Lumen Mariae

Inicio » anatema » Bergoglio enseña, como un falso papa, su falsa y herética doctrina

Bergoglio enseña, como un falso papa, su falsa y herética doctrina

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

vividor

1. «El Concilio Vaticano II, al presentar la Iglesia a los hombres de nuestro tiempo, tenía bien presente una verdad fundamental, que jamás hay que olvidar: la Iglesia no es una realidad estática, inmóvil, con un fin en sí misma, sino que está continuamente en camino en la historia, hacia la meta última y maravillosa que es el Reino de los cielos, del cual la Iglesia en la tierra es el germen y el inicio» [cf. Conc. ecum. Vat. II, const. dogm. sobre la Iglesia Lumen gentium, 5] (L´Osservatore Romano, n. 48, pág 20 – Audiencia general del miércoles, 26 de noviembre).

Si van a la Lumen Gentium comprobarán que no se dice nada de lo que Bergoglio habla. Allí, el Papa enseña que la Iglesia: «constituye en la tierra el germen y el principio de ese reino. Y, mientras ella paulatinamente va creciendo, anhela simultáneamente el reino consumado y con todas sus fuerzas espera y ansia unirse con su Rey en la gloria». La Iglesia va hacia su fin: la Gloria, que es la unión con Su Cabeza Invisible en la gloria; va creciendo en la gracia y en el Espíritu. No crece en lo humano, en lo material, en lo natural. La Iglesia es una realidad divina, espiritual y, por tanto, siempre la Iglesia está en acto, pero es una obra divina en Ella, no humana.

Bergoglio pone el acento en su herejía: la Iglesia está «continuamente en camino en la historia». Ve la Iglesia como una realidad histórica, pero no divina, no espiritual. La hacen los hombres durante el tiempo en que viven. Y, por eso, este hombre pone la Iglesia, no en Jesús, sino en Abraham, en el pueblo de Dios del AT. Por eso, habla así y enseña su estilo de iglesia, que no es la Iglesia Católica.

Nombra, además, un documento de la Iglesia para predicar su mentira. Es lo que hacen muchos ahora en la Iglesia: nombran a un Papa o al magisterio o a un santo para decir su gran mentira a todos con una sonrisa.

El fin de la Iglesia es salvar y santificar las almas. Es un fin en sí mismo. Se quita ese fin, se anula la Iglesia.

• Lc 19,10:  «Pues el Hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido». Jesús viene a salvar el alma. Éste es el fin. Confirman lo mismo las parábolas de la oveja perdida, del hallazgo de la dracma y del hijo pródigo (cfr. Lc 15,1-32).

• El Nombre de Jesús indica la finalidad de la Misión de Jesucristo: la salvación de los hombres: «Dará a luz un hijo, a quién pondrás por nombre Jesús, porque salvará a su pueblo de sus pecados» (Mt 1, 21).

• Y esta salvación del alma sólo se puede realizar mediante la perfección moral: «Sed, pues, perfectos, como perfecto es vuestro Padre Celestial» (Mt 5, 48);

«Si alguno quiere seguirme, niéguese a sí mismo» (Mt 16, 24); «cualquiera de vosotros que no renuncie a todos sus bienes, no puede ser mi discípulo» (Lc 14, 33). La Iglesia no se hace en la historia, en el tiempo de los hombres, sino en la lucha, en la batalla de los hombres contra los enemigos de su alma. La Iglesia no es una realidad histórica, no se lucha por un motivo humano, por un ideal social, para que no haya pobres. Se lucha para ganar el cielo:

«Seréis aborrecidos de todos por mi nombre; el que persevere hasta el fin, ése será salvo» (Mt 10, 22). No todos son amigos de Dios en la Iglesia. Hay enemigos, hay extraños, hay traidores. Y hay que perseverar hasta el final.

¿Qué dice Bergoglio? «Es muy necesario que esto se verifique en la comunidad cristiana, en la que nadie es extranjero y, por consiguiente, todos merecen acogida y apoyo». (L´Osservatore Romano, n. 48, pág 9 – Audiencia del viernes, 21 de noviembre). Nadie es extraño en la Iglesia, sino que todos son amigos, conocidos. Nadie es peligroso. Y pone la razón: «La Iglesia, además de ser una comunidad de fieles que reconoce a Jesucristo en el rostro del prójimo, es madre sin confines y sin fronteras. Es madre de todos y se esfuerza por alimentar la cultura de la acogida y de la solidaridad, en la que nadie es inútil, está fuera de lugar o hay que descartar» (Ib). En este párrafo hay tantas herejías que sería largo de desarrollar aquí. Pero tienen el pensamiento de un hombre sin fe, sin verdad, sin brújula alguna. Es el hombre que quiere la Iglesia en estos momentos. Y, por eso, con él, se pierde toda la Iglesia.

La Iglesia no es para todos, porque la misión de Jesús estaba restringida a la Casa de Israel: «No he sido enviado sino a las ovejas perdidas de la Casa de Israel» (Mt 15, 24). Y la misión de los Apóstoles estaba también restringida a Israel: «No vayáis a los gentiles… id más bien a las ovejas perdidas de la Casa de Israel» (Mt 10, 5). Eso no impide que se predique el Evangelio a todos: «Antes habrá de ser predicado el Evangelio a todas las naciones» (Mc 13, 10); «Id al mundo entero y predicad el Evangelio a toda criatura» (Mc 16, 15). Pero se va a predicar al mundo entero impulsado por el Espíritu, como lo hizo San Pedro con Cornelio: «Lo que Dios ha purificado, no lo llames tú impuro». San Pedro, al dar cuenta de su comportamiento hace referencia no a un mandato de Jesucristo, sino a la revelación del Espíritu, a la visión que él tuvo y a la revelación que el mismo Cornelio recibió del ángel (cf. Act. 10, 17- 29). La Iglesia es la obra del Espíritu, no del hombre. Y, por tanto, entran en la Iglesia aquellas almas que quiere el Espíritu, no las que desea el hombre. «En verdad os digo que no acabaréis las ciudades de Israel antes de que venga el Hijo del Hombre» (Mt 10, 23). El mandato del Señor de evangelizar a Israel no contradice la evangelización del mundo entero por el Espíritu. Es el Espíritu el que sabe a quién hay que evangelizar, quién tiene que entrar en la Iglesia. Los hombres, con cumplir el mandato del Señor es suficiente para hacer la Iglesia. No tienen que meter en la Iglesia a los que Dios no ha purificado.

Al no interpretar correctamente la Sagrada Escritura, se cae en el falso ecumenismo, que hoy hace gala todo el mundo en la Iglesia. Hay que ir sólo a los infieles por mandato de Dios en su Espíritu, no porque uno lo vea. Son las misiones que antes se tenían en la Iglesia: se mandaba a misionar a los infieles. Ya eso se ha perdido. Hoy se va a los infieles, no para convertirlos, sino para ser sus amigos y vivir con ellos en sus pecados.

Al anular Bergoglio el fin de la Iglesia, y al decir que es para todo el mundo, que no hay extranjeros, que es madre de todos, que alimenta las culturas de los hombres,  entonces tiene que concluir –necesariamente- que todos van al cielo.

2. «Más que de un lugar, se trata de un «estado» del alma donde nuestras expectativas más profundas se realizarán de modo superabundante y nuestro ser, como criaturas y como hijos de Dios, llegará a la plena maduración. Al final seremos revestidos por la alegría, la paz y el amor de Dios de modo completo, sin límite alguno, y estaremos cara a cara con Él (cf. 1 Cor 13, 12). Es hermoso pensar esto, pensar en el cielo. Todos nosotros nos encontraremos allá arriba, todos. Es hermoso, da fuerza al alma».

a. «Todos nosotros nos encontraremos allá arriba, todos»

¿Qué enseña la Iglesia?

«Por esta constitución que ha de valer para siempre por autoridad apostólica definimos que, según la común ordenación de Dios, las almas de todos los santos…, en los que no había nada que purgar al salir de este mundo, ni habrá cuando salgan igualmente en lo futuro, o si entonces lo hubo habrá luego algo purgable en ellos, cuando después de su muerte se hubieron purgado…, inmediatamente después de su muerte o de la dicha purgación… aún antes… del juicio universal, después de la ascensión del Salvador Señor Nuestro Jesucristo…, estuvieron, están y estarán en el cielo… y vieron y ven la divina esencia con visión intuitiva y también cara a cara… definimos además, que según la común ordenación de Dios, las almas de los que salen del mundo con pecado mortal actual, inmediatamente después de su muerte bajan al infierno donde son atormentados con penas infernales…» (Benedicto XII (D530).

Se enseña explícitamente que las almas reciben, una vez que mueren, un premio o un castigo. Y lo reciben inmediatamente: «definimos que (…) las almas de todos los santos (…) inmediatamente después de su muerte(…) están y estarán en el cielo(…)definimos además, que (…)  las almas de los que salen del mundo con pecado mortal actual, inmediatamente después de su muerte bajan al infierno ».

Es la definición de la Iglesia que significa que hay que creer que cuando se muere, unos van al cielo y otros al infierno. Es de fe divina y católica definida. Es un dogma definido por la Iglesia, que está en la Sagrada Escritura y en toda la Tradición.

Bergoglio, por tanto, enseña su propio magisterio, que no pertenece a la Iglesia Católica. Con su doctrina, Bergoglio enseña el camino de condenación a las almas en la Iglesia.

Y esto significa una cosa: que Bergoglio no es Papa de la Iglesia Católica.

b. «Más que de un lugar, se trata de un «estado» del alma»

El cielo es un lugar concreto.

Según la sentencia común de los teólogos, las almas quedan constituidas no sólo en un cierto estado de bienaventuranza o de condenación o de purificación, sino en un lugar determinado:

• Lc 16, 22: «Sucedió, pues, que murió el pobre, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham». El alma del pobre es llevada a un lugar, no se transforma en un estado, no vive en un estado: murió en estado de gracia y fue llevada al seno de Abraham, a un lugar concreto.

• Hech, 1, 25: «para ocupar el lugar de este ministerio y el apostolado de que prevaricó Judas para irse a su lugar»: Judas pecó, murió y se fue a su lugar en el infierno.

• Jn 14,2s: «En la casa de mi Padre hay muchas moradas… y luego que os haya preparado el lugar, volverá otra vez y os tomaré conmigo, a fin de que donde yo estoy, también estéis vosotros»: Jesús prepara un lugar concreto para sus almas elegidas, que son las que se salvan y se santifican. Jesús, siendo Dios, también tiene su lugar en el Cielo, porque posee un Cuerpo Glorioso.

• Lc 23, 43: «Hoy estarás conmigo en el Paraíso»: el buen ladrón, cuando muera, va a estar con Jesús en el lugar del Paraíso; su alma no cambiará de estado, sino que estará junto a Jesús en un lugar concreto.

• Ap 21, 2: «Y vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que descendía del Cielo del lado de Dios, ataviada como una esposa»: la Nueva Jerusalén baja del cielo, baja de un lugar concreto. Y en el Cielo se encuentra al lado de Dios, está en un lugar concreto del cielo.

• El Concilio Florentino (D 693): «Y que las almas de aquellos que después de recibir el bautismo, no incurrieron absolutamente en mancha alguna de pecado, y también aquellas que, después de contraer mancha de pecado, la han purgado, o mientras vivían en sus cuerpos o después que salieron de ellos, según arriba se ha dicho, son inmediatamente recibidas en el cielo y ven claramente a Dios mismo, trino y uno, tal como es, unos sin embargo con más perfección que otros, conforme a la diversidad de los merecimientos. Pero las almas de aquellos que mueren en pecado mortal actual o con solo el original, bajan inmediatamente al infierno, para ser castigadas, si bien con penas diferentes». En esta definición se enseña que las almas que mueren sin pecado o que han purificado sus pecados son «inmediatamente recibidas en el cielo»: son recibidas en el lugar concreto del cielo. Y las que muere en pecado mortal  «bajan inmediatamente al infierno»: bajan al lugar concreto del infierno.

• San Cirilo de Jerusalén: «Los ángeles ven continuamente en los cielos el rostro de Dios; ahora bien cada uno ve según la medida de su propio orden y lugar. Sin embargo la pura intuición del esplendor de la gloria del Padre está reservada propia y sinceramente al Hijo juntamente con el Espíritu Santo»: los ángeles también estén en un lugar concreto del cielo, no sólo en el orden de su jerarquía.

• San Gregorio Niseno: «Esta es la vida propia y conveniente a la naturaleza intelectual, el participar de Dios… la vida del alma consiste en ver a Dios»: las almas, en el cielo, ven a Dios, pero cada una en su lugar, en su mansión:

• San Agustín: «Todas las almas tienen cuando salen de este mundo, sus diversas mansiones. Las buenas alcanzan el gozo, las malas los tormentos. Mas cuando haya acaecido la resurrección, el gozo de los buenos será mayor y los tormentos de los malos serán más terribles, cuando sean atormentadas las almas juntamente con el cuerpo…»

Más aún, los Padres y los Teólogos juzgan comúnmente que las almas no pueden salir de sus lugares, según la ley ordinaria, si bien no excluyen el que esto suceda de manera extraordinaria.

Muchos ven la herejía de Bergoglio, pero no se atreven a llamarlo hereje manifiesto: están esperando otra herejía. Y no se han dado cuenta que el verdadero hereje no es el que dice herejías, sino el que vive su herejía, su pecado, aunque no manifieste con la palabra esa herejía.

Bergoglio es el que vive su herejia y deja vivir a otros en su herejía, en su vida de pecado. Por tanto, es el que condena a todos al infierno. Y lo hace con una sonrisa, tomando mate: vive y deja vivir, porque todos nos vamos al cielo.

Anuncios

20 comentarios

  1. Carta al Papa Francisco ¿Eres el falso profeta? ►

    • josephmaryam dice:

      Este tipo de cartas revelan el poco discernimiento espiritual de la Jerarquía.
      Se saben la teología.
      Ven las herejías de Bergoglio.
      ¿Y sólo se atreven a poner sobre el tapete una serie de preguntas?
      ¿Cómo es que este teólogo no se opone abiertamente a Bergoglio?
      No se pregunta a un hereje si es hereje. Sino que se le combate como hereje. Se demuestra que es hereje. Y se le pone un camino para que el hereje decida: o quitas tu herejía o quedas excomulgado de la Iglesia.
      Esto es lo que se debería hacer, pero todos tienen miedo a oponerse abiertamente a Bergoglio. Y, por lo tanto, nadie en la Iglesia se atreve a defender la Verdad de las palabras de Bergoglio. Todos quieren las palabras baratas y blasfemas de ese hombre y nadie quiere a Cristo, su doctrina. Todos exponen la doctrina de Cristo, pero acaban obedeciendo las palabras rastreras, el lenguaje humano sin sentido de ese charlatán de la masonería, que es Bergoglio.
      ¡Qué pena de tanta Jerarquía que no muestra el camino a las almas en esta situación tan oscura que vive la Iglesia! El camino de la verdad, que es el camino de Cristo: la cruz.
      Dar testimonio de la Verdad en la Iglesia es oponerse a Bergoglio y a toda la Jerarquía que le besa el trasero.
      ¿Dónde están esos católicos?
      No se ven en ninguna parte.
      Todos plantean preguntas, cuestiones.
      Ninguno da en el clavo.
      No se pregunta a Bergoglio si es el falso profeta. No va a responder.
      Se le ataca como falso profeta.
      Pero ¿qué se creen los católicos que es la Iglesia?
      ¿Tener a Bergoglio como Papa aunque sea un hereje?
      Por favor: más dicernimiento espiritual. Menos teología que condena las almas, que no es capaz de mostrar el camino sencillo de la verdad.

  2. Apocalipsis dice:

    ¿ Qué diferencia hay entre una misa negra y una misa sacrílega donde se comete abominación ? Aunque en ambas se utilizan Hostias consagradas.¿ Acaso no se debería de asistir a ninguna de ellas ?

  3. Apocalipsis dice:

    Filomena ¿ usted asistiría a una misa negra ?

  4. Apocalipsis dice:

    Maite, el video que trajo Mª José tiene 14 videos más , no se si te diste cuenta ,. por falta de tiempo sólo hé visto tres,en cuanto pueda los veré todos, gracias por traerlo Mª José .

  5. Apocalipsis dice:

    Tengo que aclarar que NO todas las Misas son así, las hay correctas.
    Digo esto porque mucha gente entran al blog , leen, no comentan y se van con dudas , o se piensan que ya no hay Misas válidas , las hay,pero cuando se asiste a una Misa y se ven cosas como aparece en el video hay que salirse para no contaminarnos con sus herejías o abominaciones .

  6. Apocalipsis dice:

    Esto es vergonzoso ! Menudo “sacerdote” ,qué asco.

  7. Jose M dice:

    ¿es esto la abominación de la desolación? Y la masa encantada. Y los curas cobardes aplaudiendo. Más que una Sta Misa es un aquelarre. Si esta es “su” iglesia, no puedo estar en comunión con ellos. Malditos sean.

  8. Juan Pablo dice:

    El Dios dinero:

  9. Elías dice:

    No se si estaré en lo cierto pero no me parece lógico que un Papa pida la bendición a ningún líder religioso.

    • josephmaryam dice:

      Lo que no es lógico es decir, a estas alturas, esto.
      No sé para que se repite tanto la cosa: Bergoglio no es Papa. Consecuencia: lo que hace es la obra de un hombre que no es Papa.
      Punto y final.
      Por eso, él rezó como un musulmán más al dios de su cabeza. Si no cree en el Dios católico, entonces reza al dios de su mente, de su idea, de su razonamiento. Y se convierte, así, en un idólatra.
      Como Bergoglio no es Papa, entonces es lógico que pida la bendición a un líder religioso.
      ES LOGICO.
      Por tanto, los fieles de la Iglesia tienen que ponerse en contra de Bergoglio. No seguirle, no hacerle ni caso, y tomarlo todo como venido de un hombre que quiere destruir la Iglesia Católica.
      Si todavía lo siguen y esperan algo de él, entonces eso no es lógico.
      Si todavía se sorprenden de lo que dice cada día, entonces eso no es lógico.
      Tienen que verlo como un hombre que vive su pecado PUBLICO.
      Un hombre que peca, que obra su pecado, en medio de todos, y que nadie le dice nada: todos les dicen: sigue así, que vas bien.
      Bergoglio es un pecador público, pero con un agravante: está sentado en la Silla de Pedro.
      Por tanto, a Bergoglio se le puede juzgar, por ser un pecado público.
      Se le puede censurar, por ser un pecado público;
      se le puede corregir, por ser un pecador público;
      se le puede echar de donde está, por ser un pecador público;
      a Bergoglio se le puede hacer justicia: humana y divina. Las dos: ha usurpado el Trono y eso es terrible. Si los hombres fueran justos, aplicarían la justicia con ese hombre. Pero los hombres se dedican a preguntarse: ¿por qué Bergoglio hace esto y aquello, si un Papa no hace eso?
      Los hombres pierden el tiempo.
      Ya no es tiempo de presentar las herejías de Bergoglio, sino de atacarlo sin piedad.
      Ya todos saben lo que es Bergoglio.
      ¿Por qué siguen hablando de él?
      ¿Por qué le dan la obediencia como Papa?
      ¿Por qué no empiezan a huir de sus parroquias porque lo que viene es grave para todos?
      Muchos le siguen haciendo el juego a Bergoglio. Y nadie se levanta en la Iglesia para encararle.
      La Iglesia está en una encrucijada: o sigue a Cristo o sigue a un usurpador.
      Y cada miembro tiene que elegir.
      Es hora de elegir. Y no seguir al usurpador es sufrir. Muchos no quieren sufrir, y por eso les va la política de Bergoglio en la Iglesia.

  10. Laodicea dice:

    Padre Joseph podría comentar algo sobre las ultimas declaraciones en el avión de Bergoglio?, yo no sé cómo no se dan cuenta los que se dicen católicos de las cosas que dice este hombre, en fin a mí me toca de cerca pues mi mujer es una de ellas.

    http://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2014/12/01/las-declaraciones-del-papa-en-el-avion-de-vuelta-de-turquia-iglesia-religion-dios-jesus-papa-avion.shtml

    • Jose M dice:

      Ad Laodicea,

      ¡qué cúmulo de despropósitos y qué arrogancia Bergoglio! Me parece que JosephMariam tiene material para escribir varios artículos. :=) Este hombre es un apóstata como la copa de un pino. ¿y la masa católica?, bien gracias….

  11. elias dice:

    Así habla un verdadero Papa:

    “¡Cuántos vientos de doctrina hemos conocido durante estos últimos decenios!, ¡cuántas corrientes ideológicas!, ¡cuántas modas de pensamiento!… La pequeña barca del pensamiento de muchos cristianos ha sido zarandeada a menudo por estas olas, llevada de un extremo al otro: del marxismo al liberalismo, hasta el libertinaje; del colectivismo al individualismo radical; del ateísmo a un vago misticismo religioso; del agnosticismo al sincretismo, etc. Cada día nacen nuevas sectas y se realiza lo que dice san Pablo sobre el engaño de los hombres, sobre la astucia que tiende a inducir a error (Ef 4, 14). A quien tiene una fe clara, según el Credo de la Iglesia, a menudo se le aplica la etiqueta de fundamentalismo. Mientras que el relativismo, es decir, dejarse «llevar a la deriva por cualquier viento de doctrina», parece ser la única actitud adecuada en los tiempos actuales. Se va constituyendo una dictadura del relativismo que no reconoce nada como definitivo y que deja como última medida sólo el propio yo y sus antojos.

    Nosotros, en cambio, tenemos otra medida: el Hijo de Dios, el hombre verdadero. Él es la medida del verdadero humanismo. No es «adulta» una fe que sigue las olas de la moda y la última novedad; adulta y madura es una fe profundamente arraigada en la amistad con Cristo. Esta amistad nos abre a todo lo que es bueno y nos da el criterio para discernir entre lo verdadero y lo falso, entre el engaño y la verdad. Debemos madurar esta fe adulta; debemos guiar la grey de Cristo a esta fe. Esta fe —sólo la fe— crea unidad y se realiza en la caridad. (Joseph Ratzinger, Homilía Pro Eligiendo Pontífice 18/3/2005)

  12. Maite C dice:

    A María José.

    ¿Sería tan amable de dejar el enlace al video que tan amablemente nos ha facilitado?

    Muchísimas gracias y un saludo.

  13. Alejandros dice:

    BERGOGLIO NOS INDICA SEGUIR UNO DE LOS PRINCIPIOS MASONICOS. VIVE Y DEJA VIVIR. LA BEATA ANA CATALINA ENMERICH DEL SIGLO XIX NOS LO RELATA…

    Profecias de Ana Catalina Emmerich
    http://www.capillacatolica.org/ProfeciasAnaCatalinaEmmerich.html
    Visiones de la Infancia de La Virgen por Ana Catalina …. «Vi en una ciudad, una reunión de eclesiásticos, de laicos y de mujeres, los cuales estaban sentados juntos, … Los eclesiásticos eran de esos que tienen como principio: «Hay que vivir y dejar vivir. ….. ¡Quieren imponer otro que deja todo en manos de los enemigos!

  14. maria jose dice:

    REGINA COELI CON Benedicto XVI, un descanso para el alma. La esperanza en que la Iglesia es de Dios y que despues de morir en la cruz como murio su Fiel Esposo Jesucristo, resucitara en El, con El, para El, siendo toda de El. La Reina del Cielo intercede por la Iglesia.

    • Laodicea dice:

      Gracias María Jose por traer este vídeo, se me han saltado las lágrimas…, Cuanta humildad sincera!, qué inocencia!, con qué ilusión empezó su pontificado!…Qué pesada cruz ha tenido que soportar todos estos años y cómo lo han dejado sólo…Cómo ha dicho nuestro padre Joseph, la iglesia sigue viva en el corazón de Benedicto XVI y nosotros unidos a él.

      Qué Dios y su bendita madre lo guíen y lo guarden hasta el final.

  15. Matias Esteban dice:

    Padre: permitame mencionar la obra de un autor que fue, y es, muy importante para mi, aunque despreciado por ciertos sectores de la Iglesia.

    Ese autor es Victor Sueiro.

    He leído casi toda su obra; el relato de su experiencia personal y sus investigaciones con casos similares al suyo.

    Para los que no lo conocen; Victor Sueiro es un autor católico argentino, que murió y regreso.

    El y los casos que describe coinciden en describir el transito hacia Dios como un túnel luminoso y cálido, donde vemos a nuestro Ángel Guardián junto a nosotros mientras ascendemos y escuchamos voces de familiares fallecidos que se alegran de vernos allí.

    Todas las personas que tuvieron la gracia de morir y regresar a este mundo, coinciden en describir al Cielo, como un inmenso jardín, pletórico de luz, paz y felicidad.

    Donde hay palacios y hogares; plantas, arroyos y flores; praderas, casas de estudio y oración.

    Es decir, es un lugar con personas abocadas a tareas diversas.

    Pero impasibles de enfermar, sufrir, morir, pasar hambre, frío u otra calamidad.

    El Cielo es un lugar.

    Lo mismo que el Infierno.

    Dios y la Virgen lo bendigan

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: