Lumen Mariae

Inicio » abominación » ¡Abominación es Francisco en la Iglesia Católica!

¡Abominación es Francisco en la Iglesia Católica!

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

0ac

«La centralidad del kerygma demanda ciertas características del anuncio que hoy son necesarias en todas partes: que exprese el amor salvífico de Dios previo a la obligación moral y religiosa, que no imponga la verdad y que apele a la libertad, que posea unas notas de una integralidad armoniosa que no reduzca la alegría, estímulo, vitalidad, y la predicación a unas pocas doctrinas a veces más filosóficas que evangélicas» (EG – n 165). En este pensamiento está su idea masónica del amor fraterno, su idea protestante de la misericordia y su idea comunista de la salvación.

1. que exprese el amor salvífico de Dios previo a la obligación moral y religiosa: ¡qué gran herejía la de este señor que no tiene ni idea de lo que es el amor, la salvación, lo moral y lo religioso! ¡Qué palabras tan desatinadas y tan alucinantes! ¡Qué barbaridad la de la Jerarquía de la Iglesia que hace la pelota a la mente loca de Francisco, y no tiene agallas de levantarse y decirle a ese idiota que tenga la dignidad de renunciar al gobierno de la Iglesia!

2. No existe un amor salvífico previo a la obligación moral y religiosa: si el amor salva, el amor obliga a cumplir una norma moral y una vida religiosa. El amor salva imponiendo una ley divina, exigiendo al hombre que quite su negro pecado, poniendo al hombre un camino y, si no lo escoge, entonces lo condena.

3. Cuando Dios ama, Dios lo da todo al hombre; pero cuando el hombre renuncia al amor de Dios, Dios se cruza de brazos y deja que el hombre se condene por su propia libertad, con su voluntad para hacer el mal, con el impulso de su soberbia mente, que le ayuda a condenarse.

4. Cuando Dios tiene misericordia, entonces da al hombre una mano para que se pueda salvar; pero la misericordia no es estar salvado, no es estar justificado, no es llegar a la plenitud de la verdad. La Misericordia es un camino para que el hombre aprenda a cambiar de mentalidad y viva el Evangelio sin poner su idea humana de la vida.

5. Un amor que salva pero que no condena es el protestantismo. Un amor que salva previo a la obligación moral y religiosa es lo masónico. Un amor que salva y que todo lo perdona es el comunismo. Para el protestante, todo es Misericordia, porque el pecado es un bien con el cual se consigue la salvación. Para el masón, el hombre se salva porque él mismo hace su moral y su religión. Dios lo ama como es. Para el comunista, el pecado es un mal social y, por lo tanto, no impide salvarse, no impide recibir el amor de Dios. Se vive en la gracia, cada uno, con sus males en la vida. No existe el pecado, sino la mala estructuración del hombre en su vida. Hay que salvar las estructuras, no las almas. Los hombres ya están salvados.

6. ¡Gran desatino el de Francisco, que afirma que la predicación no debe imponer la Verdad, sino que debe apelar a la libertad!: es más importante la libertad que la Verdad, yendo en contra de la misma Palabra de Dios: «Y la Verdad os hará libres». Es la verdad Revelada la que libra. Es la Verdad Revelada la que pone al hombre en la libertad. Si el hombre no conoce la Verdad Revelada, si no se somete a esa Verdad, si no abaja su inteligencia humana a esa Verdad, entonces es esclavo de su mentira, de su mente, de su idea, de su filosofía. Si el hombre persigue la libertad, el hombre se esclaviza a su idea de la libertad y, por tanto, vive una mentira. Francisco anula la Verdad Absoluta, el dogma revelado, lo que Dios habla en Su Palabra, para dejar al hombre en sus verdades, en sus libertades, en sus vidas, en sus obras. Es una auténtica aberración de la vida: sé libre, pero no seas verdadero. Sé libre y sé una abominación para todos con tus pecados. Exalta a los cuatro vientos tus vergüenzas y recibe el aplauso de todos los idiotas que exaltan sus pecados en todo el orbe. Por eso, Francisco no juzga a nadie, si sigue este pensamiento, pero juzga al que no siga este pensamiento. Es la consecuencia de anular la Verdad Absoluta. Es el fariseísmo: apela a la libertad del pensamiento para anular la libertad del ser. Sé libre para pensar lo que quieras, pero sé esclavo de tu pecado, de tu vida moral pecaminosa. Y la libertad nace cuando el hombre deja de pecar, cuando el hombre convierte su vida para una obra de amor divino. Se es libre para hacer la Voluntad de Dios. No se es libre para pensar lo que a uno le da la gana. El que se hace dios en su mente, siempre apela a la libertad del pensamiento y combate la norma de la moralidad. No quiere cumplir con las leyes divinas, con las leyes que Dios da. Sino que él mismo se hace ley e impone su ley a los demás.

7. ¡Qué estupidez el pensamiento de Francisco! ¡Cómo se palpa que vive en sus vicios, en sus obras plebeyas, en su vida de lujuria! ¡Cómo se comprende que no tiene ni idea de lo que es la virtud teologal y moral! Para él, la predicación debe tener unos valores humanos que lleven a la alegría, a la confianza, a la vida humana. Y, por tanto, no se pueden aceptar filosofías que impongan una cruz, una renuncia, un desprendimiento de lo humano. Hay que predicar para tener contentos a la gente, para darles un gusto en sus vidas humanas, para que escuchen aquello que quieren y esperan escuchar. No se les puede predicar para atormentar las conciencias con el pecado, con el infierno, con las penitencias, etc. Hay que meter a los hombres en el gozo de la vida humana y mundana. ¡Mundo, mundo y mundo! Esto se llama pelagianismo: el esfuerzo humano para ser feliz en la vida diaria, para conseguir la paz por caminos humanos, para hablar de lo humano y exaltar al hombre por encima de Dios.

Este pensamiento de Francisco está en toda su doctrina en la nueva iglesia, que ya emerge en el Vaticano.

Es muy sencillo ver que Francisco no es Papa. Pero los hombres, desde hace mucho tiempo, han perdido el norte de la fe y ya no saben discernir los espíritus. No saben ver a un hombre en su pensamiento de hombre; no saben ponerlo en entredicho; no saben llevarlo a las cuerdas y analizar su idea, para encontrar a Dios en él o al demonio en él.

Esto, los hombres, ya no lo saben hacer. Y, por eso, siguen muchos con la venda en los ojos, viendo lo que sucede en la Iglesia como algo normal. Algo de los tiempos. Y no son capaces de discernir nada, ni siquiera han podido discernir lo que ha sucedido desde el Concilio Vaticano II.

Quien no ponga el pensamiento de Francisco entre las cuerdas, quien no lo triture y lo desprecie, entonces se vuelve como él, en su vida y en su pensamiento. Se vuelve un hombre que piensa la vida en forma protestante y comunista. Se vuelve un hombre que vive la vida en forma masónica. La idea protestante y comunista lleva a una vida masónica y, por tanto, lleva a realizar unas obras abominables para Dios y para la sociedad.

¡Abominación es Francisco en la Iglesia Católica!

Francisco te va a llevar a renunciar a tu fe católica. Francisco te va a impedir creer en Dios. Francisco te va a obligar a pensar como él piensa.

Francisco es un dictador. Y no tiene otro nombre. Y, como dictador, está haciendo la obra propia de un hombre que impone su mente a los demás. La impone con bonitas palabras, con un lenguaje que al hombre le gusta, con unas palabras que engañan a todos.

¡Qué pocos hay que han medido a Francisco como lo que es: idiota! Todos le respetan porque está sentado en una Silla. Y temen criticarlo. Es el temor al hombre, a la idea del hombre. Es el falso respeto al hombre. Es la falsa tolerancia con el hombre, con el pecado de un hombre.

Una persona inteligente, que sabe pensar la vida, enseguida ve la idiotez de ese señor. Hombres que viven en pecado, y que tienen dos dedos de frente, porque saben ver que lo que dice Francisco no tiene que decirlo un Papa. Son hombres pecadores, pero abiertos a la Verdad.

¡Y cuánta gente que se dice católica, y que no sabe ver que Francisco no puede decir lo que está diciendo! Enseguida buscan una razón para excusar el pecado de Francisco. Son hombres pecadores, que se creen santos porque están en la Iglesia Católica, pero que no saben discernir la verdad de la mentira, al pecador del santo.

¡Es triste ver la cantidad de idiotas que tiene la Iglesia Católica! ¡Gente que ya no sabe pensar su fe católica! ¡Gente que le da igual la doctrina de Cristo! ¡Gente que ha perdido la fe, la sencillez de la fe de un niño, y que sólo sabe buscar a sacerdotes que le cuenten fábulas, cuentos chinos, para estar contentos en sus vidas!

«Más que el temor a equivocarnos, espero que nos mueva el temor a encerrarnos en las estructuras que nos dan una falsa contención, en las normas que nos vuelven jueces implacables, en las costumbres donde nos sentimos tranquilos, mientras afuera hay una multitud hambrienta» (EG- n. 49).

1. Hay que salvar las estructuras. Si estás en una estructura que no sirve para dar de comer, entonces, sal de ella.

2. El temor de Dios se anula por el temor a los hombres. Si pecas contra Dios, no importa. Pero si no das de comer a un hambriento, por esta encerrado en tus dogmas, eso es condenable.

3. El bien humano, material, natural, está por encima del bien sobrenatural. Es decir, el hombre no tiene que vivir para salvar su alma, sino que tiene que vivir para solucionar problemas humanos.

4. Y esto supone la anulación de la sociedad como institución divina. La sociedad sólo está compuesta de hombres que solucionan problemas de hombres, pero que no viven la ley Eterna. Por eso, es necesario promulgar leyes acordes a los hombres, a sus culturas, a sus ideologías, a sus vidas humanas, políticas. Todo pecado es bien visto en la sociedad. No combatas el pecado, combate a los hombres que no ayudan a otros hombres a ser hombres.

5. Y, en consecuencia, los errores se admiten, no sólo se permiten. Los males se obran como bienes. Y lo bienes son males que hay que rechazar.

6. Esto es lo que propone Francisco en este solo pensamiento, que es su idea comunista del Estado: se vive para un bien común humano, limitado, finito. Y quien no trabaje para ese fin caduco no puede salvarse.

Tienen que aprender a dinamitar el pensamiento de Francisco si quieren salvarse, porque toda la Iglesia tiene la cara vuelta a Francisco, dando la espalda a Cristo, a la doctrina que Cristo ha enseñado, y que no puede cambiar porque un idiota se siente en la Silla de Pedro y se haga llamar Papa sin serlo.

«Hemos dado inicio a la cultura del «descarte» que, además, se promueve. Ya no se trata simplemente del fenómeno de la explotación y de la opresión, sino de algo nuevo: con la exclusión queda afectada en su misma raíz la pertenencia a la sociedad en la que se vive, pues ya no se está en ella abajo, en la periferia, o sin poder, sino que se está fuera. Los excluidos no son «explotados» sino desechos, «sobrantes». (EG – n. 53).

1. Para Francisco, todo es cultura. Nada es pecado. Son los males de la cultura del descarte. No son los pecados de los hombres que llevan a estos males. Los males, que se suceden en una sociedad, hacen que ciertas personas queden excluidas de esa sociedad. Son males sociales, no son pecados. Males de una cultura, que viene de un pensamiento errado de los hombres. El hombre, con su idea, descarta a otros hombres, y produce una cultura del descarte, pero no produce un pecado. Concebir la cultura del descarte es el error de Francisco. Y este error sólo procede de su negación de la sociedad cono institución divina.

2. Si la sociedad es algo humano, entonces los hombres se rigen por sus leyes, por sus normas, sus ideas, que los llevan a este tipo de cultura. El hombre, con su poder humano, descarta a los hombres. Se niega el pecado, para poner de relieve el mal del hombre. Se niega que el hombre tenga en la sociedad un fin divino, una norma moral, una ley divina. Lo que importan son las culturas, y hay que quitar aquellas culturas que no sirven, que dañan la imagen de una sociedad fraterna, humana, mundana, pagana. Sólo se hace incapié en el fin humano de la vida social, que ya no está subordinado a un bien sobrenatural. Es el pecado el que lleva a los hombres, no sólo a explotar a otros hombres, sino a dejarlos a un lado. Pero, como Francisco está en su amor fraterno, en su fin humano de la sociedad, anulando el amor de Dios, la ley divina, entonces se queja de la cultura del descarte. Y cae en una aberración:

3. lucha para que esos, que son unos desechos, vuelvan a la sociedad. Lucha por una injusticia social. Pero no lucha por un bien sobrenatural, por una justicia divina, tanto a los hombres que pecan y excluyen a otros hombres, como a los propios excluidos, que también tendrán su parte de culpa. No lucha para salvar a un alma. Lucha para que un hombre tenga parte en la sociedad humana, mundana, pagana. Francisco deja a un lado la vida del cielo, para luchar por la vida de los hombres, por los derechos de los hombres, los derechos del mundo, los derechos que no son los de Dios.

«No conviene ignorar la tremenda importancia que tiene una cultura marcada por la fe, porque esa cultura evangelizada, más allá de sus límites, tiene muchos más recursos que una mera suma de creyentes frente a los embates del secularismo actual. Una cultura popular evangelizada contiene valores de fe y de solidaridad que pueden provocar el desarrollo de una sociedad más justa y creyente, y posee una sabiduría peculiar que hay que saber reconocer con una mirada agradecida» (EG – n. 69).

1. No existe una cultura marcada por la fe, porque el valor de la fe es diferente al valor de la cultura. El que vive la fe obra lo divino en lo humano. Pero el que no vive la fe sólo obra lo humano, o lo social, o lo económico, o lo cultural sin lo divino. ¡Cuántas culturas hay que no tienen a Dios porque los hombres no viven la fe en Cristo! No hay que meter la fe en una cultura. Hay que enseñar a cada hombre a vivir de fe, a creer en lo que Dios ha revelado. Las culturas que los hombres tienen reflejan sus vidas de fe o de ateísmo. Reflejan si creen o no creen en el verdadero Dios. Reflejan si están o no están en la verdadera Iglesia, la Católica. El problema es el hombre, no la cultura. Si el hombre no está sellado con la fe, entonces tampoco la cultura, ni la sociedad, ni la política, ni nada de lo que haga o viva el hombre. Hay que sellarse con el Sello de Dios. No hay que sellar las culturas con los pensamientos de los hombres, que es el sello del demonio.

2. Existe una sociedad religiosa, un estado religioso, una cultura religiosa, porque los hombres viven la verdadera religión, dan culto al verdadero Dios. Pero no existe una cultura, una sociedad, un país marcado por la fe. Si la fe no se pone en la verdadera religión, en la Iglesia Católica, entonces se cae en la inculturación de una fe humana en las distintas sociedades y países, que es el pensamiento de Francisco. Y, entonces, viene la abominación:

3. Para Francisco, los judíos, los musulmanes, los budistas, son personas que viven una verdadera fe. Y, por tanto, sus costumbres, sus ritos, sus culturas, sus políticas, son una verdad que hay que implantar en las demás naciones o sociedades de hombres.

4. Por eso, él se opone a esos creyentes que luchan contra el secularismo actual. Para él los creyentes verdaderos son los que tienen una cultura popular evangelizada: el pueblo con sus sabidurías populares, carnales, materiales, naturales: el pueblo está lleno de santos, de mártires, de gente sabia. Es el populismo. Ya no es la sociedad, los estados con una ley divina, con una autoridad divina. Es la sabiduría peculiar de los pueblos, de los hombres, de sus pensamientos humanos, de su lenguaje florido, lo que da la verdad a los hombres. Es el Creacionismo: hagamos una creación con un Dios que ama a todos los hombres y con un gobierno mundial en la que todos nos dediquemos a conservar lo creado, a amar lo creado, a ser buenas personas con todo el mundo.

Quien no sepa leer a Francisco se va a perder, porque hoy día nadie instruye en la Verdad. Todos hacen la pelota a los mentirosos como Francisco.

Anuncios

17 comentarios

  1. Marilyn Man dice:

    Muchas gracias por su respuesta.

  2. ana dice:

    Muchisiiiiimas gracias!!!!!!!Como siempre super claro.cuando lo sepan lo pondra aqui?es para seguir leyendolas u obviarlas,.

  3. ana dice:

    Ufff .Solo quería saber si estas revelaciones provenian de Dios,y si es verdad que los niños abortados son martires al igual que los de la matanza de herodes,y es tan bautizados por la sangre.

    • josephmaryam dice:

      «Todas las almas provienen de Mi Padre Eterno y son creadas en el momento de la concepción (…) En el nombre de la libertad estos pequeños ángeles del Reino de Mi Padre están siendo sacados de esta tierra antes del tiempo asignado a ellos, como hijos de Dios, haya tomado lugar» (MDM, 16 de diciembre 2010).
      1. Los niños abortados sólo tienen el pecado de origen, no un pecado personal.
      2. Cristo lavó con Su Sangre todo pecado de los hombres. Por los méritos de la Sangre de Cristo, el niño abortado no puede condenarse.
      3. El niño abortado no puede ir al Purgatorio, porque no tiene pecado personal.
      4. El niño abortado no puede estar en el limbo, porque sólo existía para los Justos del AT que esperaban al Mesías. Desde el NT, rige la Fe de la Iglesia, no la Fe de Abraham o del pueblo de Dios.
      5. La matanza de Herodes fue por un motivo religioso; la matanza de los niños abortados es por muy variados motivos. Hay un motivo relacionado con Cristo: la Vida. Cristo es la Vida, el Pan de la Vida. A estos niños se les niega la Vida. No pueden nacer para tener Vida, para ser hijos de Dios, para ser soldados de Cristo. Aunque el motivo humano sea variado, hay un motivo común: quitar la vida a un inocente. Y la vida no sólo hay que entenderla como vida humana, sino como vida religiosa, espiritual, divina. Se les impide la Vida Divina. No todas las madres que abortan piensan en la vida como algo espiritual. Pero la intención de matar no está en el pensamiento, sino en la voluntad. Se mata a alguien siempre por un motivo espiritual, no sólo humano. Ese motivo espiritual el hombre no es necesario que lo conozca totalmente. Incluso, sin conocerlo, el demonio mueve a los hombres a matar. Todos los hombres que matan a otros hombres, aunque no crean en el demonio, matan siempre movidos por el demonio.
      6. El único problema es entender el origen del alma y su creación, porque todo hombre que se salva debe elegir la salvación o la condenación. Es necesario comprender cómo estos niños abortados, han elegido salvarse.
      7. Estamos discerniendo esas revelaciones para ver si son de Dios o no.

  4. ana dice:

    Ha sido la presidenta de Apostoles x La Vida,la que me ha hablado de estas revelaciones.Ella lucha muchisimo por intentar frenarlo.

  5. ana dice:

    Aqui le pongo el link,si aparece,solo q esta en ingles,si quiere puedo traducirle.perdone sea reiterativa,pero me gustaría tener esto claro.

    http://www.divineinnocence.org/Abortion.htm

  6. Marilyn Man dice:

    Señor, me hace más preguntas de las que merece mi ingenuo mensaje. La verdad es que yo no creo en Francisco, Si estoy en este blog es porque sé lo que está pasando. Estoy en una diócesis rodeada de sacerdotes-lobos que aman y aplauden a Francisco. Pero por una vez quise pensar bien, quise cuestionarme: ¿qué si estoy equivocada respecto a lo que está pasando? y tengo la esperanza de que se cumpla la frase: “no hay mal que por bien no venga”…no vivo en un mundo de sueños, pero sería menos doloroso si lo fuera.

    • josephmaryam dice:

      Entonces, usted pensó mal: se hizo una pregunta sin la Verdad.
      Francisco no es Papa: esa es la Verdad. Luego, no puede preguntarse: ¿estoy equivocada en mi pensamiento?
      Una vez que usted llega a este pensamiento: Francisco no es Papa, llega quitando dudas, preguntas, temores, errores, etc. ¿Para qué se vuelve a preguntar, si ya se lo preguntó antes?
      Y, entonces, su pregunta ya no es en la Verdad, sino que usted se acoge a una opinión o a un sentimiento o porque se queda perpleja y no entiende por qué los hombres siguen sin ver lo que usted ve.
      Si usted ha comprendido que Francisco no es Papa; ahora tiene que comprender por qué el Señor ha permitido esto en Su Iglesia y por qué la Jerarquía calla y no se opone a ese rufián.
      Porque responder a esto es más importante que decir: Francisco no es Papa.
      Francisco es sólo un peón en el ajedrez del Anticristo. Y hay que saber armar el juego del Anticristo para poder comprender la situación histórica que vivimos.
      Ya no vivimos en el tiempo de Napoleón o de Hitler o de la revolución comunista, etc. Vivimos el momento histórico del Anticristo y, por tanto, vivimos a las puertas del Reino Glorioso de Cristo.
      Es más importante entender cómo se va a mover el Anticristo, tanto en el mundo como en la Iglesia, que estar preguntándose si Francisco es bueno, porque de un mal nace un bien.
      Francisco es cizaña, es un mal. Y esa cizaña ya hay que separarla del trigo, porque es el tiempo del Anticristo.
      Ya, en la Iglesia, no pueden convivir las dos cosas: trigo y cizaña.
      Por eso, el Señor permite un Francisco, que no vale para nada. Es sólo el inicio de una destrucción, pero no es la destrucción de la Iglesia.
      Hay que separar, realmente, en la realidad de la vida de los hombres, el trigo y la cizaña. Y, por eso, es un tiempo en que la fe se acrisola.
      El que tenga fe tiene que sufrir por su fe en Cristo. Y sólo los que esperan en esa fe, sólo los que se mantienen en esa fe, van a pasar al Reino Glorioso.
      Los demás, van a caer, porque es el tiempo del Anticristo, es decir, de la Justicia, del castigo de los hombres en vida.
      Por eso, el Señor manda Su Aviso: la última tabla de salvación.
      Quien no coja Su Aviso, entonces está condenado en vida por todo lo que va a hacer el Anticristo.
      No es cualquier tiempo. Es un tiempo muy fuerte en la fe. O se está completamente con Cristo o se está completamente con el Anticristo.
      Ya no hay medios caminos: ahora peco, mañana me confieso.
      Ahora es muy importante permanecer en la Gracia. Ahora es cuando hay que buscar el Sacramento de la Penitencia porque todo invita a pecar, a perder la Gracia. Y es una pérdida sin retorno, porque es el tiempo de la Justicia: os habéis puesto como dioses, entonces tenéis vuestro premio en vida: seréis felices con el Anticristo, pero Él os llevará a lo más profundo del infierno.
      Sepan discernir sus pensamientos, para no estar pensando lo que no hay que pensar.

  7. ana dice:

    th February 1992. St. Dunstan’s, Woking. Visit to the Blessed Sacrament.

    Patricia. The Child Jesus has come.

    Patricia. Little King, a priest asked: “What is the connection between the First Holy Innocents and the aborted children?” The aborted children are dead when they leave their mother’s womb; the Holy Innocents were alive when Herod killed them – they were not killed in the womb. Infant Jesus. The Church claimed these first Holy Innocents long after they were dead – they died for Me! The forces of evil made them Victim Martyrs.

    Patricia. Father said the aborted children were victims of circumstances – Victim Martyrs.

    Infant Jesus. The First Holy Innocents were not killed in the womb, but they died without Baptism – yet the Church still claims them as Innocent Martyrs.

    They died for Me – I AM the Way, the Truth, and the Life. They enjoy heaven! (the Holy Innocents) Herod killed these children ( the first Holy Innocents). The Herod of evil still kills these children (the aborted children).

    Patricia. Father says the First Holy Innocents were loved and wanted by their parents but the aborted children were not.

    Infant Jesus. I love and want them to enjoy heaven with their brothers – the First Holy Innocents. Both have been martyred because the forces of evil tried to kill the Truth. Why were these souls created, but ‘to know, love and serve God in this world and to be happy with Him for ever in heaven.’

    I tell you solemnly they will serve and love Me in this world; their martyrdom will serve Me – not the forces of evil that has claimed their lives. Can God be defeated by the forces of evil? ‘Where sin abounds My grace abounds the more!’

    Let the Church claim and name these little martyred ones. Unprecedented evil calls for an unprecedented remedy and a mercy and grace that comes to the rescue of defenceless children. Do not turn these little ones away, for of such is the Kingdom of Heaven!

    Patricia. Lord, the aborted children did not actively consent to die for Christ or the faith.

    Jesus. Nor did they actively deny the faith or Me. The First Holy Innocents did not actively consent to die for the faith or for Me – yet My Church says they died for Me and has made them Saints. The mothers and fathers of these first children (Holy Innocents) did not actively and willingly give their children as Martyrs for Me. The repentant parents actively seek reconciliation and the salvation of their children.

  8. ana dice:

    Padre,perdone que le ponga aqui el link,pero el post “aborto”tiene los comentarios cerrados.

    http://www.divineinnocence.org/

    No se si conoce estas revelaciones,son referentes a los niños abortados,de ellos. Dice Son Martires bautizados con La Sangre al igual q los niños de la matanza de Herodes.

    Mirelo si puede…gracias

    • josephmaryam dice:

      Es necesario ver los mensajes íntegros para poder discernir. En esa página no aparecen.

  9. ana dice:

    No del de leerlo diariamente,me alimenta y sobre todo me enseña.Gracias Padre

  10. Marilyn Man dice:

    Perdónenme si mi pregunta parece ingenua, pero ¿no será que Francisco habla a todos esos que NO SON de la Iglesia, para que se acerquen a buscar a Dios y después de eso comiencen a formar parte de la Iglesia? Porque la verdad y los frutos del espíritu son un RESULTADO de la conversión, no los pasos para ella….lo que me pregunto es si todo esto que Francisco no está haciendo o está haciendo mal no será raro para los que ya están “adentro”….mientras que lo que él quiere trabajar para acercarle la Iglesia a los que están “afuera”….darles una posibilidad a acercarse al amor, la alegría, la esperanza, y ver si así se encuentran con la Verdad, para DESPUES quedar por siempre unidos a Dios y formar parte de la familia de la Iglesia. No sé, es mi humilde opinión porque para mi conversión no hubo ningún componente religioso. Fue en 2010, y llegué a estar cara a cara con el Señor gracias a que dejé de lado todo lo que me hacía mal y busqué Su rostro de todo corazón. Y sólo DESPUES de ese encuentro fue que la Iglesia entró en mi vida, o yo en ella…..quizás haya que darle a Francisco la chance de acercarle a Dios a todos los que no lo conocen, quizás haya que rogar para que gracias a esto se unan a nuestra familia, llenos de devoción y anhelo de agradar a Dios y cumplir con los “mandatos” religiosos y morales….

    • josephmaryam dice:

      «Me maravillo de que tan pronto, abandonando al que os llamó a la gracia de Cristo, os hayáis pasado a otro evangelio» (Gal 1, 6).
      Usted, ¿a qué Iglesia pertenece? ¿en qué Evangelio cree?
      Sus palabras son las propias de una persona que no tiene ni idea de lo que es el Evangelio, la Iglesia fundada en Pedro, el sacerdocio, el Papado.
      ¿Pretende llevar a la verdad diciendo mentiras?
      ¿Pretende hacer cumplir los mandamientos de Dios negándolos?
      ¿Pretende rebajar la Verdad Absoluta con una palabrería necia e insensata con la utopía de que algún día van a aceptar la Verdad, el dogma?
      Francisco habla a los que no son de la Iglesia Católica porque él no es de la Iglesia católica. Y habla para formar una nueva sociedad en Roma, para poner las bases de una Iglesia Universal, sin Dios, sin mandamientos divinos, sin leyes morales, sin leyes naturales: una iglesia para todos y para todo, donde el pecado es un valor, una enseñanza, un camino, una vida que hay que obrar para estar en esa Iglesia.
      ¿Hasta cuándo van a estar con la venda en los ojos buscando una razón para excusar, para aplaudir, para alimentar sus soberbias y decirse a sí mismos lo bueno que es Francisco para el mundo y para la Iglesia?
      ¿En qué Cristo cree usted?
      ¿En qué Iglesia cree usted?
      ¿En qué Dios cree usted?
      «Aunque nosotros o un ángel del Cielo os anunciase otro evangelio distinto del que os hemos anunciado, sea anatema?»
      Anatema es Francisco. ¿Por qué se pregunta si Francisco no estará trabajando bien para acercar a los hombres a la verdad si no es capaz de predicar el evangelio de Cristo?
      ¿Es que no tiene usted discernimiento?
      ¿Es que no ve que el Evangelio que predica Francisco no es el de Cristo, sino su invento?
      Y si no predica el mismo Evangelio, ¿no le enseña San Pablo a decir que Francisco es anatema?
      ¿Por qué vuelve usted a su pensamiento de soberbia?
      ¿Por qué quiere defender a un anatema, a una abominación,a un idiota, a un estúpido, a uno que no tiene ni idea de lo que es la vida religiosa, ni la vida del Espíritu, ni la vida moral, ni la vida de los hombres, que no sabe teología ni filosofía?
      ¿En qué mundo de sueños vive usted?
      ¿Por qué se hace la ilusión de que Francisco es bueno?
      ¿Por qué lo llama bueno si San Pablo lo llama anatema?
      ¿Es usted mejor que San Pablo?
      ¿Es usted santa para decir que Francisco es santo?
      Pregunte a los santos del Cielo y le responderán que Francisco es un demonio.
      Pregunte a los demonios del infierno y le responderán que Francisco es uno de ellos.
      Pregunte a los hombres que viven para el mundo y le responderán que Francisco es de los nuestros.
      Pregunte a los masones y verá que están contentísimos de Francisco.
      Pregunte a un verdadero católico, que viva su fe y verá cómo odia a Francisco.
      No sean estúpidos. No quieran ver a Francisco como el salvador de este mundo podrido.
      Francisco condena almas. Tengan dos dedos de frente.
      Y si no los tienen, entonces son unos soberbios que sólo se dedican a decir sus majaderías queriendo justificar a un hombre que no vive la justificación de su Bautismo.

  11. Laodicea dice:

    Con el permiso de josephmarian pongo el siguiente video por si les resulta de interes y quieren comentar algo sobre el:

    • Laodicea dice:

      Perdonen pero el autor, no se porqué ha suprimido el video, o se lo han suprimido, en fin, disculpen. Trataba sobre posibles acontecimientos inminentes a nivel mundial y en la iglesia y su relación con las profecias.
      Disculpen.

  12. José Manuel Guerrero dice:

    ” … que exprese el amor salvífico de Dios previo a la obligación moral y religiosa, que no imponga la verdad y que apele a la libertad”.

    Esta frase es una aberración teológica de tal envergadura, de tal calibre, que solo ha podido formularla un loco de atar. Es de un sin sentido diabólico muy potente que un “religioso católico” apele a la libertad (de conciencia, de expresión, de pensamiento, de movimiento?) para quitar la Verdad de la Iglesia. Sin un sentido moral y religioso, sin un edificio y una estructra moral y religiosa en la Iglesia que acoja y aposente a Dios no hay Verdad. Bergoglio, al poner descaradamente la libertad humana por encima de la Verdad de Dios que, digamoslo las veces que haga falta, es Cristo, nos hace rememorar aquel episodio de la Pasión donde Pilatos, devorado por su soberbia y sus demonios, le pregunta retorcidamente a Cristo: “¿Qué es la verdad? Y cuando hubo dicho esto, salió otra vez a los judíos, y les dijo: Yo no hallo en él ningún delito.” (Juan 18:38). Le pregunta Pilatos a la Verdad qué es la Verdad. Pues en esa misma terrible tesitura está Bergoglio. Pilato tuvo la Verdad ante sus ojos, pero no la conoció. “Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio de la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz.”. Hallar la verdad no es un asunto de lucidez mental ni intelectual, sino del corazón. Bergoglio no conoce la Verdad, no la oye, no la palpa, porque la Verdad una vez conocida no se cambia por nada, no se vende, no se negocia con ella, que es lo que hace diariamente el falso papa con la Verdad. Mercantizarla. Otro masón al igual que él, Rodrìguez Zapatero, llegó a decir lo mismo que Bergoglio pero con otras palabras: ” No es la verdad lo que nos hace libre, sino la libertad lo que nos hace verdadero”. Masonerìa pura y dura manifestada por un majadero igualmente malvado como Francisco.

    «Más que el temor a equivocarnos, espero que nos mueva el temor a encerrarnos en las estructuras que nos dan una falsa contención, en las normas que nos vuelven jueces implacables, en las costumbres donde nos sentimos tranquilos, mientras afuera hay una multitud hambrienta» (EG- n. 49)

    Francisco: “Si la educación de un chico se la dan los católicos, los protestantes, los ortodoxos o los judíos, a mí no me interesa. A mí me interesa que lo eduquen y que le quiten el hambre. En eso tenemos que ponernos de acuerdo”.

    Recordamos las palabras de Pío XI sobre la educación y de paso pidamos a Dios la lucidez necesaria para seguir desenmascarando a este impostor llamado Bergoglio.:

    “Es, por tanto, de la mayor importancia no errar en materia de educación, de la misma manera que es de la mayor trascendencia no errar en la dirección personal hacia el fin último, con el cual está íntima y necesariamente ligada toda la obra de la educación. Porque, como la educación consiste esencialmente en la formación del hombre tal cual debe ser y debe portarse en esta vida terrena para conseguir el fin sublime para el cual ha sido creado, es evidente que así como no puede existir educación verdadera que no esté totalmente ordenada hacia este fin último, así también en el orden presente de la Providencia, es decir, después que Dios se nos ha revelado en su unigénito Hijo, único que es camino, verdad y vida (Jn 14, 6), no puede existir otra completa y perfecta educación que la educación cristiana. Lo cual demuestra la importancia suprema de la educación cristiana, no solamente para los individuos, sino también para las familias y para toda la sociedad humana ya que la perfección de esta sociedad es resultado necesario de la perfección de los miembros que la componen”. (Pío XI, “Divini illus magistri”, n°5)

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: