Lumen Mariae

Inicio » aborto » El descalabro mental de Bergoglio

El descalabro mental de Bergoglio

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

10805750_1491413944479476_5371918905512812801_n

«Cuando tantas veces en mi vida como sacerdote he oído objeciones. “Pero dime, ¿por qué la Iglesia se opone al aborto, por ejemplo? ¿Es un problema religioso? “-” No, no. No es un problema religioso “-” ¿Es un problema filosófico? “-” No, no es un problema filosófico”. Es un problema científico, porque hay una vida humana, y no es lícito echar fuera una vida humana para resolver un problema. “Pero no, el pensamiento moderno…” – “Pero, mira, en el pensamiento antiguo y el pensamiento moderno, la palabra matar significa lo mismo.” Lo mismo se aplica a la eutanasia: todos sabemos que con tantos ancianos, en esta cultura del descarte, si se hace esto la eutanasia se oculta. Pero, también es el otro. Y esto es decir a Dios: “No, el final de la vida lo hago yo, como yo quiero.” El pecado en contra de Dios Creador.» (ver texto)

Sólo un hombre que desvaría en su cabeza puede decir esto: el aborto es «un problema científico, porque hay una vida humana, y no es lícito echar fuera una vida humana para resolver un problema».

Vean la locura:

a. el aborto es un problema científico, porque hay una vida humana. Entonces, la vida del hombre sólo se puede ver tras la ciencia, en lo experimental, en los datos que los científicos buscan y obran. Esto es decir, que lo que rige la vida humana es la ley de la ciencia, ley humana, ley de datos, ley de la experiencia científica.<

Nos recuerda el magisterio de la Iglesia: «la norma suprema de la vida humana es la misma ley divina, eterna, objetiva y universal mediante la cual Dios ordena, dirige y gobierna, con el designio de su sabiduría y de su amor, el mundo y los caminos de la comunidad humana. Dios hace al hombre partícipe de esta ley suya, de modo que el hombre, según ha dispuesto suavemente la Providencia divina, pueda reconocer cada vez más la verdad inmutable» (Declaración sobre la libertad religiosa Dignitatis humanae, 3).

En otras palabras, el aborto es un problema religioso, porque la vida humana se rige por una ley moral, por una norma de moralidad, no por una ley científica.

b. El aborto es un problema científico, y no es lícito echar fuera una vida humana para resolver un problema. Y nos preguntamos: ¿qué es lo lícito o lo ilícito en un problema científico si no hay ni una ética ni una moral?

El científico es el que experimenta. Y, en la experiencia, llega a unos datos. Usa o no usa esos datos; coge unos métodos u otros, con esos datos. Y así llega a una conclusión, a un fin en su estudio científico.

Entonces, los científicos producen el aborto porque están experimentando con datos: experimentan con la madre, con el feto, etc… Y llegan a una conclusión: hay que echar fuera a ese feto. ¿Qué tienen que hacer esos científicos? Tienen que corregir su experimentación. Experimentan mal, según un camino equivocado, según un método que no es. Y, entonces, ¿cuál es el camino para que el científico no eche fuera al feto? ¿cuál es el camino para no matar a un anciano?¿cómo resolver esos datos que tiene el científico para no matar al feto?¿qué hace con el dato de la madre y qué hace con el dato del feto?

¿Ven el pensamiento de este loco? No tiene lógica, Bergoglio, en su pensamiento humano. No habla con lógica, sino con el sentimiento.

Está diciendo que el científico debe decidir libremente su comportamiento sobre el feto, pero atendiendo al significado que la palabra matar tiene en la historia: «en el pensamiento antiguo y el pensamiento moderno, la palabra matar significa lo mismo»; atendiendo a ciertos comportamientos que el hombre tiene en su vida cultural o social: «todos sabemos que con tantos ancianos, en esta cultura del descarte, si se hace esto la eutanasia se oculta». Los hombres matan a los ancianos porque son desechables, no son útiles. Es decir, hay que amar al otro porque también el otro es libre para vivir. Hay que respetar la libertad del otro. Y así hacemos una cultura del encuentro: encontramos al otro en su libertad. Pero si le negamos la libertad de vivir, hacemos una cultura del descarte,

Y termina con una blasfemia: «es un pecado contra Dios creador». ¿Qué cosa es un pecado contra Dios? ¿Usar unos datos, obrar una experiencia? ¿Que el científico experimente con los datos de la madre y del hijo?¿que el científico eche fuera el dato del feto?¿que el científico no use el método apropiado para no echar fuera el dato del feto?

En esta concepción, no hay que matar al otro porque Dios al crear al hombre lo ha dejado libre. Y es un pecado contra Dios porque se quita la libertad al hombre.

Bergoglio siempre tiene este problema: no sabe unir libertad humana con la verdad inmutable. Pone la libertad del hombre por encima de la verdad.

El acto humano es aquel que procede de la voluntad libre de la persona. Bergoglio ensalza esta libertad del hombre, pero no sabe unirla al acto moral. Tiene que negar la moralidad.

El acto moral es aquel que es conforme o disconforme con una norma suprema de moralidad, que Dios da al hombre en la ley natural, en la ley divina, en la ley de la gracia, en la ley del Espíritu. Existe una Ley Eterna que todo hombre tiene que cumplir, para llegar a su fin último, que es Dios. Y, por tanto, todo hombre, en su libertad, en su dignidad humana, tiene que aceptar la verdad, la ley que Dios le manda. Los científicos, los médicos, para hacer bien su trabajo, tienen que regirse, no por la experiencia de sus datos, sino por una norma de moralidad. No sólo por una ley ética que ellos conciben con sus mentes; sino con una ley que no viene del hombre, sino de Dios.

Bergoglio no hace referencia a esta norma suprema de la moralidad, la anula: el aborto no es un problema religioso; y, por tanto, pone la libertad del hombre por encima de toda ley, aun la ética. Y, por eso, dice que el aborto no es un problema filosófico: matar al feto no se rige por una ley ética. Sólo es un problema científico: se rige por la ley de la experiencia vital. Lo que cada uno experimenta con su libertad en la vida. Tiene, cada hombre, que saber dirigir su libertad hacia el otro para no quitarle el derecho de ser libre, de ser hombre, para no hacer una cultura del descarte: «reconocen la dignidad de la persona humana como criterio de su actividad».

El criterio para el científico es la dignidad de la persona humana: su libertad; pero no la obra moral de esa persona humana, no su vida moral, no el fin último para el cual vive esa persona.

Y esto le lleva a un falso amor: «Si el juramento de Hipócrates os compromete a ser siempre servidores de la vida, el Evangelio os empuja más allá: a amarla siempre y de todos modos, sobre todo cuando requiere atención y cuidados especiales». El Evangelio no empuja al hombre a amar a todo hombre y de cualquier manera. Cristo no enseña a atender y a cuidar a los hombres. El Evangelio es la norma suprema de la moralidad. Cristo enseña una ley moral en Su Palabra. Y, cada hombre, en su libertad, tiene que aceptar o no esa ley. Hay que amar al feto y al anciano porque sus vidas son de Dios y para Dios, son para una vida moral, no porque son hombres libres, no porque tenga una dignidad humana, no porque vivan para una vida humana.

«la unidad de la Iglesia es herida no sólo por los cristianos que rechazan o falsean la verdad de la fe, sino también por aquellos que desconocen las obligaciones morales a las que los llama el Evangelio (cf. 1 Co 5, 9-13) (…) Promover y custodiar, en la unidad de la Iglesia, la fe y la vida moral es la misión confiada por Jesús a los Apóstoles (cf. Mt 28, 19-20), la cual se continúa en el ministerio de sus sucesores» (Beato Juan Pablo II – Veritatis Splendor, n. 26-27).

Bergoglio falsea el Evangelio porque anula las obligaciones morales que todo hombre tiene con su prójimo. Bergoglio no desconoce las obligaciones morales, sino que en su pecado de rebeldía contra Dios se pone por encima de la ley moral, de la ley eterna, de Dios. Y le lleva a una predicación del sentimiento, de la falsa misericordia: ama a tu prójimo porque es tu hermano, porque es un hombre libre, como tú.: «La compasión evangélica en cambio, es la que acompaña en tiempos de necesidad, o sea la del Buen Samaritano, que “ve”, “tiene compasión”, se acerca y da ayuda concreta. Vuestra misión como médicos os pone en contacto diario con muchas formas de sufrimiento. Os animo a haceros cargo como “buenos samaritanos”, cuidando especialmente de los ancianos, de los enfermos y de los discapacitados». Todo es puro sentimentalismo el de este hombre, que nace de su locura: niega el orden moral, la vida moral, la norma de moralidad.

Esto es un hombre que ha perdido el juicio totalmente. Por eso, las agencias informativas del vaticano ocultan esta parte. Sólo está en italiano. Al hacer el resumen, la agencia VIS no pone estas frases, porque sabe que son un descalabro, son un desvarío mental.

¿Qué dice un verdadero Papa sobre el aborto?

«Por tanto, con la autoridad que Cristo confirió a Pedro y a sus Sucesores, en comunión con todos los Obispos —que en varias ocasiones han condenado el aborto y que en la consulta citada anteriormente, aunque dispersos por el mundo, han concordado unánimemente sobre esta doctrina—, declaro que el aborto directo, es decir, querido como fin o como medio, es siempre un desorden moral grave, en cuanto eliminación deliberada de un ser humano inocente. Esta doctrina se fundamenta en la ley natural y en la Palabra de Dios escrita; es transmitida por la Tradición de la Iglesia y enseñada por el Magisterio ordinario y universal» (Beato Juan Pablo II -Evangelium vitae, n. 62)

El aborto es un desorden moral grave. Acto moral grave. Esto es hablar claro. Esto es tener una cabeza bien montada. Bergoglio es un auténtico loco en su pensamiento humano. No tiene cabeza.

Un acto científico no es un acto moral; un acto humano no es un acto moral; un acto natural no es un acto moral.

El acto moral es aquel que realiza un hombre bajo un fin divino, moral: se hace una obra atendiendo a una ley: natural, divina, de la gracia, del Espíritu. Se atiende a la ley Eterna. Y de acuerdo a esa ley, se actúa.

Un acto humano es aquel que se realiza sin atender a una ley Eterna, sin apoyarse en una norma de moralidad: sentarse, estar de pie, comer, etc… son actos humanos, pero no morales.

Cuando el hombre se pregunta si su acto humano lo quiere Dios o no, entonces ahí entra el acto moral.

Si el hombre no se pregunta si es la Voluntad de Dios obrar ese acto humano, entonces el hombre peca siempre, si ese acto humano es necesario para la salvación de su alma; si no es necesario, no hay pecado, pero sí puede haber imperfección.

Todo acto moral es un acto humano; pero no todo acto humano es acto moral.

Un acto científico es un acto humano: el científico usa datos para su investigación. Si esa investigación u obra trae repercusiones para su alma, entonces el científico tiene que preguntarse la norma de moralidad. Y su acto científico ya es un acto moral, ya es un acto religioso.

Allí donde hay un acto moral allí hay siempre un problema religioso, espiritual, divino.

Por tanto, el aborto es un problema religioso, porque atañe a un acto moral de la persona.

Luego, hay que enseñar al científico a usar sus datos con respecto a una norma de moralidad. Usar su libertad en la ley moral, en la verdad inmutable, universal, eterna. Hay que enseñar que matar un feto es un pecado grave. Hay que decirle que es un pecado, que es un acto moral en contra de la Voluntad de Dios, que es una ofensa contra Dios, que es una mancha del alma, que hace que el alma viva en condenación. Esto es lo que no enseña Bergoglio. Y esto es lo que enseña Juan Pablo II.

La diferencia es clarísima: a Bergoglio sólo le interesa la cultura del descarte: no hagamos una sociedad donde se deseche a los hombres. Miremos la dignidad humana, la libertad del hombre, porque toda vida la ha creado Dios. Esto es todo en este hombre. Y esto no es la Verdad.

Hay que enseñar al hombre a no matar, a no pecar, porque así lo ha mandado Dios, no a formar una sociedad justa, buena para el hombre, donde no haya desechos. Es que es imposible que el hombre no mate, no aborte. Es imposible buscar una cultura donde no haya desechos, que este es el ideal de Bergoglio: no matemos ni a los niños ni a los ancianos, porque es más bonito no matar.

Existe el pecado original, luego, necesariamente, tienen que haber abortos y eutanasia. Necesariamente. Hay que ofrecer al hombre el camino para que salve su alma. Hay que darle al científico el camino para que salve su alma en su obra médica, científica. Esto es lo que no enseña este hombre. Y nunca lo va a enseñar.

Bergoglio no da la ley moral al científico. Ésta es su locura. Si hubiera dicho: empleen métodos más justos, más éticos, en sus obras científicas, hubiera salvado, en parte, su locura. Pero es que ni siquiera el aborto es un problema filosófico. Deja al científico en su propia experimentación, en su propia libertad. Y el que experimenta no sabe cuál es el camino recto. Hay que darle una norma moral; hay que decirle las cosas claras, el camino para que su experimento sea saludable para su alma y la de los demás. Deja al científico en su misma libertad y le dice: no dañes la libertad del otro.

No hay que decir que eso es un pecado porque va en contra de Dios creador. No se dice nada con eso. ¿De qué Dios habla este hombre? ¿Del dios de los judíos o del dios del musulmán? Porque si habla del Dios del musulmán, entonces está diciendo que se puede matar al feto.

Hay que decir que eso es un pecado porque va en contra de la ley de Dios en la Creación, va a en contra de una norma suprema de moralidad. No porque existe un Dios creador. Cada uno entiende al Dios Creador de una manera. Luego, no se dice nada de nada. Se habla para quedar bien con todo el mundo.

Son muy pocos los que disciernen, en verdad, las palabras de este loco. Muy pocos.

¿Por qué muchos católicos siguen llamando Papa a un hombre que desvaría en su mente humana? ¿A un hombre que no da continuidad al magisterio de los Papas? ¿Por qué no lo ven como es: como un falsario, como un falso Papa? Bergoglio no es el Papa de la Iglesia Católico, ni es tampoco un antipapa. Bergoglio es un falso papa de una falsa iglesia que él ha levantado en Roma con su gobierno horizontal.

¿Por qué no se ve esto?

Porque la Iglesia ha quedado dividida por muchos hombres, ya de la Jerarquía, ya de los fieles, que con sus ideas prefabricadas sobre lo que debe ser la Tradición, el Magisterio, la liturgia, se atreven a formar su grupito dentro de la Iglesia para defender sus verdades. Y ahí están todos siguiendo, cada uno, su fábula, su cuento para no dormir.

Bergoglio se ha quedado solo en su obra cismática. Y viene el tiempo de la destrucción de la Iglesia con un nuevo hombre, al que todos van a seguir, porque se va a dirigir a todos esos católicos que han producido la división y que quieren encontrar al hombre ideal en sus mentes: al Papa que los una en sus desvaríos mentales. Están todos esperando un Papa salvador de este desastre. Esta es la obra del demonio en la Iglesia. Cristo ya puso su Papa: Benedicto XVI. Al hombre no le gustó, y buscó a otro: Bergoglio. Y ahora, al hombre no le gusta lo que puso y va a buscar a su papa salvador.

La Iglesia es sólo Una, pero son muchos sus destructores. Que cada cual elija el hombre para su vida espiritual, para su vida eclesial. Aquí somos claros: el Papa Benedicto XVI sigue siendo el Papa de los católicos, hasta su muerte. Lo demás, una fantasía de los hombres, un negocio en la Iglesia, un cisma en Roma.

Anuncios

18 comentarios

  1. Laodicea dice:

    Quería advertir sobre un tal Antonio Yague que se hace pasar por gran experto en Garabandal y el fin de los tiempos con su Astronomía Sagrada,…
    Sigue sacando videos en youtube donde da un montón de fechas sobre acontecimientos relacionados con el aviso, aparición del anticristo, …
    Este hombre se encumbra en su soberbia y empecinamiento y es incapaz de darse cuenta de quién es Bergoglio innominate, no sólo eso sino que lo sigue defendiendolo a capa y espada y lo pone cómo el que va a cumplir la profecía de Fátima, este hombre está guiado en su soberbia por satanás y está confundiendo a la gente, por eso tengan cuidado por los que se hacen pasar por eruditos y muy entendidos en profecías pues muchos están engañando a los fieles.
    Les dejo el enlace de su último vídeo, pero tengan cuidado y no se dejen engañar.https://www.youtube.com/watch?v=lEioV5erTOk&feature=em-subs_digest

  2. Anónima dice:

    Padre Joseph
    creo que hace una buena labor de discernimiento. Pero hay algo en que no estoy de acuerdo y debo decirlo: A Dios sí le importan nuestros problemas, llantos, quejas…
    Dios es un Padre Bueno, Él es el Bueno.
    Nos guía y conduce por el camino recto y es a la vez justo. Pero es Nuestro Padre.
    Hace un flaco favor diciendo que a Él le importan poco nuestros problemas.
    ¡Por supuesto que le importamos! Él nos ama, Él es el Amor.

    • josephmaryam dice:

      Los hombres siempre caen en la misma piedra: justificar su humanidad.
      El hombre no tiene ningún valor para Dios: al nacer en el pecado original, el hombre es un completo miserable, un demonio encarnado, que sólo sirve para ir al infierno, para condenarlo.
      Muchos no saben pensar la fe, porque están apegados a su humanidad, a su vida humana, a sus grandes ideas y obras entre los hombres.
      El hombre, en la gracia, tiene valor para Dios, porque lo humano se valora en lo divino.
      Pero el hombre tiene que ser fiel a la gracia para que pueda comprender cómo Dios ve al hombre.
      Precisamente, siendo Dios Padre, un Dios Bueno, a Dios no le importamos.
      A Dios le importa el amor de la gracia en el hombre, no la vida del hombre.
      Para eso, ha dado Su Gracia y Su Espíritu: para que el hombre deje de ser hombre. Y esto es lo que le cuesta a todo el mundo.
      Ya se creen que porque van a misa o rezan sus oraciones o se confiesan, Dios está pendiente de sus vidas humanas.
      Y a Dios no le interesa ninguna vida humana porque ha dado al hombre Su Gracia, es decir, SU VIDA DIVINA.
      El hombre, por tanto, no tiene que vivir ni para comer, ni para vestirse, ni para trabajar, ni para hacer un mundo perfecto en lo humano, ni para alcanzar conocimientos humanos, saludables, porque tiene la GRACIA.
      El hombre tiene que vivir lo divino, tiene que hacer obras divinas. Y éstas no se pueden hacer con la inteligencia humana, con la voluntad humana, con el esfuerzo humano.
      Muchos piensan así y caen en el pelagianismo.
      El hombre ya tiene, por la gracia, un fin divino en su vida humana; un objetivo divino que tiene que alcanzar mientras vive en lo humano.
      Y cada alma tiene que preguntar a Dios qué tiene que hacer, en su vida humana, para obrar este fin divino.
      Pero mucha gente es demasiado cómoda en su humanidad y acaba diciéndose a sí mismo: como Dios es Padre, como nos ama tanto, entonces nuestras vidas humanas, lo que hacemos, lo que vivimos, nuestros problemas a Dios le interesa mucho.
      Este es el error de muchas almas que no siguen el camino de la Cruz.
      El Padre amó tanto a Su Hijo que lo crucificó.
      Jesús caminó toda su vida hacia la Cruz. Y es lo que tiene que hacer todo hombre.
      Jesús no valoró su vida humana: sólo le importaba la Voluntad de Su Padre: hacer en su vida humana ese querer divino.
      Por eso, Jesús no planeó su vida humana; no estuvo pendiente de los problemas humanos.
      Cuando tenía que pagar sus impuestos, Su Padre lo resolvía.
      Cuando los hombres le perseguían, Su Padre lo resolvía.
      Pero Jesús nunca pidió a su Padre por sus problemas, porque no hace falta.
      Cuando se hace la Voluntad de Dios, no hace falta pedir por nada humano, no hay que estar pendiente de nada humana, no hay que estar llorando por los hombres, que es lo que hace hoy día todo el mundo.
      El culto al hombre es lo que vivimos: y Dios no mueve un dedo por nadie en este mundo idólatra. Ni un dedo.
      A Dios no le interesa la vida de los hombres.
      A Dios sólo le interesa que el hombre busque su Voluntad. Y cuando la obra, Dios le da lo demás.
      «Buscad primero el Reino de Dios, lo demás por añadidura»
      Desprecien su humanidad.
      No se puede seguir a Jesús si el hombre no se renuncia a sí mismo: tiene que odiar su mente, sus obras, sus problemas, sus conquistas…porque ya tiene una vida divina que debe obrar si quiere que Dios le solucione sus problemas.
      No se queden en decir que Dios nos ama tanto y por eso Dios está pendiente de nosotros. Eso es el lenguaje protestante.
      Dios nos ama y, por eso, nos hace despreciar lo humano para apreciar lo divino.
      No se puede obrar la Voluntad de Dios si el hombre no CRUCIFICA SU VOLUNTAD HUMANA.
      Aquel hombre que viva llorando por los hombres nunca hace una obra divina entre ellos. Nunca.
      Es lo que hace Bergoglio y toda su gentuza. Y muchos lo imitan.
      A nadie le interesa hacer la Voluntad de Dios. A nadie. Todos quieren pan, vestido, medicinas, placeres en sus vidas. Y así llamar a Dios un Dios bueno y amoroso.
      Si el hombre no se dedica a salvar su alma, Dios no se dedica a solucionar sus problemas materiales.
      Dios no se chupa el dedo con los hombres.
      Los hombres siempre caen en la trampa de su inteligencia humana. Y ya se creen salvos porque dan de comer al hambriento, porque resuelven problemas de los hombres.
      La humanidad ha perdido el camino del amor de Dios: quiere un Dios como lo piensa en su cabeza, como lo siente en sus afectos.
      Pero no quiere el Dios real: el que crucifica la vida de los hombres, el que hace sufrir a los hombres. Este Dios no le interesa al hombre.

    • kaoshispano dice:

      ya entiende mejor su argumento, por donde va.

      Pero leamos p.e.. “He venido para que tengan vida, y vida en abundancia”

      mientras estemos aca siempre tendremos sufrires y problemas, y buscaremos que Dios nos ilumine, ayude, en ellos.

      ….lo mejor es ser padre del desierto, claro, pero hay alguno hoy?

  3. Carlos Gay dice:

    muchas gracias Padre Joseph, por su respuesta, su conocimiento y sabiduria nos ayuda a todos a comprender mejor las mentiras disfrazadas de verdad que el impostor Bergoglio habla dia con dia, que Dios lo bendiga.

  4. Laodicea dice:

    Nueva intervención de bergoglio innominate: El Papa Francisco consideró que es imprescindible “ayudar a los más pobres sin convertir la ayuda en limosna”.

    Ya la limosna y todo su significado se la carga este fulano de un puntapié y viva el comunismo.
    Por cierto aquí es España todo el mundo está entusiasmado con el nuevo partido “podemos” de un comunismo descarado y marxistaleninista a más no poder, las encuestas ya le dan la posibilidad de que pueda llegar a gobernar, si gana este partido será el gran castigo que viene sobre España y que Dios nos pille confesados y nunca mejor dicho pues se van a cargar todo lo que les huela a cristiano.

    http://actualidad.rt.com/ultima_hora/view/147706-papa-francisco-luchar-hambre

  5. Carlos Gay dice:

    Padre acaso Bergoglio se burla de los que oran con el corazon? dice que la santidad es mucho mas que cerrar los ojos y poner caras”, me parece que este payaso no sabe lo que es la santidad, pues a el solo le interesa hablar a las masas, y con su verborrea barata apartarlos del camino hacia esa santidad, Padre si me equivoco corrigame pero para mi santidad seria en primer lugar hacer la voluntad de Dios, sobre la nuestra aunque eso implique penas , dolor y sufrimiento, y Bergoglio dice lo contario:dice que Cuando el Señor nos invita a convertirnos en santos, no nos llama a cualquier cosa pesada, triste… ¡Todo lo contrario, entonces que cada uno de nosotros renuncie a su cruz,y a su sacrificio. y todos vivamos felices y contentos !Dios le bendiga Padre. http://www.aleteia.org/es/religion/articulo/papa-francisco-la-santidad-es-mucho-mas-que-cerrar-los-ojos-y-poner-caras-5882205771399168

    • josephmaryam dice:

      Para Bergoglio, el hecho religioso es la experiencia por la que uno se siente satisfecho en su vida, en sus deseos, en sus impulsos, en lo que siente o no siente.
      Por tanto, para este payaso, la santidad no es hacer la Voluntad de Dios, que es crucificar la propia voluntad humana, que es sufrir, someterse a unas leyes eternas, sino hacer lo que uno le da la gana. Y, sobre todo, hacer que los demás estén contentos con lo que se dice y se obra.
      Bergoglio no predica para convertir al alma, para que la mente del hombre se despierte de su sopor; sino que predica lo que el hombre quiere escuchar, obra lo que el hombre quiere ver, da al hombre lo que el hombre busca con su inteligencia y con su voluntad humanas.
      Nunca este idiota da al hombre la Voluntad de Dios, porque huye de la Cruz.
      La Voluntad de Dios es siempre una Cruz para el hombre.
      El Padre amó a Su Hijo y le dio una Cruz, en donde el Hijo se crucificó sólo porque así lo quería Su Padre.
      Dios da a todo hombre, cuando lo ama, una cruz. Y el hombre tiene que aceptarla si quiere hacer la Voluntad de Dios en su vida
      Y aceptar la Cruz es rechazar todo lo demás que impida esa aceptación.

  6. Maria dice:

    El año pasado Bergoglio puso el delito por encima del pecado…o sea la justicia humana sobre la ofensa a Dios….es que había dinero de por medio…y eso para bergoglio humilde es sagrado.

  7. Maria dice:

    Que Dios lo reprenda y le tape pronto esa boca blasfema

    • josephmaryam dice:

      Bergoglio se ha vuelto loco porque no sabe discernir entre acto humano y acto moral. Y, entonces, todo vale.
      Quéjate ante Dios de tus problemas que eso es humano.
      ¿Dónde queda lo moral? No existe.
      No se vive para quejarse de los problemas que uno tenga ante Dios.
      Se vive para hacer la Voluntad de Dios. Y, entonces, cuando el alma no comprende esa Voluntad y sabe que ha obrado correctamente ante Dios, sin pecado alguno, puede exclamar ante Dios: «Maldito el día que naci».
      Es una exclamación, no es una queja, no es una amargura.
      A Dios le interesa muy pocos tus problemas, tus quejas, tus lloros, tus lágrimas, tus sentimientos, si te levantaste con el pie izquierdo o el derecho…
      A Dios sólo le interesa la humildad de corazón. Y el humilde sabe lamentarse de su vida sin pecar.
      Bergoglio enseña a pecar porque no existe el pecado, sólo los actos humanos: eres libre para quejarte. Quéjate ante Dios. Qué bueno que es eso.
      Así habla un maldito en la Iglesia y ¡cuántos le besan el trasero!
      ¡Cuántos se someten a su inteligencia loca!
      Es un demente. Y nadie se atreve a decirlo, por el respeto humano a un loco.

  8. Maria dice:

    El aborto es matar a un ser humano inocente…los métodos que se usan son terribles…la ciencia sabe perfectamente que hay vida que hay un ser humano…y aún aún ese feto o quizás antes ese embrión aún no sufriera igual muere….hay un alma que no pudo venir a la tierra a cumplir su misión…y ahí esta el horror del aborto….
    El ser humano se pone por encima de Dios….ese es el horror….
    A veces leo o he leído como ciertas páginas “católicas” tratan con una liviandad peligrosisima el aborto…con sus extenúantes doble mensajes….
    Sacerdotes que livianamente …repito….livianamente dicen que todos esos niños abortados van al cielo…..se esta invitando a seguir abortando con esa lógica….o sea el padre madre médico asesinos no matan sino que envían al cielo….y Cristo? Y la Cruz?????
    Pocas personas hablan del aborto teológicamente….
    Y por sí fuera poco….las profanaciones en iglesias católicas a favor del aborto son la respuesta despreciable pero respuesta al fin de que se trata de un asunto religioso y católico….
    Las cosas por su nombre.
    No matarás.

  9. Vania dice:

    Realmente muy cierto el Papa Benedikto XVI s el unico y verdadero y Bergoglio el usurpador mas claro no puede ser y verse cada movida que hace en el Vaticano despojando a todos los que se oponen a sus mentiras, realmente una pena lo que se ve en estos dias. ahora me gustaria hacer un llamado a los catolicos que somos en la biblia dice si ves que te predican y te dicen o te ensenan cosas que no se ajusta a la verdad que nos enseno jesucristo que son nuestras doctrinas, No lo sigan por que nos perderemos y seremos conducidos al infierno, ahora estamos viendo y viviendo a la antesala de la segunda venida de nuestro amado Senor Jesuscristo y lo que vemos es claro, no perdamos la fe y esperanza sabemos que habra un Sacerdote que nos guiara en este ultimo tramo y le hara frente a Bergoglio estamos esperando y orando por esa valentia y claro esta que debemos unirnos en esta travesia.

  10. Elias dice:

    Si un pastor de almas (dentro del orden sacerdotal) por ejemplo, no sigue las normas de la Santa Madre Iglesia respecto a como celebrar la liturgia del Jueves Santo y hace lo que a él le parece mejor, ¿no está enseñando a la grey a él confiada a desobedecer y el relativismo moral?

  11. kaoshispano dice:

    los que dirigen la Iglesia, y la han llevado a este abismo, con el CVII de gran encuentro desencandenante, ha sido el Clero, en este caso ya activo el Clero Demoledor; que ha sido el que FATALMENTE lo enfocó y lo puso en práctica.

    SI EL PAPA SALVADOR es ya el falso profeta, del mismo Anticristo, PUES SE IRA VIENDO, …para el que lo discierna en el E.S., no en el tinglado de hombres y falsos cristos y anticristos.

  12. Nacho Alday dice:

    Excelente !

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: