Lumen Mariae

Inicio » falso » En la Iglesia no se busca la unión con el Papa, sino la Verdad en el Papa

En la Iglesia no se busca la unión con el Papa, sino la Verdad en el Papa

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

iglesiaecumenica2

«La situación es gravísima y no soy yo el primero en advertir que, desgraciadamente, estamos frente al peligro de un gran cisma. Exactamente lo que el Señor y su Santísima Madre nos han prevenido en apariciones reconocidas y aprobadas por la autoridad de la Iglesia» (ver texto).

Palabras sabias de un Obispo que lleva su cruz en su ministerio. Un Obispo que todavía da su obediencia a un impostor, pero que es claro en su razonamiento:

1. Situación gravísima;

2. Estamos frente a un gran cisma;

3. Ha sido la Virgen la que en sus apariciones ha revelado a la Iglesia este gran cisma en el pasado.

Estas palabras no son propias de la Jerarquía de la Iglesia, sino de un alma que cree, a pesar de ver el mal dentro de toda la Jerarquía.

La Jerarquía de la Iglesia se ha hecho masa y ya no tiene la libertad de declarar la verdad. Tiene miedo de dar testimonio de la Verdad, que es siempre Cristo, la Mente de Cristo, porque es necesario oponerse a la mente de los hombres: del Papa, de los cardenales, de los Obispos, de los sacerdotes. Y esto es difícil en la Iglesia. Muy difícil, porque toda la Jerarquía acaba cometiendo el mismo pecado de los fariseos: se apoyan en sus leyes para guiar la Iglesia, que es apoyarse en sus mentes humanas, en sus lenguajes humanos, pero no en la Verdad sencilla y clara de la Mente de Cristo. Ya no van a la ley de la gracia, sino que la tumban con todos sus legalismos y formas teológicas.

Existe este miedo. Y es sólo por una razón, que es falsa: la obediencia a un hombre. Nadie ha comprendido lo que es la Obediencia a la Jerarquía de la Iglesia. Ni siquiera los mismos jerarcas de la Iglesia.

Cristo ha puesto Su Iglesia en la persona de Pedro: no en su fe, no en su mente humana, no en sus obras humanas, no en su vida humana.

Este es el Misterio de la Iglesia: fundada en la persona de Pedro. En la persona humana de Pedro.

Jesús pone la Verdad de Su Iglesia sobre un hombre; porque Él tiene que ser Cabeza, pero desde el Cielo, no en la tierra.

Aquí en la tierra necesita a un hombre. Y Jesús elige a esa persona que va a llevar, en sus hombros, la carga de toda la Iglesia, que es una carga espiritual, nunca humana, ni natural, ni material.

«Tú eres Pedro, y sobre esta piedra, edificaré Mi Iglesia» (Mt 16,18).

1. Jesús, de forma inmediata, hace la promesa a la persona misma de Pedro, sin ningún intermediario: ni los Apóstoles, ni la Iglesia, ni los Santos, ni los Profetas: «Tú eres Pedro» (v. 18a).

2. Y esto lo da el Señor por las palabras del mismo Pedro: «Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios vivo» (v. 16)

3. Palabras de Pedro, que no son de él, sino reveladas por Dios: «Bienaventurado eres, Simón Bar Joná… porque te lo ha revelado Mi Padre». (Mt 16, 17a)

Jesús edifica Su Iglesia en la Revelación del Padre a Pedro, porque la Iglesia es Divina. No nace de una fe humana, ni de una idea humana, ni de un sentir social o político: «no es la carne ni la sangre quien eso te ha revelado» (v. 17b).

La Iglesia es una Obra Divina. Y es necesario que el Padre revele esa Obra a una persona humana para poder comenzar su Iglesia en la tierra: «sino Mi Padre, que está en los Cielos» (v. 17c)

El Padre revela a Pedro, que Jesús es Su Hijo, el Mesías, el que los judíos estaban esperando. Le revela dos cosas:

a. ser el Mesías;

b. ser el Hijo del Padre.

Una cosa no lleva a la otra. Los judíos sólo esperaban al Mesías, pero no sabían que éste era el Hijo del Padre. Este último dato es por Revelación Divina al hombre. Y esto se produce aquí en el momento en que Jesús da a Pedro la promesa de la Iglesia.

Este dato sólo es conocido por Pedro, no por Sus Apóstoles. Ningún discípulo dice lo de Pedro, porque sólo el Padre se ha revelado a Pedro: «¿Quién dice los hombres que es el Hijo del Hombre?» Unos, que Juan el Bautista; otros que Elías; otro que Jeremías u otro de los profetas» (v. 13c).

La Iglesia comienza en una Revelación Divina a Pedro, que es Su Cabeza Visible.

Y comienza cuando Pedro revela que Jesús, no es sólo el Mesías, sino el mismo Dios, el Hijo del Dios vivo. Porque quien obra la Iglesia es Jesús, que no es sólo un hombre, sino que es Dios en el hombre. Las obras divinas las hace el mismo Dios.

La obra divina de la Iglesia la hace el mismo Jesús, que es Dios. No la hace un hombre. Y Jesús pone esa obra divina, Su Iglesia, sobre los hombros de una persona humana, Pedro.

Y esto significa una sola cosa: que el Papa legítimo es siempre infalible en la Iglesia.

Esto es muy importante de entender para ver que nadie en la Iglesia puede nunca poner un Papa ilegítimo. Si alguien lo pone es siempre haciendo daño al Papa legítimo (= esos son todos los antipapas, eso es Bergoglio, que para alcanzar el Trono anuló al Papa legítimo).

Jesús nunca puede poner la Iglesia en un hombre que sea falible, que lleve a la Iglesia hacia la ruina, hacia el cisma, hacia la apostasía de la fe. Nunca.

Jesús pone la Iglesia en un hombre pecador, pero no falible. Un hombre que dice la Verdad: «Tú eres el Hijo de Dios». Sobre esa Verdad Revelada por el Padre y aceptada por Pedro, Jesús levanta Su Iglesia.

Cuando Jesús elige a Pedro está diciendo que sobre él está toda la fuerza de Dios para que la Iglesia no se desvíe de su camino. Que en Pedro está toda la sabiduría divina para combatir cualquier error. Que en Pedro están todas las gracias para llevar a las almas, que forman el Cuerpo Místico de Cristo, hacia la salvación y la santidad.

Este es el don de la infalibilidad, que actúa a pesar de que Pedro sea pecador.

Jesús pone Su Iglesia sobre la persona de Pedro y le da todo lo que necesita para obrar lo que Dios quiere en Ella: «Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos» (v. 19).

Por tanto, en la Iglesia la obediencia es siempre a la Verdad.

Pedro obedece la Verdad recibida del Padre y Jesús le da la gracia del Papado.

Todo fiel en la Iglesia tiene que obedecer la Verdad que todo Papa legítimo da a la Iglesia. Porque el Papa legítimo es la Voz de Cristo, el Vicario de Cristo, otro Cristo en la tierra. Y obedeciendo esa Verdad, los fieles reciben una gracia divina.

Cuando un Papa legítimo habla, siempre da la verdad. Siempre. Esto es el dogma del Papado.

Por consiguiente, estamos en la Iglesia para buscar la Verdad, no para buscar la unidad con el Papa o la Jerarquía. Sólo el que busca la Verdad encuentra la unidad, produce la unidad, la obra. Pero quien se empeña en buscar la unidad, no puede encontrar nunca la verdad.

Todos aquellos que dicen que Bergoglio es Papa se equivocan por una cosa: quieren buscar la unidad con la cabeza, pero han dejado de buscar la verdad en la cabeza. Este es el error de mucha Jerarquía y de muchos fieles en la Iglesia.

En la Iglesia no estamos para unirnos al Papa, sino para obedecer -en Él- la Verdad que le revela Jesús, que es la Cabeza de la Iglesia. Este es el sentido de la obediencia al Papa.

Se obedece al Papa legítimo porque nos da la Verdad, que es Cristo.

No se puede obedecer a un hombre que da un lenguaje humano, pero carente de la Verdad, como es Bergoglio. No se le puede obedecer, porque en la boca de Bergoglio no está la Verdad. Jesús no le revela su Mente. Y, por tanto, lo que dice ese hombre es de su cosecha: de su mente humana.

Aquella Jerarquía de la Iglesia que no dé la Mente de Cristo, no es posible hacer unión con Ella. No hay sometimiento a Ella. Es imposible unir verdad y mentira. Es imposible unir mentira con mentira. Sólo la unión se hace en la verdad: verdad con verdad.

En la Iglesia no tienen que buscar la unión con sus sacerdotes u Obispos u Cardenales. En la Iglesia tienen que buscar la verdad en sus sacerdotes, etc… Y si no me dan la Verdad, hay que decirles: ahí os quedáis: no sois otros Cristos.

Esto cuesta entenderlo a todos.

La Iglesia no es la unión de fieles: es el Cuerpo Místico de Cristo. Cada alma se une místicamente a Cristo. Y sólo es posible esa unión cuando el alma acepta de Cristo, como lo hizo San Pedro, la Verdad Revelada, el dogma.

Toda aquella Jerarquía que se sale del dogma, ya no está unida a Cristo, por más que se vistan como sacerdotes, por más que prediquen desde el púlpito, por más que digan que Bergoglio es el Papa y que sigo creyendo que la Iglesia fundada por Jesucristo sobre el cimiento de los Apóstoles es la verdadera y que los poderes del infierno no prevalecerán contra ella.

Esto es lo que la gente dice, y gente que pertenece a la Jerarquía de la Iglesia. Y dicen esto por la falsa obediencia: hay que hacer unión con el Papa. Esta es la falsa obediencia.

La obediencia en la Iglesia funciona cuando el Papa da la Verdad. Como hay que obedecer a la Verdad, entonces se hace la unión de todos en esa Verdad, que el Papa enseña. Todos unidos en el dogma. Fuera del dogma no es posible la unión, la unidad.

Pero la obediencia en la Iglesia no funciona cuando un hombre no da la verdad: “Dios no existe”, “Jesús no es un Espíritu”, ”el pecado no es una mancha en el alma”… ¿Quién puede obedecer eso? Nadie. Entonces, por lógica humana, por dos dedos de frente, hay que cuestionar las palabras de Bergoglio. Y no unirse a él, porque no da la Verdad.

Si no da la Verdad, no se puede obedecer a la mentira que dice, ni a su mente. Porque si se obedece, automáticamente, se está en pecado mortal.

En la Iglesia no se obedece a la mentira, a un hombre que da la mentira. No es posible.

En la Iglesia no se puede buscar la unidad con un hombre que da la mentira. No es posible.

Porque quien da la mentira, divide, no une. Sólo el que da la Verdad produce la unión.

Esto es lo que mucha gente no tiene claro en la Iglesia: la obediencia.

¿Qué es obedecer a Pedro? ¿Qué es obedecer a la Jerarquía?

Jesús ha puesto Su Pedro para edificar Su Iglesia: «sobre esta piedra» (v. 18b): sobre la sucesión de Pedro: «edificaré Mi Iglesia» (v. 18c). Cada Sucesor de Pedro da la verdad, que es Cristo. Ninguno da la mentira, porque la Iglesia sólo se edifica en la Verdad; en Cristo, que es la Verdad.

Cuando un Papa legítimo está sentado en la Silla de Pedro, entonces la Iglesia no puede temer nada. Porque ese Sucesor de Pedro va a dar siempre la Verdad, a pesar de todo lo demás. A pesar de toda la crisis que hemos visto en 50 años, ha habido un Papa legítimo que ha sostenido la Iglesia en la Verdad, en el dogma. Ha enseñado la Verdad, ha guiado en la Verdad, ha dado los instrumentos a las almas para que puedan salvarse y santificarse, que es la ley suprema de la Iglesia.

Por eso, no se puede cuestionar a ningún Papa legítimo, a pesar del pecado que pueda verse en algunos de ellos. A pesar de ese pecado, han sido infalibles, que es donde la Iglesia se levanta: en la infalibilidad de la Verdad Revelada a Pedro: «Tu eres el Hijo de Dios»: Tú eres la Verdad.

Pero cuando un falso Papa se sienta sobre la Silla de Pedro, entonces la Iglesia tiene que temer, porque ese falso Papa no es custodio de la verdad, no la defiende, no une en la Verdad.

¿Acaso Bergoglio une en la verdad diciendo mentiras? ¿Es posible eso? No es posible. Entonces ¿por qué le llaman Papa? ¿Para no crear división en la Iglesia? ¿Pero no se dan cuenta de que el mismo Bergoglio, con sus mentiras, ya está creando la división, el cisma? ¿Cómo es que no tienen inteligencia para ver esto tanta Jerarquía, que sólo dice esto: sigo obedeciendo a Bergoglio para no dividir más la Iglesia? Con esto la Jerarquía de la Iglesia se llena la boca. Gente sin discernimiento, que sólo está en la Iglesia para hacer unidad con un hereje.

¿Qué hacen en el Sínodo? Buscan la unidad con ese hombre, pero no buscan la Verdad.

¿Qué ha hecho ese hereje en el Sínodo? Quitar el latín.¿Quitar el latín es una verdad o una mentira en la Iglesia?

Que manda la Iglesia:

«Dado que toda la Iglesia tiene que depender de la Iglesia Romana y que los Sumos Pontífices tienen verdadera potestad episcopal, ordinaria e inmediata, no solamente sobre todas y cada una de las iglesias, sino también sobre todos y cada uno de los Pastores y fieles de todos los ritos, pueblos y lenguas, resulta como consecuencia que el instrumento de mutua comunicación debe ser universal y uniforme sobre todo entre la Santa Sede y las diferentes Iglesias del mismo rito latino.

Por lo tanto, los Romanos Pontífices cuando quieren instruir a los pueblos católicos, lo mismo que los Ministerios de la Curia Romana en la resolución de asuntos y en la redacción de decretos que afectan a toda la comunidad de los fieles, usan siempre la lengua latina, por ser ésta aceptada y grata a todos los pueblos como voz de la madre común» (Juan XXIII – Constitución Apostólica Veterum Sapientia: “Renacimiento, estudio y uso del latín” (1962)).

Juan Pablo II, Benedicto XVI siguieron lo que este Papa mandó en la Iglesia, porque ellos son los continuadores del Espíritu de Pedro, son los Sucesores legítimos de Pedro. Y nunca un Papa legítimo anula la obra de otro Papa legítimo. La concluye, la perfecciona, pero no la anula. La sigue. Sigue el latín y punto.

¿Qué ha hecho Bergoglio? ¿Ha continuado con la obra de los otros Papas? No. ¿Y por qué no? Porque no tiene el Espíritu de Pedro, no es el Sucesor de Pedro, no es el Papa de la Iglesia Católica, no puede dar la Verdad a la Iglesia. La Verdad, que es la Mente de Cristo. Da, en cambio, sus verdades, sus ideas locas a todo el mundo.

Bergoglio prepara el camino para el Anticristo: «El, el Anticristo, hablará muchos idiomas, pero ni una sola palabra de Latín provendrá de sus labios» (MDM – 9 de diciembre del 2013). Bergoglio no sabe ni una palabra del latín.

¿Y qué quieren hacer en el Sínodo, como primera cosa? ¿Qué discutieron los Obispos lo primero? ¿Cuál fue el primer punto clave que hablaron esos Obispos?

La comunicación del lenguaje humano: ya no dan la verdad, sino su lenguaje. Cómo hacer más atractiva la doctrina sin condenar a nadie.

El lenguaje humano es el cisma en la Iglesia.

“Hay que estar unidos a Bergoglio porque es el Papa”: este es el lenguaje humano que crea cisma, división en toda la Iglesia.

¿Cómo me puedo unir a un mentiroso, a un loco, a un hereje, a uno que dice que «el diablo jamás deja de tentarnos porque tiene paciencia»? (ver texto). No lo entendemos. No podemos aceptar este lenguaje.

Un Papa verdadero dice que el demonio no deja de tentarnos porque tiene malicia, porque es matador de hombres, porque su obra es destruir al hombre.

Pero un Papa legítimo nunca pone la virtud de la paciencia en el demonio. Nunca. El demonio no tiene paciencia. El demonio no es virtuoso. El demonio no espera por una virtud, sino por un vicio, por un mal, por un pecado.

Un falso Papa predica como lo hace Bergoglio, porque no tiene el don de la infalibilidad. Sólo dice lo que hay en su mente humana, que es siempre mentiroso, porque todo hombre es mentiroso por naturaleza. Nace así porque nace en el pecado original, nace en la mentira de su vida. Nace sin la Gracia, que es cómo Dios creó al hombre: lo creó naturalmente en Gracia.

¿Cómo podemos buscar la unidad con un hombre así que ha perdido el juicio, que no sabe hablar, que no indica el camino de la salvación ni de la santificación a las almas?

¡Por favor, tengan dos dedos de frente cuando se trata de obedecer a un hombre!

En la Iglesia nunca se da la obediencia a la mente del hombre: así sea Papa, sacerdote, Obispo, Cardenal. Se da la obediencia a la verdad, a la Mente de Cristo, que la Jerarquía tiene que dar.

Y, por eso, toda la Jerarquía tiene el deber y la obligación de dar la misma Mente de Cristo. Y si no trabajan en eso, si se reúnen, como es en este Sínodo, para dar sus lenguajes humanos, entonces no se hace unión con ellos. No es posible. Porque en ese lenguaje humano, no aparece la sencilla Verdad.

No puede aparecer.

No se resuelven los problemas espirituales con la ley de la gradualidad, como quieren en el Sínodo, sino con la ley de la gracia, que es lo que la Iglesia ha enseñado siempre. La ley de la gradualidad no existe en la norma de moralidad, Es un invento de la Jerarquía modernista que ha introducido ese lenguaje humano para anular la verdad de la ley moral, para anular la moralidad. Sólo hay gradualidad, no moralidad.

«Sepan que solo la Verdad es aceptable a Dios. Los intentos de apaciguarlo caerán en oídos sordos. Dios nunca aceptará mentiras. Nada, no importa cuán bien estas hayan sido disfrazadas y redactadas en un lenguaje hermoso, que promueve nuevos conceptos en el Cristianismo, y la aceptación y la tolerancia del pecado, será aceptado a los Ojos del Dios que Todo lo Ve. El nunca aceptará nuevas leyes, que minimizan los Sacramentos, trasmitidos por Mí, Jesucristo, el Salvador del Mundo» (MDM – 15 de febrero del 2013)

Sólo la Verdad es agradable a Dios, no el lenguaje humano carente de la verdad.

Sólo el que es de Cristo puede dar la Verdad. Sólo el que está unido a Cristo por la Gracia, el que es fiel a la Gracia, es el que testimonia, con sus palabras y con su vida, la Verdad.

Pero aquel que no es fiel a la Gracia, sino que es sólo fiel a su lenguaje humano: “vamos a unirnos al Papa de turno para ser Iglesia”; ése acaba en lo más profundo del infierno. Porque en la Iglesia no se busca la unión con el Papa, sino la verdad en el Papa.

«Las mentiras, que ya han comenzado, son formuladas en un lenguaje de apariencia humilde, pero disfrazan las más grandes mentiras contra la Verdadera doctrina de la Iglesia. Conózcanlas por lo que son: enviadas para engatusarlos a ustedes a cometer pecado» (MDM – 23 de junio del 2013)

Anuncios

31 comentarios

  1. Apocalipsis dice:

    Ya entiendo padre , muchísmas gracias por su tiempo .Este blog es para mí un bálsamo ante tanta confusión, desde luego ustedes estan haciendo una gran labor ,que Dios les siga bendiciendo .

  2. josephmaryam dice:

    Este es su error: «la ruptura doctrinal y litúrgica operada por el CV II y sus subsiguientes reformas». De este error, le nace su falsa argumentación.
    No hay que leer documentos, hay que ponerse en la Verdad:
    El CVII no rompe ni doctrinal ni litúrgicamente con la Iglesia, con Su Magisterio de siempre.
    Esto es lo que usted no defiende.
    Y esto es lo que defendemos.
    Quien ha roto, doctrinal y litúrgicamente, con la Iglesia ha sido la misma Jerarquía que no ha obedecido al Papa legítimo, que no ha obedecido al Concilio Vaticano II, sino que lo ha malinterpretado.
    Este es el punto que ustedes no admiten.
    No salvan al Papa legítimo, no salvan el Concilio y meten a todos en sus argumentos.
    Déjense de palabritas teológicas.
    Vayan al grano: si todos los Papas son herejes: no hay Iglesia.
    Esto es el dogma del Papado.
    Lo demás: sus argumentos que son necios.
    No se puede dar un Concilio que rompa la doctrina.
    A ver si esto se les mete en la cabeza.
    Y no se puede dar porque hay un Papa legítimo, que no es herético, no puede serlo.
    Si se da un Concilio herético es que ese Papa no es legítimo, sino falso.
    Por tanto, déjense de documentos. Y si no quiere ponerse en la Verdad, no se ponga, pero es peor para su alma.
    El Concilio Vaticano II traerá a la Iglesia una nueva primavera: la que quiere Cristo para Su Iglesia.
    Esto es lo que no les entra en la cabeza, porque han anulado la Verdad en la Iglesia.
    La verdad en la Iglesia la da un Papa legítimo, no ustedes con sus documentos. No ningún teólogo.
    Nadie en la Iglesia posee la Verdad: sólo Su Cabeza legítima.
    Este es el dogma del Papado, que a ustedes no les interesa para nada. No quieren profundizar en este dogma, y se dedican a romper la Iglesia con sus documentos.
    Les repito: déjense de documentos. Vayan a la Verdad, que todo Papa legítimo da en la Iglesia.
    Si no hacen esto, están perdidos, porque no sabrán oponerse al Usurpador, que como un lazo, tiene a todos con la boca abierta.
    Todo aquel que diga que el Concilio Vaticano II es herético pero que, sin embargo, la Iglesia prosigue, no se ha destruido: es del demonio.
    No dé usted doctrina del demonio.
    Si usted es consecuente con su teoría, entonces la Iglesia no existe. Y déjese de cortar un pelo con su mente humana.
    Teniendo un Papa legítimo en la Iglesia, la doctrina es siempre legítima en Ella. Siempre.
    El mal lo hacen los otros.
    El mal lo hacen ustedes, porque no defienden el Concilio Vaticano II, que es defender al Papa.
    Es muy fácil cogerse la teología y hacer nuestros análisis teológicos de la situación de la Iglesia.
    Eso es cómodo.
    Difícil es dar testimonio de Cristo.
    Difícil es creer en Cristo.
    Difícil es tener a un Papa como legítimo cuando se ve el desastre en la Iglesia.
    Difícil es ser Iglesia, en medio de los demonios que tenemos por Jerarquía.
    Fácil es criticar lo que no me gusta, lo que no entiendo y fabricarme mi iglesia, mi teología, mi ideal de Cristo, mi ideal del Concilio.
    No digan más tonterías.
    ¿Para qué usted lee este Blog si sigue en su idea herética?
    Viva su herejía como quiera. Viva su idea de la iglesia como quiera.
    Pero no venga a enseñar una falsedad.
    Deje que los sedevacantistas piensen lo que les da la gana.
    A nosotros no nos importa esos documentos. Ni hace falta leerlos para comprender la mentira que hay en cada una de esas palabras.
    O se ponen en la Verdad pura. Y cuesta ponerse, porque hay muchas cosas que no se comprenden en la Iglesia, o se dedican a lo que hacen: destruir más la Iglesia con sus teologías y filosofías.
    Tener el Concilio Vaticano II como bueno no hace daño al alma unida a Cristo.
    En mis años de sacerdocio, no me ha hecho daño ese Concilio.
    ¿Cómo a ustedes sí? ¿Cómo ustedes no ven la verdad de ese Concilio?
    Yo he seguido ese Concilio y no me ha desviado del camino de la Verdad, porque he puesto ese Concilio donde hay que ponerlo, en el sitio teológico que tiene que estar. Y una vez puesto en ese sitio, se sacan los frutos para la vida espiritual, que ustedes niegan.
    Yo he comprobado la validez de ese Concilio en mi vida sacerdotal. No tengo que leer documentos para saber que ese Concilio vale para vivir la vida de la Iglesia como lo quiere Cristo.
    Pero es necesario saber estar en la Iglesia de la mano del Espíritu, no de la mano de nuestra mente humana, que es su error y la de tantos.
    Tengan dos dedos de frente.
    Sepan lo que es la Iglesia, no con documentos, sino con la vida misma.
    Y la vida misma, puesta en la manos de Cristo, hace obedecer a un Papa legitimo, a pesar de todo lo demás.
    Y la vida misma, llevada por el Espíritu de Cristo, sabe discernir cada palabra de los documentos del Concilio.
    La vida misma, hecha una obra divina, pone a todo el mundo en el sitio que le corresponde en la Iglesia y se queda sólo con una cosa: Cristo. Lo demás, no interesa en la Iglesia.
    Es Cristo quien conduce su Papa en un Concilio que estaba lleno de Jerarquía modernista. Y Cristo sacó el Concilio a flote. Y Cristo no permitió que ese Concilio fuera herético.
    Fue Cristo en Su Papa. Y esto, si usted no lo defiende, es señal de que no pertenece a Cristo, sino a su idea de Cristo, a su concepto de lo que tiene que ser una Iglesia, un Concilio, unos decretos.
    Déjense de sus ideas maravillosas, de sus documentos, para ver la Iglesia, para discernir los Tiempos.
    Y es mejor que siga su vida, pero que no sea fariseo en este blog.
    En este blog se da la verdad que nadie da ni quiere dar.
    Este blog no es como los demás.
    Por eso, poco nos interesan los otros blogs. Hay tantos que hablan de muchas cosas y ninguna de ellas es verdadera.
    La Iglesia remanente es la que permanece en toda la Verdad.
    Y el Concilio Vaticano II pertenece a toda la Verdad. No se puede quitar porque su mente no lo entienda. Si no lo entiende, entonces ponga su cabeza en el suelo, deseche todos esos documentos, y pida al Señor luz. Porque si no hace eso, va perdido por este camino, tan oscuro que la Iglesia pasa ahora.
    Todo es oscuridad en la Iglesia porque se ha ocultado a Cristo. Y de muchas maneras. E incluso por los católicos fervorosos, o que se llaman fervorosos, porque van a misa diaria y rezan el rosario y no se cuántas cosas más hacen en la Iglesia.
    Cristo, siendo luz, ya no ilumina Su Iglesia. No puede porque han quitado al Papa que Él ha puesto.
    Y, por eso, todos se dedican a dar sus luces. Y nadie puede dar la luz de Cristo.
    Por eso, es necesario, en este tiempo, permanecer en toda la Verdad y no cambiar nada, ni a derecha ni a izquierda. Porque todos se han puesto de acuerdo para destruir la Iglesia. TODOS: los buenos y los malos.
    Y ay de aquel que no tenga la Verdad como es en su corazón. Se va a perder en esta oscuridad que existe por todas partes.

  3. Apocalipsis dice:

    Padre, disculpe de nuevo , no se si entendí bien , “ unirse a la intención del sacerdote “quiere usted decir que si en la consagración el sacerdote dijera ” por el papa Francísco ,por el obispo.”..etc y nosotros estuviéramos de acuerdo con SUS PALABRAS , ahí estaríamos pecando ¿ cierto ?

    En cambio esa postura pecaminosa del sacerdote no tiene importancia siempre que NO OPINEMOS igual que él en su apoyo a Bergoglio ,ya que la misa sigue siendo válida a pesar de sus errores ,¿cierto ?

    Sin embargo ,el blog que dije ,prohibe en toda circunstancia asistir a misa,porque dicen que asistir a ellas nos hacemos partícipes de los pecados de Bergoglio , así de tajante. Se trata de un sacerdote que está a favor del Papa Benedicto XVI y en contra de Bergoglio ,pero difieren con este blog en ese punto. De ahí mi duda

    No se, pido a Dios no estar equivocada , ya que no hé dejado de asistir a misa … Supongo que el aviso de “salirse de ella pueblo mío” se cumplirá cuando la Iglesia cambie definitivamente a una iglesia falsa , por lo que veo ese aviso muchos lo estan cumpliendo antes de tiempo ,pues desde ya estan dejando de asistir a misa. Gracias

    • josephmaryam dice:

      El pensamiento de un hereje me hace pecar cuando me uno a su intención. De otra manera, no peco.
      Si tengo que ir a una misa donde se dan muchas cosas, que no son de Dios, pero la misa es válida, porque todavía el sacerdote cree en lo que hace, entonces no se peca en nada de lo que pasa en la misa, si no se une a la intención del que celebra. Usted escucha su misa y punto.
      Porque la misa no se hace inválida por los pecados, ni del sacerdote, ni de los fieles, sino por la falta de fe del sacerdote.
      ¿Comprende este último punto?
      Es la falta de fe del sacerdote, no de los fieles, lo que anula la misa.
      Usted, en las oraciones que el sacerdote dice a lo largo de la misa en la que nombra a Bergoglio, no da su intención, no se une a él en esa oración. De esa manera no peca.
      Sólo se prohíbe asistir a esa misa cuando no hay misa: cuando es sólo una obra de teatro porque ya el sacerdote ha dejado de creer.

  4. José dice:

    Semana Fantástica en el Sínodo: Rebajas y Multiprecio – Fray Gerundio de Tormes

    Visto en: http://fraygerundiodetormes.wordpress.com/

  5. Laodicea dice:

    LA DOCTRINA DE LOS DOCE APÓSTOLES
    (Didaché)

    Enseñanza del Señor transmitida a las naciones por los Doce Apóstoles:

    Capítulo XVI. Velad por vuestra vida; procurando que estén ceñidos vuestros lomos y vuestras lámparas encendidas, y estad dispuestos, porque no sabéis la hora en que vendrá el Señor. Reuníos a menudo para buscar lo que convenga a vuestras almas, porque de nada os servirá el tiempo que habéis profesado la fe, si no fuéreis hallados perfectos el último día. Porque en los últimos tiempos abundarán los falsos profetas y los corruptores, y las ovejas se transformarán en lobos, y el amor se cambiará en odio. Habiendo aumentado la iniquidad, crecerá el odio de unos contra otros, se perseguirán mutuamente y se entregarán unos a otros. Entonces es cuando el Seductor del mundo hará su aparición y titulándose el Hijo de Dios, hará señales y prodigios; la tierra le será entregada y cometerá tales maldades como no han sido vistas desde el principio. Los humanos serán sometidos a la prueba del fuego; muchos perecerán escandalizados; pero los que perseverarán en la fe, serán salvos de esta maldición. Entonces aparecerán las señales de la verdad. Primeramente será desplegada la señal en el cielo, después la de la trompeta, y en tercer lugar la resurrección de los muertos, según se ha dicho: «El Señor vendrá con todos sus santos» ¡Entonces el mundo verá al Señor viniendo en las nubes del cielo!

  6. José Manuel Guerrero dice:

    Francisco ha afirmado hoy que la Ley de Dios no es un fin en sì mismo:

    ” Y esto debe hacernos pensar: yo estoy apegado a mis cosas, a mis ideas, ¿cerrado? ¿O estoy abierto al Dios de las sorpresas? ¿Soy una persona detenida o una persona que camina? ¿Yo creo en Jesucristo? ¿En Jesús, en lo que ha dicho: que ha muerto, resucitado y terminada la historia? ¿Credo que el camino va adelante hacia la madurez, hacia la manifestación de la gloria del Señor? ¿Soy capaz de comprender los signos de los tiempos y ser fiel a la voz del Señor que se manifiesta en ellos? Podemos hacernos hoy estas preguntas y pedir al Señor un corazón que ame la ley, porque la ley es de Dios; que ame también las sorpresas de Dios y que sepa que esta ley santa no tiene un fin en sí mismo”.

    • josephmaryam dice:

      «esta ley santa no tienen un fin en sí misma».
      Es la gran herejía de un hombre sin verdad.
      La ley es de Dios. Pero, ¿cuál es el concepto de Dios? ¿Cómo se concibe a Dios?
      Para Bergoglio, Dios es sólo una idea que evoluciona en su mente, pero no es una realidad, no es un ser: Dios no existe.
      Existe la idea de Dios, su idea, su concepto. Y de acuerdo a este concepto que tiene en su mente, Bergoglio acaba diciendo su herejía:

      como en mi idea de Dios, Dios es algo que evoluciona, según las culturas, las ciencias, las filosofías de los hombres, entonces la ley que una vez se dio en el AT, hay que entenderla con otros fines, poniendo otros fines, acomodados a los tiempos en que vivimos: la ley divina no tiene un fin en sí misma, sino en los cada tiempo hay que descubrir el fin. Es un fin cambiante, humano, según el gusto de cada uno, según las sorpresas que la vida va dando.

      Y los hombres de la Iglesia escuchando a este hombre y haciendo un fetichismo de este hombre.

  7. arturo dice:

    2 tesalonicenses 2:10-12

    …10y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, porque no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. 11Por esto Dios les enviará un poder engañoso, para que crean en la mentira, 12a fin de que sean juzgados todos los que no creyeron en la verdad sino que se complacieron en la iniquidad.

    ¿se refiere este pasaje al tiempo que vivimos hoy en la iglesia?

    • josephmaryam dice:

      Este es el tiempo en que se da este espíritu de falsa profecía para creer en la mentira como verdad. Y muchos siguen este espíritu sólo porque no aman la verdad, no aman a Cristo como Persona Divina, como Dios, sino como un amigo, como un hombre, como un alimento para su mente humana.

  8. Miles Christi dice:

    Estimada Filomena: Le agradezco mucho su amable comentario. Y la felicito de veras por su compromiso edificante en el buen combate que libra sin cesar en defensa de la Fe y de la Iglesia. Siempre leo sus numerosos comentarios publicados en sitios diversos con sumo gusto. Con respecto a la crítica que hago del CV II y de los papas subsiguientes, le puedo asegurar que no es con placer que las hago, sino simplemente porque es allí se dondeencuentra la raíz de los problemas actuales. No hay que engañarse, simplificando la crisis actual de manera tranquilizadora: NO ES Francisco quien provoca la crisis eclesial sin precedentes que vivimos, él no es sino la punta visible del iceberg, el fruto maduro del concilio, la encarnación ya sin disimulo alguno ni eufemismos hipócritas de los principios revolucionarios y subversivos conciliares del ecumenismo, la colegialidad y la libertad religiosa llevados a sus inexorables consecuencias, puestos en estado de incandescencia y presentados brutalmente, con la crudeza, la arrogancia y la vulgaridad que caracterizan a este personaje indescriptible. Pero, en rigor de verdad, se debe reconocer que la gravedad de sus entuertos no sobrepasa, por no citar más que un sólo ejemplo, la de las múltiples reuniones interreligiosas organizadas en Asís por JP II y B XVI, auténticos aquelarres idolátricos en los que se convidaba a cuanta secta herética, cismática e idólatra anduviese por ahí a “orar a sus divinidades” para instaurar “la paz” en el mundo!!! Gesto absolutamente inconcebible, contrario a las Sagradas Escrituras y a dos mil años de magisterio eclesiástico (lea por favor la “Mortalium animos”, de Pío XI, y comprenderá Usted lo que digo). Pecado incalificable contra el primer mandamiento y que connleva de suyo un acto de apostasía formal de la religión católica… Tengo plena conciencia de que es algo muy doloroso tener que confrontarse con esta situación, puede Usted creerme cuando le digo que bien desearía yo que las cosas fueran diferentes, pero considero que es necesario estudiar el CV II y la ruptura radical que supuso con el magisterio precedente. Aquí le paso enlace a algunos artículos que ayudan a comprender lo que sucedió:

    http://www.dfists.ua.es/~gil/le-destronaron.pdf

    http://tradiciondigital.es/2014/03/17/pedro-me-amas-indice/

    http://crc-resurrection.org/liens-utiles/archives/liber-accusationis/in-paulum-sextum/

    http://crc-resurrection.org/liens-utiles/archives/liber-accusationis/secundus/

    Con relación a los tiempos pre-anticrísticos, y por consiguiente, pre-parusíacos, en los que nos es dado vivir, le paso enlace a un excelente artículo del Padre José Rovira S.J. sobre la Parusía:

    http://radiocristiandad.wordpress.com/2013/01/16/p-jose-rovira-s-j-parusia/#more-24433

    Me despido de usted saludándola muy cordialmente en Jesucristo Nuestro Señor y en María Santísima. ASL.

    • josephmaryam dice:

      Tienen que aprender a discernir las cosas para no decir estas barbaridades.

      Esto que usted dice es inadmisible, porque usted se carga la Iglesia con sus palabras, con sus oscuros razonamientos, que son propios de una persona que no ve la Verdad porque ha juzgado la Verdad: ha juzgado a un Papa legítimo.

      a. El Concilio Vaticano II no es herético, no es cismático. Y, por lo tanto, no supuso ninguna radical ruptura con todo el magisterio de la Iglesia.
      Hoy día, los fieles católicos quieren ser teólogos, quieren decidir en la Iglesia sus posturas, sus ideas. Y yerran.

      El mismo Magisterio de la Iglesia ha enseñado cómo hay que interpretar el Concilio Vaticano II. Y nadie hace caso de esta enseñanza, porque no tienen vida espiritual, no tienen vida de Iglesia. No saben lo que es la Iglesia, porque no saben lo que es un Papa en la Iglesia. Y no saben ser fieles a un Papa legítimo, así se vean en la Iglesia lo que hemos visto en 50 años.

      Muchos se escandalizan de los pecados de la Iglesia, pero no son capaces de escandalizarse por sus palabras en la Iglesia.

      Este hombre o mujer, miles christi, que juzga al Concilio Vaticano II y que se escandaliza por ello, no ve su pecado en sus palabras que está diciendo.Esto es la hipocresía, que contiene muchos pecados, contra Dios y contra el prójimo.

      b. Ningún Papa, desde Juan XXIII hasta Benedicto XVI ha caído en herejía ni en cisma. Esto hay que defenderlo a capa y espada, sólo por una cosa: para seguir siendo Iglesia. Quien no esté con el Papa legítimo, no pertenece a la Iglesia.

      Y son muchísimos los que defienden la tradición, pero no al Papa legítimo. Y ésta es la ruina de mucha gente católica, que parece buena, pero que no tiene vida espiritual: no es fiel a la gracia del Papado.

      Porque se está en la Iglesia para ser fiel a la Gracia, no para ser fiel a mi vida espiritual, como yo la entiendo o vivo.
      Hay que ser fiel al Papa legítimo para poder vivir una auténtica vida espiritual como alma, como ser que integra el Cuerpo de Cristo, que es la Iglesia.

      Esto es lo que mucha gente, que se pasa la vida defendiendo la Misa Tradicional y todo lo demás que en este tiempo se ha ido ocultando en la Iglesia, pero que no es capaz de defender al Papa legítimo. Y, por eso, yerran en su juicio, como esta persona. Y no saben ver de dónde viene toda esa división que contemplamos en la Iglesia, ya desde hace 50 años. No saben discernir esto. Sólo saben decir que como el CVII supuso una ruptura con todo lo demás, entonces ya no hay Iglesia.

      Y caen en un gran absurdo al juzgar al Papa legítimo: porque si ninguno de ellos son Papas, y si toda la Jerarquía desde hace 50 años no es Jerarquía, porque, según ellos, ya no hay consagración, todo se ha anulado con ese Concilio, entonces apaga y vámonos, porque desde hace 50 años ya no existe la Iglesia y lo que vemos es una fábula, en la que todo el mundo hace su propia iglesia. Y van contra el mismo Evangelio, que dice que los poderes del infierno no puede prevalecer sobre la Iglesia.

      Si no se defiende a un Papa legítimo: Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II, Benedicto XVI; si no se los defiende y se dice que ninguno de ellos cayeron en herejía, entonces hemos anulado la Iglesia. Porque donde está Pedro, allí está la Iglesia. No hay Pedro, porque todos son herejes, entonces no hay Iglesia.

      ¿Dónde está la Iglesia desde hace 50 años? No existe. Ha sido vencida por el demonio.

      Y, entonces, viene otro absurdo: ¿Cómo es que el demonio tarda tanto tiempo en aniquilar la Iglesia, en destruirla, y sin embargo, hay conversiones, hay almas que disciernen la verdad en la iglesia, las profecías continúan y van avisando de los tiempos…? ¿Cómo compaginar estas dos cosas en una iglesia del demonio completamente, porque ya no hay Papas? Este es el absurdo en que caen muchos, por no ver la verdad: por no defender al Papa legítimo.

      Y claro, echan la culpa de Bergoglio no a Bergoglio, sino a todos los demás. Caen en el juicio contra toda la Iglesia. Ellos, unos santos, que se dedican a criticar a toda la Iglesia por no hacer nada en 50 años. Y critican por amor a la Iglesia: mayor fariseísmo imposible. Mayor hipocresía no la hay.

      Para que un Papa caiga en herejía tienen que ir a su voluntad: hay que discernir entre voluntario e involuntario en la vida moral de un Papa.
      Y esto es lo que los grandes intelectuales de todas esas páginas no dicen.

      La vida moral de un Papa no es la vida moral del alma de ese Papa, como hombre, como alma privada de la Iglesia.

      En la vida moral de un Papa entra en juego las voluntades de todos los demás: de los Obispos, Cardenales, etc… En esas voluntades está la libertad de cada uno. Y, por tanto, en la vida moral de un Papa esté el permitir el pecado de muchos. Y permitirlo de muchas maneras. Y nadie, en la Iglesia, puede juzgar las obras de un Papa legítimo por lo exterior que se ve: por una fotografía, etc… Nadie. Porque en la Iglesia no se juzga al Papa. Es el Papa el que juzga a toda la Iglesia.

      En los actos exteriores de un Papa legítimo se tienen que dar muchas cosas que no son de la doctrina, que parecen heréticas, porque la vida moral de un Papa no es la vida moral de un alma en particular.
      El Papa, como Papa, está ejerciendo una vida en sociedad. Esa vida en sociedad requiere muchos actos que no son propios de la vida espiritual, en la que el Papa tiene que permitir muchas cosas porque conoce a los suyos: conoce el pecado de sus Obispos, sus Cardenales, de la gente que tiene que tratar….

      Con un Papa legítimo se permiten muchos pecados: entonces entra la cuestión del involuntario moral. Hay que obrar un acto, que no se quiere, que parece pecaminoso, pero que se permite. Y hay que hacerlo por el bien de todos, por un bien mayor, que se da en la Iglesia.

      Esto es lo que nadie enseña. Y todos se ponen a criticar a Juan Pablo II porque besó un Corán. Y nadie va a la intención del Papa Juan Pablo II: ¿Cómo fue su voluntario moral y cómo fue su involuntario moral? ¿Cuál fue el fin moral de esa obra? ¿Cuáles las circunstancias? ¿Dónde está el objeto moral de esa obra? Esa obra, de acuerdo a todo esto, ¿es herética o no es herética?

      Nadie se ha preguntado esto, porque nadie tiene vida moral: no saben lo que es la norma de moralidad. No saben distinguir entre actos humanos y actos morales. No se saben los principios de la moralidad.

      Y, después, no saben ser lógicos: si Juan Pablo II besa el corán, entonces tiene que estar diciendo herejías todo el día.
      Juan Pablo II besó el corán, pero se mantuvo en la doctrina de Cristo, sin ninguna herejía. Esta es la Verdad. Y no saben ser lógicos a esta verdad.
      Esto es lo que nadie dice, lo que nadie defiende.

      Hay que defender a un Papa legítimo en la Iglesia.

      Y, por eso, hay que atacar a un Papa ilegítimo en la Iglesia, como es Bergoglio. Y es lo que no hacen porque están metidos todos en sus pecados: quieren su forma de iglesia su estilo de iglesia: que venga otro San Pío X.

      Tienen que ver la Iglesia como Dios la ve, no con sus ojos de hombre.

      Y usted, miles christi, está ciego, como muchos, en la Iglesia, defendiendo su estilo de Iglesia, pero no sabe defender a un Papa legítimo ni sabe atacar a un falso Papa. Y eso es un pecado para su alma. Y si no sale de ese pecado, las consecuencias serán terribles para su alma.

  9. José dice:

    LIBRO DEL PERIODISTA VATICANISTA ANTONIO SOCCI CUESTIONA LA LEGITIMIDAD DE FRANCISCO

    Fuente:
    http://m.excelsior.com.mx/global/2014/10/02/984793

  10. José dice:

    PROFECÍA DE SAN FRANCISCO DE ASÍS

    Poco antes de morir, San Francisco de Asís reunió a sus seguidores y les advirtió de los problemas venideros, diciendo:

    1. “Sean fuertes, mis hermanos, tomen fuerza y crean en el Señor. Se acerca rápidamente el tiempo en el que habrá grandes pruebas y tribulaciones; abundarán perplejidades y disensiones, tanto espirituales como temporales; la caridad de muchos se enfriará, y la malicia de los impíos se incrementará.
      1. Los demonios tendrán un poder inusual; la pureza inmaculada de nuestra Orden y de otras, se oscurecerá en demasía, YA QUE HABRÁ MUY POCOS CRISTIANOS QUE OBEDECERÁN AL VERDADERO SUMO PONTÍFICE Y A LA IGLESIA ROMANA CON CORAZONES LEALES Y CARIDAD PERFECTA. EN EL MOMENTO DE ESTA TRIBULACIÓN UN HOMBRE, ELEGIDO NO CANÓNICAMENTE, SE ELEVARÁ AL PONTIFICADO, Y CON SU ASTUCIA SE ESFORZARÁ POR LLEVAR A MUCHOS AL ERROR Y A LA MUERTE.
      2. Entonces, los escándalos se multiplicarán, nuestra Orden se dividirá, y muchas otras serán destruidas por completo, porque se aceptará el error en lugar de oponerse a él.

      3. Habrá tal diversidad de opiniones y cismas entre la gente, entre los religiosos y entre el clero, que, si esos días no se acortaren, según las palabras del Evangelio, aun los escogidos serían inducidos a error, si no fuere que serán especialmente guiados, en medio de tan grande confusión, por la inmensa misericordia de Dios.

      4. Entonces, nuestra Regla y nuestra forma de vida serán violentamente combatidas por algunos, y vendrán terribles pruebas sobre nosotros. Los que sean hallados fieles recibirán la corona de la vida, pero ¡ay de aquellos que, confiando únicamente en su Orden, se dejen caer en la tibieza!, porque no serán capaces de soportar las tentaciones permitidas para prueba de los elegidos.

      5. Aquellos que preserven su fervor y se adhieran a la virtud con amor y celo por la verdad, han de sufrir injurias y persecuciones; serán considerados como rebeldes y cismáticos, porque sus perseguidores, empujados por los malos espíritus, dirán que están prestando un gran servicio a Dios mediante la destrucción de hombres tan pestilentes de la faz de la tierra. Pero el Señor ha de ser el refugio de los afligidos, y salvará a todos los que confían en Él. Y para ser como su Cabeza [Cristo], éstos, los elegidos, actuarán con esperanza, y por su muerte comprarán para ellos mismos la vida eterna; eligiendo obedecer a Dios antes que a los hombres, ellos no temerán nada, y han de preferir perecer antes que consentir en la falsedad y la perfidia.

      6. ALGUNOS PREDICADORES MANTENDRÁN SILENCIO SOBRE LA VERDAD, Y OTROS LA HOLLARÁN BAJO SUS PIES Y LA NEGARÁN. LA SANTIDAD DE VIDA SE LLEVARÁ A CABO EN MEDIO DE BURLAS, PROFERIDAS INCLUSO POR AQUELLOS QUE LA PROFESARÁN HACIA EL EXTERIOR, PUES EN AQUELLOS DÍAS NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO NO LES ENVIARÁ A ÉSTOS UN VERDADERO PASTOR, SINO UN DESTRUCTOR.”

    OBRAS DEL SERÁFICO PADRE SAN FRANCISCO DE ASÍS, WASHBOURNE, 1882, PP 248-250

  11. Marita dice:

    Padre ya que el Opus Dei sigue la falsa iglesia comandada por Bergoglio y se obstinan en su ceguera, sería prudente no asistir más a sus retiros, charlas y circulos ? Tengo mas de un año que no volví desde que escuché al sacerdote hablando de Francisco con mucho fervor , eso me produjo un gran dolor y un enorme rechazo… A las misas sí asisto porque ahi no he visto cambios en la consagración.
    Gracias, Padre por su trabajo y todo el amor y esfuerzo que ha puesto en esta tarea de ayudar a tantas almas de caer en el error de estos últimos tiempos. Que Dios y la Virgen lo bendigan siempre.

    • josephmaryam dice:

      Nunca hay que generalizar en cuestiones de moral.
      Tienen que ver cada caso en particular: cada sacerdote, cada grupo, cada charla, etc.
      La fe es algo de la persona, no es algo de una comunidad.
      La comunidad puede estar relajada en muchos sentidos, pero siempre habrá almas de fe; pocas, pero habrá.
      El Opus, como los demás, tienen miedo de hablar como comunidad abiertamente. Y, por tanto, pone su mensaje, que no dice nada. Sólo que están de acuerdo con Bergoglio. Pero eso es la comunidad o, más bien, la cabeza de esa comunidad.
      Y la cabeza tendrá su fe; y cada miembro de esa comunidad tendrá su fe particular independientemente de la cabeza.
      Así que disciernan cada caso en particular y decidan

    • aldair dice:

      bergoglio não é papa,é maçon fabricado pelo diabo

  12. Juan Pablo dice:

    En esta cita de Santiago 5,7 se cita seis (6) veces la palabra “paciencia” positivamente como virtud. ¿Puede ser el demonio “paciente”? ¿Qué están predicando en Roma?: Hay dos opciones:

    1. Bergoglio es un ignorante en teología.
    2. Sabe, pero tiene pésimas intenciones.

    7 . Tened, pues, paciencia, hermanos, hasta la Venida del Señor. Mirad: el labrador espera el fruto precioso de la tierra aguardándolo con paciencia hasta recibir las lluvias tempranas y tardías. 8 . Tened también vosotros paciencia; fortaleced vuestros corazones porque la Venida del Señor está cerca. 9 . No os quejéis, hermanos, unos de otros para no ser juzgados; mirad que el Juez está ya a las puertas. 10 . Tomad, hermanos, como modelo de sufrimiento y de paciencia a los profetas, que hablaron en nombre del Señor. 11 Mirad cómo proclamamos felices a los que sufrieron con paciencia. Habéis oído la paciencia de Job en el sufrimiento y sabéis el final que el Señor le dio; porque el Señor es compasivo y misericordioso.

    • josephmaryam dice:

      Bergoglio tiene al demonio como un mito, es decir, una ficción del lenguaje; es un cuento del Génesis. Nunca existió.

  13. José Manuel Guerrero dice:

    Y me mostró a unos hombres sentados en un sofá, y a otro hombre sentado en una silla. Y me dijo: «¿Ves a éstos que están sentados en el sofá?» «Los veo, Señor», le dije. «Estos», me contestó, «dan fruto, pero el que está sentado en la silla es un falso profeta que destruye la mente de los siervos de Dios —es decir, los de ánimo vacilante, no de los fieles—. Estos de ánimo indeciso, por tanto, van a él como un adivinador e inquieren de él lo que les sucederá. Y él, el falso profeta, no teniendo poder de un Espíritu divino en sí, habla con ellos en concordancia con sus preguntas [y en concordancia con las concupiscencias de su maldad], y llena sus almas según ellos desean que sean llenadas. Porque, siendo vacío él mismo, da respuestas vacías a los inquiridores vacíos; porque a toda pregunta que se le haga, responde en conformidad con lo vacío del hombre. Pero dice también algunas palabras de verdad; porque el diablo le llena de su propio espíritu, por si acaso le es posible abatir a algunos de los justos. Así pues, todos los que son fuertes en la fe del Señor, revestidos de la verdad, no se unen a estos espíritus, sino que se mantienen a distancia de ellos; pero cuantos son de ánimo vacilante y cambian su opinión con frecuencia, practican la adivinación como los gentiles y acarrean sobre sí mismos mayor pecado con sus idolatrías”.
    (Pastor de Hermas, XI Mandamiento, siglo II)

  14. Apocalipsis dice:

    Padre , estoy confundida, ayer asistí a Misa, como siempre,se mencionó a Bergoglio varias veces , parece ser que todo lo que haga y diga Bergoglio es recordado en Misa.Hoy leo en otro blog lo siguiente :

    ” la misa es valida?
    el que esta en comun union con francisco se condena.
    el sacerdote celebrando misa, en comun union, obediencia a francisco se condena.
    laico en comun union con el Vaticano, se condena.”

    Ya no sé qué pensar, por una parte creo que usted tiene razón ,pero igual há llegado la hora de ” retirarse al desierto ” o recordar lo que dice el Apocalipsis ” sálganse de ella pueblo mío” , no lo sé .Puede haber algún cambio drástico para que las personas menos preparadas se den cuenta que hay errores demasiado descarados y hay que dejar de ír a Misa , o simplemente harán las cosas con mucha sutileza para que nadie perciba el cambio. Ese es el problema ..

    • josephmaryam dice:

      Sepan discernir las cosas:
      1. la validez de una misa;
      2. las diferentes oraciones en la misa;

      1. la validez de una misa es su consagración: hay que decir las palabras consagratorias y, al mismo tiempo, tener fe en lo que se está diciendo. Si no hay eso, no hay misa. Por lo tanto, hay que discernir la fe del que celebra. Para discernirla: la homilía. ¿Qué cosa predica? Si predica herejías claras, después no hay consagración.

      2. Las diferentes oraciones en la misa no invalidan la misa, sino que la hacen más profana, mundana, etc. Por tanto, el sacerdote que se une a Bergoglio en la misa, peca; pero no es un pecado de herejía. Hace una oración sacrílega, que va contra el primer mandamiento, al no dar culto a Dios en el verdadero Papa.
        El fiel que se une a la intención del que celebra, también peca con el mismo pecado.
        Lo que hay que hacer es no unirse a la intención del que celebra, sino escuchar su misa para poder comulgar.

  15. msema dice:

    Bendito sea por todos sus conocimientos que tan generosamente comparte, por su sabiduría, por su mente tan cristalina.
    Desde que leí sus escritos siempre me pregunto si sera usted ese que Jesús dijo a MDM que levantaría. Lo que si se, es que va a ser el guía de muchos. Espero que pronto le lean todos los que necesitan que se les muestre la Verdad. No se canse por favor, sus palabras son un gran consuelo.

  16. José dice:

    SAN BERNARDO DE CLARAVAL

    “EL QUE, POR OBEDIENCIA, SE SOMETE AL MAL, ESTÁ ADHERIDO A LA REBELIÓN CONTRA DIOS Y NO A LA SUMISIÓN DEBIDA A ÉL”.

  17. josephmaryam dice:

    «La actitud en la Prelatura del Opus Dei es y será siempre de unión total con el Santo Padre, en la comunión de toda la Iglesia».
    Tampoco el Opus Dei es Iglesia verdadera. Se unen a un impostor, al que llaman Santo Padre. Se unen a un hombre que no da la Verdad. Si un hombre, que se sienta en la Silla de Pedro, no da la Verdad, entonces no hay que llamarle Santo Padre, Papa, porque no es el Papa. No hay que unirse a Él. La unidad con la Iglesia se hace uniéndose a Jesucristo, no a un hombre falso.
    El Papa legítimo siempre da la Verdad. Siempre.
    Hay que unirse al Papa que da la Verdad, no hay que unirse a un hombre, al cual llaman Papa, y que no da la Verdad.
    Hay que unirse a la Verdad que da el Papa legítimo. Y esa unión con la Verdad, es la unión con el Papa.
    Un Papa que no obedece la Verdad no puede darla a la Iglesia. Y la Iglesia no puede unirse a una mentira que sale de la boca de un hombre. No puede. No puede unirse a un hombre que miente. No puede unirse a un hombre y esconder la mentira que dice. No es posible quedarse en las formas exteriores de obediencia en la Iglesia.
    La OBEDIENCIA A UN PAPA EXIGE QUE ESE PAPA DECLARE ABIERTAMENTE LA VERDAD. SI NO LA DA, NO HAY FORMAS EXTERIORES DE OBEDIENCIA, PORQUE ESE HOMBRE NO ES PAPA.
    El Opus Dei sigue la falsa iglesia comandada por Bergoglio. Ellos mismos se hacen anatema. Ellos mismos producen el cisma. Se unen a una cabeza que no es el Papa puesto por Dios, sino que es un hombre puesto por los hombres.
    Este es el gran engaño en que ha caído toda la Iglesia.
    El cisma es precisamente eso: lo hace una cabeza que se llama a sí misma Papa. Esto es el cisma que se ve en el Vaticano y que nadie se atreve a nombrar, a predicar, a llamarlo por su nombre.
    Al revés, a los que atacan a Bergoglio y a su clan los llaman cismáticos.
    Es el juego del lenguaje humano. Es el juego de los hombres de Iglesia que quieren a toda costa mantener a un impostor en la cabeza.
    Es el gran negocio de los negocios, porque el Vaticano es la sede del gobierno mundial. Eso tan pequeño es el núcleo de todos los gobiernos de la tierra. En el Vaticano, ya se decide lo que pasa en todo el mundo.

  18. andress dice:

    Alguna vez un sacerdote franciscano exponía en su homilía, precisamente sobre la soberbia utilizada en el lenguaje humano y recuerdo muy bien que hizo énfasis en que en el padrenuestro no se debía decir ” ASI COMO NOSOTROS PERDONAMOS A LOS QUE NOS OFENDEN” .

    Se debía decir Y PERDONA NUESTRAS OFENSAS, LIBRANOS DEL MAL… ETC.., Porque se ofendía a Dios comparándose con El , como diciendole , mira yo perdono así que tu perdona me, , siendo El la fuente única del perdón.

    Desafortunadamente como dice el Padre hay que conseguir los documentos preferiblemente antes del año 60.

    • Mima dice:

      Andres, la oracion del Padre Nuestro fue cambiada y adulterada precisamente para que no tuviera el mismo efecto por el que N.S.J. nos la dejó.

      Deudas fue cambiado por ofensas.

      “… perdona nuestras deudas asi como nosotros perdonamos a nuestros deudores…” esa es la manera correcta de decirlo.

      Para mas información puedes visitar una de las entradas del Padre Joseph donde lo explica mejor.

      https://josephmaryam.wordpress.com/2013/09/27/la-obra-del-demonio-en-la-iglesia/

      Y si Jesus nos enseño el Padre Nuestro así nadie tiene derecho a quitar ni adulterar nada.

    • Elías dice:

      Atención, nuevo cambio en el Padrenuestro:

      “Cuando oréis, decid: “Padre, santificado sea tu nombre, venga tu Reino, danos cada día nuestro pan del mañana, perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todo el que nos debe algo, y no nos dejes caer en la tentación””.

      Lo escuché en el Evangelio (Lucas 11,1-4) del día 8/10/2014, en la Santa Misa que retransmitió una famosa radio católica. También me enviaron el texto que más arriba os comparto del Evangelio del día, por email.
      Enseguida fui a consultar mi biblia y comprobé que “danos cada día nuestro pan del mañana” no es lo que dice San Lucas en su Evangelio.

    • Elías dice:

      https://www.aciprensa.com/calendario/calendario.php?dia=8&mes=10&ano=2014

      Este es el línk para comprobar lo que os he comentado

    • josephmaryam dice:

      El problema es de la página de aciprensa, que pone una traducción herética del Evangelio.

      La traducción verdadera es ésta:

      «Padre, santificado sea tu Nombre;
      venga a nos Tu Reino;
      danos cada día el pan cotidiano;
      y perdónanos nuestras deudas, porque también nosotros perdonamos a todos nuestros deudores;
      y no nos pongas en tentación»

      En San Lucas, el padrenuestro está abreviado; no pone la última parte de San Mateo: «mas líbranos del Malo» (v. 13b)

    • Maria dice:

      Padre Joseph podría explicarnos cada frase del Padrenuestro?., oración perfecta enseñada por Jesucristo…sabiduría divina.
      Hay personas que lo rezan pero aún no conocen la profundidad de esas palabras…
      Por ejemplo…”santificado sea tu nombre”…y “venga a nosotros tu reino”…en esas dos frases hay una enseñanza teológica exquisita…
      Por favor explíquenos…
      Muchas gracias.

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: