Lumen Mariae

Inicio » Anticristo » La cima de la maldad: el Anticristo

La cima de la maldad: el Anticristo

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

vivirdeamor

San Pablo nos dice que ha pasado “peligros entre falsos hermanos” (2 corintios 11,26; Gálatas 2,4), porque estar en la Iglesia no es un Paraíso, sino un camino de cruz, un camino de negación a sí mismo, una vida que si no se entrega totalmente al Espíritu de Cristo, la persona se convierte en un demonio encarnado. Muchos sacerdotes, religiosos, son sólo eso: una figura, una entelequia de Cristo, pero, en su interior, viven al demonio.

San Pablo habla de los “que con una apariencia de piedad están en realidad lejos de ella. Guárdate de esos…” (2 Timoteo 3,5-6), porque sus vidas están dedicadas al trabajo del demonio en el mundo, que es poner caminos para que los hombres tropiecen y no puedan salvarse. Así, con la falsa piedad, se ponen caminos en la Iglesia – que las almas no saben discernir – y se pierden creyendo que van bien en lo que hacen en la Iglesia. ¡Cuántas asociaciones, institutos, que la misma Iglesia ha aprobado, y son sólo refugio de demonios para condenar a las almas bajo la apariencia de piedad.

San Pablo pone en guardia contra los falsos maestros, doctores, ministros o apóstoles; a este género parecen pertenecer los que “con discursos suaves y engañosos seducen los corazones de los incautos” (Romanos 16,18). En estas palabras se refleja la obra de Francisco en la Iglesia. Su deseo de dar ternuras a la gente, para no herir sensibilidades, produce todo lo contrario en muchas almas que no son incautas, que saben discernir las palabras de los hombres y, por tanto, no pueden tragarse la mentira cuando se da en la sensibilidad de la mente.

Francisco tiene una mente sensible, débil, enfermiza, loca, que sólo mira una cosa, que sólo está fijo en una cosa: agradar a los hombres, caerles bien a los hombres, tener la sonrisa siempre en los labios para dar a entender que se vive en paz con todo el mundo.

Francisco escoge palabras tiernas para cautivar a los tontos de mente, a los insensatos de corazón, a los miserables en sus vidas en la Iglesia.

Por eso, la palabra de Francisco destruye toda verdad en la Iglesia. No deja la doctrina de Cristo sana: la tiene que torcer, tiene que dar su interpretación sensible, monótona, afectiva, ridícula, que cojea por todas partes, porque sólo quiere enternecer el corazón de la persona, darle algo agradable, algo que le gusta en su lenguaje humano. Y, entonces, los tontos que le escuchan se quedan en esa sensiblería y no saben discernir la Verdad; no saben ver la estupidez de homilía que habla ese hombre cada día.

Son muchos los que emplean discursos melosos, a juzgar por el pasaje de la Segunda Carta a los Corintios 2,17: “no somos como la mayoría que negocian con la Palabra de Dios”. La Iglesia está llena de sacerdotes y de Obispos tontos cuando predican. Sólo saben decir que Dios nos ama, que vayan a casa y den un abrazo a toda la familia, porque Dios nos ama; que a todo el que pase por nuestro lado, hay que decirle que Dios nos ama… Se quedan en la ternura estúpida, blasfema, inútil, sin sabiduría, ni siquiera humana. Y hablan así para contentar a todo el mundo, para hacer una iglesia donde todo está incluido, todo vale, todo sirve, todo es divino, todo es santo.

Y, por eso, en la misma carta, San Pablo los denuncia a éstos como: “unos falsos apóstoles, unos obreros engañosos, que se disfrazan de apóstoles de Cristo” (Corintios 11,13). ¡Cuántos hay, como Francisco, con su sotana, con su hábito, que parecen santos, y son sólo antros de demonios; tienen en su alma legiones de demonios; son la encarnación del demonio en un hombre religioso.

Francisco es un anticristo, es decir, uno que se parece a Cristo en lo exterior, en el vestuario, en sus palabras, en sus gestos, pero que obra de forma oculta la voluntad perversa del demonio. Nadie ve el mal que hace Francisco porque cuando aparece al exterior sólo se dedica a hacer bienes, a obrar cosas bonitas, maravillosas, que encantan a todos. Pero él vuelve a su pecado, cuando nadie lo ve, cuando desparece de la publicidad del mundo.

Y cuando quiere mostrar su pecado claramente, entonces elige el medio adecuado para eso: una entrevista con unas declaraciones totalmente heréticas, pero que las dice convencido de que ése debe ser el camino que tiene que recorrer la Iglesia. Y Francisco siempre hace esto por su orgullo: porque se siente líder de la Iglesia, se siente que va a la cabeza de los hombres y les va mostrando el camino. Francisco es un ciego que guía a muchos ciegos, por su maldita soberbia, por su orgullo declarado, por su mala vida conocida de todos.

Francisco no esconde su mala vida, sino que permite que otros hablen de lo que él ha hecho porque su obra de mentira es la verdad. Eso malo que él ha hecho es una verdad que vive sin más en su vida. Para él no es una mentira, un pecado, un error. Francisco tiene el pecado como una verdad, un valor, un camino, una sustancia en la vida. Él no puede vivir sin pecar. Y, por eso, quiere una Iglesia accidentada, pecadora, porque su experiencia en la vida es la del pecado, no la de la gracia. Él no conoce el misterio de la Gracia, la Vida de la Gracia, el Amor de la Gracia, la Verdad que da la Gracia. No sabe lo que es eso. Eso lo ha estudiado en su teología protestante, pero sólo son palabras humanas que no le dice nada.

La vida de Francisco es su pecado. Y, por eso, él no es capaz de juzgar a nadie, porque se siente libre pecando. Se siente esclavo cuando tiene que decir una verdad; se siente incómodo cuando en sus homilías tiene que ceñirse a la verdad tradicional, a la verdad de siempre. Y, por eso, siempre tiene que meter su cizaña, su mala palabra, su mentira, su engaño, su maldad.

Francisco no ama a nadie en la Iglesia porque sólo ama a su pecado. Y, por tanto, sólo se siente bien con gente pecadora, como él. Se siente bien, pero tampoco los puede amar, porque su pecado se lo impide. Les muestra sus cosas de hombre, sus sentimientos, sus afectos, sus ternuras, pero su corazón está podrido por su pecado. Es incapaz de obrar un acto de amor.

Francisco es un hombre corrupto en su vida interior; es decir, no posee vida para Dios, vida de Gracia, vida de Espíritu. Sólo posee una negrura de alma, una oscuridad de mente, una estupidez en su corazón. Está atado a su negro pecado; está poseído por Satanás en su mente; es llevado por Lucifer a las oscuras tinieblas de su orgullo; y Belcebú le mueve el cuerpo para que aprenda la lujuria en toda su carne.

Un hombre que no sabe juzgar el pecado de otro hombre, tampoco sabe juzgar el mal que tiene él en su propio corazón. Y, por eso, él se cree santo, justo, super-papa, superhombre, llamado por Dios a hacer una obra magnifica en la Iglesia. Él se cree lo que él mismo se dice. Él habla consigo mismo para darse importancia y tomar valor para enfrentar a los que se oponen a su orgullo.

Francisco es un hombre que gusta a todos y que es odiado por todos. Su palabra cariñosa es del gusto de todos; pero sus obras producen el odio de todos.

Cuando se lee o se escucha a Francisco, un sentimiento amable recorre el alma; un gusto, un atractivo, pero que deja al alma confusa en la mente.

El alma es encendida en el sentimiento; porque el demonio no puede entrar en el corazón. Y, entonces, ese sentimiento, al no ser verdadero, al ser algo pasional, no da una verdad a la mente, sino una oscuridad.

Dios, cuando habla al corazón, enseguida llega a la mente una verdad, una luz, una confianza, una seguridad, una certeza, un camino. Del amor del corazón a la verdad en la mente. Eso es siempre Dios.

Pero el demonio, al no poder entrar en el corazón, tiene que dar un sentimiento bueno al alma, pero es siempre humano, carnal, sensible, temporal, profano, mundano, natural; nunca algo sobrenatural ni santo. Y, entonces, la mente se queda sin verdad, sin luz, a oscuras, en una mentira, en un engaño. Y si el hombre no sabe discernir las palabras de Francisco se queda en ese engaño, sembrado por esa palabra de mentira, que ofrece Francisco en sus homilías.

Por eso, no se puede leer a Francisco sin una lupa. Su palabra hace mucho daño. Muchísimo. Hay que analizar palabra por palabra para entender la mentira que quiere decir. Porque él dice su mentira, pero de manera oculta, ya que no puede hablar abiertamente lo que le interesa. No puede decir: no existe el infierno. Tiene que inventarse una parrafada en que declare muchas cosas y no diga ninguna verdad. Así son siempre sus homilías. Y a primera vista parecen perfectas y es sólo la apariencia externa. Cuando uno se mete a analizar palabra por palabra, descubre la intención de ese hereje en esa homilía.

Por eso, muchos caen en sus redes nefastas, porque no saben discernir nada. No saben pensar nada. Todo es bueno, todo sirve, todo vale. Y con Francisco, nada vale, nada sirve, nada es bueno.

San Pablo desentraña la razón teológica de ser un falso Cristo: “Y nada tiene de extraño (que ellos actúen como impostores) ya que el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz. Por tanto, no es (cosa) grande que también los ministros de él se disfracen de ministros de justicia” (2 Corintios 11,14‑15). No es extraño que Francisco esté sentado en la Silla de Pedro. Está realizando lo mismo del demonio. Se disfraza de santo; da su luz a la Iglesia, una luz que es oscuridad en sí misma; una luz que es ceguedad para las almas; una luz que es tiniebla para el corazón. Y con esa luz podrida se recubre de justicia, de moralidad, de bien divino, de majestad divina. Quiere imponer la Voluntad de Dios, declararla con esa luz. Por eso, él se cargó la verticalidad en la Iglesia con un acto de majestad, de soberanía divina: como soy el Papa yo decido poner un gobierno horizontal. Es típico de su orgullo. Sólo consultó con Satanás para hacer esa obra, porque no puede escuchar la Voz de Cristo. No es el Vicario de Cristo, es el vicario de Lucifer en la Iglesia.

San Pablo pone en guardia a Timoteo contra una falsa ciencia que ha apartado a los que la profesaban, de la verdadera fe: “¡Oh Timoteo! guarda el depósito a ti confiado, evitando las vanidades impías y las contradicciones de la falsa ciencia que algunos profesan extraviándose de la fe” (1 Timoteo 6,20). Una persona inteligente debe despreciar las palabras de Francisco para no perder su alma. Ante Francisco, hay que guardar como un tesoro la verdadera doctrina de Cristo. Y no cambiarla por ternuras, por sensibilidades, por sentimientos vacíos.

La doctrina de Francisco lleva al alma al claro pecado, a la apostasía de la fe, a renegar de la Iglesia de Cristo. Eso ya se está viendo en muchos sacerdotes y Obispos que siguen a ese hereje. Eso se palpa en el ambiente de la Iglesia. Cuando se predica en contra de Francisco, la gente comienza a criticar y a señalar con el dedo, porque hay en muchos el sometimiento a la mentira que siembra Francisco. Se someten sin discernir sus palabras. Obedecen a una mente humana y no tienen la valentía de escuchar la Verdad. Y eso es señal de cisma dentro de la Iglesia. Una Iglesia que sigue a un hereje es una Iglesia cismática.

El cisma en la Iglesia comienza a estar patente, comienza a verse, a palparse. Ya nadie en la Iglesia lucha por la Verdad, sino sólo por la opinión de Francisco. Y se quiere poner esa opinión por encima de la Verdad, de la doctrina de Cristo.

Quien no guarde los dogmas se va a perder con las nuevas filosofías que vienen de parte del gobierno horizontal. Se va a dar un nuevo lenguaje para estar en la Iglesia, para ser Iglesia. Se van a dar unas nuevas formas de comunicación entre todos: ya no hay que dar la Verdad como es, sino el lenguaje de esa Verdad, la interpretación de esa Verdad, porque es necesario hacer una iglesia que sea para todo y para todos: todo incluido.

En una de sus primeras cartas San Pablo se refiere al “Hombre de la Apostasía” (2 Tesalonicenses 2,3). Esta expresión significa: un tipo de hombre, un modelo cultural. Así como se habla del hombre de hoy, o del hombre de la civilización técnica, o del hombre de los viajes a la luna, el hombre de ciencia, el hombre de negocios. Así como existen esas categorías humanas, así existe para San Pablo “el Hombre de la Apostasía”, el apóstata típico.

A este tipo de hombre lo define y lo caracteriza San Pablo como alguien que usurpa el lugar de Dios y se hace rendir el culto debido a Dios. Es la humanidad que se autodiviniza.

Desde el Renacimiento, el hombre se ha dado culto; pero no ha sido hasta la modernidad, hasta la vida contemporánea, la vida actual, en que el hombre ha llegado a la cima de ese culto. El hombre se ha hecho dios. Es lo que vivimos, lo que vemos, en todas las partes del mundo. El hombre ha conseguido hacer la obra de Lucifer: ser más que Dios, ponerse por encima de Dios, tener poder que se equipara al divino.

Y, en esa cima, se tiene que dar el poder religioso hecho dios: sacerdotes y Obispos que se creen dioses por lo que son y tienen en la Iglesia. Ellos tienen el Espíritu Santo, y los demás no. Ellos son los que deciden el destino de la Iglesia; los demás a someterse a ese destino; ellos son la sabiduría de la Iglesia; los demás a callar. Por eso, hoy se niega toda Aparición Mariana. Ellos, la Jerarquía de la Iglesia, dice que Dios no tiene que hablar más, que ya habló por Su Hijo, que eso basta para salvarse. ¡Se creen dioses! Tienen miedo de las apariciones porque temen perder su poder religioso en la Iglesia, que es un poder para hacer el mal como ellos quieren.

Y de esa Jerarquía Eclesiástica nace el Anticristo: de un Obispo. Y la razón es diabólica: para imitar a Cristo, es necesario tener el Espíritu de Cristo en lo más alto, en su culmen del sacerdocio. El Obispo representa ese culmen. Y, cuando un Obispo, se une a una mujer, lo que engendra tiene el Espíritu de Cristo, porque en el sexo se da cambio de espíritus: lo que está en la mujer, pasa al hombre; lo que está en el hombre, pasa a la mujer.

Un Obispo es otro Cristo, está regido por el Espíritu de Cristo, que le exige una vida sólo para Cristo, no para una mujer. El sacerdote u Obispo que se une a una mujer, fuera de la Voluntad de Dios, hace que su Espíritu sacerdotal esté en el hijo que engendra en esa mujer; se lo da vía sexo, no vía gracia; es decir, se lo da vía pecado. Y, por tanto, ese Espíritu de Cristo está encerrado en el pecado: ese hijo nace encarnado de pecado, sometido al pecado de su padre, inclinado al pecado de su padre. Y, por eso, siente el deseo de ser sacerdote, pero por el camino del demonio.

Lo que un sacerdote u Obispo engendra en una mujer es siempre una encarnación de Satanás; es decir un anticristo. Pero este anticristo, para que valga en la obra del demonio, tiene que ser ofrecido cuando se engendra en la mujer. Por eso, la mujer tiene que conocer las artes del demonio para engendrar un hijo de un sacerdote. Y ese hijo, engendrado del sacerdote, y consagrado al demonio en su concepción, son los anticristos verdaderos, que se meten en la Iglesia como falsos Cristos para destruirla. De estos hay muchos en la Jerarquía de la Iglesia. Por eso, son lobos vestidos de piel de oveja. Y para conseguir esto el demonio con eficacia, por eso, hace tantos maleficios vía generación, vía sexo. Maleficios que consagran a los hijos antes de ser concebidos por sus papás. Es la perfección de la maldad del demonio vía sexo, por el pecado de Adán.

Dios quería que Adán engendrara hijos de Dios vía sexo. Su pecado produce que el demonio engendre hijos del diablo vía sexo. Por eso, hay muchos anticristos y uno solo Anticristo. Hay un Anticristo que viene de un Obispo y de una mujer dada al demonio. En ese Anticristo, el demonio pone su perfección en la maldad, porque tiene que ser totalmente contrario a Cristo. En los demás, no se da esa perfección, sino que tienen alguna perfección, porque no son creados de un Obispo y de una mujer directamente, sino de manera indirecta, por generación en generación.

Por eso, Francisco es un anticristo: en sus generaciones pasadas tiene que haber una consagración al demonio que alguien le hizo. Una consagración que le hiciera ser un falso cristo en la Iglesia para destruir la Iglesia.

Los tiempos son terribles. Se ha llegado a la cima de la maldad. Y, en esa cima, sólo queda ver lo Horroroso, lo Decante, lo Infame, lo que no se puede Nombrar: al Anticristo.

Anuncios

9 comentarios

  1. Gog dice:

    Muchas gracias, lo ha explicado muy bien. También he leído el post que está muy detallado. Me ha quedado completamente claro.

  2. josephmaryam dice:

    Son su cuento chino, sus fábulas, su incapacidad para discernir la Verdad en la Iglesia.

  3. Cristina de López dice:

    Una y otra vez Francisco vomita, como bien lo señala Josephmaryam, solo basura. Basura que lejos de contener alimento para las almas, contiene solo veneno, veneno cuya misión es llevar a las almas a la misma MUERTE.
    Hipócritas son siempre sus posturas, palabras y gestos, con las cuales busca engañar una y otra vez a las incautas almas, que creyendo en su repugnante “farsa de santo” continúan gozosas y sumisas llamándole no solo “Santidad”, sino engañadas y ciegas le siguen sin ningún reparo.

    Que el Señor nos conceda el don de la perseverancia final y llenos de su Santo Espíritu caminemos siempre firmes en la Verdad, bajo la poderosa interseción y protección de Nuestra Madre, la siempre Virgen María.

    Ven Señor Jesús!

  4. Gog dice:

    http://www.infovaticana.com/no-basta-pedir-perdon-al-senor-interiormente-es-necesario-confesar-con-humildad-los-propios-pecados-ante-el-sacerdote-que-representa-a-dios-y-a-la-iglesia/

    Al parecer este es el texto completo. Me gustaría que aclararan si contemplando todo el mensaje continúa siendo herético. A mí me parece populista y confuso. Muchas gracias.

    • josephmaryam dice:

      Todo el mensaje es herético, pero se explicará en un post con más detenimiento. Francisco no cree en el pecado, sino en los males que son fruto del pecado, lo que otros llaman estructuras del pecado Y, por tanto, no sabe discernir entre el pecado y los males (sociales, económicos, naturales, humanos, carnales, políticos, etc.). El pecado sólo lo perdona Dios en el sacerdote, en el ministro que hace las veces de Cristo y que es otro Cristo. Y todo pecado debe ser expiado de forma conveniente con muchas penitencias, tanto internas como externas. No hace falta pedir perdón a nadie por el pecado cometido. Sólo al sacerdote, que no perdona en nombre de Dios ni de la Iglesia, que no representa ni a Dios ni a la Iglesia. El sacerdote es otro Cristo y es Cristo mismo el que perdona el pecado con el Poder de toda la Santísima Trinidad. No lo perdona en nombre de Dios ni en nombre de la Iglesia. No lo perdona porque el sacerdote represente a Dios y a la Iglesia. Lo perdona porque el sacerdote es otro Cristo, obra en persona de Cristo. Si el sacerdote no es otro Cristo, entonces por más que represente a la Iglesia y a Dios, no se perdona el pecado.
      Esta es la principal herejía de Francisco en su nefasta enseñanza de ayer en la audiencia de los miércoles. Ni se refirió al pecado como ofensa a Dios, ni se refirió a la expiación para saldar la deuda del pecado y así no tener purgatorio; ni dejó en claro lo que es un sacerdote y cómo tiene que obrar éste para poder dar el perdón del pecado; no dijo que la Penitencia es una obra de la Justicia Divina y que, por lo tanto, se puede retener el pecado, es decir, no perdonarlo; ni dijo la eficacia de la oración de toda la Iglesia por la almas en el pecado. Se dedicó a dos cosas:
      1. protestantismo: Dios perdona todo pecado porque es Misericordioso. Ni siquiera tocó el tema de la retención del pecado, porque no existe ya la Justicia Divina, sino sólo un dios idiota que todo lo perdona;
      2. y su comunismo: hay que pedir perdón a la Iglesia, a la comunidad, a los hombres, a todo el mundo para que el pecado sea perdona. De expiación por el pecado ni hablar. Sólo la insistencia de hacer de la Penitencia una alegría comunitaria en que todos estemos contentos y nos abracemos porque somos buenísimos, somos unos santos. Y, por eso, hay que ver al sacerdote como el que obra en nombre de Dios y de la Iglesia, y acudan a él para desahogarse, pero no para confesar sus pecados. Ya están perdonados por la gran Misericordia del Corazón de Cristo.
      Y, entonces, le quedó una homilía en la que no enseña ni la verdad del pecado, ni la verdad de la expiación por el pecado, ni la verdad de lo que es el tribunal de la Penitencia, en la que Dios puede perdonar o retener el pecado. Y, por supuesto, dejó a la Iglesia sólo como un conjunto de hombres, que se piden perdón unos a otros y todos tan contentos.
      Su enseñanza de ayer es una basura más, llena de palabras baratas y herejes.

  5. Gog dice:

    Gracias por la aclaración tan completa. Resulta que ahora la gente se queda admirada ante lo que dice el papa y exclaman !este es mi Papa! Y el pecado está siendo de los que, sabiéndolo, se callan y dejan a las gentes a merced de la falsedad. Y los que hablan son retirados, como ha sucedido ya en dos casos en Radio María Italia. En octubre con dos periodistas por publicar un artículo bien razonado que se titula: No nos gusta este papa. Y hace unos días a otro colaborador, Roberto De Mattei.

    http://www.infovaticana.com/dos-periodistas-de-radio-maria-despedidos-por-un-articulo-sobre-el-papa/

    http://tradiciondigital.es/2014/02/15/radio-maria-italia-despide-a-de-mattei-por-su-critica-de-la-labor-de-francisco/

  6. Juan Pablo dice:

    En honor a la verdad, Francisco dijo: “Pero nuestros pecados son también contra nuestros hermanos, contra la Iglesia y por ello es necesario pedir perdón a la Iglesia y a los hermanos, en la persona del sacerdote”

    En la persona del sacerdote.

    Así que no sé si fue solo por esta vez, pero lo que dijo fue correcto. Fue en contra los que dicen que se confiesan solo con Dios (que no tiene valor) y no con el sacerdote.

    • josephmaryam dice:

      Todo eso es herético, porque el pecado es sólo una ofensa a Dios. Y, por tanto, se pide a Dios el perdón del pecado. No se pide ni a los hombres, ni a la Iglesia, ni al hermano, ni a nadie. El que perdona el pecado es Dios. Sólo Dios. La Iglesia no perdona el pecado, los hombres no perdonan los pecados, nadie es capaz de perdonar el pecado. Por tanto, sólo se pide a Dios perdón. Pero no a la persona del sacerdote, sino a la persona de Cristo, que está en el sacerdotes. El sacerdote actúa in persona Christi, en la persona de Cristo, para poder dar el perdón. Es Cristo el que perdona a través del sacerdote. El sacerdotes es otro Cristo, ya no es un hombre cuando está absolviendo los pecados.
      Y tercera herejía: si no se pide perdón a los hermanos ni a la Iglesia, sí hay que expiar el daño que se hace a la Iglesia, a los hermanos, etc. Y, por eso, el Señor decía que si uno tenía algo en contra de un hermano, que deje su ofrenda en el altar y vaya a reparar eso con ese hermano. Porque ¿de qué le sirve dar una ofrenda al Señor, si no se ha reparado el daño que se ha hecho a un hermano por el pecado a Dios? Dios prefiere que se le haga la ofrenda el hermano, no que se lleva al altar.
      Francisco nunca dice una a derechas. Nunca dice la Verdad como es, sino que todo es su lío, su confusión.
      El Sacramento de la Penitencia es muy sencillo: 1. se peca contra Dios;
      2. en ese pecado, puede haber un mal a uno mismo, al prójimo, a la sociedad, etc. Ese mal no es el pecado, sino el fruto del pecado; son los males que vienen de un pecado y que pueden ser variadisimos; e incluso pueden tener otros pecados diferentes al que lo originó;
      3 Se reparan los males que vienen fruto del pecado; Dios perdona el pecado. Sólo Dios. Sólo Cristo en el sacerdote;
      4. después, la persona puede pedir al otro que le perdone, pero como expiación, como un acto de humildad, de sometimiento,de reverencia hacia el otro. Uno se disculpa ante el otro o a ante la Iglesia, no para que perdone su pecado, sino como un acto de expiación del pecado, de reparación del pecado, de humildad; pero el pecado ya ha sido perdonado. Por eso, la penitencia que el sacerdote ponga en la confesión es buena que se ciña al mal o a los males que ese pecado produjo en los otros, en la sociedad o en la Iglesia. Y que se hagan la penitencia adecuada, la reparación del pecado. Hoy día se ponen avemarias, etc., y , en sí no son penitencias que reparen el pecado cometido. Hay que reparar según el pecado, que trae unos males concretos al otro u otros pecado.
      Francisco es un hereje y no puede nunca decir una verdad. ¡Nunca! Lo que ha predicado hoy es sólo mentira desde el principio hasta el final. Su doctrina de la penitencia es la doctrina protestante y comunista. Dios todo lo perdona; hay que pedir perdón a la comunidad por los males que se han hecho. Y eso es el resumen de lo que hoy ha enseñado: comunismo y protestantismo. No ha dado, no es capaz de dar la doctrina de la Iglesia sobre el Sacramento de la Penitencia. Y es un auténtico hereje: el sacerdote no perdona como hombre y, por tanto, no es en la persona del sacerdote. El sacerdote perdona porque es el mismo Cristo, que está obrando en ese momento como Cristo, en la persona de Cristo. Y el penitente se tiene que acercar a Cristo, no al hombre, y pedirle el perdón a Cristo. Muchas almas han perdido este fe sencilla y sólo hacen de ese sacramento una psiquiatría, un hablar de cosas, un desahogarse. Y así no pueden vivir de fe-
      Que Francisco no les engañe con sus lindas palabras, con sus baratas palabras, con su romanticismo herético. No dice una a derechas y nunca lo va a decir, porque es maestro de la mentira. Habla para mentir a toda hora.

  7. Aparte que el pinche loco es un retrasado mental.

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: