Lumen Mariae

Inicio » 666 » El encuentro de oración para abrir el nuevo orden mundial

El encuentro de oración para abrir el nuevo orden mundial

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

Francisco_Abbas_Peres_

El ocho de junio se va a realizar un encuentro de oración por la paz entre tres personajes que no tienen fe en Cristo: Francisco, Shimon Peres y Mahmud Abbas.

Tres hombres, tres políticos, tres mentirosos.

Tres hombres, tres ideas, tres obras de destrucción.

Tres hombres unidos en un mismo lenguaje humano, para una falsa paz entre los hombres y en la Iglesia.

Este encuentro de oración, para conseguir una falsa paz, es el sello del pecado de orgullo que Francisco ha obrado en su viaje a Jerusalén. Es su sello; es decir, es el broche de oro como termina su pecado.

Es de fariseos reunirse a orar sin creer en Cristo. Es de hipócritas hacer un encuentro, para llamarlo de oración, cuando todos saben que es para hacer propaganda del falso ecumenismo. Se reúnen para nada. Sólo para seguir obrando su pecado.

Francisco se ha querido convertir en el hombre de paz en Jerusalén. A eso ha ido: para tomarse la foto con los judíos, con los musulmanes, lamentarse del sufrimiento de los hombres, darse un abrazo fraterno y así aparentar, ante todos, lo bien que hace las cosas en la Iglesia.

Muchos no han comprendido la unidad que pide Cristo en Su Iglesia. Muchos siguen como bobos lo que un hombre sin cultura religiosa, sin vida espiritual, sin deseos de ser santo, hace en la Silla de Pedro. Y quieren analizar su gobierno desde la mentira de sus obras. Y, porque no son capaces, no tienen agallas de llamar a Francisco como un hereje formal, como el que ha abierto la apostasía formal en la Iglesia, entonces se dedican a escribir ríos de tinta sobre las maravillas que Francisco hace en la Iglesia.

Y esto es señal de que en la Iglesia no hay ninguna santidad. No hay santos, hoy día, en la Iglesia. Hay mucha gente que habla de los santos y que piden que se declaren santos, pero –a la hora de la verdad- cuando es necesario levantar la voz de la santidad contra un hereje, como es Francisco, todos miran a otro lado, todos cierran sus bocas, todos buscan una razón que les ayude a seguir obedeciendo a Francisco.

¡Da pena y asco cómo está toda la Iglesia! Bebiendo de las faldas de uno que no sabe sentarse en la Silla de Pedro, sino que se acomoda para darle gusto a la gente que le escucha.

Tres hombres, tres ideas del mal: el comunista Francisco; el judío Peres; el musulmán Abbas. Ninguno de los tres cree en el Dios católico. Y, entonces, ¿a quién van a adorar en ese encuentro de oración? ¿Al Dios de los tres? ¿A los tres dioses respectivos? ¿Al Dios desconocido que está en los tres?

¿Para qué se van a reunir si no van adorar a Jesucristo? ¿Van a ir a la capilla, al Sagrario, se van arrodillar y a pedir perdón a Dios por sus pecados? Por supuesto, que no lo van a hacer. Entonces, ¿qué va a ser ese encuentro? Un reírse de todo el mundo y de toda la Iglesia. Una risotada. Una bufonería. Una payasada.

Y no es otra cosa.

«Ante todo, te ruego que se hagan peticiones, oraciones, súplicas y acciones de gracias por todos los hombres, por los emperadores y por todos los constituidos en dignidad, a fin de que gocemos de vida tranquila y quieta con toda piedad y honestidad» (1 Tim 2, 1).

San Pablo enseña las cuatro cosas que toda oración debe tener para que sea agradable a Dios: hay que pedir a Dios su Voluntad (= ποιεῖσθαι δεήσεις); hay que orar con el corazón (= προσευχάς); hay que suplicar con la Sangre de Cristo (= ἐντεύξεις); hay que dar gracias en la Eucaristía (= εὐχαριστίας).

Por tanto, todo encuentro de oración debe cumplir con esto. Si a Dios no se le pide Su Voluntad; si el corazón permanece cerrado por el pecado, impidiendo orar; si no se unen los sufrimientos de los hombres con el sufrimiento redentor de Cristo; si no se pone en el Altar esa oración del corazón; entonces, vana es toda oración, inútil, innecesaria, porque Dios no escucha la oración del que vive en su pecado y no se ocupa de quitarlo.

Muchas naciones están en guerra, y los hombres se matan sin piedad unos a otros, porque los hombres han arrojado a Dios de las naciones y de los pueblos, de las familias y de los corazones. Y, por eso, en el mundo se termina una guerra y se comienza otra, porque donde hay injusticias y desorden espiritual, tiene que brotar, de forma necesaria, la discordia y las luchas que no cesan.

Tres hombres que no creen en el Dios verdadero, no creen que Dios es el que da la paz. Si lo creyeran, entonces no estarían donde están: estarían, cada uno, expiando sus pecados y preparándose para morir en la Presencia de Dios.

Pero son tres hombres que ya no creen en Dios, sino que hablan cosas de Dios para engañar a todos los hombres. Usan su lenguaje humano para poder unir tres ideas en una sola: comunismo (= el bien común regido por unos y para sólo unos pocos), sinoismo (= máximo poder, fascismo, dictadura) y la idea musulmana (= la vida conquistada por la fuerza, la destrucción y la muerte).

Es necesario poner el fundamento de un nuevo orden mundial: una globalización, un bien común, una comunidad de hombres, regidos por una mano de hierro, que lo destruya todo, que lleve hacia la muerte, que tenga el sello de la mentira.

Estos tres hombres, que no son capaces de creer en Dios, sino que sólo creen en su lenguaje humano: la fraternidad, la tolerancia, el diálogo para encontrar la idea que valga, que triunfe, el encuentro con las culturas de los hombres para dominarlos en sus vidas; y que sólo por un motivo político, humano, material, se van a reunir para una oración al demonio.

Estos tres hombres han construido un mundo pagano, cuyo dios ha conquistado una gran parte de la humanidad y de la Iglesia. Ese dios los dirige y gobierna, los seduce y los enloquece. Tres hombres desobedientes a Dios y a Su Santa Ley. Tres hombres que viven en sus pecados: de soberbia, de orgullo, de prepotencia y de lujuria. Tres hombres, seducidos por el mal, para seducir al mal. Hablan para engañarse a sí mismos y a los otros. Hablan para desearse el mal con bonitas palabras. Hablan para dar un consuelo humano apuñalando el corazón.

Tres hombres que creen que todo está bien y, por tanto, ignoran la raíz de todo mal en el mundo: el pecado. E ignorando esta raíz, no son capaces de ver al autor del pecado, su acción en medio de los hombres: el demonio.

Pobres hombres, que hacen un encuentro para una oración de la paz, y no hay manera de que alguien los pueda salvar de la Ira Divina, porque no quieren quitar sus pecados de la vista de Dios.

Ellos se reúnen para tender sus manos al otro, para abrazar el pecado del otro, para guiar al otro hacia el pecado. Y no se reúnen para ayudarse uno al otro a dejar sus pecados, a mirar sus pecados, a llamar al pecado con el nombre de pecado, a arrepentirse de sus pecados. Ellos se tienden las manos, y ¿quiénes les tenderá a ellos las manos para salvarlos, cuando ellos han hundido tantas manos en el abismo, en el infierno? ¡Cuántos corazones se están perdiendo a causa de estos tres hombres, por el pecado de estas tres mentes diabólicas!

¡No hay derecho a ese encuentro de oración! Es una bofetada a la Santidad de la Iglesia.

Ese encuentro de oración es el resultado de las desviaciones en la fe, de Francisco y de toda la Jerarquía infiltrada. No es la Voluntad de Dios, porque ese encuentro no busca el bien divino, sino sólo el bien de los hombres, de unos pocos hombres que se atreven, en su prepotencia, a hablar en nombre de todos.

Quien en su vida acepta la mentira, hace estragos en los hombres y en el mundo.

En un mundo dominado por pasiones turbulentas, frutos del pecado, ¿con qué clase de lenguaje humano sobre la paz se va a quitar esa turbulencia de las pasiones? ¿Con qué palabrería barata y blasfema sobre la paz se va anular la guerra que cada hombre siente en su interior por sus pecados?

Sólo la Gracia, que Cristo ha conquistado en la Cruz, pone al hombre en la paz. Pero los hombres, cuando hablan de paz, inician una guerra. ¡Siempre! En un mundo donde Dios no tiene cabida, hablar de paz es obrar la guerra.

Y, entonces, ¿por qué la Iglesia quiere engañarse con ese encuentro de oración? Porque sigue a un mentiroso, a uno que engaña, a un falsificador de Cristo y de Su Iglesia.

Pero, ¿todavía no habéis comprendido lo que es Francisco? ¿No veis sus obras? ¿No veis que está destruyendo la Tradición, que no se sujeta al Magisterio de la Iglesia, ni a lo que los Papas han enseñado? Se desmarca de todos los Papas. Y nombra a los Papas que le conviene para apoyar su mentira en la Iglesia. ¿No veis que, en su orgullo, se pone por encima de la autoridad divina para afirmar el pecado, para valorar el pecado, para que todos digan que el pecado es un bien, una virtud, un camino en la Iglesia?

Toda la Iglesia está con una venda en los ojos. Y eso es un castigo divino: no habéis querido a un Papa legítimo. Habéis trabajado, durante 50 años para oponeros al Papa, para desobedecerlo en muchas maneras, y habéis visto el camino para apartarlo de su gobierno; pues, ahora, toda la Iglesia tiene lo que ha buscado: a un hombre que les entretenga y que los lleve, riendo, hacia el infierno.

Esto es Francisco: un bufón de la Corte, que enseña a vivir la vida, por encima de la toda ley divina. Una enseñanza para un infierno eterno, para una condenación.

Y, muchos, no acaban de verlo. Y sólo por su soberbia: como hoy dice una herejía, pero mañana dice lo contrario, entonces Francisco no es hereje formal. Y, en su soberbia, no ven que el lenguaje humano, que usa Francisco, es la herejía formal. No caen en la cuenta de eso, porque no entienden lo que significa ser pertinaz en la herejía.

Hoy los herejes defienden sus herejías dando vueltas y vueltas a sus palabras, para que nadie atienda a la herejía. Para que esas palabras parezcan bellas y, sin embargo, sean totalmente heréticas.

La herejía actual se hace hablando a la mente, no defendiendo la herejía; es decir, diciendo al hombre lo que quiere escuchar. Y se habla de todo: del pecado, de Cristo, de la cruz, de la penitencia, del demonio, etc. Pero se dice lo contrario, se dicen barbaridades, mentiras, errores. Y todos pueden ver esos errores. Pero, como se habla a la mente, como se habla para persuadir al otro que es conveniente hacer una cosa, entonces todos quedan cogidos en el lenguaje humano totalmente herético. Hoy el hereje es pertinaz en su lenguaje humano. No defiende una clara herejía sino que defiende su lenguaje humano, su forma de expresar su herejía formal. Si Francisco no fuera hereje formal, entonces hablaría la verdad, sin poner una mentira. Y, sin embargo, no hay homilía, no hay discurso, no hay encíclica, no hay documento que tenga una verdad clara, sencilla. No existe. Todo es una mezcla de verdades y de mentiras. Aquí está su herejía formal, en su lenguaje humano, que lleva a la apostasía formal: todo el mundo copiando ese lenguaje.

Por eso, muchos hacen publicidad a los dichos de Francisco, y están cometiendo la apostasía. ¡Qué pocos saben oponerse a Francisco! Tienen miedo de decir: Francisco no es Papa. No pueden. Por lo mismo. Por el lenguaje humano. De eso viven en la Iglesia: su fe inventada; su Papa inventado; su estructura de obediencia inventada.

No hay gente en la Iglesia sin pelos en la lengua. No la hay, ni tampoco la va a ver, porque todos se han tragado el anzuelo de la masonería. Y todos siguiendo a un bufón sin saber que es bufón. Le da importancia de un Papa. Y Francisco, de Papa, no tiene ni un pelo.

Anuncios

8 comentarios

  1. Matias Esteban dice:

    Gráfico de la Falsa Trinidad, Profana o Satánica:

    http://cespedplateado.blogspot.com.ar/search?q=falsa+trinidad

  2. Matias Esteban dice:

    Hay que comprender esto:

    Son dos las Bestias; siguiendo la interpretación del Padre Leonardo Castellani: la Bestia del mar, es el Anticristo; porque el mar en la Sagrada Escritura es símbolo del mundo de la política, que como los mares, siempre esta sujeto a cambios y vaivenes.

    Apocalipsis 13

    1 Entonces vi que emergía del mar una Bestia con siete cabezas y diez cuernos. En cada cuerno tenía una diadema, y sobre sus cabezas había leyendas con nombres blasfemos.

    2 Parecía una pantera, pero tenía las patas como las de un oso y la boca como la de un león. El Dragón le cedió su poder y su trono con un inmenso imperio.

    La otra Bestia, es Jorge Bergoglio, el Falso Profeta, la Bestia de la tierra, que simboliza la religión, pues esta es algo estable, siempre firme, como nuestros dogmas católicos.

    Como reza el lema de la Orden de los Cartujos: Stat Crux dum volvitur orbis (La Cruz estable mientras el mundo da vueltas, o, Cruz constante mientras el mundo cambia).

    Apocalipsis 13

    11 En seguida vi surgir de la tierra otra Bestia que tenía dos cuernos como los de un cordero, pero hablaba como un dragón.

    12 Esta Bestia ejercía todo el poder de la primera y estaba a su servicio; y logró que la tierra y sus habitantes adoraran a la primera Bestia, a aquella cuya llaga mortal se había cicatrizado.

    Y la Santísima se opone a estas dos bestias, es la Mujer vestida del Sol:

    Apocalipsis 12:

    1 Y apareció en el cielo un gran signo: una Mujer revestida del sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas en su cabeza.

    Roguemos a la Madre de Dios que nos guarde bajo su Manto

  3. ana dice:

    Uffffff.Vengo indignada,he ido a Misa,Dia de MARIA REINA y ni una sola mencion a la Virgen,ni una Salve!!!!!nada!!!!!!!!Me ha faltado muy poco para ir a hablar con el sacerdot y preguntarle xq no había hecho una sola mencion!!!Dios mio que dificiles tiempos estamos viviendo.El desprecio absoluto a LA VIRGEN y nadie dice nada!!!de verdad q me he tenido q controlar,y no se…si he hecho bien!

  4. Matias Esteban dice:

    Esta preparando el camino para la llegada del Anticristo, es su “profeta”…esta allanando los senderos, para su “señor”, el hijo espiritual de Satanás.

    Esta clamando por una “conversión”, no del corazón como predicaba Juan el Bautista, mientras bautizaba en el Jordan, disponiendo a las gentes para la venida de Cristo; sino que Francisco llama a la sumisión ciega para que acepten sus programas de desarrollo hacia la paz…que sera dada al mundo por el hombre impío, como lo llama San Pablo:

    SEGUNDA CARTA A LOS TESALONICENSES:

    1 Acerca de la Venida de nuestro Señor Jesucristo y de nuestra reunión con él, les rogamos, hermanos,

    2 que no se dejen perturbar fácilmente ni se alarmen, sea por anuncios proféticos, o por palabras o cartas atribuidas a nosotros, que hacen creer que el Día del Señor ya ha llegado.

    3 Que nadie los engañe de ninguna manera. Porque antes tiene que venir la apostasía y manifestarse el hombre impío, el Ser condenado a la perdición,

    4 el Adversario, el que se alza con soberbia contra todo lo que lleva el nombre de Dios o es objeto de culto, hasta llegar a instalarse en el Templo de Dios, presentándose como si fuera Dios.

    Dios y la Santísima bendigan a los sacerdotes y laicos que están llevando adelante esta misión, como dignos Apóstoles de los últimos tiempos antes de la Venida Gloriosa de Nuestro Señor.

    APOCALIPSIS 22

    19 Y al que se atreva a quitar alguna palabra de este Libro profético, Dios le quitará su parte del árbol de la vida y de la Ciudad santa, que se describen en este Libro».

    20 El que garantiza estas cosas afirma: «¡Sí, volveré pronto!». ¡Amén! ¡Ven, Señor Jesús!

    21 Que la gracia del Señor Jesús permanezca con todos. Amén.

  5. josephmaryam dice:

    Nunca Francisco va a decir a los hombres ni a la Iglesia que hablen la Verdad, que digan la verdad al otro. Nunca. Él está en su juego dialéctico: su falsa misericordia, su falsa ternura. Y, por supuesto, que lo dice en nombre del Evangelio: pone por testigo a la Palabra de Dios, busca el pasaje que más le convenga a su berborrea, y lanza su mentira. Como en el samaritano del Evangelio hizo eso, entonces todos a hacer los mismo.
    Así siempre habla un hombre que no tiene la verdad: coge verdades, que le gustan, para dar su juego mental, su lenguaje humano, su idea, que es siempre contraria a la verdad.
    Francisco no es un hombre que enseña a practicar la virtud. Nunca. Es el hombre que baila en torno a los demás hombres, que los entretiene, que les da lo que ellos quieren vivir, para llevarlos a todos, ciegos, al infierno. Hace reír a los hombres, les da el gusto por la vida, por lo humano, por lo mundano, para que el hombre no tenga inteligencia sobre la verdad. Él se pone como la única verdad que los hombres tienen que pensar ahora, en estas circunstancias de la vida. Seamos tiernos con todos porque lo dice la boca de un dragón, de una bestia, de uno que no sabe lo que es la virtud de la ternura, de uno que no sabe lo que es el amor al prójimo, de uno que está sentado en la Silla de la Verdad, para decir sus grandes mentiras.
    Y la gente está dando culto a la mente de este hombre, está siguiendo su lenguaje humano, le está haciendo caso, lo están adorando, lo ponen como santo. Y esto es un castigo de Dios sobre toda la Iglesia.
    Francisco es el castigo que la Iglesia se merece. No es una misericordia, sino una gran Justicia.
    Y, por ser el primero en el castigo, su pecado es el mayor de todos. Es el nuevo Judas, pero sentado en el Trono de Pedro. No es el Judas que vende la Iglesia, sino el Judas que ha vendido el trono de Pedro al Anticristo.

  6. josephmaryam dice:

    Este artículo es una mentira más. No da la verdad sobre el viaje de Francisco. Pone a Francisco por las nubes.
    Los hombres no saben analizar la verdad de las palabras de Francisco. Se han quedado con su lenguaje humano del amor a los hombres; el amor fraterno.
    Y no han comprendido que Dios no puede amar a aquel que vive en el pecado y que hace de su pecado el camino para todos.
    Ese artículo es otra blasfemia más. Es para la basura. No pierdan el tiempo con idiotas que no saben discernir la verdad.
    Francisco es el instrumento del demonio, no está en la Providencia de Dios.
    Dios no da la paz por Francisco, porque todo cuanto hace ese hombres es nulo para Dios.
    Dios no escucha las oraciones de un hombre que ha alzado su pecado por encima de la verdad. Y eso es lo que vende al mundo y a la Iglesia.
    Y todos tan contentos con ese hombre que no sabe gobernar nada, sino que todo lo encamina hacia donde le han dicho que tiene que ir.
    Es una marioneta del Anticristo. Y no otra cosa.
    Y los demás, le hace coro, porque les conviene comulgar con la mente de un maldito.

  7. José Manuel Guerrero dice:

    “Y nos preguntamos – dijo el Papa – si no sería mejor bajar un poco el nivel y no ser tan cristianos y buscar un compromiso con el mundo”.

    Él ya lo hace, bajar el nivel y entenderse con el mundo, y por cierto, le sale endiabladamente bien, de maravilla, vive por ello, Para eso el tipo lleva años preparándose conscientemente. La criatura no lo puede remediar, se le escapa por la boca las malas ideas que lleva perfecta y cronologicamente después a la práctica.

  8. Laodicea dice:

    Hoy más que nunca necesitamos que nos digan “las verdades del barquero”. El problema es que casi nadie las quiere oir.
    Una vez más gracias josephmaryam.

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: