Lumen Mariae

Inicio » Francisco » La opinión de la gente no es dogma en la Iglesia

La opinión de la gente no es dogma en la Iglesia

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

mas

«Niña Mía: haz el propósito de no contar con los hombres. Harás muchas cosas si te abandonas totalmente a Mi voluntad, y dices: Hágase en mí, oh Dios, no según lo que yo quiera sino según Tu Voluntad. Has de saber que estas palabras pronunciadas del fondo del corazón, en un solo instante elevan al alma a las cumbres de la santidad» (Sta. Faustina Kowalska)

¿Quieren hacer la Voluntad de Dios en sus vidas? Entonces, no hagan caso ni del cónyuge, ni de los hijos, ni de los amigos, ni de los sacerdotes, ni de los Obispos, ni de nadie en el mundo. No cuenten con ningún hombre porque todos son unos mentirosos, unos fariseos, unos hipócritas, que les gustan endulzar la vida con su lenguaje humano, pero que después viven una vida lo más contraria a ese lenguaje humano.

Sólo se es santo obrando la Voluntad de Dios. ¡Y cuán difícil es entenderla, discernirla!

No están en la Iglesia para seguir las voluntades de ningún hombre. Están en la Iglesia para obrar la Voluntad de Dios, que sólo se muestra en la Verdad, que es Su Hijo.

Y Jesús es la Palabra del Pensamiento del Padre: es la Palabra que muestra la Mente de Su Padre. Es la Palabra que enseña a pensar como piensa Su Padre.

Cuando los hombres se den cuenta que ningún pensamiento humano puede salvar, entonces habrán alcanzado la cima de la santidad.

Pero mientras el hombre se apoye en alguna opinión o juicio humano, por más bueno y perfecto que sea para su vida, tropieza en el camino de la santidad.

¡Difícil es hacer la Voluntad de Dios en un mundo que vive inmerso en las voluntades de los hombres! ¡Muy difícil! Porque es necesario oponerse a todas esas voluntades humanas para ver la Voluntad de Dios. Hay que enfrentarse con los hombres, y eso no es la moda del mundo. El mundo vive haciendo amigos, buscando un común en la mentira, en el pecado.

¡Ningún hombre es capaz de dar, con su mente humana, la Voluntad de Dios! ¡Ninguno! Es Dios quien muestra Su Voluntad en las almas humildes que sólo saben pisotear, cada día, su querer humano.

¡Muy pocos son los humildes de corazón!¡Son tantos lo que se disfrazan del vestido de la humildad que, por eso, lo que vemos en la Iglesia es el edificio que han construido los hombres soberbios, que sólo son capaces de vivir en el techo de su mente humana, poniendo su orgullo como ídolo de todo el mundo.

«Cuando rezamos no olvidemos nuestra historia» (ver texto): esto es vivir dentro de la mente del mismo hombre. Cuando rezamos hay que ir al pasado, hay que recordar lo que se hizo, bueno y malo. Esta es la doctrina de la fe o memoria fundante, que Bergoglio ha desarrollado, ampliamente, en su “lumen fidei”, documento donde se anula la Revelación de Dios.

Para rezar, hay que confiar en la historia del hombre: «Maldito el hombre que en el hombre pone su confianza, y de la carne hace su apoyo, y aleja su corazón del Señor» (Jer 17, 5). La Sagrada Escritura nos enseña otra cosa. Maldito el hombre que confía en sí mismo, en su mente, en sus recuerdos, en su historia. Por eso, ¡maldito eres, Bergoglio! Porque enseñas a pecar en tus homilías y en la Iglesia. Eres el maestro de tu vida de pecado.

«Rezar es hacer memoria ante el Dios de nuestra historia. Porque nuestra historia es la historia de su amor por cada uno de nosotros” (Ib).

«Rezar es hacer memoria»: es un acto de la mente del hombre, no de su corazón. Rezar es un pensamiento humano, no es la obra del amor divino en el corazón. Rezar es una idea del pasado. Una idea maravillosa. Y se reza:

«Ante el Dios de nuestra historia»: ¿han captado la gran herejía? ¿Saben ustedes lo que es la oración?

Es el deseo divino que nace en el corazón: “Para mí, la oración es un impulso del corazón, una simple mirada dirigida al cielo, un grito de agradecimiento y de amor, tanto en medio del sufrimiento como en medio de la alegría. En una palabra es algo grande, algo sobrenatural que me dilata el alma y me une a Jesús.” (Sta. Teresita del Niño Jesús).

Para Bergoglio, orar es hacer memoria. Una idea de su mente, de su historia. Para los santos, orar es desear con el corazón. ¿Quién tiene la verdad sobre la oración: Bergoglio o la Santa? Por supuesto, la Santa.

Y ¿por qué?

Porque, para orar, el hombre tiene que desprenderse de su intelecto humano, de su mente, y quedarse a solas con Dios en su corazón. ¡A solas! Porque sólo se puede amar a Dios con el corazón, nunca con la mente. ¡Nunca! «Mis Pensamientos no son vuestros pensamientos». El alma está atenta a Dios cuando se olvida de sus propios pensamientos humanos, de su propia historia.

Si el corazón no está atento a Dios, entonces sólo está atento a lo que hay en su mente, a sus pensamientos, que van y vienen, a su historia, a su inútil recordar su historia: «Esta costumbre de hacer memoria de nuestra vida no es muy común entre nosotros. Nos olvidamos las cosas, vivimos en el momento y después olvidamos la historia. Y cada uno de nosotros tiene una historia: una historia de gracia, una historia de pecado, una historia de camino, tantas cosas…» (Ib). Esto es inútil en la oración. Esto es perjudicial en la oración. Esto no se puede hacer en la oración. Este hombre no sabe lo que es la oración porque no tiene fe en la oración. No tiene vida espiritual. Ni idea de lo que el Espíritu exige al alma en la oración. Por eso, habla caballadas. Y sólo caballadas.

Para hacer oración, el alma tiene que estar atenta a la Presencia de Dios: esto es el abc de la vida de oración. Esto se enseña en el tercer mandamiento de la ley de Dios. Si el hombre está atento a lo suyo humano, ya no está atento a la oración, a lo que Dios quiere en la oración. Si el hombre está en la presencia de otros hombres, no puede estar en la única Presencia Divina, que exige soledad y apartamiento total de todos los hombres.

Bergoglio está aquí enseñando lo que es la oración global, la oración de la creación: todos juntos, con nuestra historia, alabemos a Dios porque es bueno, es amor, es misericordioso. Es la payasada del lenguaje humano, que tanto gusta a los católicos tibios y pervertidos en la Iglesia.

«Jesús, enséñame a renunciar siempre a mí misma para agradar a mis hermanas» (Sta. Teresita): renuncia a tu historia si quieres hacer bien tu oración. Si quieres condenarte, entonces llénate la cabeza de tu historia. ¿Quieres amar al prójimo? No mires tu historia. No te detengas ni en lo bueno ni en lo malo que has hecho. No hace falta para aprender a amar. Se aprende de Dios lo que es el amor poniendo la mente en el suelo. Y así el corazón se llena del amor divino. Lo contrario, es tener en la mente cantidad de pensamientos inútiles que ensoberbecen. Bergoglio está enseñando la soberbia de la mente: rezar es hacer memoria, pensar, imaginar, recordar. Quien piensa, delante de Dios, es un soberbio. Quien no piensa, delante de Dios, es humilde de corazón y se dispone para recibir la gracia del Espíritu.

¿Ya captan la gran herejía? ¿O todavía no?

«Porque nuestra historia es la historia de su amor por cada uno de nosotros»(Ib): ven, ¡qué lenguaje más hermoso y herético!

Cuando has pecado, has sentido el amor de Dios. ¿Han captado la herejía? Cuando te has arrepentido de tu pecado, entonces has sentido la Misericordia de Dios. Pero si has permanecido en tu pecado, sólo sientes que Dios te ha abandonado. No hay amor de Dios. No hay historia del amor de Dios. Hay Justicia Divina y castigo por el pecado no arrepentido ni expiado. Esto es lo que no enseña este hombre. Él ha anulado la Justicia de Dios. Todo en Dios es Amor. Y solo amor. Es su doctrina luterana: la sola fe, la sola escritura, la sola misericordia, solo cristo, sólo mi pensamiento para ser santo.

Palabras tan bonitas y tan heréticas. Esto es siempre Bergoglio. Siempre. Nunca cambia. No puede cambiar, porque él vive condenado en vida.

¡Qué duro suenan estas palabras!

La Verdad nadie la quiere escuchar. Nadie.

Si en Bergoglio hubiera una pizca de arrepentimiento, en seguida dejaría todo y se iría a un monasterio para expiar su pecado, que es mucho. Esto es lo que todos los santos, cuando se han convertido, han hecho: han escapado al desierto. Han dejado todo y lo ha dado todo al Señor. Todo. Esto es lo que hizo San Francisco de Asís.

¿Qué hace Bergoglio? Suma, cada día, puntos para mayor infierno. Él ya vive su infierno, su condenación. Y es clara su condenación porque es claro su pecado. Las obras de su pecado, todos las pueden ver. Todos. Muy pocos la saben discernir. Muy pocos. Pero ahí están. El que tenga oídos para oír que escuche las homilías de Francisco, sus escritos, sus entrevistas. Que vea sus obras con todo el mundo. Y saque la conclusión. Es fácil sacarla, pero a muchos les da miedo. Sienten terror de decir algo en contra de Bergoglio. ¡Como es el Papa!…. ¡Y con el Papa hay que callar el juicio!…. Así piensan muchos. Así piensa la Jerarquía de la Iglesia. Están atados en su mente y no tienen la libertad del Espíritu de decir: ¡Bergoglio no es Papa! ¡No se puede obedecer! No pueden decir esto. Han quedado presos en la secta de Bergoglio, en su nueva iglesia, en su lenguaje humano, que es su nuevo evangelio. ¿Todavía no se han dado cuenta?

El falso Profeta es el que predica un nuevo y falso evangelio: nunca puede predicar el Evangelio de Cristo. Es imposible. Por eso, es falso profeta, porque sigue el espíritu que se opone al Espíritu del Evangelio: el carisma de la Palabra.

El demonio usa los carismas, que da Dios a las almas, para poner su falsa palabra. Y así nace el falso profetismo. De un mal uso del carisma divino, el demonio trabaja en la Iglesia para agarrar almas para su infierno. Es lo que hace con Bergoglio. Bergoglio se sabe el Evangelio, pero es maestro en torcerlo continuamente. Le ha enseñado el demonio a interpretarlo según su cabeza humana. Y eso que ha aprendido del demonio, durante muchos años de su vida, es lo que enseña a los católicos tibios y pervertidos. Es lo que enseña a la falsa Jerarquía que lo sigue. ¡Y nadie se da cuenta de esta gran verdad!

“La tolerancia, la comunicación, el perdón, y sobre todo de mucha oración y confianza en el Señor” (ver texto) : Esta es la enseñanza que trae al Sínodo Jeannette Toure, católica casada con un musulmán, que ha sido invitada para hablar. Sus hijos son un ejemplo de apostasía de la fe: van también a la mezquita. Les enseñan las dos religiones. Entonces, ¿para qué se ha casado con un musulmán si no puede salvarse? Sólo en la Iglesia Católica hay salvación. Si ella no imprime en sus hijos que la religión de su papá es falsa, entonces ella y sus hijos se condenan. Y lo hacen por la fuerza de un matrimonio católico, por una gracia sacramental. ¿Ven que la gracia no es sólo amor sino también justicia? Si no usas la gracia del sacramento del matrimonio como Dios quiere, esa gracia se vuelve contra los cónyuges y sus hijos, y es condenación para todos, es justicia divina.

¿Ven la barbaridad de esta mujer? Ha perdido la fe católica y no se ha casado para llevar a su esposo a la verdad, sino que se ha dejado arrastrar por la mentira de esa religión y así lo enseña a sus hijos. Esta mujer no es camino de salvación de ese hombre, sino de condenación. ¿Y qué va a enseñar esta mujer a los Padres Sinodales? Lo que ellos quieren escuchar: también fuera de la Iglesia Católica hay salvación.

¿Cuál es la enseñanza de San Pablo a los matrimonios? «Sujetaos los unos a los otro en el temor de Cristo» (Ef 5, 21). Si no hay temor de Dios, sino sólo tolerancia, comunicación y perdón, no se puede comprender un matrimonio mixto. Porque es necesario llevar al cónyuge que no cree a la fe verdadera. Y sólo se puede hacer esto no pecando, no mostrando el pecado, no obrando el pecado. Si una esposa peca contra la fe permitiendo que sus hijos acepten otra fe distinta a la católica, entonces ese matrimonio es para condenación, no para salvación. Si ya es difícil llevar un matrimonio católico como Dios quiere, una esposa, en un matrimonio mixto, sin vida espiritual, sin estar fuerte en su fe católica, se deja arrastrar del pecado de su esposo, y es ella la que pierde la fe, y enseña a sus hijos una falsa fe, un falso credo: un falso ecumenismo.

Y esta mujer, ¿qué quiere enseñar en el Sínodo? ¿Su obra de pecado? ¿Para que los demás lo justifiquen, lo aplaudan?

Ven, ¿cómo está el Sínodo? Han traído para hablar a gente que no tiene que estar en un Sínodo. Los laicos y las mujeres: calladas en la Iglesia. Porque en la Iglesia sólo enseñan la Verdad los hombres. Los demás, a callar. Y Bergoglio ha metido en su sínodo el grito del pueblo, la voz de la gente, de la chusma, porque es un comunista.

No esperen del Sínodo una verdad: es una mentira. Desde el principio mienten. Palabras mentirosas y engañosas todos los días tienen que escucharlas esa Jerarquía, que asistiendo a ese Sínodo ha pecado mortalmente. No se puede hacer reunión con un hereje para aprender su doctrina: éste es el pecado. ¡Hay que reunirse con ese hereje para cantarle las cuarenta! Y eso, los Padres Sinodales tienen miedo de hacerlo. Muchos piensan: nos hemos equivocado eligiendo a este tonto. Pero callan. Deben callar. Su vida es más importante que Cristo, que dar testimonio de la Verdad ante todo el mundo, así haya que oponerse al mismo Bergoglio en su nueva iglesia.

¿Habrá alguien de la Jerarquía que haga esto en el Sínodo? Nadie. Todos se han sometido. Y mal sometidos, porque es el momento de decir: no te obedezco, Bergoglio ¡Este es el momento! Y todos lo van a desaprovechar. Todos. Y, por tanto, el castigo a la vista. El Sínodo es sólo una pantalla de lo que hay detrás. Después del Sínodo, se irá viendo eso que ahora se oculta por los enemigos de la Iglesia.

Anuncios

8 comentarios

  1. Mima dice:

    Jose Manuel, tu tuviste suerte que te confesara aquel cura. Yo hace un par de años atras le rogue a un cura con casi las mismas descripciones que el que mencionas y no le dio la gana de confesarme. Casi que le suplique y me nego ese sacramento. Aquel dia llore muy amargamente y tuve que ir a otra iglesia a buscar a alguno que no tuviera pereza de cumplir con su apostolado.

  2. Apocalipsis dice:

    Doy las gracias a Dios que encuentro un blog que coincide con mis pensamientos. Cómo bien dice Filomena , el sr. Arturo haría bien en dejar de visitar ese blog sedevacantísta o similares, que solo estan ahí para hacer dudar y dañar a los creyentes .

  3. ana dice:

    Si Padre,Gracias x mantenernos,pues le aseguro que humanamente nos encontramos solos!!!ya mi fami lia a decidido que pertenezco a una secta satanica!!!!y yo digo,Hagase La voluntad de Dios

  4. msema dice:

    Una vez mas , gracias por su enseñanza. Espero que le tengamos guiándonos durante todo el tiempo que Dios quiera. En esta ocasión gracias especialmente por la dirección espiritual que tanto necesitamos y no encontramos, sino es a través de internet. Pero aquí con usted, esta muy cercano. Que Dios le bendiga.

  5. ana dice:

    Es verdad que para hacer la voluntad de Dios, no hay que hacer caso de la opinión de los hombres. En la situación actual, en que la mayoría de la gente no quiere ver la verdad, estamos siendo probados por el Señor cada uno de nosotros. En cierta forma es una cruz, porque estamos conscientes que llegará un momento en que todas las parroquias pasarán a formar parte de la falsa iglesia y ya no tendremos la Eucaristía. Por el momento este blog nos permite tener un contacto entre todos los que defendemos el auténtico catolicismo; sin embargo, cuando lleguen los momentos de persecución anunciados, probablemente no tendremos este consuelo. Quiera el Señor darnos su Gracia y permita que todos los que sabemos la verdad nunca pasemos a formar parte de esa nueva y falsa iglesia.

  6. Juan Pablo dice:

    ¿Qué será “una historia de pecado” para Bergoglio? Porque él afirmó que no existe el pecado, palabras más palabras menos: “para mí el pecado no es una mancha que tengo que limpiar”. Y también relinchó cosas mas escandalosas, si cabe: “Suelo decir que la única gloria que tenemos, como subraya San Pablo, es ser pecadores”. Si esa es nuestra única gloria, debemos “darle para adelante” y pecar fuertemente. Luteranismo puro. ¿Cómo será confesarse con el Padre Jorge? “Te felicito por tus pecados, sigue dandole pa´delante” diría, que eso te gloría. Qué monstruosidad. En cierto modo es protestantismo. Ellos “se confiesan” directamente con Dios. No creen en el pecado original ni en ningún otro pecado. Estamos predestinados. No hay libre albedrío. Aquí se ve soberbia de parte de este hombre. Muy por el contrario, no hay que gloriarse en nuestros pecados, si no avergonzarnos y arrepentirnos para eso hace falta la humildad y la contrición ante Dios si no, no hay perdón alguno de parte de Dios.

    674.- ¿Por qué se da el nombre de Penitencia a este sacramento? – Se da el nombre de Penitencia a este sacramento porque para alcanzar el perdón de los pecados es necesario DETESTARLOS con arrepentimiento, y porque quien ha cometido la culpa debe sujetarse a la pena que le impone el sacerdote.

    Del Catecismo Mayor – San Pío X

    ¿Está seguro Bergoglio de ser católico?

  7. arturo dice:

    Si francisco es rotario no puede ser papa. Esto es fácilmente demostrable. Los documentos están a la vista. En esas condiciones solo cabe su destitución inmediata de acuerdo al canon establecido. Acá esta la prueba:

    http://radiocristiandad.wordpress.com/2013/03/18/bergoglio-miembro-honorario-del-masonico-rotary-club/

    donde bergoglio en calidad de arzobispo de buenos aires agradece su incorporación al rotarismo, felicitándolos y declarando su aprecio por esta sucursal de la masonería.

    «Las raíces de la apostasía moderna son el ateísmo científico, el materialismo dialéctico, el racionalismo, el laicismo y la masonería, madre común de todas ellas». Pío XII, Discurso a la Octava Semana de Formación Pastoral (24-07-58).

    • arturo dice:

      gracias por su recomendación doña Filomena, no estoy interiorizado en dicho sitio, ni tampoco soy sedevantista, solo hice la búsqueda del documento que me interesaba al ver el articulo del derecho canónigo en el encabezado, que condena y castiga la pertenencia a la masonería, La carta de bergoglio al presidente del club de rotarios es un documento publico que por lo demás que se puede rastrear hasta los mismos archivos del club de rotarios de buenos aires. Lo han expuesto sin ningún cuidado y eso que se supone que estas organizaciones si saben guardar secretos. Es notable que no les interese guardar el secreto en este caso particular, ya que expone un flanco para una acusación formal.Independientemente si se acoje una acusación así o no por los organismos competentes eclesiales pienso que al menos serviría de advertencia para muchos que ven en bergoglio la imagen de un santo y no se cuestionan el grave peligro y el engaño a que es sometida la iglesia por gente incrédula y con una agenda contraria al Señor. No creo que esto se pueda callar por mucho tiempo mas, ..

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: