Lumen Mariae

Inicio » 666 » Un falso Papa para una falsa iglesia

Un falso Papa para una falsa iglesia

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

señales2

«Ellos planean reemplazar al Santo Vicario, el Papa Benedicto XVI, con un dictador de mentiras. Él creará una nueva iglesia en sociedad con el Anticristo y su grupo, con el fin de engañar al mundo. Tristemente, muchos de Mis Hijos, en su lealtad a la fe católica, seguirán ciegamente esta nueva falsa doctrina, como corderos al matadero» (MDM – 18 de enero del 2012).

¡Profecía cumplida en el dictador de mentiras, Francisco!

Con este hombre, se inicia un tiempo de decadencia en toda la Iglesia: «La Iglesia vivirá un tiempo terrible de decadencia, dentro de sus muros se implantará la falsa religión» (Mensajes personales – abril 2013 – Juan Pablo II).

Dentro de sus muros, dentro del Vaticano, en la misma Roma, que ha pertenecido a la Verdad, se levanta una nueva sociedad, una abominación. Ya Roma es una prostituta, que se convertirá en la Gran Babilonia: «Sobre su frente llevaba escrito un nombre: Misterio: Babilonia la grande, la madre de las rameras y de las abominaciones de la tierra» (Ap 17, 5). Desde Roma se fornica con todo el mundo para conseguir el Nuevo Orden Mundial.

Francisco ha creado una nueva iglesia, al poner un gobierno horizontal, quitando el Vértice, que es Pedro, para dejar en el gobierno a una serie de hombres, que señalan los destinos de esa nueva iglesia, y que arrastran a todos los demás: «Con su cola arrastró la tercera parte de los astros del Cielo, y los arrojó a la tierra» (Ap 12, 4)

Muchos, en la Iglesia Católica, fieles y Jerarquía, siguen ciegamente la nueva falsa doctrina de esta nueva iglesia. La falsa doctrina del gobierno horizontal en la Iglesia. Son arrastrados por la cola de la serpiente. El demonio quiere destruir la Iglesia en la cuna misma de la fe católica y en su cabeza.

Francisco fue elegido, antes del Cónclave, por la secta masónica, que está infiltrada en la Iglesia desde hace siglos. Y fue impuesto en el Cónclave a todos. Ha sido elegido canónicamente, pero no es Papa. Lo ha elegido una Jerarquía, que son lobos vestidos con piel de oveja; es decir, una Jerarquía falsa en la Iglesia, que no es capaz de pastorear al rebaño, sino que su obra es atacarlo y llevarlo a la ruina espiritual. Esta Jerarquía falsa pertenece a un secreto y malvado grupo masónico, que está dirigido por la mente del demonio, que posee al Anticristo.

«… ya ahora han aparecido muchos anticristos, por lo cual nos damos cuenta que es ya la última hora… No os he escrito esto a vosotros como a quien no conoce la verdad, sino como a quien la conoce y sabe que ninguna mentira puede venir de la verdad» (1 Jn 2, 18-21). Es la última hora, la de la mentira, la del Anticristo. Y, en esta última hora, no hay Verdad, sólo mentira. ¿Los católicos saben que de la mentira no puede venir la verdad? No; ya no lo saben. Si lo supieran, no seguirían a Francisco, no beberían sus enseñanzas, no dirían que su doctrina es católica. Sino que le escupirían en su cara con sus mismas palabras mentirosas. Pero muchos católicos ya no saben discernir la verdad de la mentira. Juegan a dos bandos. Están con Dios y, al mismo tiempo, con el demonio.

¿No saben los católicos que quien repite las palabras de Dios, no lo hace por querer humano «sino movido por el Espíritu Santo» (cf. 2 Pe 1, 20). Y, en consecuencia, ¿no saben los católicos que un hombre, como Francisco, que liga verdad y mentira en todas sus homilías, discursos, escritos, es sólo del demonio, que nunca puede ser movido por el Espíritu Santo? ¿No saben discernir a un hombre por su palabra? Entonces, si no lo saben hacer, no son católicos, no pertenecen a la Iglesia que fundó Jesús en Pedro, sino que son de la nueva iglesia del falso Papa, llamado Francisco.

«Con la doctrina de Dios trabajarán, pero a la vez cambiarán; confundiendo a los propios católicos, ya que ¿cómo puede ser malo si se habla de Dios? Pero no ven los pequeños detalles, que van cambiando, para que cada vez se parezca menos a la Doctrina de Jesús. Desde dentro se manipula y los de fuera lo ven bien, porque –dirán- que todo eso es bueno y para ayudar a los hombres, sus hermanos; pero no verán la intención, que hay oculta detrás de todo este montaje, para destruir a Jesús y formar ese Nuevo Orden Mundial, que -según ellos- la Iglesia necesita esa reforma, y los pobres» (Mensajes personales – abril 2013 – Juan Pablo II). Es lo que hace este hombre: diluye la Palabra de Dios, la aligera de su contenido, de su esencia, para solo dar lo que a él le conviene y cómo al otro le gusta.

El demonio, para destruir la Iglesia, debe comenzar poniendo su cabeza, es decir, su falso Papa, que todos deben seguir.

Francisco comenzó su dictadura con un poder divino, que le venía del Papa legítimo, Benedicto XVI. Y que ya perdió cuando implantó su nuevo gobierno horizontal. ¡Ya no lo tiene! Y, por tanto, todo cuanto hace en la Iglesia es nulo para Dios. No tiene autoridad divina para hacer lo que hace. Sólo tiene su poder humano, que nace de esa nueva forma de gobernar en horizontal, apoyado en una serie de mentes humanas, que dan sus discursos políticos para el mundo.

«Sólo os digo que de un clero demasiado cultivador del racionalismo y demasiado al servicio del poder político sólo puede fatalmente venir un período muy oscuro para la Iglesia» (María Valtorta – Cuadernos 1943 – 11 de diciembre – pag. 546)

Francisco se dedicó a implantar su magisterio masónico, que consiste en dos cosas:

a. Abrir la Iglesia al mundo con un gobierno horizontal;

b. Hacer que el clero se someta a este nuevo gobierno horizontal.

Este sometimiento ha sido de lo más fácil. En los seis primeros meses, Francisco lanzó su nueva idea de gobierno, y nadie se levantó para decirle que no podía ser, que iba en contra del dogma del Papado, el cual exige un gobierno vertical en la Iglesia.

Este silencio de toda la Jerarquía es sólo por su lealtad a la fe católica: hay que estar con el Papa. No hay que juzgarlo. No hay que oponerse a lo que él decida. ¡Hay que obedecer!

Esta fue la primera jugada de Satanás en la Iglesia. ¡Y todo el clero claudicó! Eso es señal de poca vida espiritual en los sacerdotes y Obispos; es decir una Jerarquía demasiado racional, humana, intelectual, entregada al juego político; con un apego a las realidades humanas, materiales, que impide ver la verdad, discernirla. Es un apego que oscurece la inteligencia, y el hombre deja de seguir la gracia, de ser fiel a Dios. No atiende a la voz de Dios en su corazón, porque está dando vueltas –en su mente- a la sabiduría humana, a la idea del hombre.

La Iglesia está fundada en el Vértice. Y eso no se puede cambiar. No se puede poner una horizontalidad. Esto es lo que dice el dogma. La Gracia no funciona en un gobierno horizontal. ¿Por qué nadie de la Jerarquía se levantó para atajar a Francisco en la idea de poner un gobierno de ayuda, horizontal, en la Iglesia? ¿Por qué nadie se dio cuenta de que Francisco estaba yendo en contra del mismo dogma del Papado – y por tanto de la misma esencia de la Iglesia-, y que no podía hacer lo que decía?

Sólo es posible una respuesta: la Jerarquía infiltrada en el Vaticano, que ha elevado a Francisco al Trono de Pedro, domina en todo el Vaticano y en todos los miembros de la Jerarquía. ¡Dominio masónico! ¡Dictadura! ¡Absolutismo! Todos están maniatados por cabecillas masónicos en la Iglesia. Todos hacen lo que unos pocos ordenan en el Vaticano. ¡Esos pocos nadie los conoce!

Es necesario que el clero calle ante lo que va a obrar Francisco. Porque «hablar quiere decir “dolor” y a veces “muerte”» (María Valtorta – Cuadernos 1943 – 9 de diciembre – pag. 541). ¡Hay que dejarle actuar! Es su tiempo. Es para él. «Estos son los tiempos en lo que están “los pastores inútiles”» (María Valtorta – Cuadernos 1943 – 11 de diciembre – pag. 547)

Por eso, prepararon el ambiente con todo el Cónclave. Prepararon las mentes de todo el mundo ante la renuncia del Papa legítimo:

Como un Papa ha renunciado, es bueno tener otro que continúe el gobierno, porque no se puede estar en la Iglesia con la Sede Vacante.

Este fue el pensamiento de muchos católicos y, también, de muchos teólogos, y de toda la Jerarquía. Nadie atendió a la Verdad del dogma del Papado, en el cual no se puede elegir a otro Papa mientras viva el legítimo, así haya renunciado. ¡Porque se es Papa hasta la muerte! Y menos en las circunstancias de la vida eclesial de estos tiempos: una vida corrupta entre los miembros del clero. Es preferible no elegir a nadie para gobernar, porque en la práctica, nadie quiere obedecer a un Papa.

La renuncia del Papa Benedicto XVI es sólo esto: es imposible gobernar allí donde nadie quiere obedecer. ¡Nadie! ¡Es mejor irse! ¡Es mejor dedicarse a otra cosa!

Benedicto XVI se daba cuenta de la apostasía en el exterior y en el interior del Vaticano. Apostasía preparada, en secreto, para destruir al Papa. Y fue forzado a renunciar. Esa imposición al Papa, por parte de la masonería infiltrada, significa una cosa: que el fundamento de la Iglesia, que es Pedro, ha sido aplastado hasta el polvo. Ha sido hecho añicos. En otras palabras, con la renuncia del Papa Benedicto XVI, ya la Iglesia Católica no está en Roma. ¡No había que esperar a que subiera el dictador Francisco para decir esto! ¡En la misma renuncia del Papa se ve la ruina en toda la Iglesia! ¡Desastre ya anunciado por los profetas! Pero Fátima fue silenciada por Roma. ¡Convenía silenciar a Fátima! Dos hombres usando la corona de Pedro en los últimos Tiempos:

«La Iglesia ha sido infestada, desde el interior, por los enemigos de Dios. Ellos – y hay 20 de ellos, que controlan desde dentro – han creado el mayor engaño. Ellos han elegido a un hombre, que no es de Dios, mientras que el Santo Padre, al que se le ha concedido la Corona de Pedro, ha sido cuidadosamente eliminado.

Los detalles, que Yo revelaba, son, que habrá dos hombres usando la Corona de Pedro en los Últimos Tiempos. Uno sufrirá por las mentiras que han sido creadas para desacreditarlo y que lo convertirán en un virtual prisionero. El otro elegido, traerá consigo la destrucción, no solo de la Iglesia Católica, sino de todas las iglesias que honran a Mi Padre y que aceptan las Enseñanzas de Mi Hijo, Jesucristo, el Salvador del Mundo.

Solo puede haber un jefe de la Iglesia en la Tierra, autorizado por Mi Hijo, que debe permanecer como el Papa hasta su muerte. Cualquier otro, que pretenda sentarse en la Silla de Pedro, es un impostor. Este engaño tiene un propósito, para convertir almas a Lucifer y hay poco tiempo para tales almas, que no serán las más sabias, para ser convertidas» (MDM – 22 de julio de 2013).

Esta es la jugada maestra del demonio. Así siempre actúa el demonio. Cuando los hombres de la Iglesia no revelan las Palabras de Dios, sino que las tapan, las ocultan; entonces el demonio pone en obra eso oculto. Si la Jerarquía de la Iglesia, en su momento, cuando la Virgen se lo pidió -1960- hubiera dado en integridad el tercer secreto de Fátima, nada de lo que contemplamos hubiera pasado. Ni hubiera habido Concilio Vaticano II ni los desastres que vinieron después. Y no se hubiera llegado a este extremo. Porque, cuando Dios revela Su Palabra, entonces da el camino para que se cumpla sin pérdida de ningún alma. Y se habrían sentado dos cabezas en la Iglesia, pero ningún alma, ningún miembro de la Iglesia se hubiera pedido.

¿Y cuántas almas se han perdido, han quedado ciegas, viven en una tibieza espantosa, son pervertidos en la fe, almas que ya no sirven para nada, sólo para condenarse; que se han separado de la Iglesia para estar en otra cosa? Este engaño, este tapar la verdad, estas dos cabezas que reinan ahora en la Iglesia sólo tiene un fin: convertir las almas a Lucifer.

¡Hicieron renunciar a un Papa! Esta es la blasfemia contra el Espíritu Santo. Y, por eso, no hay más Papas en la Iglesia por vía ordinaria. Benedicto XVI es el último Papa verdadero.

A un Papa, que no se le puede tocar ni juzgar, lo metieron en tal presión que, una vez que renunció, los lobos pidieron obediencia al nuevo falso Papa. Esta es la jugada más abominable de todas. Todo ha sido un engaño bien montado.

¡Os cargáis a un Papa, sois rebeldes y desobedientes a él, y ahora exigís obediencia a uno que no es Papa! ¡Esta es la maldad en toda la Jerarquía de la Iglesia! Y es toda, no sólo de la Jerarquía infiltrada. Los demás, también apoyan esta obediencia. Ven los errores, pero exigen al rebaño obediencia a Francisco. ¡Esto es abominable! ¡Esto es condenar almas al infierno!

«Cuando la Iglesia – y por tal aludo ahora a la reunión de sus altos dignatarios- actuó según los dictámenes de Mi Ley y de Mi Evangelio, la Iglesia conoció tiempos brillantes de esplendor. Pero ¡ay cuando, anteponiendo los intereses de la Tierra a los del Cielo, se contaminó a Sí Misma con pasiones humanas! Tres veces ¡ay! Cuando adoró a la Bestia de la que habla Juan, o sea la Potencia política, y se dejó dominar. Entonces, necesariamente, la luz de oscureció en crepúsculos más o menos profundos, o por defecto propio de los Jefes elevados a ese trono por artimañas, o por debilidad de los mismos contra las presiones humanas» (María Valtorta – Cuadernos 1943 – 11 de diciembre – pag. 546)

¡Han aplastado a Pedro en el Vaticano! ¡Han puesto a un falso Pedro para que todos lo obedezcan! Esta verdad nadie la enseña en la Iglesia. Nadie se atreve a enseñarla. Y es la única verdad. Todos callan. Todos deben callar. ¡Muchas presiones de los altos dignatarios! Cuando un Obispo carece de luz y manda una mentira, entonces la oscuridad está en todos los sacerdotes y fieles de la Iglesia. No se obedece, en la Iglesia, a la mente de los hombres, sino a la Mente de Cristo. Y todo aquel Obispo que no dé la Mente de Cristo, no hay obediencia a él. Esto lo sabe la Jerarquía, pero no lo ponen en práctica, porque están impedidos: si lo hacen, se quedan en la calle, sin dinero y sin comida.

Pedro ha caído. La Iglesia caerá. Es el tiempo de la gran tribulación, en que la Iglesia se vuelve un pequeño resto:

«En aquel día, el resto de Israel y los sobrevivientes de la casa de Jacob no se apoyarán ya sobre el que los hirió, sino que se apoyarán con fidelidad en el Señor, el Santo de Israel. Volverá un resto, un resto de Jacob, al Dios fuerte. Porque aunque fuera tu pueblo, Israel, como las arenas del mar, sólo un resto volverá» (Is 10, 20-21 y Rom 9, 27).

El resto es semejante a las pocas olivas que quedan después que se han recogido las demás: «así será en la tierra, en medio de los pueblos, como cuando se sacude el olivo, como cuando se hace el rebusco después de la vendimia» (Is 24, 13).

Y este pequeño resto es por el sacrificio de Su Pastor, la gloria del Olivo, el Papa Benedicto XVI, que es «el Obispo vestido de blanco» que «atravesó una gran ciudad medio en ruinas, y medio tembloroso con paso vacilante, abrumado de dolor y pena» y «llegado a la cima del monte, prosternado de rodillas al pie de la gran cruz, fue muerto por un grupo de soldados que le dispararon varios tiros y flechas» (Mensaje de Fátima). Profecía que debe cumplirse, una vez que el Papa Benedicto XVI huya de Roma, como lo predijo su antecesor, el Papa Pío X:

“He visto a uno de mis sucesores de igual nombre, huyendo por entre los cadáveres de sus hermanos. Se refugiará de incógnito en alguna parte, y después de un breve respiro, morirá de muerte cruel. El respeto a Dios ha desaparecido de los corazones. Se intenta borrar incluso el recuerdo de Dios. Esta perversidad no es más que el principio de los males que deben llegar antes del fin del mundo”.

«He visto a uno de mis sucesores de igual nombre» = José (Giuseppe Melchiorre) Sarto / Joseph Ratzinger. Giuseppe y Joseph. El mismo nombre: José.

Francisco, comenzó su dictadura en la Iglesia, como un antipapa: elegido por Cardenales para gobernar en sustitución del Papa legítimo. Esto es lo que significa un antipapa.

Pero, este dictador de mentiras, este pastor inútil, pronto cambió su cara y se presentó como anticristo. Su gobierno horizontal es su blasfemia contra el Espíritu Santo. Es su pecado mayor. Es la obra propia de un falso cristo que se opone a la doctrina de Cristo en su misma Iglesia. Por eso, Francisco es un anticristo: va en contra de Cristo y de Su Iglesia. No solamente comete un pecado de fragilidad; no sólo hay errores en su vida humana y sacerdotal. El sello de su vida sacerdotal es oponerse a Cristo en Su Iglesia. Vive para eso. Un anticristo nunca puede dejar de ser anticristo, nunca puede dejar de ser lo que es: abominación. Ha sido marcado por el demonio para ello. Tiene su mismo número: 666.

Francisco desconcierta las conciencias, envuelve a toda la Jerarquía y la convierte en fango: «El astuto impostor, que ha permanecido a la espera en los bastidores, pacientemente, pronto declarará su reinado sobre Mis pobres incautos siervos sagrados. El dolor que infligirá es demasiado difícil de soportar para Mí, y finalmente, su reinado culminará en la depuración final del mal desde dentro del núcleo de Mi Iglesia. Ha manipulado cuidadosamente su posición y pronto su actitud pomposa se verá rodeada por su espléndida corte. Su orgullo, arrogancia y la auto-obsesión serán al principio cuidadosamente ocultados al mundo. Para el mundo exterior, un suspiro de alivio se escuchará cuando las trompetas repliquen para anunciar su mandato como jefe de Mi Iglesia». (MDM – 8 de marzo del 2013).

Francisco ha subido al poder manipulando a la Jerarquía. Ha sabido esperar los tiempos, porque él, desde hacía mucho tiempo, sabía que iba a estar en el Trono de Pedro. Ha sabido engañar a toda la Jerarquía, a todos los Papas anteriores. Ha sabido meterse, por artimañas, en todas las estructuras del Vaticano para poner sus hombres. Porque un masón nunca está sólo en su trabajo. Lo acompañan muchos. Y obran todo en el sigilo de las conciencias, acallando las conciencias para poder obrar el mal. ¡Y cualquier mal! El más abominable como el decidir la suerte de un Papa. ¡Detrás de la renuncia del Papa Benedicto XVI estaba Jorge Mario Bergoglio!

Francisco es un orgulloso: tiene el espíritu de Lucifer; es arrogante: manda imponiendo su idea, su pensamiento, su obra a todos; está auto-obsesionado: el dinero, sus pobres, los derechos humanos, las justicias sociales. Está todo el día en esa idiotez. Es su locura, es su negocio, es su empresa.

Francisco ha puesto a su corte, a los suyos, en el gobierno de la Iglesia: todos pastores inútiles, que tienen un nombre para el mundo, pero que son abominación para Dios. Son herejes y cismáticos. Son la prueba de la destrucción de la Iglesia.

Y, por tanto, el sentido de su gobierno horizontal es para que la Iglesia –su nueva iglesia- participe en la creación de una Nueva Iglesia Mundial, una religión mundial. Éste ha sido el trabajo de este dictador desde que inició su forma de gobierno, que se ha intensificado en estos últimos seis meses, en que se ha visto su cara negra de falso Papa en la Iglesia.

¿Qué es de extraño que Simón Peres declare que le propuso a Francisco la creación de una “ONU de las religiones”? Están todos enganchados en el mismo carro. Francisco ha hecho alianza con el Anticristo. Peres, Obama, etc. son masones, unidos al ideal de la masonería. Y ellos se juntan para su negocio mundial.

Francisco está unido al Anticristo. No está solo. Quien gobierna el Vaticano, en la realidad de las cosas, es el grupo masónico. Este falso Papa colabora con el Anticristo para poner al mundo de rodillas, presentando un Papa para el hombre; un Papa que reforme, modernice la Iglesia Católica, con el solo fin de unificar a todas las religiones.

¿Cuándo los católicos van a despertar? Francisco actúa ahora sólo como falso Papa de una falsa iglesia. Y presenta su falso cristo, su falso evangelio, su falsa idea del hombre. Y a Francisco le queda poco tiempo. Su tiempo se ha cumplido: «Francisco es renovador y muy moderno, habrá cambios en la Iglesia que no serán de mi agrado y ayudará a borrar el nombre verdadero de Dios en su Iglesia que él formará. Éste dará paso al Temido, allanándole el camino, y haciendo que exista la confusión entre católicos». (Mensajes personales – noviembre 2013).

Es un falso Papa el que prepara todo para el Anticristo. Y ese falso Papa es un líder de la nueva iglesia, de la nueva religión, que está ya en el Vaticano. Ya han colocado a sus peones. Todo está preparado para ejecutar la gran maldad. Muchos católicos no ven al que lleva esa sotana blanca: no saben mirar a la cara y reconocer al lobo. Y ese amigo de los hombres, ese bueno para nada, que es Francisco, es el que los lleva al precipicio. ¡Qué ciegos están muchos católicos y toda la Jerarquía de la Iglesia! ¿No ven la verdad, no ven cómo el falso Papa los está engañando?

Francisco es maestro en dar lo que el pueblo quiere oír. Y el pueblo se hace el tonto, porque le interesa un hombre que no les señale por sus pecados, sino que les dé un beso y un abrazo.

De idiotas está llena la Iglesia. ¡Contemplen la estupidez de tanta gente y medirán el infierno que existe en la Iglesia! ¡Llena está la Iglesia de demonios encarnados! ¡Vivimos entre reptiles venenosos! Y, por eso, ya hay que tener prudencia en lo que se dice públicamente. Comienzan las persecuciones desde el Vaticano. Comienzan a derramar sangre. Comienzan a fabricar injusticias. Y la Jerarquía, que no se somete a Francisco, será la primera en gustar la maldad.

Anuncios

36 comentarios

  1. msema dice:

    Me pregunto como vive el Papa todo esto, que debe pensar. Seguramente sabria que si renunciaba el suplente seria uno de los masones.
    Me gustaria saber su opinion y tambien sobre el desconcertante hecho que los dos papas tengan el mismo secretario.
    Gracias

    • josephmaryam dice:

      Lo que el Papa piensa es cosa del Papa. Es claro que debe callar ante lo que ve, porque el Papa no es tonto. Por algo ha dejado el gobierno de la Iglesia. Y el que tenga el mismo secretario no es tan desconcertante. Eso no es de gran importancia ante lo que se vive en la Iglesia.

  2. María dice:

    Muchas gracias por contestarme. Yo no tengo ningún problema con los protestantes. El problema, en todo caso, lo tendría con los católicos que ven al protestantismo igual que al catolicismo, sin diferencias. Fue un católico muy entregado el que me recomendó el libro. Y el libro me pareció una sandez como la copa de un pino. Sin embargo sigo viendo que los católicos están entusiasmados con el libro y ahora con la película. Supongo que toda esta confusión vendrá del ecumenismo forzado en el que nos han metido. Y sobre Garabandal, le consulté porque me parece que es conocedor del tema. No he visto la película ni pienso verla. Aquí pueden ver la promoción de la familia y los libros.

  3. Juan Pablo dice:

    Increíble la semejanza con el tercer secreto de Fátima, la profecía de San Pío X antes de morir. Si era Papa y santo, no hablaba por hablar. Y también con otras profecías que anuncian lo de la muerte cruel. El tiempo y Dios dirá:

    “He visto a uno de mis sucesores de igual nombre, huyendo por entre los cadáveres de sus hermanos. Se refugiará de incógnito en alguna parte, y después de un breve respiro, morirá de muerte cruel. El respeto a Dios ha desaparecido de los corazones. Se intenta borrar incluso el recuerdo de Dios. Esta perversidad no es más que el principio de los males que deben llegar antes del fin del mundo”.

    También muy buena la interpretación del lema de Benedicto XVI, La Gloria del Olivo, que se hace aquí citando a Isaías 24.

  4. Mima dice:

    Hola Padre, me gustaría me aclare algo, en estos dias lei en uno de sus comentarios que Francisco habia pecado contra el Espiritu Santo y por eso ya no tiene perdon de Dios.

    Queria recordar los pecados contra el Espiritu Santo en el Catecismo Mayor de S.S. Pio X y los repasé:

    Los pecados contra el Espíritu Santo son seis: 1) la desesperación de salvarse; 2) la presunción de salvarse sin merecimientos; 3) la impugnación de la verdad conocida; 4) la envidia o pesar de la gracia ajena; 5) la obstinación en los pecados; 6) la impenitencia final.

    Quiero que me aclare porque la desesperación de salvarse es un pecado contra el Espiritu Santo, ó por lo menos me explique mejor, porque la verdad no lo comprendo bien. Hasta que punto es desesperacion por la salvacion? Que se entiende por eso?

    De antemano muchas gracias por su maravilloso tiempo y caridad en responder.

    • josephmaryam dice:

      La virtud de la esperanza es el deseo arduo de conseguir el bien divino, que es el cielo.
      Sin este deseo, se cae en la desesperación: se vive para lo contrario, deseando conseguir los bienes de la tierra. El alma espera en el hombre y desespera de su salvación. No busca salvarse ni santificarse. Su vida está llena de deseos humanos, materiales, carnales, naturales, etc.
      Con esto, se caen en muchos pecados en que el alma se va encerrando a la gracia y queda dispuesta para blasfemar contra el Espíritu santo.
      Dios ha puesto en cada hombre el deseo de los divino. Eso es una obra del Espíritu en cada alma.
      El hombre vive para anular este deseo divino hasta que hace algo del cual ya no puede arrepentirse. Esa obra, sea la que sea en el pecado, es una blasfemia contra el Espíritu porque ya no le permite tener deseos divinos. Ya no quiere ir al cielo. Su alma sólo espera en lo de acá.
      Para tener la virtud de la esperanza hay que pasar la vida en penitencia continua.
      Donde no hay cruz no hay esperanza, sino desesperanza.
      Donde no hay mortificación, hay vida para el mundo.
      Donde no hay expiación del pecado, hay vida de inmundicia en el pecado.
      Se vive deseando pecar. Y eso constituye una blasfemia contra el Espíritu Santo.
      Las diversas tristezas de la vida, eso no son desesperanza.
      Desesperar es sólo vivir sin deseos de salvarse ni de santificarse. Y, por tanto, se vive en la presunción de que ya el hombre está salvado por su misma vida, por sus mismas obras, sin desear realizar la Voluntad de Dios en su vida, porque ya cree realizarla en su misma vida de pecado.

    • Mima dice:

      Muhas gracias por su aclaracion y su tiempo. Dios lo bendiga! Yo al principio creí que era la desesperación del alma por querer salvarse, por eso no lo habia entendido en este contexto que usted explica aqui y habia quedado confundida.

  5. Emiliano dice:

    Padre que opina de la recomendacion de francisco de leer el libro de Benson “amo del mundo. Es contradictorio, aparte ese libro parece de ciencia ficcion.

    “© DR
    ADVERTISEMENT
    En su homilía del pasado 18 de noviembre de 2013, el Papa Francisco añadió un nuevo volumen a su biblioteca. El Amo del mundo nunca había entrado en su lista de preferencias personales conocidas. Un libro que, advierte el Papa, “casi como si fuera una profecía, imagina qué sucederá. Este hombre se llamaba Benson, vio precisamente este espíritu de la mundanidad que nos lleva a la apostasía”

    • josephmaryam dice:

      1. Nunca lean algo que recomienda Francisco;
      2. Disciernan por qué lo recomienda, porque siempre hay gato encerrado;
      3. No conocemos a Benson ni sus obras para dar una opinión.
      4. Es un libro que es una ensayo, una novela, no es algo teológico. Y, por tanto, que cada uno juzgue el escrito. El sacerdote no tiene que juzgar una novela. No es esa su misión. El sacerdote juzga lo teológico, lo espiritual, lo dogmático, etc…
      5. Las ideas que puedan recogerse en ese libro, hay que discernirlas con la verdad de las cosas, y ponerlas en su contexto.
      6. Para conocer la realidad histórica del mundo, no hay que leer a Benson. No hace falta. Si alguien se quiere entretener en eso, que lo haga.
      7. Para entender lo que vemos, sólo una cosa: oración y penitencia. Lo demás, sobra. Sobran tantos libros, tanta tv, tanto cine, tanta radio, tanto medio de comunicación. Oración y penitencia para comprender el desastre que vivimos, que es lo que muchos no acaban de comprender. Y menos Francisco, que le encanta hablar de mundanización y es el primero en vivir el mundo, en ser del mundo, en buscar la gloria del mundo, en hacer amigos del mundo.

      Francisco siempre habla de un mundo que no puede aceptar su mente humana: el dogma, la Verdad Revelada. Y a eso se refiere cuando habla de mundanización. Seguir la norma de moralidad, la ley divina, mundaniza, porque no se tolera al otro, no se vive para el otro, se juzga al otro. Y, claro, vienen grandes problemas para el mundo. El hombre se mundaniza: hay que gente que no permite que el otro viva en paz en sus pecados. Hay que dejar vivir el pecado y, entonces, el mundo se diviniza.

      Esta es la mente de Francisco en dos palabras. Esto es su ecología: es decir, su panenteísmo: todo en Dios. Todos somos hijos de Dios. Todos tenemos que aceptarnos como somos, porque somos en Dios, vivimos en Dios, hemos sido creados en Dios, de Dios, para Dios. Hemos sido rescatados en Dios, lavados por la Sangre de Cristo, etc.

      Cuando todo el mundo acepte esto, entonces todo es divino, ya nada es mundano.
      Escupan siempre la palabra de Francisco y acertarán.

  6. María dice:

    Si fuera tan amable, agradecería un comentario sobre los protestantes. En concreto sobre la película que van a estrenar El Cielo es real. Yo leí el libro y no me gustó. ¿Cómo se puede creer uno que el niño no hubiera oído nunca a sus padres nada referente al Cielo y lo que dicen las escrituras al respecto, siendo el padre pastor que prepara sus sermones (o como le llamen) en su casa? Si se tratase de un niño de padres ateos sería más fácil que me lo creyera. Y que además el niño vaya dando datos en cuentagotas: ahora suelta esto, ahora dice esto otro, durante años, cuando los niños te lo cuentan todo de golpe, una y otra vez.

    Además cómo se puede tragar, siendo católica, que la Virgen se ocupase de los niños pequeños, en las cunitas ¿? Eso es demasiado protestante para mí.

    Y a propósito, permítame hacerle una pregunta. ¿Es cierto que la Virgen en Garabandal dijo: “los protestantes también son mis hijos…”

    Muchas gracias.

    • josephmaryam dice:

      ¿Cuál es su problema con los protestantes?
      Que ellos sigan haciendo su vida, que es el error. Ellos no pertenecen a la Iglesia Católica.
      Sobre esa película, no la conocemos y tampoco nos interesa conocerla. Será como todas: con sus errores, etc.
      En la cuestión del niño, no sabemos a lo que se refiere.
      No sabemos si la Virgen en Garabandal dijo esa frase.
      Parece que no le gustó esa película y que su espíritu anda inquieto por el contenido de la película.
      Seguro que la película refleja lo que es la familia y la educación de los hijos hoy día: es decir, no hay moral, no hay ley divina. No hay nada. Sólo el hombre y su culto.

    • Mima dice:

      María ya había oído hablar de ese Libro y de la película por medio de un sitio católico que difunde material de la Santísima Virgen.

      En especial no soy partidaria de ningún material protestante, nosotros como católicos no necesitamos de información o material o revelaciones protestantes para reafirmar nuestra fe, primero por lo que menciona el Padre Joseph, los protestantes viven en el error y no pertenecen a nuestra Iglesia.

      Nosotros tenemos un sinnumero de material católico aprobado por el Santo Magisterio sobre revelaciones del Cielo, Infierno, Purgatorio. Visiones que han tenido Santos en los siglos pasados y experiencias misticas, muchas de ellas relatadas en sus biografias y autobiografias. No deberias prestar mucha atención a esto, a mi me parece que ha sido mas un Boom de mercadeo y para lucrar con ese libro. Sí es cierto que se menciona a la madre de Dios en ese libro, pero no te puedo decir mas detalles ya que no me interesa leerlo. Solo lei un fragmento donde se menciona a la madre de Dios arrodillada junto al Trono de Dios y otras veces de pie frente a Jesús.

      Cada vez que un alma tiene una experiencia mistica como ir al cielo, infierno, purgatorio, revelaciones, etc, siempre es para la salvación de esa alma y de sus familiares, y para dar a conocer ante el mundo sobre la Misericordia y la Justicia Divina. Si los padres de este pequeño insisten en seguir en su error a pesar de la experiencia de su hijo, entonces tendriamos que ponernos a pensar un poco si es correcto creer este material o no.

      Mejor leer las visiones de Santa Catalina de Siena,San Juan Bosco, Beata Ana Catalina Emerick que nunca se han alejado de la sana doctrina católica.

  7. Juan Pablo dice:

    Disculpe Padre, ¿podría explicar más el significado de ésta afirmación?:

    “Francisco comenzó su dictadura con un poder divino, que le venía del Papa legítimo, Benedicto XVI. Y que ya perdió cuando implantó su nuevo gobierno horizontal.”

    • josephmaryam dice:

      El poder de los Obispos viene del Primado de Jurisdicción, que posee el Papa legítimo. Sin ese Poder de Jurisdicción, nada se puede hacer en la Iglesia. Si falta el Papa. todo está parado en la Iglesia, no camina, porque el fundamento de la Iglesia es Pedro. Todo el edificio de la Iglesia se levanta en Pedro.
      Por tanto, todos participan de ese Poder Divino, que el Señor da a través de Pedro.
      La Misa de un sacerdote no vale nada si no obedece a Pedro. Ningún Sacramente tiene valor si no hay obediencia a Pedro.
      Lo que anula ese Poder Divino son tres pecados: apostasía de la fe, herejía y cisma.
      Los otros pecados, no anulan ese Poder.
      Los ortodoxos se separaron de Pedro; pero siguieron teniendo el Poder, porque la desobediencia no quita el Poder. Sólo la herejía, el cisma.
      En el principio, se separaron de la cabeza.
      Ahora, después del tiempo, ellos han caído en la herejía y en el cisma. Pero todavía permanece la sucesión apostólica. En algunos miembros permanece la fe.
      Lefebre se separó por desobediencia a Pedro; y siguió teniendo el poder para consagrar y ordenar.
      Así que todo Obispo tiene el poder recibido de Pedro; pero también es necesario la fe del Obispo.
      Son dos cosas: Poder Divino y fe en la persona.
      Si se carece de fe, aunque se esté unido a Pedro, no se consagra ni se administran los Sacramentos.
      Así que Bergoglio, como Obispo tiene el Poder Divino, que ha recibido del Papa Benedicto XVI. Con ese Poder Divino, los Cardenales lo eligieron Obispo de Roma. Luego, es un antipapa. No tiene el Primado de Jurisdicción, pero sí tiene el Poder Divino por Benedicto XVI. Como Papa no puede hacer nada, porque no es Papa: carece del Primado de Jurisdicción.
      Pero como Obispo de Roma, puede hacer algo con ese Poder.
      El problema sólo está en discernir si la herejía de Bergoglio anula ese Poder que tiene como Obispo.
      Bergoglio es hereje manifiesto: es decir, desde antes de usurpar el trono, ya era hereje. Por tanto, no tenía fe y hacía todas las cosas sin el poder de Dios, que recibía de cada Papa. Su herejía ponía un obstáculo al Poder de Dios.
      Por eso, como antipapa, tiene el poder divino; pero como hereje, tiene un óbice a ese poder divino.
      Lo que es claro es que ese poder divino se perdió totalmente, si algo hubiere, cuando puso su gobierno horizontal.
      El poner el gobierno horizontal es un acto, no sólo de herejía, sino de cisma. Y, por supuesto, de apostasía de la fe.
      Por tanto, ahora mismo Bergoglio, todo cuanto hace en la Iglesia, es puro teatro.
      Sus misas en santa marta son un teatro. Cuando da una bendición, otro teatro. Cuando proclama un santo, otro teatro. No tiene ninguna unción del Espíritu, porque carece absolutamente de fe. Él ha cometido un pecado de blasfemia contra el Espíritu Santo al poner su gobierno horizontal. Si lo hubiera hecho fuera de la Iglesia, no tendría ese pecado. Pero él se encontró, cuando era antipapa, con la Iglesia Católica, con la verticalidad, con lo que el Espíritu Santo ha puesto en la Iglesia: el Vértice.
      Y él ha blasfemado contra la obra del Espíritu Santo en la Iglesia, poniendo su horizontalidad.
      Por eso, lo ha perdido todo, todo el poder divino que tenía de Benedicto XVI, y no hay manera de que lo recupere, por su pecado, el cual no tiene perdón de Dios.
      Por eso, todo aquel que se someta a Bergoglio, le obedezca, lo tome como Papa, se condena junto con él.
      Las cosas que pasan en la Iglesia, ahora mismo, no son un juego. Es una tentación muy peligrosa para cada alma. Y quien no se aleja del peligro de tentación, que es Bergoglio y los suyos, cae en esa tentación y corre a condenarse.

  8. ana dice:

    Padre, muchas gracias por estos artículos tan importantes para nosotros los católicos. Me surge una duda: cuando se habla de “la abominación de la desolación”; es decir, la supresión del sacrificio perpetuo (La Santa Misa),yo pensaba que eso se iba a producir cuando se alterara la fórmula de la consagración; pero, en vista de esto que se ha producido del “gobierno horizontal”, ¿es probable que la Presencia Real se vaya retirando poco a poco de las parroquias, incluso antes de que se produzca esa alteración? ¿y qué sucede con los demás Sacramentos?, porque en el fondo en este momento nos encontramos con que asistimos a Misas en nuestras parroquias, pero a la vez la estructura de la Iglesia desde el Vaticano ya no se corresponde con la voluntad de Dios.

    • josephmaryam dice:

      La abominación de la desolación es la supresión del sacrificio eucarístico: es la supresión real, no sólo en grado.
      Desde que se inició el gobierno horizontal, comienza la abominación de la desolación, pero poco a poco. Se va dando en los sacerdotes que van perdiendo la fe en el Altar, para cambiarla por otra fe.
      El gobierno horizontal da una doctrina que no es la de Cristo ni de la Iglesia. Y, por tanto, esa doctrina lleva a suprimir todos los Sacramentos. No se suprime la Eucaristía de una vez, porque es costoso de hacer eso, ya que es la esencia de la Iglesia. Pero se van suprimiendo, poco a poco, los demás Sacramentos: el matrimonio, que conlleva tocar la Eucaristía, porque se va a permitir comulgar a quien esté pecado. Eso va a añadir un pecado de sacrilegio, tanto en la Eucaristía, como en el Orden: los sacerdotes que den comuniones sacrílegas irán perdiendo la fe. Ya se empezó a tocar el Bautismo, al administrarlo a individuos cuyos papás viven una abominación. Eso hace que el Orden vaya desapareciendo poco a poco.
      Orden y Eucaristía están unidos: se toca el orden y se hace un daño a la Eucaristía.
      En estos momentos, la línea de la gracia es muy delgada.
      Las Misas que se hacen actualmente son válidas, pero por muy poco; porque tienen muchos añadidos que van tocando la esencia de la misa, hasta que el sacerdote pierde la fe completamente.
      Para que se dé la abominación hace falta cambiar la fe al sacerdote: otro credo. En ese momento, comienza la abominación.
      La abominación no es tanto porque se cambien las palabras. Se puede decir literalmente las palabras de la consagración y no existir consagración. Esto, hoy día, es algo muy real. Por eso, es difícil discernir una misa, en las actuales circunstancias en que está la Iglesia, porque hay un gobierno horizontal. Es más fácil perder la fe en el sacerdote. Durante cincuenta años, no se perdió la fe, porque había un Papa que la mantenía. Ahora, no existe una cabeza que mantenga la unidad de la fe; sino que existe una cabeza que divide, que produce cisma. Y eso lleva, inevitablemente, a que los sacerdotes pierdan más rápido y no consagren, aunque digan las palabras exactas de la consagración.

  9. Emiliano dice:

    Padre quiero hacerle una consulta, los dias domingos asisto a una misa tridentina con un grupo de UnaVoce, y en la semana suelo ir a la parroquia cerca de mi casa, y veo en la parroquia las siguientes cosas:
    1-Ministros que dan la comunion habiendo no mas de 20 asistentes
    2-Ministros que han dado la comunion antes de empezar la misa, y estos fieles irse sin quedarse a la misma.
    3-Cantan el Padre Nuestro agarrado de las manos.
    4-Cuando el sacerdote dice “el Señor este con vosotros”, los fieles levantan las manos al mejor estilo protestante diciendo “y con tu espiritu”.
    5-Rezan el Rosario a las corridas, a tal punto que no se puede ni meditar.
    6-Algunos fieles manejan la parroquia a su antojo, ej:usando flores de plastico al pie de las imagenes.
    7-La cruz central esta arriba casi perdida, y el centro de todos es una imagen de una santa, la cual lleva el nombre dicha parroquia.
    8-El Sagrario esta en una habitacion a un costado.
    9-Cantan canciones dignas de un templo protestante, con guitarras, maracas.
    10- El sacerdote cuando entra se pone a conversar con la gente, en la homilias no se habla del pecado, ni la gracia, el infierno, etc, solo cosas sobre el projimo.
    Quisiera saber Padre si seguir asistiendo ya que a veces me duele ver todo estas cosas y me indigno, y no logro estar en conexion con Dios.
    Muchas gracias.

    • josephmaryam dice:

      Sólo tiene que discernir si el sacerdote todavía tiene fe en lo que hace o si la ha perdido.
      Lo que haga la gente, no interesa para la validez de la misa.
      Tiene que ver si la homilía es herética o no.
      Un pecado de herejía, si es claro, entonces anula la misa. Si esa herejía es manifiesta; es decir, es una idea que se mantiene como una verdad, entonces no hay consagración.
      Si el sacerdote dice cosas que no son clara herejía, pero que está dando vuelta a la herejía, tienen que discernir más. Porque, hoy día, la herejía se tapa en el lenguaje humana. Es decir, se dice la herejía, pero el alma no cae en la cuenta de que se le está diciendo esa herejía, porque queda tapara entre verdades. Es una mentira que se camufla en muchas verdades.
      Esto es lo que suele hacer Francisco. Si son capaces de discernir esto en un sacerdote, entonces no asistan a la consagración, porque Jesús no baja al Altar.
      Las obras de un sacerdote son la clave para discernir. Cómo vive en la práctica ese sacerdote. Cómo obra en la práctica. ¿Hay vida de penitencia, de oración? ¿Vive solo? ¿Vive para santificar a las almas? ¿Está dedicado a las almas o a la vida social, del mundo?
      Pocos sacerdotes ya quedan que, en verdad, sepan lo que son. Muchos viven en lo humano y van decayendo por su tibieza.

  10. mimi dice:

    White smoke at 6:66 pm (local time):

  11. yoly dice:

    En la declaración del Papa Benedicto dice:«Quapropter bene conscius ponderis huius actus plena libertate declaro me ministerio Episcopi Romae, Successoris Sancti Petri»……..como interpretarlo? dice Sucesor de San Pedro…………..

    • josephmaryam dice:

      El Obispo de Roma es también el Sucesor de San Pedro. Está diciendo las dos cosas, está nombrando los dos poderes, pero sólo renuncia al ministerio episcopal.

  12. arturo dice:

    Los medios han dicho que no es primera vez que hay una renuncia de un papa en la Iglesia. ¿En que se diferenciaría esta de las anteriores? ¿Porque la línea de sucesión no se cortó en esas oportunidades? Si la renuncia de un papa es contraria a la voluntad de Dios, ¿porqué hubo un papa que formalizó e institucionalizó esta posibilidad? Si es verdad lo que ud dice, sin duda se vienen días muy tristes para la iglesia. ¿ que debemos hacer los que deseamos permanecer fieles a Cristo y su Iglesia?

    • josephmaryam dice:

      Los medios han dicho muchas cosas, pero el dogma dice otra:

      Renuncia del Papa Benedicto XVI: «Quapropter bene conscius ponderis huius actus plena libertate declaro me ministerio Episcopi Romae, Successoris Sancti Petri»

      Renuncia del Papa Celestino V: «Ego Caelestinus Papa Quintus motus ex legittimis causis, idest causa humilitatis, et melioris vitae, et coscientiae illesae, debilitate corporis, defectu scientiae, et malignitate Plebis, infirmitate personae, et ut praeteritae consolationis possim reparare quietem; sponte, ac libere cedo Papatui, et expresse renuncio loco, et Dignitati, oneri, et honori, et do plenam, et liberam ex nunc sacro caetui Cardinalium facultatem eligendi, et providendi duntaxat Canonice universali Ecclesiae de Pastore.»

      La diferencia es clara:

      a.- Celestino V declara que renuncia libremente al “Papatus” (o sea al Poder Divino en cuanto Papa, al Primado de Jurisdicción, y expresamente renuncia a la sede, dignidad, cargo y honor);

      b. – Benedicto XVI declara que renuncia sólo al “ministerium Episcopi Romae” (ministerio de Obispo de Roma).

      Ser Papa no es ser Obispo de Roma. Son dos poderes diferentes en la Iglesia. Están unidos, por ser el Papa el Obispo de Roma. Jesús funda Su Iglesia en Pedro, no en Roma. Y, después, Pedro pone la Iglesia en Roma. Y, por tanto, Pedro es Obispo de Roma, además de ser el Papa.

      Por lo tanto sólo en la renuncia de Celestino V se da una clara Voluntad de Dios sobre la renuncia. Dios pidió al Papa Celestino V renunciar al Papado. Y, cuando Dios, lo pide, entonces nada en la Iglesia cambia ni se da una injusticia sobre la gracia que recibió Celestino V. Dios da el don y Dios lo quita en Su Propia Voluntad. Al renunciar Celestino V, quedó la Sede Vacante y, por lo tanto, el Cónclave que se realizó fue válido: Bonifacio VIII (el papa que convocó el primer jubileo), fue un Sumo Pontífice válidamente elegido.

      Benedicto XVI, en cambio, ha mantenido los poderes propios del Papado, renunciando sólo al episcopado romano. No se da una clara Voluntad de Dios para dejar el Papado. En consecuencia, el Primado de Jurisdicción está todavía en el Papa Benedicto XVI, y estará hasta su muerte.

      El cónclave que se hizo para elegir a Bergoglio fue nulo, inválido. Bergoglio no tiene el Poder Divino, es decir, el Primado de Jurisdicción en la Iglesia. Sin este Poder Divino, nunca puede ejercer como Papa. ¡Nunca!

      Bergoglio es sólo Obispo de Roma, sin un poder divino. Fue elegido para Obispo de Roma, como así lo declaró él mismo el día de su elección. Es un Obispo que ha perdido el poder de Dios, que le viene por parte del Papa legítimo, y que obra su ministerio como Obispo de Roma con un poder humano. Este poder humano lo tiene de su gobierno horizontal.

      Bergoglio no lidera la Iglesia Católica, sino su nueva iglesia. Ese gobierno horizontal es de la nueva iglesia, no pertenece a la Iglesia Católica. Por tanto, nadie puede unirse al falso Papa Bergoglio. Si se une, pertenece automáticamente a su nueva iglesia. Deja de pertenecer a la Iglesia Católica.

      Además, Bergoglio es un hereje manifiesto. Y, por tanto, no pertenece al Cuerpo Místico de Cristo. No pertenece a la Iglesia Católica. Y, por ser, hereje, no puede ser Papa legítimo. Así lo enseña San Roberto Belarmino, De Romano Pontifice, II, 30:

      “Este principio es de lo más cierto. El que no es cristiano no puede de ninguna manera ser Papa, como Cayetano lo dijo (ib. c. 26). La razón por esto es que no puede ser cabeza de lo que no es miembro; ahora quien no es cristiano no es miembro de la Iglesia, y quien se manifieste hereje no es un cristiano, como claramente se enseña por San Cipriano (lib. 4, epíst. 2), San Atanasio (Cont. arria.), San Agustín (lib. De great. Christ.), San Jerónimo (contra Lucifer), entre otros; por lo tanto, el hereje manifiesto no puede ser Papa”.

      Y el Papa Pablo IV, de la Bula Cum ex Apostolatus Officio, 15 de feb. de 1559:

      «que si en algún tiempo aconteciese que un Obispo, incluso en función de Arzobispo, o de Patriarca, o Primado; o un Cardenal, incluso en función de Legado, o electo Pontífice Romano que antes de su promoción al Cardenalato o asunción al Pontificado, se hubiese desviado de la Fe Católica, o hubiese caído en herejía:

      (i) o lo hubiese suscitado o cometido, la promoción o la asunción, incluso si ésta hubiera ocurrido con el acuerdo unánime de todos los Cardenales, es nula, inválida y sin ningún efecto;

      (ii) y de ningún modo puede considerarse que tal asunción haya adquirido validez, por aceptación del cargo y por su consagración, o por la subsiguiente posesión o cuasi posesión de gobierno y administración, o por la misma entronización o adoración del Pontífice Romano, o por la obediencia que todos le hayan prestado, cualquiera sea el tiempo transcurrido después de los supuestos antedichos.

      (iii) Tal asunción no será tenida por legítima en ninguna de sus partes…

      (vi) los que así hubiesen sido promovidos y hubiesen asumido sus funciones, por esa misma razón y sin necesidad de hacer ninguna declaración ulterior, están privados de toda dignidad, lugar, honor, título, autoridad, función y poder…»

      La fe católica no es una fe de masas. No es lo que dice la mayoría; es lo que dice Dios a cada alma.

      La fe es para cada alma y, por tanto, para discernir una renuncia hay que ver qué Dios ha manifestado a cada alma. Si no se hace eso, entonces se hace una Iglesia de masas, de gente inculta, ignorante, que además no profesa su fe, no cree en nada. Sólo cree en las opiniones de los hombres, en lo que dicen los hombres.

      Si no se ponen en la Verdad, entonces ¿para qué están en la Iglesia?
      Váyanse a sus casas y sigan lo que digan los medios sobre cómo creer en Dios.

    • Mima dice:

      Arturo, yo tambien le hice una pregunta parecida al padre Joseph en este blog, te paso el link para que te pueda ayudar su respuesta.

      https://josephmaryam.wordpress.com/2014/08/31/la-realidad-de-la-iglesia-como-ser-sobrenatural/#comment-2683

      Saludos.

    • arturo dice:

      agradezco la respuesta de don joseph y doña mima. Es claro que la espiritualidad se vive como una experiencia personal con Dios, pero también tiene una dimensión comunitaria a través de la iglesia. Santificar el día del Señor, por ejemplo. A toda misa que he ido, siempre hay un minuto, donde el sacerdote pide por las intensiones del papa, que en este caso, sería pedir por las intensiones de un impostor, de un renegado.Sin embargo la obligación y el mandamiento existe: “santificarás el día del Señor”. ¿que sucede entonces? Si francisco es anatema, en la misa se pide por las intensiones de un maldito, cuando lo que se quiere es dar gracias, alabar a Dios, pedir perdón, recibir la comunión. Por eso creo que hay que discernir muy bien, porque son acusaciones gravísimas, y de terribles consecuencias para la iglesia.

    • josephmaryam dice:

      Aprenda a discernir y no se quede en la sorpresa de estar pidiendo por las intenciones de un impostor.
      ¿Acaso Dios le manda pedir por las intenciones de un impostor? No se lo manda. Entonces, ¿por qué hace caso a un sacerdote ciego? ¿Por qué?
      Usted vaya a misa y le interesa muy poco Francisco, porque Francisco no pertenece a la Iglesia Católica.
      ¿Todavía no ha discernido?
      No es lo que masa social habla o pregona sobre Francisco. No es lo que la Jerarquía mande en una misa, obligando a los fieles a obedecer a un hereje. Eso no es la Iglesia. Eso es una falsa Iglesia. Esos son unos falsos sacerdotes. ¿Cuándo van a discernir y a no asombrarse de lo que pasa en la Iglesia?
      No son Iglesia porque hacen masa con Francisco.
      Son Iglesia porque obedecen a la Verdad. Y la verdad no está donde está Francisco.
      Es todo muy sencillo.
      Pero los católicos de hoy día ya no son católicos, porque:

      1. Viven en la inmundicia de sus pecados: no están en Gracia;

      2. Se alimenta de cualquier porquería ideológica, política, cultural, artística. Y no tienen ni idea de la doctrina de Cristo, ni del magisterio de la Iglesia, ni de la enseñanza de los santos. Ni saben lo que es eso.

      3. Viven en la oscuridad de la vida espiritual. Van a su misa y como hay que pedir por las intenciones del Papa de turno, pues ¡vamos allá! Que Dios haga santo a un cismático. Pidan al Señor discernimiento antes de aceptar algo que no se puede aceptar. Disciernan espíritus. Disciernan jerarquías. ¡Disciernan! ¡Disciernan! ¡Disciernan! Y déjense de llorar por la dimensión comunitaria. Vean cuál es el dolor de Cristo, las lágrimas de sangre de la Virgen. Y, entonces, se pondrán en la dimensión comunitaria. Lo social en la Iglesia no es la unión de hombres, de pensamientos, de oraciones, etc.. Lo social en la Iglesia es unirse, cada alma, a Cristo: a su dolor. Porque las almas lo siguen crucificando por sus malditos pecados.

    • kaoshispano dice:

      además NO TIENEN ni idea de la Biblia ni del NT tampoco, no se la han ni leido la mayoria!!

  13. Matias Esteban dice:

    Dios y Nuestra Señora de Luján lo guarden y bendigan

  14. Monica dice:

    Gracias padre por todas sus enseñanzas, es un consuelo para mi la lectura de sus paginas y los consejos que me da. Dios los bendiga mucho, y proteja esta pagina que es luz para quienes como yo la leen diariamente.

  15. josephmaryam dice:

    Este es el falso Papa para la falsa Iglesia, creando las escuelas de la cultura del encuentro.
    Francisco desplegando desvergonzado su show mediático habitual, vía webcam, respondiendo a los pobrecitos niños, ingenuos y generosos, que quieren « luchar por un mundo mejor » en el marco del proyecto laico y masónico concebido por el falso « Papa » Francisco, el de las Scholas Occurrentes, las Escuelas para el Encuentro : Plantar arbolitos de la paz, organizar partidos de fútbol interreligiosos, combatir el desempleo juvenil, promover el diálogo entre las religiones, fomentar la cultura del encuentro, crear una « aldea humana » que sea portadora de paz y de esperanza, luchar contra las discriminaciones, « el futuro está en nuestras manos », « el deporte nos salva del egoísmo », « caminemos por la vida en equipo », « la juventud debe hacer el futuro », « tendamos puentes, no construyamos muros », « comuniquemos las experiencias », « entremos en la espontaneidad de la vida » …
    ¡Qué verguenza!

    puro naturalismo, saturado de humanismo igualitarista, utópico y prometeico…
    Pura abominación:

    Este es el falso papado Plim Plim.
    Plim Plim es el payaso de dibujos animados, que se basa en las enseñanzas de un gurú budista hindú (Sri Sri Ravi Shankar). Enseña los “valores humanos” básicos.
    El Plim Plim muestra personajes de dibujos animados que representan a los cinco continentes.
    Estos son los “valores humanos” sin Dios.
    Este es el estilo masónico multiculturalismo, que está diseñado para dominar y diluir la cultura católica que ha desarrollado a lo largo de 2000 años.
    Cada una de estas preguntas están diseñadas como un episodio de Plim Plim, que se centra en la enseñanza de un “valor humano”.
    Ni una sola vez he hablado Bergoglio de Cristo o de los santos o incluso alentar a los niños a leer la Biblia.
    Esto es el falso papado del nuevo orden mundial.
    En menos de dos años, Bergoglio ha destruido 2000 años de tradición papal a través de su uso, SIN PRECEDENTES, de trucos de relaciones públicas baratas, como ésta en la que promueve su liberal, humanista, masónica, marxista, ecuménica y sobre todo agenda anticatólica.

    • Juan Pablo dice:

      Patéticos los videos. Y se ve la imagen de nuestra patrona la Virgencita de Luján. Si por lo menos no la llevaran de acá para allá, de chiquero en chiquero…
      “La paz por la educación, el deporte y la cultura”. Bueno, ya sabemos lo que tenemos que hacer. ¿Es que nadie se da cuenta que ni por equivocación centra la paz en Dios? Y da miedo:
      “No se dejen engañar….. la paz sólo puede llegar a ustedes por el retorno de la humanidad a su Dios por medio de la conversión, para lo cual los llamo de nuevo en éste mi día, y por medio de la oración, del ayuno y de la penitencia. De lo contrario, en el momento en que todos griten “paz y seguridad”, sobrevendrá repentinamente la calamidad”.
      De los mensajes de la Virgen a los sacerdotes del Movimiento Sacerdotal Mariano.

    • kaoshispano dice:

      cuidado, esto se lleva forjando varios siglos, A.C. Emmerich ya lo vió empezando y Dios le hizo profetizar, y los ultimos PAPAS pre-paco1 desde el CVII tienen mucha responsabilidad y hasta CULPA.

    • josephmaryam dice:

      Sólo eche la culpa a los Cardenales, Obispos y sacerdotes que se rebelaron contra todos los Papas. No caiga en el pecado de muchos, que no saben discernir lo que pasó en cada Papado.

  16. kaoshispano dice:

    y luego estos naziDEMOLEDORES dirán que les viene el Martirio, CUANDO EL DEMONIO LES COBRE SU PRECIO…

    Dios permite y lleva esto todo, el que no se de cuenta de esto, está perdido, además de sin FE….

  17. Maria Ines dice:

    Mluchas gracias padre por todo esto que nos ayuda a abrir mas los ojos y
    la mente a este horror.yo difundo todo lo que puedo y esta a mi alcance, pero es tan grande el fanatismo que este hombre ha creado que nadie quiere ver lo que realmente es y lo que esta haciendo.Me uno en las oraciones a Teresa y el pequeño resto.Bendiciones del cielo para usted.Maria Ines.

  18. Teresa dice:

    ¡Qué Dios nos ayude y tenga misericordia de nosotros! Rezo por todos Uds.

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: