Lumen Mariae

Inicio » apostasía » apostasía de la fe » Es pecado mortal obedecer a Bergoglio

Es pecado mortal obedecer a Bergoglio

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

img-00003e

Nos dice Jesucristo de Sí Mismo: «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida» (Jn 14, 6). En tanto se camina por Él en cuanto se observa con exactitud su Santísima Ley.

El Evangelio es Ley Eterna; no es un conjunto de ideas, más o menos bien puestas; no es una doctrina de hombres, inventada e interpretada por cada mente humana.

El Evangelio, para ser obrado, necesita que el hombre ponga en el suelo su cabeza; es decir, que escupa de sí mismo toda idea, por más buena y perfecta que al hombre le parezca, y se someta a la Mente de Dios.

El Evangelio es la Palabra de Dios, no es la palabra del hombre. Es la Palabra que nace de la Boca de Dios: es el Verbo que habla la Mente de Su Padre.

Jesús es el Verbo Encarnado; es decir es el Hijo del Padre, que ha asumido una naturaleza humana. Y, en ella, no existe la persona humana. Sólo existe la Persona Divina del Verbo.

Jesús es Dios hecho Hombre; pero Jesús no es una persona humana. Y esto significa que Jesús no es sólo un hombre: no se le puede mirar como un hombre cualquiera; ni su vida es como la de un hombre. Su vida es la vida del Verbo, la de una Persona Divina. Su vida humana es divina: no tiene una idea humana, un sentimiento humano, una visión humana de la vida. Jesús todo lo ve, en su vida humana, con los ojos divinos, con los ojos de Su Persona Divina. Nada ve con los ojos humanos. No entiende la vida como los hombres, sino como Dios.

Por eso, a Jesús le trae sin cuidado la vida humana, porque vive su propia vida divina en una carne humana. Y, por tanto, lleva esa naturaleza humana hacia lo que Su Padre quiere. Duerme, come,…, pero no es como los hombres: no duerme, no come, no vive como ellos…. Es el Verbo, que no puede dormir, el que hace dormir a la naturaleza humana…. Es el Verbo el que rige toda la vida humana de Jesús.

Jesús vive en su humanidad la Ley Divina. Y, por tanto, lleva toda esa humanidad al cumplimiento perfecto de la ley natural, de la ley divina y de la ley de la gracia.

Jesús es el Nuevo Adán: lo que Adán tenía que haber hecho, lo obró Jesús sin más, con su Persona Divina. Adán necesitaba la gracia para obrar lo divino en lo humano, para ser hijo de Dios por adopción. Pero Jesús sólo con Su Persona Divina mueve toda su humanidad hacia donde Él quiere, porque es el mismo Hijo de Dios. No necesita la gracia, aunque la posee, por ser Hombre Verdadero, Hombre que nace de una Mujer llena de Gracia. No la necesita, pero tiene toda la Gracia, la Plenitud de Ella, está en Él, en su naturaleza humana. Pero es el Verbo –no la Gracia- , el que sostiene a toda su naturaleza humana, el que la rige, el que decide lo que le conviene a esa naturaleza humana.

Este es el dogma de la Divinidad de Jesucristo, que muy pocos conocen y siguen. Todos pintan a un Jesús muy humano, cercano a los hombres, que camina con ellos, que vive como ellos, que ama a todo el mundo y que perdona a todos. Y este pensamiento es una falacia más de la Jerarquía modernista, que todo lo entiende con su cabeza humana. No es capaz de poner su orgullo en el suelo, ni de pisar su entendimiento humano, para poder ser otro Cristo en la tierra.

Jesús siempre ha señalado el camino a toda alma que quiera seguirle: «no peques más». Este es el eje del Evangelio: la lucha contra todo pecado.

El pecado es una ofensa a Dios: es un acto voluntario, libre, contra la ley de Dios Eterna. Esta Ley se manifiesta en la ley natural, en la ley divina, en la ley humana y en la ley de la gracia:

a. quien roba, mata, se masturba, es gay…,va contra la ley natural;

b. quien cae en herejía, quien provoca cisma, quien invoca a los muertos…, va en contra de la ley Divina positiva, contra los mandamientos revelados por Dios;

c. quien falta a misa los domingos y fiestas, o no cumple alguna ley civil válida…, se opone a la ley humano-eclesiástica o civil-política;

d. quien comulga en pecado mortal, quien se casa por lo civil teniendo ya el sacramento del matrimonio, quien casa a un homosexual, quien bautiza a hijos de lesbianas, quien usurpa el Trono de Pedro…, va en contra de la ley de la gracia.

En la vida, ningún hombre está exento de pecar. Todos caen, en uno u otro pecado. Hoy nadie atiende al pecado, nadie sabe lo que es, a nadie le interesa el pecado. Y, por supuesto, nadie sabe discernir los diferentes pecados que se dan, porque los hombres se han olvidado de lo que es Jesús.

Quien niega el pecado, quien dice que el pecado no existe o que es otra cosa, niega, necesariamente, la Divinidad de Jesucristo. Y, por tanto, comienza a inventarse su cristo, su salvador, su iglesia.

Jesús vino a liquidar el pecado. Sólo a eso. Lo demás, no le interesa.

Todo pecado produce en el alma una mancha que es necesario limpiar, purificar, con cuatro cosas: oración, ayuno, penitencia y sacrificio. Y no se puede quitar esta mancha de otra manera.

Quien confiesa una vez al mes, va a Misa todos los domingos, reza el Rosario ocasionalmente, no tiene los actos de penitencia necesarios para limpiar todas las manchas del pecado. Es pobre en la purificación de su alma. No sabe expiar, reparar el pecado de su alma.

Quien añade no comer carne los viernes, ayunar la Cuaresma, hacer obras de Misericordia, rezar el Via-Crucis, practicar las virtudes, ir a Misa todos los días y comulgar, rezar las cuatro partes del Rosario, ha avanzado un poco más en su purificación, pero todavía le falta mucho Purgatorio.

Es necesario trabajar para expiar los pecados: «no peques más». Para no pecar más, hay que sudar sangre; hay que oponerse a muchas cosas buenas, que en apariencia parecen divinas, espirituales, pero que llevan una malicia, que hace caer al hombre en el pecado.

Hay que empezar hoy mismo a quitar el Purgatorio. Y no hay que dedicarse a lo de siempre. Nunca hagan rutinas de la vida espiritual. Nunca la rutina de la oración, de la penitencia, del ayuno, del sacrificio. Que la obra que se haga no sea con rutina, no sea lo de siempre. Es necesario hacer esa obra con amor, con el fuego de la caridad divina. Y entonces se va limpiando el alma.

Muchos pueden hacer un día de ayuno riguroso, a pan y a agua, pero de manera rutinaria: es viernes, toca ayunar, hay que aguantar el ayuno. No sirve eso para limpiar el alma.

Es más provechoso hacer medio día de ayuno riguroso, pero ardientemente, con el fuego del amor divino, aprovechando cada minuto para expiar el pecado y salvar almas. El que hace la penitencia tiene que estar en la penitencia, en la reparación del pecado. No puede estar en otra cosa: estoy trabajando y estoy ayunando. Es estar en dos cosas.

Quien pueda estar atento a las dos cosas, sin perder la Presencia de Dios, ni en el ayuno ni en el trabajo, entonces eso le vale. Pero quien sólo está atento a su trabajo y le está mortificando el ayuno que hace, entonces es mejor que deje el ayuno, porque no le sirve.

Cuando se hace penitencia, Dios quiere algo del alma en esa penitencia. Y si el alma no está atenta a la Voluntad de Dios, por estar en otro negocio, entonces de nada le vale su penitencia.

Sólo Dios sabe cómo se repara un pecado para que el Purgatorio desparezca por completo. Pero el alma, cuando se pone en oración y en penitencia por sus pecados, debe atender a Dios. No debe estar atenta a otras cosas.

Por eso, son pocos los que quitan de verdad el Purgatorio aquí en vida, y son pocos los que luchan en contra del pecado hasta quitarlo.

Hay un pecado que muchos cometen en la actualidad: seguir, obedecer a un hereje. Mata el alma seguir a Bergoglio como Papa de la Iglesia Católica. ¡Mata el alma! Es un pecado mortal someter el entendimiento a la mente de ese hombre.

Esto, muchos católicos, no saben discernirlo. Y pecan por ignorancia culpable. Tienen muchos medios a su alcance para ver si ese hombre es realmente lo que dice ser. Y, de manera culpable, se quedan en su ignorancia. 18 meses para discernir lo que es Bergoglio y muchos están como al principio: embobados, alucinando con un pobre idiota.

Otros les nacen muchas dudas, pero son culpables porque son almas acostumbradas a consentir con el pecado: son de conciencia ancha. Les cuesta entender que una cosa es pecado y se conforman grandemente con ese pecado. Corren hacia el pecado, con dudas, pero corren: aceptan a ese hombre porque hace, más o menos, un bien o dice palabras, más o menos, correctas.

El que se acomoda a la vida humana, a lo que otros han puesto en la Iglesia, a lo que los Cardenales han dicho o han elegido, son siempre almas de pecado, que en caso de duda, no tienen una conciencia timorata, que les impide pecar; sino ancha. Ancha es castilla: tenemos un nuevo Papa. ¡Qué alegría! Y, a pesar de que ven cosas raras en esa persona, siguen dudando. Siempre hay en eso, malicia en la voluntad, error en el entendimiento, atadura en la vida espiritual.

Quien obedezca a Bergoglio peca mortalmente.

Bergoglio es un hereje y, por tanto, ha cometido muchos pecados contra la ley divina. Su magisterio es herético y perjudicial para la mente de cualquier hombre. Por la mente se llega al pecado. Por la idea herética se pierde la fe, la obra divina. Y, por tanto, se comienza a obrar en contra de la fe, según esa idea herética: obras de pecado, de maldad.

Esto es lo que está pasando en muchos fieles y en casi toda la Jerarquía de la Iglesia. Están aceptando la idea herética de ese hombre: están perdiendo la fe. Esto trae, como consecuencia, el inicio de la apostasía de la fe.

Pero Bergoglio, no sólo es herético, sino que es cismático. Va en contra de la ley de la gracia. Al ponerse como Papa, él se sitúa fuera del Papa legítimo. Está haciendo un cisma, encubierto, pero es un cisma.

Por tanto, no se le puede obedecer en su cargo, porque no tiene el oficio papal. Está sentado en el Trono de Pedro, pero no es Papa. En la Iglesia Católica sólo se puede dar obediencia al Papa legítimo. No cabe otra obediencia. No existe en la Iglesia Católica una obediencia humana, que se da por un poder humano. La obediencia humana en la Iglesia es siempre por un poder divino, no humano.

El cargo de Papa no es como el gobernante en el mundo que, aunque sea un hereje, es necesario darle la obediencia allí donde no hay pecado, porque toda autoridad viene de Dios.

En la Iglesia esto no puede suceder. En la Iglesia es Dios mismo quien pone su Cabeza, su gobernante. En consecuencia, aquel que usurpa el gobierno de la Iglesia carece del poder divino: no es autoridad ni divina, ni espiritual, ni moral.

Bergoglio, para la Iglesia Católica, es un don nadie, es un cero a la izquierda porque no posee el Primado de Jurisdicción. Y, al no tenerlo, no tiene ninguna otra autoridad. Sólo posee la que los hombres le han dado: un poder humano, que es un poder masónico. Y a este poder humano no es posible la obediencia. Porque en la Iglesia se obedece a un hombre que tiene el Poder Divino, el Primado de Jurisdicción. Aquel que sólo tenga un poder humano, que no está sometido al Poder Divino, como en Bergoglio, no manda nada en la Iglesia.

A Bergoglio no hay que obedecerle en nada, aunque mande cosas buenas, que no son pecado, que son propias del derecho canónico o de la liturgia. Si manda que en el canon se puede recitar a San José, no se le obedece. Si manda una jornada de oración y de ayuno, no hay obediencia. Porque él lo manda con un poder humano. No hay sometimiento a ese poder humano en la Iglesia. Sólo se obedece al Papa legítimo. Y, por tanto, sólo se obedece a la Jerarquía que se somete al Papa legítimo. No es posible la obediencia a la Jerarquía que se somete a un hereje, como Bergoglio. Si se da esa obediencia a esa Jerarquía, se peca mortalmente.

Es muy importante tener las cosas claras con este hombre en la Iglesia, que es lo que muchos no la tienen, y siguen en sus dudas, en sus ambigüedades, en sus acomodos a las circunstancias de la vida de la Iglesia.

Por eso, la Jerarquía, que sabe todo esto, es la que más peca. Están guardando las formas exteriores con ese hombre, el status quo, para hacer el juego que todos quieren. Y eso es una gran maldad, un gran pecado que toda la Jerarquía lo tiene que pagar caro.

Quien escuche una misa de Bergoglio comete un pecado mortal. Son misas de herejías, de cisma, de apostasía de la fe. No son misas en que el alma reciba una verdad. Son misas para condenar a las almas. En esas misas no está Cristo en el Altar. Se comulga una galleta.

El que asista a un acto de Bergoglio (conferencia, ángelus, charla,…) peca mortalmente. Porque no es un hombre que lleve a la santidad cuando habla. No es un hombre que haga caminar hacia el bien divino, sino que pone la puerta hacia el pecado: invita a pecar y a seguir en la vida de pecado. No es como Jesús: no peques más. Bergoglio dice: quiero una iglesia de pecadores. Para ese hombre el pecado no es un mancha en su alma, sino otra cosa, lo que su mente diabólica se ha inventado. Es un Obispo que engaña con su palabra a todo el mundo. ¿Por qué pierden el tiempo escuchando a ese hombre que no da una palabra de verdad? ¿Qué hacen contemplando sus obras? ¿Qué les importa sus viajes?

Bergoglio ya hay que ponerlo a un lado, porque ahora se hacen fuertes los demás: los que lo apoyan, que son muchos, y en muchos frentes.

Bergoglio ha sido el entretenimiento para toda la Iglesia; pero ya se le acaba la cuerda. Muchos han visto su negrura; y muchos la aceptan, la quieren para sus vidas; y sólo están esperando que ese hombre comience a destrozarlo todo en la Iglesia. Y muchos se impacientan porque ven que ese hombre tiene mucha labia, pero ninguna obra.

Bergoglio es, como todos, pero en lo malo. Todos hablan muchas cosas, pero unos son buenos, otros son unos demonios. Y cada uno tiene sus impedimentos para obrar. Así los Papas anteriores no pudieron hacer el bien que Dios les pedía, por la rebeldía de muchos Cardenales y Obispos; así Bergoglio tiene a muchos que tampoco lo quieren en su maldad. No puede hacer lo que él quiere y no deja hacer a los otros en el mal. Los tiene enfrentados.

Bergoglio ha sido orgulloso desde el principio: él ha querido poner su camino. Y ha encontrado oposición en la cima del gobierno, que es la masonería. Y ésta le ha dejado hacer, mientras convenía. Pero ya Bergoglio no conviene a la masonería, porque hay que dar un paso más: hay que empezar a romper y se necesita una cabeza pensante.

Bergoglio es sólo un vividor. Y no más que eso. Vive su vida y deja que los demás la vivan. No por eso, deja de ser un dictador. Ahí lo tienen con el golpe de estado a Mons. Rogelio Livieres. Es el acto propio de una sabandija en el gobierno: quiere que todos obedezcan a su mente diabólica, a su planteamiento de lo que debe ser la iglesia sin cristo, para el pueblo, para el comunismo, para la fraternidad, para los pobres… Y si encuentra oposición, hace lo que ha hecho. Y Bergoglio se queda tan tranquilo, porque no tiene arrepentimiento de su pecado. No ve su pecado: ve a los otros que van en contra de él. Y eso le molesta mucho, pero pone cara de idiota y de niño bueno.

En la Iglesia se habla mucho de amor fraternal, de misericordia, de humildad, de que hay que estar en la verdad, pero todo eso son palabras en mucha Jerarquía. Es sólo el lenguaje humano. A la hora de la verdad, si no te sometes a la mente de tu Obispo te quedas en la calle pidiendo limosna. Y encima te levanta una calumnia el mismo Obispo.

Esto es una realidad y está pasando en la Iglesia. Y la gente anda embobada con un necio, un estúpido y un idiota, como es Bergoglio. Y no ve lo que pasa en la Jerarquía de su parroquia. No ve los lobos que hay en su parroquia. Y, entonces, no puede ver al lobo principal, que está sentado en la Silla que no le pertenece.

La Iglesia está en el pecado habitual: colaborando con un hereje, ocultando sus herejías, dándole publicidad, y haciendo que los demás se sometan a la mente de ese hombre sólo porque está en la Silla de Pedro: sólo por una cuestión externa, para guardar las apariencias con todo el mundo y decirse a sí mismos: en la Iglesia Católica estamos todos unidos con el Papa. Todos a una con un imbécil.

Gran pecado es éste el de la Jerarquía. Muchas almas sacerdotales están muertas por su obediencia a un hereje. Y les va a ser casi imposible salir de ese pecado. Porque son los que más conocen: luego son los que más pecan. Pecan con perfección; no con ignorancia, no con dudas… Son almas con una vida sacerdotal tan mísera, tan rastrera, que no les importa someter su mente a la mente de un hereje. No les importa. Beben su pecado como si fuera un vaso de agua.

Jesús es el Verbo Encarnado, el cual ha desparecido de muchas misas, de muchas almas sacerdotales, porque la Iglesia que está en el Vaticano ya no es la Iglesia de Cristo. Ya no son sus sacerdotes: son lobos que llevan a las almas a lo más profundo del infierno. Y las almas las siguen como borregas que son.

Anuncios

17 comentarios

  1. Claudio dice:

    Padre, entonces ya no se debe dar ofrendas o diezmos a la iglesia?, yo lo daba para misas por las almas del purgatorio, tambien ya no deberiamos ir a la iglesia?, por favor padre ayudame en esta duda, gracias

    Estimado Padre, si es asi, entonces en la eucaristia ya no existe la transustacion, si no seria un simple pedazo de harina, es asi, padre?

    • josephmaryam dice:

      Tengan las cosas claras:

      1. no se puede obedecer a Bergoglio, porque no es cabeza de la Iglesia Católica;
      2. En la Iglesia Católica se obedece al Papa legítimo, que es Benedicto XVI;
      3. Lo demás, las misas que se hacen por la Jerarquía que obedece a Bergoglio, tienen que discernir si tienen fe o no tienen fe. Porque quien obedece a un hereje, se vuelve hereje como él. Y, por tanto, no se puede asistir a una misa de esta jerarquía y, en consecuencia, no se pueden dar ofrendas a estas misas.
      4. La transubstanciación es independiente de si gobierna un Papa legítmo o un falsario, como Bergoglio. Una cosa es el poder divino en el Papa; otra la gracia del orden, por la cual el sacerdote celebra su misa y administra los Sacramentos.
      5. En la Iglesia no existe, actualmente, el poder divino en la Cabeza: los tres poderes: enseñar, guiar y santificar. Pero sí se dan los distintos sacramentos, que sólo necesitan de la fe del sacerdote. Sin esa fe, aunque haya un Papa legítimo, no se da la Eucaristía, ni los demás sacramentos.
  2. Mima dice:

    Estimado Padre, me surge la duda: que pasa con los todos esos santos canonizados por Bergoglio? Ninguna de las canonizaciones seria válida entonces, incluyendo la de los papas JPII y Juan XXIII?

    • josephmaryam dice:

      Nada de lo que hace Bergoglio es válido para la Iglesia Católica, porque no posee el Primado de Jurisdicción: no es Papa legítimo. Todo es nulo. Las canonizaciones son nulas, el Sínodo que ha convocado es nulo; cualquier mandato que haga es nulo; todos aquellos que trabajan para él y se dedican a resolver asuntos espirituales, no resuelven nada.
      Todo es válido en la Iglesia de Cristo, en donde los fieles y la Jerarquía obedece al Papa legítimo.
      Todo es nulo en la nueva iglesia, levantada por Bergoglio, que no es la Iglesia de Cristo porque tiene un gobierno horizontal. Y la ley de la gracia no se da en una iglesia con un gobierno horizontal. Y las leyes canónicas, que dependen de la ley de la gracia, no funcionan en un gobierno horizontal.
      La ley de la gracia sólo se da en una Iglesia con el gobierno vertical, que es la que puso Cristo en Pedro.
      Esto es tan importante entenderlo para comprender el juego de la curia romana. Se apoyan en lo de siempre, en las leyes de siempre, pero para meter sus nuevas ideas. Y todo parece que sigue igual, en lo externo, porque no se cambia ninguna ley, pero ocultamente se está obrando otra cosa y se preparan los nuevos libros, las nuevas leyes, el nuevo evangelio, la nueva liturgia de la nueva iglesia.
      Se adormila a todo el mundo con canonizaciones, para dar gusto a los católicos tradicionalistas y que vean que Bergoglio no es tan malo como parece, pero en el fondo es una destrucción de la Iglesia Católica.
      A Bergoglio no hay que hacerle caso en nada. Aunque mañana proclame como dogma la Corredención, que no lo va a hacer, como si se oye llover.
      Bergoglio no es el Papa de la Iglesia Católica. Luego, todo lo que hace es un cero a la izquierda.
      Si esto no lo tienen claro, entonces entran en el juego de la curia romana y están esperando algo de Roma.
      No esperen nada de una Jerarquía totalmente masónica, como la que se sienta en el poder de Roma: son diez cabezas que dirigen los destinos de una nueva iglesia, de un nuevo cisma. Y son muy hábiles en dar a los enemigos, que son los verdaderos católicos, lo que ellos quieren.
      ¿Queréis al Papa Juan Pablo II santo? Pues os lo canonizamos.
      No vean a Roma como antes: tienen que verla como ramera, pagana, mundana, masónica, comunista, protestante, musulmana, budista…En Roma se ha abierto todas las puertas al error. Y son los lobos los que destruyen a los mismos lobos. Esto es lo que hacen ahora con la fsspx: ahora les están abriendo las puertas de la Iglesia: pero de su nueva iglesia. Y era el momento de decirles: ahí os quedáis, porque no sois la Iglesia Católica. Pero esos lobos que se separaron de la Iglesia Católica, que dijeron no al Papa, ahora van a ser liquidados por otros lobos, que los tienen engañados.

  3. arturo dice:

    Sí bergoglio es masón, no puede ser papa. Ni siquiera católico, pues la masonería esta excluida del catolicismo. Un católico no puede ser masón. Hay documentos que prueban que bergoglio es miembro honorario del rotary club argentino. ¿ cómo es posible que se haya elegido a alguien así, con esos antecedentes, fraternizando con los enemigos mortales de Cristo y Su Iglesia? Si se comprueba este vínculo escandaloso y sacrílego, bergoglio y sus secuaces deberían hacer abandono de la Iglesia, siguiendo un procedimiento canónigo ya que que todo católico queda excomulgado si pertenece a la masonería.

  4. Maria dice:

    Dios lo bendice.

    • kaoshispano dice:

      es un loco poseso sin remedio, como la encerrona del padrino de paco1JESUITAS, el del Gay2 Ortega a BXVI (G2 con maricon de cama incluido)….., más los que se lleva con él a los infiernos es que no eran dignos de nada católico ni crístico. Pero peor son los que tapan y complicean info-neoconicos TODOS opusinetes de party.

    • Maria dice:

      Me refiero a que Dios bendice al Padre Joseph….y a este sitio….por eso todo lo escrito aquí por este sacerdote viene del cielo.
      Sólo eso.

  5. Es un encantador de serpientes con su cochino lenguaje humanitarista, huero y cursi. Francisco envió un mensaje a Venezuela en el que pidió “no tener miedo a la convivencia y al diálogo en el país”, porque, afirmó, “la reconciliación y la unión no son una derrota”.

    Habría que explicarle a este rematado imbécil que los venezolanos no le tienen miedo ni a la convivencia ni al dialogo, sino a los sicarios a sueldo del presidente Maduro. Asesinos de venezolanos que no comulgan con la basura comunista del chiflado discípulo del fiambre Chávez. Bergoglio siempre pone en pie de igualdad al terror con la persecución, a los verdugos con las víctimas, a extremistas islámicos con tradicionalistas católicos, a lo santo con lo corrupto. Su asquerosa equidistancia es signo de su pudrimiento interior.

    No me cabe duda que el Altísimo juzgará a este esbirro de Lucifer impecablemente.

  6. Jose M dice:

    Gracias por sus posts. Si bien todos son buenos, este es uno de los mejores. Me ha tocado el alma.

    Hace bien en recordarnos lo que es necesario en terminos de oración y penitencia para santificarnos. No es fácil, sobre todo en los tiempos actuales en los que casi se pueden percibir los demonios (Ave María Purísima) pululando por doquier, y no es de extrañar que siempre tengamos la tentación de tomar atajos (ejemplo más extremo el “buenismo” que elimina el pecado). Gracias por recordarnos que hemos de abajarnos, humillarnos y mortificarnos. Como dice un buen sacerdote que conozco, Dios no te da un “chupa chup sino un dolor”.

    Si bien tengo mi buena dosis de pecados, que con torperza intento eliminar, me alegro de no haber pecado obediciendo a Bergoglio. Se me atravesó desde el primer día.

  7. Maria dice:

    Padre…hermosas sus palabras acerca de la Divinidad de Jesus….
    Es tan hermosa la teologia…..tan hermosa….y en este seudo pontificado se habla solamente de la pobreza material y se glorifica al pecado…
    La Iglesia como institución divina es perfecta…..por eso las puertas del infierno no prevalecerán sobre ella….solamente no es el tiempo….
    El único Dios en tres personas divinas es una realidad que sobrepasa la belleza…pero se habla solamente del aspecto animal del hombre….mientras se recibe en Roma a tanto icono del dinero sucio mal ganado y grotescamente engordado….
    Me da asco lo que hace Bergoglio….no puedo rezar por el….algo pasa…que no puedo pedir por el…..
    Pido por todos los ignorantes que creen que la virtud esta en hablar de los pobres…..y demás tonterías….

    • elias dice:

      Maria yo sí pido por su conversión porque pienso que si yo fuera malísimo querría que alguien rezara por mi. Ya sabes que la Santísima Virgen dijo en Fatima a los pastorcitos que muchas almas se condenan porque no hay nadie que rece y se sacrifique por ellas.

    • josephmaryam dice:

      Lo que este alma está diciendo es que en oración el Señor le muestra que no rece por ese hombre. Es un mandato de Dios al alma. No es una opinión del hombre, no es un pensamiento que le nace al alma: Dios le imposibilita rezar por esa persona. Y eso significa que Su Voluntad consiste en que no se rece por esa persona.
      Dios no escucha la oración para salvar el alma de Bergoglio: ya no hay que rezar por eso.
      Dios escucha la oración para pedir Justicia a Dios por la obra que Bergoglio está haciendo en la Iglesia.
      Bergoglio condena almas: ¿por qué rezan para que su alma se salve, si no quiere salvarse, si vive para condenarse y para condenar a otros?
      Si Bergoglio se fuera a un monasterio a expiar sus pecados, entonces recen por su alma, para que se convierta.
      Pero si Bergoglio sigue obrando la condenación de su alma y de otras muchas, entonces no pierdan el tiempo rezando por su alma. Hay gente que no quiere salvarse. No lloren por el alma de Bergoglio. No hagan penitencia ni ayunos por su alma.
      Sacrifíquense por otras almas, que están en mucho peligro si obedecen a Bergoglio.
      No sean sentimentales en la vida de oración. Hagan una oración de deseo divino. No hagan una oración de ideas o de deseos humanos.
      Pidan a Dios, en la oración, cuál es Su Voluntad sobre Bergoglio. Y entenderán lo que es Bergoglio. Y, entonces, lo dejarán a un lado como un trasto inútil: que se lo coman los perros.

    • A mi me pasa muy parecido. Cuando en el grupo de oración piden POR LAS INTENCIONES del papa Francisco, se me genera un rechazo instantáneo por dentro y para mis adentros debo decir que no conozco sus intenciones y que no puedo pedir por ellas porque temo no son buenas. Padre, es mi deber compartir esto con el grupo de oración?

    • josephmaryam dice:

      Sí, porque en la oración de comunidad es necesario orar todos una oración verdadera. Y Dios da señales a cada alma del grupo para que se busque la oración que agrada al Señor. No oren por las intenciones de uno que no es Papa, de uno que no es miembro de la Iglesia Católica. Tienen que orar por las intenciones del verdadero Papa, no de un falsario.

    • Maria dice:

      Elías…te explico lo que me pasa….
      En medio de tribulaciones y dolor espiritual…el año pasado…en algún momento rece por Bergoglio…pedí que fuera claro con el genocidio del aborto…por ejemplo…al poco tiempo a los abrazos con el cerdo de Mujica….luego del vergonzoso referéndum pro aborto…lo mismo con su asqueroso silencio y chabacaneria en la JMJ….ahí yo….tenía la respuesta…y en un tiempo que no es de la tierra porque una no sabe cuando ni como….no pude seguir rezando más….por el.
      Cuando este señor Bergoglio hablo de la “fantasía del Espíritu Santo” dije…ya esta…
      Jamás habla de las realidades últimas…y de que sí uno muere en pecado mortal….no arrepentido….termina en el infierno….
      Si Ud supiera la perfección del alma de Cristo…y la pureza de su corazón….y lo que paso en la Cruz espiritualmente….compartiría lo que con tristeza escribí.
      Pídale a Dios sabiduria….la sabiduría de la Cruz…lo demás no sirve…
      Y con Dios no se juega.ni se lo embauca.
      Nunca.

  8. ana dice:

    Padre, es muy cierto todo lo que aquí se expresa, lamentablemente creo que la mayoría de los sacerdotes y de los católicos van a la condenación, porque se ha llegado al punto en que se va imponer a los sacerdotes que den la comunión a los adúlteros (algo que santos como el P. Pío jamás habrían hecho); y la mayoría lo hará “por falsa obediencia”, como si no tuvieran presente la respuesta de San Pedro al Sanedrín: “Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres”. Y nuestros hermanos seglares la mayoría son ignorantes y les acomoda bastante que la Iglesia se haga una con el mundo, sin importar que se desobedezca la misma ley de Dios. En realidad no se necesita tener enormes conocimientos para darse cuenta que la persona que se viste de blanco no es Papa, basta sólo ponerse en oración y pedir al Señor humildemente que nos ayude a salir de cualquier duda o confusión, y Él siempre nos mostrará el camino, pero hay que estar dispuesto siempre a hacer su voluntad y no dejarse llevar por opiniones humanas.

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: