Lumen Mariae

Inicio » cisma » Kasper: el patinazo de Francisco

Kasper: el patinazo de Francisco

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

eikona1

«ayer por la noche volví a leer -¡pero no para dormirme!- el trabajo del cardenal Kasper, y querría darle las gracias porque encontré teología profunda y pensamiento sereno. Es agradable leer teología serena (…) me ha hecho bien, y me ha traído a la cabeza una idea… Perdóneme si le sonrojo, pero la idea es esta: esto se llama hacer teología de rodillas. Gracias, gracias» (Francisco, 20 de febrero).

Este es el patinazo en el gobierno de Francisco. Un resbalón porque pone a un hombre hereje como modelo de santidad, de sabiduría en la Iglesia. Gran desacierto son estas palabras que indican la necedad, estupidez e idiotez de Francisco. Un hombre que no ve a un cismático, a un hereje, que no discierne la Verdad; y entonces, encumbra a ese hereje como modelo de verdad y de bien en la Iglesia. Esto es, sencillamente, ser necio, estúpido e idiota, con la significación que estos tres términos tienen en la Sagrada Escritura.

Un hombre necio es un hombre sin inteligencia divina; un hombre estúpido es un hombre que habla siempre la mentira; un hombre idiota es un hombre que encumbra su mentira por encima de la Verdad.

¿Quién es el Cardenal Kasper? Es un teólogo herético, innovador de herejías desde el Concilio Vaticano II hasta la más reciente en el Consistorio extraordinario sobre la familia, del 20 de febrero. Se dedica a inventarse mentiras, errores, herejías, conceptos nuevos sobre el Evangelio, sobre la vida de Jesús y sobre los Sacramentos de la Iglesia.

Esta es la teología herética de Kasper:

1. «… desde el hombre y desde el mundo no se puede remontar a Dios» (Ateismo y lenguaje – Roma 1974). Es decir, que la razón humana no encuentra caminos para entender que Dios existe. El hombre no sabe la existencia de Dios por su razón ni tampoco por la Creación. Todo lo Creado no habla de Dios.

Y el Magisterio de la Iglesia nos dice que: “Si alguno dijere que el único y verdadero Dios, Creador y Señor Nuestro, no puede ser conocido con la lumbre de la razón, a través de las cosas creadas, sea excomulgado” (Dz 180).

Este Cardenal, por eso que dijo hace tantos años, ya está excomulgado. ¿Qué hace en la Iglesia enseñando sus herejías? ¿Por qué lo hicieron sacerdote, Obispo, Cardenal, si vive de sus mentiras en la Iglesia? Es algo que no se puede comprender si sólo miramos la Iglesia con ojos humanos. ¡Cuántos sacerdotes hay a la deriva por causa de hombres inicuos, que se visten de Obispos, de Cardenales, y que no son ni Obispos ni Cardenales! ¡Son guías ciegos privados de luz y del Espíritu de Dios, que guían a muchos ciegos y eligen para el sacerdocio a hombres que son auténticos demonios, engendros del demonio! Éste es Kasper.

2. «Jesús no se califica nunca como Hijo de Dios. Una parecida enunciación deriva, por lo tanto, claramente de la confesión de fe de la Iglesia» (Jesús el Cristo – Evangelios sinópticos). Para este hereje, la divinidad de Jesús es una invención de san Pablo y de san Juan. Y la razón: «esta confesión de Jesús Cristo, Hijo de Dios, también hoy es acogida con notable desconfianza por bastantes fieles. Según la objeción más corriente, que es en fin también la más importante, aquí nos encontraríamos pasivamente frente a un resto de mentalidad mítica aceptada» (Jesús el Cristo – p. 223).

En otras palabras, cuando Pedro dijo: «Tú eres el Cristo, el hijo de Dios viviente», eso es porque Pedro cree en un mito, en algo que los antepasados se inventaron al leer el Antiguo Testamento sobre el Mesías y ha quedado como una leyenda. Y dice este hereje que es la objeción más importante en toda la Iglesia, en muchos fieles. Así que en la Iglesia creemos en mitos, en leyendas; que la Iglesia se ha dedicado, durante 20 siglos, a defender mitos, cuentos chinos, leyendas.

¿Qué hace este loco en el Vaticano guiando a la familia? Si el matrimonio es, para él una leyenda, nace de un mito (=la divinidad de Jesús es un mito), entonces, ¿qué verdad hay en este hombre, qué verdad hay en Francisco que lo ha elegido para aclarar los puntos oscuros del matrimonio, qué verdad hay en la Jerarquía que no excomulga a este idiota?

Para Kasper, a Jesús no hay que reconocerle la dignidad de hijo de Dios porque «va más allá de sus pretensiones». Como es hijo de un carpintero; como de Nazaret no sale nada bueno, entonces Jesús es sólo un hombre importante, un profeta que hace sus milagros, pero que no son milagros, son hechos fantásticos, invenciones de la gente para dar publicidad a la vida de Jesús.

3. Para Kasper, los milagros de Cristo son «un problema que hace bastante extraña y difícilmente comprensible al hombre moderno la actividad de Jesús». Es decir, los milagros que hace Cristo no son una prueba de su divinidad, sino sólo leyendas, cuentos no históricos, que enturbian la obra de Jesús, que no dan luz sobre la predicación de Jesús. Y, por eso, dice: «los cuentos milagrosos del Nuevo Testamento, son estructurados de modo análogo a aquellos que ya conocemos en la antigüedad». Es decir, «desde el punto de vista literario, se puede notar una tendencia a amplificar y multiplicar los milagros». En otras palabras, el nuevo Testamento ha enriquecido la figura de Jesús, las obras de Jesús, las palabras de Jesús con muchos motivos extra-cristianos, muchas leyendas que no pertenecen a Cristo, y con el fin de elevar la autoridad de Jesús, de dar importancia entre los hombres a las obras de Jesús.

Y, entonces, enumera los milagros que son un cuento chino: se han demostrado «algunos cuentos milagrosos, a la investigación de la historia de las formas, como proyecciones de la experiencia pascual sobre la vida terrenal de Jesús, o como anticipaciones sobre la actividad del Cristo glorificado. Entre estas historias epifánicas, debe ser contado, por ejemplo, el milagro de la tempestad calmada, la escena de la transfiguración, el camino sobre las aguas, la multiplicación de los panes, la pesca milagrosa, los cuentos del despertar de la hija de Jairo, del jovencito Naín y Lázaro (…) Muchas historias milagrosas referidas en los Evangelios tienen que ser consideradas legendarias. Muchas leyendas deben ser analizadas, no tanto en su contenido histórico, sino en aquél teológico, es decir, estos cuentos no históricos son enunciados de fe sobre significado salvador de la persona y mensaje de Jesús» (Jesús el Cristo – p. 118).

¿Qué dice este loco de remate?

a. El Evangelio es un gran engaño de la historia;

b. Jesús hizo grandes obras extraordinarias, pero tienen una importancia relativa, no absoluta;

c. Estas obras de Jesús también pueden ser interpretadas como obra del demonio y, por tanto, más sujetos a la leyenda;

d. Son cuentos no históricos, inventados por los hombres, con la finalidad de engrandecer la vida de Jesús, poner su autoridad y su palabra con más fama y publicidad para los hombres;

e. Son sólo un enunciado de fe que indica una obra de Jesús, pero no son fe, no son dogmas de fe, no son algo revelado, no son argumentos de verdad en los que el alma ve el camino de salvación. No se pueden apoyar los milagros de Jesús porque no enseñan ni la salvación ni la santificación para el alma. No enseñan la vida de Cristo; no enseñan el significado de sus obras divinas. Sólo enuncian algo de la vida de Jesús, algo pasajero, algo relativo, algo que se puede explicar de muchas maneras, incluso recurriendo al demonio.

El Magisterio auténtico de la Iglesia dice que «los milagros de Jesús son argumentos ciertos de la divina Revelación y aptos a la inteligencia de todos» (Denz 1790).

Para Kasper el milagro es: «el concepto apologético de milagro se revela una fórmula vacía». Es algo vacío, sin contenido sustancial, sin verdad absoluta. Y ¿por qué? Porque «los milgaros indudablemente serían comprobables solamente en el caso de que nosotros fuéramos capaces de conocer de modo completo todas las leyes de la naturaleza y de penetrar hasta el final cada caso individual». Es decir, es el hombre el que decide con su razón si un milagro es o no es milagro. Es el hombre el que decide con su razón su vida de fe, lo que tiene que creer y lo que no tiene que creer. Es el hombre el que mide lo espiritual, lo divino, lo misterioso, lo que no se puede comprender, razonar, palpar. Kasper es un hombre sin fe, un hombre de razones, un hombre de una inteligencia oscura, malvada, negra en el mal. Y termina diciendo: «estas y otras análogas dificultades han inducido a los teólogos a superar, en parte o completamente, el concepto apologético de milagro». El milagro ya no existe en la teología porque lo dice Kasper, gran hereje, gran cismático en la Iglesia.

Y dice el Vaticano I: “Si alguien dijera que los milagros no son posibles y que, por tanto, todos los hechos milagrosos contenidos en la Sagrada Escritura tienen que ser relegados entre las leyendas y los mitos, o que los milagros no pueden ser jamás conocidos con certeza, ni con ellos se puede demostrar debidamente el origen divino de la religión cristiana, sea excomulgado” (Denz 1813).

Entonces, Kasper niega la Resurrección: «los enunciados de la Tradición neo-testamentaria de la resurrección de Jesús no son para nada neutrales: son confesiones y testimonios producidos por gente que cree; tenemos que suponer que no se trate de señas históricas, pero solamente de artificios estilísticos, maquinados para llamar la atención y crear suspense». Ya no son algo histórico, sino algo artificial, algo del lenguaje que se emplea para crear un suspense, un ambiente, un algo misterioso. Y, entonces: «la revelación de un núcleo histórico, presente en los cuentos del sepulcro vacío, no constituye, cierto, una prueba de la resurrección, sino que representa un fenómeno ambiguo, abierto a muchas posibilidades de interpretaciones».

Así que el sepulcro vacío es sólo una señal de fe, pero no indica la Resurrección. Es señal de que algo ha pasado, pero no sabemos qué. Tenemos fe en que algo sucedió, pero nada más. Mayor locura no hay en un teólogo. Mayor desatino.

Y dice el Vaticano I: «Si alguien dijera que la Revelación divina no pueda ser hecha creìble de externas señales, y que, por tanto, los hombres no tienen que ser movidos a la fe si no sólo por experiencia interior o privada inspiración, sea excomulgado» (Denz 1812). Es decir, ver el sepulcro vacío es creer que Jesús ha resucitado. Por un hecho externo se va a la fe interna. Es lo que niega Kasper.

Y, entonces, Cristo no ha subido nunca al cielo, porque nunca ha descendido de él: «Estas nubes que sustraen a Jesús de la mirada de los discípulos atónitos, por lo tanto, no son fenómenos meteorológicos, sino un símbolo teológico». La ascensión no es un hecho teológico ni histórico, sino un símbolo, una señal, una indicación de una fe de los apóstoles, que se ponen en lenguaje teológico para formar una verdad en la mente del hombre.

La Ascensión tiene que ser interpretada a la luz de lo que se quiere expresar, pero no como una Verdad, no como algo real, físico, histórico, sino según el lenguaje que usa el escritor, el evangelista. Ese lenguaje crea un símbolo, y eso es lo que hay que interpretar. Y, por tanto, «donde se habla de un Renacido que es tocado con las manos y que consume comidas con los discípulos, no deben ser tomados a la letra, sino que son confesiones y testimonios producidos por gente que cree». Las mujeres, los Apóstoles, los discípulos nunca vieron al Resucitado. Son el lenguaje de esa gente que lo interpreta así, para crear un ambiente de misterio, de grandeza en la Iglesia, que tiene que tomar fuerza en todo eso maravilloso para obrar entre la gente.

«Haría falta, pues, partir, del hecho que este “ver” de ellos ha sido hecho posible por la fe, o mejor se ha tratado de una experiencia partidaria en la fe». La fe crea partidos; la fe es una opción. Y, entonces, en aquel tiempo es una opción crear la imagen de un Resucitado, de uno que ascendió al Cielo, porque así la Iglesia es más consciente de su importancia entre los hombres. Si se presenta una Iglesia con un Resucitado y que asciende al Cielo, entonces, la gente los va a seguir más.

Kasper se carga, de un solo golpe, toda la fe: Si Jesús no ha Resucitado, vana es nuestra fe. Kasper pone la fe en el poder de la mente, en el poder del lenguaje humano, en la idea de los hombres.

Y ¿la Virgen? «difíciles problemas teológicos-bíblicos que la temática de la concepción virginal levanta, por la cual la virginal maternidad de María está abierta sobre el plano bíblico». Si niega los milagros, lo que pasó en la Virgen es una leyenda más. Y, por eso, defiende a Nestorio, que negó la maternidad de María: «A Nestorio fueron atribuidas las más graves desviaciones doctrinales, mientras que el Concilio de Éfeso lo selló con el apelativo de Judas redivivo. Hoy, en cambio, en consecuencia de las búsquedas conducidas por la teología histórica, se es propenso a una rehabilitación».

Kasper está negando la infalibilidad de la Iglesia y dice que se equivocó con Nestorio. Que él Kasper tiene el Espíritu santo, la sabiduría del cielo y, por tanto, hay que negar la maternidad de María, como hizo Nestorio, hay que negar la divinidad de Jesús, y hay que presentar a Jesús sólo como un hombre, con una persona humana, sin naturaleza divina, que es lo que dice Nestorio. Y la Virgen es sólo una prostituta que tuvo a Jesús y que se casó rápidamente con otro hombre para no caer en las leyes de los hebreos.

Kasper es un Cardenal de la Iglesia Católica que no tiene fe divina, sino que se ha inventado su fe y, por tanto, se ha inventado un cristo, según su mente humana, y una iglesia, según su concepción humana.

Un hombre que dice que «la fe misma ya no es practicable para llegar a Dios ni la calle ontólogica de la tradicional filosofía cristiana sobre la base de la sola experiencia, porque el hombre ha transformado el mundo innatural de su libertad, ni la calle de las exigencias interiores de la conciencia, que Dios reclama como solicitado, al modo de Kant (…) no es posible una filosofía que lleve a la fe como fundamento humano de la fe misma. No es posible una teología filosófica capaz de decir algo concerniente a Dios» (Introducción a la fe – 1973).

Y, por eso, Kasper es un hombre sin fe. Con su inteligencia humana no puede remontarse a Dios. Desconoce la sabiduría divina, que eleva el entendimiento de los humildes de corazón para que comprendan misterios que el hombre, con su razón, no puede medir.

Kasper se carga todo. Por eso, es un patinazo de Francisco.

Francisco, ¿cómo pones a este hereje como modelo de la Iglesia? Hay que estar ciego, como lo está Kasper, para no ver la maldad de este hombre.

Francisco estás ciego. Y, en tu ceguera, eres un necio, porque das culto a la mente del hombre, como hace Kasper. Pero en tu ceguera, que es tu soberbia, escalas el grado de estúpido, porque haces de tu mente humana un camino para la verdad. Y no sales de las conquistas humanas en la mente, de sus adquisiciones, de sus especulaciones, de sus razonamientos; no puedes salir para ver la realidad. Sino que lo real, lo verdadero es tu lenguaje humano, como lo es en Kasper. Y luchas por tu lenguaje humano, que ya es tu vida de hombre y que te hace estúpido, charlatán de tu idea, de tu conquista humana, de tu obsesión como hombre. Pero, en ese rodeo que das a tus especulaciones, alcanzas el grado de idiota: vives sólo para tu estupidez, para tu vacío existencial, para tu gran negrura de alma. Eres el mayor idiota, como lo es Kasper, que ha creído sólo en su lenguaje para ser sacerdote, para ser obispo, para ser cardenal. Sólo da culto a su idea humana. Sólo adora su idea humana. Y a ti, Francisco, se te cae la baba leyendo a un hereje, a un cismático, a un excomulgado.

Francisco: vete de la Iglesia, que estás haciendo el mayor ridículo en toda la historia. Vete con tu estúpida vida a un monasterio a pedir Misericordia al Señor por tu alma. Y deja de estar preocupado por tus pobres, porque pobres siempre habrá, pero alma sólo hay una. Y tu camino es de condenación, y a muchos llevas al infierno al poner en la Iglesia como modelo a un pecador, a un hombre sin fe, a un idiota que sólo mira su idiotez.

Anuncios

7 comentarios

  1. Juan Pablo dice:

    Este Kasper no tiene desperdicio.
    Cuentos milagrosos!!
    Los cuentos milagrosos del Nuevo Testamento. El único que cuenta cuentos es él.
    Pero que no me vengan con que éste Kasper es teólogo. Este es un caradura.
    Este es como su mandamás, Francisco, no cree en nada. Y ya Bergoglio aclaró que no cree en los milagros. Ver sus afirmaciones sobre la multiplicación de los panes. Todavía me acuerdo de memoria: “no, no, no, eso no es cierto. No se multiplicaron, simplemente no se agotaron!”
    Pero éste Kasper se burla y ríe de todo el mundo. Dice literalmente “que estos cuentos tal cosa, que estos cuentos tal otra” Son todos cuentos. El Evangelio es un libro de cuentos para niños.
    ¿Esta es la teología serena?! Esto es serenamente una máquina de decir herejías y blasfemias en su herejía.
    Este será un loco de remate, pero por algo y por alguien este hombre está donde está. ¿Tal vez será de cierta secta secreta oscura y condenada por la Iglesia?
    Este hombre ni se diferencia de los escribas y fariseos de la época de Jesús, porque lo buscaban para matarlo por hacerse El mismo Dios.: 5 . Viendo Jesús la fe de ellos, dice al paralítico: « Hijo, tus pecados te son perdonados. »
    6 . Estaban allí sentados algunos escribas que pensaban en sus corazones: 7 . « ¿Por qué éste habla así? Está blasfemando. ¿Quién puede perdonar pecados, sino Dios sólo? » 8 . Pero, al instante, conociendo Jesús en su espíritu lo que ellos pensaban en su interior, les dice: « ¿Por qué pensáis así en vuestros corazones? 9 . ¿Qué es más fácil, decir al paralítico: “Tus pecados te son perdonados”, o decir: “Levántate, toma tu camilla y anda?” 10 . Pues para que sepáis que el Hijo del hombre tiene en la tierra poder de perdonar pecados – dice al paralítico -: 11 “A ti te digo, levántate, toma tu camilla y vete a tu casa.” » 12 Se levantó y, al instante, tomando la camilla, salió a la vista de todos, de modo que quedaban todos asombrados y glorificaban a Dios, diciendo: « Jamás vimos cosa parecida. Marcos 2;5.
    Pero, ojo!, no todo lo que dice son mentiras. Cuando dice “son confesiones y testimonios producidos por gente que cree” Es así, es decir, no como él que hace alarde de su incredulidad.
    “Los cuentos del sepulcro vacío”!! Traducido: el cuento de la Resurrección! Qué espera de dejar de vivir a costilla de la Iglesia e irse a su casa? A no, perdón: teología de rodillas y serena. Bergoglio cree menos que éste Kasper y todos se burlan de los tontitos y atrasados mentales como uno que SÍ cree.
    “Renacido”? Resucitado NO ES renacido! Cambia la terminología al mejor estilo Bergoglio. Tiene el mismo lenguaje confuso de su mandamás.
    Qué desprecio que evidencia esa terminología que usa “gente que cree”. Claro que es gente que cree. La incredulidad como la de él es el verdadero pecado.
    De qué religión es este Kasper. Porque del Evangelio no cree nada de nada.
    En resumen el Evangelio es la obra de unos especie de testigos de Jehová que inventan mitos para crearse una religión y hacen partidismo para eso.
    Entonces, si todo es un mito, qué es el Evangelio? o el Antiguo Testamento: una preparación para este libro de mitos en el que se transforma el Nuevo. Un camino a la nada.

  2. Elías dice:

    En el Evangelio de hoy Jesús enseña a sus discípulos el Padrenuestro. Me ha llamado la atención que en vez de decir “perdona nuestras deudas así como perdonamos a nuestros deudores”..el sacerdote celebrante haya leído “perdona nuestras ofensas así como perdonamos a los que nos ofenden”. Yo creía que esta modificación la había hecho la Jerarquía eclesiástica a la hora de rezar pero que en la Biblia realmente se dice “deudas ” y no “ofensas”. Si estoy en lo cierto han modificado la Sagrada Escritura y en apocalipsis 22:18,19 se nos advierte de no cambiar o alterar las palabras de este libro.

    • josephmaryam dice:

      Ya hace mucho que cambiaron los textos sobre el Padre Nuestro. Eso viene de hace muchos años, no es de ahora. Y no solamente el padre nuestro, sino otros textos que han dado su interpretación, su lenguaje, de acuerdo a los tiempos, a las culturas de los hombres, a las modas de los hombres, para así hacer más asequible el Evangelio, para que todo el mundo lo pueda leer. Pero, claro, ponen palabras que el Señor no las dice o anulan pasajes porque ya no se cree en la Palabra de Dios.
      Si se anula la Palabra de Dios y se pone otra cosa, entonces sólo queda un libro hecho por los hombres, que se llama evangelio, pero que no es el Evangelio, sino una falsedad. Este es el problema en la actualidad. Hay muchas biblias que no sirven para nada porque han cambiado las palabras del Evangelio, las alterado, y queda algo para la mente del hombre, pero que no llega al corazón.
      Y, con el tiempo, saldrán nuevas biblias, pero totalmente cambiadas, sin que quede nada del original. Y eso es una maldición para todos.

  3. José M dice:

    Gracias JosephMaryam por seguir desenmascarando a esta panda de herejes. Lo que más duele no es que hayan perdido la fe (algo que salta a la vista), sino su duplicidad: Si no creen, si hacen del pecado una virtud: ¡Que se vayan! pero que no se queden en la Iglesia. Muchos ateos tienen un corazón más noble que ellos, pues, como mínimo, no se enquistan en las estructuras de la Iglesia para destruirla.

    Espero no pecar, pero ante esta jerarquía putrefacta no cabe obediencia. La obediencia es virtud católica, pero por encima de todo está la fe. Y no puede haber obediencia frente a aquellos que niegan la virginidad de la Santísima Virgen María y la Divinidad de Jesucristo.

    Oremos por su conversión.

  4. José Manuel Guerrero dice:

    Mi ùnico consuelo es saber que todas estas viejas ensoberbiadas, dañinas como el cianuro y ridìculas como sólo los mentirosos pueden llegar a ser, bajo el patrocinio de Satanas, los Kasper, Muller, Madariaga, Bergoglio y compañia, moriran tarde o temprano. Esperemos que sea temprano, y que con ellos se lleven toda la mierda teologica con la que han intentado manchar la Iglesia. Sus obras, sus palabras, sus gestos, sus filosofias, sus cinismos y sus demagogias serán pastos de las llamas eternas. Yo maldigo a todos hijos de perra.

  5. José Manuel Guerrero dice:

    La verdad es que hay que ponerse una mascarilla anti gas antes de leer al teologo de cabecera de Bergoglio. Mas que de “loco de remate” lo calificarìa de malvado de Satanás, elegido directamente por el demonio para ensuciar almas. Y este payaso es respetado en la universidad, en los seminarios, en el Vaticano, es adorado y pelotado hasta la verguenxa ajena por Francisco. Esto, esta maldita locura que atenaza todo lo santo, solo puede indicar al grado de degeneración y putrefación al que se ha llegado en la Iglesia.

  6. Cristina de López dice:

    Nada en este impostor que dice ser Papa es espontaneidad, casualidad o ingenuidad, todo en él es actuado, fingido, maquiavélicamente premeditado y todo ello con un único fin: destruir la Iglesia Católica y llevar a las almas a la condenación.

    Desde su primer Angelus y sabiendo que los ojos del mundo estarían sobre él, no desaprovechó la oportunidad de ensalzar a este hereje, Cardenal Kasper, y sin más, dejando caer la semilla del error, de la mentira y del odio contra la Verdadera Fe y las almas invitó a estas a alimentarse del maldito veneno que se desprende de los libros de este enemigo de la Iglesia.
    Ahora, meses después y siguiendo con su proyecto diabólico vuelve a ensalzarle.

    Y es que Francisco con su hipócrita, cínico y repugnante estilo cumple simplemente con el papel a él encomendado y valiéndose no solo de las heréticas, sino diabólicas “enseñanzas” de otros, siembra en las incautas almas su propio pensamiento.

    En fin, aunque verlo, leerlo y oirlo provoca gran repugnancia aquí lo dicho por este cínico en su primer Angelus.

    http://m.youtube.com/watch?v=AzqJHvM0ORQ

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: