Lumen Mariae

Inicio » Iglesia » Una sola carne

Una sola carne

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

asmilate

«Por eso, dejará el hombre a su padre y a su madre; y se adherirá a su mujer; y vendrán a ser los dos una sola carne» (Gn 2, 24).

Una sola carne: el matrimonio es una dualidad en una unidad. Dualidad de personas; unidad de naturaleza.

Esta unidad no es sólo una actividad, un hecho, un acto pasajero, transeúnte, temporal, en el cual los dos sexos se unen: no es una unidad para un placer sexual; no es una unidad para sentir el cuerpo del otro; no es una unidad para buscar en el otro lo que no se posee ni corporal ni humanamente.

Una sola carne: es la unidad en la indisolubilidad.

La verdad del encuentro sexual, la verdad de un matrimonio, la verdad de poner dos vidas en común es su indisolubilidad, que es el origen en la creación del hombre y de la mujer por Dios:

« ¿No habéis leído que al principio el Creador los hizo varón y hembra? Y dijo: “Por eso dejará el hombre al padre y a la madre y se unirá a la mujer, y serán los dos una sola carne”. De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Por lo tanto, lo que Dios unió no lo separe el hombre» (Mt 19, 14-6).

Dios, al crear al hombre y a la mujer, produce la indisolubilidad. El hombre es creado para una mujer; la mujer a partir del hombre. Y eso es indisoluble: no se puede cambiar, no se puede separar, no se puede pasar por alto.

Una sola carne: es una unidad que el hombre no puede separar, puesto que es Dios mismo el que la ha constituido en la naturaleza humana, al crearla de esta manera. La ley natural enseña que la unión entre hombre y mujer, -el matrimonio-, es indisoluble. El sexo, en la persona humana, es una inteligencia divina, no es un instinto carnal, como en los animales. El sexo es para una obra indisoluble y, por lo tanto, eterna, para siempre. Por eso, el matrimonio o salva o condena: ata para una vida divina o ata para una vida de demonios. Y, por eso, es necesario discernir bien la persona para un matrimonio, porque no toda persona lleva a la salvación del alma en la unión carnal con ella.

Ya no son dos, sino una sola carne: la alianza del matrimonio, la unión de voluntades, entre hombre y mujer, es indisoluble, no es un acto transeúnte, temporal, civil, social. Es un acto permanente, eterno, divino, espiritual y sagrado. Quien no viva esto, entonces vive, en su matrimonio, lo contrario.

Todo matrimonio es sagrado por ley natural: tiene la nota de la indisolubilidad. Quien atente contra la ley natural, está atentando contra la indisolubilidad del matrimonio.

«Ahora bien, como es sacrílego cortar la carne, así es contra ley separar el hombre de la mujer» (Obras de S. Juan Crisóstomo – Homilía al texto de Mt 19).  Es un gran pecado separar el matrimonio.

El sexo es algo sagrado, no profano. El sexo no es carnalidad, sino que es la obra del Espíritu. Pertenece a la vida: da vida, ofrece la vida, ordena a la vida. Y ésta es siempre sagrada porque su origen está sólo en Dios.

Una sola carne: es algo que Dios ha unido –no sólo representa una unión carnal- es la unión de dos almas, de dos espíritus y de dos carnes. Y Dios une en la voluntad libre de ambos: de hombre y de mujer. Y lo que Dios une, en esta dualidad de voluntades, ni el hombre ni la mujer pueden romperla. Es un vínculo divino, hecho en la libertad de dos personas. Y este vínculo divino refleja una triple unión: en el alma, en el espíritu y en la carne; que el hombre no puede separarla: indica estabilidad. Son dos: son una dualidad. Pero en una carne: en una unidad. Los dos se atan para siempre, ya para el cielo, ya para el infierno.

El varón y la mujer son dos, pero en algo ya no son dos, sino uno. Este el misterio del matrimonio.

Dos cuerpos, dos almas, dos espíritus, que ya no son dos, sino uno.

«Y el Verbo se hizo carne» (Jn 1, 14): son dos: el Verbo y la naturaleza humana. Pero son una sola cosa: un solo ser: Jesús, Dios y Hombre verdadero. Es el Verbo que guía, que rige, que ama su naturaleza humana.

Por eso, el matrimonio revela este Misterio de la Encarnación:

«Esta revelación alcanza su plenitud definitiva en el don de amor que el Verbo de Dios hace a la humanidad asumiendo la naturaleza humana, y en el sacrificio que Jesucristo hace de sí mismo en la Cruz por su Esposa, la Iglesia.

En este sacrificio se desvela enteramente el designio que Dios ha impreso en la humanidad del hombre y de la mujer desde su creación; el matrimonio de los bautizados se convierte así en el símbolo real de la nueva y eterna Alianza, sancionada con la sangre de Cristo.

El Espíritu que infunde el Señor renueva el corazón y hace al hombre y a la mujer capaces de amarse como Cristo nos amó. El amor conyugal alcanza de este modo la plenitud a la que está ordenado interiormente, la caridad conyugal, que es el modo propio y específico con que los esposos participan y están llamados a vivir la misma caridad de Cristo que se dona sobre la cruz». (Juan Pablo II, Ex. Apost. Familiaris Consortio, n. 13).

Cristo ama a Su Iglesia como una Esposa. Y esa caridad esponsal está en el Sacramento del Matrimonio.

Es lo que dice San Pablo: «Gran misterio éste; pero entendido de Cristo y de la Iglesia» (Ef 5, 32).

La unidad en el matrimonio, la unidad entre hombre y mujer, refleja la unidad de la Iglesia, la unión entre Cristo y Su Iglesia.

«Cristo amó a la Iglesia y se entregó por Ella» (Ef 5, 25): esta unidad en la verdad, que es el amor de Cristo, es la unidad en el matrimonio.

El hombre tiene que amar a su mujer como Cristo amó a la Iglesia. Cristo ama a la Iglesia para salvar las almas y santificarlas. Un hombre ama a su mujer para salvarla y santificarla. Esto es lo que muchos no comprenden: el amor a una mujer, en el matrimonio, es el mismo amor de Cristo a la Iglesia: Cristo ama cada alma de Su Cuerpo Místico: la ama y pone a cada alma un camino de salvación y de santificación.

Siendo el hombre cabeza de la mujer (cf. Ef 5, 23), tiene la misma misión que Cristo en Su Iglesia.

Cristo funda la Iglesia para llevar las almas al cielo.

Un hombre se une a una mujer para llevar las almas al Cielo: la suya, la de su mujer, las de sus hijos.

Pero los hombres no viven así el espíritu del matrimonio, porque no saben amar a Cristo, no saben ser de Cristo, no saben estar en la Iglesia imitando sólo a Cristo.

«Y así como la Iglesia está sujeta a Cristo» (Ef 5, 24), así la mujer debe estar sujeta al hombre.

Es el hombre el que se entrega a su mujer, pero es la mujer la que marca el camino al hombre.

La Iglesia es el camino de la salvación para todo hombre que se una a Cristo en la gracia. Y no hay otro camino.

En el matrimonio, el camino es la mujer; no es el hombre. El hombre debe entregarse a su mujer, debe amarla como Cristo ama a cada alma: buscando el bien de la mujer, el bien de cada hijo, que es bien sobrenatural, divino, no humano, no natural.

La doctrina de Cristo es para obrar una verdad espiritual, no para un negocio humano. Así debe ser el matrimonio: para una verdad espiritual, no para una verdad humana.

Cristo ama a la Iglesia dándole una doctrina de verdad, una enseñanza que sólo está apoyada en la verdad. Cristo se entrega a la Iglesia en la verdad, nunca en la mentira. Y así el hombre tiene que amar a su mujer en la verdad, no en la mentira. Si el hombre no sigue la doctrina de Cristo, no la asimila, entonces el amor a su mujer, su entrega, en el matrimonio, no puede ser nunca en la verdad. Habrá muchas cosas, en esa entrega, en ese matrimonio, que no sean de Cristo, que no pertenezcan a Dios. Se hará un matrimonio para algo humano, pero no un matrimonio para reflejar la caridad de Cristo con su Esposa, la Iglesia.

Un matrimonio es de Cristo porque los dos, hombre y mujer, se han transformado en Cristo: son otros Cristos. Es la transformación mística, la unión mística del alma con Cristo.

Todo matrimonio está llamado a reflejar, a ser, «a vivir la misma caridad de Cristo que se dona sobre la Cruz». Por tanto, en todo matrimonio debe prevalecer la oración y la penitencia, para que se muestre este amor de Cristo, este amor que se dona hasta la muerte en Cruz, para salvar, para santificar las almas.

Hombre y mujer se unen en matrimonio para salvar sus almas, para encontrar un camino de santidad para sus almas, para obrar la verdad de sus vidas dando a Dios hijos para el Cielo: hijos que se salven y se santifiquen.

Si ellos dos no son de Cristo, ni el matrimonio ni los hijos son de Cristo. Si los dos no trabajan para ser sólo de Cristo, entonces nunca podrán, en su matrimonio, reflejar el amor de Cristo hacia Su Iglesia: un amor redentor, un amor que expía los pecados, un amor penitente, de sacrificio perpetuo.

Son muy pocos los matrimonios que se aman así: en el dolor de una vida, en el sacrificio de una vida, en la entrega de una vida por solo amor a Cristo. Hay otros amores en ellos que son impedimentos para su matrimonio, para su unión de almas, de espíritus y de cuerpos.

Este es el misterio de todo matrimonio, que muy pocos han meditado, han profundizado, porque hacen sus matrimonios para lo humano, para lo natural, para lo finito.

Este fin divino en todo matrimonio es el sentido del matrimonio. Un matrimonio sin este fin divino no sirve para nada: los cónyuges y los hijos se condenan, no encuentran el camino de salvación ni de santificación.

«Cristo amó a la Iglesia y se entregó por Ella para santificarla, purificándola con la Palabra, a fin de presentársela así gloriosa, sin mancha o arruga o cosa semejante, sino santa e intachable» (Ef 5, 26-27).

El matrimonio es para una santidad de vida. Pero sólo se puede conseguir esta santidad purificándose con la Palabra de la Verdad: con la doctrina de Cristo. Si los matrimonios no viven esta doctrina, esta verdad inmutable, revelada, sus matrimonios no son para la santidad, sino para la condenación.

Es el hombre el encargado de mostrar la verdad a su mujer: de enseñar la doctrina a su mujer. Y es la mujer la que se sujeta al hombre: a esa verdad que enseña. Y, por tanto, un hombre que no dé la verdad de Cristo al matrimonio, la mujer no puede sujetarse a una mentira. El varón es cabeza para obrar una verdad en su matrimonio, no para obrar una mentira con su mujer.

La mujer tiene que sujetarse a esa verdad y ser camino para que se obre esa verdad en su matrimonio. La mujer es como la Iglesia: camino de salvación. Lleva a las almas por el camino que Cristo ha marcado con la palabra de Su Verdad, con su doctrina.

Toda mujer, sometiéndose a la verdad, a la única verdad, que es Cristo, es camino para su hombre y para sus hijos: camino de salvación y de santificación. La mujer es la que guarda en su corazón la verdad que enseña el hombre, que predica el hombre, que vive el hombre.

¡Pocos hombres existen que en sus matrimonios vivan la verdad de la ley natural, de la ley divina, de la ley de la gracia!

¡Pocos son lo que predican la verdad que viven! ¡Muchos hombres son los que engañan a sus mujeres con sus palabras, mientras viven otra cosa a lo que predican, a lo que hablan! Y, por eso, son pocas las mujeres que obren la verdad con un hombre en sus matrimonios. Son pocas las mujeres que lleven a sus hijos por el camino de la cruz para salvar sus almas.

En el hombre está la verdad, la doctrina, pero en la mujer, está el amor, la vida, la obra de esa verdad.

El sexo de la mujer es para obrar la verdad que está en el sexo del hombre. Si el hombre no respeta su sexo, su verdad, entonces obra con la mujer una mentira: pone su sexo para un placer, pero no para un amor redentor.

La mujer es el camino para el hombre: tiene que llevar al hombre hacia ese amor redentor, ese amor verdadero, ese amor que da la vida, ese amor que purifica el corazón, en la que el alma encuentra la salvación, la santidad.

Son muy pocos los matrimonios con esta visión del Sacramento del matrimonio. Esto no se suele enseñar, porque la Jerarquía no vive para ser otro Cristo. No vive para asimilarse a Cristo. Y, por tanto, no puede enseñar a las almas, a los matrimonios, cómo imitar a Cristo en el matrimonio, como ser de Cristo en la unión de almas, de espíritus y de cuerpos.

«¿Quién confirma la oblación del sacrifico, sella la bendición del sacerdote, lo anuncian los ángeles y ratifica el Padre Celestial…? ¡Qué vinculación la de dos fieles que tienen la misma esperanza, el mismo deseo, la misma disciplina, el mismo Señor! Dos hermanos, comprometidos en el mismo servicio: no hay división de espíritu ni de carne; realmente son dos en una sola carne. Donde hay una sola carne, allí también hay un solo espíritu. Juntos oran, juntos se acuestan, juntos cumplen la ley del ayuno. Uno a otro se exhortan, uno a otro se soportan…» (Tertuliano, Ad uxorem, II, 8, 6).

Donde hay una sola carne, allí hay un solo espíritu: es la unidad de espíritu, de destino, de vida. Es el espíritu del matrimonio, que guía al hombre y a la mujer en el matrimonio.

En toda unión sexual, carnal, hay una unión de espíritus. Los espíritus que trae el hombre, por generación, pasan a la mujer; y los de la mujer, al hombre. Y se forma un espíritu: el del matrimonio, que gobierna todos esos espíritus, que marca el camino a la vida espiritual de ambos en el matrimonio.

El matrimonio es para una vida divina, no es para una vida humana. Hombre y mujer se casan sólo para amar a Cristo, para que Cristo obre, a través de ellos, la salvación y la santificación para muchas almas en Su Iglesia.

Un matrimonio santo santifica las almas en la Iglesia; un matrimonio pecador corrompe a las almas en la Iglesia.

Si se permite comulgar a lo malcasados es señal de que nadie vive en la Iglesia la verdad del matrimonio, de que nadie ha entendido cuál es el amor de Cristo a Su Iglesia: un amor que purifica a todas las almas para que la Iglesia se muestre al mundo como es: gloriosa, invencible, divina.

Pero si las almas, en la Iglesia, sólo se asientan en sus pecados y pasan sus vidas amando el mundo, siendo tiernos, cariñosos, con el mundo, entonces lo que viven, lo que obran, sus apostolados en la Iglesia son para condenar a mucha gente que se ha creído con que decir que son católicos ya están salvados. El católico es el que obra la verdad enfrentándose a todos los hombres, a todo el mundo. El católico no es para un amor universal, sino para un amor en la verdad de la vida. Si no se encuentra en la verdad, el hombre sólo vive para su mentira y obra el odio en toda su vida.

Cuando en la Iglesia se combate al matrimonio por la Jerarquía, entonces sólo hay que esperar una cosa: la destrucción de la misma Iglesia. Hombre y mujer deben reflejar la unidad de la Iglesia en sus matrimonios. Si se ataca la indisolubilidad, desparece la unidad de la Iglesia y así se levanta una nueva iglesia, en la que el hombre y la mujer ya no se unen para una obra divina, sino sólo para una obra humana, en la cual es imposible que encuentren la salvación de sus almas.

Si quieren ser matrimonios de Cristo y para Cristo, salgan de las estructuras de una iglesia que ya no da la verdad, la doctrina que Cristo enseñó a Sus Apóstoles. Salgan de esa iglesia, porque no es la Iglesia de Cristo. En la Iglesia de Cristo, el matrimonio es indisoluble. Y eso es vivir el amor de Cristo por Su Iglesia: eso es revelar en un matrimonio el amor que purifica, el amor que salva, el amor que santifica a las almas.

Pocos hombres hay que se asimilen a Cristo. ¡Cuántos son los que se asimilan al mundo y al hombre!

Anuncios

9 comentarios

  1. Jose M dice:

    Gracias una vez más por darnos la Verdad. Intentaré leerlo de nuevo conjuntamente con mi esposa. Nos da luz en los momentos difíciles con nuestros hijos: El fin es salvar almas.

  2. kaoshispano dice:

    sabio post DE LO QUE NO HAY YA, matrimonio CATOLICO MILITANTE.

    el Clero Demoledor DESENCARNADO se ha preocupado bien de ello los ultimos decenios. Hoy ya no existen. Y cuando hasta los CURETAS kikones, OHHH neocones tradicionales, dicen como si nada EN UNA BODA que hay matrimonios no creyentes tan buenos como uno creyente, PUES….. the end.

  3. Matias Esteban dice:

    Padre: ¿que me es licito y que no, antes de contraer Matrimonio?

    • josephmaryam dice:

      El sexo, la relación sexual es sólo para el matrimonio, no para el noviazgo.
      Por lo tanto, todos los besos, abrazos, acercamientos físicos que lleven al sexo, que pongan en la tentación de la unión sexual es pecado.
      Esto, los novios, ninguno lo cumple. Muy pocas parejas son castas en su noviazgo. Por lo tanto, muy pocos matrimonios viven una vida sexual auténtica en sus matrimonios: no ponen el fin divino en el encuentro sexual. No hacen el sexo por amor, sino por placer.
      El noviazgo es para conocer a la otra persona y ver, en Dios, si esa persona Dios la quiere para uno. Hay que conocer a la persona para un matrimonio para Dios. Es necesario discernir si esa persona va a hacer la Voluntad de Dios en el matrimonio.
      Pero los novios no se plantean así el noviazgo: nadie busca la voluntad de Dios en un noviazgo: nadie busca la pareja en Dios: nadie pregunta a Dios si ese hombre o esa mujer es el que Dios quiere para el matrimonio. Por lo tanto, después, el matrimonio es cualquier cosa menos lo que quiere Dios: nadie busca el hijo que Dios quiere; nadie trabaja en la obra que Dios quiere en ese matrimonio. Todos se casan para algo social, humano, terrenal, etc. Pero nadie se casa para una obra divina. La gente, al no vivir el noviazgo para algo divino, tampoco vive el matrimonio para una obra divina.
      Casarse en las condiciones en las que el hombre nace: en pecado original, es lo más complicado para el hombre y la mujer. Encontrar el alma gemela es una búsqueda constante en la vida: hay que hacer mucha oración y mucha penitencia para saber si ese hombre o esa mujer es la persona adecuada para el matrimonio.
      Como los hombres no viven de fe en su vida particular, privada; después los matrimonios son un desastre. Pero hay que cargar con ese desastre. Si te casaste por la Iglesia y eso no funciona, hay que cargar con esa cruz, con ese yugo. Es ley de vida: es el fruto de nacer en el pecado original.
      No busquen un matrimonio para una vida feliz, con una persona que les haga feliz.
      Busquen un matrimonio para una cruz, con una persona que sepa sufrir por amor a Cristo.

      Hay muchas personas que se unen a otra y no tienen la fe católica (no la viven o la han perdido): ni ellos ni la otra persona. Y eso es un obstáculo en el matrimonio.

      Para hacer lo lícito en el noviazgo con una persona, no sólo hay que tener en cuenta la castidad, sino también la obediencia a Dios. Si la otra persona no obedece la verdad, entonces no te cases con ella, porque será un peligro para tu alma.

    • Matias Esteban dice:

      Padre…permitame una pregunta mas…yo creo en esto, pero quizás estoy equivocado…Dios…desde la eternidad, en su mente…¿pensó en una mujer para mi? es decir, en la Mente de Dios, ¿el dispone para cada hombre y mujer, una mujer y un hombre respectivamente?

    • josephmaryam dice:

      Dios no juega con la vida de ningún hombre. Dios crea a todo hombre y a toda mujer para una obra divina, para una misión divina, para una Voluntad divina.
      Dios guía al hombre con Su Providencia: todos los seres humanos dependen, de manera absoluta, de Dios. Pero en lo absoluto de esa dependencia, Dios deja la libertad a todo hombre para elegir su vida.
      Todo hombre creado por Dios está obligado a discernir lo que Dios quiere de su vida: cuál es el plan de Dios sobre su vida, cuál es esa misión divina, esa obra divina. ESTÁ OBLIGADO. Si no hace eso, si no busca aquello para lo cual Dios lo ha creado, entonces se condena de manera absoluta, aunque haya hecho todo el bien humano, natural, en su vida de hombre.
      Si Dios le ha creado para un matrimonio, entonces Dios le elige la mujer para ese matrimonio.
      Todo hombre es para una mujer concreta. Y toda mujer es para un hombre concreto.
      Hombre y mujer tienen que discernir en Dios la pareja, buscar en Dios el alma gemela.
      Dios no echa a suertes con la vida de los hombres. Dios no deja al azar la vida de los hombres. Dios no juega con nadie. Dios no quiere que el hombre adivine su mujer. Dios escoge al hombre y a la mujer para su matrimonio. Dios no quiere cualquier matrimonio. Dios no quiere cualquier hijo. La elección a un matrimonio la hace Dios, no el hombre ni la mujer. Elección divina es el signo de un matrimonio perfecto, como lo fue el de San José y la Virgen María: elección divina: dejar que Dios elija la mujer (la señale), no el hombre el que elige. Dejar que Dios elija al hombre (lo señale), no la mujer la que elige.
      Por eso, la vida auténtica de fe es lo que falta en muchos hombres y mujeres. No creen en la Providencia Divina. No creen que Dios tiene esa mujer o ese hombre para sus vidas. Y, claro, se casan con el primero que les engaña.
      Dios pensó una mujer para usted. Pero usted tiene que hacer oración y penitencia para descubrir esa mujer. No se engañe con cualquier mujer. No vale cualquier mujer para un matrimonio. Como no vale cualquier hombre para una mujer.

    • natalia dice:

      Qué buena y esclarecedora respuesta Padre. Dios guíe y acompañe a todos los que están de novios para que cuiden siempre ante todo la salvación de su alma

  4. Edgar Loera dice:

    Reflexion que nos viene a dar luz sobre la verdad del matrimonio, el orden que Dios ha creado es perfecto, el hombre y sus inventos o mentiras desvia la verdadera razon del matrimonio, cada dia que leo este bendito blog me doy cuenta cuanta misericordia tiene Nuestro Señor para conmigo para darme a conocer en profundidad todas las verdades que aqui se explican.

    Dios nos conceda caminar por el verdadero camino y en su voluntad.

  5. Elías dice:

    Que tremenda responsabilidad tenemos! Podemos hacer de nuestros hijos ángeles de Dios o demonios, podemos arrastrar a nuestros cónyuges e hijos tras nosotros al Cielo o al infierno.
    Oímos constantemente en el mundo que cuando a alguien le va mal en su matrimonio tiene derecho a rehacer su vida, pero nadie o muy pocos quieren oír hablar del poder de Dios para rehacer ese matrimonio si ello lleva implícito un más o menos breve sufrimiento. Necesitamos ser instruidos en profundidad en el valor redentor del sufrimiento.
    También debemos saber que Dios no puede habitar en un corazón que ama la impureza y el pecado, por lo cual, rehacer un matrimonio pasa por la conversión propia en primer lugar seguido de la oración y la penitencia por el cónyuge, y los matrimonios que han pasado exitosamente por esta experiencia pueden ayudar a otros con su testimonio.

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: