Lumen Mariae

Inicio » 666 » Roma: sede del Anticristo

Roma: sede del Anticristo

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

abomina

«… hizo Yavhé llover sobre Sodoma y Gomorra azufre y fuego de Yavhé, desde el cielo. Destruyó estas ciudades y toda la hoya, y cuantos hombres habían en ellas y hasta las plantas de la tierra» (Gn 19, 24).

Abominación es Roma. Abominación es la cabeza de Roma: Bergoglio. Abominación es toda la Jerarquía que se somete a Bergoglio.

Este hombre es un dictador de su mentira. Y, por tanto, es un hombre que sabe que está en esa posición, en ese liderazgo, para imponer su mentira a toda la Iglesia.

Este hombre es vulgar en su palabra, pero es idiota en su pensamiento; en otras palabras: es un hombre que vive dando vueltas a su idea maquiavélica, y que la transmite en un lenguaje vulgar, plebeyo, que gusta a todo el mundo por su sentimiento barato y blasfemo.

Decir idiota a alguien no es decirle tonto: Bergoglio sabe muy bien lo que dice y lo que hace. El idiota es aquel que está privado del conocimiento de la verdad y, por tanto, tiene que obrar siempre la mentira. Y si se está en la cabeza de un gobierno, eso significa una cosa: dictadura. Bergoglio es un dictador. Todos tienen que hacer lo que dice esa mente, aunque las leyes digan otra cosa.

¿Qué es, si no, la aclaración del Obispado sobre el matrimonio (ver texto) trasns celebrado en la iglesia de Santiago del Estero, en Argentina? Esta aclaración es una clara hipocresía, una fariseísmo de una Jerarquía que no pertenece a Cristo, sino que lo combate.

La ley de la Iglesia es muy clara. Se la han pasado por el arco del triunfo y se han sometido a Bergoglio. Obedecen la mente de ese hombre, poniéndose en contra de la mente de Cristo.

Aquellos que piden que Roma suspenda a este sacerdote y al Obispo por hacer este casamiento, no saben de lo que están hablando. Porque este casamiento se ha hecho con la “bendición” de Roma. Ningún Obispo hace nada en la Iglesia sin Roma. Ningún sacerdote hace nada en su parroquia, sin su Obispo.

Bergoglio: dictador de mentiras, de maldades, de abominaciones. Y todos le besan el trasero. ¡Todos! ¿Todavía no tienen inteligencia?

¡Tienen que despertar si quieren seguir en la verdadera Iglesia: la que Cristo fundó en Pedro!

Tienen que aprender a discernir la falsa de la verdadera Jerarquía. Y llamar a cada una por su nombre. Y poner a cada uno en su lugar.

Es tiempo de cuestionar a toda la Jerarquía. ¡A toda! Ya no es tiempo de obedecer a nadie en la Iglesia. Porque eso que vemos en Roma no es la Iglesia de Cristo, no es la Iglesia Católica. Es un invento de unos hombres que, desde hace mucho tiempo, están en la Iglesia para lo que vemos: destruirla desde dentro.

No pueden asistir a misas donde sacerdotes u Obispos, casen a personas transexuales, bauticen a hijos de homosexuales, se den predicaciones claramente comunistas, protestantes, masónicas. ¡No pueden! ¡Allí donde se obra una abominación, como es casar a personas trans, después, no se puede poner a Cristo en el Altar! ¡O se está con Cristo o contra Cristo! O se tienen las ideas claras de lo que Cristo exige a un sacerdote en Su Iglesia, o se levanta una nueva y falsa iglesia con un nuevo y falso Cristo!

¡Tienen que despertar!

Dios ha dado Sus Leyes a los hombres. Y si los hombres desprecian esas leyes, sencillamente esos hombres no son hijos de Dios, sino del demonio. No son hijos de la Iglesia. No pertenecen a la Iglesia Católica.

A ese sacerdote, que casó a esta pareja, tienen que llamarlo por su nombre: sacerdote apóstata de la fe, hereje, cismático. Sacerdote que pertenece a la Jerarquía infiltrada en la Iglesia. Sacerdote de la masonería, instrumento de la obra masónica en la Iglesia. Y, por tanto, tienen que apartarse de ese sacerdote y del Obispo que lo mantiene en su ministerio; y, por supuesto, de Bergoglio, que es el que está detrás de todo esto.

Muchos no han comprendido lo que es la herejía. Creen que hace falta un sistema filosófico o teológico para expresar una herejía.

Bergoglio las dice cada día. No hay día que no diga su herejía. Pero nadie se da cuenta. Su famosa frase: no soy quién para juzgar; es una herejía.

La herejía es oponerse a la Verdad. Y la Verdad es la Palabra de Dios: «No te ayuntarás con hombre como con mujer; es una abominación» (Lev 18, 22).

Dios enseña al hombre a juzgar al homosexual. Todo homosexual es una abominación. Luego, cada hombre tiene el deber y la obligación de juzgar. Cada hombre es quién para juzgar porque el poder se lo da Dios en Su Enseñanza, en Su Palabra, en Sus Leyes.

Por tanto, todo aquel que diga que no es quién para juzgar a un homosexual se opone directamente a Dios, a la verdad. Está enseñando su mente humana, su idea. Y la pone por encima de la idea de Dios, de lo que enseña Dios. Y si eso que dice no lo retira, sino que lo mantiene y lo pone por obra, entonces ese hombre cae en la herejía automáticamente. Es pertinaz en su mentira.

Las obras del Bergoglio ahí están. Este casamiento es su obra, porque viene de su herejía. Este casamiento es la obra de su herejía. Es lo que se llama apostasía de la fe. Ser apóstata de la fe es obrar la herejía. Y ser hereje es ser, al mismo tiempo, cismático.

Son tres pecados que están unidos. No se pueden separar. Uno está en la mente: la herejía. Y quien piensa la herejía, la obra. Y, por eso, cae en la apostasía de la fe: vive para obrar la maldad. Y quien obra la herejía, quien es apóstata, comienza a levantar una nueva vida, un nuevo camino, una nueva iglesia: el cisma.

El hereje está «enteramente pervertido y peca, condenado por su propio juicio» (Tit 3, 11). Bergolgio se condena a sí mismo con su propia sentencia: no soy quién para juzgar. Y, por tanto, sus obras son siempre de pecado y de abominación. Nunca son obras de verdad. Nunca. Su juicio lo tiene pervertido. Esto es lo que significa la palabra idiota, en griego: el hombre privado de verdadero conocimiento: el pervertido en su juicio.

Y una persona pervertida, idiota, es mala por los cuatro costados. Y, aunque su palabra sea vulgar, aunque ponga una sonrisa a todo el mundo, aunque se quiera mostrar con el vestido de la humildad y de la pobreza, hay que apartarse de estas personas, como si fueran el mismo demonio: «Al hombre herético, tras la primera y la segunda amonestación, evítalo» (Tit 3, 10)

Esto es lo que muchos católicos, que todavía dudan de si Bergoglio es o no es Papa, no hacen. Algunos todavía se preguntan si Bergoglio se ha puesto o no al margen de la Iglesia. Después de 18 meses de ver las obras de este hombre, ¿todavía no ven nada, no lo evitan, no huyen de él, están esperando todavía algún milagro en el Sínodo?. ¡Esto es de locos!

Para quien ya ha captado lo que es Roma, el Sínodo sólo es un grupo de hombres que van como corderos al matadero. No es más que eso.

“Vuestra palabra homosexualidad se puede explicar por la historia de Sodoma y Gomorra. Leed en vuestras Biblias o consultad a vuestro clero. Buscad, hijos Míos, un clero humilde y piadoso. Muchos han perdido la fe. Muchos han vendido sus almas por llegar a los altos cargos. Y esto hijos Míos, yo digo, de todas las denominaciones!” (Verónica de la cruz).

¿Por qué este sacerdote ha casado a esta pareja de homosexuales? Porque está en ese ministerio para hacer su negocio, su empresa en la Iglesia. Ha vendido su alma al demonio, para tener un puesto, una posición social y política, dentro de la nueva iglesia que se levanta en Roma.

Si este sacerdote se hubiera opuesto al pensamiento de Bergoglio, lo tendríamos en la calle mendigando comida y un vestido. Pero, como quiere seguir teniendo un plato de comida todos los días en su mesa, entonces decide limpiar las babas de Bergoglio y oponerse a Cristo en Su Misma Iglesia y con la vocación que el mismo Cristo le dio: usa los dones de Dios para hacer una obra del demonio. Esto tiene el nombre de blasfemia contra el Espíritu Santo.

Y esto señala otra cosa: la aparición del Anticristo. Cuando la Jerarquía de la Iglesia se convierte en anticristo, como este sacerdote, automáticamente los tiempos se aclaran y se precipitan para que aparezca el Malvado, el otro dictador que tiene que ponerse en el mundo.

Hay dos dictadores en este tiempo del Anticristo: uno en la falsa iglesia: un falso Papa. Y otro en el mundo: el Anticristo. Y esos dos dictadores son los que manejan todos los gobiernos del mundo y todas las iglesias, incluida la que está en Roma.

“Debéis seguir haciendo una vigilia de oración por el clero del mundo. La oscuridad ha descendido a la iglesia de Mi Hijo. ¡Sea lo que sobrevenga a todos vosotros por el caos que está llegando rápido a vuestro país y a otras naciones del mundo! Pronto habrá un déspota en el mundo. Lo llamo número dos. Pero muchos lo han nombrado, y en el libro de la vida se refiere como el Anticristo.

Sí, hijos Míos, vosotros lo reconoceréis por sus hechos. Muchos venderán sus almas a él para conseguir altos cargos, pero todo lo que está podrido caerá. No importa las batallas que haya que librar por mantener la luz en vuestro país y en el mundo. Vosotros seguiréis adelante como soldados de la luz, llevando vuestra bandera de la fe y la verdad frente a la adversidad» (Ib).

Hay que ser soldados de Cristo para poder oponerse a los soldados del Anticristo. Tienen que oponerse, con valentía, a toda esa Jerarquía pervertida si quieren ser de Cristo. Y no tienen que tener miedo de esa Jerarquía, porque son sólo hombres, que se visten de ropas bonitas, pero que no son lo que parecen: no son sacerdotes, no son Obispos, no son Cardenales.

Tienen que tener el valor de despreciarlos en sus caras. De decirles la verdad como es, porque no merecen el respeto que un sacerdote de Cristo se merece. No tienen el espíritu de Cristo, sino del anticristo. Y, por tanto, no hay obediencia a ellos.

Esto es lo que mucha gente no comprende. Se sigue obedeciendo a una Jerarquía que cae en el pecado, que es débil en el pecado. Pero no se obedece a una Jerarquía que comete los tres pecados que le apartan de la Iglesia: herejía, cisma y apostasía de le fe.

Un sacerdote puede ser mujeriego, pero después sigue predicando la verdad. Hay obediencia a él, a pesar de su pecado de lujuria. Porque ese pecado de lujuria no se opone a la doctrina de Cristo de manera directa.

Pero un sacerdote que, por sus obras, se opone a la doctrina de Cristo, como es este sacerdote que casó a esta pareja, aunque su homilía sea maravillosa, aunque diga palabras que parecen verdaderas, cae toda obediencia. Porque la fe está en las obras. Si se tiene fe en Cristo, se obran las mismas obras de Cristo. Si no se tiene fe en Cristo, se hacen las obras del demonio, que son contrarias a las obras de Cristo. Y Cristo nunca casó a parejas homosexuales. ¡Nunca! Este sacerdote lo ha hecho. Conclusión: no hay obediencia a esta Jerarquía. Hay que combatirla, no sólo resistirla. Porque es la propia del demonio. Son los soldados del Anticristo.

“¿Qué podéis esperar para vuestro país, que permite que florezca la homosexualidad, y se vuelva una forma de vida ahora por parte de sus líderes bajo la bandera de la verdad? ¿Y la fidelidad? A su dios; ellos han tirado la bandera y están yendo en la dirección de Satanás.

“Ahora las leyes se están haciendo para proteger los que ofenden a Dios, los homosexuales. La humanidad llevará el estandarte por delante. Habrá muchas tribulaciones para la humanidad antes de que vuelva Mi Hijo para reuniros Él mismo. En su momento muchos serán quitados de la tierra. Pero habrá una tribulación antes de ese momento» (Ib).

La nueva y falsa iglesia, que se ve en Roma, está protegiendo a los que ofenden a Dios. Y van a sacar las leyes correspondientes para eso. Y ya no van a tardar. Ya no será como han hecho ahora: un fariseísmo. Ahora se van a apoyar en sus mismas leyes, que serán una gran blasfemia a Dios.

La homosexualidad es una forma de vida en la nueva iglesia. ¿No es esto lo que predicó ese sacerdote?

“Estamos reunidos celebrando el amor de Dios en nuestras vidas, un amor que estaba desde el origen de nuestra existencia, y que los ha sostenido en momentos de dificultades, de alegría, de esfuerzo cotidiano por hacer que la opción de vida que han tomado sea respetada por todos, sea el que los acompañe por el resto de sus vidas”.

Esta opción de vida es respetada por ellos, por la Jerarquía del demonio. Y tiene que ser aborrecida por los soldados de Cristo, por la verdadera Jerarquía. Si no hacen esto, entonces ustedes pertenecen a esa nueva iglesia en Roma. Si no se separan de Roma, totalmente, van a perecer en la Justicia que viene ya a toda la Iglesia. Primero a la Iglesia, después al mundo entero.

Hay que salir de Roma pagana. Roma inmunda. Roma abominable. Y hay que salir ya. No esperen a después del Sínodo. Ya Roma no es el asiento de la Verdad, sino la sede del Anticristo.

Anuncios

26 comentarios

  1. Mima dice:

    Desde hace al menos veinte años en una importantísima iglesia jesuita del interior del país los sacerdotes “bendicen” las uniones de homosexuales a las que asisten sus familiares y amigos, y desde hace el mismo tiempo, al menos, un gran número de sacerdotes de todos los colores y pelajes absuelven en confesión a las personas homosexuales que conviven con otras de su mismo sexo. Es cosa vieja y no es ocurrencia de algún cura. Es lo que se enseña en muchos seminarios, despacito para no levantar la perdiz, siguiendo al jesuita Tony Mifsud, en sus tres tomos de “Moral del discernimiento” (San Pablo, Santiago de Chile, 1993): lo ideal para la persona homosexual, es la castidad perfecta, pero en el mundo actual eso es imposible. Por tanto, lo mejor posible es la convivencia con una pareja fija para evitar, de ese modo, conductas promiscuas. Esto fue escrito a comienzos de los ’90, y desde esa época se practica en gran parte de las iglesias católicas argentinas.
    Y eso lo sabe Bergoglio. Y lo saben los obispos. Y no dicen nada. O, más bien, no decían nada. Ahora están, despacito para no asustar, blanqueando la cuestión.
    No me extrañaría que lo de Santiago del Estero haya sido un globo de ensayo. Y no me extrañaría tampoco que la semana que viene la Luisa Lucía recibiera un llamado telefónico con una voz que dijera: “Ciao Luisa. Sono il padre Giorgio”.

    Visto en: http://caminante-wanderer.blogspot.com.ar/2014/09/mons-bokalic-salio-aclarar.html

  2. Marita dice:

    Padre, a propósito de las 20 parejas que el hereje Bergoglio casó, y entre esas parejas hay algunos que cohabitan desde hace años y con hijos. Le pregunto es acaso válido contraer matrimonio de este modo? Acaso no se les pudo hacer una bendición del hogar como es lo normal?
    En que situción quedan esas parejas ante Dios?
    Muchas gracias, que Dios lo bendiga

    • josephmaryam dice:

      Para dar un juicio sobre eso, hay que conocer los expedientes de cada matrimonio.
      La práctica de la Iglesia es sencilla:
      1. tiempo de alejamiento para los dos: es decir, vivir separados, no sólo de habitación, sino de casa, hasta el matrimonio
      2. En ese tiempo, hacer la confesión de toda su vida.
      3. Hacer exorcismos sobre ellos y liberar sus casas
      4. Enseñarles que su vida pasada en el pecado es nula para Dios y, por tanto, que les quede claro que deben comenzar una nueva vida en la que expíen todos sus pecados pasados y lleven a sus hijos a la santidad.

      Seguramente que esto no se ha hecho para nada.
      Por otra parte, ninguna bendición puede traer a un matrimonio un usurpador del trono. Ese acto fue claramente social, sin que Dios interviniera para nada. Si hubo matrimonio, sólo Dios lo sabe. Y si lo hubo, entonces es claro que la gracia tiene un obstáculo para darse si no se dieron las condiciones adecuadas, en cada alma, para recibirla.

  3. Faustina dice:

    Padre, Dios le bendiga. Leo asiduamente su blog; quisiera que me diera su opinión sobre el artículo de Roberto di Matei que ayer leí en religiónenlibertad. Trata sobre la cuestión de los dos papas, y da una argumentación teológica, para finalmente señalar a Francisco como único papa verdadero. A mí me ha parecido que la misma argumentación valdría para lo contrario, considerar a Benedicto XVI.
    Gracias.

    • josephmaryam dice:

      Es claro el pensamiento de este hombre.
      Todo el problema está en la ley de la gracia, no en la ley canónica.
      Y, por eso, para resolver la cuestión del Papa legítimo hay que ir a la ley de la Gracia.
      Esta ley dice que el Primado de Jurisdicción sólo lo posee un hombre en la Iglesia: el Papa. Y ese Primado de Jurisdicción está en el Papa hasta su muerte o hasta que Dios, en una Voluntad clara, le diga que renuncie a ser Papa.
      El Primado de Jurisdicción es sólo la Autoridad de Dios, el Poder Divino. No es el ejercicio de ese Poder.
      El ejercicio viene después de la elección del Papa.
      Cuando se elige a un Papa en la ley de la Gracia, es decir, una vez muerto el anterior, se elige a un hombre que recibe en el Cónclave el Primado de Jurisdicción.
      Esto es un Papa: el que tiene el Primado de Jurisdicción, aunque no gobierne nada.
      Esto es un punto fundamental en el dogma.
      Si no se ve esto, tan sencillo, entonces los hombres empiezan a discutir de lo que no saben.
      Un Papa nunca tiene el Primado de Honor: por tanto, no existe el Papa emérito. Esto es sólo una fábula de Bergoglio.
      Sólo el Papa, por ley de la Gracia, tiene el Primado de Jurisdicción. Y nunca puede tener, aunque renuncie, el Primado de honor.
      Los hombres, en la Iglesia, han dado al Papa legítimo una atribución que no le corresponde, que es una falsedad en la teología. Por eso, ese artículo no vale para nada teológicamente. No se atiene al dogma, sino a las palabras de Francisco sobre un Papa emérito. Y, después, han hecho un discurso filosófico totalmente falso, para argumentar una fábula.
      Tienen que ir al dogma del Papado: a la ley de la Gracia.
      Si van a la ley canónica, entonces hacen disquisiciones sin verdad. Y no dicen que el ejercicio del gobierno está usurpado. Quien gobierna la Iglesia no es un Papa legítimo, es un falso Papa, que no tiene el Primado de Jurisdicción, sino que sólo posee el Primado de honor, pero anulado por su pertinaz herejía.

      Esto es lo que en ese artículo no se dice, porque se va a lo que gusta a todo el mundo, para finalizar y poner a Francisco como Papa con un argumento falaz, que no tiene ningún fundamento en el dogma del Papado.
      No sigan a personajes que no saben de lo que hablan: que dan publicidad a un falso Papa. Que no tienen las ideas claras en el dogma del Papado.
      La Iglesia es la ley de la Gracia. Y esto es lo que mucha gente no comprende. Porque no les interesa la gracia para nada.
      Están con sus sentimentalismo sobre un Papa emérito, que se dedica a otra vida, y un falso Papa idiota, que entretiene a todo el mundo, y que todo el mundo está atento a lo que va hacer en la Iglesia, sin que a nadie le interese la Iglesia de Cristo. Y después se creen los más sabios del planeta y de la Iglesia. Después le dicen a los católicos quién es el Papa verdadero según la profundidad de su teología totalmente errada.

      Es una pena cómo está la Iglesia.

      El Papa legítimo es Benedicto XVI porque tiene el Primado de Jurisdicción, ya que no renunció al Papado sino al ministerio de Obispo de Roma.
      Por tanto, no se da la Sede Vacante, sino que se da el gobierno usurpado.
      Son dos cosas diferentes:
      Sede Vacante, que significa que no existe un hombre que tenga el Primado de Jurisdicción.
      Ejercicio del poder, o gobierno de la Iglesia usurpado por un hombre que sólo tiene el Primado de Honor, pero que anuló por su herejía pertinaz: su gobierno horizontal.

      Por ley de la Gracia, el gobierno de la Iglesia ha sido usurpado; pero la Sede la tiene el Papa legítimo, aunque no se siente en Ella y aunque no gobierne la Iglesia.
      Esto es la ley de la Gracia. Esto es el dogma del Papado.
      ¿Quién explica esto en la Iglesia? Nadie.
      Todos han cogido la ley canónica y han puesto a un falso Papa según esa ley canónica. Para ellos es válido, pero no para Dios.
      Dios, en Su Iglesia, se rige por la ley de la Gracia, no por la ley canónica.
      Quien cumple la ley de la Gracia cumple la ley canónica.
      Pero quien cumple la ley canónica no siempre está cumpliendo con la ley de la Gracia.
      Y es lo que hicieron todos esos cardenales en ese Cónclave: cumplieron con la ley canónica, pero no con la ley de la gracia.
      Y, ahora, se inventan sus leyes: pongamos la figura del Papa emérito. Cuando esa figura no existe en la Iglesia de Cristo. Sólo existe en la falsa iglesia que está en el Vaticano.
      Pero a como a los hombres les da igual todo esto, por eso siguen apareciendo tontos que hablan de una forma erudita de cuestiones que no comprenden, porque no se ponen en la Gracia. No van a la raíz del problema de la Iglesia.
      Se es Iglesia, no porque se tenga un bautismo o una confirmación o se reciba la Eucaristía, o se pertenezca a la Jerarquía o se tenga un matrimonio.
      Se es Iglesia porque se vive en gracia, se es fiel a la gracia que se ha recibido y se obra en todo movido por esa Gracia.
      Quien no haga esto, es sólo un idiota más, de los tantos que hay, que hablan de muchas cosas y no entienden nada. Sólo producen confusión en todas partes.

  4. Andress dice:

    Que Dios lo bendiga y lo guarde, y la Santa Virgen Maria lo cubra con su manto, mil gracias

  5. andress dice:

    Padre buenas noches,

    La nueva “iglesia” de bergoglio centra su mensaje en el bienestar social , es decir ya el mal del mundo no es el pecado , la lejanía de Dios y de su verdad sino su pobreza material.

    A nivel realmente católico sabemos con certeza que todas las injusticias; guerras y desgracias vienen del pecado de cada hombre, pero hay algo que deseo preguntarle,( como explicar a nivel católico la diferencia de vidas en las que nace la gente? Es decir unos nacen con una familia un poco mas estructuruda, otros sin padres, otros deambulan como mendigos en las calles, como explicar eso desde las mas pura doctrina católica, es decir se debe. a el mal cometido En otras vidas? Pero hasta donde se la reencarnación no se contempla en la doctrina católica sino mas bien en el hinduismo o en otras confesiónes orientales.

    Le agradecería mucho su aclaración sobre esta ignorancia.

    Por otra parte le preguntó como retomar el santo rosario en mi vida, es decir como asimilarlo, cono verdaderamente rezarlo, orarlo llevarlo y aplicarlo a mi vida , después de haberlo aprendido en mi tierna infancia y haberlo dejado en mi vida de pecado durante toda mi adolescencia y juventud, mil gracias

    • josephmaryam dice:

      ¿Qué interesa la diferencia de vidas humanas? No es eso el problema del mal. Tiene que centrarse en el pecado original, que es el principio de todo pecado en cada hombre. Si no hubiese existido el pecado original ningún hombre pecaría y no se daría la diferencia de vidas humanas.
      Todo el problema es entender el misterio del mal.
      El hombre nace con un pecado original, heredado de Adán. También nace con otros pecados, propios de su generación: de sus papas, abuelos, bisabuelos, etc.
      El hombre nace con una carga espiritual que no es suya, pero que tiene que cargar. Nace inocente de esa carga, pero en pecado. Esa carga le mancha el alma. Es el pecado de otro, que se manifiesta en su propia alma y en su propio cuerpo.
      Este Misterio del mal, hoy día, se combate de muchas maneras y, por eso, no se comprende las demás cuestiones que están anejas al pecado original. No se comprenden las diversas injusticias, guerras, desgracias, que se dan en cada sociedad.
      Por el pecado original se tienen la diversidad de naciones, razas, lenguas, culturas, familias, etc. Sólo por el pecado original.
      Y, por eso, si no se comprende qué es el pecado original, no se resuelve el misterio del mal. Y, claro, quiere usted resolverlo a base de la reencarnación, que es una blasfemia contra el Espíritu Santo. Porque Dios da cada hombre una sola vida, una sola elección, un sólo camino. Y cada hombre tiene que vivir su vida, su elección y su camino. Y no hay más vidas; no hay otras formas de vivir. Hay otros estados de vida; hay otros lugares donde vivir. Pero no hay otras vidas.
      ¿Qué es el pecado original? Nacer con un demonio en la carne, que impide la gracia en el alma.
      El pecado de Adán fue en la carne: engendrar el hijo que el demonio quería. Ese engendramiento ha pasado a todos los hombres.
      Adán produjo una carne para el demonio. Y, en esa carne, el demonio pone sus demonios, sus espíritus.
      Por el semen de Adán, se produce el alma. Siempre que un hombre derrama su semen en una mujer y fecunda el óvulo de ella, Dios da el alma a esa fecundación. El semen del hombre exige el alma, de parte de Dios, para ese hijo.
      Por tanto, el hijo que Adán engendró era un alma con un espíritu demoníaco. No podía tener el Espíritu de Dios. No era hijo de Dios. Era hijo del demonio.
      Y ese pecado de Adán es el culpable de todos los males en el mundo. Y son muchos males.
      El bautismo quita ese demonio, pero queda en el hombre la concupiscencia. Es decir, el hombre está inclinado a pecar. Y cuando peca, el hombre es poseído por un demonio. Todo pecado en el hombre es la obra de un demonio en su carne. El hombre recibe al demonio, de una manera espiritual, no ya como en el pecado original. Pero ese demonio se instala en su carne, como en el pecado original.
      Por tanto, todo el misterio del mal está en descubrir la obra del demonio en cada hombre. No está en ver qué hacen los hombres. Los hombres actúan en sus vidas, si están en pecado, por obra, movidos por el demonio. Aquel que permanece en gracia, Dios lo mueve, el Espíritu de Dios rige su vida.
      Por tanto, se da una batalla entre espíritus: los del demonio y los de Dios. Y esa batalla espiritual produce una lucha entre los hombres.
      Si los hombres van a la guerra, es porque son movidos por los espíritus del demonio.
      Si los hombres buscan la paz que Dios quiere, es porque son movidos por el espíritu de Dios.
      Todo está en discernir espíritus para entender el mal y el bien en el mundo y en los hombres.
      Pida el don del discernimiento si quiere comprender su propia vida.

      Y el Rosario lo tiene que rezar como un niño: sin prisas, atendiendo a lo que está diciendo y haciendo una penitencia en esa oración. Y si hace eso, la oración del Rosario libera demonios, sana corazones, obra milagros y hace que Dios convierta a las almas más pecadoras.

  6. Juan Pablo dice:

    Además como vivimos en un sentimentalismo llevado al extremo (“vean que lindo como se quieren”), nadie se detiene a pensar en lo más obvio de todo: el fin del matrimonio según el plan de Dios: la procreación. Con solo pensar en eso, se llega a estimar un poquito la monstruosidad de este canalla que se hace pasar por sacerdote, y tiene que inventar ese remedo de homilía cuando dice:
    “que la opción de vida que han tomado…., sea el que los acompañe por el resto de sus vidas”. Como si dijera: el matrimonio es indisoluble y uds. lo han elegido y uds. son los ministros.
    ¡Pero es que uno tiene malos pensamientos y no cae del asombro! ¿Este cura pretende “bendecir” las relaciones aberrantes? Yo no seré quién para juzgar, pero este cura se tira de cabeza al foso (infierno).

  7. Maria dice:

    Aún se van a ver cosas peores…aunque parezca increíble….
    Tengo a mucha gente por no decir toda …en contra….por decir la verdad…o sea hablar de Cristo….pero no me importa….
    Es inolvidable estar en Roma y presenciar el miércoles anterior al miércoles de ceniza…luego de las escuetas y vacías palabras sobre la unción de los enfermos…en la mismísima plaza san Pedro….un show interminable de murga con tipos travestidos…batucada etc…..
    Lo único que recibí fue una ardua pelea…por decir esto ya es mucho…
    Lo único cierto es que falta poquito para el regreso de Cristo.
    Por la gloria de Dios.
    Amén.

  8. Padre, cuáles serían características para discernir la fe de un sacerdote? Si es ambiguo en sus homilías? Si es manipulador a la hora de pedir contribuciones? Si modifica los textos del misal durante la misa? Si tiene una vida privada con mujeres/hijos/hombres? Si tergiversa las escrituras?

    Hay características que salten a la vista rápidamente? (sé que hay algunos muy astutos, pero le pregunto por si hay algo que enseguida se pueda poner a prueba).

    Muchas gracias

    • josephmaryam dice:

      Son los tres pecados principales: herejía, cisma y apostasía en la fe.
      Cuando la herejía se hace pertinaz, entonces se pierde completamente la fe. Hasta que no se haga pertinaz, todavía queda algo de fe, pero hay que discernir en qué campo.
      Todo está en ver la herejía del sacerdote. Tiene que ver lo que predica, sus libros, sus charlas. Y ahí van discerniendo su herejía. Hoy día la herejía se camufla muy fácilmente: en bellas palabras, que parecen que no son nada y son pura herejía. Hoy día la herejía principal es el lenguaje humano. Un lenguaje humano que contenga ideas masónica, protestante, comunistas, como las de Bergoglio, es pura herejía. Es herejía pertinaz.
      Hay lenguajes humanos, que no son pertinaz, que tiene algo de católico. Por eso, es difícil discernir a un sacerdote por su palabra, por su predicación.
      Lo más fácil es ver sus obras. Y tiene que fijarse no en las obras de pecado comunes: lujuria, avaricia, etc.
      Sino en las obras de apostasía de la fe.
      Dar la comunión en la mano es perder la fe, pero no se pierde totalmente. Es una obra de apostasía, pero la herejía que lo sostiene todavía no es pertinaz. Para ser pertinaz, ese sacerdote tiene que negar la divinidad de Cristo y la Santísima Trinidad. Mientras no niegue eso, si da la comunión en la mano, todavía tiene fe.
      Un sacerdote que casa a una pareja homosexual es clara herejía pertinaz, aunque siga creyendo en la divinidad de Cristo. Y es pertinaz por el pecado de abominación que comete: casar a dos abominables. Eso es oponerse a todo: ley natural, ley divina, ley de la gracia.
      Un sacerdote que bautiza a un hijo de lesbianas o de homosexuales, puede perder la fe o no, dependiendo de sus herejías. Si ya no cree en la divinidad de Jesús, entonces perdió la fe. Si sigue creyendo, todavía tiene fe porque bautizar a un hijo de lesbianas no es una obra abominable, porque el sujeto no es homosexual.
      El modificar sustancialmente los textos de la consagración en la misa invalida automáticamente la misa: no hay misa.
      Tergiversar las escrituras no es malo si no hay herejía pertinaz. Si existe, es claro que hay además cisma.

    • muchas gracias, Dios lo bendiga

  9. José dice:

    N. S. JESUCRISTO Y LA STMA VIRGEN MARÍA LES BENDIGAN, PROTEJAN Y FORTALEZCAN EN SU MINISTERIO SACERDOTAL DANDO TESTIMONIO DE LA VERDAD. PUES TESTIMONIAR LA VERDAD SIEMPRE ES OBRA DEL ESPÍRITU SANTO.

  10. Mima dice:

    Padre en el comentario que usted responde a Edgar afirma:

    Por tanto, no esperen a ver los acontecimientos del Sínodo para entender que deben salir de una parroquia o de una comunidad

    Será tan obvio que hasta el ciego que no quiere ver se dará cuenta en ese sínodo de octubre que estos son unos falsos pastores? Usted cree que ese sinodo sera una desgracia mas grande para la Iglesia? Cree usted que alli aprueben las Nulidades matrimoniales? Comunion a los divorciados? Y estas abobimnaciones de sodomitas?

    Gracias por su caridad en responder.

    • josephmaryam dice:

      ¡Cómo les cuesta entender lo que pasa en Roma!

      ¿Quién es Bergoglio? El que ha usurpado el Trono de Pedro.

      Luego, este hombre no posee el magisterio papal ni ejerce el cargo papal. En consecuencia, es falible, no infalible.
      Ha convocado un Sínodo. Y, para que comprenda la jugada, tiene que ir a la mente de Bergoglio:
      él no cree en el Papado, sino en la sinodalidad. Es decir, en el común acuerdo de los Obispos, en lo que dice la mayoría de los Obispos, en la votación que los Obispos hacen para ponerse de acuerdo en un asunto.
      Bergoglio, junto con Kasper, han anulado el Papado. El Papado es sólo una figura en la falsa iglesia. Es sólo un hombre que firma un papel que otros han aprobado.
      Ellos han puesto, durante estos 18 meses a su gente en cada obispado. Ellos llevan al Sínodo sus Obispos y sus Cardenales, que están de acuerdo con la mente de Bergoglio. A otros los han seducido y comprado, porque es fácil comprar Obispos y sacerdotes en la Iglesia.
      Ellos tienen la mayoría en el Sínodo. Cuando voten para dar la comunión a los malcasados, van a obtener la mayoría. Y sólo Bergoglio va a firmar el documento y todos van a decir que el Papa ordena que se dé la comunión a los malcasados.
      ¿Todavía no tienen inteligencia? ¿Todavía esperan algo del Sínodo?
      Van todos como corderos al matadero.
      Han tenido tiempo para enfrentarse a ese hombre y nadie ha levantado la voz. Todos mudos. Y nadie, en el Sínodo, va a poder parar lo que viene. Los buenos son minoria.

    • Mima dice:

      Padre, talves lo que pasa en Roma me duele, no es que me cueste aceptarlo, si lo acepto con sufrimiento y con bronca, estoy clara en quien es Bergoglio, talves mi pregunta fue estupida, o algo ingenua al creer aun que todavia ellos no se apresurarian a demoler rapidamente todo. El casamiento de los dos putos en argentina era la cereza del pastel. Que horror, estamos viviendo las mismas visiones y profecias de Ana Catalina Emerick.

  11. Tere dice:

    Pade el miércoles pasado fui a misa y el sacerdote cuando consagró e hizo las peticiones dijo (por el obispo de roma Francisco), él es muy amigo de Bergolio se junta para tocar rock y escribe canciones……va a programas donde hay prostitutas etc., le ruego a Dios me perdone y Misericordia en lo que en ese momento no entendí (fue misa valida o sacrilega?) Por favor ayuda no se sabe donde ir vivo en Argentina (Floresta)

    • josephmaryam dice:

      Sólo tiene que discernir su homilía y sus obras como sacerdote en esa parroquia. Tiene que ver si hay herejía: el pecado de herejía. No tanto el pecado de lujuria o de avaricia u otro. ¿Predica la verdad o la mentira? ¿Obra las mismas obras de Cristo o es sólo un negociante, un líder, un sacerdote para el pueblo, para lo social, para los derechos humanos?
      Hoy día hay mucha Jerarquía hereje que sabe ocultar su herejía con una vida sentimental, humana, social. Es buena en lo humano, pero ataca a Cristo, su doctrina con sus ideas humanas.

    • arturo dice:

      Al parecer en todas las iglesias católicas se pide por las intensiones del papa y por supuesto se le nombra junto a las jerarquías locales al momento de la consagración.
      El obispo de ucrania, católico oriental en obediencia a roma, lanzó en 2013 anatema contra bergoglio y prohibió que sacerdotes y fieles pidieran por las intensiones de un papa al que consideraba maldito justamente por sus desafortunadas declaraciones sobre el homosexualismo y su permisividad en cuestiones morales inaceptables. Ucrania hoy se encuentra dividida e invadida por rusos y pro-rusos. ¿coincidencia?

      Veo a sacerdotes motivados e interesados en entregar la mensaje de Cristo y los sacramentos de la mejor forma posible, y sin embargo, por el juramento de obediencia no pueden disentir sobre bergoglio y deben nombrarlo en la celebración de la misa, como lo hacían antes con Juan Pablo II o Benedicto XVI. Al parecer el canon de la misa contempla esta formula. Según el patriarcado de la iglesia de ucrania el anatema contra bergoglio, al que considera lisa y llanamente como un apostata, se extiende también sobre sacerdotes y fieles que lo nombren en la celebración de la misa. Si bien se puede argumentar que la iglesia de ucrania no tiene jurisdicción sobre la católica romana, tener un papa apostata, hereje y cismático obviamente no debiera ser el ideal de ningún católico, Menudo problema es este.

  12. kaoshispano dice:

    el que no ve lo sucedido estos años ultimos, peor para él, el que sigue a tal fantoche, es que no tuvo fe ni moral, el que traga con estos Demoledores, es que no sirvió nunca para El Reino.

    La Gracia puede hacer milagros, pero no de LA NADA.

  13. Edgar Loera dice:

    Buenos días padre, mi nombre es Edgar soy de Aguascalientes, México, le sigo a menudo por este blog y me sirve mucho leer sus publicaciones sobre lo que acontece en la actualidad en la “Iglesia Católica” algún tiempo atrás le cuestione sobre la conveniencia de seguir asistiendo a Misa y usted me indico que si el sacerdote no predicaba herejía si se podía asistir.

    Sin embargo y por lo gravedad de las acciones que se están llevando a cabo en la nueva Iglesia Bergogliana, usted indica en este articulo que es momento de salir de Roma, y no esperar hasta después del sínodo de octubre próximo, luego entonces yo he seguido asistiendo a Misa, soy miembro del Consejo Diocesano de la Adoración Nocturna de Aguascalientes, en fin quiero tomar la desicion sobre continuar con mis actividades, he esperado el momento de no seguir con esta tibieza e indecision, se que esto conllevara a dejar un sin numero de personas hasta familiares, solo quiero saber y se le pido su consejo con humildad, si ya es momento de dejar todas estas actividades y retirarse al Rezo y Oración, esperando encontrar a sacerdotes fieles a la verdadera Iglesia, fuera de Roma.

    Sin mas le agradezco de todo corazon su trabajo al Servicio de Dios, defendiendo la unica y eterna verdad.

    • josephmaryam dice:

      Sólo tiene que retirarse de aquella parroquia que, en verdad, ya no se puede trabajar por la fe en Cristo, sino que se trabaja por la mente de unos hombres. Si ve que en su parroquia o comunidad han perdido la fe y que el apostolado ya no es católico, entonces se va a otra parroquia o si no, permanece en su casa sin que nadie le quite la fe.
      El problema no es estar en una parroquia o en otra. El problema es la pérdida de la fe si sigo en una parroquia o en una comunidad que ya no obedece la Verdad, sino a unos hombres. El problema está en la obediencia. Y, cuando la Jerarquía en Roma se ha separado de la mente de Cristo, eso se refleja en las demás parroquias del mundo, de muchas maneras. Y tienen que discernir en qué parroquias ya no hay fe, ya hay una clara apostasía y, por tanto, ya no se puede seguir asistiendo a esa parroquia o la misa de un sacerdote que claramente es hereje.
      Hay que salir de Roma, porque no se puede obedecer lo que hay allí. Pero salir de Roma es, primero, para la Jerarquía. Porque toda la Jerarquía tiene que obedecer a Roma. Los fieles, al no tener una estructura interna, les es más fácil no hacer caso de Roma. Al fiel le preocupa más lo que pasa en su parroquia. El fiel tiene que ver si en su parroquia ya se vive o no lo que hay en Roma.
      Por tanto, no esperen a ver los acontecimientos del Sínodo para entender que deben salir de una parroquia o de una comunidad. Si ya ven que ahí no hay Iglesia Católica, no está le fe católica, entonces se van y punto.

    • Edgar Loera dice:

      Muchas gracias Dios lo guie y lo bendiga!!!!

  14. Jose M dice:

    Gracias por, día a día, seguir defendiendo la Verdad frente a tanta inmundicia. Dios y la Santísima Virgen María se lo recompensarán.

    La verdad es que cada día se baja un escalón más en el descenso a la apostasía. Tiempo de oración y penitencia.

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: