Lumen Mariae

Inicio » alma » El hombre no tiene la vocación de la fraternidad

El hombre no tiene la vocación de la fraternidad

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

cruz

“la fraternidad humana ha sido regenerada en y por Jesucristo con su muerte y resurrección. La cruz es el “lugar” definitivo donde se funda la fraternidad, que los hombres no son capaces de generar por sí mismos” (8 de diciembre 2013).

Si uno lee esta frase y se queda tan tranquilo, como si hubiera dicho una verdad, entonces es que no vive la verdad en su vida.

La cruz es para quitar el pecado de todos los hombres. Y no es para regenerar nada. Cristo muere para expiar el pecado, para arrancar la obra que el demonio hizo en la humanidad. Una obra que sólo se puede quitar de esta manera: muriendo a todo lo humano, tanto de una forma material, natural, física, como espiritual y mística.

En el Calvario está la cima de la muerte en todos los aspectos como se quiera mirar. Jesús es un hombre que muere, con esa muerte de Cruz, porque ha vivido su vida humana muerto a todo lo humano, sin importarle nada de lo humano. Y, por tanto, haciendo en esa vida humana, sólo la Voluntad de Su Padre.

Y esa muerte en Cruz le lleva a la Resurrección, en la que Dios da al hombre un nuevo camino, distinto a lo suyo humano, a lo natural, a lo material, a lo carnal. Y, por eso, la Resurrección de Cristo exige la gracia y el Espíritu al hombre, que llevan a la humanidad hacia la Gloria de Dios, hacia el Reino Glorioso de Dios; y, por tanto, hace que la vida de todo hombre tenga un fin divino, un fin que el hombre sólo puede poner en su vida humana si sigue el Espíritu de Cristo, si imita a Cristo en todo. Y, por eso, hay que morir, como Cristo, a todas las cosas humanas, no hay que apegarse a nada humano, para poder entrar en la Vida de la Resurrección.

Cristo muere en la Cruz para quitar el pecado, pero no muere para que el hombre ya no tenga que sufrir ni morir. Muchos piensan, y Francisco es uno de ellos, que ya con el sufrimiento y la muerte de Cristo, no hay que hacer más en la vida, no hay ya penitencia por el pecado, no hay desprendimiento de la vida humana, porque ya Cristo da otra cosa al hombre.

Y esto es un grave error, porque Cristo no quita al hombre ni el sufrimiento ni la muerte en la Cruz, sino que Él vence la obra del demonio en el hombre: que es el pecado. Y, por eso, el Señor da en Su Iglesia el Sacramento de la Penitencia, que es la gracia para perdonar el pecado y expiarlo. Ese sacramento es por lo que hizo Cristo en la Cruz. Como él venció la obra del demonio, que es el pecado, Cristo tiene poder para quitar el pecado en cada alma. Pero cada hombre tiene que ver su pecado y arrepentirse de su pecado y, por tanto, confesarlo ante Cristo. Para eso, Cristo pone a sus sacerdotes, que son otros Cristos, que obran en la Persona de Cristo, para poder quitar el pecado.

Con la Cruz se quita el pecado, pero no se quitan las consecuencias que trae el pecado. Con la Cruz, el hombre tiene la gracia para no pecar más, pero no tiene la fuerza para obrar siempre la Voluntad de Dios en su vida, porque todavía queda la concupiscencia del pecado. Y, por tanto, el hombre tiene que dar a su vida un camino de sufrimiento, de sacrificios, de desprendimiento de todas las cosas humanas si quiere vivir la Resurrección.

Cuanto más el hombre viva escondido de otros hombres, viva oponiéndose a otros hombres, viva luchando contra las ideas de los hombres, más comprende qué significa la Resurrección y qué Dios le pide de su vida.

Francisco da una doctrina totalmente equivocada, porque pone el centro de todo en la fraternidad. Y esto es, sencillamente una herejía. Porque el hombre no tiene la vocación de la fraternidad. Eso se lo ha sacado Francisco de la manga, eso se lo ha inventado él en su necia cabeza.

“De hecho, la fraternidad es una dimensión esencial del hombre, que es un ser relacional. La viva conciencia de este carácter relacional nos lleva a ver y a tratar a cada persona como una verdadera hermana y un verdadero hermano; sin ella, es imposible la construcción de una sociedad justa, de una paz estable y duradera” (8 de diciembre 2013).

La fraternidad no pertenece a la esencia del hombre, a su naturaleza humana. Dios no crea a un hombre sociable, es decir, Dios no crea a un hombre para otro hombre, para que el hombre ame a otro hombre.

Dios crea a Adán. Y sólo a Adán. Y en Adán lo pone todo: su vida divina, sus dones divinos, sus tesoros divinos. Y a Adán le da el señorío de la Creación. Y sólo a Adán: “Plantó, luego, Yavhé Dios un jardín en Edén, al oriente, y allí puso al hombre a quien formara (…) para que lo cultivase y lo guardase” (Gn 2, 9.15).

No pone a la mujer, porque todavía no ha sido creada. La mujer viene después, una vez que Dios da a Adán el mandato: “De todos los árboles del Paraíso puedes comer, pero del árbol de la Ciencia del bien y del mal no comas, porque el día que de él comieres ciertamente morirás” (Gn 2, 16).

El mandato divino es sólo para Adán, no para la mujer. Y, por tanto, Adán podía pecar, ir en contra de ese mandato, sin que la mujer todavía fuera formada. Y, por tanto, ese mandato no es para la vida de los hombres, para la vida social de ellos, para la vida fraternal de ellos. Es un mandato sólo para Adán. Por tanto, la fraternidad no pertenece a la esencia del hombre, porque Adán en el Paraíso no es un ser relacional, social, fraternal. Adán está sin mujer en el Paraíso. No hay relación, no hay sociedad, no hay familia, no hay nada. No hay otros hombres.

Y, entonces, ¿cuál es el mandato de para Adán que no siguiéndolo, la muerte viene para Adán? ¿En que consiste ese árbol de la ciencia de bien y del mal, que sólo es para Adán, porque la mujer no ha sido formada aún?

Si Adán hubiera pecado sin la mujer, sin que Dios creara aún a la mujer, entonces su pecado ¿qué obraría en la mujer cuando fuere creada?

Y si Adán pecó cuando ya Dios creó a la mujer, por sugestión de la mujer, entonces, ¿en qué consiste ese pecado en su relación con la mujer, en su ser sociable con la mujer, en su fraternidad con la mujer?

La Sagrada Escritura es muy sencilla: Dios pone una ley sólo a Adán, no a la mujer. Una ley que Adán no puede desobedecer. Si desobedece vienen las consecuencias sólo para Adán. Y Adán, obrando esa desobediencia, transmite su pecado a todos los hombres, empezando por su mujer.

Cuando Adán peca, ya no existe la fraternidad entre los hombres. Porque la fraternidad sólo se puede dar sin pecado. El amor al prójimo nace del amor a Dios. Si hay pecado, no hay amor a Dios y, en consecuencia, no hay amor al prójimo.

Adán está solo en el Paraíso, sin mujer, sin hermanos, con una ley que no puede traspasar. Luego, esa ley es sólo para Adán. Y Jesús muere en la Cruz para ser el Nuevo Adán, para quitar el obra del pecado que hizo Adán en él mismo y que, después, la transmite a toda la humanidad.

El pecado de Adán no es para la humanidad, no rige la fraternidad, no se funda en el amor entre los hombres, no es una cuestión social, no es esencial en la humanidad. Es sólo para Adán.

Por eso, Francisco se equivoca al decir “la humanidad lleva inscrita en sí una vocación a la fraternidad”. Es que Adán no tenía inscrito en él la vocación a la fraternidad cuando recibió la ley divina que le impedía comer del Árbol. Adán tenía en su corazón la ley divina del Amor de Dios, que le ponía en relación sólo con Dios y con la Obra de Dios en el Paraíso.

Adán está solo. No hay humanidad. Y sólo recibe el mandato. Y podía pecar sólo, sin la mujer. No hay amor fraternal, no hay amor social, sólo amor divino.

La mujer fue el instrumento del demonio para hacer pecar al hombre. Pero el pecado de Adán es su pecado e impide la fraternidad, impide el amor hacia el hombre. Por eso, Adán, cuando peca con su mujer, peca sin amor fraterno, peca con el deseo de hacer un mal, de hacer un odio en la mujer. No hay fraternidad. Y lo que sale de ese pecado, de esa relación sexual no querida por Dios es odio. Por eso, Caín mata a Abel, por el pecado de Adán, que se trasmite a toda la humanidad.

Y Cristo Jesús, en la Cruz, quita este pecado de Adán. Y, por tanto, no da al hombre el ser fraterno, no vuelve al hombre a la fraternidad, a lo sociable, porque el pecado de Adán no tiene nada que ver con la fraternidad o con la vida sociable de los hombres.

Jesús quita el pecado de Adán, pero no da el amor fraterno a los hombres. Jesús pone las cosas en su sitio. En el hombre tiene que estar lo que tenía Adán inscrito en su corazón: el amor divino. Por eso, decir: “La cruz es el “lugar” definitivo donde se funda la fraternidad”, es una soberana estupidez y una herejía.

En la Cruz, el Señor quita el pecado de Adán. Y, entonces, en la Cruz se da el nuevo camino para toda la humanidad. La Cruz es el lugar donde se funda la Verdad del hombre.

Dios puso a Adán en la Verdad de su vida en el Paraíso. Esa Verdad, Adán la perdió. Esa Verdad, el Nuevo Adán la rescató para el hombre.

¿Qué es lo que perdió Adán en su pecado? ¿Qué es esa Verdad? Por supuesto, que no tiene nada que ver con la fraternidad, como quiere Francisco.

Hoy la gente no quiere pensar la verdad como está escrita en el Evangelio. Y cree las fábulas de gente que no tiene vida espiritual, que no cree en la Palabra de Dios, que sólo cree en sus pensamientos, en sus ideas, en sus negocios en la Iglesia.

Francisco está haciendo negocio con su doctrina de la fraternidad. Quiere que todos los hombres se amen para que él gane su dinero en la Iglesia, para que él sea popular entre los hombres. Francisco nunca enseña la Verdad porque no le interesa la Verdad. Sólo quiere su negocio en la Iglesia.

Y es triste ver a los hombres de la Iglesia que le hacen el juego a ese idiota. ¡Es triste! Contemplamos las fábulas de Francisco en medio de la Iglesia y nadie se atreve a desenmascararlas. ¡Eso es lo triste! Nadie enseña que Francisco está mintiendo en la Iglesia. ¿Para qué estamos en la Iglesia? ¿Para actos sociales, fraternos, humanitarios?

Estamos en la Iglesia para vivir a Cristo, para vivir la Verdad, que es Cristo. Y aquel que no quiera esto, que se vaya de la Iglesia, pero que no haga como Francisco: se queda sentado, en una Silla que no le pertenece, para mostrar al mundo la cara de su soberbia y de su orgullo.

Quien quiera ser Iglesia tiene que despertar ya de las estupideces de Francisco y combatirlo como hay que hacerlo: presentando su mentira como mentira, no como algo que se pueda seguir en la Iglesia.

Anuncios

2 comentarios

  1. Cristina de López dice:

    José Manuel, a decir verdad no he encontrado quien sea el autor de esta aberrante “oración”, pero como bien dices “carga con todo el estilo y podredumbre de Francisco”.
    Incluso te puedo decir que en ella, en el segundo parrafo utiliza unas “palabras” o “un concepto”, que ya en su luciferino documento “Evangelii Gaudium” había utilizado en el 101:       “ley de amor”

    “Nos enviaste a tu Hijo a compartir su propia carne y sangre 
    y a enseñarnos tu Ley de Amor.” (oración campaña)

    101. Pidamos al Señor que nos haga entender la “ley del amor”. (Evangelii Gaudium)

    Con este detalle y aunado a su ya conocida apóstata y luciferina “predicación”, podemos deducir que esta repugnante oración, es de él, y dicha campaña forma una parte importante de su “nueva iglesia universal” con la cual lanza un claro mensaje “globalista” que nada tiene de Católico, y con el cual también anuncia, por medio del “cartel publicitario” la próxima venida de su “falso cristo”, manifestado en esta ocasión en un bebe el cual solo muestra un solo ojo…”casualmente el ojo izquierdo o el ojo de Lucifer”.

    Por cierto, la “ley de amor” que él menciona tanto en su “Evangelii Gaudium” como en esta luciferina oración, es un concepto que nada tiene que ver con el Evangelio de NS Jesucristo, sino que al parecer este concepto fue nombrado por vez primera en el “Tratado sobre fuego cósmico” de Alice Bailey, mujer luciferina, fundadora de “lucis trust” cuya misión es precisamente implantar un “Nuevo Orden Mundial encabezado por el falso Cristo”. 
    Los luciferinos hablan pues de 7 leyes atribuidas al “logos solar” y una de esas leyes es precisamente esa “ley de amor” de la que este maldito que dice ser papa, habla.

    Francisco es pues el papa masón de la “nueva era” encargado de destruir la iglesia y comenzar a “adoctrinar” el “falso evangelio de aquel falso cristo que pronto será presentado al mundo”.

    Que el Señor nos conceda el don de la perseverancia final.
    Ven Señor Jesús!

  2. Cristina de López dice:

    Definitivamente que lo que sale de la boca de este maldito, que dice ser “Papa” no es el Evangelio de NS Jesucristo, sino un “falso evangelio”, que en definitiva  viene predicando a un “falso cristo”. 
    Una “doctrina totalmente anti Cristiana” que plagada de herejias, blasfemias y mentiras no solo se burla descaradamente de N S Jesucristo y de su IGLESIA, sino que se encarga de presentar al mundo el “falso evangelio luciferino/masónico” que prepara el camino para la llegada de ese “falso cristo” que no es otro que el mismo Anticristo.

    Resulta no solo indignante, sino repugnante ver y escuchar a este hipócrita, soberbio y orgulloso, quien destilando su luciferino odio contra lo sagrado, se muestra como todo un santo ante los ojos del mundo y aquellos quienes fueron llamados a ser Custodios de la Fe y en consecuencia de las ALMAS, simplemente callan y otros más continúan aplaudiendo y aceptando su “falso evangelio”.

    Su “cristo masón”, que lamentable y muy dolorosamente es confundido por los mismos católicos  con el UNICO SALVADOR, NS Jesucristo, es un “falso salvador y redentor” quien según este maldito:

    “A través de su muerte y resurrección nos ha formado en una sola familia humana” (extracto Oración de la Campaña contra el hambre)

    Pero es que ese “falso cristo” que ahora se predica desde Roma, es quien sabemos muy pronto será presentado al mundo como el mismo Cristo quien fingiendo AMOR, PAZ, SOLIDARIDAD, IGUALDAD, FRATERNIDAD, UNIDAD, engañará a muchos, quienes “creyendo en su retórica y su nuevo mundo” caerán en sus engaños y seducidos por sus “falsas promesas” se entregarán a él sin saber que ello les llevará a la condenación eterna.

    El plan luciferino en manos de Francisco no se detiene, por ello sin dudarlo han utilizado sin ningún tapujo un “slogan totalmente nueva erista” en su diabólica campaña de cáritas, lanzada por este hipócrita, hijo del diablo, en los primeros días de diciembre:
    “La campaña Una sola familia humana, alimentos para todos”… la cual, a su vez, contiene una aberrante oración.

    Definitivamente que Francisco es ese papa masón que hace tiempo habían planeado tener toda esa raza de víboras para lograr implantar en el mundo su NUEVO ORDEN MUNDIAL que hoy sabemos muy pronto emergerá en un mundo, cuyos hombres han perdido la FE.

    Oremos por nuestro S Padre Benedicto XVI…
    Ven Señor Jesús!

    Aqui la imagen con la que se presenta esta diabólica campaña “contra el hambre”… 
    Nótese al niño que es presentado con un solo ojo.
    ¿Casualidad?

    Aquí copio la aberrante oración:

    Oración de la Campaña 
    “Una Sola Familia Humana, Alimentos para Todos”
     
    Oh Dios, que nos confiaste los frutos de la creación para que 
    cuidáramos la tierra y nos nutriéramos de su generosidad.
     
    Nos enviaste a tu Hijo a compartir su propia carne y sangre 
    y a enseñarnos tu Ley de Amor. A través de su muerte 
    y resurrección nos has formado en una sola familia humana.
     
    Jesús mostró una gran preocupación por aquellos que no tenían 
    que comer; incluso transformó cinco hogazas de pan y dos 
    pescados en un banquete que alimentó a cinco mil y más.
     
    Venimos ante ti, oh Dios, conscientes de nuestros fallos 
    y fracasos, pero llenos de esperanza, a compartir el alimento 
    con todos los miembros de esta familia mundial.
     
    A través de tu sabiduría, inspira a los líderes de los gobiernos 
    y a los empresarios, así como a todos los ciudadanos del mundo, 
    a encontrar soluciones de caridad para finalizar la hambruna 
    mundial y asegurar el derecho de todo ser humano al alimento.
     
    Así oramos, Oh Dios, para que en el momento de presentarnos 
    ante Ti en el Divino Juicio, podamos proclamarnos como parte 
    de “Una sola Familia Humana” con “Alimentos para todos”.
     
    Amén.

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: