Lumen Mariae

Inicio » apostasía » Francisco ha perdido la lucidez mental

Francisco ha perdido la lucidez mental

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

centro275

La Iglesia es la Obra del Espíritu y, por tanto, no es la obra de ningún hombre.

Todos aquellos que piensan que Cristo murió en la Cruz para que Su Iglesia conquistará el mundo, tienen siempre el error de su humanismo, de su libertad humana, de su mente de hombres que no saben penetrar el Misterio de la Gracia.

Cuando Francisco, en su infame evangelium gaudium habla de «la necesidad de evangelizar las culturas para inculturar el Evangelio» (EG n. 69), cuando señala que es más importante amar a Jesús que dar su doctrina, que enseñar que la Iglesia que Jesús fundó como columna de Verdad es la única, sólo está señalando su error: su humanismo.

No se vive para conquistar el mundo para Dios, sino para convertir las almas a Dios. Porque el mundo no puede ser ni convertido ni conquistado: «No améis al mundo ni lo que hay en el mundo. Porque todo lo que hay en el mundo: concupiscencia de la carne, concupiscencia de los ojos y orgullo de la vida, no viene del Padre, sin que procede del mundo. Y el mundo pasa» (1 Jn 2, 2, 15.16-17ª).

Pero Francisco señala su error: «Vivir a fondo lo humano e introducirse en el corazón de los desafíos como fermento testimonial, en cualquier cultura, en cualquier ciudad, mejora al cristiano y fecunda la ciudad» (EG n-75).

Francisco no vive a fondo lo divino y, por eso, no puede poner en lo humano, en los desafíos que el hombre tiene, lo divino. Éste es su gran error. Y lo tiene por todas partes, en cualquier predicación, homilía, declaración, porque Francisco es un hombre ciego: sólo ve su humanidad, la luz de su razón. Vive de racionalidad, pero no vive de espiritualidad.

«Vanidad de vanidades: todo es vanidad. ¿Qué provecho saca el hombre de todo por cuanto se afana debajo del sol?» (Ecle 1, 2-3)

¿Por qué Francisco se dedica en la Iglesia a alimentar a los pobres, a construir hospitales para los viejos, a buscar trabajo a los jóvenes, a hacer la vida más agradable a las mujeres que abortan, a los homosexuales que viven para su lujuria, a los ateos que sólo miran su inicua cabeza? ¿Por qué hace esto, Francisco, si todo es vanidad, si el mundo pasa, si no vale la pena mover un dedo por nadie?

Jesús vino a fundar Su Iglesia. No vino a dar de comer. No vino a hacer un gobierno mundial, no vino a establecer una economía para los pobres, no vino a lavar la cara a las culturas de los hombres.

Jesús no vino a conquistar el mundo. Edifica Su Iglesia en un mundo demoníaco. Pero no construye Su Iglesia para un mundo humano, para un reino temporal, porque «Mi Reino no es de este mundo». ¿Por qué Francisco está en la Iglesia buscando el Reino que Cristo nunca buscó?

Porque ha idolatrado al hombre: da culto, en su mente, a la idea, al lenguaje humano, a los proyectos sociales, económicos, políticos, culturales, de los hombres.

Cuando los hombres se dedican a hablar de los problemas de los hombres, de sus derechos sociales, de sus injusticias, entonces anulan, no sólo la Palabra de Dios, sino la Iglesia.

Francisco llora por sus muertos, que son los hombres:

«Cuando el hombre pierde su humanidad, ¿qué nos espera? Pasa lo que yo llamo en lenguaje común una política, una sociología, una actitud del ”descarte”. Se descarta lo que no sirve porque el ser humano no está en el centro. Y cuando el hombre no está en el centro, hay algo que sí lo está y el hombre está a su servicio. La idea es, entonces, la de salvar al hombre, en el sentido de que vuelva al centro: al centro de la sociedad, al centro de los pensamientos, al centro de la reflexión. Llevar otra vez al hombre al centro» (13 de julio de 2014). Esto se llama la idolatría del hombre.

Cuando el hombre pierde su humanidad, entonces ha ganado el Cielo, lo ha conquistado, porque el hombre que no renuncia a sí mismo no puede ser discípulo de Cristo. Esto es lo que enseña Cristo en Su Palabra. El hombre que sólo se ve a sí mismo, obstaculiza la bendición de Dios sobre su vida humana. El hombre que mira su idea humana, no escucha la voz de Dios en su corazón. Esto es lo que le pasa a Francisco: sordo para oír la Verdad; pero tiene atento el oído para aplaudir el error.

Cuando los hombres dan vueltas a su vida humana, preocupados por tantas cosas, los hombres se pierden en esa vida humana. Cuando los hombres buscan sus providencias humanas, los hombres dejan de recibir los dones divinos. Porque Dios no da nada al hombre que se mira a sí mismo, que no es capaz de levantar sus ojos al Cielo para que las cosas de la tierra no le nublen su entendimiento humano. Dios lo da todo al que mira al Cielo y desprecia la tierra, constantemente.

Hombres ciegos, como Francisco, son la destrucción de toda la Iglesia. Hombres que no han comprendido la Palabra que salva del Evangelio, que libera de la esclavitud del lenguaje humano, para que el hombre posea la misma Mente de Dios y las mismas obras divinas, y tenga la libertad del Espíritu en todo lo humano.

Y Francisco se pregunta: ¿qué nos espera? Es la pregunta de un hombre sin sabiduría ni humana ni divina. Es la pregunta de un patán, de uno que es el juguete de los hombres en la Iglesia: «Sobre el programa sigo lo que los cardenales han pedido durante las congregaciones generales antes del cónclave. Voy en esa dirección. El Consejo de los ocho cardenales, un organismo externo, nace de allí. Había sido pedido para que ayudase a reformar la curia(…). Mis decisiones son el fruto de las reuniones previas al cónclave. No he hecho nada solo por mi cuenta» (texto).

Francisco está en la Iglesia siguiendo lo que los hombres le han dicho: esto es ser juguete del pensamiento de los hombres. Y, por eso, su gobierno horizontal es lo que vino a hacer cuando lo nombraron como falso Papa. Otros querían ese gobierno y, por eso, el Cónclave fue un fraude.

Desde hace mucho tiempo, todo ha sido decidido en la cabeza de unos cuantos hombres de Iglesia, que pertenecen a la Jerarquía maldita, infiltrada en Roma.

Mis decisiones no son mis decisiones: soy un peón del Anticristo. Estoy en la Iglesia siendo el bufón de todos, mientras otros gobiernan la Iglesia por debajo. Yo sólo digo sí a lo que otros mandan en la Iglesia.

Para aquel que tenga dos dedos de frente, verá aquí, en esta frase de Francisco, que él no es Papa.

El Papa legítimo hace callar a todo el mundo y da la Voluntad de Dios cuando habla. Pero esto, a Francisco, por supuesto, que no le interesa, porque él vive para los hombres: hay que vivir a fondo lo humano… No vivas escuchando la voz de Cristo… No seas ingenuo: las cosas importantes en la vida te las dice tu cabecita. Vive a fondo tus ideas y será feliz.

¿Qué se puede esperar de un hombre que escucha a los hombres, que sólo se escucha a sí mismo y es, además, petulante?: «Tengo todavía en la memoria el vivo recuerdo del encuentro del 8 de junio pasado con el Patriarca Bartolomé, el Presidente Peres y el Presidente Abbas, junto a los cuales invocamos el don de la paz y escuchado la llamada a romper la espiral del odio y de la violencia. Alguien podría pensar que ese encuentro fue en vano. ¡Pero no ha sido así!» (13 de julio 2014).

¡Cállate, Francisco, y reconoce tu pecado en ese encuentro! ¡Reconoce que has fallado y eso que vemos ahí es tu obra!¡Esas bombas, esos muertos, son tus obras, que nacen de ese encuentro! Porque no has orado en la Voluntad de Dios. No has dado culto al Dios verdadero, al Uno y Trino. Te has tomado la foto, porque tienes sed de la gloria de los hombres. Por eso, tu encuentro infame en el Vaticano mata ahora a multitudes. ¡Ha sido en vano, Francisco! No quieras, ahora, darte la importancia y excusar tu negro pecado.

¿Qué futuro tiene una Iglesia donde el centro es el hombre?

«Se descarta lo que no sirve porque el ser humano no está en el centro»: Aprende, idiota. Aprende, Francisco, que eres un soberbio y un orgulloso, y que te ciega el amor a los hombres. Se descarta a los hombres porque Dios no está en el centro de la vida de los hombres.

¡Qué tarugo eres, Francisco! ¡Qué supina idiotez es la que te embarga en tu cabeza humana!

Francisco adora al hombre, ¿qué se puede esperar de su gobierno en la Iglesia? Sólo una cosa: la destrucción de todo lo divino, de todo lo sagrado, de todo lo santo.

«Y cuando el hombre no está en el centro, hay algo que sí lo está y el hombre está a su servicio»: ¿qué es lo que pone Francisco, que no es el hombre, en el centro? Francisco ataca a la Verdad: si vives un dogma, ya el que se muere de hambre no es el centro del mundo; si tienes propiedades privadas, ya los otros carecen de muchas cosas que son exigidas por el bien común; si vives juzgando a los otros, ya no puedes amar a los hombres y hacer confraternidad con ellos. Y, entonces, el hombre es esclavo de la gente que vive sus dogmas, esclavo de los personas que tienen su negocio privado, su vida privada… Todo eso hay que quitarlo: lucha de clases: nada de Jerarquía, de órdenes. Hay que buscar la armonía del Universo, poniendo al hombre en el centro.

Francisco se carga todo lo sagrado.
profanacion450

Un ejemplo: la pelotita en el Sagrario. Esa fue su ofrenda a la Virgen: una camiseta conmemorativa de la Jornada Mundial de la Juventud y una pelota hinchable. Un gesto que es un sacrilegio, una profanación del lugar santo. ¿A qué hombre, lleno del Espíritu Santo, se le ocurre poner una pelota al lado del Santo de los Santos? ¿En qué cabeza cabe esta acción? En la cabeza del idiota de Francisco.

El sagrario es la Tienda Santa del Señor, donde el Señor se revela a Sí Mismo como Dios. Y todo lo que rodea al Sagrario debe conducir a la adoración y al culto al Señor: es el lugar para orar. Es un desierto en que nada de lo humano entra, nada profano, porque se está en la Presencia del Señor. ¿Qué hace una pelotita en un lugar sagrado? Es un sacrilegio. Es un pecado más de Francisco, que él no lo ve como pecado, sino que lo obra porque, en su mente, no existe Jesús en el Sagrario: él no cree en la Eucaristía y, por eso, comete un pecado mayor de sacrilegio: una profanación del lugar sagrado. Un Obispo no puede permitir nada profano en los Sagrarios. Y él lo quiere porque vive su humanidad. Y no ha comprendido que la Virgen no quiere sus obras humanas. No quiere esas ofrendas. Quiere un corazón humilde y desprendido de todo lo humano. Y eso Francisco no sabe dárselo y, por eso, le da una camiseta y una pelotita.

Francisco es un hombre de gestos heréticos, destructivos, cismáticos e idolátricos. A la gente del mundo le encantan estos gestos y dicen que, con ellos, Francisco tiene credibilidad. Y es al contrario. Ahí se ve su nada de autoridad, su estúpido poder humano, su necia sabiduría. Estás en la Iglesia, ¿para esto? ¿Para hacer marketing? Después de tu viaje a Brasil, después de predicar tu comunismo y tu protestantismo a los jóvenes, ¿te tomas la foto, en tu gran soberbia de oración, creyéndote a ti mismo que has hecho lo que Dios te ha pedido en ese viaje, para poner en el Altar una triste camiseta y un balón profano?. No tienes nada que hacer sino sólo sacarte la foto, porque estás sediento de la gloria del mundo. Que todos vean que doy gracias a la Virgen por el viaje tan maravilloso que he hecho predicando mis vergüenzas ante todo el mundo.

¿Por qué cae, Francisco, en este pecado de sacrilegio y profanación? Por su idolatría del hombre: «La idea es, entonces, la de salvar al hombre, en el sentido de que vuelva al centro: al centro de la sociedad, al centro de los pensamientos, al centro de la reflexión. Llevar otra vez al hombre al centro».

Esta es toda la locura de Francisco. Y, muchos, en la Iglesia obedecen a este loco. Hay que salvar al hombre para que vuelva al centro. Está loco de remate. Francisco se ha vuelto loco.

Cristo salvó al hombre de ponerse en el centro de su soberbia y de su orgullo. El centro es Dios, no el hombre. El hombre, en su pecado, se puso en el centro de todo. Cristo quitó al hombre del centro. Y se puso Él en el centro, porque es Dios.

Francisco pone al hombre en el centro. Para eso está en la Iglesia. Entonces, Jerarquía que obedecéis la mente de un loco, que pone al hombre en el centro, ¿no os dais cuenta de que ya no adoráis a Dios sino a la mente loca de ese hombre? ¿Qué hacéis en la Iglesia? Lo mismo que ese loco: su negocio comunista, su idolatría protestante y su orgullo masónico.

Fieles, que seguís a un idiota, que pone al hombre en el centro, ¿no os dais cuenta cómo os engaña ese hombre con su palabrería absurda, barata y blasfema? ¿Por qué continuáis escuchando su lenguaje basura? Porque os habéis creído, igualmente santos y justos, como ese idiota se cree.

El lenguaje del hombre es su dios. En el lenguaje humano muchos hombres se creen santos, y dicen que aman a Dios y que hacen en la Iglesia la Voluntad de Dios. De esta gente, la Iglesia está llena. Es una masa de gente que no sabe discernir ninguna verdad, sino que vive de palabritas hermosas y bellas, de sentimentalismos baratos. Y, a la hora de la Verdad, cuando hay que sufrir, cuando hay que dar testimonio de Cristo, huyen como cobardes y se acomodan al lenguaje de un idiota. Por eso, les encanta el lenguaje absurdo, sin verdad, de ese señor que se sienta en la Silla de Pedro, para destruir la Verdad en la Iglesia.

Francisco destruye la Iglesia. Francisco idolatra al mundo y a los hombres. Francisco sólo quiere poner su gobierno mundial, con su economía marxista, para restregar a los hombres que su pensamiento es lo único que salva al mundo de hoy.

¡Qué hombre más necio el que rige la Iglesia en estos momentos!

¿Quién, en su sano juicio, puede afirmar, la lucidez de este hombre, cuando su filosofía y su teología está llena de absurdos, de locuras, de palabras sin sentido? ¿Cómo se puede decir que este hombre es un santo cuando da culto a los hombres, cuando no cree en un Dios católico?

Pero, ¿a quién quieren engañar allí en el Vaticano? No somos sacerdotes para lavar las babas de la boca de Francisco. Somos sacerdotes para escupirle en el rostro a Francisco hasta que se vaya de la Iglesia.

Anuncios

7 comentarios

  1. Estrella dice:

    Gracias Padre, por su respuesta. Me da mas animo para defender la Fe Catolica!

  2. Estrella dice:

    Padre por favor me diga si esto que le escribi a una persona (que no se si sera catolica o protestante), SI ESTA BIEN PORQUE que necesito estar firme, para saber defender la Fe , como catolica verdadera que quiero ser, y que estoy en ese camino, porque como dijo el sacerdote el Domingo en la Misa, que muchos catolicos se quedaron con solo lo que aprendieron cuando hicieron la primera comunion y la confirmacion, PORQUE NUNCA MAS SE HAN CATEQUIZADO, NI EVANGELIZADO. ESTO ES LO QUE YO ESCRIBI Y LUEGO SIGUE LO QUE RESPONDIO LA PERSONA: EL UNICO MEDIO DE SALVACION PARA TODO BAUTIZADO CATOLICO ES LA IGLESIA CATOLICA. Y EL DEBER DEL PAPA, LOS SACERDOTES, Y LOS FIELES CATOLICOS ES LLAMAR A LA CONVERSION A LOS QUE ESTAN POR FUERA DE ELLA Y A LOS CATOLICOS FRIOS Y TIBIOS EN LA FE. EN ESTE ENLACE UN SACERDOTE CATOLICO DICE LA VERDAD: https://josephmaryam.wordpress.com/2014/07/09/el-estado-debe-ser-religioso-y-catolico/ Y OJALA ESE MENSAJE DEL ASTEROIDE LO DIERA UN CATOLICO, PORQUE LOS PROTESTANTES ESTAN EN HEREJIA, PORQUE NIEGAN LOS PRINCIPALES DOGMAS, EN QUE SE SUSTENTA LA VERDADERA FE , QUE SON LA SANTA EUCARISTIA Y LA VIRGEN MARIA COMO MADRE DE DIOS, MEDIADORA, CORREDENTORA DE LA HUMANIDAD. Y TAMBIEN NIEGAN OTROS DOGMAS COMO EL PURGATORIO, Y LOS SACRAMENTOS. LA UNICA IGLESIA QUE FUNDO JESUCRISTO FUE LA CATOLICA CUANDO LE DIJO A PEDRO: TU ERES PIEDRA Y SOBRE ESTA PIEDRA EDIFICARE MI IGLESIA. GRACIAS A DIOS YO NO ME DEJO CONFUNDIR. LOS VERDADEROS CATOLICOS DEBEMOS LUCHAR COMO VERDADEROS SOLDADOS DE CRISTO Y LA VIRGEN MARIA, DEFENDIENDO LA FE CATOLICA, AUNQUE TENGAMOS QUE MORIR, COMO LO HAN ECHO TODOS LOS MARTIRES EN ESTOS 2000 AÑOS DE ERA CRISTIANA.

    LA CONTESTACION DE LA PERSONA ES:Dios le habla a quien EL quiera , no a quien usted le ordene.
    En estos momentos tan criticos y se enoja porque Dios no le hablo a un catolico ¡¡¡ Dios le habla a millones de seres humanos de todas las religiones, musulmanes, taoistas , budistas, etc inclusive le habla a los catolicos ¡¡¡
    Por favor que necedad y que soberbia. No necesariamente para salvarse hay que confesarse con un sacerdote, ellos tan sólo son seres humanos como usted o como yo. Jesucristo nunca afirmo que para salvarse usted debe confesarse con otro ser humano, usted debe arrepentirse de corazón y ser firme en sus convicciones de no volver a pecar de palabra, obra u omision.
    Porque yo conozco muchas personas que se la pasan en la iglesia fastidiando a los sacerdotes todas las semanas para que las confiese, pero no tratan de superarse como seres humanos, siguen iguales, hablando mal de los vecinos, viendo revistas y television con mlas imagenes, siendo malos trabajadores, etc. Y lo más seguro es que no se van a ir directo al cielo , asi esten confesados el mismo día.
    Son pocas las personas que entendieron el mensaje del Mesias. En lugar de molestarse porque EL ETERNO ha escogido a otros seres humanos para llevar su palabra, usted sencillamente debe pedirle a Dios una respuesta para saber si EL va hacer ésto o no. El único requisito es estar en paz con Dios y EL le va a contestar. Ya se ha comunicado con mucha gente , porque cree que con usted es diferente??
    Animo usted tambien puede, sólo sea un poco más humilde, pidale esta misma noche una revelación o confirmación y vera como le responde. Y si no lo hace a la primera noche , siga insistiendo, ayune … hasta que obtenga la respuesta.
    Y vera lo que EL va hacer a castigar a mucha gente por idolatras. …

    • josephmaryam dice:

      Está bien lo que usted escribió. Y la persona, es normal que responda así porque no cree en nada. Sólo cree en eso que su razón le dicta; sólo cree en sus grandes sentimientos humanos; sólo cree en los hombres y, por eso, hoy día el hombre se ha fabricado un Dios que ama a todo el mundo, un Dios que perdona a todo el mundo, un Dios que se revela a todo el mundo.
      Cuando la gente va buscando una Revelación de Dios entonces se encuentra con el demonio en sus vidas, porque el Señor todo lo ha revelado. Y no tiene que dar más revelaciones. Y, cuando las da, no dice nada nuevo, sino que explica lo que ya ha Revelado.
      Dios ha hablado por Su Hijo plenamente, dando toda la doctrina al hombres. No ha hablado sesgadamente, sino para todos los hombres. Pero si los hombres siguen buscando sus dioses, sus religiones, sus filosofías, sus revelaciones, entonces se dicen cosas como las dice esta persona: es decir, que sólo hablan de su soberbia y no quieren cambiar de mentalidad, porque están muy a gusto en su soberbia.

    • MARIBEA dice:

      Es larga la lista de herejías de Bergoglio, pero muchas de estas cosas ya se venían gestando desde hace tiempo, son las consecuencias del concilio vaticano II, lo que este hombre está haciendo ahora es simplemente apretar el acelerador.
      Con respecto a cómo juzgará Jesús a quienes no lo conocen (juicio a las naciones): Mateo 25:31-46.
      En cuanto al pecado, este es juzgado cuando es cometido con voluntad y discernimiento. Los sentimientos por ejemplo, no son voluntarios, como amar a alguien. Los actos o pensamientos impuros si lo son. La sexualidad tampoco se elige, cómo vivirla sí.

    • josephmaryam dice:

      1. las herejías de Bergoglio no tienen nada que ver con el Concilio Vaticano II. Son las herejías de ese señor. Son sus pecados, son sus maldades.
      2. Los pecados de los demás son de los demás, no de Bergoglio.
      3. Lo que este hombre está haciendo no es poniendo en práctica el Concilio Vaticano II, sino su interpretación, lo que él piensa sobre ese Concilio. Si pusiera en práctica el Concilio como tal, entonces no caería en herejía. Pero como no tiene vida espiritual, entonces dogmatiza el Concilio y va camino de destruir toda la Iglesia con su mente humana.
      4.En ese pasaje no juzga el Señor a los que no lo conocen. Es el juicio universal, en que todo el mundo ha conocido a Jesús como Dios y Hombre verdadero. Dios juzga a todos. Y todos lo conocen. Sepa leer la Sagrada Escritura quitando su orgullo y su soberbia.
      5. Los sentimientos pertenecen a la Voluntad del hombre. Son voluntarios, son queridos por el hombre, son buscados por el hombre. Y, por eso, deben ser discernidos para no pecar. Se puede pecar con el sentimiento. Amar a alguien puede ser pecado. Y puede ser motivo de condenación en vida. Porque el amor no es un sentimiento del hombre. El amor es una obra divina que el hombre tiene que hacer en el otro. Usted habla sin sabiduría. Y se descubre que no es de la Iglesia Católica. Que habla por hablar. Habla de lo que entiende con su cabeza, pero no cree en la Verdad del Dogma. Quien ve el amor al prójimo como un sentimiento es que vive el protestantismo y el comunismo en su vida religiosa. Amar al prójimo es una virtud, es un cruz, es un sacrifico espiritual. Pobre es su amor al prójimo cuando lo pone en el sentimiento que aparece y desparece.
      6. El hombre es dependiente totalmente de Dios. Y, por tanto, el hombre tiene que vivir su sexo. Y nadie puede elegir otro sexo que Dios no le ha dado. El sexo define al hombre y, por tanto, define la forma de vivirlo. El hombre no tiene que elegir vivir su sexo. El sexo da la forma de vida. Lo que tiene que hacer el hombre es obrar lo recto, lo moral, lo divino, lo natural, en el sexo. Si se dice lo que usted dice, está diciendo que el hombre es homosexual o la mujer es lesbiana porque elige vivir eso. Y decir eso es una aberración moral. El hombre, con su libertad, peca si es homosexual, pero su naturaleza humana le exige vivir para una mujer. No es sólo un sentimiento, es un obligación moral, divina, humana, natural y carnal.

      Si no creen en Dios, ni en Jesús, ni en nada. Si sólo viven sus vidas según sus absurdas inteligencias humanas, entonces es mejor que se callen y no abran la boca para decir sus necedades, estupideces e idioteces sobre Cristo, sobre los hombres y sobre la vida religiosa.

  3. José Manuel Guerrero dice:

    Padre, aunque lo entiendo, discrepo con el titular del escrito. Para perder algo, antes se ha debido poseer ese algo. Francisco no puede perder la lucidez mental por la sencilla razón que nunca la tuvo. La lucidez nunca entró en su cabeza. Incluso para ser el gran bufón del mundo se necesita lucidez y talento. Bergoglio se queda en simple marioneta torpe y averiada. Una especie de Pinocho castrado para la vida espiritual.

    • Marita dice:

      La perdida de lucidez mental de una persona podría obedecer a varias causas , entre ellas a:
      Demencia que es una lenta disminución de la memoria, de la capacidad de resolución de problemas, de la capacidad de aprendizaje y del juicio.
      Delirio que es un cambio repentino en la manera en que está funcionando su cerebro (estado mental).
      La amnesia es la pérdida de memoria que puede ser causada por una lesión en la cabeza.
      En Francisco podría haber bastante de las tres anteriores, aunque sí mucha falta de madurez mental.
      Yo le recomendaría a Francisco que se retire de sus funciones en Roma y que haga otro tipo de actividades como nadar, jugar a pelota.

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: