Lumen Mariae

Inicio » anatema » Sólo los cimientos de la Iglesia quedarán con el antipapa

Sólo los cimientos de la Iglesia quedarán con el antipapa

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

infierno

«Dios hizo al hombre desde el principio, y lo dejó en manos de su albedrío» (Ecles. 15, 14).

El hombre está en su libertad: el mismo hombre se guía, a sí mismo, con su libertad. Dios no dejó al hombre en manos del demonio, ni en manos de otros hombres o criaturas. El hombre es, en sí mismo, dueño de su ser, de su vida, de sus obras, de su mente, de sus actos.

El libre albedrío es un poder en el hombre: el hombre puede obrar y no puede obrar. El hombre mismo decide si obra o no obra. Eso es la libertad, que es más importante que la obra en sí.

Se obra un bien o un mal con el poder del libre albedrío.

Lo único que Dios no quita al hombre es su libre albedrío.

Dios puede quitar la memoria, la inteligencia, la voluntad, la vida física. Y, quitando eso, no le hace al hombre ningún agravio.

El hombre juzga, según su razón, las cosas que va a obrar. Pero una cosa es juzgar si una cosa es buena o mala; otra cosa es juzgar si se obra o no esa cosa. Es más importante en el hombre juzgar una obra según su libertad que juzgarla según su razón.

Los hombres suelen luchar por el juicio de sus razones, pero no saben luchar por el juicio de sus libertades.

El hombre soberbio es el que impone al otro el juicio de su razón. El hombre orgulloso es el que impone al otro el juicio de su libertad. Es más destructor un orgulloso que un soberbio. El soberbio se dedica a dar sus opiniones, sus juicios, sus ideas, sus filosofías, y otros la practican.

Pero el orgulloso impone un estilo de vida, no un estilo de idea, no una filosofía, para que otros la vivan, la imiten. El orgulloso hace que los hombres vivan su misma vida. Las modas son propias de los hombres orgullosos. La moda trae más atención que las ideas, que las filosofías. Las modas mueven más que las ideas. La moda es una vida.

Francisco es orgulloso, no sólo soberbio. Su filosofía es una necedad, una estupidez. Nadie la puede poner en práctica. Nadie la sigue. A nadie le interesa como idea para su mente, para su discurso. Sólo a los idiotas, que no saben pensar nada.

Pero el éxito de Francisco está en su vida: vive su error libremente. Vive en su libertad y, por tanto, enseña a otros a vivir lo mismo. Y ya no interesa la idea, sino la realidad de la vida. Interesa la moda de pecar dentro de la Iglesia, porque eso es lo que en la Iglesia se vive: el pecado. Por eso, él siempre habla para la totalidad de los hombres, para un mundo global, para una comunidad de gente pecadora. Pero él no puede hablar a cada alma porque no puede enseñar la verdad, no puede comunicar la santidad, no puede guiar hacia la verdad de la vida. Cuando enseña su doctrina, es decir, su soberbia, todos se escandalizan, porque no habla al alma, no habla al interior de la persona, a su corazón, sino que trata al hombre como un conjunto, no como alma, no como algo particular, privado. Ve al hombre como una estructura en el mundo, como una pieza que hay que colocar en el mundo.

Francisco, en todos sus escritos, enseña a vivir el pecado, no enseña a pensar la verdad, a razonar en el bien, a discernir el bien del mal. Enseña su vida, su forma de vida, con sus ideas propias, que son las que todo el mundo tiene, las que transitan en cualquier rincón del planeta: que son las del pecado. Ideas globales, para los hombres, mundanas, profanas, etc., pero nunca absolutas, dogmáticas, nunca para el alma, para la mente, sino para su vida de pecado: que estás malcasada y quieres comulgar, entonces comulga. Eso es el orgullo: se ofrece un estilo de vida, no un estilo de pensamiento, no una ley de pensamiento. Se ofrece un pecado como un valor, como una verdad, como un bien a realizar.

Que eres judío y estás en tus ritos para adorar a Dios: muy bien, yo te acompaño, yo comulgo con tus ideas, porque Dios te ama como me ama a mí.

Francisco, en su orgullo, se une a cualquier hombre del mundo porque juzga la vida según su libertad, no según su razón. Juzga al homosexual según su libertad: es bueno que siga siendo lo que es porque busca a Dios. No lo juzga según su razón: no soy quién para juzgarlo. Y no puede hacer este juicio por su orgullo: él vive un estilo de vida que le impide juzgar, con su razón, al otro. Y este estilo de vida es lo que transmite cuando habla, cuando predica, cuando escribe sus necios escritos. Es el estilo de vida en la que el pecado es una obra, es un reto, es un camino.

Este estilo de vida se contagia a los demás como la pólvora, porque los hombres no suelen vivir juzgando, según su razón, a los demás, sino que los hombres suelen vivir de manera orgullosa: lo juzgan todo según su libertad. Obran su libertad. Obran su pecado y para su pecado. No obran para una Verdad y por una Verdad.

Lo que hoy impera en todo el mundo no es tanto la soberbia, sino el orgullo: es decir, la libertad de cada hombre.

Dios ha puesto a cada hombre en manos de su propia libertad. Y cada hombre vive su libertad, independientemente de sus ideas, de sus filosofías, de sus teologías, de sus dogmas.

La fe hace que el hombre sepa medir su razón y su libertad: la fe hace que el hombre sea humilde y, al mismo tiempo, dependiente de Dios.

El orgulloso no quiere depender de otro: quiere ser libre, vivir su vida según su libertad, no según unas razones, unas leyes, unas ideas, unos dogmas.

El orgulloso no se ajusta a ninguna norma: él mismo es norma para sí. Su libertad es su ley. Su libertad es su moral. Por eso, el orgulloso, al imponer sus leyes, destruye las leyes naturales, divinas, morales.

Hoy día, todos los gobiernos del mundo están llenos de hombres orgullosos: hombres que imponen sus leyes, sus libertades, sus formas de vivir la vida. No imponen sus formas de entender la vida, sino de vivirla. El orgulloso vive su vida. El soberbio piensa su vida. Kant era un soberbio: todo lo medía con su razón y lo obraba. No vivía nada sin verlo antes con su razón. Francisco es lo contrario a Kant: todo lo mide con su libertad y, por tanto, lo obra sin más, sin la idea, sin discernir si es bueno o malo. Si en esa vida, ve algún problema, entonces pone su soberbia, su idea, para resolverla; pero sigue viviendo su vida, a pesar del problema. El problema no le cambia su estilo de vida.

Por eso, Francisco tiene muchos seguidores, porque, en la práctica, los hombres viven como lo hacen Francisco: en su orgullo. Francisco gusta por su orgullo, no por su soberbia. Francisco es la moda del pecado en el mundo. Para agradar a los hombres en el mundo tienes que pecar, exaltar tu pecado, amar tu pecado, justificarlo por encima de cualquier verdad, cualquier dogmatismo.

Por eso, no se puede entender la estupidez de algunos jerarcas de la Iglesia que dicen que la doctrina de Francisco es católica. Sólo se puede comprender en la razón de que se les está obligando a hacer la pelota a Francisco. Se les impone no criticar a Francisco.

Todo el mundo ve, ahora, que la doctrina de Francisco no se puede sostener. No hay quien la sostenga. No hay quien la siga. Pero el respeto humano, la falsa obediencia, la soberbia de muchos, hacen que se digan cosas realmente inconcebibles. Y eso señala sólo una cosa: en la Iglesia no hay fe. Hay muchas cosas, menos fe.

«Cuando venga el Hijo del Hombre, ¿encontrará fe en la tierra» (Lc 18, 8b). Esta es la señal de que Jesús regresa a la tierra.

La Gran Apostasía es la falta de fe en la Iglesia. Y es lo que estamos viviendo desde hace 50 años. El abandono y alejamiento de la fe y de los sacramentos, tanto por los consagrados como por los fieles bautizados. ¿Quién está esperando hoy a que Jesús venga? Nadie. Es una Verdad que nadie cree. Predicar que Jesús viene de nuevo, a instaurar su reino glorioso, les resulta enojoso a muchos, herético a otros y, a los más, sencillamente les causa risa.

Jesús con Su Santa Madre van a reinar y a dirigir Su Iglesia con Pedro Romano y la Jerarquía obediente a Él. Pero esto nadie se lo cree, nadie lo piensa, a nadie le importa.

El triunfo del Inmaculado Corazón es imposible que se dé ahora. La Santísima Virgen triunfa en los corazones, en muchas almas que se le entregan con generosidad. Pero no es posible que ese triunfo se dé en un mundo totalmente desquiciado por el pecado, y que ya no busca a Dios, sino que ha puesto al hombre como su dios. Las almas, en donde la Virgen ha puesto su Sagrario, deben perseverar hasta el fin de la Gran Tribulación, si quieren contemplar el Reinado Glorioso de Cristo y de Su Madre.

“Porque habrá entonces una GRAN TRIBULACIÓN, cual no la hubo desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá, y si no se acortasen aquellos días nadie se salvaría; mas por amor de los elegidos se acortarán los días aquellos» (Mateo 24, 21-22).

La Gran Tribulación es el Aviso, el Milagro y el Castigo de los malvados con los tres días de Tinieblas.

«Entonces, si alguno dijere: Aquí está el Mesías, no lo creáis, porque se levantarán falsos Mesías y falsos profetas y obrarán grandes señales y prodigios para inducir a error, si posible fuera, aún a los mismos elegidos» (v. 23-24).

El Falso Profeta, que engaña a los mismos elegidos, es el antipapa, que es el que va a destruir lo que quede en pie de la Iglesia. Francisco es un falso profeta, que engaña con su vida a muchos, pero no tiene el empuje de las señales y de los milagros. Es un viejo enfermo, que no cree en nada, sólo en lo que hay en su cabeza. Y Francisco está rodeado de falsos mesías, de anti-sacerdotes, que viven su herejía y gobiernan la Iglesia con la locura de sus mentes. Ellos ya han comenzado a destruir la Iglesia. Y Francisco tiene, también, el coro de idiotas, que le hacen la pelota en los medios de comunicación y entre los fieles de la Iglesia. Todos ellos destruyen lo que queda de Iglesia, pero no pueden darle el manotazo final.

Tiene que venir un antipapa que señale al Anticristo.

Es el tiempo del Anticristo, no es el tiempo de Francisco. Francisco es sólo un peón del Anticristo, pero no es capaz de señalar al Anticristo, porque tampoco cree en Él.

«Mirad que os lo digo de antemano. Si os dicen pues: Aquí está, en el desierto, no salgáis; aquí está, en un escondite, no lo creáis, porque como un relámpago que sale de oriente y brilla hasta occidente, así será la venida del Hijo del hombre. Donde está el cadáver, allí se reúnen los buitres» (v. 24, 25-28).

No habrá otro Papa legítimo después de la muerte de Benedicto XVI: donde está el cadáver, allí están todos los que destrozan la Iglesia. El cadáver, no sólo del Papa Benedicto XVI, sino también de la Iglesia, como Cuerpo Místico. Cuando muera este Papa, muere también la Iglesia. La Iglesia tiene que ir a la Cruz, como Su Cabeza Invisible, para poder resucitar gloriosa, como Su Cabeza.

Y, por eso, no hay más Papas después de la muerte de Benedicto XVI hasta que la Iglesia no resucite gloriosa.

Esta Verdad muchos no la comprenden. Por eso, esperan en Francisco y en Benedicto XVI. Ya no hay que esperar en nadie. Benedicto XVI tiene que realizar el papel que el Señor le ponga antes de morir. Cuando muera, viene rápido la gran tribulación.

Los tiempos se acortan. Los tiempos vuelan. Ya no es tiempo de esperar, sino de sufrir. Estamos en la Purificación de la Iglesia con el castigo correspondiente a su pecado.

Estamos en el tiempo de los orgullosos: de los que viven la vida según su libertad. Viven la moda del pecado. Hay que pecar, hay que enseñar a pecar dentro de la Iglesia. Hay que valorar el pecado como un bien dentro de la Iglesia.

Y, por tanto, estamos en el tiempo de los anticristos, que preparan al Anticristo.

Tiene que aparecer el Anticristo como Mesías: «Si os dicen pues: Aquí está, en el desierto, no salgáis; aquí está, en un escondite, no lo creáis». Viene haciendo los mismos milagros que hizo Jesús. Viene en carne mortal, no gloriosa. Viene como hombre y se hace dios. Y, muchos, caerán en ese engaño porque son como las vírgenes con las lámparas apagadas: hombres sin fe. Están en la Iglesia Católica creyéndose santos, y no son capaces de discernir la mentira. Todo lo llaman santo, bueno, justo, porque viven de sus lenguajes humanos, pero no de fe. Han creado su fe, su iglesia, su cristo, sus santos, sus vidas espirituales, sus dogmas, sus tradiciones, su evangelio.

El orgullo de Francisco es el inicio del tiempo de la Justicia en la Iglesia: un gran castigo es Francisco para toda la Iglesia. Habéis despreciado a los Papas durante 50 años, ahora a bailar con un bufón. Ahora, tenéis la venda en vuestros ojos y no podéis ver la verdad de lo que es ese hombre, por vuestro pecado en la Iglesia.

Muchos no ven lo que es Francisco y eso es un castigo divino. No es porque sean tontos. Es porque han vivido su pecado en la Iglesia y ahora no pueden ver cómo se condenan. Lo verán cuando ya no haya más Misericordia: verán su condenación y la querrán: «y blasfemaban del Dios del Cielo a causa de sus penas y de sus úlceras, pero de sus obras no se arrepintieron» (Ap 16, 11). Estamos en el tiempo de la condenación. No hay que tener cariños con los hombres. No hay que ser sentimentales y creer que la situación en la Iglesia va a cambiar, y que todos se van a oponer a lo que ven.

Es totalmente lo contrario. Cada día, más destrucción en la Iglesia y más que no ven nada. El Sínodo que viene será el primer desastre de todos. Y, muchos, seguirán sin ver nada. Lo que vemos en la Iglesia no es para sacar un bien de Ella. Es para apartar el trigo de la cizaña, y quemar la cizaña con fuego real en la vida de los hombres: es su justicia, es su condenación que tienen que sufrir antes de morir e ir al infierno que han escogido.

No estamos en el tiempo de la Misericordia, sino de la Justicia. Por supuesto, que sigue habiendo Misericordia, pero no es su Tiempo. Que nadie se haga la ilusión de una Iglesia emergente, que se pone a caminar y a resolver los problemas. Están todos ciegos en el Vaticano. Son una panda de corruptos y degenerados, que actúan como los hipócritas: «¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas, que os parecéis a sepulcros blanqueados, hermosos por fuera, mas por dentro llenos de huesos muertos y de toda suerte de inmundicia! Así también vosotros por fuera parecéis justos a los hombres, mas por dentro estáis llenos de hipocresía y de iniquidad» (Mt 23, 27-28).

Es el tiempo de contemplar el infierno en la vida de los hombres: cómo vive cada hombre su infierno antes de morir. Es la Justicia Divina al mismo hombre, a su libertad. Dios no puede quitar la libertad al hombre, pero sí puede hacer que viva, con su libertad, el infierno que quiere y que merece. Es el mayor castigo de todos.

La Iglesia lo tiene todo y lo ha despreciado todo: por eso, el infierno ha comenzado ya dentro de Ella. Es lo que se merece. Vemos a un Francisco, a un gobierno de herejes, a tantos sacerdotes, Obispos, Cardenales, fieles, que les gusta pecar, que aman el mundo, que han despreciado la Verdad. Vemos el infierno en muchos de ellos. Vemos la cizaña. Y, por tanto, contemplamos las obras del infierno dentro de la Iglesia. Contemplamos cómo se cae la Iglesia, cómo se derrumba, cómo sólo van a quedar los cimientos: las almas que guardan en su corazón el tesoro de la verdad. Toda estructura de la Iglesia va a caer, menos los cimientos. Porque la Roca es Cristo. Y Cristo ha puesto los cimientos de Su Iglesia en las almas elegidas. Y, por eso, la verdadera Iglesia nunca el infierno la podrá derrotar. Lo que sí puede el demonio es acabar con la iglesia falsa, la de los hipócritas, como Francisco y toda su panda de gente sin sabiduría divina.

Triste es contemplar a un demonio, como Francisco, pero más triste es ver que los hombres siguen a los demonios porque los tienen como santos.

Anuncios

6 comentarios

  1. Cristina de López dice:

    “No estoy interesado en convertir a los Evangélicos al Catolicismo…” bla, bla, bla…

    Pero por supuesto que este necio no está interesado en CONVERTIR a las almas a Jesucristo. Esto lo sabemos de sobra!

    Su único interés es DESTRUIR …
    Su único interés es ENGAÑAR …
    Su único interés es MENTIR …
    Su único interés es BLASFEMAR …
    Su único interés es BURLARSE …
    Su único interés es ESCUPIR, FLAGELAR Y CRUCIFICAR LA VERDAD!

    Una vez más, otra simple, estúpida y endemoniada frase, que de católica no tiene absolutamente nada, debiera ser suficiente para que aquellos sacerdotes que aún ven a Francisco como verdadero Papa pudieran darse cuenta no solamente que este necio y orgulloso que se sienta en una Silla que no le corresponde, no solo NO ES UN VERDADERO VICARIO, sino que ni siquiera es católico. Antes bien, una vez más queda demostrado que cada palabra y gesto que sale de este hombre es un vómito del mismo infierno, mismo que denota el odio descarado que este necio, soberbio y orgulloso tiene a la Santa Iglesia y por ende al mismo Señor Jesucristo.

    ¿Hasta cuándo despertarán aquellos sacerdotes que habiendo sido llamados por el mismo Jesucristo a defender la VERDAD y dar su vida por la salvación de las almas hoy en día, inmersos en el mundo y en la carne viven aletargados, y continúan aplaudiendo a un estúpido ladrón, que cínica y descaradamente escupe, se burla y destruye la VERDAD?

    ¿Hasta cuándo se atreverán a alzar la voz aquellos otros que habiendo visto en Francisco al lobo disfrazado con piel de oveja, debieran estar arrancando de sus diabólicas fauces a las débiles y confundidas almas que ciegamente y sin ningún reparo le siguen?

    ¿Hasta cuándo…hasta cuándo?…

    Ven Señor Jesús!

  2. José Manuel Guerrero dice:

    “No estoy interesado en convertir a los Evangélicos al Catolicismo. Quiero que la gente encuentre a Jesús en su propia comunidad. Hay tantas doctrinas en las cuales nunca estaremos de acuerdo. No gastemos nuestro tiempo en ellas. Más bien, tratemos de mostrar el amor de Jesús”*
    Francisco

    http://secretummeummihi.blogspot.com.es/2014/07/no-estoy-interesado-en-convertir-los.html?m=1

    • josephmaryam dice:

      Es decir,
      1. Jesús no fundó una Iglesia;
      2. La Iglesia Evangélica es verdadera: allí también se encuentra a Jesús. Francisco no defiende la Iglesia Católica, sino que defiende la Iglesia Evangélica. Francisco destruye la Iglesia Católica.
      3. No importan las doctrinas, las ideas, sino los sentimientos sobre Jesús: lo que importa son nuestros lenguajes para expresar nuestro amor a Jesús. Nada es herejía ni cisma. Todos tienen la Verdad.
      4. Jesús ya no es la Verdad, sino lo que cada uno piensa en su inútil cabeza humana y en su estúpida filosofía de la vida;
      5. Caen los dogmas, caen las verdades absolutas. No existe el pecado, no existe la salvación. No existe la vida moral. Cada uno se salva como quiere. Cada uno cree en lo que quiere. Cada uno es perfecto en su pensamiento y en su vida humana. Francisco no está de acuerdo con los dogmas, con el Magisterio Auténtico de la Iglesia.
      6. Es el culto al lenguaje de los hombres; es la vida para ser hombres; es seguir a un hombre en la Iglesia
      7. En el Vaticano, la Jerarquía está bajo la obediencia de un idiota, de uno que no sabe lo que es Jesús, no sabe salvar un alma del pecado, no sabe indicar el camino de la verdad, no sabe guiar hacia la verdadera Iglesia, no sabe nada de nada. Sólo sabe hablar de sus estupideces para que los idiotas lo voceen y le hagan propaganda en el mundo.
      8. Francisco: un hombre sin Dios, sin Verdad, sin Jesús, sin Iglesia. Un hombre que vale para todo y que no vale para nada. Un hombre sediento de la gloria del mundo. Un estúpido en su doctrina y un idiota en su creencia religiosa.
      Este es el orgullo, la vida orgullosa de un hombre que se ha puesto por encima de Dios y que habla con una boca necia, con una estúpida doctrina y enseñando un magisterio para idiotas, para gente que hace de su mente su vida: la locura de creerse santos viviendo el pecado, la herejía, el cisma, el error, la mentira.

      La noticia en el original:
      http://www.worldea.org/news/4432/lunch-with-the-pope-dispatch-from-brian-stiller

    • Marita dice:

      “No estoy interesado en convertir a los Evangélicos al Catolicismo”: Papa Francisco
      Para empezar que Bergoglio no puede convertir a los Evangelicos, ni a los Musulmanes ni a los Judíos ni a nadie a nada. Ese atributo solo le corresponde a Dios. Es mucha jactancia de su parte decir que no esta interesado en convertir a los Evangelicos. La conversión viene al hombre por la gracia de Dios. Lo que si puede hacer Francisco es confundir y crear mas enredos.

    • josephmaryam dice:

      Pero aquí Francisco niega la gracia que tiene el sacerdote y el fiel de la Iglesia Católica de convertir a los pecadores. Todos los que están en la Iglesia católica tienen esta gracia, porque fuera de la Iglesia Católica no hay salvación. Luego, se está dentro de la Iglesia Católica para convertir a los evangélicos, a los musulmanes, a los budistas, etc. Si se dice esto, se dice una blasfemia contra el Espíritu Santo: Francisco está dentro de la Iglesia Católica para condenar a las mismas almas que están en la Iglesia: está para destruir, para engañar, para llevar a la perdición.
      Esta frase define totalmente lo que es Francisco. Y muchos la aplauden: están aplaudiendo a quien les lleva de la mano al infierno. Están obedenciendo al mismo demonio que los lleva bailando al infierno. Con un beso y un abrazo, con un choque de manos, Francisco condena las almas. Con el sentimentalismo tarado de un hombre, las almas se pierden.Con la negrura de su mente diabólica, las almas permanecen en la mentira. La Jerarquía de la Iglesia obedece a un condenado y que quiere condenar a todos al infierno.
      Las palabras de este hombre no son cualquier palabra: no sólo está puesto para confundir, sino para extraviar a los que están en la Verdad, y para oscurecer más y más a los que están en el error. Son una abominación sus palabras. Son un auténtico cisma dentro de la Iglesia. En esta frase, Francisco niega tantas cosas que muestra su alma negra, oscura, endemoniada, farisaica a todo el mundo.

  3. José Manuel Guerrero dice:

    El relativismo de Bergoglio sustancialmente se nutre a partes iguales por la cobardìa ante el demonio que lo atenaza y por la traición a Cristo que lo asfixia. Todo el que traiciona la Verdad, que es Cristo, cede ante el Maligno, y su corazón, al igual que su alma, acaba pudriéndose en las zahurdas oscuras cercanas al Hades. Reino de los muertos que custodia las almas impediendo su vuelta al mundo de los vivos.

    Podrá disfrazarce luego esa claudicación, ese engaño, de falsa misericordia, de entendimiento de los problemas del mundo, de solidaridad y fraternidad masónica, de lo que le dé la real gana pero la verdad es que, en un momento dado de su vida, de su pordiosera vida de muerto, tuvo que elegir entre servir a Dios o al prìncipe de las tinieblas, y eligió lo ùltimo.

    El orgullo de Francisco descanza en su elección. Se aposenta sobre las garras del Demonio que lo tiene cogido por su pecado de orgullo y no lo suelta. El Demonio aprecia verdaderamente una pieza como Bergoglio ya que puede hacer un gran servicio. Y por ahì está claro que en ese servicio al Mal Bergoglio regurgita más almas al infierno que un sádico como Stalin o un asesino en masa como Hitler. Morirá como todos los falsos profetas que retan a Dios entre terribles alaridos y vómitos de hiel.

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: