Lumen Mariae

Inicio » fe » fe de la iglesia » La fe histórica de Bergoglio

La fe histórica de Bergoglio

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

cristocor

Todo el mundo ve que Bergoglio habla sus locuras: «El diálogo ecuménico ya no puede separarse hoy de la realidad y de la vida de nuestras iglesias. En 2017 los cristianos luteranos y católicos conmemorarán conjuntamente el quinto centenario de la Reforma. En esa ocasión ambos tendrán, por primera vez, la oportunidad de compartir la misma conmemoración ecuménica en todo el mundo, no como una celebración triunfalista, sino como una profesión de nuestra fe común en el Dios uno y trino. El fulcro de este evento serán, por tanto, la oración en común y la petición de perdón al Señor Jesucristo por las culpas recíprocas, junto con la alegría de compartir y recorrer juntos un camino ecuménico».

A Bergoglio se le ha subido el poder a la cabeza: está borracho de gloria humana.

No se puede conmemorar el pecado. La culpa de los protestantes no está en los católicos, sino en ellos: en Lutero y en toda su compañía. Por tanto, Bergoglio lo que habla es de su propia cosecha: está enseñando su fe histórica, su fe fiducial, su fe protestante.

Esto es clarísimo. Pero en la realidad de lo que vemos en el Vaticano, no es tan claro.

Si Bergoglio es un loco, más loca es toda la Jerarquía que lo apoya, lo protege y le da respeto y obediencia. Pero aún más locos son todos esos católicos que se preguntan por qué se sigue criticando, juzgando y condenando a Bergoglio. Para estos católicos, no se puede criticar a su “santo varón”, a su gran hombre, a su gran obispo, a su gran jefe de su iglesia.

Bergoglio está levantando la nueva iglesia en el Vaticano. ¡Y cuántos lo siguen, de una manera o de otra! Siguen sus palabras, su lenguaje barato y blasfemo; siguen sus enseñanzas, que no son magisterio papal; siguen sus locuras en sus obras con los hombres, creyendo que así se salvan porque están en unión con su “papa”.

Es triste ver el poco o nulo discernimiento espiritual de muchos católicos. No tienen ni idea de lo que es la fe católica. Entre ellos está toda esa Jerarquía que calla, porque no quiere quedarse en la calle, sin un techo y sin dinero para comer.

Es triste ver que los católicos no han aprendido nada durante ya casi dos años en que usurpó el poder de la Iglesia ese hombre, al cual ni se merece nombrarlo. Bergoglio es un falsario en todos los aspectos: en su fe, en su doctrina, en su gobierno, en su vida eclesial y espiritual. Falso como hombre y falso como Obispo.

Pero esto, a los católicos les trae sin cuidado. Están en la Iglesia por un hombre, para seguir a un hombre: Bergoglio. Es al que han puesto oficialmente como jefe, no como Papa. Pero no están en la Iglesia para obedecer la verdad, la doctrina de Cristo, que no cambia nunca, por más que Bergoglio anuncie lo que quiera, y diga y obre lo que le dé la gana.

¡Qué gran escándalo es Bergoglio sentado en la Silla de Pedro! ¡Qué pocos ven este escándalo! ¡Muchos buscan a Bergoglio para su negocio en la Iglesia! ¡Muchos le están dando una falsa popularidad, porque les interesa a ellos, a lo que hacen en la Iglesia, que no tiene nada que ver con los intereses de Cristo, que son siempre la salvación y la santificación de las almas!

Ya los verdaderos católicos no tienen que estar pendientes de ese pedante de Bergoglio. Cada día dice su gran locura: lo que tiene metido en su cabeza humana: su idea loca de Cristo y de la Iglesia.

Si los católicos supiesen profundizar en las palabras de Bergoglio, en su doctrina, entonces no se escandalizarían por lo que sigue diciendo. Es lógico en su pensamiento errado y herético. Lo que dice de los luteranos ya lo escribió en su lumen fidei. Pero, como los católicos, no disciernen nada, les resulta extraño que ese hombre hable así. Como los católicos no han aprendido a defender su fe, sino que sólo siguen a cualquier hombre que se llame sacerdote, Obispo o Papa, entonces tenemos católicos que viven en la inopia, en el sueño de una noche que les llevará al infierno.

Si los católicos no saben discernir las palabras de un hombre, como Bergoglio, mucho menos saben discernir la verdadera de la falsa profecía. Y si no saben eso, están en la Iglesia sólo para condenarse, con una obediencia ciega que los condena.

Bergoglio no posee la fe católica, sino su propia fe:

«La fe, que recibimos de Dios como don sobrenatural, se presenta como luz en el sendero, que orienta nuestro camino en el tiempo. Por una parte, procede del pasado; es la luz de una memoria fundante, la memoria de la vida de Jesús, donde su amor se ha manifestado totalmente fiable, capaz de vencer a la muerte. Pero, al mismo tiempo, como Jesús ha resucitado y nos atrae más allá de la muerte, la fe es luz que viene del futuro, que nos desvela vastos horizontes, y nos lleva más allá de nuestro « yo » aislado, hacia la más amplia comunión» (LF, n. 4).

Esto lo tienen en la segunda página de su lumen fidei. La luz de la fe procede del pasado y… viene del futuro. ¿Quieren mayor herejía? ¿Los católicos comprenden lo que está diciendo esta persona en este párrafo? Nadie se ha dado a discernir estas palabras. ¿Por qué? Porque nadie sabe lo que es la luz de la fe. Nadie sabe lo que es la fe. A nadie le importa, en la Iglesia, vivir de fe.

Y, claro, llega Bergoglio con eso de los luteranos, y ¡qué bueno que para ese año todos vamos a estar muy juntitos, abrazándonos, besándonos, bailando, porque henos encontrado la razón del cisma de Lutero. Hemos llegado a un acuerdo para ver, cada uno, nuestros errores y hacer una unión en las mentes de los hombres: la unidad de la diversidad.

La luz de la fe «es la luz de una memoria fundante», o como dice, más adelante: «la luz de la fe es una luz encarnada» (LF, n. 34).

El don de Dios, que es un don sobrenatural, es –para Bergoglio- un don encarnado, que vive en la carne del hombre, que es asumido por la persona humana en su carne, que es algo que se funda en la humanidad. Es su gnosis, sus panteismo.

Es una memoria fundante: es la fe histórica de los protestantes. Dios habló a Abraham, después a Moisés, después vino Jesús, después Lutero, y he aquí el año 2017 en que celebramos el pecado con los luteranos.

Esta es la fe histórica: «si queremos entender lo que es la fe, tenemos que narrar su recorrido, el camino de los hombres creyentes, cuyo testimonio encontramos en primer lugar en el Antiguo Testamento» (LF, n. 8). Vamos a contar cuentos, historias de los hombres, fábulas para entretener a los hombres; vamos a ver el camino histórico de esos hombres que creen en una memoria. Abraham fundó una memoria.

La fe es una obra divina entre los hombres: es la obra de Dios. No es una memoria fundante.

Ir al Antiguo Testamento es para ver la acción de Dios entre los hombres: qué hace Dios, cómo inspira Dios al hombre, cómo los gobierna, cómo guía a su pueblo hacia la Verdad, que es Él Mismo. La fe no es ver a los hombres, no es fijarse en sus obras ni recorrerlas. La fe, por ser un don de Dios, es una obra de Dios, nunca de los hombres. El hombre es sólo el instrumento de Dios para realizar una Voluntad Divina.

Pero esto, a esa cabeza pensante de la maldad, que es Bergoglio, le trae sin cuidado. Él enseña su fe histórica: «Aquí Dios no se manifiesta como el Dios de un lugar, ni tampoco aparece vinculado a un tiempo sagrado determinado, sino como el Dios de una persona, el Dios de Abrahán, Isaac y Jacob, capaz de entrar en contacto con el hombre y establecer una alianza con él»

Dios se manifiesta como «el Dios de una persona»: el Dios del hombre, de la persona humana, el Dios de la historia de Abraham, de Isaac y de Jacob. Bergoglio ha roto la revelación divina.

El Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob es Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo.

En Abraham, vemos la acción del Padre, que ordena una Voluntad Divina a Abraham: «Anda, coge a tu hijo, a tu unigénto… y ofrécemelo allí en holocausto» (Gn 22, 2). Abraham obedeció la Voluntad de Dios y, por eso, obró una acción divina en el sacrifico humano de su hijo. En su hijo estará la Palabra del Padre, una Palabra que desarmará a todos sus enemigos.

En Isaac, vemos la acción del Hijo, en el cual Dios hace una alianza con los pueblos pecadores: «Hemos visto claramente que está Yavé contigo, y nos hemos dicho: Haya entre nosotros un juramento entre ti y nosotros. Queremos hacer alianza contigo, de no hacernos tú mal, como no te hemos tocado nosotros a ti haciéndote sólo bien, y dejándote partir en paz. Tú eres ahora el bendito de Yavé» (Gn 26, 28-29). Los hombres ven en Isaac la acción de Dios. No ven a un hombre, sino a Yavé en Isaac. En la palabra de Isaac, no en las obras de la guerra con los hombres, se da la salvación. Isaac huía de los hombres y se asentaba para labrar la tierra. Y esa prosperidad de Isaac, efecto de las bendiciones de Dios, era confesada hasta por sus mismos enemigos.

En Jacob, vemos la acción del Espíritu, en el cual Dios le da la fuerza de Su Espíritu para obrar la verdad en la vida: «No te llamarás ya en adelante Jacob, sino Israel, pues has luchado con Dios y con los hombres y has vencido» (Gn 32, 28). En Jacob, Dios se hace Su Pueblo, un Pueblo fuerte en la fe, que lucha constantemente las batallas del Espíritu.

Esto no lo puede enseñar Bergoglio, porque lee la Sagrada Escritura con su mente humana y, por lo tanto, saca su interpretación, totalmente errada y sin sentido.

«en cuanto respuesta a una Palabra que la precede, la fe de Abrahán será siempre un acto de memoria. Sin embargo, esta memoria no se queda en el pasado, sino que, siendo memoria de una promesa, es capaz de abrir al futuro, de iluminar los pasos a lo largo del camino. De este modo, la fe, en cuanto memoria del futuro, memoria futuri, está estrechamente ligada con la esperanza» (LF, n. 9). ¿Alguien ha comprendido algo de lo que dice este hombre en este pasaje? Nadie. Y, entonces, ¿por qué llaman Papa a un hombre que da oscuridades sobre la fe? ¿Un Papa no es aquel que da el fundamento de la fe? ¿Qué es un Papa para muchos católicos? ¿Tiene que ser como este hombre, que dice que la fe de Abraham es un acto de memoria? ¿En la Iglesia vivimos de nuestra memoria, de hacer actos de memoria? ¿O de qué vivimos? ¿Saben los católicos cuál es la fe católica? ¿Es un acto de memoria o es un acto de Dios en el hombre? ¿Qué es para los católicos la fe? ¿Qué es Bergoglio para los católicos?

La fe de Abraham es el sacrificio de su propia voluntad en su hijo. Dios le pidió, para poder hacer la Voluntad Divina, sacrificar su voluntad humana, su querer humano, sus afectos humanos, en lo que más quería: su hijo. Y esto no es un acto de memoria. Dios guió a Abraham desde el principio de su mandato hasta el final. Y cuando Abraham iba a descargar el golpe certero en su hijo, Dios habló: «Abraham, Abraham (…) No extiendas tu brazo sobre el niño y no le hagas nada, porque ahora he visto que temes a Dios, pues por Mí no has perdonado a tu hijo, a tu unigénito».

Por Mí, por sólo el Amor a Dios, -porque solo el Amor de Dios basta para vivir-, Abraham iba a matar a su hijo. ¡Gran amor de Abraham hacia Dios y hacia su hijo! ¡Su gran amor revela su gran fe en Dios!

Lo que hizo Abraham, ¿fue un acto de memoria? Por supuesto, que no. Fue el sacrificio de su voluntad humana. Y, por tanto, fue poner su memoria, su mente humana en el suelo. No comprendía el mandato de Dios y, sin embargo, con rapidez fue a obrarlo. Abraham: un hombre humilde: puso su mente en el suelo; agachó la cabeza ante la Voluntad de Dios.

¿Qué enseña Bergoglio? A dar culto a la mente del hombre; a adorar al hombre; a no sacrificar la voluntad del hombre, sino a darle sus caprichos, lo que él quiere ver, escuchar, obrar, vivir. Y, por eso predica: «vive y deja vivir».

¿Por qué los católicos siguen a este hombre como Papa? Porque no tienen fe. Les importa un bledo lo que es la fe. No quieren sacrificar sus voluntades humanas ni sus inteligencias para darle gloria a Dios, para amar a Dios sobre todas las cosas. Sólo saben buscarse a sí mismos dando publicidad, apoyando a un hombre que no sabe decir una sola verdad ni en lo que escribe ni en lo que habla ni en lo que obra delante del mundo y de toda la Iglesia.

Pero, ¿qué se creen los católicos que es Bergoglio? ¿Un hombre de paz? No; un hombre que guerrea contra la verdad para instalarse en su mentira como adalid del hombre, como su salvador, como el que sabe lo que hay que hacer en la historia de los hombres. Por eso, anuncia que para el 2017 todos bailando la mona con los protestantes.

Pero, ¿qué navidades creen que vienen teniendo a Bergoglio usurpando el Trono?

«El Nacimiento y el árbol de Navidad, son signos navideños siempre sugestivos y amados por nuestras familias cristianas: recuerdan el misterio de la encarnación, el Hijo unigénito de Dios que se hizo hombre para salvarnos y la luz que Jesús trajo al mundo con su nacimiento. Pero tanto el Belén como el Árbol llegan al corazón de todos, también de los que no creen, porque hablan de fraternidad, de intimidad y de amistad, llamando a la humanidad de nuestra época a descubrir de nuevo la belleza de la sencillez, del compartir y de la solidaridad» (19 de diciembre del 2014). El árbol de la Navidad no tiene nada que ver con Jesucristo. Ni el nacimiento ni el árbol hablan de fraternidad, ni de intimidad ni de amistad. Ni el nacimiento de Jesús en Belén llama a nuestra época a descubrir ni la belleza de la sencillez, ni del compartir ni de la solidaridad.

Jesús nace en Belén pobre, en silencio, en la soledad de todo lo humano. Nada quiso el Padre para Su Hijo en la tierra: sólo los brazos de Su Madre. La única que lo ama de verdad, que lo ama como Dios ama a Su Hijo.

El Padre quiso un nacimiento sin la fraternidad de ningún hombre: todos los hombres despreciaron a una Virgen que iba a dar a luz: «no había sitio para ellos en la posada» ¿Dónde está la fraternidad? En ninguna parte. Porque Dios no nace para hacer hermanos, sino para dar la vida por los hombres.

Dios nace fuera de toda intimidad humana, para declarar que la Navidad es para contemplar a Dios en el corazón y así poder acercarse a Él en la humildad del corazón, como los pastores, que fueron llamados a adorar a Dios en el silencio de toda la Creación, en el sueño de todos los hombres.

Dios no declara, en el nacimiento de Su Hijo, la amistad con los hombres, sino la espada: Y, por eso, Jesús fue perseguido desde que nació hasta que murió. Los hombres que gobernaban no quisieron la amistad con un niño, sino su muerte.

Y eso que pasó hace más de 2000 años, pasa en esta navidad del 2014, porque ningún hombre ha aprendido la lección. Todos siguen persiguiendo a Jesús, matándolo con sus pecados, con sus herejías, poniendo la palabra fraternidad para su gran negocio en el mundo y en la Iglesia.

Jesús llama, en esta Navidad, a toda la humanidad a hacer penitencia por sus grandes pecados. Penitencia que nadie va a hacer, porque se sienten tan contentos con un falso papa en la Iglesia, que van a tirar la casa por la ventana.

¡Qué pobreza, qué miseria de católicos tiene la Iglesia!

¡Qué gente más loca obedeciendo a un usurpador!

¡Qué pocos leen a los Santos!

«Entonces Jesús me dijo: Mira y ve el género humano en el estado actual. En un momento vi cosas terribles: Los verdugos se alejaron de Jesús, y otros hombres se acercaron para flagelar los cuales tomaron los látigos y azotaban al Señor sin piedad. Eran sacerdotes, religiosos y religiosas y máximos dignatarios de la Iglesia, lo que me sorprendió mucho, eran laicos de diversa edad y condición, todos descargaban su ira en el inocente Jesús. Al verlo mi corazón se hundió en una especie de agonía; y mientras los verdugos lo flagelaban, Jesús callaba y miraba a lo lejos, pero cuando lo flagelaban aquellas almas que he mencionado arriba, Jesús cerró los ojos y un gemido silencioso pero terriblemente doloroso salió de su Corazón. Y el Señor me dio a conocer detalladamente el peso de la maldad de aquellas almas ingratas: Ves, he aquí un suplicio mayor que Mi muerte». (Sta. Faustina Kowalska, n. 445).

Un gemido silencioso es lo que sufre Jesús por los pecados de Bergoglio, de la Jerarquía que lo obedece, de los católicos que lo siguen, que lo aplauden, que lo vitorean, que lo encumbran a una gran popularidad entre el mundo.

Un gemido silencioso, pero doloroso: el Dolor de Su Amor. El terrible dolor de su Corazón que ve cómo los hombres de su Iglesia son ingratos a sus enseñanzas inmutables y prefieren las palabras rastreras, baratas, blasfemas, heréticas de un hombre sin cordura mental, que ha perdido el juicio y que sólo se dedica a su gran negocio en su iglesia bastarda.

Todos descargando su ira contra Jesús en su misma Iglesia. Claro, como la fe es un acto de memoria, hemos alcanzado la cumbre de la gradualidad en el conocimiento: hemos llegado a la perfección del conocimiento. En este tiempo de la historia, ya no hay más pecado porque un idiota ha descubierto que para unirnos sólo es necesario la diversidad de pensamientos. Eso es todo. ¡Cómo no se le ocurrió a Jesús en su tiempo! ¡La mente superdotada de Bergoglio! ¡Un acto de memoria! ¡Eso es todo para salvarse! ¡Así, claro, se salvan hasta los protestantes!

Tristes Navidades para todos.

Anuncios

8 comentarios

  1. Elías dice:

    Catecismo de la Iglesia Católica :

    La última prueba de la Iglesia

    675 Antes del advenimiento de Cristo, la Iglesia deberá pasar por una prueba final que sacudirá la fe de numerosos creyentes (cf. Lc 18, 8; Mt 24, 12). La persecución que acompaña a su peregrinación sobre la tierra (cf. Lc 21, 12; Jn 15, 19-20) desvelará el “Misterio de iniquidad” bajo la forma de una impostura religiosa que proporcionará a los hombres una solución aparente a sus problemas mediante el precio de la apostasía de la verdad. La impostura religiosa suprema es la del Anticristo, es decir, la de un seudo-mesianismo en que el hombre se glorifica a sí mismo colocándose en el lugar de Dios y de su Mesías venido en la carne (cf. 2 Te 2, 4-12; 1Te 5, 2-3;2 Jn 7; 1 Jn 2, 18.22).

    El mismo catecismo nos dice cual va a ser la “prueba final “: una impostura religiosa (que como es lógico será realizada por un impostor).

  2. Estrella dice:

    Gracias padre, ya entiendo mejor como debo proceder,con lo de mi hermana, es que me altero mucho, porque me ha tocado sufrir y estoy sufriendo en lo fisico, material, espiritual, moral, emocional. desde muy pequeña, empezando por mis propios parientes, que fueron los primeros en hacerme daño, entre ellas mi hermana mayor, pero tambien soy pecadora, como todos, y estoy en ese camino de luchar contra esos 3 enemigos del alma: el mundo, el demonio y la carne, y el de perdonar, que todavia no lo logro completamente, y me deprimo mucho por todas estas cosas, tanto las mias propias, como la de mi hermana, y demas hermanos que les falta la conversion.. Pero a pesar de todo se que la solucion esta solo en Dios y la Sma Virgen Maria y No en las cosas del mundo. No es facil la lucha, porque el demonio trata de desviarlo a una del camino verdadero.

  3. Estrella dice:

    Padre, orienteme en este problema: que actitud debe una tomar ante un caso de adulterio que hay en mi familia, es mi hermana mayor, se caso por la iglesia ,tuvo una hija, se separo, y despues se caso con otro por lo civil. Soy la unica que me he dado cuenta que ella esta en pecado, y cuando digo que ella esta en adulterio, entonces me dicen que yo estoy juzgando. Y al ver que esta ella en peligro de condenacion, pues esto me tiene en sufrimiento. Esto es una historia bastante larga, que no la puedo contar aqui, que me ha afectado a mi y a todos en todo aspecto: moral, espiritual, emocional. He aprendido por lo que Ud, ha escrito sobre el pecado de adulterio, pero sufro por que mi hermana es muy soberbia, y no toma conciencia de su estado ante Dios.MI mama me dijo: ella deberia arreglar su vida con el que se caso por lo civil, y yo le conteste: como lo va a hacer si es casada por la Iglesia con otro. Estoy juzgandola? que debo hacer y decir. Gracias Padre, Dios y la Sma Virgen lo bendigan.Y esto lo deberia hacer por correo privado, pero no lo puedo abrir, por un asunto de microsoft, pero si puedo escribir a traves de esta pagina, con esa cuenta.

    • josephmaryam dice:

      Es muy sencillo.
      La Verdad es lo que Dios revela: el adulterio es pecado: «quien repudia a su mujer la expone al adulterio, y el que se casa con la repudiada comete adulterio» (Mt 5, 32).
      Dar testimonio de la Verdad no es juzgar a nadie: es sólo decir la verdad. Y eso es lo que tiene que hacer con su hermana. Le dice la verdad. Que ella no quiere escucharla o dice otras cosas, etc. Eso a usted no le interesa. Dios no va a juzgarle a usted porque en la discusión con su hermana la convenció de esta verdad. Dios la va a juzgar porque declaró la verdad a su hermana.
      Y es lo único que tiene que hacer: aconsejarla en la verdad. Si ella no quiere cambiar, es el problema de ella, no el suyo. Usted haga penitencia por ella, para que Dios le dé la gracia del arrepentimiento. Pero no tiene que estar detrás de ella continuamente, recordándole la verdad. La verdad es muy sencilla, y se dice de manera sencilla, y en el momento apropiado. No quiera usted “machacar” con la verdad porque así Dios nunca obra. Dios dice la verdad y deja al alma en su libertad. Y es lo que tiene que hacer.
      Y es claro que si su hermana tiene un matrimonio por la Iglesia no puede arreglar otro matrimonio, porque la Iglesia ha puesto sus leyes para anular un matrimonio. Si su hermana quiere hacer algo con ese matrimonio civil, tiene que ir primero a la Iglesia para ver si hay una solución no a su primer matrimonio.
      Y decir esto no es juzgar a su hermana, sino declarar la verdad: nadie puede organizar un matrimonio civil si hay un matrimonio sacramental.
      Haga penitencia por su hermana. Si ya la aconsejó, no esté detrás de ella. No merece la pena, porque así no se salvan las almas.
      Sacrificio por las almas, no palabras, no discusiones con ellas.

  4. Mariam dice:

    Le agradezco mucho la paciencia que tiene con nosotros para instruirnos de esta forma magnífica. Cuando leí LF no me enteraba de nada y no lo terminé. Sin embargo cuando leo algo que sí lo entiendo, mi corazón me dice que eso es Verdad y quiero comprenderlo más y más profundamente. Eso me ha pasado con este escrito suyo que me ha emocionado hasta humedecerme los ojos. Quiero leerlo más veces hasta que no se me escape detalle. Gracias otra vez y no se nos canse, por favor. Lo necesitamos.

    Lo que no me atrae es tanto vidente o profeta actual. Es un tema que desconozco completamente, que nunca me ha llamado la atención .

  5. elias dice:

    Siempre he creído que al pedirle a Dios que nos conceda la luz de la Fe,virtud teologal, estaba pidiendo la Gracia de creer en Él, de confiar en su Palabra, y que esa Fe es un don que yo puedo acoger o no.Jesús nos dice en el Evangelio: “..nadie puede venir a Mí si el Padre no le atrae”… Y que el confiar en Él es el motor de mi obediencia, porque confío obedezco, doy mi Fíat a Dios. Es reparar en mí el pecado de Adán.
    Todo ese galimatías de la “memoria” no hace sino confundir

  6. LAODICEA dice:

    Gracias Padre por su fe y amor inquebrantable a Cristo y su Iglesia, que Dios le bendiga.

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: