Lumen Mariae

Inicio » anatema » El nuevo cisma creado por Francisco

El nuevo cisma creado por Francisco

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

Francisco, dijo el 28 de octubre del año 2013:

“¿Pero Jesús es un espíritu? ¡Jesús no es un espíritu! Jesús es una persona, un hombre, con carne como la nuestra, pero en la gloria”.

Todo sacerdote que se pregunte si Jesús es un Espíritu, y conteste que Jesús no es un espíritu, es signo que ese sacerdote ha perdido la fe en Jesús,
y la fe en la Iglesia de Jesús. Es decir, ese sacerdote es un hereje y un cismático.

Francisco ha blasfemado contra el Espíritu Santo, diciendo que Jesús no es un Espíritu. Esto es una blasfemia, es decir, un pecado contra el Espíritu Santo. Y este pecado no tiene perdón divino.

Ningún Papa verdadero puede predicar lo que Francisco predicó ese 28 de octubre. Porque un Papa verdadero guarda el depósito de la fe, en la Iglesia. Un Papa verdadero, siempre dice que Jesús es un Espíritu. Un falso Papa, un falso profeta, siempre predica lo contrario al Papa verdadero.

Francisco, es un falso Papa, porque ha dicho: Jesús no es un Espíritu. Decir esto significa decir: Jesús no es Dios.

Es lo que dice Francisco: Jesús es una persona, un hombre. Francisco niega que Jesús sea una Persona Divina. Dice que es una persona, un hombre. No dice que Jesús es el Verbo, una Persona Divina, Hombre y Dios. Francisco sólo dice que es una persona, un hombre. Pero que no es Dios. Francisco niega que Jesús sea el Verbo Encarnado. Francisco sólo dice que Jesús es una persona, un hombre. Y además, que está en la gloria. Francisco dice que Jesús es un hombre, con carne como la nuestra, pero en la gloria. Es decir, para Francisco Jesús es un hombre santo, que está en la gloria. Pero, no es el Santo de los Santos. No es Dios.

Esta clara blasfemia, anula a Francisco como sacerdote, y como Obispo en la Iglesia.

En la Iglesia, todo aquel sacerdote que predica una herejía, está excomulgado automáticamente.

El canon 1364, del Código de derecho canónico, en su PARTE II, DE LAS PENAS PARA CADA UNO DE LOS DELITOS, en el TÍTULO I, DE LOS DELITOS CONTRA LA RELIGIÓN Y LA UNIDAD DE LA IGLESIA, en su parágrafo 1, dice:

“El apóstata de la fe, el hereje o el cismático, incurren en excomunión latae sententiae”.

Es la excomunión automática, que se produce, aunque no exista una declaración escrita de excomunión, por parte de la Iglesia, contra una persona determinada. El cometer el delito, ya implica la excomunión automática.

Decir una herejía, enseñar una herejía, predicar una herejía, como lo hizo Francisco, hace que Francisco esté fuera de la Iglesia de forma automática. No hace falta que la Iglesia se pronuncie. Su pecado de herejía, lo lleva fuera de la Iglesia.

Francisco está fuera de la Iglesia. Está excomulgado. Luego, cualquier cosa que haga dentro de la Iglesia no pertenece a la Iglesia Católica.

Consecuencia: la Iglesia está gobernada por un hombre que no es de la Iglesia Católica.

Otra consecuencia: ese hombre lleva a la Iglesia Católica, a no ser la Iglesia Católica. Lleva a las almas, fuera de la Iglesia Católica. En otras palabras: forma, dentro de la Iglesia Católica, su nueva iglesia, acorde a su herejía y su cisma.

Pero lo grave es esto: la Jerarquía se somete a un hereje, a un cismático. Esto significa una cosa: la misma Jerarquía se hace herética, produce un cisma dentro de la Iglesia. Consecuencia: esa Jerarquía, que se somete a un hereje, también cae en excomunión automática. En otras palabras: esa Jerarquía se pone fuera de la Iglesia Católica. Consecuencia: la Jerarquía que se somete a Francisco, lleva a las almas fuera de la Iglesia Católica.

Recapitulando: existe en el Vaticano un líder, llamado Francisco, que se ha inventado una nueva iglesia, y que tiene, una Jerarquía que lo apoya, en esa nueva iglesia. Francisco y esa Jerarquía, están produciendo un nuevo cisma, dentro de la Iglesia Católica. Nuevo Cisma porque se hace sin salir de Roma, sin abandonar la Iglesia.

Lutero abandonó la Iglesia Católica, para hacer su iglesia cismática.

Francisco no abandona la Iglesia Católica, sino que continúa dentro, y hace con el apoyo de la Jerarquía, su iglesia cismática.

Esta gravedad significa una cosa: la Iglesia vive, desde hace mucho tiempo, este cisma encubierto. Es decir, este cisma no es nuevo. No es algo que se produce por casualidad. Sino que es algo muy pensado por Francisco y por la Jerarquía que lo apoya.

Consecuencia: nadie, dentro de la Iglesia Católica, puede dar obediencia, ni a Francisco ni a la Jerarquía que lo apoya. Si se da obediencia, automáticamerte se sale fuera de la Iglesia, se incurre en excomunion latae sententiae. Los fieles de la Iglesia Católica no pueden seguir a Francisco, no pueden obedecer sus enseñanzas, no pueden llamarlo Papa. No pueden tratarlo, con la reverencia que todo sacerdote, tiene en la Iglesia Católica. Un sacerdote hereje, ya no es sacerdote de la Iglesia Católica, porque está fuera de la Iglesia Católica. Y sólo se es sacerdote cuando se está dentro de la Iglesia Católica. Sólo puede ejercer su sacerdocio, dentro de la Iglesia Católica, no fuera de Ella.

Por tanto, Francisco no celebra misa, no proclama santos, no puede dar ningún sacramento ni recibirlo. Consecuencia: Francisco sólo hace su obra de teatro en Roma.

Por tanto, todo aquel fiel que siga a Francisco, se coloca de forma automática, en la nueva iglesia cismática, que Francisco se ha inventado en Roma.

Recapitulando: en Roma hay una nueva iglesia, que es un nuevo cisma, que se produce dentro de la Iglesia Católica. Este nuevo cisma arruina toda la Iglesia Católica, porque nadie se opone a este nuevo cisma. Nadie avisa que existe un cisma, y que no hay que seguirlo, sino que hay que apartarse de él. Nadie pone en guardia a las almas dentro de la Iglesia. Nadie enseña la Verdad dentro de la Iglesia. Todos callan este nuevo cisma.

Consecuencia: hay que salir de Roma para no caer en excomunión latae sententiae. Y salir de Roma significa dos cosas:

1. ver el cisma, ver la herejía.

2. oponerse a la herejía, oponerse al cisma. Oponerse a la herejía hay que hacerlo de dos maneras:

1. atacar al hereje. Atacar a Francisco, y a la Jerarquía que lo apoya.

2. hacerlo fuera de Roma, no dentro. Es decir, sin pertenecer a esa nueva iglesia cismática.

Llega un momento en que se debe salir con todas las consecuencias de Roma. Es decir, no sólo de forma espiritual, sino material. En otras palabras, que esa iglesia de Roma ya no es la que da de comer, la que da dinero, la que sustenta la vida humana. Por eso, los sacerdotes, que quieran seguir siendo sacerdotes de la Iglesia Católica, tienen que abandonarlo todo. Tienen que quedarse sin casa, sin dinero, sin parroquia, sin trabajo. Ya que, lo que da Roma no pertenece a la Iglesia Católica. No es la Iglesia Católica.

Consecuencia: tiene que venir la persecución para salir de Roma de forma definitiva. En otras palabras, desde Roma se van a poner fuertes con todos. Van a obligar a obedecer a un hereje, a un cismático. Ahora, nadie obliga a nada. Pero todos apoyan al hereje y cismático Francisco. Y eso trae una división, un malestar en toda la Iglesia. Y Francisco conoce ese malestar, porque lo ha creado, de forma inteligente. Pero Francisco no sabe mandar con fuerza. Es un dictador blando. Su doctrina de la ternura, del falso corazón, de la falsa misericordia, le impide imponer su autoridad. Desde el principio de su reinado, no ha querido ser autoridad en la Iglesia. Y eso le ha hecho débil para mandar.

Consecuencia: otro le quita el poder y se impone a toda la Iglesia. Lo que hay en esa nueva iglesia, en ese nuevo cisma, es sólo la lucha por el poder. Y no hay otra cosa. Todos quieren mandar ahora en la Iglesia. Todos quieren imponer su opinión en la Iglesia.Todos quieren decidir en la Iglesia. Y eso sólo lleva a la persecución dentro de la Iglesia.

Seguir a Francisco es condenarse.

Seguir a Cristo es oponerse a Francisco, y a toda la Jerarquía que lo apoya.

Hay que elegir. Y cada uno es libre para tomar un camino u otro.

Anuncios

11 comentarios

  1. Lydia Huerta dice:

    Le agradezco josephmaryam, que Dios le bendiga y lo llene de Sus Gracias. Que la Virgen María lo siga guiando a Nuestro Salvador Jesucristo. No es fácil este camino que tenemos que seguir, para ayudar a Nuestro Dios a salvar a Sus almas que tanto ansía, pero con Su Gracia manteniéndonos fieles a la Verdad de Su Palabra, con humildad y pureza, Dios lo hará todo y hasta con alegría sufrimos estos tiempos y con la esperanza, con los ojos siempre en Dios y en Su Santísima Madre.

    Que la Purísima Virgen María de Guadalupe lo acompañe.

    Lydia Huerta

  2. Cristina de López dice:

    Ese blog (secreto de las estrellas) es un blog nada recomendable. Un blog lleno de odio contra la Iglesia Católica, totalmente herético por medio del cual Satanás ha confundido a muchas almas.
    No vale la pena leerlo!

  3. ana dice:

    Muchisimas gracias!!!reconozco que me había impresionado muchisimo,es x ello q le pregunte!!gracias de verdad!!y tiene razon!!me había quedado desalentada,Que Dios se lo pague,aunque le aseguro no tengo duda alguna que ha sido EL quien hizo descubriera su blog!!!!

  4. ana dice:

    Y me encantaria conocer su opinion,ya que me merece el máximo respeto!

    • josephmaryam dice:

      Es herejía. ¿Qué quiere más saber? Una cosa que es herejía hay que desecharla por completo. Para qué quiere investigar eso. Si no merece la pena.

  5. ana dice:

    Me ha parecido duriisimo,pero lo ha subido Alberto Villasana a twiteer.

    • josephmaryam dice:

      Todo eso es pura herejía. No sabemos por qué hacen caso de esas cosas. Disciernan el espíritu.

  6. ana dice:

    He estado leyendo sobre,la resurreccion de Juan Pablo ll……………habla villasana de ella,me podría decir su opinion q de seguro conoce el tema????!!!!!!!!

    • josephmaryam dice:

      No sabemos a qué se refiere sobre la resurrección de Juan Pablo II. ¿Podría dar más detalles?

  7. José Manuel Guerrero dice:

    Para que se hagan una idea del personajucho Bergoglio, es el mismo hombre que declara anticatolicamente: “Para mi el pecado no es una mancha que tengo que limpiar”, y luego corre veloz a arrodillarse (lo que no hace en la consagración, por cierto) en un confesionario para que las omnipresentes cámaras (le pueden las cámaras al hombre) inmortalicen y publiciten el “momento” unción religiosa. Luego, algunos, y algunas, claro, llenos de gozo y del espìritu de la golosina proclamarán solemnemente a los cuatro vientos que el “obispo de Roma” es el campeón de la humildad porque se arrodilla. Yo sé como hemos llegado a esta degradación en la Iglesia y lo denucio ante el que me quiera oir Ahora, me malicio, que muchos como yo tambien lo saben y no hacen nada por estar mas pendientes de las lentejas y las canonjias que de salvaguardar la herencia de Nuestro Señor Jesucristo.

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: