Lumen Mariae

Inicio » 666 » Bergoglio: el inicio de un gran engaño

Bergoglio: el inicio de un gran engaño

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

granengaño

Bergoglio es la creación de la Jerarquía masónica; creación del mayor engaño: elegir a un hombre, que no es de Dios por su herejía manifiesta, y ponerlo como Papa, quitando de en medio al verdadero Papa, Benedicto XVI.

Al Papa lo eliminaron con astucia, con cuidado, con premeditación. Todo lo calcularon al detalle: «Un plan para destruir a Mi Santo Vicario, fue concebido en secreto el 17 de marzo del 2011» (MDM – 11 de febrero del 2012). Una conspiración que muy pocos creen en ella, ya que han perdido la fe. Un plan que ha violentado la libertad del Papa legítimo:

«Mi Santo Vicario ha sido forzado a esta acción y sufrirá grandemente como resultado» (MDM – 13 de febrero del 2013).

Un plan que le ha hecho caer en pecado:

«Mi vicario ha caído. Mi Iglesia caerá» (Ib., 14 de febrero del 2013).

Hacer renunciar a un Papa de su misión en la Iglesia es un pecado de sacrilegio, pero también es un pecado contra el Espíritu Santo.

En la historia de la Iglesia ha habido antipapas, elegidos por los Cardenales cuando reinaba un Papa legítimo; pero ninguno de ellos era un anticristo.

Aquí se ha hecho renunciar a un Papa legítimo, no para colocar a otro Papa y salvar la situación, sino para poner a un anticristo, a uno que abre el tiempo del Fin.

«Los de la Casa de Mi Hijo ahora reciben la advertencia final que ellos no removerán a Nuestro Vicario de la santa Casa de Dios. Ya que si lo hacen pondrán en movimiento el advenimiento del anti-papa dentro de vuestra Casa. No profanéis a Mi Hijo de esta manera» (Mensaje de Jesús y Nuestra Señora a Verónica – 7 de septiembre 1972). No hicieron caso a la advertencia de la Virgen María; no obedeció la Jerarquía a Dios: Benedicto XVI fue removido; el antipapa, Bergoglio, fue puesto.

La renuncia del Papa ya ha sido profetizada por la Virgen, pero la misma Iglesia lo ha callado, lo ha anulado, y ha seguido el camino de oscuridad, que es el de la mente humana. Y así la Iglesia se ha hecho infiel al Espíritu de la Verdad y no puede llegar a tener la plenitud de la Verdad.

El antipapa, en esta profecía, es el falso profeta, que proclama la mente del Anticristo en la Iglesia. Bergoglio es el hombre de secretos, no de la Verdad; es decir, el hombre de la masonería, el hombre que oculta su intención a toda la Iglesia, el hombre que habla una cosa y obra lo contrario:

«A menos que escuchéis ahora mis palabras de precaución, caeréis en la trampa que os está siendo tendida. El enemigo está dentro de la Casa de Dios. El buscará remover vuestro Vicario de entre vosotros, y cuando lo haga, él colocará a un hombre de secretos oscuros sobre la sede de Pedro» (Mensaje de Jesús y Nuestra Señora a Verónica – 21 de agosto 1972). Nadie escuchó las palabras de la Virgen: todos han caído en el engaño de Bergoglio, en la trampa de su lenguaje humano, en la ignominia de su obra en el gobierno de la Iglesia.

Pero Bergoglio es sólo el principio de este gran engaño. Es la tuerca que se necesitaba para un gran cambio en el gobierno de la Iglesia.

Mucha gente no cree en estas profecías, porque la Iglesia no las ha aprobado. Y ahí se paran en su fe.

Muchos dicen: ya tenemos con las profecías de la Salette, Fátima y Lourdes, no son necesarias más para entender lo que quiere Dios de la Iglesia. Y pensando así, quedan en el error y en la confusión más total para sus almas.

Otros dicen: como son revelaciones privadas, no hay que hacer caso, porque la fe está en lo que oficialmente se enseña, no en lo que cada uno cree. Y terminan teniendo estas revelaciones como fábulas, como cuentos chinos, ya que la Iglesia nunca acaba de pronunciarse acerca de ellas.

¡Cuántos son los que apagan el Espíritu, en la Iglesia, con sus cabezas, con sus inteligencias humanas, con sus modos humanos de entender la Iglesia!

El tiempo de Dios comenzó en 1531, con la aparición de la Virgen María a San Juan Diego. Tiempo para Su Iglesia, para dar el camino a las almas fieles a la Palabra de Dios. Ese tiempo, en Dios, se calcula en siete tiempos, porque fueron siete días en los cuales Dios lo creó todo. Ese tiempo se acaba en el 2021: 7 tiempos de 70 años.

Durante este tiempo, muchas cosas han sucedido. Pero muy pocos saben discernirlas en el Espíritu. La mayoría ha quedado ciega de la Verdad: la tiene en sus narices y no son capaces de verla, porque ya no tienen fe.

La norma próxima, inmediata y suprema de la fe es, para el católico, la doctrina del Magisterio de la Iglesia, vivo, auténtico y tradicional.

Como la Iglesia no ha enseñado que MDM y otras videntes sean auténticas, no hay que creer. Así piensan muchos. Este es el error de muchos católicos.

Siendo la fe una virtud sobrenatural, por la cual el alma cree que son verdaderas las cosas reveladas por Dios, «no por la intrínseca verdad de las cosas percibidas por la luz natural de la razón, sino por la autoridad del mismo Dios que revela, la cual no puede engañarse ni engañar» (D 1789), es necesario concluir que la norma remota, mediata y primera de la fe es, para el católico, la Palabra de Dios, dada en los profetas y en la Sagrada Escritura.

Hay dos normas para creer: la primera, que es creerle a Dios, por su propia autoridad; la segunda, que es creerle a Dios por la autoridad de otro. No se pueden quitar las dos normas, porque van de la mano. No es una más importante que la otra. Las dos son esenciales para creer.

Dios siempre habla al hombre por medio de sus profetas. Habló por medio de Su Hijo y lo reveló todo en Él; pero Dios no se calló porque todo haya sido revelado, sino que continúa hablando, por medio de su Espíritu, para llevar al hombre, llevar a toda la Iglesia, hacia toda la Revelación, al conocimiento de toda la Verdad, a la obra divina de esta Verdad.

Esto es lo que muchos no comprenden: tienen por fe sólo lo que enseña la Iglesia y desprecian, por tanto, las profecías, diciéndose a sí mismos: ya somos perfectos en el conocimiento de Dios porque seguimos el magisterio de la Iglesia, porque ya está todo revelado. ¿Para qué más profecías y profetas? Nos basta con lo que la Iglesia ha enseñado.

Esto es un fariseísmo más de los hombres, con el cual combaten a todos los profetas que la Iglesia no ha enseñado como verdaderos. Y, en este fariseísmo, el alma se inutiliza para poder discernir el Espíritu: se vuelve boba. Sólo busca lo que la Jerarquía dice, enseña. Y no aprende a salir de una inteligencia humana, de una visión parcial de lo que es la Verdad en la Iglesia.

Esto es ir para atrás en el crecimiento de la fe. La Iglesia necesita del profeta, hoy como ayer. Jesús es un profeta; cada sacerdote es un profeta. Y el profeta es el que da la Mente de Dios a los hombres, no el que habla un lenguaje maravilloso para entretener las mentes humanas.

Jesús predicó muchas profecías: y la gente no lo seguía, porque hablaba en contra de la vida de los hombres. Jesús marcó el camino al hombre con la Verdad de Su Palabra. Y Jesús sigue marcando el camino a Su Iglesia con la Verdad de Su Palabra. Jesús sigue enseñando a Su Iglesia por sus profetas. Y si los sacerdotes fueran imitadores de Jesús, no harían falta los profetas en el pueblo. Pero como la Jerarquía ya no cree en la autoridad de Dios que revela; como ya dice que Dios no habla más porque todo lo ha revelado en Su Hijo, por eso, Jesús escoge almas humildes, entre los hombres, para seguir dando Su Palabra, que sus sacerdotes han despreciado.

Una Iglesia sin profetas es una iglesia sin Espíritu Santo, sólo colgada de la mente de los hombres, que son todos unos soberbios porque ya se creen que se lo saben todo por tener años de teología, por leer el Catecismo o por ir a Misa los domingos.

La teología no es el entendimiento que busca la fe, sino que es la fe que busca al entendimiento. Estamos en la Iglesia no para entender, sino para creer. Y sólo el que cree es capaz de profundizar en la Mente de Dios y ver la verdad de lo que ocurre en la Iglesia:

San Agustín: «deseé ver con el entendimiento lo que creí».

San Anselmo: «No intento, Señor, penetrar en tu profundidad, porque de ningún modo la comparo a mi entendimiento, pero deseo entender algo tu verdad que cree y ama mi corazón. Porque tampoco busco entender para creer, sino que creo para entender…».

Se cree para entender; no se entiende para creer.

La Jerarquía está para creer, no para hacer entender. Si la Jerarquía no cree, Ella misma se engaña y engaña a todos los demás.

La Jerarquía obra su Poder en la Iglesia, su triple poder, sólo si cree. Todo está en la fe, no en el poder que tiene el hombre. Un hombre que no cree, su poder es irrisorio, no lleva a ningún lado. Mucha Jerarquía inutiliza el Poder de Dios porque ya no creen.

Se guían a los fieles en la fe del corazón que cree; no en la razón de un corazón incrédulo. Hoy los católicos sólo buscan entender, pero nadie busca creer. Nadie. En la práctica, ésta es la señal de los tiempos que vivimos: la apostasía de la fe: nadie cree; todos se han apartado de la verdad, nadie escucha la verdad. Todos se escuchan a sí mismos. Todos.

Este es el error de muchos, que sólo se quedan en lo que entienden en el magisterio de la Iglesia, en lo que entienden de lo que ven en la Iglesia. Y esa es su fe: una fe incompleta,  no plena; que necesita siempre de la Revelación Divina, del Espíritu de la Verdad, que los profetas dan para llegar a lo completo en la fe, a la plenitud de la Verdad.

Muchos tienen oscuridad en su entendimiento porque apagan las profecías, combaten a los profetas de Dios. Y, en esa incredulidad, se vuelven a los profetas del demonio, a la jerarquía del demonio.

Y así colocan a Bergoglio como un Papa más. Van al Magisterio de la Iglesia y no saben ver la verdad de Bergoglio. Se reunieron los Cardenales para elegir a un Papa, y ahí se queda todo su discernimiento. La Iglesia dice que Bergoglio es Papa, porque fue elegido en un Cónclave. Y no hay manera de que entiendan que Bergoglio no es Papa. No hay forma humana.

Ni siquiera presentando sus herejías, claras y manifiestas, estos católicos se convencen. Ni siquiera enseñando que la doctrina de este hombre no es magisterio papal deducen que no es Papa. Es que los Cardenales, en el Cónclave, no se equivocaron: ahí estuvo el Espíritu Santo y eligieron al hombre que el Espíritu Santo quería, porque así lo enseña la Iglesia, es su magisterio. Y ahí se acaba todo con estos católicos.

Y aquellos que ven sus herejías y reconocen que su magisterio no es papal, lo siguen manteniendo como Papa, a pesar de todo, por la misma razón: hasta que la Iglesia oficialmente no declare que Bergoglio no es Papa, sigue siendo Papa.

Esto es lo que se palpa en toda la Iglesia. Esta es la oscuridad de mucha gente. Y gente que tiene estudios filosóficos y teológicos. Y nadie quiere atender a la norma primera de la fe: la Palabra de Dios. Por no atender a esta norma, por despreciarla, muchos se condenan.

Toda alma, para creer en el Magisterio, primero tiene que creer en Dios, porque el Magisterio viene de Dios, no de los hombres. Y esto es la vida espiritual. Y se quiere imponer a las almas lo segundo: cree sólo en el Magisterio, pero no en Dios. Sólo sigue lo que la Jerarquía enseña. Esto es un error garrafal.

Muchos sacerdotes no saben ser guías espirituales, porque imponen a las almas esta falsa fe, que es una falsa espiritualidad. De ella, nacen todos los cismas en la Iglesia. Todos, al final, quieren su Tradición, Su Magisterio, Su Liturgia; pero nadie quiere lo que Dios quiere.

La norma de la fe son dos cosas: Dios y Magisterio de la Iglesia. Y las dos, al mismo tiempo. No una por encima de la otra, porque, ante todo, hay que creer a Dios que revela por su Autoridad. No hay que creer en los hombres.

Por eso, hoy se observa, en todas partes, una fe humana, pero no divina. Ya no se creen en los profetas, porque la Jerarquía no enseña a discernir las profecías, sino a imponer un magisterio sin profecías.

La Iglesia se ha equivocado cuando ha enseñado la profecía de Fátima: el culpable fue el mismo Cardenal Ratzinger que escondió la verdad de esta profecía. Ocultó lo que hoy él vive como Papa, y debe seguir callando esa Verdad. Y ese ocultamiento de la verdad es un pecado gravísimo en el Cardenal, porque no se ocultó cualquier cosa, sino lo más importante, para la Iglesia, en ese mensaje de la Virgen María. Es la clave para comprender lo que es Fátima.

Pero, ahora, eso su castigo por su pecado: vivir en silencio viendo cómo otro destruye la Iglesia desde el Papado. Así expía el Papa Benedicto XVI su pecado contra la Verdad siendo Cardenal.

«Os aconsejé en Fátima, ¿quién escuchó mi consejo al mundo? ¡De nuevo orgullo y arrogancia!  Un secreto debió ser revelado, y ¿quién aconsejó y preparó al mundo para el ataque de satanás en la Casa de Mi Hijo?  ¡Nadie!»  (Nuestra Señora, 31 de Diciembre del 1977).

Un secreto debió ser revelado: la Virgen puso sus fechas a Lucia para darlo a conocer.

La Iglesia tenía el deber y el derecho de revelar la Verdad como Dios se la comunica. La Iglesia debía ser preparada para este ataque del demonio por la Jerarquía. Y, ¿qué cosa hizo? La Jerarquía, que es el que tiene el poder en la Iglesia, calló la Verdad y engañó a toda la Iglesia.

Y ellos quedaron con un poder inútil, sin saber luchar contra el Enemigo de Cristo dentro de la Iglesia. Un gran pecado. Juan XXIII no creyó en Fátima y se metió a un Concilio sin prevenir a la Iglesia de lo que iba a venir. Este pecado de este Papa sólo lo juzga Dios, pero hay que decirlo. Decirlo no es jugar al Papa.

La Jerarquía está para creerle a Dios, no para inventarse su Iglesia, no para hacer lo que ellos quieren y llamar a eso: Voluntad de Dios. Los hombres siempre se meten en sus problemas por su falta de fe, porque no quieren someter su mente humana a Dios.

Ahora, todos han caído en el gran engaño. Todos se han dejado envolver por las palabras baratas y blasfemas de un idiota, de un loco, de un hombre sin fe, como es Bergoglio.

Hoy sólo se buscan las profecías que la Iglesia ha aprobado. Y eso es un gran error, porque se acaba sólo creyendo a Dios por la autoridad de un hombre.

En la fe humana se cree por la conocida autoridad doctrinal de los hombres que tienen ciencia y veracidad sobre las cosas espirituales; pero en la fe divina, se cree por la autoridad del mismo Dios que revela.

Si un sacerdote no cree a Dios en una profecía, después enseña a sus fieles una mentira, con su autoridad doctrinal. Esto es lo que pasa en muchas partes de la Iglesia. Y siempre ha sido así, pero, actualmente, es lo único que se ve.

Muchos fieles quedan engañados, en la Iglesia, por la misma Jerarquía que no ya cree a Dios en sus profetas.

Por eso, tienen que decir a sus fieles, aunque vean el desastre y la locura que es Bergoglio, que sigue siendo el Papa. Tienen que convencerlos que lo sigan aplaudiendo en sus herejías que dice cada día en la Iglesia. Es tan buen Bergoglio. Es nuestro Papa.

No saben enseñar que Bergoglio no es el Papa. No saben decir que Bergoglio es un falso Papa. No pueden: han anulado, en su fe, a los profetas. Se han quedado con sus grandes inteligencias y obras humanas. Oficialmente, nadie dice que Bergoglio no es Papa; entonces, todos tienen que decir que Bergoglio es Papa. Este es el descalabro en la fe de muchos católicos y de muchos brillantes teólogos.

No se llega a la fe por el entendimiento, sino por el corazón. Un corazón abierto a la Palabra de Dios, cree en el magisterio de la Iglesia y sabe discernir cualquier cosa en ese magisterio.

No se llega a decir que Bergoglio no es Papa por la razón humana, sino por la fe. Aquel que cree, dice: Bergoglio no es Papa. Aquel que no cree, dice: Bergoglio es Papa.

Y cuando se cree que Bergoglio no es Papa, entonces se entiende lo que es Bergoglio. Pero aquel que quiere entender primero lo que es Bergoglio, acaba siempre diciendo: es el Papa.

Un corazón que no está abierto a la Palabra de Dios, no sabe creer en el magisterio de la Iglesia y acaba interpretando todo a su manera humana. Es lo que pasa a muchos tradicionalistas: se han quedado en la fe como norma suprema; pero anulan la fe como norma primera. Sólo creen en la autoridad doctrinal que enseña, pero no creen en la autoridad de Dios que revela.

Es un gran engaño lo que hay en Roma. Nadie cree que Benedicto XVI no renunció al Papado y, por tanto, sigue siendo el Papa. Esto, los grandes pensadores, los grandes analistas del Vaticano, no se lo tragan. No pueden. Están ciegos, porque han sido guiados a esa ceguera por la misma Jerarquía, que está ciega.

«Veréis ojos sin luz, y los ciegos guiarán a los ciegos» (Mensaje de Jesús y Nuestra Señora a Verónica – 21 de Noviembre, 1981).

¡Qué gran verdad!

Bergoglio: ojos sin luz; Lefebvre: ojos in luz; Burke: ojos sin luz; P. Santiago Martín: ojos sin luz…¡Cuánta Jerarquía son ojos sin luz! ¡Cuántas almas, en la Iglesia, son ojos sin luz por causa de la Jerarquía!

La gran jugada de la masonería: cegar a la Jerarquía. Automáticamente, quedan los miembros, el rebaño, ciegos para la Verdad.

Anuncios

9 comentarios

  1. Belén dice:

    Gracias Padre, pero no entiendo algo, al final, por qué considera que justamente esas personas son de ojos sin luz? Esos que justamente hoy se ven como víctimas por seguir la doctrina? Lefrevbre, Burke y el P. Sgo.Martín. Me parece que ellos son fieles. Explíqueme de ellos qué es lo que yo no sé o en qué me equivoco porque me parecen buenos, a contracorriente de lo que sería el pensamiento bergogliano. Gracias.

    • josephmaryam dice:

      No son buenos porque no enseñan a sus fieles a no seguir a Bergoglio. Este es el problema de la Iglesia: hay un impostor. Y ese impostor está robando almas a Dios dentro de la Iglesia y como Papa. Este es el problema gravísimo. Y la Jerarquía de la Iglesia está para enseñar el camino verdadero en la Iglesia, no para hacer política, para estar en un bando: no me gusta Bergoglio, pero lo tengo como Papa. Me quedo en el bando derechista, tradicionalista, pero le sigo obedeciendo como Papa.
      Este es el gravísimo error de toda la Jerarquía.

      Ahora es lo que se ve en el Vaticano: dos alas distintas, dos bandos: los herejes, los progresistas, los de Bergoglio, y los demás, los que conservan algo de fe, pero son temerosos de decir: Bergoglio no es Papa. Son ojos sin luz, no hacen caminar a las almas, dentro de la Iglesia, por el camino de la Verdad.
      Por eso, Bergoglio es el gran engaño. Ha sabido dividir la Jerarquía y nadie es capaz de oponérsele. Todo siguen e sus vidas, mientras muchas almas se pierden, por causa de Bergoglio.

  2. Alejandros dice:

    APARICIONES EN NIGERIA APROBADAS POR EL OBISPO DE LA DIÓCESIS: “OREN, OREN MUCHO POR MI SANTA IGLESIA. OREN AÚN MÁS POR MI PAPA. MUY PRONTO, MI SANTO PAPA SERÁ SACADO DE ROMA. EL HOMBRE DEL MAL LO SACARÁ, Y LUEGO SERÁ ASESINADO. OREN EL ROSARIO POR ÉL. OREN PARA QUE SE MANTENGA FIRME EN SU FE” (JESUCRISTO, 14-01-1997).

  3. Apocalipsis dice:

    Excelente información ,padre ,muchas gracias también por su tiempo empleado.

  4. Anónima dice:

    Cada vez se va destapando más la extensión y número de sacerdotes, obispos y cardenales con pensamiento masónico.
    Predicando planteamientos que niegan y cancelan la Verdad.
    Empieza a verse sin disimulo alguno aquello que profetizaron en Garabandal: sacerdotes, obispos y cardenales van camino de la perdición y arrastran a muchas almas con ellos.

  5. J.M. Nadal dice:

    Gracias una vez mas P. Joseph Maryam por la claridad y a la vez simplicidad con la que se entienden sus disertaciones, ese es el leguaje de la verdad, no aquel del modernismo, embarullado en profundidades inconexas que no entiende nadie. La teología no es complicada o al menos no debería de serlo, porque Dios no es complicado, sus enseñanzas tampoco ni la práctica de las mismas tampoco. El timo “Bergoglio” no lo quiere aceptar nadie, ni cardenales, ni obispos ni sacerdotes ni fieles, ni aún como dice Ud. presentándole en sus narices las colosales herejías y bufonadas que dice cada día.

    La Iglesia tiene que ser purificada, ahora lo entiendo cada vez mas claro: “Roma perderá la fe, y será la sede del Anticristo”, por eso será castigada con fuego caído del Cielo, con la guerra, con la sangre derramada y con la desnudez para que enseñe sus pecados a los ojos de toda la humanidad, es la “prostituta” que se ha embriagado con la sangre de sus mismos hijos. No obstante guardemos el profético mensaje del Señor, “Tu eres Pedro y sobre esta roca edificaré Mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra Ella”

  6. KAOSHISPANO dice:

    ¿Qué puede aprender un cristiano del “sándwich de jamón y queso”? El Papa responde.

    el Papa Francisco recordó las palabras del humorista Landriscina, “quien hacía ver la diferencia que hay entre colaborar y comprometerse. Todos tienen que colaborar, pero los cristianos tenemos que comprometernos. Landriscina decía: ‘La vaca cuando nos da la leche colabora para nuestra alimentación. Se da la leche y se hace el queso, y entonces hacemos un sándwich. Pero un sándwich de queso es un poco soso, entonces hay que ponerle jamón. Vamos a ver al chancho, y el chancho para hacer jamón no colabora, da la vida, se compromete’”.

    LA ULTIMA BLASFEMIA pastoraleta del apostata adorado demolitio

  7. Edgar Loera dice:

    Excelente trabajo padre, día con día Dios Nuestro Señor nos regala discernimiento utilizándolo a usted como su instrumento.

    Nunca había escuchado a un sacerdote que hablara con tanta claridad no por sus meritos sino por la gracia de Dios, que el corazón se llena de gozo y paz, me doy cuenta cuan débil y frágil soy en mi razonamiento humano, ya que he confundido la verdad por tener un corazón bloqueado a la verdad, fui tradicionalista farisaico hace ya muchos años juzgado por juzgar creyéndome conocedor de la verdad por mi orgullo, cuando realmente ni sabia porque juzgaba a los Papas solo mi entendimiento humano que mezclaba verdad con mentira obra astuta de Satanas.

    Nuestro Señor Jesucristo nos guíe por el sendero correcto!!!

  8. Peregrino dice:

    Excelente post.
    Sigo puntualmente sus publicaciones en este blog, aunque no hago nunca comentarios, me limito a obtener aprendizaje de sus comentarios.
    Hoy no puedo quedar en silencio.
    Gracias padre, Dios lo bendiga.

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: