Lumen Mariae

Inicio » cisma » La gran ceguera de toda la Iglesia

La gran ceguera de toda la Iglesia

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

p15g_large

«Muchos se han hecho anticristos, por lo cual conocemos que es la hora final» (1 Jn 2, 18).

Estamos en el final de los tiempos, porque en la Iglesia muchos sacerdotes, Obispos, Cardenales, se han hecho anticristos: niegan al Hijo, luego «tampoco tienen al Padre» (1 Jn 2, 23). No viven como el Hijo, tampoco hacen la Voluntad del Padre. «El que de sí mismo habla busca su propia gloria» (Jn 7, 18): son muchos los que hablan para el mundo y el mundo los escucha; pero son pocos los que escuchan la Palabra de Dios y cambian de mentalidad.

Son muchos los que están en la Iglesia, vestidos con las vestiduras de Cristo, y no son de Cristo. Y obran en la Iglesia muchos apostolados, y en ninguno de ellos están las obras de Cristo.

Este final de los tiempos, es para ver cómo la Iglesia pasa por la prueba final, que debe sacudir la fe de muchos, porque: «al crecer cada vez más la iniquidad, la caridad de la mayoría se enfriará» (Mt. 24, 12). El mal alcanza su techo, su cima de perfección y, por eso, tiene que venir la persecución a la Iglesia: «Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero, como no sois del mundo, porque Yo, al elegiros, os he sacado del mundo, por eso os odia el mundo» (Jn 15, 19).

Este final de los tiempos es para sufrir con Cristo y por Cristo, porque el «siervo no es más que su Señor. Si a Mí me han perseguido, también os perseguirán a vosotros» (Jn 15, 19-20) .

Francisco es un anticristo, porque niega al Hijo: «¿Pero Jesús es un espíritu? ¡Jesús no es un espíritu! Jesús es una persona, un hombre, con carne como la nuestra, pero en la gloria» (Francisco, 28 de octubre 2013). «¡Él era un pastor! Un pastor que hablaba la lengua de su pueblo» (Francisco, 27 de junio 2014).

Y quien niega al Hijo, niega a la Madre: «Sucede como con María: Si se quiere saber quién es, se pregunta a los teólogos; si se quiere saber cómo se la ama, hay que preguntar al pueblo. María, a su vez, amó a Jesús con corazón de pueblo, como se lee en el Magníficat» (Entrevista en La Civiltà Cattolica, 19 de agosto de 2013). La teología católica no ofrece, para Francisco, el amor auténtico a la Virgen; sino que es la masa, el pueblo, los ignorantes de la Revelación Divina, los que sabe amar a la Virgen. Y termina su blasfemia, diciendo que el Amor de la Virgen a Su Hijo no era el Amor de la Madre de Dios, sino el amor de una mujer, que pertenecía al pueblo judío y que, en el Magnificat, hace un recuerdo de Jesús. Por eso, él llama a la Virgen María: «hija de Tierra Santa» (Invocación por la paz) . Nombre blasfemo y herético. La Virgen no es hija del mundo, no es hija de una tierra de hombres, no es hija de los hombres, porque no tiene pecado original. Su Concepción Inmaculada la hace nacer como Hija del Padre. Y su Maternidad Divina la pone en Su Hijo, Madre del Hijo. Y Su Hijo no es el hijo de Tierra Santa, no es el hermano del pueblo judío, sino que es el Rey de Reyes y el Señor de Señores. Y, por eso, la Virgen María es la Reina del mundo, la Reina de todos los pueblos, la Reina que gobierna al lado derecho del Rey, por ser la Esposa del Espíritu Santo.

Y quien niega al Hijo, niega su doctrina: «Ahora, después de madura reflexión, considero oportuno que tal grupo, mediante el presente Quirógrafo, sea instituido como un «Consejo de Cardenales», con la tarea de ayudarme en el gobierno de la Iglesia universal y de estudiar un proyecto de revisión de la Constitución Apostólica Pastor bonus sobre la Curia Romana» (Francisco, 28 de octubre 2013). Con su gobierno horizontal, Francisco se da gloría a sí mismo, porque no puede hacer la Voluntad del Padre.

«Mi doctrina no es Mía, sino del que Me ha enviado» (Jn 7, 16): Francisco se ha atrevido a cambiar la Revelación Divina, hecha por el Verbo Encarnado a Sus Apóstoles. En esa Revelación Divina, el Señor dejó a Su Iglesia un gobierno vertical en San Pedro y en sus sucesores. Francisco ha roto el dogma del Papado. Lo ha anulado, creando una nueva iglesia en el Vaticano, con un nuevo gobierno, integrado por anticristos, por una Jerarquía que niega al Hijo: niega la doctrina de Cristo. Niegan los dogmas.

«Quien quisiere hacer la Voluntad de Él conocerá si Mi doctrina es de Dios o si es Mía» (Jn 7, 17). Es fácil deducir que Francisco no hace la Voluntad del Padre porque no da la doctrina de Cristo, sino su doctrina: un magisterio que no es de la Iglesia Católica y que, por tanto, el católico no puede obedecerlo, no puede seguirlo, no puede santificarse con él. No se puede prestar obediencia a la mente de Francisco ni de su gobierno horizontal. Ninguna obediencia. Ningún sometimiento de la mente. Aunque hable cosas verdaderas, debe ser tenido como un hereje y un cismático dentro de la Iglesia Católica. Por supuesto, en su iglesia, Francisco es un santo. Un santo que le gusta pecar. Un santo que vive lo del mundo. Un santo que no sabe nada de la vida de la santidad.

Francisco está sentado en el Trono de Dios para buscar su gloria, porque está sediento de la gloria del mundo: «El que de sí mismo habla busca su propia gloria» (Jn 7, 18). Es la consecuencia de no seguir la doctrina del Hijo. Francisco, cuando habla, habla de lo que hay en su mente, en su intelecto humano. Ensalza sus ideas y las propaga por todas las redes sociales, para que todos le aplaudan y le llamen santo.

Francisco es un judío. Y los judíos no son hijos de Abraham ni de Dios, sino del diablo.

Francisco no hace las obras de Abraham: que es creer en la Revelación Divina. Es un hombre sin fe, porque considera la fe de Abraham como un recuerdo de lo que Dios habló: «la fe de Abrahán será siempre un acto de memoria. Sin embargo, esta memoria no se queda en el pasado, sino que, siendo memoria de una promesa, es capaz de abrir al futuro, de iluminar los pasos a lo largo del camino» (LF, n 9). Y esta fe, que es una memoria del futuro, «se pone en relación con la paternidad de Dios, de la que procede la creación: el Dios que llama a Abrahán es el Dios creador» (LF, n. 11). Francisco sólo cree en un Dios Creador, que es Padre de la creación, pero que no es Padre del Hijo: «La gran prueba de la fe de Abrahán, el sacrificio de su hijo Isaac, nos permite ver hasta qué punto este amor originario es capaz de garantizar la vida incluso después de la muerte» (LF, n. 11). Y la Palabra de Dios, que es la doctrina de Cristo, enseña: «¿Quieres saber, hombre vano, que es estéril la fe sin obras? Abraham, nuestro padre, ¿no fue justificado por las obras cuando ofreció sobre el altar a Isaac, su hijo?¿Ves cómo la fe cooperaba con sus obras y que por las obras se hizo perfecta la fe?» (St 2, 20-21). Porque Abraham creyó a Dios, creyó a Su Palabra, fue justificado y «fue llamado amigo de Dios». Francisco habla de una garantía que no tiene nada que ver con la fe, sino con su idea de la creación, en la que no existe el pecado. Isaac, en la mente de los Santos Padres, aceptando el sacrificio, es figura de la sumisión de Cristo a la Voluntad del Padre. Pero esto, Francisco, no puede enseñarlo, porque ha negado al Hijo.

Francisco no es hijo de Dios, porque no ama a Jesucristo, sino que lo odia: «Si Dios fuera vuestro padre, me amaríais a Mí; porque Yo he salido y vengo de Dios, pues Yo no he venido de Mí Mismo, antes es Él quien me ha enviado» (Jn 8, 42). Para Francisco, Jesús ha salido de la memoria del hombre. Es un concepto humano, no una realidad. Para Francisco, Jesús no es el Hijo del Padre, no es el Hijo de Dios. Es la conquista del hombre en su mente humana.

a. Francisco niega que el alma pueda conocer a Jesús por sí misma: «¿Cómo podemos estar seguros de llegar al “verdadero Jesús” a través de los siglos? Si el hombre fuese un individuo aislado, si partiésemos solamente del «yo» individual, que busca en sí mismo la seguridad del conocimiento, esta certeza sería imposible. No puedo ver por mí mismo lo que ha sucedido en una época tan distante de la mía» (LF, n. 38). Está negando que Dios pueda revelarse a cada alma y la posibilidad de la fe en cada alma: «Es imposible creer cada uno por su cuenta» (LF, n. 39) . La fe, para Francisco, no es un don de Dios a cada alma, sino un don a un grupo de personas, a una comunidad. Nadie puede creer en Jesús. Nadie puede creer en Dios. La fe no es para el alma, sino para una vida social, para un pueblo del mundo, para todo el mundo: es una globalización.

b. Francisco niega la Tradición Divina en la Iglesia: «El pasado de la fe, aquel acto de amor de Jesús, que ha hecho germinar en el mundo una vida nueva, nos llega en la memoria de otros, de testigos, conservado vivo en aquel sujeto único de memoria que es la Iglesia. La Iglesia es una Madre que nos enseña a hablar el lenguaje de la fe» (LF, n. 38). Todo es cuestión de memoria, pero no de la fe de cada Santo. Es el conjunto de conocimientos que los hombres han tenido en Jesús, es lo que cada uno ha pensado y se ha recogido, y eso es la enseñanza en la Iglesia: el lenguaje de la fe. La Iglesia no enseña a creer en la Revelación Divina, no enseña a creer en Jesús, sino que ofrece un lenguaje humano, que es adaptado a los tiempos que corren. Enseña a recordar a Jesús, lo que otros han pensado de Jesús. Por eso, tiene que decir: «El Vaticano II supuso una relectura del Evangelio a la luz de la cultura contemporánea (…) El trabajo de reforma litúrgica hizo un servicio al pueblo, releyendo el Evangelio a partir de una situación histórica completa» (Entrevista en La Civiltà Cattolica). Se carga el Vetus Ordo, porque es una mentalidad antigua, que no corresponde con los nuevos tiempos. Y, por eso, ha destrozado a los Franciscanos de la Inmaculada. Son las obras de un hombre que no cree en nada, sólo en lo que hay en su enorme cabeza humana.

c. Francisco niega el Misterio de la Eucaristía: «la eucaristía es un acto de memoria, actualización del misterio, en el cual el pasado, como acontecimiento de muerte y resurrección, muestra su capacidad de abrir al futuro, de anticipar la plenitud final» (LF, n. 44). La Eucaristía es sólo un acto de memoria. Es traer lo que Jesús hizo en la Cena y ponerlo en la actualidad. El pasado es un hecho histórico en que se dio la muerte de Cristo y su resurrección. Y eso se da en la actualidad, porque la Iglesia enseña el lenguaje de esa fe. En cada misa, se hace un recuerdo, con unas palabras, con unos ritos, y eso es la Eucaristía: el acto de memoria del hombre. Y, por tanto, Francisco tiene que negar la Presencia Real de Jesucristo en las especies del pan y del vino: «El pan y el vino se transforman en el Cuerpo y Sangre de Cristo, que se hace presente en su camino pascual hacia el Padre: este movimiento nos introduce, en cuerpo y alma, en el movimiento de toda la creación hacia su plenitud en Dios» (LF, n. 44).

Francisco es un hombre sin fe, es decir, un hombre que vive en su pensamiento humano, que pone la fe en sí mismo: «la luz de la fe es una luz encarnada, que procede de la vida luminosa de Jesús. Ilumina incluso la materia, confía en su ordenamiento, sabe que en ella se abre un camino de armonía y de comprensión cada vez más amplio» (LF, n. 34). Francisco es un gnóstico, es decir, una persona que piensa la fe, que meditando con su razón, anula la fe. Y, por eso, siendo la fe una luz encarnada, tiene que decir: «La gracia supone la cultura, y el don de Dios se encarna en la cultura de quien lo recibe» (EG, n. 115). La fe, esa luz encarnada, está en cada cultura de los hombres, está en el mundo. La Gracia supone la naturaleza, no la cultura. Con esa expresión, Francisco anula la esencia de la Gracia. Ya no es la Vida de Dios en el alma, sino un conjunto de ideas que los hombres tienen sobre la Revelación de Dios, que iluminan el alma: «La gracia no forma parte de la conciencia, es la cantidad de luz que tenemos en el alma, no la de sabiduría o de razón. También usted, sin su conocimiento, puede ser tocado por la gracia» (Entrevista a Scalfarri). Es algo que se encarna en el hombre, que procede de esa vida luminosa de Jesús. Francisco está tocando el panteísmo: esa luz, que viene de Jesús, y que se encarna en todos los hombres. Y, por eso, tiene que decir: «El Hijo de Dios se encarnó para infundir en el alma de los hombres el sentimiento de hermandad. Todos somos hermanos e hijos de Dios» (Ibidem).

La fe no es un don divino, sino una luz encarnada. Y que se da todos los hombres, no importa su religión, sus pecados, sus creencias. Luz que viene de la vida luminosa de Jesús, pero que no viene de la Palabra de Dios. Jesús tiene una vida luminosa, pero no posee una Vida Divina. No es Dios. Y esa luz luminosa ilumina toda la creación: «La luz de la fe en Jesús ilumina también el camino de todos los que buscan a Dios, y constituye la aportación propia del cristianismo al diálogo con los seguidores de las diversas religiones» (LF, n. 35). Está haciendo, Francisco, su misticismo, su experiencia de la vida de su mente, que le lleva al amor de lo creado y al diálogo con todos los hombres, con todas las religiones, porque «el hombre religioso intenta reconocer los signos de Dios en las experiencias cotidianas de su vida, en el ciclo de las estaciones, en la fecundidad de la tierra y en todo el movimiento del cosmos. Dios es luminoso» (LF, n. 35). Por eso, Francisco tiene que abrirse al mundo y unirse con todas las iglesias, con todas las confesiones, porque todos tienen la luz de Dios en sus almas.

Ese todos somos hermanos le lleva al masonismo: a creerse dios en su mente humana. Porque todo masón es dios para sí. No cree en Dios como un ser distinto. Sino que cree en Dios como el que el hombre es en sí mismo. El masón destruye la metafísica del ser: anula a Dios, para ponerse él mismo: el ser del hombre como dios, que es el pecado de Lucifer.

Francisco no es el Anticristo, sino el bufón del Anticristo. Uno que habla, da discursitos a todo el mundo, cuenta sus fábulas en todas partes, y la gente ríe sus idioteces en los medios de comunicación. Eso es ser bufón: nadie lo ataca. Todos son respetuosos con su lengua de demonio y se dedican a decir que su doctrina es maravillosa. A esta estupidez ha llegado la fe de mucha Jerarquía en la Iglesia Católica. No se puede comprender cómo sacerdotes, que tienen tanta teología, no son capaces de llamar a Francisco: hereje, cismático, modernista, progresista, racionalista, panteista, etc. Sino que dicen que su magisterio es de lo más alto que nunca se ha oído en la Iglesia. Esto sólo significa una cosa: hay una consigna de Roma, hay una orden de Roma, para que nadie critique a Francisco, sino que lo apoyen en su gran negocio en la Iglesia. Y, por esa orden, los sacerdotes que han levantado su voz un poco, ahora le hacen la pelota al ignorante de Francisco. Y eso es mayor pecado y mayor ceguera en la Jerarquía: ciegos van a un Sínodo ciego, guiado por un ciego. Y van a salir más ciegos de lo que están.

¡Gran oscuridad es lo que existe en la Iglesia! ¡Profunda ceguera en toda la Jerarquía! ¡Gran pecado que exige un gran castigo! Porque la Jerarquía está para enseñar, guiar y santificar a las almas por el camino de la Verdad. Y todos son unos mentirosos cuando están callando las continuas herejías de Francisco. Y si callan, las almas se pierden y van camino del infierno. Si no sois capaces de ver a un ciego, es que sois ciegos también.

Anuncios

10 comentarios

  1. Elias dice:

    Sobre los libros que comenta Gloria he encontrado esta dirección en internet:

    http://www.escuelasdemaria.org/utilidad.htm

  2. Gloria Garcia dice:

    Comentario a lo dicho por José Manuel Guerrero el día 28 de junio.

    Tengo una respuesta positiva y muy consoladora para usted y para todos los que están anhelando una figura como Catalina de Siena, quien actuó como lumbrera de su tiempo y cumpliendo una orden del Señor, corrigió al Papa.

    Catalina ya está ejerciendo en el mundo, denunciando la maldad y las obras de las tinieblas y poniendo en alto la Verdad, conforme a la Revelación de Jesucristo.

    Su vida transcurre desde 1987, al servicio de Dios y de su Palabra. Su obra está constituida por 9 libros y uno que saldrá a la luz, en el que todo esto que sucede en la Iglesia se verá muy claro.

    Los títulos de los libros son: “María, Puerta del Cielo”.” María, Estrella de la Evangelización”. “María, Trono de la Sabiduría”. “La Escuela de María”. “Mensajera del Amor Divino”. “Marannathá, (Ven Señor Jesús)”. “La Verdad Espada que Divide, Tomos I y II”. “La Torre de Babe”, l y el próximo a salir “La Luz Disipa las Tinieblas”.

    Conozco a fondo esta obra y no solo por la solidez doctrinal de la misma, sino por su carácter profético, es digna de leerse, pues en muchos aspectos denuncia y profetiza todo lo que está sucediendo hoy en la Iglesia y en el mundo.

    El Señor llama a esta persona la Catalina del Siglo XX y al leer los libros se comprende el por qué.

    Estrella

    • LAODICEA dice:

      Podría usted dejar un enlace o una referencia web para poder leer algo más sobre esta Sierva de Dios, un abrazo en Cristo y muchas gracias.

  3. Alejandros dice:

    En Garabandal dijo la Virgen a la muerte de Juan XXIII: Ya solo quedan cuatro papas y comienza el fin de los tiempos (NO el fin del mundo).
    Si observamos no dijo quedan 5, o 7 o 12 papas, dijo 4. Es decir, si Benedicto XVI es el 4º papa, despues de el se cumple la 2ª Tesalonicenses 2. Benedicto XVI es el katejon, que habia de ser quitado del trono sagrado para que las dos bestias del Apocalipsis 13, usurparan la sede. Ademas, no hace falta ser un pitagorín para entender que Francisco, el papa ilegítimo, es un traidor, un judas para la Iglesia, por todo lo que hace y dice. Muy pronto se producirá un Cisma y unos seguirán a Francisco (los que se han de condenar) y otros seguirán a Benedicto (los que se quieren salvar). Se cumplirá la profecía de Catalina Enmerick: dos papas enfrentados.
    El famoso Papa Pedro II, será nombrado por Cristo el dia de la Parusía, comenzando una nueva etapa solo para la humanidad obediente a Dios, en el paraíso terrenal.
    Un saludo.

  4. Raul Patiño dice:

    Hay una confluencia de fuerzas del mal como nunca, empleando técnicas masivas de control social, y una amplia campaña de marketing para exaltar a Francisco.
    Hay, igualmente, más de dos siglos de trabajo paciente realizado por la masonería y 50 años de toma paulatina de la Iglesia Católica, donde Francisco entró a asegurar esos logros obtenidos, mientras prepara nuevos golpes.
    Hay millones de católicos en grupos de oración que creen que el falso profeta llegará atacando abiertamente a la Santísima Virgen y la Santa Misa. La ingenuidad de ellos es tan grande que no saben leer entre líneas, ni desentrañar la esencia del mensaje contra la sana doctrina. Ellos siguen esperando que el anticristo llegue diciendo “yo soy el anticristo” y el falso profeta diga “yo soy el falso profeta”.
    Mientras dicen “este papa tiene errores pero hay que dejarlo” o “vamos a orar por él pero la obediencia no se puede acabar”.
    ESTAN ECLIPSADOS, HIPNOTIZADOS y una de las causas es que no buscan primero la verdad sino a los hombres y sus protagonismos.
    Lo más triste es que esos grupos de oración se convertirán en instrumento del anti cristo para señalar a los que llaman fanáticos, que en realidad serán los católicos verdaderos en un pequeño rebaño.

    http://www.elcatolicismo.co

  5. José Manuel Guerrero dice:

    Le repito el dato: ” De 400 frailes de la inmaculada, 40 ya se han largado.” Han dejado los “monasterios contemplativos”, como dirìa la mala vìbora. Esto solo en el ùltimo año. Y lo que queda. Gente que busca y necesita abrazar la Cruz de Cristo, Nuestro Señor, siendo perseguida para que la profecìa del falso papa totalitario se haga realidad. No termino de ver inmolación alguna en estos gestos. Y sì mucha cobardìa. Espero equivocarme.

  6. José Manuel Guerrero dice:

    Padre, porqué en estos tiempos no tenemos a ninguna Catalina de Siena en la Iglesia?. Tan mal estamos?. Quitando a usted y sus enseñanzas, estamos huérfanos. Necesitamos verdaderos jabatos de la fe, y en cambio, todo es oscuridad. Y podredumbre. De 400 frailes de la inmaculada, 40 ya se han largado.

    • josephmaryam dice:

      Porque es el tiempo de la maldad, no es el tiempo de los Santos, de los jabatos de la fe. Es el tiempo para purificar la Iglesia: es decir, para apartar de ella toda la cizaña y así poder hacer la Iglesia que quiere el Padre. Porque, durante 20 siglos, al estar unidos las dos cosas (trigo y cizaña), es dificultoso mantenerse siempre en la Verdad, porque la maldad va creciendo. Y los Santos de cada tiempo han puesto las cosas en su sitio. Pero el mal seguía de otra manera. Mientras el demonio esté suelto, no es posible la Iglesia que Dios quiere. Cuando el demonio sea atado por mil años, entonces, en la Iglesia no habrá estas cosas que vemos: una Jerarquía temerosa, dudosa, miedosa, apática, conformista con el mundo, que no lucha por la verdad, sino por sus verdades, que conciben la Iglesia como algo humano o histórico, pero no como algo divino, no como la guía del Espíritu en cada alma.
      Habrá santos, pero en la persecución. Es cuando las almas despiertan: cuando les tocan su vida humana, material, carnal y les obligan a algo que no quieren. Cuando el dolor se sufre en carne propia, entonces no importa decir las verdades aunque todo el mundo se oponga.
      Pero cuando se vive bien, sin querer problemas con nadie, entonces que otro resuelva el asunto.

  7. Marita dice:

    «Quien quisiere hacer la Voluntad de Él conocerá si Mi doctrina es de Dios o si es Mía» (Jn 7, 17). Es fácil deducir que Francisco no hace la Voluntad del Padre porque no da la doctrina de Cristo, sino su doctrina: un magisterio que no es de la Iglesia Católica y que, por tanto, el católico no puede obedecerlo, no puede seguirlo, no puede santificarse con él.

    ¿Cómo puede Francisco hacer la voluntad del Padre cuando ni el mismo entiende la sana doctrina? ¿Qué le ha pasado a Francisco, por qué enseña una doctrina que no es de Cristo?
    Santa Catalina de Siena :
    La ciencia en sí es buena y perfecta cuando el que la posee tiene la ciencia de una vida buena y honesta junto con la verdadera humildad. Sin embargo, la del soberbio, deshonesto y malvado en su vida, es un veneno. De la escritura no entienden más que la letra, y oscuramente, porque han perdido la luz de la razón y tienen su entendimiento ofuscado…

    • josephmaryam dice:

      Francisco nunca ha enseñado la verdadera doctrina, ni cuando era sacerdote, ni Obispo, ni ahora que se sienta en la Silla que no le corresponde. Es un soberbio que sólo mira su mente humana y la pone por encima de Dios.

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: