Lumen Mariae

Inicio » abominación » A pasos agigantados hacia la guerra genocida

A pasos agigantados hacia la guerra genocida

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

soldados

«Lo que estás viendo es la representación del poder de los hombres del orden mundial único, quienes están manipulando la situación del medio oriente para acrecentar su poder. Esta es la gente desviada que está controlando los eventos del mundo. Están planeando las guerras futuras que les permitirán ganar mayor acceso al dinero de la gente, y ganar poder usurpando los derechos de los demás. Solo saben de una cosa y esta es el cómo ganar más poder y dinero en su cima. Hay mucha riqueza en el petróleo y el control de los ejércitos contribuye a sus formas de controlar la gente» (John Leary, Rochester, N.Y., 1993).

Cuando los hombres presumen de matar niños es que están haciendo la guerra del odio: se mueven por el puro odio y la ira entre ellos. El que odia mata; el que ama da vida, obra la verdad de la vida. No se puede amar con un odio en el corazón. No se puede ver la verdad (no hay sabiduría) matando almas con la mentira y con las armas. No se puede poner a Dios por delante (no hay culto a Dios) si encañonas a un niño con tu odio. Dios no ama al que mata con su odio. Dios aborrece al que odia con su corazón. Dios odia el odio del que odia. El odio es odio. No puede ser una clase de amor, ni de vida, ni de camino para encontrar la verdad. En el odio sólo se halla la muerte, la destrucción, la iniquidad.

El odio es puesto por Satanás en el alma, y es signo claro de falta de amor a Dios. A causa de esta falta de amor a Dios, los hombres se vuelven cómplices al servicio de Satanás. Viven para hacer una obra demoníaca en sus vidas. Satanás odia; Dios ama. Todo hombre que odie no ama a Dios, sino que ama al demonio. Ama el odio del demonio y, por tanto, obra una blasfemia en su vida. No se puede amar lo que no es el Amor. Y sólo Dios es Amor. El demonio es el no amor. No puede amar ni puede recibir ningún amor de nadie. Y, por eso, las almas que se dan al demonio no son capaces de amarlo ni él de recibir un amor. El infierno está lleno de gente que se odia. Hablan para odiarse, obran para odiarse, se unen para odiarse. Y esta es la blasfemia: amar sin poder amar. Amar sin dar amor. Amar una idea y obrar lo contrario de esa idea. Se ama la idea de la paz y se mata a un niño en nombre de esa idea. Esta blasfemia es la que obra este soldado.

Si los hombres no comprenden el significado del amor en sus vidas y no ponen en práctica las virtudes para con el prójimo, entonces el mundo nunca podrá mejorar, cambiar, transformarse, porque no existe el amor en los corazones. Sólo existe el odio. Y mucha gente no sabe discernir entre el odio y el amor. Creen amar a alguien porque sienten algo bueno en lo humano por esa persona. Y no se dan cuenta de que la están odiando -y que ellos mismos se odian- al amar a una persona sin darle la Voluntad de Dios.

Amar a otro es darle lo que Dios quiere. Y, por eso, es difícil amar. Y es muy fácil odiar. En el mundo, la caridad se ha enfriado: es decir, sólo existe el odio. Y ese soldado es un ejemplo: vive su vida humana para odiar y, por lo tanto, para matar niños. No vive su vida para amar. No encuentra en su vida un amor, sino un odio. Y ese odio es el camino para esa persona. Y un camino que lo comparte con los demás. Se enorgullece de matar niños. Exalta su pecado, lo justifica, se pone como modelo a imitar. Esto es vivir una blasfemia. Esto es vivir en un infierno en la vida. Es estar condenado en vida.

Hoy los hombres matan por diversión, por negocio, por política, por muchos asuntos humanos. Y llaman a ese trabajo: amor. Nunca la guerra, la violencia, el crimen vienen de Dios. Nunca del amor de Dios. Es la creación del demonio, que quiere aniquilar al hombre a manos del propio hombre, colocando en el corazón del hombre el odio.

Esta guerra es el preludio de la Tercera Guerra Mundial, que es una guerra genocida, no política ni religiosa. Una guerra para quitar de en medio a gran parte de la humanidad. La idea del Anticristo es acabar con todo lo cristiano, no sólo lo católico. Y, por eso, es necesario una matanza mundial, una guerra que destruya a la humanidad. Y no es posible pararla, porque es el tiempo del Anticristo. Es el tiempo de la decadencia espiritual en el mundo, que crea un vacío en los corazones: la gente posee riquezas, pero constantemente en su interior no hay más que tinieblas. Ya han dejado de creer en Cristo, en la Verdad que nunca cambia, y son veletas de todo lo humano. Y luchan por cualquier idea positiva del hombre. Pero se han olvidado de luchar por la verdad de sus vidas, por el sentido divino de su existencia humana. Sólo son capaces de vivir lo humano. Son vividores del vacío de su iniquidad.
apostasia480

«El demonio ya está en acción y en actitud de batalla desde que el Padre Eterno le dio libertad como resultado de vuestro empeño en querer hacer las cosas por vosotros mismos. El Padre Eterno ya está cansado, cansado, cansado. Le ha dado rienda suelta al demonio que ya está actuando para vuestra ruina y arrebatando muchas, muchísimas almas, aun aquellas en estado de perfección, que no quieren entender esto y no practican el amor. Solo hay orgullo y arrogancia. La soberbia conduce a todos los pecados del mundo» (Rosa Quatrini, San Damiano, Italia,1964)

Cristo es la luz que falta en tantas vidas perdidas por el pecado. Cristo es la Verdad que no es poseída por tantos católicos tibios y perversos en sus vidas en la Iglesia. Cristo es la Vida que no la posee tanta Jerarquía que ha hecho de su humanidad una conquista en sus vocaciones.

Ya nadie quiere ser santo. Todo es orgullo y arrogancia. Nadie quiere practicar el amor verdadero. Todos quieren ser hombres: aparecer como hombres, ser tocados por los hombres, darles un gusto a los hombres, obrar como ellos obran. El hombre se empeña en hacer las cosas por él mismo, sin acudir a Dios, porque ya no cree en Él. Sólo cree en el término vacío de Dios. Y va en busca de un dios en su vida para llenar ese término vacío. Una Jerarquía humana es la abominación de la desolación en la Iglesia. Una Jerarquía que imita al hombre termina por darle culto al hombre. Una Jerarquía que se olvida que su vocación es salvar almas de las garras del demonio, se convierte en demonios encarnados que condenan almas en lo que hacen en la Iglesia.

Se quiere crear una guerra para matar a millones. Y los hombres de la Iglesia no van a hacer nada para impedirlo, porque están en sus juergas, en su apostasía de la fe. Mientras un soldado mata niños diariamente, la Jerarquía de la Iglesia baila en las Misas. ¡Qué vergüenza da la Iglesia de los católicos! ¡Cuánto bastado hay celebrando misa! ¡No os tomáis vuestras vocaciones con la seriedad de un hombre santo, entonces no es de esperar que comprendáis por qué los hombres se dedican a matar niños en las guerras! ¡Qué os importa lo que está sucediendo en esa guerra! ¡Preferís vuestros bailes, vuestras risas, vuestro afán de ser hombres! ¿Es que no sabéis que una misa celebrada con santidad para una guerra mundial? ¿Ya no os acordáis del valor infinito de una misa? ¡Jerarquía bastarda de la Iglesia: habéis hecho de la misa vuestro negocio comunista y protestante!

Sólo Dios se va a mover, en su momento, para que ese acto del demonio no sea perfecto en su maldad. Porque si Dios dejara al demonio matar a todo el mundo, la humanidad desparecería por completo. Y el demonio puede hacer esto porque tiene al hombre de su lado. Son muchos hombres los que se han dado a Satanás: se han convertido en instrumentos de su maldad. El demonio hace lo que quiere en el mundo: asesinatos, suicidios, guerras, corrupción de los gobiernos, codicia, arrogancia, injusticias,… Todo eso son sólo manifestaciones de Satanás. Y lo hace porque ya no hay vida espiritual en los sacerdotes, en los Obispos, en los fieles de la Iglesia Católica. La decadencia de la vida eclesial es el surgimiento de la vida demoníaca en todo el mundo. Se palpan los demonios por todas partes. El hombre le abre el camino para que se vean las obras del demonio en sus vidas. Cuanto más los hombres se dan al demonio, éste crece en rabia, éste se desespera por acabar con todos los hombres. Él es el matador de hombres. Vive para eso. Mientras él encuentra fácil infectar almas, que se dejan totalmente abiertas a su influencia, que sólo viven para sus pensamientos de hombres, entonces la vida espiritual va desapareciendo y la fuerza del demonio aparece por doquier.

«Los jefes conductores del pueblo de Dios han desdeñado la oración y la penitencia, y el demonio les ha ofuscado la inteligencia; se han transformado en estrellas errantes del que el viejo diablo arrastrará con su cola, para hacerlos perecer. Dios permitirá a la vieja serpiente sembrar la división entre los reinantes, en todas las sociedades y en todas las familias; se padecerá males físicos y morales; Los gobernantes civiles tendrán todos un mismo designio, que será el abolir y hacer desaparecer todo el principio religioso, para dar a lugar al materialismo, al ateísmo, al espiritismo y a toda la clase de vicios» (Melania y Maximino, La Salette, Francia,1846).

La Jerarquía de la Iglesia se dedica al comunismo y al protestantismo; los gobernantes del mundo se dedican a abolir toda ley divina, natural y moral. Y estas dos cosas abren la puerta a la guerra mundial, a la matanza de hombres, a quitar de en medio a gente que sólo vive para darse culto a sí misma. El demonio en la Iglesia y en el mundo: son claras sus manifestaciones. Pero son pocos los que las ven, los que las disciernen, lo que llaman a cada cosa por su nombre. Ya los hombres no ven su pecado, no llaman al pecado con el nombre de pecado. Sólo ven males y lloran por sus males. Pero no ven sus negros pecados en sus almas y no ponen el camino para quitar esa maldad que vive en ellos sólo porque ellos lo quieren.

«Los males son muchos y estos males tiene una sola raíz, el pecado: pecado de soberbia, de orgullo, de prepotencia, de rebeldía, de desobediencia a Dios y su Santa Ley. Los hombres han construido un mundo pagano, cuyo dios ha conquistado una gran parte de la humanidad: él los dirige y gobierna, los seduce y los enloquece. La seducción del mal ha extraviado a muchos corazones. Sin embargo, el peor de todos los males está en creer que todo está bien, y en ignorar la acción de Satanás en el mundo. “Satanás no existe”, dicen muchos seudosabios que han caído en sus redes. “Satanás es una forma de designar el mal, pero nada más”. ¡Pobres hombres! ¿Quién los salvará de la ira inminente? ¿Quién les tenderá la mano para salvarlos, cuando ellos han hundido tantas manos en el abismo?» (Consuelo, Barcelona, España, 1987)

Una Iglesia y un mundo sin Dios para una guerra mundial. ¿Quién nos salvara de ese castigo inminente, de la ira divina, que coge la maldad del demonio, su guerra mundial, para poner un camino al hombre? En la guerra mundial se verá la acción salvadora de Dios sobre toda la humanidad. Una humanidad que no ve su pecado. Y ¿qué tiene que hacer Dios para que lo vea?

Los hombres de la Iglesia dicen que todo va bien. Mientras un idiota, como Francisco, está escribiendo su suma ecológica para hacer comprender a los hombres que no deben tirar bombas en los lugares sagrados para no dañar la creación, para respetar las piedras viejas que pertenecen a los judíos, los hombres se dedican a matar niños. Y así aman la creación: quitando de en medio lo que molesta a todos. Hay que amar la creación, pero no hay que amar a los niños. Hay que amar la patria, pero no hay que amar a los niños.

¿Ha levantado Francisco su voz para que el hombre comprenda su pecado? No. Sólo ha puesto su sentimentalismo perdido. Sólo ha abierto su boca para llorar por sus pobres. Sólo habla de la paz como un lenguaje a conquistar. Y así habla de la guerra como otro lenguaje que los hombres dicen para hacer la guerra. ¡Menudo bastardo es el que se sienta en la Silla de Pedro! Está obligado a renunciar al gobierno porque se ve su maldad: no tienes ascendencia ni con el pueblo de Israel, ni con el pueblo musulmán. Si hubieras hablado con autoridad, entonces no se habría dado la guerra. Pero te has juntado con tus amigotes del judaísmo y del islam para tu publicidad. Y has encontrado un obstáculo: nadie ha hecho caso a tu oración por la paz. Todos han tomado eso como un juego político. Y se han servido de la estupidez de un gobernante en la Iglesia, que le gusta bailar con todo el mundo y entretenerlos con sus fábulas día y noche. Y, por eso, hay soldados que matan niños. Te lo mereces, Francisco. Es tu obra en la falsa Iglesia católica que has formado en Roma. Renuncia a tu iniquidad, a tu gobierno de herejía. Porque si no lo haces ahora, te van a obligar a hacerlo. Te van a aplastar el orgullo que tienes y que muestras en esa iglesia del demonio.

Anuncios

4 comentarios

  1. kaoshispano dice:

    PAZ DEL MUNDO en plena locura genocida bélica…, para un fantochin usado por las mafias satanoides del N.O.M. apocaliptico, los dementes romanos hacen mil chorradas para seguir embaucando al rebaño, como beatificar ahora a JPI que ellos mismos se cargaron y asesinaron… el Bertone satánico maneja hilos de una Roma satanista ex-católica. THE END .

  2. Marita dice:

    Ad Filomena
    Sí, Ud. razón Filomena, ellos no tienen autoridad por estar en cisma. El anatema de estos ortodoxos tiene valor espiritual aunque no doctrinal ni Divino.
    Pero ¿por qué no recordar al mundo que luego de un año no hemos escuchado a ningún otro representante sea ortodoxo o de cualquier otra denominación cristianana enfrentarsele a Francisco como lo han hecho ellos?
    Gracias por su nota de arriba.

  3. Marita dice:

    Ayer, 2 de agosto de 2013, se cumplió un año en que la iglesia cristiana oriental celebró la fiesta de San Elías, Profeta. En este día, el Patriarcado Católico Bizantino por la autoridad del Dios Trino declaró anatema — la maldición de Dios (Gal 1:8-9) — al obispo de Roma, Francisco Bergoglio. La razón: él abusó de su posición eclesiástica para violar la ley de Dios, promoviendo puntos de vista homosexuales, lo cual es contrario a la esencia del Evangelio y destruye todos los valores morales. Francisco Bergoglio está, por tanto, excluido del Cuerpo Místico de Cristo. Ahora ocupa ilegalmente el cargo en la organización visible de la Iglesia.

    Ver video:

  4. José dice:

    Muchos ánimos en su labor. Son muy necesarios revelando todo lo que está sucediendo y de gran ayuda para que las personas disciernan la verdad de los hechos y orienten sus almas hacia la única y auténtica salvación que es Jesucristo a través de su Doctrina Católica tal y como nos la enseñó y dejó a sus Apóstoles, sin modernismos
    seculares que la desvirtúen y adulteren.

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: