Lumen Mariae

Inicio » abominación » El show de Judas Francisco

El show de Judas Francisco

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

francisx

Un hombre de fe huele, inmediatamente, a un hombre que no tiene fe, porque la fe es una obra divina. Y todo aquel que viva de fe hace obras divinas, santas, sagradas, celestiales, sobrehumanas.

Pero aquel hombre sin fe, sólo se dedica a hacer las obras de todo el mundo, lo que agrada a todos y habla sólo para ellos.

La palabra de fe es única y para cada alma. La palabra sin fe es para todos y no vale para ningún alma.

«Vive y deja vivir»: esto es hablar sin Autoridad ni humana ni divina. Esto es hablar como lo hacen las personas que están en el mundo. Vive tu vida, vive sin Dios, vive con Dios, vive en paz, vive en guerra, vive matando, vive en castidad… Sirve para todo el mundo, pero no vale para nadie. Todos tienen que poner su vida, sus obras, sus pensamientos a esa palabra.

Este tipo de frases son las propias de hombres que no saben discernir entre el bien y el mal. No saben lo que es ni el vicio ni la virtud. No saben distinguir entre la Voluntad de Dios y la de los hombres. No saben poner límites al mal, porque todo vale. Es la frase que gusta a todo el mundo porque todos pueden añadir algo a esa frase.

No es una frase dogmática, que anule la participación de unos hombres. Es la típica frase masónica: que convencen a todos, pero en la mentira. Es la frase que une a todos los hombres en el lenguaje, pero no en el concepto.

Todos, en sus lenguajes humanos, dicen que viven sus vidas; pero todos, en esas vidas, tienen concepciones diferentes. Se busca la frase que sirva para todo el mundo, pero no se busca el concepto que la palabra tiene. No se llega a la Verdad de la palabra, sino que se queda en el término del lenguaje.
errr

Esto se llama la herejía del lenguaje humano, que anula el concepto de la palabra. Lo anula porque no se dice, sino que se deja para que todos pongan su concepto propio. De esta manera, se anula la verdad dogmática para sólo estar pendiente del lenguaje, del término, de la idea que gusta, de la moda.

Hoy todos viven de lenguajes sin concepto; es decir, de términos que sirven para todas las cosas, para todo el mundo: amor, libertad, vida, misericordia, etc. Todos se llenan la boca con estos términos, con el solo fin de atraer a la masa hacia ellos. Y todos ponen sus nociones, definiciones, entendederas a estos términos.

“Hay una canción de los Beatles que dice All you need is love (Todo lo que necesitas es amor), entonces le quería preguntar a usted que, además de Papa, es técnico químico, ¿cuál es la fórmula de la felicidad?”.

Ante esta pregunta, el hombre de fe se levanta de la mesa y dejado plantado al periodista. Es una pregunta con malicia, con alevosía, queriendo encaminar la respuesta según una mentira: dicen los hombres que todo lo que el hombre necesita es amor…

No se pregunta a un Obispo sobre lo que piensan los hombres sobre el amor. Se pregunta a un Obispo lo que Dios piensa sobre el Amor. Porque, para esto está la Jerarquía de la Iglesia: para enseñar la Mente de Dios a los hombres, para dar las inteligencias divinas a las mentes humanas, y así aprendan a pensar adecuadamente en Dios, no en sus vidas humanas.

Esta pregunta la hace un hombre, lleno de mundo, a un Obispo que rebosa sed de la gloria del mundo, que está dispuesto a hablar, en cualquier medio, sólo para ser del mundo, para pensar como el mundo piensa, para estar en la mente y en la boca de los hombres del mundo. Un Obispo que quiere un puesto en la sociedad, en la política, en la ciencia humana, en las culturas del mundo.

Su respuesta es la propia de un hombre sin fe: «Acá los romanos tienen un dicho y podríamos tomarlo como un punto del hilo para tirar de la fórmula esa, que dice: ”Anda adelante y deja que la gente vaya adelante”. Vive y deja vivir, es el primer paso de la paz y la felicidad».

Un hombre que vive de dichos, de cuentos, de fábulas, de novelas para no dormir, de historias de la sociedad… Pero que es incapaz de tener en su mente la sabiduría de Dios. Coge un refrán italiano para escupir su vómito: si quieres ser feliz, se vas en busca de la paz en tu vida, entonces sólo vive y deja al otro vivir.

Con esta asombrosa respuesta, este hombre se llena de orgullo en su interior para explicar esta frase: “Los dos movimientos tienen que darse: movimiento hacia la interioridad y el movimiento hacia el darse a los demás. Si uno se estanca en este movimiento (el interior), corre el riesgo de ser egoísta. Y el agua estancada es la primera que se corrompe”.
prensa

Vive, en tu interior, pero deja vivir en lo exterior. Vive en la libertad de tu pensamiento y, por lo tanto, vive como quieras, según la idea que tengas de tu vida, según lo que encuentres en tu interior, en tu conciencia. No vivas de lo que Dios revela, de lo que Dios te impone en unos mandamientos. La moral ya no viene impuesta desde fuera del interior del hombre, sino que el mismo hombre la encuentra dentro de él. En sí mismo, el hombre es ley, es moral, es su propio dios. Busca a dios en ti, en tus pensamientos, en tus sentimientos, pero no lo busques fuera de ti. Lo que tienes que buscar fuera de ti es al otro: la vida del otro, su mente, sus obras, sus problemas, sus ideales, sus errores, sus pecados, sus triunfos…. Porque si no buscas al otro, lo que tienes dentro de ti se pudre: es agua estancada.

Así piensa Francisco: un hombre sin fe: masónico, panteísta y comunista en las dos primeras frases.

Estas tres herejías son propias de este hombre en su magisterio ordinario en la Iglesia. Siempre cae en algún error que revela estas tres formas de mentir a los hombres. Porque la herejía es una manera elegante de decir una mentira, algo que va en contra de una verdad Revelada, que es necesario creer, aceptar, para estar en la Voluntad de Dios.

Dios es Vida, pero no manda al hombre vivir, sino amar. Francisco opina lo contrario. Si hubiera dicho: ama y deja amar, entonces hubiera hablado correctamente. Pero ha confundido la vida con el amor.

Se vive amando, pero no se vive pensando, buscando una idea para obrarla y hacer una vida de ella. Francisco impera vivir, pero no muestra el camino para vivir. El camino para la vida es la verdad. Y quien obra la verdad, ama. Y quien ama, vive lo que ama.

Francisco no dice: vive escuchando a Dios. No dice la verdad, no pone un camino. Y, por tanto, sólo expresa su idea masónica: vive en la libertad de tu pensamiento: vive como quieras, como lo pienses, como lo sientas. Cuando no se da al hombre un camino para encontrar la verdad, sino que se deja al hombre que busque su propio camino, su propia verdad, entonces se pone el camino, siempre, de la mentira, del error, del engaño, de la falsedad.

Esta manera de hablar de Francisco es la propia del político, del hombre mundano, de la persona que vive para el caos del momento: vive de modas, de sentimientos, de oportunidades. Almas que viven una vida sin un norte verdadero: son como juguetes del destino. Son veletas de los pensamientos de los hombres: hoy siguen a éste porque dijo esta frase; y mañana siguen a otro porque dijo otra frase que les gustó.

El amor es la obra de la Voluntad de Dios. Amar es dar al otro el Querer Divino y, por tanto, es siempre una cruz, un sufrimiento, un desprendimiento de algo que el hombre se suele aferrar. Amar es difícil y, por eso, vivir amando es lo más complicado que el hombre pueda obrar en la vida. Vivir haciendo la Voluntad de Dios en cada segundo de la vida es sólo de personas santas. No es de cualquier hombre.

Francisco no hace caso de la Voluntad de Dios, que es el Amor, sino de la vida: la humana, la natural, la material, la carnal. En su pensamiento humano no está la Vida Divina, la Gracia. Si hubiera estado, no hablaría de esa forma. Pero, este hombre, que ha puesto la vida en sus sentimientos humanos, es incapaz de poseer los sentimientos de Dios. Es incapaz de amar, porque ha puesto toda su capacidad en vivir. Es un vividor del hombre, del mundo, de la gloria humana. Pero no es un amante de la Verdad, de la Voluntad de Dios. Sólo se ama a sí mismo porque lo ve con su mente humana, no porque nace de su amor a Dios. No sabe amar a Dios, porque vive la libertad de su pensamiento humano. Vive lo que piensa, pero no ama lo que Dios quiere.

Y, entonces, tiene que caer en el panteísmo: busca a Dios en su interior, una vez que lo ha negado en el exterior. Y, claro, no lo puede encontrar nunca. Si no busca a Dios por amor en lo exterior de la vida, después no se puede hacer, como hizo San Agustín: encontrarlo en su interior. Dios se revela al alma que lo busca por amor. Pero Dios no puede revelarse a ningún alma que busca un pensamiento sobre Dios, una vida sobre lo divino, una inteligencia sobrehumana.

El alma que no aprende a amar a Dios porque es Dios, entonces sólo busca el don de Dios, pero no a Dios, no Su voluntad, no Su Amor.

Dios sólo manda que el hombre ame: no le manda que piense, que vaya en busca de una razón para amar. Dios le da al hombre las razones para amar: sus leyes divinas, sus mandamientos. Y con sólo eso, el hombre ya puede amar. Y quien ama cumple con los mandamientos divinos. Dios siempre pone el camino para amar: la verdad. Quien no se somete a esa Verdad, entonces hace lo que hace Francisco: vive, pero no ama. Vive sus caminos y encuentra sus verdades, pero no es capaz de amar a nadie: ni a Dios ni al prójimo ni a sí mismo.

Por eso, este hombre cae en su panteísmo, que le lleva a su comunismo: date al otro. Es un darse sin una verdad. Es un darse de muchas maneras. Es un darse sin darse, porque no hay amor. Sólo hay una concepción errada del amor.

Pero el orgullo de este hombre no le deja ver su arrogancia: “En Don Segundo Sombra hay una cosa muy linda, de alguien que relee su vida. El protagonista, en ese momento, le relee su vida. Dice que de joven era un arroyo impetuoso que se llevaba por delante todo; de adulto era un río que andaba adelante; y que en la vejez se sentía en movimiento, pero lentamente remansado. Yo utilizaría esta imagen linda de Güiraldes, lo utilizaría con ese último adjetivo: remansado. La capacidad de moverse remansadamente, con mansedumbre y humildad, es el remanso de la vida, que no es el agua queda. Es un agua que camina, pero…. Los ancianos tienen esa sabiduría, son la memoria de su pueblo. Y un pueblo que no cuida a su ancianos no tiene futuro”.

El hombre, de joven, es impetuoso; de adulto, vibrante; en la vejez, manso. Vive tu vida, pero dedícate al prójimo, como yo lo he hecho. Yo soy un viejo, un anciano, que tiene sabiduría, que es la memoria del pueblo, de la iglesia. Y ustedes, que me escucháis, me tienen que cuidar por mis obras pasadas, que son muchas y de gran valor.

Esta, su arrogancia le ciega en sí mismo y no le hace ver su maldad, su gran pecado en la Iglesia, que no es de ahora, sino que viene de antiguo.

Francisco se siente como un viejo que se mueve remansadamente. Ha alcanzado la perfección en su vivir y, ahora, no escucha a nadie. Se cree santo y justo en todo lo que ha hecho en su vida. Y, entonces, se mueve en su vida actual, remansadamente: le dicen hereje y él no se inmuta. Él lo toma con mansedumbre, con humildad. Mira al que lo llamó hereje y lo deja a un lado con mansedumbre, remansadamente. Le llama apóstata y él vive remansadamente, sin hacer caso de esos hombres que lo juzgan mal porque a él lo llaman Santidad.

Francisco no ve sus pecados pasados –y son muchos- y, por tanto, no es capaz de ver sus pecado actuales, que claman al cielo todos los días.

Es triste tener a un hombre ciego para la verdad, que sólo puede ver la mentira. Pero es más triste tener a una Jerarquía de la Iglesia que dice que estas entrevistas de este ciego son doctrina católica. Y da asco comprobar cómo existen limpiabas, como Lombardi y otros, que se apresuran clarificar la tiniebla de un ciego para poner más oscuridad a sus palabras.

Quien no llame a Francisco, a partir de ahora, como Judas Francisco, es que no se ha enterado de la película que hay en el Vaticano. Francisco es el entretenimiento del Vaticano. Con él ganan dinero y fama en el mundo del espectáculo. Francisco es la farándula de los hombres borrachos de mundo. Es la boca de los católicos que sólo están en la Iglesia porque tiene que haber de todo. Es el payaso que mueve a la masa con sus dichos, dimes y diretes.

No pierdan el tiempo con este idiota y majadero. Cultiven su fe católica, porque vienen tiempos muy graves para todos.
viveydejavivirs

Anuncios

20 comentarios

  1. José Manuel Guerrero dice:

    Desgraciadamente, ya no es que hayan puesto a un desequilibrado hereje o un lunático a gobernar la Iglesia, es que han puesto en la mismisima cùpula de la iglesia católica a un poseido por espìritus inmundos, a un demonio de mil caras arrastrando miles de maldiciones, a una mala bestia sedienta de almas que arrastrar a su amo, Lucifer.

  2. José Manuel Guerrero dice:

    Francisco: ” Gracias por el mail. Inteligencia, creaciòn, amor. Ese es el camino hacia la libertad, el que ustedes proponen.”

    inteligencia, creación, amor…… asi habla un brujo, un gnosttico, un masón, un maldito chamán, un psicótico y un gilipol…

  3. José Manuel Guerrero dice:

    “Francisco es un iluminado. Él tiene una conexión especial con las fuerzas que son esenciales en este universo; él trabaja mucho por inspiración y, como tal, es pura energía. Si te acercas a él eso se nota, se siente. En esa inspiración él sabe con quienes tomarse de la mano para marchar”

    Esto lo afirma Carlos Luna, que además de amigo de Judas Bergoglio, es maestro de Tai Chi Qi Gong, técnicas conectadas a la medicina tradicional china que comprenden la mente, la respiración y el ejercicio físico.

    Correpondencia entre el comunista y curandero Luna y Francisco. Advierto que da mucha grima y repelùs.

    Francisco: ” Daniel descansa para siempre, en paz y fundido en la naturaleza, quizás escuchando el canto de los pajaritos. ”

    http://laalameda.wordpress.com/2013/08/19/los-exhiliados-argentinos-de-la-dictadura-son-escuchados-por-el-papa-francisco/

  4. Mar R Beng dice:

    mas sobre “HAY QUE VIVIR Y DEJAR VIVIR”

    PROFECÍA DE ANA CATALINA EMMERICK PARA EL FIN DE LOS TIEMPOS

    Beata Ana Catalina Emmerich
    «Vi en una ciudad, una reunión de eclesiásticos, de laicos y de mujeres, los cuales estaban sentados juntos, comiendo y haciendo bromas frívolas, y por encima de ellos una nube oscura que desembocaba en una planicie sumergida en las tinieblas.

    En medio de esta niebla, vi a Satán sentado bajo una forma horrible y, alrededor de él, tantos acompañantes como personas había en la reunión que ocurría debajo. Todos estos malos espíritus estaban continuamente en movimiento y ocupados en empujar al mal a esta reunión de personas. Ellos les hablaban a la oreja y actuaban sobre ellos de todas las maneras posibles. Estas personas estaban en un estado de excitación sensual muy peligroso y ocupado en conversaciones ociosas y provocantes.

    Los eclesiásticos eran de esos que tienen como principio: «Hay que vivir y dejar vivir. En nuestra época no hay que estar aparte ni ser un misántropo: hay que alegrarse con los que se alegran». (AA.II.488)

    • José Manuel Guerrero dice:

      ” Los eclesiásticos eran de esos que tienen como principio: «Hay que vivir y dejar vivir. En nuestra época no hay que estar aparte ni ser un misántropo: hay que alegrarse con los que se alegran». (AA.II.488)

      Realmente impresionante y terrorifica la visión de Emerich. Me ha recorrido un sudor frio por el cuerpo.

  5. Juan Pablo dice:

    Un poco de aire: un poco de sagrada música gregoriana con imágenes de venerables Papas. Como para que no nos olvidemos:
    Jesús está vivo…:

  6. Juan Pablo dice:

    ¿Me equivoco o esa cruz que lleva en la foto el Cardenal Hummes es la misma extraña cruz de Francisco?

  7. Emiliano dice:

    Las diferencias: Abismales.

    10 consejos de Benedicto XVI a la gente joven.

    1) Dialogar con Dios

    “Alguno de vosotros podría tal vez identificarse con la descripción que Edith Stein hizo de su propia adolescencia, ella, que vivió después en el Carmelo de Colonia: “Había perdido consciente y deliberadamente la costumbre de rezar”. Durante estos días podréis recobrar la experiencia vibrante de la oración como diálogo con Dios, del que sabemos que nos ama y al que, a la vez, queremos amar”.

    2) Contarle las penas y alegrías

    “Abrid vuestro corazón a Dios. Dejaos sorprender por Cristo. Dadle el “derecho a hablaros” durante estos días. Abrid las puertas de vuestra libertad a su amor misericordioso. Presentad vuestras alegrías y vuestras penas a Cristo, dejando que él ilumine con su luz vuestra mente y toque con su gracia vuestro corazón.

    3) No desconfiar de Cristo

    “Queridos jóvenes, la felicidad que buscáis, la felicidad que tenéis derecho de saborear, tiene un nombre, un rostro: el de Jesús de Nazaret, oculto en la Eucaristía. Sólo él da plenitud de vida a la humanidad. Decid, con María, vuestro “sí” al Dios que quiere entregarse a vosotros. Os repito hoy lo que dije al principio de mi pontificado: ‘Quien deja entrar a Cristo en la propia vida no pierde nada, nada, absolutamente nada de lo que hace la vida libre, bella y grande. ¡No! Sólo con esta amistad se abren de par en par las puertas de la vida. Sólo con esta amistad se abren realmente las grandes potencialidades de la condición humana. Sólo con esta amistad experimentamos lo que es bello y lo que nos libera’. Estad plenamente convencidos: Cristo no quita nada de lo que hay de hermoso y grande en vosotros, sino que lleva todo a la perfección para la gloria de Dios, la felicidad de los hombres y la salvación del mundo”.

    4) Estar alegres: querer ser santos

    “Más allá de las vocaciones de especial consagración, está la vocación propia de todo bautizado: también es esta una vocación a aquel ‘alto grado’ de la vida cristiana ordinaria que se expresa en la santidad. Cuando se encuentra a Jesús y se acoge su Evangelio, la vida cambia y uno es empujado a comunicar a los demás la propia experiencia (…). La Iglesia necesita santos. Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad. Os invito a que os esforcéis estos días por servir sin reservas a Cristo, cueste lo que cueste. El encuentro con Jesucristo os permitirá gustar interiormente la alegría de su presencia viva y vivificante, para testimoniarla después en vuestro entorno”.

    5) Dios: tema de conversación con los amigos

    “Son tantos nuestros compañeros que todavía no conocen el amor de Dios, o buscan llenarse el corazón con sucedáneos insignificantes. Por lo tanto, es urgente ser testigos del amor contemplado en Cristo. Queridos jóvenes, la Iglesia necesita auténticos testigos para la nueva evangelización: hombres y mujeres cuya vida haya sido transformada por el encuentro con Jesús; hombres y mujeres capaces de comunicar esta experiencia a los demás”.

    6) El domingo, ir a Misa

    No os dejéis disuadir de participar en la Eucaristía dominical y ayudad también a los demás a descubrirla. Ciertamente, para que de esa emane la alegría que necesitamos, debemos aprender a comprenderla cada vez más profundamente, debemos aprender a amarla. Comprometámonos a ello, ¡vale la pena! Descubramos la íntima riqueza de la liturgia de la Iglesia y su verdadera grandeza: no somos nosotros los que hacemos fiesta para nosotros, sino que es, en cambio, el mismo Dios viviente el que prepara una fiesta para nosotros. Con el amor a la Eucaristía redescubriréis también el sacramento de la Reconciliación, en el cual la bondad misericordiosa de Dios permite siempre iniciar de nuevo nuestra vida.

    7) Demostrar que Dios no es triste

    Quien ha descubierto a Cristo debe llevar a otros hacia él. Una gran alegría no se puede guardar para uno mismo. Es necesario transmitirla. En numerosas partes del mundo existe hoy un extraño olvido de Dios. Parece que todo marche igualmente sin él. Pero al mismo tiempo existe también un sentimiento de frustración, de insatisfacción de todo y de todos. Dan ganas de exclamar: ¡No es posible que la vida sea así! Verdaderamente no.

    8) Conocer la fe

    Ayudad a los hombres a descubrir la verdadera estrella que nos indica el camino: Jesucristo. Tratemos nosotros mismos de conocerlo cada vez mejor para poder guiar también, de modo convincente, a los demás hacia él. Por esto es tan importante el amor a la sagrada Escritura y, en consecuencia, conocer la fe de la Iglesia que nos muestra el sentido de la Escritura.

    9) Ayudar: ser útil

    Si pensamos y vivimos en virtud de la comunión con Cristo, entonces se nos abren los ojos. Entonces no nos adaptaremos más a seguir viviendo preocupados solamente por nosotros mismos, sino que veremos dónde y cómo somos necesarios. Viviendo y actuando así nos daremos cuenta bien pronto que es mucho más bello ser útiles y estar a disposición de los demás que preocuparse sólo de las comodidades que se nos ofrecen. Yo sé que vosotros como jóvenes aspiráis a cosas grandes, que queréis comprometeros por un mundo mejor. Demostrádselo a los hombres, demostrádselo al mundo, que espera exactamente este testimonio de los discípulos de Jesucristo y que, sobre todo mediante vuestro amor, podrá descubrir la estrella que como creyentes seguimos.

    10) Leer la Biblia

    El secreto para tener un “corazón que entienda” es formarse un corazón capaz de escuchar. Esto se consigue meditando sin cesar la palabra de Dios y permaneciendo enraizados en ella, mediante el esfuerzo de conocerla siempre mejor. Queridos jóvenes, os exhorto a adquirir intimidad con la Biblia, a tenerla a mano, para que sea para vosotros como una brújula que indica el camino a seguir. Leyéndola, aprenderéis a conocer a Cristo. San Jerónimo observa al respecto : “El desconocimiento de las Escrituras es desconocimiento de Cristo”

    * * *

    En resumen…

    Construir la vida sobre Cristo, acogiendo con alegría la palabra y poniendo en práctica la doctrina: ¡he aquí, jóvenes del tercer milenio, cuál debe ser vuestro programa! Es urgente que surja una nueva generación de apóstoles enraizados en la palabra de Cristo, capaces de responder a los desafíos de nuestro tiempo y dispuestos a para difundir el Evangelio por todas partes. ¡Esto es lo que os pide el Señor, a esto os invita la Iglesia, esto es lo que el mundo – aun sin saberlo – espera de vosotros! Y si Jesús os llama, no tengáis miedo de responderle con generosidad, especialmente cuando os propone de seguirlo en la vida consagrada o en la vida sacerdotal. No tengáis miedo; fiaos de Él y no quedaréis decepcionados.

    BENEDICTO XVI

  8. ana dice:

    Todos sabemos de quien viene!!!!

    !!Pero que malisimo es!!!!es perverso,ya hizo el Padre un post al respecto del robo del Crucifijo!
    Es impresionante como tiene engañado a todo el mundo,que gran poder,es tan masacrando, cortando cabezas por ser cristianos,y este demonio ni siquiera para disimuarl dice nada,y lo peor. Aqui a nadie le impota!!!!rDistinto seria si supieran que seran los proximos blancos de esta persecusion,pues asi esta anunciado!!!Dios mio,Que impotencia,nadie me quiere escuchar!!!!!

  9. José Manuel Guerrero dice:

    “El alma que no aprende a amar a Dios porque es Dios, entonces sólo busca el don de Dios, pero no a Dios, no Su voluntad, no Su Amor,

    Exacto, padre. Y al final acabas utilizando ese don o esos dones para servir al mal. No falla. Bergoglio no desaprovecha ninguna oportunidad, por muy pequeña o grande que sea ésta, para alimentar su energia, su poder, su espìritu, ya sean por los dones, los alfileres envenenados de su curandero chino o las hojas de coca que bendice a unos salvajes. Francisco al igual que muchos, no ven sus pecados al estar podridos por dentro debido a que cambiaron, transmutaron, esos dones de sabiduria y ciencia recibidos por el Espìritu Santo por el orgullo y la soberbia de sentirse poderosos.

    Francisco: ” Y la mañana de Pascua tenía que ir a comer a la casa de ancianos con los sacerdotes, y después de la comida fui a la Iglesia. Es una iglesia muy grande, con una cripta muy bonita, había solamente dos ancianas y ninguna flor y pensaba: este hombre que ha perdonado tantos pecados al clero de Buenos Aires, incluido yo. Subí y fui a una floristería porque en Buenos Aires hay cruces con floristerías por la calle y compré flores, rosas y volví y comencé a preparar el ataúd con las flores. Y miré el rosario que tenía en la mano, y ese ladrón que tenemos dentro, mientras preparaba las flores tomé la cruz del rosario, una cruz así y con un poco de fuerza la he arrancado, y en ese momento le he mirado y le he dicho: dame la mitad de tu misericordia. Sentí una cosa fuerte, que me ha dado la valentía de hacer esto y esto. Y después esa cruz me la metí aquí en el bolsillo.”

    Esa energia, esa “cosa fuerte” que sintió Judas Bergoglio evidentemente no viene de Dios ni de la Luz. Nada que incumpla un mandamiento de Dios -NO ROBARÁS-, nada, viene del Altìsimo.

    • Marita dice:

      Condenan a una vigilante por robar las pertenencias de un fallecido. La acusada aprovechó su puesto de trabajo en el Hospital de Manises para quedarse con un reloj y la cartera del muerto, y deberá pagar 720 euros de multa.
      http://www.levante-emv.com/sucesos/2013/01/25/condenan-vigilante-robar-pertenencias-fallecido/969315.html

      Bergoglio tiene un ladrón dentro, dicho por él mismo!!!! Y nadie dice nada? El clero, sus fans, los medios de comunicación social se quedan tan callados? No tienen un mínimo de verguenza ajena? ¿No llaman a eso delincuencia?

      Y ¿qué quizo decir Bergoglio con eso de dame la mitad de tu misericordia? Será que quizo imitar a Eliseo cuando le dijo a Elías te ruego que una doble porción de tu espíritu sea sobre mí?

  10. kaoshispano dice:

    asi es, ESTOS TIPOS ya no son la Iglesia, ni de Cristo, son Demoledores, pero dilo a la borregada mundi que les palmea y se justifica con ELLOS Y SU MERDA APOSTATA…. pero la farsa continuará hasta el mismo Dia del Juicio, está escrito, sic.

  11. jose m dice:

    Fabuloso comentario, José Manuel. La ha clavado. Como padre de cinco hijos y sostenedor de mi madre, con poco tiempo para juegos, pero el suficiente para alertar a mis hijos de los peligros del pecado y de la degeneración de la jerarquía actual, le felicito. Mejor no se podría decir.

  12. Marita dice:

    Un comentario acerca del automovil de Francisco:

    En este video a Caserta veo que Francisco se baja de un coche muy distinto de aquel Renault que él mismo había decidido utilizar cuando dijo el año pasado ante un grupo de 6.000 seminaristas. “Me duele ver a un cura y a una monja con el último modelo de coche porque hay que ser coherentes con la idea de vivir en la pobreza”.

    Leer más: El Papa Francisco sorprende de nuevo usando un cuatro latas como coche oficial

  13. Marita dice:

    Francisco a los pentecostales : perdón por las presecuciones durante el facismo.
    «Entre los que persiguieron y denunciaron a los pentecostales, como si hubieran sido locos que arruinaban la raza, también había católicos: yo soy pastor de los católicos y les pido perdón por aquellos hermanos y hermanas católicos que no comprendieron y fueron tentados por el diablo». Así, según lo referido, Francisco se dirigió a los pentecostales con los que se reunió durante su visita.

  14. Mar R Beng dice:

    (Mensaje de Jesús a Maria de la Divina Misericordia 10-12-2013)

    No podéis impartir la Verdad si vuestro ego busca la popularidad.
    Martes, 10 de diciembre 2013 @ 23:00

    Mi queridísima hija, cómo Me duele ver a tanta gente aceptar la falsa humildad, que se esconde tras el humanismo, tan favorecido por aquellos en Mi Iglesia.

    Mi Papel como Salvador y Redentor de la raza humana ha sido olvidado. La falsa humildad, dentro de Mi Iglesia, seguirá siendo presenciada y todos aplaudirán a los que promueven la necesidad de cuidar del bienestar material de las personas necesitadas. Todo esto dará lugar a una falsa religión.

    ¿Cuándo decidisteis, aquellos que os autocalificáis siervos de Dios, reemplazar la Verdadera Palabra de Dios con vuestra propia y errónea interpretación de la misma? ¿Cuándo decidisteis reemplazar al cristianismo con el humanismo, donde no se hace mención a Mí? ¿No sabéis que no sale nada de lo que no viene de Dios? ¡Qué poco habéis aprendido! y qué tontos sois si creéis que vuestras llamadas buenas obras – centradas en el bienestar material – pueden alguna vez sustituir a la Verdad.

    Si ignoráis vuestro rol principal – la importantísima doctrina de salvar las almas de los hijos de Dios – entonces no podéis decir nunca que sois siervos Míos. Qué fácil es para vosotros llamar a salvar a los pobres, a los miserables y a los miembros económicamente desfavorecidos de vuestra sociedad. Siguiendo esta ruta equivocada, en la cual buscáis la admiración del mundo por vuestras así llamadas buenas acciones, olvidáis entonces el papel más importante, para el cual fuisteis llamados. Que es servirme a Mí, a vuestro Jesús. No es buscar la popularidad personal en Mi Santo Nombre. ¿De qué le sirve a cualquiera tener las comodidades de la vida cuando no puede salvar su alma? Si buscáis la admiración del mundo secular, a través de actos públicos, diseñados para haceros populares, entonces no lleváis Mi Cruz. Si no Me imitáis, entonces no podéis hablar por Mí. No podéis impartir la Verdad si vuestro ego busca popularidad.

    Si olvidáis el Sacrificio que hice para salvar vuestras almas, entonces no podéis servirme. Si un sacerdote se olvida de la razón por la cual se hizo servidor Mío, su caída en desgracia es diez veces mayor que la de un alma común. Porque cuando se separa de Mi se lleva consigo las almas sobre las que influye y que confían en su juicio. Escuchad ahora, Mis siervos, ésta, Mi Llamada para salvar las almas de todos aquellos sobre los cuales habéis sido designados por el sacramento del Orden Sagrado. Si no podéis repetir lo que se os ha enseñado, entonces no enseñáis la Verdad. Si promovéis el humanismo y animáis a esas almas dentro de vuestra diócesis a hacer lo mismo, Me rechazáis. Me sustituís a Mí, a Jesucristo, por el deseo no sólo de promover la justicia social, sino de buscar admiración por vuestras buenas obras ante los ojos de los demás. Su admiración y vuestro deseo de ser populares significan que ya no Me servís. Si ya no Me servís, os dejáis caer en el error y pronto ya no Me reconoceréis en absoluto en la forma en que debéis.

    Sólo unos pocos, los elegidos, Me servirán hasta el último Día. En ese Día, muchos de los que se llaman servidores en Mi Iglesia sobre la tierra llorarán y gritarán pidiéndome que les muestre Misericordia. Para entonces, Me habrán perdido miles de millones de almas y muchas de ellas estarán tan atrapadas en la abominación, que no podrán entender la verdad de su destino, hasta que sea demasiado tarde.

    Despertad los que os sentís incómodos/ inquietos con esa sensación de desolación y confusión que os rodea como siervos Míos en este momento. Permaneced firmemente enraizados en la Verdad en todo momento. Recordad vuestro papel como siervos sagrados Míos, que es alimentar a Mi rebaño con la Verdad y asegurar que reciben los alimentos necesarios para salvar sus almas.

    Vuestro trabajo consiste en traerme almas.

    Vuestro Jesús

  15. José Manuel Guerrero dice:

    “Vive y deja vivir” …

    Tù sigue riéndote de Dios y su Doctrina, payaso, que cuando te llegue la terrible hora de afrontar Su Juicio se te van quitar de un plumazo todas tus estùpidas y babosas carcajadas de chalado. De Dios nadie se rie. Y tu llevas demasiado tiempo ciscàndote en Sus Santos y en Su Iglesia. Horrible lo que haces, y asì lo pagaras.

    • kaoshispano dice:

      LA COSA ES QUE CAMELA a la mayoria, pues no viven la fe ni se han cultivado en ella… algo que el Clero Demoledor ha hecho complice con el Inicuo. Asi es que quien tiene fe, ve quien no tiene fe, por gracia del E.S.

  16. José Manuel Guerrero dice:

    “¡Oh Renuevo del tronco de Jesé!, que te alzas como un signo para los pueblos; ante quien los reyes enmudecen, y cuyo auxilio imploran las naciones: ¡ven a librarnos, no tardes más!”

  17. Matias Esteban dice:

    Apocalipsis 17

    1 Después vino uno de los siete Angeles que tenían las siete copas y me dijo: «Acompáñame, y te mostraré cómo va a ser castigada la famosa Prostituta que está sentada a la orilla de los grandes ríos.

    2 Los reyes de la tierra han fornicado con ella, y los habitantes del mundo se han embriagado con el vino de su prostitución».

    3 Entonces me llevó en espíritu al desierto, y allí vi a una mujer sentada sobre una Bestia escarlata. La Bestia estaba cubierta de leyendas blasfemas y tenía siete cabezas y diez cuernos.

    4 La mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, resplandeciente de oro, de piedras preciosas y de perlas, y tenía en su mano una copa de oro colmada de la abominable impureza de su fornicación.

    5 Sobre su frente tenía escrito este nombre misterioso: «Babilonia la grande, la madre de las abominables prostitutas de la tierra».

    6 Y vi que la mujer se emborrachaba con la sangre de los santos y de los testigos de Jesús, y al verla, quedé profundamente asombrado.

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: