el “cuánto” Dios está dispuesto a perdonar. Y bien basta arrepentirse y pedir perdón: No se debe pagar nada, porque ya Cristo ha pagado por nosotros» (ver texto).

No se debe pagar nada, porque ya Cristo lo ha sufrido todo: no hay penitencia, no hay cruz, no hay dolor por el pecado.

Y, por lo tanto, Dios lo perdona todo:

«No hay pecado que Él no perdone. Él perdona todo» (Ib). El pecado de blasfemia contra el Espíritu Santo también es perdonado por Dios.

A los protestantes ya Dios los ha perdonado porque son muy buenas personas.

«Pregunté a mi abuela: “Abuela, ¿son monjas?”. Y me dijo: “No, son protestantes, pero son buenas”. Fue la primera vez que oí hablar bien de una persona de otra religión, de un protestante. Entonces, en la catequesis, nos decían que todos iban al infierno»(ver texto).

La mente de un protestante tiene que negar el dogma de la muerte expiatoria de Cristo. Jesús es el mensajero y el que trae la felicidad a todos los hombres: no viene a poner un camino de Cruz al hombre para salvarlo de sus pecados, porque el pecado no es una ofensa a Dios, sino una gloria del hombre, una gracia.

Y, por lo tanto, todo el mundo se salva, todos para el cielo.

Bergoglio no presenta a Jesús como el que quita el pecado, sino como el que salva.

Y, por lo tanto, confesarse es encontrarse con Jesús, que salva y hace fiesta, no con un Jesús que hace un juicio al hombre y a su pecado:

«La confesión más que un juicio, es un encuentro. Tantas veces las confesiones parecen una práctica, una formalidad : ‘Bla, bla, bla…, bla, bla, bla…, bla, bla … Vas. ¡Todo mecánico! ¡No! ¿Y el encuentro dónde está? El encuentro con el Señor que reconcilia, te abraza y hace fiesta». (ver texto).

«más que un juicio: es un encuentro»: ante todo, la confesión es un juicio. El alma va a ese Sacramento a decir sus pecados y a que el sacerdote haga un juicio sobre ellos.

No hacer esto, es convertir la confesión en una charla de hombres, en un doctorado psiquiátrico.

No se va a la confesión para dar ternuritas al alma, sino para ver su pecado y corregirlo. Si no ve su pecado: si no se llama al pecado con el nombre de pecado, entonces no hay absolución de nada.

Muchos sacerdotes no absuelven porque no juzgan el pecado como ofensa a Dios.

O no lo ven como pecado o sólo ven males sociales, humanos, carnales, etc…

La confesión es sólo un juicio: hay que juzgar el pecado que trae el alma. Hay que verlo como pecado, y hay que discernir en qué grado pecó ese alma.

Hay que ver, también, si ese alma tiene arrepentimiento de su pecado.

¡Hay que juzgar el pecado y al pecador!

Bergoglio sólo habla para la galería: para darle al hombre lo que gusta escuchar: Dios nos ama, Dios nos salva, Dios hace fiesta por los hombres. Es el Dios que se encuentra con el hombre, pero no es el Dios que juzga al hombre, que castiga al hombre. Esto lo enseña constantemente Bergoglio y tantos como él.

El hombre tiene que experimentar haber sido salvado, no tiene que experimentar el juicio divino, la ira de Dios: «el encuentro con el Señor que reconcilia, te abraza y hace fiesta».

Ahí está el encuentro, con este Jesús que es dos cosas, para Bergoglio:

«Jesús salva y Jesús es el intercesor. Estas son las dos palabras clave» (ver texto).

Jesús salva e intercede.

Para el católico: Jesús es el Mediador entre Dios y los hombres, y es el Rey de todos los hombres y pueblos.

El mal del que Jesús salva principalmente a los hombres es el pecado: «salvará… de sus pecados» (Mt 1, 21).

La obra de Cristo, para el católico, es una liberación de los hombres del pecado. Y, en consecuencia, una restitución y una reintegración al estado de salvación.

Este estado de salvación es un estado del alma, un estado espiritual: el alma se pone en la gracia. Y, en ella, tiene el camino para salvarse.

Ese camino significa dos cosas:

  1. Expiar el pecado que al alma haya cometido o que cometa;
  2. Santificar su alma en la gracia.

Esta salvación que Cristo hizo la obró en su Pasión y muerte: fue el sacrifico de su vida. Toda alma que esté en el estado espiritual de gracia, tiene que asociarse a la Pasión y a la muerte de Cristo para permanecer en la gracia. Su vida, por lo tanto, es una vida de oración y de penitencia constante, porque siempre el pecado hace tender al alma fuera de la gracia.

El hombre se reconcilia con Dios y se libra del pecado por la pasión y por la muerte de Cristo. Por lo tanto, el hombre debe salir de su pecado y meterse en la Pasión de Cristo, en su muerte. Allí se encuentra a Dios, a Jesús.

Un alma que sufre con Cristo encuentra el amor de Cristo en su corazón.

Un alma que crucifica su pecado es un alma que sigue a Cristo.

Bergoglio sólo está hablando de su fe protestante, porque Cristo es el que intercede por nosotros, pero no es el Mediador, el Rey que está sentado a la derecha del Padre para gobernar y juzgar a los hombres:

«Así la gente busca a Jesús con esa intuición de la esperanza del pueblo de Dios, que esperaba al Mesías, y trata de encontrar en Él la salud, la verdad, la salvación, porque Él es el Salvador y como Salvador aún hoy, en este momento, intercede por nosotros. Que nuestra vida cristiana esté cada vez más convencida de que nosotros hemos sido salvados, que tenemos un Salvador, Jesús a la diestra del Padre, que intercede» (Ib).

Cristo, en cuanto hombre, une a los hombres con Dios, mostrándoles los preceptos y dones de Dios, y satisfaciendo e interpelando a Dios por los hombres. Esto es la Mediación de Cristo.

Cristo sigue satisfaciendo a Su Padre por los pecados de los hombres, porque su sacerdocio es eterno. Jesús es algo más que un intercesor. Intercesor son todos los santos; pero Jesús es Dios: es el Santo de los Santos. Su misión, a la diestra de Su Padre, no es sólo interceder, interpelar por los hombres, sino también satisfacer por sus pecados.

Los protestantes niegan esto porque sólo dan la visión de un Jesús que salva, de un Dios que es amor y que nos salva a todos.

Para los protestantes, Jesús no es Dios y, por lo tanto, es sólo un intercesor, no un mediador:

«¿Pero Jesús es un espíritu? ¡Jesús no es un espíritu! Jesús es una persona, un hombre, con carne como la nuestra, pero en la gloria»(ver texto).

Jesús es sólo un hombre muy santo, que está en la gloria intercediendo por nosotros. Es el que ora; es el que tiene las llagas en sus manos. Algo muy bonito, pero no real.

«Porque Él es el primero en orar, es nuestro hermano. Es hombre como nosotros. Jesús es el intercesor»

Pero Jesús no es el Mediador: no es el que satisface la ofensa a su Padre. Es sólo un hombre como nosotros.

Pero no es Dios: no es una Persona Divina; que está a la derecha de la Persona Divina del Padre. Y está con su Humanidad Gloriosa. Y esa Humanidad sigue satisfaciendo por las ofensas, que los hombres siguen haciendo a Su Padre, en cada altar, en cada Misa.

«¿Decimos a Jesús: “Ruega por mí, tú que eres el primero de nosotros, tú ruega por mí”? Seguro que ora; pero decirle: “Ruega por mí, Señor, tú eres el intercesor” es mostrar una gran confianza. Él ruega por mí, Él ora por todos nosotros. Y ora valientemente, porque hace ver al Padre el precio de nuestra justicia, sus llagas».

Jesús no es el que hace ver al Padre el precio de nuestra justicia, sino el que muere en la Cruz en cada altar: sigue sufriendo, sigue expiando el pecado de los hombres, sigue muriendo. Y eso es mucho más que hacer ver al Padre sus llagas. Es el Misterio del Altar, que es el Misterio de la Eucaristía.

Por eso, la Misa es algo muy serio: es estar en el Calvario, uniéndose al Sacrifico de Cristo. La Misa no es para bailar y cantar; no es para pasárselo bien. Es para sufrir con Cristo. Y,por eso, no se puede comulgar de cualquier manera. Se comulga para sufrir, para expiar el pecado, para unirse a Dios en el dolor.

Bergoglio niega el sacrifico de la Cruz en cada misa, porque ha negado la divinidad de Jesús. Sólo presenta un Jesús que llora por los hombres y al cual le hicieron una injusticia social al matarlo.

¡Qué fácil es discernir lo que es Bergoglio para la Iglesia!

Pero los católicos ya no disciernen nada. Sólo están ocupados en destruir la Iglesia, y cada uno a su manera, según su pecado, según su injusticia.

Y Dios, mientras tanto, mirando desde el Cielo el pecado de Su Iglesia para manifestar Su Justicia.

Cuando se quite oficialmente la Eucaristía, entonces Jesús ya no podrá hacer el oficio de Mediador, en sus sacerdotes, y es cuando vendrá el Gran Día de la Ira: toda la Creación pasará por el fuego de la Cólera Divina.

¡Cuántos, antes se condenarán por estar bailando con un idiota como Papa!

Anuncios

36 comentarios

  1. Daniel Cortez Alaña dice:

    La Confesión Sacramental es el único conducto hecho por Dios para perdonar
    nuestras faltas y pecados: es por ello que es vital acercarse frecuentemente a la Confesión Sacramental para eliminar todo residuo de impureza y maldad que nos aleja de Dios…
    ¡Y desde aquí la promoveremos unida a la Virtud de la Penitencia!.
    ¡La penitencia está unida muy íntimamente a la Confesión Sacramental!; ya que siendo la Confesión Sacramental el canal o vía establecida por Dios para obtener el perdón de los pecados…¡la penitencia incluye en sí el recibir este Sacramento!.
    De modo que la persona que se arrepiente de sus pecados rechazara la Confesión Sacramental…¡manifiesta que no tiene en realidad verdadero arrepentimiento!; ya que no hay arrepentimiento sin amor…¡y el que ama desea cumplir la voluntad del amado!.
    Por eso…¡el arrepentimiento o contricción no es perfecto ni reconcilia con Dios si no incluye en sí el deseo eficaz de acudir a la Confesión Sacramental!.

  2. José dice:

    ENTRAMOS EN LA BATALLA FINAL

    Cardenal Karol Wojtyla (Papa Juan Pablo II), en el Congreso Eucarístico de Filadelfia, Pennsylvania, en 1977, solo un año antes de ascender al Papado como Juan Pablo II:

    “Estamos ahora frente a la mayor confrontación histórica que la humanidad haya experimentado alguna vez. No creo que el gran círculo de la Sociedad Americana, o de todo el amplio círculo de la comunidad cristiana se dé cuenta de esto completamente. Ahora nos enfrentamos a la confrontación final entre la Iglesia y la anti-iglesia, entre el Evangelio y el anti-evangelio, entre Cristo y el anticristo. El enfrentamiento se encuentra dentro de los planes de la Divina Providencia. Está, por lo tanto, en el plan de Dios, y debe ser un juicio que la Iglesia debe asumir y afrontar con valentía”.

  3. veronica dice:

    Bergoglio, por su parte y como lo narra el mismo Omar Bello, ha negado siempre a sus padres. Relata que, en una ocasión, hablando con él en su despacho, le preguntó si la mujer mayor de un pequeño retrato que había allí había era su madre. El cardenal le respondió que no, que era la mujer que lo había criado a él y a sus hermanos y por la cual, una vez que ingresó a la Compañía de Jesús, nunca más se había interesado. Muchos años después, cuando ya era arzobispo de Buenos Aires, la mujer se había acerca al arzobispo a pedir ayuda porque estaba sumida en la pobreza. Bergoglio no quiso atenderla y la hizo echar. Tiempo después la buscó, pero era tarde: ya había fallecido en la miseria. La anécdota indica una personalidad particular: no tiene la foto de su madre pero sí la de una empleada doméstica, que había sido muy cercana a él, pero de la que se había desentendido durante décadas. Este renegar y no reconocerse en los suyos produce el resentimiento que se manifiesta de diversos modoshttp://caminante-wanderer.blogspot.com.es/

  4. José dice:

    Cardenal Don Athanasius Schneider: “La relatio parcial del Sínodo fue claramente un texto prefabricado y contenía elementos de ideología neopagana”.

    Fuente:
    http://notifam.com/2014/athanasius-schneider-relatio-parcial-sinodo-prefabricado-y-elementos-neopaganos/

  5. padre, si el sacerdote de mi parroquia está con una mujer desde hace unos años….es válida su misa? Y comulgar en la misma? Gracias por su consejo.

    • josephmaryam dice:
      1. la misa es inválida si el sacerdote ha perdido la fe, es decir, por el pecado de infidelidad y de herejía. No por el pecado de lujuria.
      2. El que va a una misa de un sacerdote que peca con el pecado de lujuría, con conocimiento de causa, peca también, porque para que la gracia fluya debe asistirse a misa de un celebrante que no esté en pecado, que predique sin estar en pecado y que consagre sin estar en pecado. Si sabe que el celebrante está en pecado, el fiel tiene obligación de ir a otra misa.
        La misa, como la comunión, es una gracia, no es la obra de ningún hombre. Mayor pecado tiene el que va a una misa de un sacerdote pecador, sabiendo que vive en su pecado.
      3. Es obligación del fiel denunciar al Obispo el estado de pecado del sacerdote para que lo quite cuanto antes de la celebración pública de Santo Sacrificio. Es por el bien de toda la Iglesia, para que las almas no se contaminen con la misa de un sacerdote pecador, que vive en su pecado y que públicamente no lo quita.
    • Gracias padre, los domingos voy a misa de otro sacerdote. Respecto al que vive en situación de pecado, hice las denuncias pertinentes: una declaración ante escribano público con copias al Obispado y la Nunciatura.

      Un sacerdote me informó que el obispo sabe lo que pasa y los cubre (en esta diócesis hay varios sacerdotes en situaciones dudosa, hay mucho poder económico).

      ¿Qué pasa si el obispo no toma ninguna medida y todo sigue igual? ¿Debo hablar con la comunidad? ¿La gracia no fluye para ninguno de los asistentes a su misa o quedan perdonados por no conocer la situación de pecado del sacerdote?

    • josephmaryam dice:

      Si el Obispo no toma medida, entonces se va al Papa. Como no hay Papa, entonces sólo queda avisar a la gente para que no asista a esa misa. Pero no está obligado, por justicia, a eso porque no tiene poder en la Iglesia. Otros sacerdotes pueden hacer esa labor, si el pecado es público. Un fiel solo, sin la autoridad del sacerdote, la gente no suele creerle. Sólo por caridad puede avisar a los demás, pero sin imponer nada.
      La gracia fluye o no dependiendo del conocimiento de cada persona. A veces hay que dejar sin conocimiento a las personas para que no pequen más.

    • Fundacion Salvat dice:

      muchas gracias padre, seguiré sus consejos. Dios lo bendiga y lo guarde.

  6. Elias dice:

    Padre le comparto este enlace para que con su buen criterio lo examine y nos instruya:

    http://www.hoy.es/extremadura/201501/25/bendito-encuentro-entre-francisco-20150125003218-v.html

    • josephmaryam dice:

      ES claro:

      Este hombre «ha recibido el pago debido a su extravío» (Rom 1, 27) como homosexual: que un usurpador, que un infame, que un maldito lo selle para el infierno.
      Así es como condena almas Bergoglio: así de fácil. Y la gente lo aplaude porque lo hace con una sonrisa en su boca.

  7. José dice:

    -Últimos Tiempos. Por Alberto Villasana:

    Cardenal George Pell: “Francisco es un antipapa”.

    Fuente:
    http://www.ultimostiempos.org/7-noticias/171-antipapa

  8. Laodicea dice:

    Padre En los mensajes personales a Manoli de noviembre de 2011 se dice que los hijos fruto de la inseminación artificial no tienen alma inmortal y que al morirse se acaba todo para ellos, esto es muy triste , mi hermano tiene una hija fruto de estas prácticas. En el mundo hay más de tres millones de personas fruto de estas prácticas. Mientras se producen entre 40 y 60 millones de abortos al año en todo el mundo.
    Perdone si no viene al caso, pero quizás se debería hablar más de esto.

    Qué Dios le bendiga.

    • Laodicea dice:

      En las revelaciones de nuestra señora de las rosas se avisó de la gravedad de engendrar niños probeta sin alma.

      http://www.nuestrasenoradelasrosas.org/directrices/spd055.htm

      Los castigos que vienen a la humanidad por esto serán muy grandes.

    • Laodicea dice:

      Este es el enlace de las revelaciones de manolí donde se habla de los niños probeta:

      http://www.mensajesdelcielo.com/personales-noviembre-2011.html

    • Cristina de López dice:

      Filomena, independientemente de lo que usted comenta, (que por supuesto resulta patético que un alma de Dios se haya prestado a participar en un video de este tipo), quiero compartirle que dichos mensajes siempre han dejado en mi la duda de su procedencia.
      No soy nadie para decir si son verdaderos o no, más sin embargo siempre que los he leido a mi más bien me han parecido ser mensajes procedentes de la mente de quien dice recibirlos del mismo Dios.
      Pareciera ser una persona que ha leido muy variados mensajes, no solo de verdaderos profetas del Señor sino que se ha dedicado a leer mucha “literatura y noticias que hablan del fin del mundo” (no se cómo calificarla) y de todo ello es que “surgen dichos mensajes”.
      En fin Filomena, que el Señor nos conceda la gracia de permanecer firmes hasta el fin abandonadas en su Santa y perfecta Voluntad, confiando, siempre confiando…

    • Laodicea dice:

      Siempre nos sorprende Filomena con sus conocimientos de primera mano sobre los videntes y la actualidad de la iglesia.
      Yo sigo los mensajes de Manoli sobre todo desde que sigo este blog pues el padre joseph les da crédito y siempre los menciona cómo verdaderos, sobre Manoli sólo lo que sabía de ella es por su facebook que es público y cualquiera lo puede ver y no he encontrado nada malo en él. Luego está la página donde publica sus mensajes que cualquiera puede consultar: http://www.mensajesdelcielo.com/
      El que haya colaborado con el programa de José Mota pues la verdad es un poco sorprendente, yo no tengo nada en contra de Jose Mota y su programa sino más bien me parece que es de lo poco que se puede ver en televisión y es un programa de humor “castizo” sin más y para reirse sin malicia, que el video en cuestión pueda ser un poco grosero, pues no lo discuto también depende de cómo uno se lo tome, dentro de un contexto humorístico sin más, tampoco hay que rasgarse las vestiduras, ya digo para mi José Mota es de los programas de humor el mejor hoy en día pues de los demás suelen ser bazofia y en este programa nunca le han faltado al respeto a la religión ni nada por el estilo que yo sepa.
      Quizás el padre pueda aclarar algo más sobre este asunto pues tiene más discernimento que el que pueda tener yo.

      Qué Dios y su Bendita Madre les bendigan.

    • josephmaryam dice:

      La profecía sólo se anula por el pecado de infidelidad del profeta, no por los otros pecados, ni los de antes de recibir los mensajes, ni los que haga recibiendo los mensajes.
      Deben creer, tienen que aprender a creer. Es muy fácil juzgar a los demás por las obras exteriores o por el lenguaje que usa.
      El que discierne a un profeta, para ver si es verdadero o falso, va al Espíritu. Y, en el Espíritu, lo juzga todo.

    • Cristina de López dice:

      El que para mi dichos mensajes sean de procedencia dudosa no es por lo que esta persona haga, haya hecho o dejado de hacer en su vida, sino precisamente porque en ellos hay algo que no me permite encontrar la Voz del Señor y no lo digo por el lenguaje o forma de expresarse, sino precisamente porque en ellos no puedo encontrar SU ESPIRITU.
      Antes bien, en muchos de ellos encuentro simplemente la mente de la que dice ser mensajera, “el repetir profecías de otros videntes asi como noticias seculares actuales referente al fin del mundo y su estado actual”, y respuestas en ciertos momentos “ambiguas y extrañas” del mismo “Maestro”, de aquel que bien sabemos es SENCILLEZ, CLARIDAD… VERDAD.

      No son pues las obras (buenas o malas) de la señora las que me hacen aceptar estos mensajes como verdaderos o calificarlos como dudosos, no… a ella no le juzgo, sino simplemente me baso en sus mensajes para discernir lo que personalmente y solo como una opinión más he comentado.

      Aquí unos pocos de los muchísimos ejemplos a los que me refiero:

      En este coloquio entre Manoli y el “maestro”, (el Maestro Jesús?!!!) le indica que debe bañarse en una bañera con agua de Lourdes, un lunes a la hora de la luna, para que se purifique, porque “es cuando el magnetismo de la luna influye más”(?):

      Día 15 a las 11:00h. Maestro = Sé que siempre prefieres el sol a la luna, que tu búsqueda va siempre en contra de la corriente, pero Yo que deseo tu bien te diré que todo lo que tocas cae porque hay un circulo a tu alrededor que no marcha bien y todo eso lo acusas en malas vibraciones; por eso quiero que te purifiques con agua de Lourdes en la bañera, un lunes en la hora de la luna que es cuando el magnetismo de la tierra influye más. Amén.

      En este otro coloquio, el maestro simplemente le dice que si “sigue dando buenos consejos alcanzará la ‘cumbre de la interpretación de los valores'”. No entiendo realmente que quiere decir “llegar a la cumbre de la interpretación de los valores”y ello con solo “dar buenos consejos”(¿?):

      Día 23 a las 14:54h. Maestro = Hija mía, si sigues así dando buenos consejos alcanzaras la cumbre de la interpretación de los valores y de que no todos piensan igual, y no todos piensan igual y no por eso debemos obligar a nadie ni someterlos a la fuerza. Amén.

      En este, pareciera que el “Maestro” contradijera su Palabra, en la que bien sabemos se nos dice claramente que la voluntad del hombre NO puede ser buena por causa del pecado original, más sin embargo, este “maestro” le dice que el siempre piensa que la voluntad de sus hijos es buena:

      14:55h. Maestro = Siempre pienso en que la voluntad de mis hijos son buenas, solo que os dejáis arrastrar por el mal. Siempre digo y diré: Que la voluntad del hombre esta limitada al bien o al mal sin pararse a pensar que a pesar de hacer el bien hay algo más “Dios” que es único e indivisible y supremo en el poder, Creador por lo tanto el hombre se olvida del Creador Supremo. Amén.

      Y este otro coloquio en el que realmente no hay claridad en la respuesta del Maestro:

      A las 12 noche. M = Maestro ¿de lo que ha pasado en los Estados Unidos, de las torres gemelas tiene toda la culpa Bin ladee?
      Maestro = No es exacto, porque hay otros seres que están por encima de él
      M = ¿pero tiene algo de culpa?
      Maestro = Los adiestra para matar.
      M = ¿Quién es ese Maitreya, existe, es el verdadero anticristo o…?
      Maestro = Dime hija ¿si tu lo supieras que harías?
      M = Yo, Maestro, hacer lo que me mandarais
      Maestro = Pues te diré que si que lo es porque Yo personalmente lo he identificado en esa persona para que el hombre se admire de el y ponga en prueba la verdad de él comparada con la de Dios.
      Los hijos de las tinieblas no lo reconocerán, pero lo seguirán a ciegas porque realmente están ciegos. Los hijos de la Luz, Dios los iluminara para que vean. Y los que no creen en uno ni otro ¡como la mayoría!, Serán los que crea lo que les convengan o les interese. Y otros creerán lo que le digan con fuerza como borregos. Amén.

      Por último este pequeño, incomprensible y extraño coloquio, que realmente no pude entender:

      Maestro = Si mientes dentro de un orden global veras tu corazón hechizado sin necesidad de ayuda material, induce tu materia hacia el bien que injiere el dominio del bien sobre la tierra. Amén.

      En fin, con el tiempo habremos de saber si dichos mensajes tienen realmente la ausencia o la presencia del Espíritu Santo o han sido simplemente producto de la mente de alguien que erróneamente creía estar recibiendo “mensajes del Cielo”.

      Por mi parte y sin ningún otro afán que el de buscar siempre y en todo solo la VERDAD, sigo sosteniendo, en base a los mismos, que para mi son de dudosa procedencia.
      Que el Señor me perdone pues si estoy equivocada y realmente en estos mensajes es El quien habla.

      Dios, UNO y TRINO, nos bendiga!

      http://www.mensajesdelcielo.com/assets/personales2001_.pdf

    • josephmaryam dice:

      Dios habla a cada alma como lo que es en su visión divina. Dios nunca se comporta de igual manera con todas las almas. Según la inteligencia del alma, así habla Dios. Por eso, los profetas son múltiples y el lenguaje variado. Lo que nunca cambia en Dios es Su Mente: la Verdad.
      En las profecías Dios da Su Mente. Y en Su Mente hay muchas cosas que el hombre ni conoce ni puede comprender. Sin embargo, Dios la dice al Profeta, porque el don de la Profecía es la revelación de la Mente de Dios.
      Es un gran don.
      Para conocer cómo piensa Dios: los profetas. Y en cada uno, Dios enseña la Verdad, aunque use lenguajes o estilos diferentes.
      Quien no sabe discernir las profecías, acude a lo de siempre: esta persona ha leído muchas profecías y las repite.
      Quien dice esto es que no tiene el don del discernimiento.
      Nunca traten a los profetas como a los hombres, como un escrito de los hombres.
      El hombre escribe con su mente. Es fácil discernir cuándo el hombre escribe con su mente y cuándo es la mente de otro que pone lo que hay que escribir.
      Si no son capaces de discernir estas cosas, entonces no pueden penetrar en el escrito de una profecía, que es un lenguaje divino. Y por más que Dios recurra a un lenguaje humano bajo, siempre es divino, porque da la Verdad con sencillez.
      Cuando Dios habla a un alma, el alma puede expresar, con sus palabras, algo que no ha dicho Dios. Siempre ocurre en los profetas, porque el alma no se niega cuando recibe de Dios su mente. Está la mente del profeta y la mente de Dios. Y la mente del profeta no está en blanco.
      Dios, en la profecía, habla siempre al corazón, no a la mente. La mente del profeta sigue lo que Dios pone en el corazón. Es una mente atenta a los dictados de Dios. Pero la mente del profeta puede perder la atención y entonces poner otra cosa de lo que Dios dice.
      Siempre tengan en cuenta esto. Y Dios nunca corrige nada. Es el director espiritual el encargado de corregir estas cosas. Por eso, hay cosas en los profetas que no tienen un director fijo que pueden confundir.
      Aprendan a discernir en el Espíritu. No vean la parte externa de lo que se escribe. Hay que ir al Espíritu. Esto es lo difícil. Y esto es lo que cuesta más a la hora de discernir a un profeta.

    • Laodicea dice:

      Manoli es una vidente sencilla y humilde, con imperfecciones pero que se pone en manos del señor para ser guiada y perfeccionada por él.
      Me da la impresión de que otros hermanos muy espirituales, ilustrados en teología y muy asceticos, etc, sienten rechazo por estas almas sencillas al ver que Dios las elige a ellas en vez de elegir a otros aparentemente más idóneos y por eso los desacreditan, es cómo una especie de envidia espiritual y soberbia. Cómo dice el padre joseph Dios habla al corazón y hay que dejar la mente en el suelo delante de él y dejar nuestro ego sin ocultar nuestras imperfecciones ni tampoco justificarlas, dejando que él nos guíe y purifique, sólo así podremos adorarlo en espíritu y verdad.

    • Padre, perdone que insista, pero leer estos mensajes, especialmente aquellos que hablan de Bergoglio, resultan confusos y contradictorios. Nunca se encuentra en ellos un SI SI o un NO NO. Cada vez que Manoli “quiere saber quien es Bergoglio” y formula una de sus “acostumbradas preguntas a su maestro”, siempre recibe respuestas ambiguas…

      Tal es el caso que en marzo de 2013, ella misma se ve forzada a decir lo siguiente:

      “Hermanos, el Maestro no dice que Francisco sea malo o bueno sino que recemos por él, por lo que se dará en su reinado ya que lo que le rodea en torno a él “jesuitas” tiene mucha historia negra. Dice el Maestro, por sus hechos los conoceréis”.

      No puedo entender cómo es que el “Maestro” que en ellos habla puede decir que Bergoglio no sea “ni bueno ni malo”, y a su vez pueda referirse a él como “este hermano”.
      Yo me pregunto: ¿Puede llamarse “hermano” a un traidor, a un falsificador… A un ladrón de almas?…

      Peor aún, en uno de sus acostumbrados “coloquios”, (febrero 2014) el “Maestro” no solo le vuelve a llamar “hermano”, sino que lo afirma como “Vicario de Cristo”, como el “representante de Dios en la Tierra”.

      Por un lado, dice que “él no está con este hermano” (Bergoglio), pero por otro, lo afirma como Vicario de Cristo, diciendo que como “vicario de Cristo está en su derecho de hacer saber a los demás lo que está bien o no y no disculparse diciendo que él no es quien para juzgar. Cuando se trata de Dios, de la Verdad, de la Iglesia y sus normas “Sí” debe juzgar y amonestar ya que es el representante de Dios en la Tierra y tiene esa autoridad. ”

      He aqui la pregunta de Manoli y la respuesta que obtuvo del “Maestro”:
      2a) ¿Es cierto lo que se afirma en algunos medios de que el que hoy se sienta en la Silla de Pedro, decidió hacerse sacerdote como consecuencia de un desengaño amoroso? De ser eso cierto ¿le fue dada a esta persona la vocación al sacerdocio que sólo el Cielo puede dar?
      Maestro = Mucho se habla, se especula y la verdadera verdad es que Yo no estoy con este hermano, qué para él es más importante el mundo que la Figura de Cristo.
      Cómo vicario de Cristo está en su derecho de hacer saber a los demás lo que está bien o no y no disculparse diciendo que él no es quien para juzgar.
      Cuando se trata de Dios, de la Verdad, de la Iglesia y sus normas “Sí” debe juzgar y amonestar ya que es el representante de Dios en la Tierra y tiene esa autoridad. Amén. (Febrero 2014)

      ¿Puede existir en Dios semejante contradicción? (Decir primero, “Yo no estoy con este hermano”… Y después, reconocerlo como Vicario?)

      ¿Puede Dios decir que un usurpador, traidor, hereje, cismático y apóstata “es el realmente el representante de Dios en la tierra”?

      O es que acaso, ¿existe dentro de este coloquio ese “lenguaje divino” que usted menciona no sabemos penetrar porque no sabemos discernir?… De ser así, pido perdón por dudar de la veracidad de SU VOZ y a usted le ruego me explique qué significan realmente estas palabras.

      No tocaré más este punto, solo termino con lo siguiente:

      ¿Bergoglio es mi hermano?….

      NO!! Bergoglio NO es hermano de aquellos fieles seguidores de Jesucristo y de su IGLESIA… Antes bien es HIJO de su padre el diablo.

      ¿Bergoglio es el vicario de Cristo, representante de Dios en la tierra como dicen estos mensajes?
      NO!! Bergoglio NO ES EL VICARIO DE CRISTO… Antes bien es el VICARIO DE SATANÁS.

      ¿Bergoglio no es ni bueno ni malo, como dice Manoli que el “Maestro dice”?… Entonces, ¿es un tibio?

      NO!! Bergoglio no es un simple tibio… es un perverso… un MALDITO… Un MENTIROSO.

      Entonces, ¿quién es Bergoglio? …Y el Señor responde:

      UN DICTADOR DE MENTIRAS

      “El plan de ellos, es reemplazar al Santo Vicario el Papa Benedicto XVI, con un dictador de mentiras. El creará una nueva iglesia en sociedad con el anticristo y su grupo, con el fin de engañar al mundo”
      18 enero 2012 MDM

      El FALSO PROFETA

      “Una mitad creerá, como un deber, la necesidad de seguir al Falso Profeta, EL PAPA QUE SEGUIRA A BENEDICTO XVI”.
      10 abril 2012 MDM

      “Ellos, hija Mía, están siendo enviados para preparar a los hijos de Dios a aceptar al próximo Papa, quien viene después de Mi amado Vicario, el Papa Benedicto XVI. Este Papa, puede ser electo por miembros dentro de la Iglesia Católica, pero él será el FALSO PROFETA.

      Sus electores son lobos vestidos con piel de oveja y son miembros del secreto y malvado grupo masónico dirigido por Satán”.
      12 de abril 2012 MDM

      EL IMPOSTOR

      “El tiempo es corto. Tú debes rezar mucho para que él (SS Benedicto XVI) pueda permanecer el mayor tiempo posible, porque cuando él se vaya, el impostor, el FALSO PROFETA, tomará su lugar”.
      26 de mayo 2012 MDM

    • josephmaryam dice:

      ¡Cuánto les cuesta entender lo que es un profeta y lo que es el lenguaje de Dios!
      ¡Qué poca fe demuestran!
      ¡Buscan en sus mentes una razón para no creer como niños!
      Dios siempre habla un lenguaje espiritual y divino.
      El hombre, para poner el lenguaje divino que sea universal para todos, utiliza el lenguaje dogmático.
      Dios nunca habla un lenguaje dogmático.
      El hombre, para dar a entender una Verdad Absoluta, recurre al lenguaje dogmático.
      Todos los Concilios, excepto el Vaticano II, usan un lenguaje dogmático. Por eso, son tantos los que se confunden con el Concilio Vaticano II: van buscando el lenguaje del dogma y sólo encuentran un lenguaje que no es claro para ellos.
      Muchos, al no saber leer a un profeta, dogmatizan a los profetas: por ejemplo, con MDM. E interpretan lo que no dice el profeta.
      Cuando Dios habla da al hombre un lenguaje divino: es la Mente de Dios pero en el Espíritu. Es un Palabra Divina que se da a los hombres para que la entiendan. Y se da en la manera en que los hombres la comprenden.
      Los hombres utilizan muchos lenguajes, muchas formas de expresarse. Dios habla, en los profetas, de diversas maneras, para que los hombres puedan comprender.
      Dios siempre dice Su Mente al profeta. El profeta, con su mente humana, da a los hombres la Mente de Dios. Pero la da en su lenguaje humano, en su forma de expresarse humanamente.
      Dios nunca dice dogmas: es decir, no habla con un lenguaje dogmático porque no hace falta. Dios dice la Verdad Absoluta en su lenguaje divino.
      Cuando Dios habla del Falso Profeta dice muchas cosas que pertenecen al Espíritu del Falso Profeta, pero no a la persona del Falso Profeta.
      Y tienen que seguir el lenguaje divino: no tienen que dogmatizar el lenguaje divino.
      Nunca hagan un dogma del lenguaje divino.
      Bergoglio no es el Falso Profeta porque se ve en todas las profecías el lenguaje divino sobre el Falso Profeta. Hay que recurrir a todos los profetas para entender la Mente de Dios. No dogmaticen a los profetas, porque no hace falta. Hay que entenderlos en la misión que tiene cada uno. Y MDM tiene la misión de dar la verdad en el tiempo del Anticristo. Y estamos entrando en ese tiempo, pero todavía no ha aparecido el Falso Profeta, que es el Falso Papa de la nueva iglesia, de la falsa iglesia.
      Tiene que morir el Papa legítimo y estar la silla de Pedro vacante por dos años. Eso es lo que dicen las profecías.
      Manoli tendrá su vida y sus defectos. Y hay que saber comprender su profecía. Si buscan en ella un sí y un no, entonces la van a juzgar, como todo el mundo le gusta hacer.
      Comprendan a los profetas en la misión que tienen, que Dios les ha dado.
      Y si no quieren creer, no crean. Pero no pongan sus soberbias como una verdad. No enseñen sus mentiras como una verdad.
      A los hombres les cuesta creer con sencillez. Y el que cree entiende el lenguaje que usa un profeta.
      El que no cree, busca siempre una razón para no creer. Y eso es siempre soberbia. Y eso es siempre el hombre.
      Que cada uno crea en lo que quiera. Pero no molesten más con estas cosas, porque esto no se ha hecho para juzgar a Manoli ni a ningún profeta.
      Esto es una ayuda para aquellas personas que creen y que necesitan, en esta confusión, una luz para salir de sus dudas. Y si no las tienen, para entender que Dios nunca deja sola a Su Iglesia.
      Aquí no estamos para declarar ningún nuevo dogma ni para hacer una nueva iglesia.
      Aquí estamos para enseñar la Verdad de siempre, esa Verdad que hoy día a nadie le interesa conocer. Tienen el magisterio, tienen a los profetas, a los santos de todos los tiempos, y la gente sigue perdida en el lenguaje de los hombres, en el lenguaje oficial. Y así se ponen a criticar a todo el mundo. Y es lo que vemos: todos juzgan, todos condenan, porque quieren profetas a su medida, quieren una jerarquía a su medida, quieren una encíclica a su medida, quieren un papa a su medida, quieren un concilio a su medida, quieren a una iglesia a su medida humana.
      Estamos en el tiempo en que el hombre se da culto a sí mismo: a su razón. Y es lo que vemos, principalmente, en todos los católicos.
      ¡Qué pocos hay que sean sencillos en su fe!

    • Mariela dice:

      Mientras el hombre viejo siga a cargo del corazón de una persona (sea profeta, tenga el don que fuese), ésta no podrá ser útil a Dios. Se pueden hacer obras en nombre de Dios, pero, por más que éstas tengan un revestimiento “espiritual”; si, quien posee el don, no ha pasado por el quebrantamiento de su corazón, es decir, por una verdadera conversión, no poseerá la mente de Cristo; por lo tanto, en muchas ocasiones dará lo que su mente le dice -sin ayudar al prójimo, creando solo confusión; siendo que: “el que profetiza habla a los hombres para edificación, exhortación y consolación… el que profetiza, edifica a la iglesia.” (1Cor. 14:3,4) -, y no las que le son dictadas por Dios.

      Solo cuando la persona se vacía de sí misma, es decir, que se despoja de hombre viejo -pecador- para decir junto con San Pablo: “Con Cristo he sido crucificado, y ya no soy yo el que vive, sino que Cristo vive en mí” (Gal. 2:20); solo entonces podrá ser útil a Dios, y, entonces, hacer una obra de bien al prójimo.

      La vida que lleve el profeta/vidente será, entonces, de suma importancia (sin juzgar a uno en particular; no soy seguidora de ninguno).

      Como usted ha enseñado siempre padre Joseph: sin amor, ninguna obra tendrá validez a los ojos de Dios… “Aunque yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, soy como una campana que resuena o un platillo que retiñe. Aunque tuviera el don de la profecía y conociera todos los misterios y toda la ciencia, aunque tuviera toda la fe, una fe capaz de trasladar montañas, si no tengo amor, no soy nada. Aunque repartiera todos mis bienes para alimentar a los pobres y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo amor, no me sirve para nada. (1 Cor 13,1-3)”

      Todos mis respetos hacia usted, un saludo en Cristo y María.

    • josephmaryam dice:

      Tengan en cuenta que la profecía es un carisma, no es un don. Y como carisma subsiste aunque la persona esté en pecado mortal. Hay más riesgo de ser engañado por el demonio, en el carisma de la profecía, si la persona está en pecado. Sólo se pierde el carisma por el pecado de infidelidad.
      Así una persona puede ser muy pecadora y recibir de Dios mensajes. Por estar en su pecado, se mete el demonio en todo ello y, al final, la profecía queda mutilada o anulada por la mente del demonio. Dios no deja de hablar con su profeta, aunque éste esté en pecado.
      Cuando sale de su pecado, la profecía continúa y se puede hacer grande, según la misión del profeta.
      Hay niños que recibieron el don de profecía y Dios los habla, a pesar de que ellos no saben discernir ese carisma. Y a pesar de que ellos, después, se metan en una vida de pecado y parezca que ya se perdió ese carisma, no es así. Cuando Dios da un carisma, es para siempre. La persona tiene que saber usarlo: no sólo en cuanto al carisma, sino también en cuanto a su vida espiritual y mística.
      Porque el carisma de la profecía tiene otros muchos dones y carismas en sí mismo. Y la persona debe tender a la santidad para que su carisma se haga grande en Dios.
      Nunca juzguen a un profeta por su vida, sino sólo por su profecía. En su profecía se puede ver todo: lo de Dios, lo del demonio y lo de él mismo.
      En el carisma de la profecía se da la mente de Dios. Y si no se da, por un pecado o por otra cosa, entonces siempre se da la mente del demonio. El profeta se mete en un mundo espiritual muy complejo. Por eso, decía San Pablo que hay que saber discernir las profecías y quedarse con lo bueno.

    • Mariela dice:

      Gracias padre!

  9. protestantes nao vao todos al inferno..Dios sabe bien que muchos son ignorantes e vao para o purgatorio.
    sorry, I have to write in english. Not all protestants go to hell because God takes ignorance in consideration; the majority of them were educated like that, so it’s not their faut. They will have to clean their impurities in purgatory.
    Our God is not a despot who sends people to hell just like that !!!
    imagine your parents are protestnats and you grw up as one; would it be fair God sending you to hell because that is what your parents taught you and it is an offence to disobey parents?

    • josephmaryam dice:

      El protestantismo, como toda falsa religión, es camino para condenar a las almas. No es camino de salvación.
      El alma que investiga esa falsa religión y la ve como buena, se va al infierno.
      El alma que investiga esa falsa religión y la ve como mala, pero no sale de ella, entonces también se va al infierno.
      El alma que investiga esa falsa religión y la ve como mala, y sale de ella, pero no va a la verdadera religión, entonces también se va al infierno.
      El alma que investiga esa falsa religión y la ve como mala, y sale de ella para irse a la religión verdadera, entonces tiene un camino de salvación.

      Es muy fácil decir que no todos los protestantes se van al infierno. Eso es como decir que no todos los budistas se van al infierno. Es decir, no es decir nada, ninguna verdad.

      Todo hombre está obligado, POR DERECHO NATURAL, por LEY NATURAL, a investigar la religión verdadera, a buscarla, a encontrarla. Y hasta que no la encuentra, pesa sobre él esa obligación moral ante Dios. Y por más que haya nacido en esa religión o sus padres sean de esa religión, por ley natural, Dios le juzga: si no puso los medios adecuados para ir a la verdadera religión, se condena, aunque hayan sido educados en esa religión por sus papas.
      La educación no quita la obligación moral que cada alma tiene ante Dios, por ley natural.
      No sean tan sentimentales, tan carnales, tan humanos, tan naturales, con los hombres.
      Que cada hombre cargue con su pecado. No quieran salvar a los hombres con sus pensamientos y sentimientos humanos, que sólo huelen a soberbia.

  10. andress dice:

    Asi habla un Papa sobre la confesion :

    “El sacramento de la penitencia es uno de los tesoros preciosos de la iglesia , por que solo en el Perdon se realiza la verdadera transformacion del mundo. Nada puede mejorar en el mundo si no se supera el mal. Y el mal SOLO se supera con el perdón. Este perdón solo puede dárnoslo el Señor. Esto solo puede suceder con el sufrimiento, y sucedió realmente con el amor sufriente de Cristo, del que recibimos el podel del perdón. BENEDICTO XVI 15 DE MAYO DE 2005.

    En mi ultima confesión salí muy triste pues el sacerdote me salio con que yo era muy bueno!! Con que no pasaba nada, y no me puso ninguna penitencia!! Sentí un tremendo dolor por que senti que este modo de confesion no tenia nada, nada de catolico.

    De ahí la importancia de buscar un sacerdote agradable según el corazón de Dios, que le deje el lugar a Cristo, pues el ” YO” que dice ” TE ABSUELVO ” no es de una criatura, sino que es directamente el ” YO” del Señor.!!!

    Padre , usted menciona ; cito textualmente: Un alma que crucifica su pecado es un alma que sigue a Cristo.

    Mi pregunta a nivel espiritual es esta: como crucificar mi pecado? Como hacerlo?

    • josephmaryam dice:

      Para crucificar el pecado hay que maniatar todos los apegos que la criatura tiene hacia ese pecado: es la mortificación de los sentidos, es la lucha contra los deseos y pensamientos que llevan a ese pecado, es alejarse de amistades que son camino para ese pecado, etc…
      Oración y penitencia es el camino de la vida espiritual.

  11. laly dice:

    Hola PADRE JOSE …QUE JESUS Y NUESTRA DULCE SENORA LA VIRGEN SANTISIMA ,LE SIGAN BENDICIENDO SIEMPRE
    Mi .comentario?…..no lo se …solo es que estoy pasando momentos amargos, me fui a confesar…pero el padre no me dio la absolucion, pues me dijo que no tenia pecado … mi penitencia ..que me dejara abrazar con la misericordia de DIOS…y que me quedara tranquila.
    mi problema se resolveria (pienso) yendome a otra parroquia, buscando un sacerdote , realmente entregado a DIOS. ..pero ? tengo un problema vivo muy lejos,no hay locomocion colectiva, no tengo auto….y no quiero ir mas a confesarme con este PADRE,,, las SANTAS MISAS derepente las encuentro raras, (capaz porque son en ingles) y no lo domino ,ya que no es mi lengua .
    digame una cosa por favor……que hago ? ..ya que quiero seguir a JESUS SUS MANDAMIENTOS y en eso estoy tratando de no manchar mi almita.. voy semanalmente a la confesion.. bueno…. iba ahora no, ya que el PADRE dice que no nesecito ir siempre … y aca estoy com mi alma en un hilo….solo confiando ..tratando y haciendo todo lo que puedo ,para no ofender a JESUS MI DIOS , MI SENOR..COBIJANDOME EN NUESTRA DULCE SENORA NUESTRA MADRE SANTISIMA…….
    Ahora estube dos domingos sin ir a LA SANTA MISA …pero el me dijo que eso no es pecado,……. si me pregunto.. si no fui es porque no quise o por problemas para llegar( por eso de la locomocion)

    aclareme por favor si? muchas gracias ….
    NUEVAMENTE QUE DIOS ME LOS BENDIGA
    LALY HIJA DE DIOS

    • josephmaryam dice:

      Faltar a misa es pecado grave: busque un sacerdote para confesar: uno que crea en los pecados y que los juzgue.
      Sin justicia no hay misericordia.
      Dios abraza en Su Misericordia, cuando el hombre se abraza a la Justicia de Dios.
      Hay que cumplir con toda Justicia: con los mandamientos de Dios. Y caiga quien caiga. Si tiene que recorrer 80 km, como hacía San Juan Diego para asistir a la Misa, hay que hacerlo.
      No sean cómodos. Hoy día hay muchas facilidades para ir a una misa. Es lo primero el domingo. Lo demás: las largas distancias, no interesan. Y luche contra su desgana, contra la malicia de su voluntad: no querer agrava su pecado.

    • Empera dice:

      La Iglesia apocalíptica es una Iglesia remanente fiel en el desierto tenemos que estar preparados para la huida como nos ordena el libro de Apocalipsis. No podemos decir que es pecado ir a una misa que ya es un culto pagano por eso la Virgen dijo en la Salette que van a haber iglesias dedicadas al culto del demonio de esas iglesias hay que huir y por lo pronto refugiarse en las misas tradicionales en Latín. Pero en tiempo de guerra como en el tiempo de huida de los primeros cristianos ellos se congregaban en las catacumbas. Por eso cuando la Virgen habla Roma perderá la fe y se convertirá en la sede del anticristo nos advierte del desierto por el cual tendrán que atravesar los cristianos tomados de la mano de San Miguel y de Jesucristo directamente como único pastor. Mientras los sacerdotes estén unidos a Bergoglio no podrán predicar la verdad quien se une a la mentira misma. Bendiciones

  12. elias dice:

    Reparacion Eucarística
    S.S. Benedicto XVI, 22 Feb, 2007, respondiendo a preguntas de sacerdotes

    La adoración eucarística, ha penetrado realmente en nuestro corazón y penetra en el corazón del pueblo, por eso no hablamos en general de ello. Usted ha formulado esta pregunta específica sobre la reparación eucarística. Es un discurso que se ha hecho difícil. Recuerdo que cuando era joven, en la fiesta del Sagrado Corazón, se rezaba una hermosa oración de León XIII y también otra de Pío XI, en la que la reparación tenía un lugar particular, precisamente con referencia, ya en aquel tiempo, a los actos sacrílegos que debían repararse.

    Me parece que es necesario profundizar, llegar al Señor mismo, que ha ofrecido la reparación por el pecado del mundo, y buscar los modos de reparar, es decir, de establecer un equilibrio entre el plus del mal y el plus del bien. Así, en la balanza del mundo, no debemos dejar este gran plus en negativo, sino que tenemos que dar un peso al menos equivalente al bien. Esta idea fundamental se apoya en todo lo que Cristo hizo. Por lo que puedo entender, este es el sentido del sacrificio eucarístico. Contra este gran peso del mal que existe en el mundo y que abate al mundo, el Señor pone otro peso más grande, el del amor infinito que entra en este mundo. Este es el punto importante: Dios es siempre el bien absoluto, pero este bien absoluto entra precisamente en el juego de la historia; Cristo se hace presente aquí y sufre a fondo el mal, creando así un contrapeso de valor absoluto. El plus del mal, que existe siempre si vemos sólo empíricamente las proporciones, es superado por el plus inmenso del bien, del sufrimiento del Hijo de Dios.

    En este sentido existe la reparación, que es necesaria. Me parece que hoy resulta un poco difícil comprender estas cosas. Si vemos el peso del mal en el mundo, que aumenta continuamente, que parece prevalecer absolutamente en la historia —como dice san Agustín en una meditación—, se podría incluso desesperar. Pero vemos que hay un plus aún mayor en el hecho de que Dios mismo ha entrado en la historia, se ha hecho partícipe de la historia y ha sufrido a fondo. Este es el sentido de la reparación. Este plus del Señor es para nosotros una llamada a ponernos de su parte, a entrar en este gran plus del amor y a manifestarlo, incluso con nuestra debilidad. Sabemos que también nosotros necesitábamos este plus, porque también en nuestra vida existe el mal. Todos vivimos gracias al plus del Señor. Pero nos hace este don para que, como dice la carta a los Colosenses, podamos asociarnos a su abundancia y, así, hagamos crecer aún más esta abundancia, concretamente en nuestro momento histórico.

    http://www.corazones.org/diccionario/reparacion.htm

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: