Lumen Mariae

Inicio » Francisco » Clamando en el desierto: Bergoglio no es Papa

Clamando en el desierto: Bergoglio no es Papa

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

capitangarfio

En el lugar santo está la abominación de la desolación, predicha por el profeta Daniel:

«A su orden se presentarán tropas que profanarán el Santuario y la Fortaleza y harán cesar el Sacrificio Perpetuo y alzarán la Abominación Desoladora» (Dn 11, 31).

Bergoglio es el inicio de esta abominación que llevará a su perfección el Anticristo: «el hombre de la iniquidad, el hijo de la perdición, que se opone y se alza contra todo lo que se dice Dios o es adorado, hasta sentarse en el templo de Dios y proclamarse dios a sí mismo» (1 Ts 2, 4).

Bergoglio es abominación: está sentado en el lugar santo, en la Silla de Pedro. Y no es Su Silla. La ha usurpado y ha empezado a profanarla. No le pertenece, porque Bergoglio no es el Papa de la Iglesia Católica.

¿Y por qué no es el Papa? ¿No ha sido elegido por los Cardenales? ¿No renunció el anterior Papa y dejó la Sede Vacante?

Por muchos caminos, se puede demostrar que Bergoglio no es el Papa.

Pero hay uno que todos pueden ver: su obra de herejía pertinaz y su obra cismática. Todos la pueden ver, pero nadie la quiere ver.

Si Bergoglio fuera el Papa de la Iglesia Católica, entonces la gobernaría según el dogma del Papado, es decir, según un gobierno vertical: la Iglesia es una monarquía en el gobierno; una sola cabeza que reina en todos y a la que todos tienen que obedecer.

La Iglesia es Jerárquica, no es carismática, no es una democracia, no es una congregación en donde todos realizan un servicio y son responsables en conjunto sus miembros, no es un suceso en el cual todos realizan un acto de fe y así gobiernan todas las cosas.

La verticalidad en la Iglesia le viene por haber sido instituida como sociedad jerárquica: “Si alguno dijere que la Iglesia instituida por Dios es a manera de una sociedad de iguales; y que los Obispos tienen ciertamente un cargo y un ministerio, pero que no tienen propiamente una potestad de gobierno, que les competa por ordenación divina.., sea anatema” (C. Vaticano 1- Esquema I, canon 11)

“Si alguno negare que en la Iglesia ha sido constituida por ordenación divina la Jerarquía… con potestad de orden y de jurisdicción…, sea anatema”. (C. Vaticano 1 – Esquema II, canon 3:

«La fundación de la Iglesia como sociedad se ha efectuado, contrariamente al origen del Estado, no desde abajo hacia arriba, sino desde arriba hacia abajo; es decir, que Cristo… no ha confiado a la comunidad de los fieles la misión de ser Maestro, de ser Sacerdote y de ser Pastor…sino que ha transmitido y comunicado a un colegio de Apóstoles, que Él mismo ha elegido, para que con su predicación, con su ministerio sacerdotal y con la potestad social, posean el oficio de hacer entrar en la Iglesia a la multitud de fieles, iluminarlos y conducirlos a la plena maduración del seguimiento de Cristo» (Alocución de Pío XII – 2 de octubre 1945).

Se gobierna la Iglesia de arriba abajo: eso es el gobierno vertical. ¿Qué ha hecho Bergoglio? Anularlo poniendo su gobierno horizontal: ya no hay una sola cabeza que manda, sino muchas cabezas: el vértice de la Iglesia, que es Pedro, quedó anulado.

La Iglesia está levantada en Pedro, en uno solo: es el mando de uno solo. Es un mando sagrado, porque esa cabeza es una persona sagrada, que pertenece a la Jerarquía: posee una autoridad que le viene directamente de Dios, no de los hombres.

Esto a muchos católicos les da igual. No conocen cómo se gobierna la Iglesia. Y les trae sin cuidado que Bergoglio haya puesto un gobierno horizontal. No saben ver el daño que ese hombre ha hecho a la Iglesia en su vértice. Y se pierden en las ambigüedades del lenguaje de Bergoglio. No son capaces de ir a esta obra de herejía y de cisma. Son dos obras en una.

Al poner el gobierno horizontal se va en contra del mismo dogma del Papado: «Tú eres Pedro y sobre esta piedra, edificaré Mi Iglesia». Se va en contra de esta Verdad Revelada. Se va en contra de todo el Magisterio de la Iglesia. Se va en contra de 20 siglos de Tradición. Y todos callan esta obra de herejía, que es la principal en Bergoglio. Es para lo que fue elegido: para quitar el Vértice. Sólo para esto sirvió Bergoglio. Lo demás, es puro entretenimiento de masas. Pero como a los católicos les da igual quien esté como Papa, entonces se cae en la idolatría de un Papa que no es Papa: se cae en la franciscomanía. Y se cumple lo que decía el Padre Leonardo Castellani:
lorenzocastellani

Tantos católicos tibios y pervertidos que, por defender a Bergoglio, se vuelven una irrisión en toda la Iglesia; están haciendo un fetichismo de ese hombre. No ven que es un hereje y lo llaman santo. ¡Es la ceguera de tantos por no profesar su fe católica! No saben lo que es un Papa en la Iglesia, no investigan su persona: este hombre, mientras era Cardenal, ¿qué cosa hizo? No lo saben. Otros sí lo saben, pero lo aceptan: muchos han renegado de Bergoglio como Cardenal, pero han aceptado a Francisco como Papa. Así hay mucha gente en la Iglesia.

¿Cómo pueden aceptar a un hereje como Papa?

¿Qué dice el Magisterio de la Iglesia?

El Papa Pablo IV publicó una Bula Papal declarando solemnemente que la elección de un hereje como Papa es nula e inválida. ¿Por qué no obedecen a este Magisterio? ¿Por qué siguen teniendo a Bergoglio como Papa si es un hereje?

«Agregamos, que si en algún tiempo aconteciese que un Obispo, incluso en función de Arzobispo, o de Patriarca, o Primado; o un Cardenal, incluso en función de Legado, o electo Pontífice Romano que antes de su promoción al Cardenalato o asunción al Pontificado, se hubiese desviado de la Fe Católica, o hubiese caído en herejía:

(i) o lo hubiese suscitado o cometido, la promoción o la asunción, incluso si ésta hubiera ocurrido con el acuerdo unánime de todos los Cardenales, es nula, inválida y sin ningún efecto;

(ii) y de ningún modo puede considerarse que tal asunción haya adquirido validez, por aceptación del cargo y por su consagración, o por la subsiguiente posesión o cuasi posesión de gobierno y administración, o por la misma entronización o adoración del Pontífice Romano, o por la obediencia que todos le hayan prestado, cualquiera sea el tiempo transcurrido después de los supuestos antedichos.

(iii) Tal asunción no será tenida por legítima en ninguna de sus partes…

(vi) los que así hubiesen sido promovidos y hubiesen asumido sus funciones, por esa misma razón y sin necesidad de hacer ninguna declaración ulterior, están privados de toda dignidad, lugar, honor, título, autoridad, función y poder…

… Dado en Roma, junto a San Pedro, en el año de la Encarnación del Señor 1559, XV anterior a las calendas de Marzo, año 4º de nuestro Pontificado» (Papa Pablo IV, de la Bula Cum ex Apostolatus Officio, 15 de feb. de 1559).

¿Quién era el Cardenal Bergoglio antes de ser elegido en el Cónclave? Un hereje pertinaz, un hombre que se había desviado completamente de la Fe Católica. Un apóstata de la fe. Sus obras en la Argentina lo demuestran. Y por ser elegido a Papa, creen muchos que Bergoglio ha dejado su apostasía, que tiene una iluminación especial de Dios para guiar la Iglesia en la herejía. Esto es lo que muchos creen. Ya para muchos, la herejía es una clase de verdad divina, una forma de entender el dogma; el desarrollo de la verdad Revelada se hace, para muchos, con la mentira, con los errores, con las ideas de todos los hombres.

La elección de Bergoglio es totalmente nula, inválida, ilícita. Es decir, Francisco no es Papa de la Iglesia Católica.

Sin embargo, es aceptado por todos como Papa. También por la Jerarquía. Y esto sólo tiene un nombre: maldad diabólica. Poner a Bergoglio como Papa es una obra del demonio en la Iglesia. Obra que ha hecho a través de una Jerarquía que le pertenece, una Jerarquía diabólica. No es una obra divina, ni puede serlo nunca.

Bergoglio, que no pertenece a la Iglesia Católica por su herejía pertinaz, gobierna la Iglesia con un gobierno horizontal; entonces no gobierna la Iglesia Católica, sino su nueva iglesia: no es el Papa en el Vértice de la Iglesia Católica, sino que es un hombre, un falso Papa, uno al cual lo llaman Papa, de una iglesia que se levanta en el Vaticano.

Bergoglio no gobierna la Iglesia Católica: es decir, no tiene autoridad divina en Ella porque no es Pedro. Y, por tanto, no es posible la obediencia a Bergoglio. Y es un pecado mortal someterse a su mente humana, a sus mandatos en la Iglesia. Es pecado mortal hacer publicidad de su magisterio en la Iglesia. No se puede alabar a un hereje. No se puede comulgar con un hereje. Un hereje no enseña nunca la verdad absoluta, sino sus verdades relativas.

Bergoglio, al estar en el gobierno de la Iglesia Católica con un poder humano, arrastra a todos hacia esa estructura en el gobierno: está produciendo una dictadura comunista en el gobierno. Una dictadura que se abre a una democracia: es el pueblo el que tiene el poder soberano. Es el voto de la mayoría. Es lo que opine la gente en la Iglesia. Y el Sínodo, que ya se inicia, es sólo obrar esta estructura democrática.

La obra herética de Bergoglio: poner un gobierno horizontal, que es ir en contra del dogma del Papado. Esta herejía es pertinaz: no la ha quitado. Persiste en su error, en su mentira. Y, por tanto, al persistir, al estar gobernando con esa mentira, está produciendo una obra cismática o sectaria.

Es una nueva secta lo que Bergoglio está levantando en el Vaticano: una nueva sociedad religiosa, que no es la Iglesia Católica. Esta es su obra cismática que a nadie le interesa. Nadie ve el cisma que ha levantado Bergoglio en el Vaticano. Nadie. Y todos quieren pertenecer a ese cisma, a esa nueva iglesia sectaria, que ya no posee la Verdad. Todos llaman a ese gobierno de Bergoglio como gobierno de la Iglesia Católica. ¿No ven el cisma? ¿No ven cómo toda la Jerarquía está conforme en haber quitado a Pedro de la Iglesia Católica? ¿Es que no han caído en la cuenta de lo que significa la renuncia del Papa Benedicto XVI? Es quitar el Papado. Ese es el significado de esa renuncia. El trágico significado. Y a nadie le interesa esto.

La herejía no es un conjunto de ideas, sino una obra: «Y son patentes las obras de la carne; como son: la fornicación,… idolatría,… disensiones, sectas,…, los que tales obras hacen no heredarán el Reino de Dios» (Gal 5, 19.20.21c).

La herejía es la obra de la carne: el hereje obra sectariamente: divide, anula la verdad, oscurece las mentes, crea infidelidades, promueve el pecado.

Todos aquellos que, para discernir a un hereje, sólo se fijan en el lenguaje, en lo que predican o dicen, en sus escritos, no saben discernir a los herejes modernos.

El hereje moderno se sabe el dogma a la perfección, pero obra siempre en contra de ese conocimiento perfecto. Obra torcidamente, tergiversando con su mente la verdad absoluta.

El hereje moderno es experto en el lenguaje humano: da vueltas a la verdad revelada para mostrar su mentira sin que el hombre la capte. Habla un doble lenguaje: habla una verdad unida a una mentira. Y produce una confusión en todos aquellos que lo escuchan. Pero es una confusión agradable, porque sabe hablar a la mente del hombre, sabe decirle lo que, en ese momento, la persona o el grupo de personas quiere escuchar.

El hereje moderno, como se sabe el dogma, habla para los católicos, el dogma. Bergoglio predica, muchas veces, que Jesús es Dios. Y lo hace porque conviene decirlo: le está escuchando una masa de católicos, que quieren escuchar que Jesús es Dios.

Pero Bergoglio también predica que Jesús no es Dios. Y lo hace a esa masa de personas, que también son católicos, pero que quieren escuchar que Jesús no es Dios.

Y haciendo este juego del lenguaje, parece que Bergoglio no es hereje. Dice un día que Jesús no es Dios, pero al día siguiente, dice lo contrario. Entonces, muchos piensan: se arrepintió. Ya no es hereje pertinaz.

En esta ambigüedad, muchos caen, porque no saben discernir en la Iglesia la Verdad: no profesan la fe católica. Viven, como los herejes: en sus filosofías, teologías, pensamientos extraños, en sus mentes retorcidas, pervertidas. Y no hay más en ellos.

Por lo tanto, si el entendimiento humano está oscurecido y no ve la Verdad, es lógico que no puedan ver la obra de la herejía de Bergoglio.

Todos ven que Bergoglio gobierna con una horizontalidad. Y todos aplauden ese gobierno. Todos aceptan esa obra de herejía. Todos están conformes con esa obra de la carne. Nadie dice nada. Nadie ve que eso va en contra del dogma del Papado y que, por tanto, ese hombre no es Papa. Ven las ambiguedades de este hombre, pero le siguen obedeciendo, le siguen llamando Papa. Están construyendo con él su nueva iglesia.

Esto sólo significa que son muy pocos los que viven su fe católica. Son muy pocos los que saben lo que es la Iglesia, lo que es un Papa en la Iglesia y, por tanto, lo que hay que hacer cuando un Bergoglio pone un gobierno horizontal.

Y son muy pocos en la Jerarquía, no sólo en los fieles. La misma Jerarquía, que es la que tiene que hablar en contra de este hombre, calla, admite la obra herética y cismática de Bergoglio. Y, entonces, se produce otro engaño más en la Iglesia:

Como vale el gobierno horizontal para seguir siendo Iglesia, entonces ¿por qué no hacemos que la Iglesia sea, en la práctica, una democracia? Hagamos que las cuestiones se resuelvan de manera pastoral, sin tener que recurrir a Roma. Que Roma se dedique a otros asuntos, muchos más importantes para el mundo, pero demos libertad a los sacerdotes, a los Obispos, a los fieles, para que hagan y deshagan en cada diócesis. Construyamos la iglesia de abajo a arriba.

Esto es lo que se está imponiendo. Porque esto, en la práctica, se ha ido haciendo durante 50 años. Se ha hecho ocultamente. Ahora es el tiempo de oficializar la democracia. Esto es lo que viene después del Sínodo.

Es fácil poner en la Iglesia que los malcasados puedan comulgar, dar la comunión a los homosexuales, etc… Así como hicieron con la comunión en la mano, van hacer con todo esto: soluciones pastorales que se vuelven una ley maldita en la propia Iglesia.

Anuncios

19 comentarios

  1. Apocalipsis dice:

    Eso mísmo hago durante la Misa,no me uno a la petición u oración cuando el sacerdote menciona a Bergoglio, simplemente pido por el Papa Benedicto XVI en ese momento.Lo que no sabía era hasta qué punto estaba yo equivocada o estaba pecando, por lo que veo mi actitud es correcta .Gracias .

    En cuanto a la “predicación con ideas masónicas, comunistas o protestantes” , supongo será cuando el sacerdote hace o dice en la Misa cosas que no concuerdan lo ya establecido en una Misa , las que se ven argumentos o acciones fuera de lugar ,como por ejemplo payasos , banderas gays o carnavalescas etc .. estoy en lo cierto ? Muchas gracias.

  2. Apocalipsis dice:

    Josephmaryam, yo asisto a Misa , tengo la mísma forma de pensar que usted .Pues hay muchas personas que se dedican a difamar diciendo que si los papas o las misas conciliares etc ,lamentablemente utlilicé ese lenguaje, aunque incorrecto y no lo siento así .Ahora me encuentro este Blog ( aunque no hé leído muchos temas todavía) pero coincidimos en el mísmo pensamiento ,cosa que me alegra , porque con tanta gente llevándome la contraria , incluso amistades para que no asistiera a Misa, yo hé seguido asisitiendo y me hé ganado por ello la antipatía de algunos .Siempre hé pensado que si hubo errores en la Concilio VII, Cristo no nos iba a abandonar tantos años desde entonces, Su promesa es estar siempre con Su Iglesia.

    Con Bergoglio no sé hasta qué punto se puede seguir asistiendo a Misa . esa es mi duda,aunque aún sigo asistiendo , no sé si hago bien o mal ,pues las Misas son las mismas , solo que lo mencionan a él por nombre ” papa Francísco ” y no se si por ello está mal asistir .

    Le agradecería mucho me pudiera contestar .

    • josephmaryam dice:

      El problema no es que lo mencione, sino la fe del que celebra. Mencionarlo y rezar por sus intenciones es pecado del sacerdote. Los fieles no tienen que unirse a esa oración, sino sólo pedir por el Papa legítimo, en su interior, que es Benedicto XVI. Siempre atienda a la fe del que celebra, no al lenguaje. Vea si ese lenguaje es herético o no. No se quede sólo en el pecado de mencionar a un hereje, sino el de unirse a ese hereje en todo: es decir, predicar como ese hereje. Si la predicación es con ideas masónicas, comunistas y protestantes, entonces no se puede dar la consagración. Una predicación que no se desarrolla en la doctrina católica, sino que se va por otros lares, entonces no está asistiendo a la misa de un sacerdote católico, sino a la obra de teatro de un falso sacerdote, que se viste con piel de oveja, para engañar.

  3. Apocalipsis dice:

    Gracias por responder, pero ¿ qué quiere decir “si la homilía es claramente herética, después no espera que el Señor baje al Altar. ” ? Yo me refiro a las Misas conciliares, las que que se han celebrado hasta ahora.Gracias

    • josephmaryam dice:

      La distinción entre misas conciliares y no conciliares es una fantasía linguística.
      La Misa, para que valga, se necesita la fe de que la celebra. Si no hay fe, no hay misa.
      Si se predican herejías, ¿cree usted que bajará Cristo al Altar? Ciertamente, no.
      Si se predica la Verdad, entonces habrá consagración.
      Las Misas después del Concilio Vaticano II siguen siendo válidas. Nada ha cambiado en la esencia del Sacramento del Orden. Han cambiado cosas accidentales, pero que no anulan lo que es la Eucaristía.
      Si esto no lo tienen claro, entonces ¿a qué Iglesia pertenecen ustedes?
      Están siguiendo a tantos incultos en teología sacramental que han dividido a la Iglesia con sus cismas y herejías, teniendo un Papa legítmo, al cual hay que obedecer porque es infalible. No puede equivocarse en lo sustancial de la Iglesia.
      Todos los Papas después del Concilio son legítimos y son infalibles. Ninguno ha caído en herejía. Y ninguno ha llevado a la Iglesia ni hacia la herejía ni hacia la apostasía de la fe.
      Quienes han hecho esto han sido los demás: esos que ahora ostentan el poder en la Iglesia. Todos esos pajarracos, al que muchos dan obediencia ciega en la Iglesia.
      Esa gentuza es la que no celebra misa: es una obra de teatro lo que hacen porque son herejes manifiestos. Y un hereje manifiesto no tiene la fe para poner a Cristo en el Altar.
      Si no se ponen en la Verdad, ¿para qué están en la Iglesia?

  4. Apocalipsis dice:

    Agradezco mucho a este Blog ,porque aclara muy bien y se entiende todo perfectamente .

    Una pregunta ¿ Se puede seguir asistiendo a Misa ?

    • josephmaryam dice:

      Sí, sólo tiene que discernir la fe del celebrante: si la homilía es claramente herética, después no espera que el Señor baje al Altar. Se obra lo que se predica.

  5. Edgar Loera dice:

    Francisco sigue bombardeando, mensajes descarados pre-sinodales, manejando a las mentes estupidas o cobardes “Los padres tienen derecho a educar a sus hijos según sus convicciones morales y religiosas”.

  6. Marita dice:

    Padre, muchusimas gracias por todas sus enseñanzas. Este blog es maravilloso. Que D.L.B

  7. Marita dice:

    Padre, disculpe pero cuando leí acerca de los angeles en el Catecismo de la Iglesia Catolica lo enncontré como verdad de fe y no como dogma de fe.

    328 La existencia de seres espirituales, no corporales, que la sagrada Escritura llama habitualmente ángeles, es una verdad de fe.

    http://www.vatican.va/archive/catechism_sp/p1s2c1p5_sp.html

    • josephmaryam dice:

      El Catecismo sólo habla de manera espiritual, pero no teológica. Todas son verdades reveladas, porque provienen de la Revelación, pero no todo es dogma, no todo es certeza, no todo es de fe.
      La existencia de los ángeles es una verdad que está revelada, pero hay que definir de qué manera es esa verdad y si es enseñada por la Iglesia o no. De esto trata la teología. El catecismo no se mete en estas cosas, porque no es libro teológico, sino espiritual.

      En teología se da esta clasificación:

      De Fe Divina: Las verdades que se contienen en la palabra de Dios escrita o transmitida. La proposición contraria es error en la fe.

      De fe divina y católica: Las verdades que se contienen en la palabra de Dios escrita o transmitida, y que además, se nos proponen para ser creídas como reveladas por Dios, por la Iglesia, sea en juicio solemne, sea por su magisterio ordinario y universal. La proposición contraria es herética.

      De fe divina y católica definida: Las verdades que se contienen en la palabra de Dios escrita o transmitida y que se proponen para ser creídas como reveladas por Dios, por la Iglesia, en juicio solemne, esto es, por su magisterio infalible, ejercido de modo extraordinario, sea en un Concilio Ecuménico, sea por el Romano Pontífice cuando habla ex cathedra. La contraria es herejía.

      Próxima a la fe: Es una verdad que por el casi unánime consentimiento de los teólogos, se contiene en la palabra de Dios escrita o transmitida. La contraria es próxima al error o a la herejía.

      De fe eclesiástica: Verdad no formalmente revelada. que se propone infaliblemente por el magisterio eclesiástico. La contraria es error en la fe eclesiástica.

      Doctrina católica: Verdad que se enseña en toda la Iglesia, sin embargo, no siempre se propone infaliblemente (v.gr., las cosas que los Romanos Pontífices quieren enseñar expresamente en las encíclicas … ) La contraria es error en la doctrina católica.

      Teológicamente cierta : Verdad que en las escuelas católicas se reconoce con certeza, como necesariamente conexa con las reveladas, tal conexión puede ser, ya virtual, ya presupositiva, ya final. La contraria es error en teología.

      Doctrina que se debe mantener de tal manera que la contraria sea temeraria: Verdad propuesta por las Congregaciones romanas y que, sin embargo, tal proposición no goza de una aprobación especial del Romano Pontífice.

      Común y cierta en teología: La verdad que se propone en las escuelas como bien fundado por el consentimiento común de los teólogos. La contraria es falsa en teología, temeraria.

      Probable, segura. Está clara por sí misma.

  8. Maria dice:

    Gracias Padre Joseph por tomarse el santo trabajo de no dejar ni una migaja de dudas…Dios se lo agradece…y lo quiere…
    Gracias de corazón.

  9. Maria dice:

    Bergoglio siempre utiliza una duda cuando tiene que mencionar un dogma de fe…por ejemplo ahora se la agarro con el angel de la guarda…con la creación de los ángeles….es innecesario que quiera forzar su existencia…cuando lo que quiere es sembrar dudas y escepticismo….si para la Iglesia es dogma de fe …quien se cree que es este humilde señor para reforzarlo????
    Mi pregunta es….entonces…Bergoglio por que dijiste el año pasado que no se puede seguir obsesionado con el aborto??. Que la postura de la Iglesia es bien clara????….
    Acaso no es DOGMA DE FE la creación de ANGELES???…por qué insistir??? O acaso tus demonios te piden que los cubras???
    Bergoglio SOS muy soberbio. Y un canalla.

    • Marita dice:

      En realidad, la existencia de los Ángeles es una verdad de fe y no un dogma de fe. De todos modos Bergoglio siempre dice lo que primero se le ocurre y al día siguiente no se acuerda de lo que dijo el día anterior, y confunde a los despistados.

    • josephmaryam dice:

      Que nadie los engañe con respecto a los ángeles

      La existencia de los ángeles es un dogma de fe, no es una verdad revelada.

      Es de fe divina y católica definida (D 428, 1783).

      El Concilio IV de Letrán (D 428): Dios «simultáneamente desde el comienzo del tiempo creó de la nada a ambas creaturas, la espiritual y la corporal esto es la angélica y la mundana, y después la humana, como constituida conjuntamente de espíritu y de cuerpo».

      El Concilio Vaticano I (D 1783) repite las palabras del Concilio IV de Letrán (D 1805): «Si alguno no confiesa que el mundo y todas las cosas, que hay en él, las espirituales y las materiales… han sido creadas por Dios de la nada… sea anatema».

      El pastor HERMAS (R 83): «Los seis jóvenes… los cuales estaban edificando, ¿quiénes son…? Estos son… los santos ángeles de Dios, los cuales fueron creados los primeros, a los cuales les entregó Dios todas sus creaturas, a fin de que incrementen y edifiquen y dominen sobre toda la tierra… Los otros… los que traen las piedras, ¿quiénes son? También éstos… santos son ángeles de Dios; ahora bien aquellos seis preceden a éstos. Así pues se llevará a término la edificación de la torre, y todos conjuntamente exultarán… y glorificarán a Dios».

      San AGUSTIN (R 1691): «La mente… humana experimenta primeramente por los sentidos del cuerpo estas cosas, que han sido creadas, y capta el conocimiento de dichas cosas conforme a la medida de la debilidad humana, y después pregunta por las causas de ellas, si de alguna manera puede llegar a aquellas que permanecen principalmente y de un modo inmutable en el Verbo de Dios… En cambio la mente de los ángeles que está unida mediante la pura caridad al Verbo de Dios…, vio estas cosas que iban a ser creadas en el Verbo de Dios, antes de haber sido creadas».

      San JUAN DAMASCENO (R 2352): «Las segundas antorchas espirituales, que poseen el esplendor en virtud de aquella luz primera, las cuales no necesitan ni de lengua ni de oídos, sino que se comunican sus pensamientos y sus decisiones sin ninguna necesidad de expresar palabras… Todos los ángeles han sido creados por el Verbo y han recibido su perfección consumada mediante la santificación del Espíritu Santo, a fin de que según su dignidad y orden cada uno participara del esplendor y de la gracia».

      En el A.T:

      Dios aparece cómo rey sentado en medio de ellos como en medio de su ejército (3 Re 22,19).
      Los ángeles subiendo y bajando por una escala unen el cielo y la tierra, según los vio Jacob (Gén 28,12),
      al cual después se le aparecieron de nuevo «los ángeles de Dios» como el «campamento de Dios» (32,1s).

      Pues son «el ejército del Señor» (Jos 5,14; Sal 148,2),
      habitan en el cielo (Gén 21,17; 22,11),
      adoran a Dios (Sal 96,7)
      y «le sirven» (Job 4,18; Sal 102,20).

      Son llamados «hijos de Dios» (Job 1,6; 2,1; Sal 28,1; 38,7),
      «santos» (Zac 14,5; Job 5,1; 15,15; Sal 88,6.8);
      «hijos del Altísimo» (Sal 81,6), fuertes (Sal 77,25),
      excelsos (Job 21,22),
      «poderosos en virtud» (Sal 102,20),
      guardianes (Dan 4,10.14.20)
      y sobre todo y muchas más veces «ángeles» (Gén 32,1; Sal 148,2).

      De entre éstos los querubines son «la sede» de Dios» (Sal 79,2; 98,1)
      y custodian el paraíso (Gén 3,24);
      los serafines rodean «el solio» de Dios» diciendo «santo, santo, santo es el Señor…» (Is 6,2s).

      Reciben sus nombres conforme a sus funciones: Rafael como el que cura (Tob 3,25; 12,14s),
      Gabriel como héroe de Dios (Dan 8,16; 9,21),
      Miguel, esto es quién como Dios (Dan 10,13.21; 12,1),
      al cual le fue confiado el cuidado del pueblo de Israel (Dan 10,13.21; 12,1).

      A los ángeles les debemos reverencia (Jos 5,13-16; Tob 12,16s).

      El A.T. también recuerda a los demonios:

      Se cita a Asmodeo (Tob 3,8), al cual le arrojó Tobías y Rafael «lo ató… en el desierto de la parte superior de Egipto» (8,2s; cf. 6,8).
      El demonio aparece en el paraíso como enemigo de Dios y de los hombres a los cuales tentó con sus propias armas de la astucia y la mentira (Gén 3,1-5.13s).
      Es llamado Satán, esto es enemigo y acusador: así aparece y prácticamente como el tentador (Job 1,6-12; 2,1-7),
      en concreto como acusador de Israel (Zac 3,1-10) y el tienta a David para que hiciera el censo de Israel (1 Par 21,1).
      Se atribuye expresamente al demonio la tentación a Eva a causa de la envidia de la felicidad del hombre (Sab 2,24; cf. Eclo 25,33).

      En el N.T.:

      1) Substancias racionales.

      Anuncian la encarnación de Cristo (Lc 1,26-38) y el nacimiento (2,9-15).
      Sirven a Jesucristo en el desierto (Mt 4,11).
      Le confortan en el huerto de los olivos (Lc 22,43).
      Anuncian la resurrección de Cristo (Mt 28,5-7) y que volverá a venir después de la ascensión (Hchs 1,10s).
      Se alegran de la conversión de los pecadores (Lc 15,10).
      Cooperan a la predicación del Evangelio, al librar a los apóstoles de la cárcel (Hchs 5,19-21),
      hacen levantar a Felipe para que vaya por cierto camino a Gaza (8,26),
      mientras que exhortan a Cornelio a que haga venir a Pedro de Jope (10,3-8),
      libran a Pedro de la cárcel (12,7-10).

      2) Inferiores a Dios.

      Están bajo la potestad de Dios (Mt 26,53),
      cuyo rostro ven en el cielo (18,10).
      Desconocen el día del juicio (24,36).
      Entonces serán enviados a congregar a los elegidos (24,31), a los cuales separarán de los malos (13,30)
      y serán enviados para que «recojan de su reino todos los escándalos y a los obradores de iniquidad» y para que arrojen «a éstos al horno de fuego» (13,41s).

      En el cielo celebran la liturgia perpetua, cantando día y noche…: «santo, santo, santo es el Señor Dios omnipotente…» (Apoc.4,8),
      mientras le ofrecen también las oraciones y las alabanzas de los justos (5,8-15).

      Esta inferioridad se pone de relieve consiguientemente respecto a Cristo, sobre el cual suben y bajan (Jn 1,51),
      el cual ha sido constituido «sobre todo principado y potestad y virtud y dominación» (Ef 1,21).

      Y a ninguno de los ángeles le ha sido dicho jamás: «Tú eres mi Hijo, hoy te he engendrado…»,
      sino que Dios ha dicho más bien: «Y que le adoren todos los ángeles de Dios»,
      al Hijo cuyo trono es «Dios por los siglos de los siglos» y el cual al comienzo puso los cimientos de la tierra, y los cielos son obras de su mano,
      y a ningún ángel le ha sido dicho «siéntate a mi diestra»,
      sino que todos ellos son servidores y enviados en ayuda de los elegidos (Hebr 1,4-14).

      3) Superiores al hombre.

      Éstos en cuanto que carecen de cuerpo están inmunes a las miserias que conlleva el cuerpo (Mt 22,30).
      Los ángeles también son «mayores en fortaleza y en virtud…» (2 Pe 2,11).
      Son llamados «tronos…, dominaciones…, principados…, potestades» (Col 1,16; Ef 1,21).

      También se citan de forma muy especial en el N.T. los demonios.

      Cristo ha venido a destruir el imperio del diablo (Hebr 2,14),
      «a deshacer las obras del diablo» (1 Jn 3,8),
      el cual «es mentiroso» (Jn 8,44).

      Esta lucha comienza de forma más manifiesta por las tentaciones en el desierto (Lc 4,1-13),
      sigue en la expulsión de los demonios (Mt 8,28-34;Mc 7,24-30; Hchs 10,38).

      El diablo es un obstáculo para el reino de Dios en cuanto que siembra cizaña (Mt 13,39),
      arranca de los corazones la semilla de la palabra (Mc 4,15), igual que en el paraíso tienta en orden a que el hombre peque (Ef 6,11-16),
      siempre está buscando como león rugiente a quien devorar (1 Pe 5,8),
      de tal manera que el cristiano se ve obligado a elegir entre Cristo y Belial (2 Cor 6,14),
      la lucha por parte del demonio alcanza dureza encarnizada en la pasión de Cristo (Lc 4,13; 22,53),
      hasta que Satanás cuya derrota ya aparecía al ser expulsado de los hombres (Lc 10,17-20) es por fin arrojado fuera (Jn 12,31),
      y está ya juzgado (16,11) y destinado definitivamente «al fuego eterno que ha sido preparado para el diablo y sus ángeles» (Mt 25,41).

      Tenemos en Apoc c.12 (sobre todo) una visión general del enemigo con el que los hombres tienen que luchar desde el principio hasta el fin de la historia de la salvación (12,9).

      Habiendo sido derrotado por la mujer y su hijo (12,5s) pelea «con el resto de sus hijos, los que guardan los mandamientos de Dios y mantienen el testimonio de Jesús» (12,17).
      Y si en alguna ocasión parecería que triunfa mediante el Anticristo (c.13-17), en último término el Cordero y la Iglesia vencen a Satanás (c.18-22),
      el cual juntamente con la bestia y el pseudo-profeta y el infierno y la muerte y aquellos que no se encuentran escritos en el libro de la vida será arrojado definitivamente al estanque de fuego y de azufre, esto es a la muerte segunda (20,10.14s).

  10. kaoshispano dice:

    La cuestión es que la masonada por decadas y hasta siglos, A.C. Emmerich vió ya, ha hecho que el populacho sociologico no sea católico ya en su mayoria, y los sacerdotes y teologos en su mayoria herejes y apostatas de hecho.

    Por lo tanto la mayoria lo alabará papolátricamente como Papa, y no sabrán por qué es hereje y apostata, pues ellos ya lo son. THE END .

  11. Laodicea dice:

    Gracias padre, hoy he visto está noticia en la que un periodista italiano Antonio socci, el cual ya escribió un libro sobre el cuarto secreto de fátima ,ahora acaba de sacar un libro donde cuestiona claramente el que Bergoglio sea papa legítimo.

    http://www.excelsior.com.mx/global/2014/10/02/984793

    Se le van a tirar a la yugular, recemos para que surgan más voces valientes que se atrevan a decir la verdad cómo se hace aquí en este santo blog.

    Que Dios y su bendita madre les bendigan.

  12. Marita dice:

    Meat Hook (T)
    Lanza un sangriento gancho a una
    unidad o localización. Éste se
    enganchará con la primera unidad
    con la que se tope, provocando
    daño y arrastrando a la víctima
    hacia el Butcher.

    Las victimas del gancho del carnicero son las que van cayendo por desconocimento del Evangelio de Cristo, el odio hacia la Verdad , la desobediencia a los Dogmas de la Iglesia……todos los que adoran a la Bestia.

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: