Lumen Mariae

Inicio » comunismo » Francisco enseña a ser comunista en su mensaje de Cuaresma

Francisco enseña a ser comunista en su mensaje de Cuaresma

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

cristo-rey-icono

Francisco enseña su comunismo en la Iglesia; enseña a ser comunista, a pensar como un comunista, a ver la vida como un comunista.

1. “En toda época y en todo lugar, Dios sigue salvando a los hombres y salvando el mundo mediante la pobreza de Cristo, el cual se hace pobre en los Sacramentos, en la Palabra y en su Iglesia, que es un pueblo de pobres. La riqueza de Dios no puede pasar a través de nuestra riqueza, sino siempre y solamente a través de nuestra pobreza, personal y comunitaria, animada por el Espíritu de Cristo”. Esto no es sólo la necedad de ese hombre, sino su marxismo, su ideología de los pobres, su devoción a las ideas de la masonería.

a. Dios salva a los hombres, pero no al mundo. La salvación del mundo no existe. Existe la maldición de la tierra, pero no su condenación o salvación. Por estar la tierra maldita, entonces no se puede dar el Reino Glorioso de Cristo. Hay que transformar la tierra para que se produzca ese Reino. Pero esa transformación sólo le corresponde a Dios, ya no es exigencia de la muerte de Cristo. Con la muerte de Cristo, Dios pone el camino de la salvación de los hombres, pero no para quitar la maldición del pecado de Adán sobre la tierra. Si se da un nuevo Cielo y una nueva Tierra es por Voluntad de Dios, es porque Dios quiere poner su plan primero sobre el hombre, pero esto no es de necesidad en la Obra de la Redención del hombre.

b. Dios salva al hombre por medio de la Cruz, no de la pobreza de Cristo. Es la muerte en Cruz lo que salva al hombre. Y esa muerte no es una pobreza, no es signo de una pobreza. Esa muerte es la Voluntad de Dios, que es siempre una riqueza para el hombre, un bien para el hombre, un tesoro para el hombre, un valor para el hombre.

c. Cristo no se hace pobre en los sacramentos, ni en la Palabra ni en la Iglesia. Este es el lenguaje comunista, pero aberrante, de Francisco. Esto da asco leerlo porque va en contra de la verdad de lo que es el Sacramento, de lo que es la Palabra de Dios y de lo que es la Iglesia. La Iglesia ni es pobre ni es rica; los Sacramentos ni son pobres ni son ricos; la Palabra de Dios ni es pobre ni es rica.

i. la Iglesia es la Obra de Cristo, la Obra de la Verdad, porque Cristo es la Verdad.

ii. La palabra de Dios es Cristo, el Verbo del Padre, que habla por la boca de Jesús.

iii. Los Sacramentos son los que dan la Vida de la Gracia a las almas.

iv. Cristo es la Iglesia; luego, no se hace pobre en la Iglesia. La Iglesia es Su Cuerpo Místico. Y, en este Cuerpo Místico, hay toda clase de hombres, ya sean pobres, ya sean ricos. Cristo no es pobre en la Iglesia, porque la Iglesia no es pobre. La Iglesia no es ni para los pobres ni para los ricos. La Iglesia es para aquellas almas que obedecen la Verdad, que es Cristo. Cristo es para los obedientes a Su Palabra, para los humildes de la Iglesia, para los sencillos de corazón de la Iglesia, para las almas penitentes de la Iglesia. Cristo es para las almas de la Iglesia.

v. Cristo es la Palabra del Pensamiento del Padre; luego, Cristo no se hace pobre en la Palabra. Su Palabra es la Mente del Padre. Y esta Mente es un tesoro inagotable, una riqueza sin fondos. Cristo da toda la riqueza de Su Padre a las almas. ¿Cómo se va a hacer pobre siendo rico? En el lenguaje comunista, la pobreza es siempre algo que no se tiene porque se ha dejado, porque se ha renunciado a ello en bien de una comunidad. Cristo no renuncia a Su Palabra, porque Cristo es Su Palabra. Y Su Palabra es riqueza, no pobreza. Cristo es rico en Su Palabra. No es pobre.

vi. Cristo da la Vida en los Sacramentos. Y una Vida Divina y, por tanto, da tesoros divinos a las almas. Cristo es rico en los sacramentos y da su riqueza al alma.

vii.La riqueza de Dios no puede pasar a través de nuestra riqueza: éste es la lucha de clases del comunismo. En esta ideología comunista, sólo hay pobres. Cristo, que es rico, es pobre. La Iglesia, que es rica, es pobre. Los hombres, que son ricos, tienen que ser pobres. Lucha de clases: riqueza y pobreza. Se anula totalmente la Gracia. Aquí enseña Francisco su comunismo.

Dios da la Gracia al hombre; pero esa Gracia no la puede recibir el alma que está en el pecado. Debe arrepentirse del pecado y expiarlo, para tener la Gracia. Francisco ya no habla de la Gracia, sino de la riqueza de Dios. Francisco ya no habla del pecado, sino de la riqueza del hombre. Se quita la Gracia, se pone la riqueza de Dios. Se quita el pecado, se pone la riqueza del hombre. Es el juego del lenguaje humano, para predicar lo que interesa: el comunismo.

viii. “sino siempre y solamente a través de nuestra pobreza, personal y comunitaria, animada por el Espíritu de Cristo”. Esto es el comunismo. Se ha cargado la Obra de la Redención.

Dios da la riqueza siempre a través de la pobreza: esto es para excomulgar a Francisco. Riqueza-pobreza: es el binomio de Francisco. Sólo existe eso entre Dios y el alma: riqueza-pobreza.

Y entre Dios y el alma no existe nada. Dios no da Su Gracia porque el hombre sea pecador o sea santo. Dios da Su Gracia porque Dios la da. La Gracia es algo gratis, que el hombre no se la merece, ni por santo ni por pecador. Si Dios quiere salvar al hombre en su pecado, tiene que darle su Gracia. Pero si Dios no quiere salvar al hombre en su pecado, Dios no da nada al hombre. Dios lo deja condenarse.

Como Dios es Justo, ve, en el pecado del hombre, una gracia que debe darle por Su Justicia, no porque se lo merezca el hombre. Y, entonces, manda a Su Hijo, a que muera en una Cruz. De esta manera, Dios pone, por Gracia, un camino al hombre en su pecado. Pero esto es insuficiente para salvar a cada hombre. Esto sólo es para quitar el pecado de Adán. Quitar este pecado no supone que el hombre merezca salvarse. Cuando Dios quita el pecado de Adán, entonces ve otra Misericordia en Su Justicia: salvar a cada hombre en particular. Y, entonces, pone Su Iglesia para que cada hombre, en privado, pueda salvarse. Para eso son los Sacramentos. Y hasta que el hombre, en privado, no acepta la Iglesia, no vive los Sacramentos, no puede merecer más gracias. Para merecer una gracia, es necesario, primero, obtener la Gracia de estar en la Iglesia. La Iglesia es la que salva al hombre en particular, porque en la Iglesia cada hombre puede vivir la fe en la Palabra. Y si vive esa fe, puede salvar a otros en la Iglesia. Si no vive esa fe, lo que hace en la Iglesia es llevar a muchos al infierno.

Dios da sus tesoros celestiales en la libertad del hombre, no en la pobreza del hombre. Es el binomio: Gracia-Libertad. No es el binomio de Francisco: riqueza-pobreza.

En la Gracia está la Vida Divina para cada alma; en la libertad está el pecado para cada alma. Hay que escoger entre el pecado y la Vida Divina para salvarse, para crecer en Gracia, para ser santo, para ser Iglesia, para pertenecer al Cuerpo Místico de Cristo.

2. “A imitación de nuestro Maestro, los cristianos estamos llamados a mirar las miserias de los hermanos, a tocarlas, a hacernos cargo de ellas y a realizar obras concretas a fin de aliviarlas”. Francisco enseña a mirar al hombre en la Iglesia, a hacer comunidad con los hombres en la Iglesia, a estar pendiente de la vida de los hombres en la Iglesia, a buscar el bien común de todos los hombres en la Iglesia. Esto se llama hacer comunismo, enseñar el comunismo.

Cristo no hizo nada de esto en su vida pública: no miró la miseria de nadie, no tocó las miserias de nadie, no se hizo cargo de las miserias de nadie, no hizo obras concretas para aliviar las miserias de nadie. Cristo no se preocupó de la vida humana de los hombres. Por eso, dijo: pobres siempre tendréis. Él vino a salvar almas. Y punto y final. si quiere imitar a Cristo: entonces, ponte a salvar almas en la Iglesia. No des dinero a los pobres, no pongas una escuela para enseñar a los niños; no pongas un hospital para curar a la gente, no pongas una empresa para dar trabajo e loa jóvenes. Hacer esto es comunismo, es el espíritu de la masonería: la fraternidad. Como todos somos hermanos, entonces todos tenemos que ayudarnos mutuamente en nuestra vida. Cristo enseñó lo contrario: si quieres amar a los hombres muere en una cruz. Esa es la doctrina de Cristo. Si quieres que el mundo cambie, haz penitencia por todos los pecados que hay en el mundo. Si quiere que tu familia viva una vida llena de felicidad, entonces combate al demonio, al mundo y a la carne, y serás feliz tú y tu familia. Cristo enseña a morir, no a dar dinero. Cristo, desde la Cruz, enseña a cada alma a mirar sus pecados; no enseña a aliviar la vida de nadie. Enseña a cargar con los pecados. Y sólo así se alivia la vida de los hombres.

Francisco enseña su amor fraternal, su amor sentimental, su amor alocado, su negocio en la Iglesia: denme dinero porque hay que construir el bien común en la Iglesia. Hay que meter el comunismo en la Iglesia.

3. “La miseria no coincide con la pobreza; la miseria es la pobreza sin confianza, sin solidaridad, sin esperanza”. Esto es la payasada de Francisco para declarar que no tiene ni idea de lo que está hablando. Es el sentimentalismo de un hombre que se le cae la baba por obtener un maldito dinero en la Iglesia. Así habla para mover a la gente a que dé dinero para los miserables, para los que no tienen alimento, vestido, casa, etc. Pero él habla así no porque le interese los miserables, sino porque quiere su dinero, el dinero de la gente. ¡Da pena este hombre! ¡Da vergüenza que este hombre siga sentado en la Silla de Pedro como si nada pasara! ¡Qué infierno va a tener este hombre si no cambia su vida, si no hace penitencia por su gran vida de pecado! ¡Francisco enseña a condenarse al infierno!

4. “La miseria material es la que habitualmente llamamos pobreza y toca a cuantos viven en una condición que no es digna de la persona humana: privados de sus derechos fundamentales y de los bienes de primera necesidad como la comida, el agua, las condiciones higiénicas, el trabajo, la posibilidad de desarrollo y de crecimiento cultural”. Ante la miseria material, Cristo dice: pobres siempre tendréis. Es decir, es bueno que existan pobres, gente que no tiene ni comida, ni vestido, ni cosas necesarias. Es muy bueno. Lo quiere Dios. Es la voluntad de Dios que hayan pobres. Y los hombres no tienen que vivir para quitar la pobreza material de nadie. Si hacen esto, no sólo hacen comunismo sino cualquier otra vida en contra del Evangelio. Los hombres se dedican a su progreso técnico, científico etc., pero no viven la Verdad del Evangelio. Y, entonces, viene la angustia de Francisco, que es su angustia comunista: vosotros, países ricos del mundo, que vivís bien, sois malos porque no compartís vuestra riqueza con la gente pobre. Esto es siempre el espíritu del comunismo: lucha de clases: ricos contra pobres, dominadores contra esclavos.

Vosotros, los que os dedicáis a la tradición, a la liturgia, a cultivar el dogma en la Iglesia sois malos porque hay gente que se muere de hambre: dejad vuestras verdades y poneos a aliviar las necesidades de los pobres. Esto es lo que enseña Francisco: lucha de clases; comunismo, marxismo, vivir para resolver los problemas de los pobres. Él lucha por una igualdad humana, social, comunitaria; él lucha por un interés social, por una dignidad humana, natural, carnal, económica, cultural. Pero no lucha por la Verdad del Evangelio.

La gente rica, los países ricos son los culpables de que haya pobres en el mundo. La gente que es fiel a las verdades absolutas son los culpables de que hayan pobres en el mundo. Las almas que miran a Cristo y se Crucifican con Él son los auténticos culpables de que haya pobres en el mundo.

Francisco sólo le interesa el rostro de la humanidad: hay que “responder a las necesidades y curar estas heridas que desfiguran el rostro de la humanidad”. Pero no le interesa responder a las necesidades y curar las heridas que desfiguran el rostro de Cristo. Francisco no mira el rostro sangriento de Cristo por nuestros pecados. Francisco no mira las llagas de Cristo. Francisco no hace caso del sufrimiento de Cristo por los pecados de su alma. Cada alma tiene que responder a la muerte de Cristo quitando sus pecados. Cada alma tiene que responder a la necesidad del Corazón de Cristo, que le exige repara sus pecados y cargar con los pecados de los demás para salvar almas. Cada alma necesita curar las llagas de Cristo, de su rostro. Cada alma tiene que quitar sus pecados para no herir de nuevo a Cristo, para no crucificar de nuevo a Cristo.

5. “En los pobres y en los últimos vemos el rostro de Cristo; amando y ayudando a los pobres amamos y servimos a Cristo”. Esta es la palabrería barata y blasfema de ese hombre que no sabe lo que está diciendo. El rostro de Cristo está en el hombre pecador. Cristo muere por el hombre en pecado. Cristo sufre por el hombre en pecado. Cristo derrama Su Sangre por el hombre en pecado. Quien peca mata a Cristo. Quien peca le pone una corona de espinas a Cristo. Quien peca da latigazos a Cristo. Quien peca escupe a Cristo. Cristo está en el hombre que peca. Cristo no está en el pobre, ni en el rico. Cristo no está en quien no tiene trabajo. Cristo no está en el anciano que no es cuidado. Cristo no está en la sociedad, en el mundo, en los países. Cristo está en cada corazón que se abre a Su Amor Misericordioso y comienza, con Él, a purificarse de sus pecados. Cristo está en el que hace penitencia por sus pecados. Cristo está en el que se crucifica con él para salvar del pecado a otras almas. Cristo está con aquel hombre que sólo vive para obedecer la Verdad, que es Cristo mismo.

6. “Nuestros esfuerzos se orientan asimismo a encontrar el modo de que cesen en el mundo las violaciones de la dignidad humana, las discriminaciones y los abusos, que, en tantos casos, son el origen de la miseria”. ¡Qué manera de perder el tiempo en el mundo! ¡Vaya estupidez que dice aquí Francisco! El mundo es del demonio; entonces, ¿cómo quieres que se quiten los problemas del mundo, si no luchas en contra del demonio? ¡Estúpido Francisco! Y, ¿cómo quieres luchar en contra del demonio si no enseñas a quitar el pecado, a luchar en contra del pecado? ¡Estúpido Francisco! Esta es su ideología comunista, porque el problema de la miseria es, para el marxismo, un problema histórico, humano, natural, social, económico, cultural, pero nunca es un pecado, algo espiritual y místico. Hay pobres no porque exista en pecado de avaricia, sino porque hay un problema de desigualdad entre ricos y pobres. Y todo el esfuerzo de Francisco está en eso: en quitar esa desigualdad social, cultural, económica, etc.

7. “Cuando el poder, el lujo y el dinero se convierten en ídolos, se anteponen a la exigencia de una distribución justa de las riquezas. Por tanto, es necesario que las conciencias se conviertan a la justicia, a la igualdad, a la sobriedad y al compartir”: ¡qué peste a comunismo tiene esta frase! Si hay culto al dinero, entonces una sola cosa: quita tu pecado, tu adoración al dinero. Lucha contra tu pecado de avaricia y de usura. enfrenta al demonio que te lleva a ese culto. Enfrenta a los hombres que quieren vivir sólo para ganare dinero. Enfrenta tus apegos al dinero, por el cual derrochas y derrochas sin darte cuenta. domina tu afán por tener cosas, por comprar cosas, por estar bien en la vida. Guarda tu dinero y aprende a usarlo preguntado a Dios: cómo hay que usarlo, en qué hay que gastarlo y cómo se hace penitencia por los pecados de avaricia, de usura, por tu lujo y por tu comodidad en la vida. Pero si te dedicas a seguir las opiniones de Francisco, es seguro que te condenas aunque des toda tu fortuna a los pobres. Dios no te pide que des tu dinero a los pobres, sino que quites tu pecado de avaricia, que expíes ese pecado. Esto es lo que Francisco no enseña, porque sólo está en su idea del bien común, de su comunismo.

Anuncios

2 comentarios

  1. José Manuel Guerrero dice:

    Juan Pablo excelente analisis. ” ¿Qué hace quien quiere seguir a Francisco? El rico se tiene que hacer pobre y el pobre rico. Y la rueda comienza otra vez.”

    La locura -aparte del pecado- es lo que guia a Bergoglio.

  2. Juan Pablo dice:

    La ridiculez de la pobreza de Francisco. Qué contradicción en la que cae ¿no?. Primero hace alabanzas de la pobreza material, indispensable para la salvación (como la entiende él), “quiero una Iglesia pobre para los pobres” dijo alguna vez, para luego hacer toda su vida una lucha en contra de de los ricos a fin de….. desterrar la pobreza! ¿Nadie cayó en la cuenta de ésta contradicción? ¿Es buena o es mala la pobreza al fin de cuentas para Francisco?
    Cristo era pobre, luego la pobreza es buena. Para afirmar luego que el mal de éste mundo es la pobreza. ¿Qué hace quien quiere seguir a Francisco? El rico se tiene que hacer pobre y el pobre rico. Y la rueda comienza otra vez!
    Es la utopía comunista, los cuales, como todos sabemos, aman en primer lugar el dinero porque son materialistas y creen en el paraíso en la tierra.
    Además, para sacar a la gente de la pobreza hace falta prosperidad y progreso (material), es decir hacen falta “ricos” sino es imposible.
    Volviendo otra vez a las estadísticas, tenemos 20 veces la palabra “pobreza”, 10 “pobre” y 5 “pobres” (más 19 “miseria”), esto es 35 veces “pobre” en la carta. Si eso no es una obsesión es pura política, haciendo demagogia con los pobres.
    Qué lamentable que estemos hablando de ricos y pobres en un mensaje para preparase para la Cuaresma. Qué “pobreza”!!
    Si escribo todo ésto es porque estoy harto que desde la Silla de Pedro se predique materialismo en la Iglesia Católica.

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: