Lumen Mariae

Inicio » Benedicto XVI » Conspiración en la cúpula de la Jerarquía: choque de poderes

Conspiración en la cúpula de la Jerarquía: choque de poderes

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

mundanidad2

«Y los soldados, tejiendo una corona de espinas, se la pusieron en la cabeza» (Jn 19, 2).

La Cabeza de Cristo fue tejida de espinas; pero su Divino Corazón fue traspasado por una lanza. La cabeza es la sede de la sabiduría humana, el corazón es el fundamento del amor divino.

El Corazón se abre, en la muerte, para dar al mundo la Vida, el Amor de Dios; pero la Cabeza sufre el tormento de las espinas para señalar la soberbia de la mente del hombre. Cristo sufre por la soberbia de los hombres, pero muere para dar Vida a los hombres.

En la Iglesia, la Cabeza es el Vicario de Cristo. Y sobre Ella ha sido puesto el sufrimiento espiritual que el pecado de soberbia de muchos, en la Jerarquía, ha traído. El Papado sufre por la soberbia del hombre. Y sufre en el Papa legítimo: Benedicto XVI. Que, a pesar de que no gobierna, sigue teniendo el Poder de Dios en su corazón.

La corona de espinas está sobre el Papado y sobre toda la Iglesia, el Cuerpo Místico de Cristo: «hay un grito en el Cielo, en este momento, mientras la Corona de Espinas desciende para aplastar Mi Cuerpo, la Iglesia Católica, sobre la tierra» (MDM, 13 de febrero 2013).

Es la Pasión del Cuerpo Místico de Cristo. Son los tiempos de la Pasión y de la Muerte del Cuerpo Místico de Cristo.

Es el sufrimiento que los hombres dan a la Iglesia: sufrimiento, no sólo espiritual, sino también humano y material.

El Papa Benedicto XVI fue forzado a renunciar al gobierno de la Iglesia: una corona de espinas fue puesta en su cabeza.

«Me temo que estas son las mismas áreas que, por las razones usuales de poder y opresión, han traicionado y conspiraron para eliminar al Papa Ratzinger (…), empujándolo a la renuncia» (Avvenire, diario de la CEI (Conferencia Episcopal Italiana) –  ver traducción).

Hubo una conspiración para quitar de en medio al Papa Benedicto XVI: en otras palabras, hubo un choque de poder en la Iglesia. Y ganó el poder de la masonería eclesiástica.

En la élite de la Jerarquía se descubre la corrupción que existe en toda la Iglesia. Si las cabezas de la Iglesia no son humildes a la verdad, no obedecen a un Papa que Dios ha puesto en Su Iglesia, entonces nadie, ningún fiel en la Iglesia, obedece la verdad Revelada, nadie sigue la doctrina que Cristo enseñó a Sus Apóstoles.

Todos, en la Iglesia, buscando su doctrina, su gobierno, su dinero, su negocio, su papa, su ideal en la vida.

Toda esa Jerarquía, que ahora aplaude a Bergoglio como Papa, tejió una corona de espinas sobre el Papado. Fueron ellos: los soldados de la masonería eclesiástica. Ellos que se han metido en la Iglesia por la puerta falsa, para aparentar un falso sacerdocio, y así conseguir el objetivo: poner el papa que quiere el mundo, que es el papa que quiere la masonería.

Bergoglio es el papa que quiere el mundo, no es el Papa elegido por el Espíritu Santo. ¡Nunca Dios elige a un masón para Papa!

«La masonería eclesiástica ha alcanzado ahora el mayor nivel de poder dentro de Mi Santísima Iglesia en la Tierra» (MDM, 30 de septiembre 2013).

El mayor nivel de poder alcanzado por la masonería es el Papado: era su gran objetivo. Es el orgullo de los masones: gobernar como dioses -con un poder eterno– a los hombres.

Durante 20 siglos, los masones han intentado muchas cosas para usurpar el Trono de Dios en la tierra. Y no pudieron, porque no era el tiempo. El tiempo siempre es de Dios, nunca de los hombres. Es cuando Dios lo quiere, no cuando los hombres lo planean.

Ahora es el tiempo de la masonería.

Ahora la masonería eclesiástica ha puesto un cisma dentro de la Iglesia Católica: un gobierno horizontal. Cisma que levanta divisiones entre toda la Jerarquía y todos los fieles de la Iglesia. ¡Y claras divisiones! ¡Claras tempestades!

¡Es la guerra por el poder! ¡Todos quieren mandar, todos quieren ser maestros, todos se las dan de sabios en sus herejías, en sus vidas plagadas de paganismo!

Ese gobierno horizontal despoja a la Iglesia de la Verdad, divide la Verdad del Papado, levantando una nueva estructura religiosa sobre la mentira, – y sobre toda mentira.

Y, por lo tanto, las consecuencias para el mundo entero son claras: el mundo ya no tiene un norte ni un camino para salvarse. Ya en la Iglesia no está la Verdad, no es el faro de la Verdad, sino que en Ella se da la misma mentira que se ofrece en el mundo.

Los hombres, en el mundo, ya ven la Iglesia no como Verdad sino como una mentira más. Y, por lo tanto, ya no combaten a la Iglesia, sino que se unen a Ella para formar una unidad en la diversidad: una nueva estructura de gobierno mundial, en la cual los dos poderes, el temporal y el eterno, sean uno, sean repartidos entre los hombres.

Primero es entrar en una nueva iglesia mundial, para así poder formar el nuevo orden mundial.

Cada uno podrá buscar a Dios de la manera que quiera; cada uno podrá hacerse su ley como le dé la gana; cada uno será el creador de su propia vida humana y espiritual.

Es el negocio que ahora se persigue dentro de la Iglesia Católica: participar en la creación de una nueva estructura religiosa, que favorezca a todas las religiones, para levantar una religión mundial que no se oponga a un poder mundial.

Una nueva jerarquía, un nuevo papado, que sea el fundamento del error que se da en el mundo. Es lo que el mundo necesita: el respaldo de una iglesia, de un poder eterno, para que sus leyes temporales, que son sólo una impiedad, una abominación, tengan valor para todos los hombres, no sólo para la gente del mundo.

El fundamento de la Iglesia Católica es Pedro, el Papado. Este fundamento ha sido aniquilado, aplastado: «Muchos no tienen idea del engaño que se les está presentando. Ni ellos saben que el fundamento de Mi Iglesia, la Iglesia Católica, ha sido aplastado hasta el polvo. En su lugar, se levantará la abominación» (Ib).

El gobierno horizontal, puesto por Bergoglio, es lo que ha aplastado hasta el polvo el Papado. Y, por eso, ya no hay más Papas católicos. Ya no hay que esperar a ningún Papa católico después de la muerte de Benedicto XVI.

¡Y muchos no han caído en cuenta de este gran engaño! Porque están en la Iglesia detrás de un hombre de política, de global economía, de vida social, de acercamiento a todas las maldades que existen en el mundo.

El fundamento, la roca en la que se levanta la Iglesia, Pedro: aplastada hasta el polvo.

Como a los católicos les trae sin cuidado las profecías, las revelaciones privadas, la vida espiritual en la Iglesia, por eso, se engañan, con gran facilidad, con las palabras oficiales de la masonería eclesiástica, que gobierna actualmente en el Vaticano.

Un masón está en el timón de la Iglesia. Bergoglio no es Papa católico, es un masón. Bergoglio no es la voz de la Iglesia Católica: es un juguete de la masonería eclesiástica.

¿Cómo es que los católicos están obedeciendo la mente de un masón como Papa?

¿Cómo es que los católicos llaman a un masón con el nombre de Papa?

¡Qué gran engaño! ¡Qué fácil es engañar a los católicos!

Se les presenta a un hombre con cara de buenos amigos, que viste pobremente y que habla de la ternura de Dios. ¡Y todos caen, de una manera espantosa, en ese gran engaño! ¡Y son ellos –los propios católicos- culpables de su propia caída, de su propio engaño! ¡Se dejan engañar! ¡No viven de fe en la Iglesia sino de política!

Bergoglio está levantando la abominación: una nueva religión mundial, que apoye el nuevo gobierno mundial que, muy pronto, saldrá a la luz. Hasta que no se consiga esa nueva religión mundial, no se ve el gobierno mundial.

Por eso, ahora todos ven las herejías de Bergoglio, pero les interesa hacer mutis, callarse: están en el negocio de levantar una nueva iglesia, un nuevo credo, una nueva doctrina, un falso evangelismo.

¡Quieren ese negocio humano! ¡Y viven sólo de ese negocio humano!

¿Por qué la Jerarquía calla ante las herejías de Bergoglio? Porque Bergoglio les da de comer; porque tienen un puesto en la nueva iglesia.

En el tiempo de la masonería, cuando ésta ha conquistado el poder de la Iglesia, todo está muy bien preparado: nada es al azar. Hay unos objetivos claros que se deben cumplir. Y, por eso, todos los movimientos que se dan en el Vaticano, dentro de ese gobierno horizontal, es sólo para esto.

Tener a Bergoglio como papa es dinero para el Vaticano. ¡Y mucho dinero! Porque hay que levantar la nueva iglesia mundial. Y eso sólo se puede hacer con dinero.

Cristo levantó Su Iglesia sólo con el Espíritu Santo. No necesitaba nada más: murió como un maldito, sin ninguna popularidad. Sólo creían en Él los locos para el mundo.

Bergoglio levanta su nueva estructura religiosa a base de dinero y de fama. Por eso, habla para ganar dinero. Obra para ganar dinero. Viaja para ganar dinero.

Bergoglio no es un papa que enseñe la verdad, sino que es un hombre de negocios: me das dinero, te doy poder en mi nueva iglesia. Así funciona todo, ahora, en el Vaticano.

Bergoglio es dinero. ¡Y sólo dinero! Mueve mucho dinero en el mundo. La gente inventa productos con su nombre porque eso da dinero, eso da un puesto en el nuevo orden mundial. Bergoglio es bueno para los negocios, para salir de la crisis económica. Da de comer a muchos. Pero no sabe enseñar el camino del Cielo a nadie.

«¡Hago un llamado a Mis Cardenales, a Mis Obispos y a Mis siervos sagrados, a unir al rebaño y a permanecer leales a Mis Enseñanzas! ¡Pongan mucha atención a lo que les será pedido predicar, porque esto cambiará! Sus homilías serán diseñadas y concebidas para un mundo secular y no tendrán ninguna sustancia» (Ib).

La Jerarquía de la Iglesia ya no tiene que unirse al papa de turno, sino que tiene que unir al rebaño y permanecer en la Verdad Revelada; sabiendo que el papa de turno es falso: es un papa que pide, que obliga a difundir las obras de la mentira; que gobierna con una mentira, con unas cabezas de herejía. Eso nunca es un Papa en la Iglesia Católica.

¡Cuántos conciben al Papa como un jefe político, terrenal, humano, material!

¡Y nadie quiere ver al Papa como al hombre de Dios, que combate la mentira que los hombres del mundo obran constantemente!

¡Nadie quiere a un Papa que luche en contra del mundo y de los hombres! ¡Que luche en contra de los errores de los hombres!

¡Todos quieren a un papa tierno y misericordioso con todo el mundo! ¡Un papa besucón! ¡Un papa maricón! ¡Un papa ateo!

Por eso, Bergoglio es el papa de los idiotas en la Iglesia. ¡Y no es otra cosa!

¡Quien lo llame su papa es un idiota! ¡Un retrasado mental!

La gente cree que llamar a alguien idiota es insultarle.  El idiota no es el que habla o piensa vulgaridades, sino el que habla o piensa sin inteligencia, sin dos dedos de frente, sin lógica.

Llamar a uno idiota es decirle que es un hombre pagano, ignorante, con un bajo grado de inteligencia, que siempre está dando vueltas a su idea, sin salir de ella. ¡Un loco!

Pedro y Juan eran considerados «hombres sin letras y gente idiota» (ιδιοται)  (Act 4, 13).

En el lenguaje médico, el término idiocia significa: hombres con un estado de insuficiencia mental, intelectual (frenastenia), un retrasado mental.  Es un trastorno profundo de las facultades mentales.

Pedro y Pablo creían en un Resucitado: estaban locos para la gente del mundo. Eran ιδιοται: vivían en una idea estúpida y la defendían por encima de todo lo que la gente normal pensaba.

¿Cómo llamas a un hereje con el nombre de Papa? Ningún Papa es hereje. ¡Eres un idiota!

¿Cómo dudas de que Bergoglio sea Papa y lo sigues llamando tu papa? Si dudas, abstente de afirmar nada hasta quitar la duda. ¡No seas idiota!

Si dices que Bergoglio es Papa, entonces tienes que creer en lo que él cree, en todas sus herejías que ha declarado. Y si haces eso, entonces no eres católico y estás defendiendo en la Iglesia Católica a un hombre que no es católico, que no pertenece a la Iglesia por su manifiesta herejía. ¡Qué gran estupidez y qué gran locura!

¡Cuántos católicos hay que son unos locos, unos idiotas! ¡No tienen inteligencia! ¡Son retrasados mentales!

¡Cuántos han entrado en la Iglesia en una rifa: se ganaron el Bautismo y ahí se quedó el premio! Después, se han dedicado a una vida profana, pagana, mundana, material, humana, natural, carnal, sin importar nada lo que es la fe católica, lo que es un Papa en la Iglesia.

Bergoglio es un hombre que no convierte a nadie, no llama nadie a la conversión, a dejar el maldito pecado: sólo cosecha aplausos de gente que se llama católica, y son sólo juguetes de su propia ignorancia.

Bergoglio, cuando habla, lo hace con doble interpretación, doble lenguaje:

  • uno oculto siempre, que nunca se manifiesta, pero que es contrario a la verdad: dice medias verdades, sin apoyarse nunca en ellas;
  • y otro la suya propia modernista, progresista, inmanentista, que es siempre la que se refleja en sus escritos: sus mentiras para construir su falso cristo y su falsa iglesia.

Bergoglio reprocha a la Iglesia Católica muchas cosas, pero no es para corregir los defectos de Ella, sino para cosechar aplausos en el mundo. Pone a la Jerarquía como si fuese la última piltrafa de la humanidad, la última basura, los acusa de fariseísmo porque cumplen con los mandamientos de Dios, con los dogmas, y eleva a los grandes herejes a un puesto en la Iglesia.

Bergoglio habla de Cristo, no para enseñar su doctrina inmutable, infalible, eterna, sino para quedar bien con todo el mundo, para recibir una alabanza de extraños a la Verdad Evangélica.

La mentira es presentada como Verdad en la Iglesia porque toda la Iglesia está bajo el control del mal. No hay una cabeza, no hay un Papa, no hay una Jerarquía que diga la Verdad. Los buenos sacerdotes son echados a un lado y se les hace callar.

Muchos caen en esa mentira, muchos son engañados en la Iglesia. Y son gente de teología, que conoce la verdad, pero que por no perder el plato de lentejas, prefieren la mentira, el engaño.

Muchos, viendo la herejía, por el falso sentimentalismo a Bergoglio, porque les cae bien Bergoglio como hombre, se dejan engañar. Es el juego de la política.

Todos poniendo parches a las babas de Bergoglio todo el santo día. Esa es su única ocupación. Porque van en busca de un nuevo gobierno mundial, de una nueva sociedad, en la que Dios es cada uno, cada hombre, cada mente humana, cada obra del hombre, cada vida humana.

En la nueva iglesia de Bergoglio todos son santos en sus grandes herejías. Todos se consideran sagrados, justos, perfectos. Se llaman así mismos: maestros de su propia locura.

No te dejes engañar por aquellos que te dictan lo que tienes que creer con palabras baratas y blasfemas.

Sólo Dios es el dueño de tu mente, de tu corazón, de tu espíritu. Que ningún hombre se declare dueño de tu libertad. Muchos se esclavizan a las mentes de los hombres para tener una libertad falsa, fingida, ilusoria, que sólo sirve para condenarlos.

Bergoglio esclaviza al hombre con la mente humana; Cristo lo libera con Su Espíritu. Elige a quien quieres servir: al demonio, en la persona de Bergoglio, o a Dios, en Cristo.

Anuncios

8 comentarios

  1. Alejandros dice:

    Gladys:
    Dicho secretario tiene en su escudo un dragón atravesado por una lanza.
    Apocalipsis 12: el dragón o serpiente antigua es Satanás.
    Apocalipsis 13: una de las dos bestias fue herida y su herida fue curada …

  2. Empera dice:

    http://gloria.tv/media/eM9aNkv9iD2 Hola hermanos católicos les comparto este video para que vean como Francisco es parte de un plan calculado por los grupos liberales radicales feministas

  3. Marita dice:

    Bergoglio ha dado pie a eso! Y, claro que esto ya no lo frena nadie!

  4. Gladys dice:

    HAY un personaje que despierta un feroz interrogante , a mi modo de ver.El plus quam perfecto Gänswein.
    ¿Usted podría, Padre, compartir su punto de vista? Ese nexo-ambisecretario es algo increíble, me parece.Una construcción sobreadministrativa que demuestra (o esconde?) algo o mucho…

  5. kaoshispano dice:

    la basura explota postCVII con las cagaleras bergoglianas Media sioni-masona del N.O.M.

    y los presuntos obispos luchando a ver quien es más putero porteño mundi, esa es la tarea que hacen satanoide, SIN REMEDIO.

    fin, PARUSIA A LA VISTA.

  6. Juan Pablo dice:

    Siguen las vomitivas entrevistas al “papa Francisco”:

    http://www.lanacion.com.ar/1759154-francisco-a-veces-me-pregunto-cual-sera-el-proximo-descarte

    Un fiel reflejo de lo que son los obispos argentinos, es Bergoglio. No se les verá hablar y menos enseñar absolutamente nada trascendente. Siempre ellos hablando de la pobreza, de la situación social, de las drogas, etc. Uno se pregunta cómo pueden ser nada menos que obispos estos hombres.
    En ésta entrevista él vuelve sobre su metejón, sobre su leitmotiv: el dios dinero. No sabe (o no quiere) distinguir entre pobreza material y pobreza espiritual que es la que trata el Evangelio. Cuesta creer que tantos católicos después de entrevistas como ésta, lo tengan como papa. ¡Pero si es solamente un pobre político hablando! ¿Cómo un tonto puede engañar a tanta gente? Misterio. Es una contradicción viviente y nadie se da cuenta. Su tema fijo es el dinero con el cual poder hacer ricos a los pobres y en el mismo instante habla del dinero como de un ídolo que produce la “cultura del descarte” Vaya terminología ridícula.
    Para los que no quieren entender, ¿cual es el dios de alguien que se viste de obispo católico y habla continuamente de cuestiones materiales pero no se le cae nunca una idea sobre el alma espiritual y su salvación?: El dinero que te da cosas materiales. Vaya tontería que digo yo: la salvación. Pero si este hombre no cree en la salvación. Es evidente. Y lo mete a Cristo a Benedicto XVI, a todo lo que es santo en la misma bolsa sin movérsele un pelo. “Nunca resolveremos los problemas del mundo sin una solución de los problemas de los pobres.” Vaya estupidez que dice éste político! ¿Pero es que los católicos no ven la diferencia entre el primer papa, San Pedro y el último Benedicto XVI con Bergoglio? Son ciegos.
    “Jesús dijo que, antes de ofrecer nuestro don ante el altar, debemos reconciliarnos con nuestro hermano, para estar en paz con él. Creo que podemos, por analogía, extender esta petición al estar en paz con nuestros hermanos pobre”. Evidente que el “papa Francisco” solo cree en el Cristo guerrillero que lucha por la justicia social. Es increíble.
    “…la elección preferencial por los pobres entró a los documentos del magisterio. Alguien podría pensar en una novedad, en cambio, se trata de una atención que tiene su origen en el Evangelio y se encuentra documentada ya en los primeros siglos del cristianismo” Zas!! Gracias al “papa Francisco” y después de 21 siglos recién aprendimos que el mensaje Evangélico es socialista que brega por el bien común y la igualdad social.
    Y eso que es solo un pasaje de la entrevista. ¡Lo que será completa!

    • josephmaryam dice:

      Le hacen publicidad a un hereje. Un hereje se hace maestro del mundo y de la Iglesia. Un hereje que no sabe diferenciar entre verdad y mentira, sino que todo es del color como uno lo mira.
      A él le encanta que la gente le haga publicidad. Por eso, saca sus libros y entrevistas: sólo porque está sediento del aplauso del mundo. Sólo por eso. Y, de paso, si vende sus libros, obtiene su dinero, que es para lo que vive.

      Pero ni un palabra de cómo salvar el alma. Él, en su mente humana, ya se cree que está salvado y santificado. Y, por eso, negocia con la verdad y lo tuerce todo.

      Que los perros coman su vómito, se alimenten de él.
      No vamos a perder el tiempo con semejante estupidez salida de la boca de un loco, que se muestra como el mayor necio de todos al frente de una iglesia que sólo sirve para la causa del hombre.

  7. andress dice:

    Gracias Padre, han existido muchas alertas algunas claras, algunas mas sutiles, cúando SS Benedicto XVI dijo “Soy un simple peregrino que inicia su última etapa” nos estaba gritando!!! Soy un exiliado, un expatriado, un desalojado!! Cuanto dolor aquel día, lo recuerdo muy bien, lo expresó de tantas maneras al inicio , al intermedio y al final de su pontificado.
    Crecí viendo , oyendo, leyendo a Dos grandiosos servidores de Dios , a dos sucesores de San Pedro, Juan Pablo II y Benedicto XVI, en ellos se expresaba a Cristo nuestro señor, sus obras, su compostura , su lenguaje, su vida a si lo garantizaban!!! No se necesita comparar nada con el actual porque de lleno hay algo en el alma que te dice “Este no”.
    Que Dios nos conceda la gracia de preservar por este camino.
    Somos los hombres los que mancillamos, desfiguramos y pervertimos la iglesia de Dios, los que desfiguramos el rostro de cristo en su iglesia, y así por la soberbia del hombre se cumplirá:

    Los Signos se han cumplido.
    Los Signos se han realizado. ¿Qué importa que los hombres no los vean? ¿Y por ventura eso mismo no está profetizado y no es otro Signo, que los hombres no los verán?

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: