Lumen Mariae

Inicio » anatema » Evangelii gaudium: el falso Cristo y la falsa Iglesia

Evangelii gaudium: el falso Cristo y la falsa Iglesia

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

theotokos_show_tickets_13039591255031

La falsa concepción del anticristo Francisco sobre los pobres le lleva a presentar un falso Cristo de los pobres y una falsa Iglesia para los pobres.

Porque falla en poner la raíz de la pobreza material en el pecado, también falla en la obra que Cristo hace en la tierra: una Obra Redentora para quitar el pecado de los hombres, no para sacar de la pobreza material a los hombres.

Cristo nació pobre por el pecado de los hombres: la Virgen María no encontró posada en ningún sitio y tuvo que irse a un establo para dar a luz a Su Hijo por el pecado y sólo por el pecado. Ningún hombre se compadeció de su estado, le cerró las puertas de su casa, y eso sólo tiene un significado espiritual: el que vive en el pecado no tiene amor y misericordia para nadie. Si hace algún bien es sólo por su interés humano, no por amor al hombre ni a Dios.

Y esto es lo que no ha comprendido este anticristo y, por eso, dice esta herejía, que va en contra de la Obra de la Redención y que niega la misma Obra y al mismo Cristo: “Todo el camino de nuestra redención está signado por los pobres” (n. 197).

Esto va en contra del dogma de la Redención, porque la Obra de la Redención de los hombres se hace sólo para quitar el pecado de los hombres, para reparar sus pecados, para cargar con sus pecados, para que quien siga a Cristo se transforme en un alma víctima por los pecados de los hombres.

Y, por eso, todo el camino de nuestra redención está signado por el amor victimal de Cristo. Un amor reparador del pecado de los hombres. No un amor liberador de la pobreza material de los hombres. Cristo se ha hecho pobre para quitar y expiar el pecado de los hombres. Y no para otra cosa. Y todo aquel que sigue a Cristo tiene que quitar y expiar el pecado de los hombres. Y sólo así se ama a los hombres: cargando con sus pecados.

Por eso, la vida espiritual es difícil, porque nadie quiere cargar, ser un alma víctima, para salvar a los hombres de su negro pecado. Y, en consecuencia, no está la vida espiritual en dar de comer a nadie, no está en dejar un coche de lujo para asemejarse a los pobres del mundo, no estar en quitar nada de lo material o de lo humano de la vida para hacerse pobre con los pobres. Eso es un engaño en la vida espiritual.

Jesús vivió pobre hasta su muerte sólo porque existía el pecado en el mundo y en los hombres, no porque había pobres en la tierra. Y, por tanto, se vive desprendido de todo lo humano y de todo lo material porque hay pecado. Y sólo por una razón espiritual: porque existe el pecado. No se vive pobre o no se desprende el hombre de las cosas materiales por un razón material ni humana. No porque existan los pobres hay que vivir pobre. Se vive pobre, desprendido de todo, porque existe el pecado y, por tanto, existe el apego a todo lo material, a toda la vida humana.

Esto es lo que no enseña este anticristo y, por tanto, enseña una falacia en la vida espiritual. Quien sigue a Cristo vive desprendido de todo lo material porque ve que el apego a todo lo material es un impedimento para seguir a Cristo. Y, por tanto, se desprende de aquello que su alma se apega para no caer en el pecado.

Cristo, que no tenía pecado, estaba totalmente desprendido de todas las cosas materiales. Podía vivir en una casa lujosa sin problemas, porque Él no se apega al lujo. Los hombres, como son pecadores, se apegan al lujo. Y si quieren seguir a Cristo tiene que desapegarse del lujo. Cristo podía comer manjares exquisitos sin problemas, porque no tenía pecado en su alma. Pero Cristo vivió pobre para enseñar a los hombres el camino para salir del pecado. Es una enseñanza espiritual para el hombre, para todo hombre. Cristo no vivió pobre porque había pobres en el mundo, sino para marcar el camino para vencer el pecado.

“El Salvador nació en un pesebre, entre animales, como lo hacían los hijos de los más pobres”(n.197): esta enseñanza descubre en el anticristo Francisco su deseo de dar a la Iglesia sólo un camino humano en Ella. Jesús nace para una Obra Divina, no nace para asemejarse a los hombres y hacer obras humanas en su vida humana.

Este anticristo presenta a Jesús como hombre, para una vida humana, no para una obra divina. Y, por eso, está anulando a Cristo, su vida, su obra. Lo anula de raíz. Anula la Iglesia de Cristo para presentar una falsa Iglesia. Y esto es sólo porque no cree en Cristo, no cree en la Palabra de Dios, sino que sólo cree en su idea de lo que es Cristo, su falsa idea de Cristo. Y, por eso lo presenta pobre, humano, con una vida humana, una vida para los hombres, unas obras para los hombres, sin poner a Cristo en el centro de la vida, sino que pone a Cristo en el centro de su pensamiento. Y, de esta manera, tuerce todo el Evangelio. Todo cuanto habla y obra Cristo es para su idea de los pobres, no es para la Verdad de la Vida de Cristo.

“fue presentado en el Templo junto con dos pichones, la ofrenda de quienes no podían permitirse pagar un cordero “(n. 197): la ofrenda en el Templo era para expiar el pecado, no porque eran pobres. Tanto ricos como pobres tenían que hacer una ofrenda de acuerdo su pecado y, en lo material, de acuerdo a sus posibilidades. Siempre este anticristo resalta la pobreza material, nunca el pecado, que es la raíz de la pobreza material. Y los padres de Jesús, que no tenían pecado, hicieron lo mismo que todos, porque así se configuraban con Su Hijo, que viene a expiar el pecado.

“creció en un hogar de sencillos trabajadores y trabajó con sus manos para ganarse el pan” (n. 197): Jesús no nace en un hogar de sencillos trabajadores, sino que nace en un hogar santo, inmaculado, donde no reina el pecado, donde se vive para amar a Dios y para adorarlo en Espíritu y en Verdad. Este anticristo sólo quiere señalar la vida humana de San José y de la Virgen María, pero no enseña la vida espiritual de ambos, que es lo que interesa para seguir a Cristo. Unos padres que sólo se dediquen a su vida humana nunca pueden enseñar a sus hijos a ir al Cielo y a creer en Jesús. Este anticristo quiere formar una falsa Iglesia para lo humano, en la que todos los hombres, estén en la Iglesia sin quitar sus pecados, viviendo en la Iglesia sólo porque son buenas personas. Esta es la falsa doctrina de este anticristo Francisco.

“Cuando comenzó a anunciar el Reino, lo seguían multitudes de desposeídos, y así manifestó lo que Él mismo dijo: «El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido. Me ha enviado para anunciar el Evangelio a los pobres»” (n. 197): esto es torcer el Evangelio, es dar al Evangelio su propia interpretación, es cortar el Evangelio, porque el Señor en ese pasaje se refiere a muchos más que los pobres. Él habla de los cautivos del espíritu, a los que viven en sus pecados, a los cuales Él va para perdonar sus pecados, para liberarlos del Maligno, para darles la luz de la Fe. Es lo que nunca va a enseñar este anticristo, porque sólo se para ante los pobres, sólo se fija en los pobres materiales, y ahí construye un falso Cristo: el falso Cristo de los pobres. Y, por tanto, construye una falsa Iglesia: la que tiene que atender a los pobres materiales.

Y nadie en la Iglesia ha captado esta herejía durante ocho meses. Y es clarísima. Está a la vista de todos. Es lo que hace diariamente en Roma: besar a los enfermos, cuidar a los pobres, atender a todos los pobres, porque para él los pobres son una enseñanza en su vida: “Por eso quiero una Iglesia pobre para los pobres. Ellos tienen mucho que enseñarnos” (n. 198).

La Iglesia es para quitar el pecado, no es para dar de comer a nadie, no para vivir en Ella con nuestros pecados. La Iglesia la componen los que luchan contra su pecado, los que luchan contra el demonio, los que luchan contra el mundo. La Iglesia no está compuesta por buena gente del mundo que vive su vida porque da dinero a los pobres.

Se da de comer para expiar el pecado, no para hacer un bien humano a nadie. Y, por tanto, la Iglesia que expía el pecado de los hombres da la Verdad a los hombres y enseña la Verdad a los hombres, porque está llena de miembros que luchan por quitar sus pecados. Sólo aquel que lucha por dejar su pecado enseña una verdad al hombre. Pero el pecador que no deja su pecado no puede enseñar ninguna verdad al hombre. Sólo enseña su pecado, su error, su mentira.

El anticristo Francisco sólo aprende de los mentirosos, no de los que viven en la Iglesia quitando el pecado. Los pobres tienen mucho que enseñar: eso significa que la verdad está puesta en la vida humana, en los hombres. Ya la verdad no está en Jesús, en las Palabras y en la Obras de Jesús, sino sólo en los hombres, en sus vidas, en sus pensamientos, en sus obras. Y, como Jesús se hizo pobre, entonces hay que aprender de los pobres la verdad de la vida. Esta es la falacia de su argumento. Así vive él en su vida de Obispo. Por tanto, no es Obispo, no sabe ser sacerdote, no sabe lo que es Jesús, no sabe lo que es la vida espiritual, no sabe lo que es la Iglesia.

Esto es muy claro para aquel que no tenga embebida la doctrina de la teología de la liberación, como la tiene Francisco.

Para el alma que cree con sencillez todo es muy simple en la vida espiritual y en la Iglesia. Pero para tantos pastores, tantos sacerdotes, tantos Obispos que han renegado de la doctrina de Cristo para seguir sus fábulas en la Iglesia, como este anticristo, esto produce la destrucción de toda la Iglesia, porque ellos se han puesto como jefes de la Iglesia sin serlo.

Nadie ha comprendido que lo que viene ahora a la Iglesia es gravísimo. Vean la doctrina de este anticristo. Lleva a construir un falso Cristo y una falsa Iglesia. ¿Lo quieren más claro? ¿Hasta cuándo van a estar aplaudiendo y siguiendo al anticristo Francisco? ¿Hasta cuándo le van a hacer oídos en sus vidas?

Quien escucha a un mentiroso se hace mentiroso como él. Quien escucha al anticristo Francisco se pierde en la vida espiritual y pone en grave peligro su alma.

Disciernan lo que es Francisco. No se dejen engañar de sus absurdas palabras, de sus sentimientos cuando habla, de sus obras para los hombres en la Iglesia.

Todo es un engaño montado en Roma por muchos Cardenales y sacerdotes que están bailando con el mismo demonio al lado de un farsante que sólo vive para el aplauso humano.

Anuncios

4 comentarios

  1. Verónica dice:

    Francisco pretende hacer del vaticano una ong para llenar el estómago del pobre, pero no parece preocuparse del verdadero alimento espiritual .Nunca vi un Papa tan centrado en lo material, preocupado de la corrupción, del dinero, del hambre,en definitiva de cosas mundanas y humanistas.

  2. Juan Pablo dice:

    Después de leer este artículo uno no puede menos que pensar que Francisco hace la apología del comunismo. ¿Un motivo más para pensar en la falsedad de su designación? Porque la ideología comunista fue condenada por la Iglesia con la excomunión ya que niega a Dios y cree en el paraíso en la tierra.
    Si el fin de la Iglesia fuera desterrar la pobreza material, eso significa que una vez cumplido ese objetivo habría que disolver la Iglesia porque ¿qué otro fin le quedaría? y eso me parece precisamente buscar el paraíso en la tierra.
    “creció en un hogar de sencillos trabajadores y trabajó con sus manos para ganarse el pan” (n. 197)
    “Todo el camino de nuestra redención está signado por los pobres” (n. 197).
    Pobres, pobres y más pobres que casi que cansa.
    Pero veamos qué dice en sus visiones Ana Catalina Emmerick respecto de los amigos más íntimos de Jesús: “Lázaro parecía de más edad que Jesús….. poseía una gran casa con mucha gente, hacienda, huertas y jardines. Marta tenía casa aparte, y otra hermana, …….Magdalena residía por ese tiempo en su CASTILLO de Magdala. Supe que Lázaro hacía mucho que era amigo de la Sagrada Familia. En otras ocasiones había ayudado a José y a María con muchas limosnas y desde el principio hasta el fin había ayudado a la comunidad cristiana. Todo el dinero que llevaba Judas provenía de sus larguezas, así como los gastos que necesitaban hacer los discípulos de Jesús eran sufragados con las limosnas de Lázaro. Desde Betania Jesús se dirigió al templo de Jerusalén.” y sigue…..
    “El padre de Lázaro se llamó Zarah… era de noble estirpe originaria de Egipto…. tenía parentesco con el rey de Siria…. Por sus merecimientos en una guerra fue premiado por el Emperador Romano con tierras y posesiones cerca de Jerusalén y Galilea.”…….
    ¿A quien le creo a la “visionaria” Emmerick o a Francisco?
    Evidentemente como se dice aquí a Jesús le importaban las almas y no la pobreza o la riqueza.

  3. Cristina de López dice:

    Filomena, demos gracias a Dios que permite que en estos tiempos tan difíciles permita que la VERDAD sea proclamada en esta bendita página por medio de “josephmaryam” y pueda ser faro de LUZ para las almas, en medio de estas cada vez más densas y oscuras tinieblas y a su vez nos sea permitido expresar aquello que nuestro corazón ansía muchas veces gritar y en muchos otros blogs simplemente nuestra voz es acallada, cómo claramente pudimos usted y yo verlo hace unas horas en el blog infocatólica.
    Un abrazo Filomena!
    Cristo ha vencido…Cristo vencerå!
    Ven Señor Jesús!

  4. Cristina de López dice:

    Los tiempos son graves y lamentablemente muchos siguen dormidos, mientras que el demonio, mueve a los suyos y no pierde ni un segundo para continuar avanzando en su maquiavélico plan.
    Cada día es mås claro darse cuenta, que todo lo que hace o dice Francisco va encaminado siempre a preparar precisamente el “camino al Anticristo”. Y es que cómo bien lo dice “josephmaryam” en este post, Francisco confirma por medio de su  “diabólico documento” que el Cristo que él viene predicando NO ES Nuestro Señor Jesucristo, UNICO SALVADOR, sino un “falso Cristo”, aquel falso Cristo que no  es otro que el mismo Anticristo, que próximamente entrará en escena y quien fingirá ante los ojos del mundo ser aquel Mesías que es esperado por muchos. 

    Por supuesto que aparecerá en un momento de tremenda crisis mundial y aprovechando dicha situación caótica en la que se encontrará sumida la humanidad, debido a diversos eventos proximos a suceder, “aparecerá” como el “salvador”, aquel “falso Cristo” que proclamará: “paz, igualdad, fraternidad, solidaridad…amor para todos” fingiendo ser precisamente aquel “libertador de las cadenas opresoras del hombre, particularmente de los pobres y desamparados”. 

    Lamentablemente muchos católicos, acostumbrados a vivir solo para su cuerpo, le recibirán y acogerán gustosos, deseando ardientemente colme sus necesidades “materiales” que para ese momento serán muchas.
    Este será pues el engaño y la tentación que Satanás pondrá a los hombres: pertenecer a su nuevo sistema u orden mundial (que será encabezado precisamente por ese falso Cristo que Francisco proclama), para poder “comprar y vender” o dicho en otras palabras, para poder pertenecer al sistema y tener dinero para comer y pasarla supuestamente “bien por unos cuantos meses” a cambio de “PERDER SU ALMA” y ganarse TODA LA ETERNIDAD EN EL INFIERNO.

    He ahi la “nueva iglesia de Francisco”.
    He ahi el “nuevo evangelio ALEGRE de la falsa iglesia de Francisco”.
    He ahi “el falso Cristo de la falsa iglesia de Francisco”.
    He ahi “la misma iglesia del infierno”…He ahi pues el “falso camino, la mentira y la MUERTE”

    Ven Señor Jesús!

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: