Lumen Mariae

Inicio » abominación » Bergoglio, en su discurso en la ONU, no habló ninguna verdad (2)

Bergoglio, en su discurso en la ONU, no habló ninguna verdad (2)

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

471439_4097024863238_1302691653_o (2)

Muchos católicos quedan fascinados por la palabra barata de Bergoglio. Y eso es una señal de que ellos buscan el pensamiento barato, fácil, simplón en la Jerarquía. Muchos, que dudan de este hombre, ante su palabra vuelven a darle un voto de confianza. Y así están en la Iglesia, entre dos aguas, entre dos señores: Cristo y el diablo. Y quieren servir a los dos, al mismo tiempo.

Bergoglio resuelve el problema económico poniendo la divinización del hombre, colocando al hombre como dios: «ha llegado la hora de construir juntos la Europa que no gire en torno a la economía, sino a la sacralidad de la persona humana». En estas palabras anula toda la doctrina social de la Iglesia, todo el Evangelio de Jesús y toda la Tradición católica. Y muchos católicos no han despertado después de leer este discurso. Y nunca despertarán, porque ya siguen el camino barato que un usurpador pone en la Iglesia.

Un Papa verdadero, legítimo, que tiene la verdad en su corazón, habla y enseña con la misma Verdad, con la misma boca de Cristo:

“La doctrina social de la Iglesia no es, pues, una tercera vía entre el capitalismo liberal y el colectivismo marxista, y ni siquiera una posible alternativa a otras soluciones menos contrapuestas radicalmente, sino que tiene una categoría propia. No es tampoco una ideología, sino la cuidadosa formulación del resultado de una atenta reflexión sobre las complejas realidades de la vida del hombre en la sociedad y en el contexto internacional, a la luz de la fe y de la tradición eclesial. Su objetivo principal es interpretar esas realidades, examinando su conformidad o diferencia con lo que el Evangelio enseña acerca del hombre y su vocación terrena y, a la vez, trascendente, para orientar en consecuencia la conducta cristiana. Por tanto, no pertenece –la doctrina social- al ámbito de la ideología, sino al de la teología, y especialmente de la teología moral” (Juan Pablo II – Sollicitudo rei sociales).

Europa tiene que girar en torno a la teología moral, no al hombre. Sin norma de moralidad, Europa se destruye a sí misma, porque se considera dios para el mundo entero.

La doctrina social de la Iglesia no es una ideología, sino una vida de fe, que sólo es posible ponerla en práctica luchando en contra del querer de los hombres. Esto es lo que no hace Bergoglio ni la Jerarquía que lo acompaña al valle de la muerte, en donde van a encontrar la Justicia de Dios para sus cabezas.

La doctrina social de la Iglesia pertenece a la teología moral, es decir, enseña una vida moral, una conciencia moral, una norma de moralidad a todo hombre. Enseña una verdad que no puede cambiarse por la mente de ningún hombre, una verdad para el corazón, no para la mente del hombre. Una verdad que sólo el humilde de corazón puede obrar en su vida.

Bergoglio, en su discurso en la ONU, no habla de ninguna verdad, no dice una verdad, no señala una verdad, sino que rompe con toda verdad.

«El lema de la Unión Europea es Unidad en la diversidad…»: este es el lema de la masonería y del falso ecumenismo. Es la unidad en la diversidad de pensamientos humanos, que hay que tolerarlos todos porque existe una graduación intelectual entre los hombres, una evolución hacia una conciencia más alta, más perfecta, que sólo unos privilegiados poseen.

Se quiere aunar las mentes de los hombres en una conciencia común, en un pensamiento global, al cual nadie puede dominar, pero sí acceder. Es la autoridad de un hombre que se cree dios y que quiere tener dominio sobre todos los hombres: es la mente del Anticristo.

Entre los hombres, la única manera de hacer un común es por la fuerza, es imponiendo ese común como un bien universal, global.

Dios es Uno en la Trinidad; y Trino en la Unidad. Dios obra la unidad en la Verdad. A Dios no le interesa la unidad en la diversidad de pensamientos, porque «Mis Pensamientos no son vuestros pensamientos».

La mente humana tiene sólo que vivir de fe. Y esto es lo que más le cuesta al hombre y, por eso, va en busca de su concepto de fe, de su obra de fe, de su vida de fe. Y la fe sólo es tener la Mente de Cristo. Y para llegar a esto, sólo hay un camino: crucificar la voluntad de los hombres, que es matar su idea humana de la vida y de Dios.

La Unión Europea nació para eso: para ser el gobierno del Anticristo, para que ese hombre tuviera un campo de dominio propio sobre el mundo.  Y, desde ese poder humano, alcanzar el poder divino.

«…toda auténtica unidad vive de la riqueza de la diversidad que la compone: como una familia, que está tanto más unida cuanto cada uno de sus miembros puede ser más plenamente sí mismo sin temor».

Toda auténtica unidad vive sólo de una riqueza: del amor divino. Sin esa riqueza, lo que el hombre llama unidad es una fantasía de su mente humana. Quiere buscar entre las vidas de los hombres, en sus existencias propias, la unidad. Y es un imposible y un absurdo.

Si el hombre nace en el pecado original, todo hombre, toda sociedad, toda familia, todo grupo social, está desunido. Es imposible la unidad en la diversidad, en la desunión de vidas, de pareceres, de obras humanas.

Un hombre no se une a otro hombre porque sea carne y sangre. Las almas se unen, unas a otras, porque tienen el mismo Espíritu. Y si las almas no perciben ese mismo Espíritu, los hombres no se unen, sino que siempre buscan un camino para la desunión.

¡Cuántos unen sus cuerpos en el espíritu de la lujuria! ¡Tienen un mismo espíritu! Sus cuerpos buscan lo mismo, pero no sus almas. Al final, el placer del momento acaba cansando y se busca otra cosa, otra vida distinta a esa unión carnal.

No es la carne y la sangre lo que une: no es el ecumenismo de sangre, que tanta predica este demonio encarnado. O se hace una unión en la Verdad, que es la doctrina de Cristo, que es la enseñanza de la Iglesia, que es lo que la Tradición siempre ha vivido; o se hace una unión con el demonio que es siempre una división con todo lo demás.

«En este sentido, considero que Europa es una familia de pueblos, que podrán sentir cercanas las instituciones de la Unión si estas saben conjugar sabiamente el anhelado ideal de la unidad, con la diversidad propia de cada uno, valorando todas las tradiciones; tomando conciencia de su historia y de sus raíces; liberándose de tantas manipulaciones y fobias. Poner en el centro la persona humana significa sobre todo dejar que muestre libremente el propio rostro y la propia creatividad, sea en el ámbito particular que como pueblo».

Unión en la diversidad;

Unión aceptando las tradiciones, las culturas, los pecados, los errores, las mentiras de los demás;

Unión para tomar conciencia de la humanidad, de la historia del hombre, para ir a la raíz del hombre: ¿cuál es su raíz? ¿No es acaso la tierra, el polvo: «polvo eres y en polvo te convertirás»?¿No es el hombre sólo vanidad de vanidades? No; para Bergoglio será otra cosa.

Unión para dejar las fobias de las mentes: ¡qué miedo pensar que los homosexuales se puede casar… tienen valores! Hay que dejar estas fobias, estos temores…Hay que ser hombres valerosos que lo pueden pensar todo, porque así son libres.

Unión para dar culto al hombre: que cada uno «muestre libremente el propio rostro y la propia creatividad»: no hay reglas, no hay dogmatismos, no hay norma de moralidad.

Bergoglio busca un pueblo de degenerados, de demonios encarnados, de gente que vive en su pecado y que exalta su pecado porque es su pecado. Es necesario justificar el pecado de los hombres para conseguir esta unidad en la diversidad.

Bergoglio habla de la unidad en la diversidad, pero no es cualquier unidad, porque no es cualquier diversidad. Entre la infinidad de pensamientos humanos, de vida y de obras humanas, hay muchos que no sirven a esta unidad en la diversidad.

«En esta dinámica de unidad-particularidad, se les plantea también, Señores y Señoras Eurodiputados, la exigencia de hacerse cargo de mantener viva la democracia de los pueblos de Europa. No se nos oculta que una concepción uniformadora de la globalidad daña la vitalidad del sistema democrático, debilitando el contraste rico, fecundo y constructivo, de las organizaciones y de los partidos políticos entre sí. De esta manera se corre el riesgo de vivir en el reino de la idea, de la mera palabra, de la imagen, del sofisma… y se termina por confundir la realidad de la democracia con un nuevo nominalismo político. Mantener viva la democracia en Europa exige evitar tantas «maneras globalizantes» de diluir la realidad: los purismos angélicos, los totalitarismos de lo relativo, los fundamentalismos ahistóricos, los eticismos sin bondad, los intelectualismos sin sabiduría».

He aquí el pensamiento necio de un demonio encarnado. Comienza una crítica a todo, pero sin ninguna referencia, sin ninguna verdad. Es la crítica de su filosofía absurda:

Primera contradicción: «Hay que mantener viva la democracia»: ¿Cómo quieres conseguir la unidad en la diversidad en una democracia? No se puede, porque es necesario mantener la propiedad privada, los dogmas, la ética, la moral, la sabiduría divina…  Y esto impide, precisamente, la unidad en la diversidad. Donde hay una ley divina ya no hay diversidad de pensamientos. La democracia no significa libertinaje, sino moralidad, conciencia moral en el pueblo.

Segunda contradicción: «No se nos oculta que una concepción uniformadora de la globalidad daña la vitalidad del sistema democrático»: lo uniforme no va con la democracia. Y preguntamos: ¿cuál es la idea de lo uniforme que va con la democracia? ¿Existe la idea uniforme de lo global? ¿Esa idea se ajusta a la idea democrática?

Porque lo uniforme es lo que está en todas partes, lo que se da en todas partes, lo que es igual, lo que todos siguen. Una idea uniforme de lo global es eso: lo que vale para todos, para un mundo global. ¿Cómo es que este concepto de lo uniforme debilita «el contraste rico, fecundo y constructivo, de las organizaciones y de los partidos políticos»?  En la democracia hay muchas cosas para todos que son uniformes, ¿qué cosas uniformes no valen para la democracia? ¿A qué mundo global se está refiriendo? ¿A qué idea de la globalidad se refiere para que se encuentre la idea apropiada de la uniformidad, para que no debilite la organización política?

El pensamiento de Bergoglio no tiene lógica humana. Es un pensamiento oscuro y totalmente contradictorio. Tenía que haber razonado así: la idea de la uniformidad no es posible en un mundo global, no es para todos los hombres, no es para una masa de hombres, no es para una democracia. No existe un pueblo uniforme; no se da una cultura uniforme, porque los pensamientos, las vidas, las obras de todos los hombres son diversas, contradictorias, sin semejanza, sin continuidad una con otra. Sólo se puede dar una uniformidad en aspectos muy particulares, pero es imposible que se de en todos los aspectos de la vida de los hombres. No se puede hablar de la concepción uniforme de la globalidad en la democracia. Es hablar de un disparate. Para hablar de la uniformidad hay que meter la conciencia moral, que es lo que no hace Bergoglio. Los hombres viven en lo uniforme si hay una verdad, la referencia a una verdad. Pero no hay uniformidad en la referencia una globalidad sin verdad.

Tercera contradicción: «De esta manera se corre el riesgo de vivir en el reino de la idea, de la mera palabra, de la imagen, del sofisma… y se termina por confundir la realidad de la democracia con un nuevo nominalismo político». ¡Toma ya! La idea no lleva a la realidad de la democracia. Quien vive de la idea vive en un ideal, en un concepto de la democracia, pero no en la realidad. ¡Puro sentimentalismo de este hombre! No vivas en el reino de la idea: vive en el reino del sentimiento, del afecto. Pensar es vivir una fábula, un sueño. Toda la Unión Europea vive en el reino de la idea masónica. ¿A qué vienes a predicar que no vivan en el reino de la idea? ¡Qué disparate! ¿Qué es la realidad de la democracia? Si no es la idea, que es lo que mueve a todo hombre, aunque sea un subnormal, tiene que ser lo sensible, lo sentimental, los afectos vacíos y ciegos de los hombres, sus instintos carnales y animales.

Bergoglio critica el reino de la idea, pero no dice de qué ideas se refiere, qué ideas son malas para la vida. Habla de un nominalismo político, es decir, de conceptos vacíos, de ideas sin contenido. Pero, ¿cuál es el contenido de la idea para Bergoglio? Es lo que no dice, porque lo critica todo. Bergoglio va en busca de una idea, de su idea, pero no de la Verdad. Entonces, siempre su pensamiento se queda en la oscuridad. Habla de muchas cosas y no dice nada en concreto.

Y, entonces, termina con una blasfemia:

«Mantener viva la democracia en Europa exige evitar tantas «maneras globalizantes» de diluir la realidad: los purismos angélicos, los totalitarismos de lo relativo, los fundamentalismos ahistóricos, los eticismos sin bondad, los intelectualismos sin sabiduría». Ha llamado idiotas a todos los hombres. Ha jugado a todos los hombres. Ha condenado a todos los hombres.

«Maneras globalizantes de diluir la realidad»: se busca un mundo real, pero la gente vive de una manera que imposibilita esa realidad. Y son maneras globalizantes, son formas de vivir, acuñadas por una mayoría, que entorpecen la realidad de la vida. Y he aquí su salvajada, esas maneras globalizantes:

Los purismos angélicos: serán los conventos de las carmelitas, la gente que vive separada del mundo, los anacoretas, los monjes del desierto, los que no quieren saber nada del mundo, los que buscan el cielo en la tierra, los que quieren ser como ángeles, sin pecado, los que luchan contra el pecado, los que llaman al pecado con el nombre del pecado, los que quiere purificar su corazón del pecado, los que todavía creen que con la gracia el hombre se hace puro, santo, justo…Pues, estos viven una manera globalizante que impide la realidad de la vida. No sirven para la democracia, para la unidad en la diversidad.

Los totalitarismos de lo relativo: Todos los hombres buscan su propiedad privada, su relación personal y privada con otra persona, con el mundo que le rodea, su vida que a nadie le incumbe. Todos viven para una relación, no para un global. Todos en esa relación se comunican con otros hombres; pero no es una comunicación totalitaria, absoluta, incondicional…Este hombre dice: en lo relatico, no seas totalitario. Y ¿qué pretende enseñar con eso? Nada. Porque lo relativo nunca es totalitario, nunca es lo absoluto. No tiene lógica Bergoglio. Ninguna lógica. Habla por hablar, para quedar bien ante todo el mundo. En la comunicación con los hombres no busques totalidad, sino parcialidad. Sé parcial, sé comprensivo, no vivas tu vida imponiendo tu relación. Ten una relación global, en la que todo el mundo entre. Si no vives así, entonces tu vida privada impide la unidad en la diversidad.

Los fundamentalismos ahistóricos: el aborto, el homosexualismo, la eutanasia, hay que mirarlos en la historia del momento, no en el pasado del tiempo. No hay que quedarse en un dogma, en una revelación, en el pasado ahistórico. Hay que coger el pasado y que sea un camino nuevo, una evolución nueva para la mente del hombre moderno, para construir el hombre del futuro, el hombre de las ideas viejas y locas, como Bergoglio. Todos aquellos que viven de una idea fija no sirven para la unidad en la diversidad. Tiene que dejar su fijeza, su dogma. Como Bergoglio no discierne entre el pecado de soberbia que lleva a un fundamentalismo malo, pecaminoso, y la norma de moralidad que lleva a un fundamentalismo bueno, entonces anula la Verdad Absoluta y condena a los hombres por sus ideas fijas.

Bergoglio juzga a toda la Tradición católica. No hay moral permanente. Tiene que haber una moral que cambie a todas horas para que se pueda producir la unidad en la diversidad

Los eticismos sin bondad: ¿Cuándo la ética no es buena? Es que si no es buena, no es ética. ¿Qué clase de bondad hay que no sea ética? ¡Qué majadero! ¡Pero qué idiota es Bergoglio!

Los intelectualismos sin sabiduría: Todo intelectual es sabio, aunque posea una sabiduría equivocada, mundana. Todo conocimiento es sabiduría. Un intelectual sin sabiduría no es intelectual sino un animal irracional. ¿Qué sabiduría humana no es intelectual, no nace del intelecto del hombre? ¡Pero, Dios mí, qué hombre más necio!

¿Cuál es el pensamiento de Bergoglio? Ninguno. Sólo vive en la voluntad: no quiere ni ética ni moral; no quiere intelectuales, no quiere sabiduría, no quiere absolutos, no quiere egoísmos…Sólo quiere una cosa: lo bueno que hay que hacer ahora: llenar estómagos, dar trabajo a los jóvenes, cuidar ancianos…La voluntad. Bergoglio es un ser que vive para obrar. Y no importa si eso que obra es bueno o malo. Hay que obrarlo, y punto y final. Por eso, Bergoglio se carga todo y no gusta a nadie. A nadie.

La gente del mundo conoce lo que es Bergoglio. Y están más despiertos que muchos católicos en la Iglesia.

Hay muchos paganos que ya están de vuelta ante lo que propone Bergoglio. Y han descubierto que eso no es la verdad. ¡Cuántos paganos van a entrar en la verdadera Iglesia porque la Jerarquía de la Iglesia ha despreciado la Verdad!

¡Cuántos paganos están viendo que lo que propone Bergoglio, desde el Vaticano, no sirve para encontrar la Verdad! ¡Pero qué poca gente en la Iglesia hay que discierna esto!

«Mantener viva la realidad de las democracias es un reto de este momento histórico, evitando que su fuerza real – fuerza política expresiva de los pueblos – sea desplazada ante las presiones de intereses multinacionales no universales, que las hacen más débiles y las trasforman en sistemas uniformadores de poder financiero al servicio de imperios desconocidos. Este es un reto que hoy la historia nos ofrece»: la fuerza real del pueblo. Es lo que le interesa a Bergoglio. Esta realidad. Y las maneras globalizantes de muchos impiden esta realidad. Esas maneras transforman el poder del pueblo en sistemas uniformadores de poder financiero al servicio de imperios desconocidos: teología de la liberación. El pueblo se siente oprimido por el capitalismo. Lucha de clases sociales. Fuera la tiranía del capital. Es la vieja batalla del marxismo, que un viejo la saca a relucir porque no tiene otra cosa que hacer en su maldita vida. A sus años es lo único que puede hacer: hablar sin sensatez de algo que ya la gente no quiere, porque ha visto por experiencia la maldad de lo que predica Bergoglio.

Y una vez que hace esta crítica a todo el mundo, que vive unas maneras globalizantes que impiden la unidad en la diversidad, ahora se pone como maestro. Va a hablar de la educación, de las familias, de la ecología, del trabajo. Y va a terminar su discurso con la falsa idea de la paz, buscada en el diálogo. Quiere encontrar la identidad europea, pero ¿con qué leyes, con qué verdad, con qué ética, con qué norma de moralidad? Con ninguna. Con lo que los hombres se inventen, en sus cabezas, para hallar esa unidad en la diversidad que sirva. Y pone el resumen de su loco pensamiento:

«Queridos Eurodiputados, ha llegado la hora de construir juntos la Europa que no gire en torno a la economía, sino a la sacralidad de la persona humana, de los valores inalienables; la Europa que abrace con valentía su pasado, y mire con confianza su futuro para vivir plenamente y con esperanza su presente. Ha llegado el momento de abandonar la idea de una Europa atemorizada y replegada sobre sí misma, para suscitar y promover una Europa protagonista, transmisora de ciencia, arte, música, valores humanos y también de fe. La Europa que contempla el cielo y persigue ideales; la Europa que mira, defiende y tutela al hombre; la Europa que camina sobre la tierra segura y firme, precioso punto de referencia para toda la humanidad».

Creíamos que construir la Europa significaría poner a Dios en el centro. No; todo debe girar en torno al hombre, en torno a su mente, a su vida, a sus valores, a sus obras. Es el hombre, el centro. Y ese hombre es sagrado: la «sacralidad de la persona humana». Pero, ¿cuándo el hombre, que nace en el pecado original, que vive una vida para pecar, es sagrado? ¿Qué es lo sagrado para este hombre? ¿Cuál es el concepto de lo divino, de la santidad, que tiene este hombre?

Juan Pablo II resolvió el dilema de las economías en la doctrina social de la Iglesia que exige una ley moral, una ley ética, una ley divina entre los hombres.

Bergoglio anula a Juan Pablo II y pone el culto al hombre como solución de los problemas de los pueblos.

¿A quién quieren seguir? Cada alma tiene que elegir en la Iglesia: el usurpador, Bergoglio, o Cristo. No se pueden seguir a los dos. Quien obedece a Bergoglio anula a Cristo. Quien obedece a cristo, combate a Bergoglio y lucha por la Iglesia verdadera.

Pero, muchos católicos, no piensan en esto, no ven esto.

Bergoglio es un hombre de cabeza hueca: no tiene, dentro de su mente humana, la verdad. Nada más es leer este su discurso totalmente herético por los cuatro costados.

¿Por qué obedecen a un hombre de cabeza hueca, de palabra barata, de corazón malvado en la Iglesia?

¿Por qué lo llaman Papa?

¿Por qué le dan publicidad?

¿Cuál es su vida espiritual en la Iglesia? ¿Qué se creen que es la Iglesia? ¿La opinión de Bergoglio? ¿La Iglesia está en la mente de Bergoglio? ¿El camino para salvarse en la Iglesia es aceptar la mente de Bergoglio? ¿Se está en comunión con la Iglesia porque se obedece la mente de Bergoglio? ¿Cómo la comunión en la verdad puede surgir sometiendo el entendimiento a la herejía de un hombre? ¿Es eso posible?¿La verdad nace del disparate de Bergoglio? ¿La verdad se encuentra en las estupideces que dice Bergoglio todos los días? ¿Qué es la verdad para muchos católicos? ¿Es amar a Cristo en el Altar y después amar a un hereje como Papa? ¿Se puede amar a Bergoglio como Papa y no odiar a Cristo como Rey de la Iglesia?

Muchos no saben responder a estas preguntas porque ya no les importa la verdad en la Iglesia. Sólo van con la masa: con lo que dicen muchos, con lo que opinan muchos. Y, ante un discurso blasfemo de un hombre sin conocimiento de la verdad, siguen con la boca abierta, con la sorpresa de haber encontrado al gran reformador de la Iglesia.

Si ciega está toda la Jerarquía con respecto a Bergoglio, más ciega están todos los católicos que se creen algo por tener a Bergoglio como Papa verdadero, sabiendo que es un hereje contumaz.

¡Qué gran ignorante es Bergoglio y cómo lo ha demostrado en su discurso en la ONU!

Anuncios

13 comentarios

  1. Matias Esteban dice:

    Laodicea: extrañaba esos mensajes…ahí Dios revelo que Bergoglio un día dejara de vestirse de blanco para ir vestido todo de negra…recuerdo que mi abuela, muy católica, hacia décadas que hablaba de la llegada del “papa” Negro…toda una profeta!

  2. Edgar Loera dice:

    Bergoglio en su discurso blasfemo durante la audiencia general, comentó lo siguiente:

    “…Es muy bonito pensar en esto, pensar en el Cielo, y todos nos encontraremos allí, todos, todos…allí, todos…”

    Su mente ya no deja oculta su inspiración demoníaca, ahora resulta que se cerraron las puertas del infierno, todos derechito al cielo, no importa el pecado, todos a pecar.

    Como indica el padre joseph, el tiempo del discernimiento se ha cumplido esto ya es descarado y no hay pretexto para no discernir que este hombre transmite la oscuridad de su alma que conduce a la muerte eterna.

  3. Apocalipsis dice:

    Laodicea , convertir a España en la sede del Anticristo equivaldría que el Anticristo sea español , mucho se há hablado de Felipe VI como posible candidato, la verdad que lo que dices me há llamado mucho la atención ,pues viviendo en España y haber nacido aquí me aterra la noticia si fuera cierta .

    • josephmaryam dice:

      El Anticristo no es ninguno de los hombres que gobiernan en el mundo actual. Todos ellos son títeres del Anticristo, como Bergoglio, pero no son la persona del Anticristo.

    • Matias Esteban dice:

      «El Anticristo sale de Egipto» (Mary Jane Even, Lincoln, Nebraska, 1994)

      https://josephmaryam.wordpress.com/2014/06/02/el-anticristo-de-nuestros-dias/

    • Apocalipsis dice:

      Padre Joseph,gracias por aclarar que el Anticristo no es ningún gobernante del entorno actual.

      Matias Esteban ,leeré el enlace que ha traído, muchas gracias.

      Filomena, no espere que seamos perfectos ,pues somos humanos… y si estoy aquí es para preguntar lo que ignoro ,agradeciendo de corazón que alguien me de una respuesta basada es ese amor que usted tanto tiene, su manera de responder no há sido muy amorosa.

      Un saludo

  4. Andress dice:

    “La sede del sentido de mi vida no está en mí, sino por encima de mí.
    Vivo de lo que está por encima de mí. En la medida en que me encierro en mí o –lo que viene a ser lo mismo– me encierro en el mundo, me desvío de mi trayectoria (…). Mas esto significa que, con anterioridad, debo aceptar el existir, aunque no se me haya preguntado si lo quiero ». «… Dios es el ’punto de referencia’ esencial a partir del cual y para el cual el hombre existe. Si las relaciones con Él se desordenan, se trastorna el hombre todo. De esta clase son las secuelas de la culpa de las que habla la Revelación»

    Padre Romano Guardini

  5. LAODICEA dice:

    Es todo en la línea de sus teólogos preferidos como Kasper y seguidores también del famoso teólogo modernista Hans Urs von Balthasar famoso por su frase :”el infierno existe, pero quizás está vacío”. Lo que nos explica el padre joseph de cómo piensan estos masones, ellos se basan en la ley de la gradualidad: o sea que nadie es malo y al final todos se van a salvar, por eso lo de que el pecado no es una mancha que hay que quitar, y que al final la muerte de Jesús fue una demostración de amor y nada más, no creen en la existencia del pecado ni en el sacrificio Santo de nuestro Señor que es el único capaz de perdonar los pecados, no creen en el pecado original ni en la existencia real de Adán y Eva, y las consecuencias que tuvo su pecado para la humanidad y que solo Cristo en su cruz puede vencer,…etc Al final todos nos salvamos y vamos al cielo porque total el infierno aunque exista está vacío. Eso no es lo que ha enseñado la iglesia durante 2000 años. pero estos inflltrados están tirando a la basura todo, el castigo va a ser grande y ya el propio bergoglio está siendo un castigo para la iglesia por su infidelidad y por haber dejado a su suerte a Benedicto XVI que Dios lo guie y lo guarde hasta el final.

  6. kaoshispano dice:

    …a pocos se les escapa ya que Paco1 jesuitas es un payasete marioneta para demoler los bloques que quedaban en Roma… a los que aún sean católicos y les quede algo de conocimiento cristiano, CLARO.

    la última de LA VERDAD ES LA VERDAD sobre el destape del último escándalo en Granada española con grupo de pederastas, es de risa por no llorar con TAL BLASFEMO USURPADOR APOSTATA.

    LA VERDAD, esencia de Cristo comunicado. Pudo haber dicho EL SUCESO , LOS HECHOS, LA REALIDAD… pero no, prostituyó tambien LA VERDAD A LOS VIENTOS puti-mundi Roma Demolida.

  7. Matias Esteban dice:

    Recuerdo que el Padre Castellani en su magnifico libro “El Apocalipsis según San Juan” (que recomiendo para todo aquel que quiera comprender lo que estamos viviendo) advertía que el Anticristo tendría en sus planes recrear nuevamente la estructura política y militar del antiguo imperio romano; que se erigiría como una suerte de Neron, como aquellos emperadores que perseguían a los cristianos.

    Grabado por Victor Delhez; que representa el capitulo 12 del Apocalipsis; la Bestia persiguiendo a la Mujer vestida del Sol:

    http://www.egrupos.net/cgi-bin/eGruposDMime.cgi?K9U7J9W7U7xumopxCy-qlody-ynqwyhCXXYXTCwuhrCuwymqCWTRifb7

  8. Maria Ines dice:

    Y pensar que por marcar estas barbaridades es a mi a la que esta gente “bautizada” me llama hereje.y cismatica.!!!!!

  9. LAODICEA dice:

    La capacidad de asombro del ser humano se pone a prueba con el “innominado”:

    http://actualidad.rt.com/actualidad/view/148493-papa-francisco-puerta-dialogo-estado-islamico

    Este individuo me recuerda a Saruman el blanco de el Señor de los Anillos, reclutando toda una legión de orcos para el señor oscuro mientras Gándalf que en este caso sería nuestro querido Benedicto XVI está secuestrado en la torre de saruman…

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: