Lumen Mariae

Inicio » caos » Hay que llorar por la Iglesia

Hay que llorar por la Iglesia

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

“Tal como en la Asunción de María, los Ángeles de Dios se movilizaron para buscar el alma del Soberano Pontífice (Juan Pablo II), el hijo Bienamado de la Santísima Virgen María. Venido a la Tierra, él era el Elegido de la Santa Madre de Dios, para conducir en esta Tierra a todas las Naciones en la Paz de Dios. Él mismo dio la propia imagen de vuestro Dios de Bondad. El Amor y el perdón iluminaron su vida que irradió sobre toda la Humanidad. Si el Padre acogió a María, en cuerpo, alma y espíritu, Él Mismo acogió en ese día de la Misericordia Divina, el alma y el espíritu de Su hijo bienamado, enteramente entregado a Dios” (Jesús a JNSR – 3 de abril de 2005).

ddeespititus

La Bendición que fue Juan Pablo II para la Iglesia pocos la han comprendido, porque se han fijado sólo en el mal que estaba la Iglesia, pero no han puesto sus ojos en el Papa Juan Pablo II.

La Iglesia nunca ha sabido amar a un Papa como conviene. Muchos en la Iglesia critican y luchan contra el Papado y no saben que ir en contra de un Papa es ir en contra de Cristo y de Su Iglesia.

Muchos salieron de Roma cuando los Papas eran verdaderos, puestos por Dios. Y muchos se va a quedar en Roma cuando en la Iglesia se anude la mentira y la soberbia en cabezas puestas por el demonio.

Pocos han comprendido los Signos de los Tiempos. Tienen miedo de ver la Verdad de los hombres y de la Iglesia.

Y la Verdad siempre la da la Palabra de Dios que nadie sigue porque todos apetecen seguir sus grandes razonamientos sobre la Iglesia.

Estamos en un mundo racionalista y naturalista, es decir, que todo lo tapa con su razón y todo lo oculta con lo natural de la vida.

Con la razón se acaba la fe en la Palabra y comienza la fe en las leyes de cada uno, en las reglas que cada uno se pone para vivir.

Con lo natural se acaba lo divino, porque es más fácil mirar el entorno humano que mirar lo que no se ve en lo humano.

Hoy a nadie le importa discernir la Verdad. Todos juzgan y todos se equivocan porque quieren juzgar las cosas divinas, las cosas espirituales según lo que hay en sus razones, en lo que descubren con sus pensamientos humanos. Y, por tanto, no saben salir de su discernimiento humano, que no sirve para nada, sólo sirve para seguir creciendo en lo humano, en lo racional, en las medidas finitas que la mente pone a todo.

Para tener fe hay que aprender a discernir en el Espíritu. Hay que dejar todo discernimiento humano. Y esto es lo que más le cuesta al hombre: dejar de pensar, dejar de buscar un pensamiento en la vida. Al hombre le cuesta pisotear su mente de hombre. El hombre se alaba en su mente. El hombre se engrandece en su mente. El hombre se eleva en su mente por encima de todas las cosas, incluso de Dios.

Es el mismo pecado que tuvo el Ángel en su caída para transformarse en demonio. Asimismo, de la misma manera, se transforma el hombre en demonio. Con su mente el hombre se hace demonio. Con sus pensamientos, que no quiere deja,r porque los valora más que su vida propia.

Dios habla al corazón del hombre, no a su mente. Pero esto los hombres nunca lo han comprendido. Porque los hombres viven encerrados en sus mentes. No saben salir de ellas. Y tampoco pueden sin una gracia divina.

Todo es Gracia en la Iglesia, pero esto tampoco lo comprenden los hombres. Porque, para los hombres, en la Iglesia todo es una ley, no una Gracia. Y, por eso, resulta tan difícil permanecer en gracia para los hombres, porque es necesario que el hombre se apoye sólo en la Gracia, no en la ley.

Es la Gracia la que salva al hombre, no son sus leyes, aunque sean las más perfectas de todas. Muchos, por seguir las leyes de la liturgia, desobedecieron al Papa y salieron de la Iglesia, cuando se cambió las liturgias. Es siempre el apego a la ley lo que hace perder la gracia.

Y los hombres siguen sin comprender este punto. En la Iglesia se sigue la gracia, no la ley de la Iglesia.

La gracia es la ley divina que Dios pone en cada alma. Y eso es lo que hay que seguir en la Iglesia para ser Iglesia y para hacer la Iglesia que Dios quiere.

Pero los hombres no lo ven así. No saben verlo así, porque su pensamiento humano lo estorba y se hace más importante que la gracia.

La gracia es la vida divina dada al corazón del hombre. Vida que no se puede medir con ningún pensamiento humano y no se puede limitar con ninguna ley eclesiástica.

Y pocos han entendido lo que es la Vida Divina que trae la Gracia. Muy pocos, porque son muchísimos los que quieren entender la Fe como una regla en la Iglesia, como una ley en la Iglesia, como un pensamiento en la Iglesia.

Y, por eso, atacan mucho todo lo que Dios hace en Su Iglesia, por estar viviendo en sus mentes humanas y queriendo descifrarlo todo con sus mentes humanas.

¡Cuántos santos han sufrido la estupidez de tantos sacerdotes, de tantos Obispos, de tantos fieles que sólo están en la Iglesia amparados en su mente humana, fijos en sus discursos humanos, poseídos por sus inteligencias humanas!

Santa Teresa de Jesús sufrió las necedades de muchos confesores que no tenían idea de la vida espiritual en el alma y que todo lo analizaban según sus teologías perfectas en sus mentes.

Santa Gema sufrió un calvario en vida porque los sacerdotes la juzgaron loca, y hasta su muerte no pudo entrar donde Dios la quería por la necedad de la Jerarquía.

Sacerdotes escribas hay muchísimos en la Iglesia. Sacerdotes fariseos hay un montón. Y sacerdotes demonios es lo que más abunda en la Iglesia.

El gran pecado de los hombres es siempre su mente humana, lo que tiene cada uno dentro de la cabeza y que no quiere soltar, que se agarra a ello como si fuera una tabla de salvación.

Por eso, lo que hay en la Iglesia , ahora mismo, son sólo demonios. Gente poseída por el demonio en muchos aspectos de la vida espiritual.

Y toda esa gente endemoniada conduce a la Iglesia hacia las aguas de la destrucción y de la condenación. Y no hay manera que de esos demonios salga algo bueno para la Iglesia. No hay forma porque la Iglesia ha perdido Su Espíritu.

El Espíritu de la Iglesia espera a que las almas salgan de Roma para indicar el camino que debe seguir la Iglesia en estos momentos.

Eso será el Aviso y el Milagro: una vuelta al Espíritu de la Iglesia que ya no está en Roma. Un volver a la sencillez de la fe que sólo será posible para aquellos que persigan la Verdad en sus vidas. Sólo la Verdad. Que no se acomoden a cualquier verdad y negocio en la vida.

Ese Espíritu habla, ahora, a cada alma en particular, porque, con la renuncia de Benedicto XVI, no hay autoridad divina en la Iglesia. Ese Papa ató el Poder Divino y no hay forma de desatarlo por nadie.

Y sólo guía la verdadera Iglesia Cristo Jesús en Su Espíritu. Y nadie más. Y es el Rey de la Iglesia el que hace el camino ahora para todas las almas que son de la Iglesia, que ya no son de Roma.

Este punto es el más difícil para todos, porque los hombres se han guiado siempre por una cabeza en la Iglesia. Y ya no hay cabeza, no hay comunidad que rija los destinos de la Iglesia.

La Jerarquía de la Iglesia ha quedado abandonada por Cristo Jesús, por la renuncia de Benedicto XVI.

Jesús no se acomoda a ningún jefe en la Iglesia. Jesús ha hecho Su Iglesia en Pedro y si Pedro renuncia a ser Pedro, Cristo Jesús no se une a ningún hombre para seguir haciendo Su Iglesia en la Tierra. Porque la potestad de guiar a la Iglesia en la Tierra sólo la tiene Pedro, y nadie más; y ningún miembro de la Jerarquía Eclesiástica, por más que se ponga en el poder de la Iglesia, tiene capacidad para dar la Voluntad de Dios en la Iglesia. Sólo Pedro tiene ese Poder. Y Pedro renunció a ese Poder.

En consecuencia, hay que llorar por la Iglesia en Roma, porque se ha quedado sola, sin Espíritu y sin cabeza que la guíe. Hay que llorar. Que es lo que nadie hace.

Pero nadie analiza la situación de la Iglesia actual de esta manera. Nadie. Porque no hay vida espiritual en los hombres. Los hombres quieren seguir siendo Iglesia a pesar de la renuncia de Benedicto XVI. Y eso ya no es posible en Dios. Es sólo posible en los hombres, pero de ahí surge la división en toda la Iglesia porque se hacen cosas sin Espíritu, cosas que son, a las claras, pecado.

Para ser Iglesia es necesario seguir al Espíritu de la Iglesia. No es suficiente seguir una ley eclesiástica, que es lo que hicieron los Cardenales en la renuncia de Benedicto XVI. No se pararon a discernir el espíritu con que Benedicto XVI había hecho su renuncia. Y, al no tener discernimiento espiritual de esa renuncia, cayeron todos en el error de elegir a un hombre sin la Voluntad de Dios, sin el Espíritu de la Iglesia. Y sólo por seguir su discernimiento humano, racional, natural, que siempre lleva al error en todo. Y, ahora, se están viendo las consecuencias nacidas de esa falsa elección de un hombre a la Silla de Pedro.

Ahora es cuando muchos despiertan, pero despiertan mal. Despiertan porque ven que la cosa no funciona, pero no entienden por qué no funciona. Siguen sin discernir en el Espíritu. Sólo ven razones, ideas, obras, sentimientos contrapuestos, divisiones entre los fieles, en la Jerarquía, pero no ven la Verdad de lo que pasa.

Esto también es el juego del demonio, que sabe cómo son todos los hombres y justifica la división en ellos haciendo que las almas se despierten de un engaño para meterlas en otro.

Así siempre actúa el demonio. Lleva a las almas de una seducción a otra seducción para hacerlas caer en el pecado que quiere.

Y, ahora, el pecado que le interesa poner al demonio en la Iglesia es otra cabeza, no elegida por los Cardenales en el cónclave, sino que salga del gobierno horizontal. Y muchos que despiertan ahora del engaño de Francisco van a caer en el siguiente engaño, porque los hombres necesitan de una cabeza que los gobierne. Y esto lo sabe muy bien el demonio. Y muchos ven que Francisco no vale para ser cabeza de nada. Y, por eso, acogerán con gusto otra cabeza.

La realidad de la Iglesia en Roma, la realidad de su gobierno horizontal es caótica. No están unidos ellos mismos en una verdad, en un fin que hay que seguir en la Iglesia. Es que no hay manera mientras Francisco esté de jefe. Porque Francisco da largas a todos, ya que sólo le interesa sus pobres en la Iglesia. Y se desvive sólo por eso. Pero se desvive mal porque quiere ir hacia los pobres sin el dogma, sin la verdad. Y, claro, eso produce tensiones en toda la Iglesia, división en toda la Iglesia. Y esto tiene que romperse de alguna manera.

Y el demonio no está para soltar su presa de la Iglesia una vez que la ha cogido en la cabeza. El demonio ahora hace su jugada maestra. Y ahí enlaza con todas las almas que no han querido discernir nada en este tiempo de seducción. Es una atadura perfecta la que va a hacer el demonio. Una atadura muy fuerte que sólo con dolor se podrá quitar. Con el dolor de renunciar a todo por amor sólo a Cristo y a Su Iglesia, que es lo que ahora nadie sabe hacer porque todos bailan con Roma.

Todos contentos por ver cómo para todo esto que se ha inventado Roma en la Iglesia. Y nadie se va a apercibir del engaño. Muy pocos, porque muy pocos son los que viven de fe en la Palabra de Dios. Todos quieren una ley para tener fe, una razón que los obligue a quedarse en Roma y a ser gobernados por una cabeza que ya no representa a Dios ni a Cristo en la Iglesia.

Anuncios

11 comentarios

  1. Cristina de López dice:

    La misma vidente que es mencionada al inicio de este artículo, JNSR, dice lo siguiente respecto al Papa Benedicto XVI:

    *LLORAD ANTES POR MI IGLESIA
    12 febrero 2013 (extractos)

    En cuanto a mi hijo Benito XVI, quien ha tomado la decisión de retirarse de la Iglesia, él ha desposado con todo su corazón el “dolor de la Iglesia” que muere en su última sacudida. Y es él quien la acompaña en su tumba. Es él quien muere por Ella (antes que ella).

    Acaba de entregarle su Vida, al verla ya en agonía, “él agoniza con Ella”…

    Este hijo de Dios conserva su pureza, acompañándola en su tumba, la Verdadera Iglesia de Jesucristo que ya no es más (desapareció delante de Él), pero Ella pronto va a renacer con Jesús en su próxima Venida (Mi Verdadera Iglesia con todos sus Santos que aguardan.)

    La Iglesia no ha enterrado a su Papa. Ella lo glorificará bien pronto con Ella.
    Ella va a renacer de todos los sufrimientos de sus hijos Santos que la lloran en este Santo Papa.

    *También dijo el 19 de marzo de 2013:

     He aquí: hacía falta previamente, que se produjera la apostasía y que se revelara el HOMBRE del pecado, el Ser de perdición, el adversario que se eleva contra todo lo que lleva el NOMBRE de DIOS, el que recibe un culto, hasta el punto de reinar en persona en el Templo de DIOS y de hacerse DIOS. Sí, el misterio de iniquidad está ya en acción. Hacía falta solamente que fuera apartado el que le ponía obstáculo (Benedicto XVI), y entonces se revela el impío que el Señor Jesús destruirá con el Soplo de Su boca y aniquilará con el resplandor de Su Advenimiento. El reino del Impío se hará acompañar, por el poder de Satanás, con toda clase de milagros, signos y prodigios mentirosos, y de todas las seducciones del mal para los que se pierden, por no haber acogido el Amor de la Verdad que les hubiera salvado. Es por eso que, DIOS les envía una potencia de engaño que les hará creer en la mentira, con el fin de que sean condenados todos los que no habrán querido creer en la Verdad, y se habrán complacido en el mal.
    La Iglesia va a sufrir tanto como sufrió Su Fundador, antes de morir para resucitar bajo una forma eterna. ¡La Iglesia deberá sufrir  mucho más tiempo!
    El ateísmo le arrancó al hombre sus alas de águila y su corazón de “semi-Diós”, y le hizo, un animal que camina en el lodo. El hombre rechazó la ley de Dios para seguir otras numerosas doctrinas… Estos hombres se venden a Satanás, para tener su ayuda terrestre.
    Después de los precursores del Anticristo, vendrá el Anticristo en persona. Éste blasfemará contra DIOS como ningún HIJO de hombre jamás lo hizo…
    Pisoteará  los Santos de Dios y torturará la Iglesia de Cristo. Creerá, ya que es hijo de la unión del orgullo demoníaco con la lujuria humana,  poder hacer grandes cosas y cambiar las leyes. El mal aumenta cada vez más… En su orgullo, la muchedumbre aulladora pronuncia el Nombre del Enemigo hecho  cuerpo, así como los miembros de los verdaderos cristianos son el cuerpo de Cristo.
    “Durante tres años y medio, será el horror que reinará sobre el mundo.”

    *También le menciona como el guardián de todos los hijos de Dios:

    Atención! El único refugio que DIOS preparó para todos los cristianos, es “el recogimiento” que se produjo el mismo día de la Renuncia de Benito XVI, nuestro Papa Emérito. 
    Benedicto XVI, como San Benito, Protector de toda  Europa y de todos los Cristianos, se hace el guardián de todos los hijos del mundo que DIOS le confió este día  5 de marzo de 2013.

  2. Cristina de López dice:

    Es realmente doloroso descubrir cómo la obra del demonio en la Iglesia cuya infiltración dentro de la misma dió inicio en 1972, ha causado verdaderos estragos, uno de ellos es la gran división en el Cuerpo Místico de Nuestro Señor Jesucristo y más doloroso aún es ver cómo hemos sido inducidos al error y con él al pecado de “convertirnos en jueces” de Verdaderos y heroícos Vicarios de Cristo, cómo lo fueron SS Pablo VI y el gran Juan Pablo II, quienes a pesar de que las fuerzas del mal actuaban fuertemente dentro del mismo Vaticano, permanecieron firmes en su vocación hasta el final de sus vidas.
    En su momento, el Papa Pablo VI, dió un “grito desesperado” alertando a la Iglesia que el “humo de Satanás” había penetrado al seno de la misma Iglesia, más sin embargo, poco o nada se hizo para ayudarle a soportar la lucha que ello significaba.
    Posteriormente, durante el Pontificado de nuestro amado Papa Juan Pablo II, aunque “maniatado por las mismas fuerzas diabólicas” valientemente se dedicó a llevar el mensaje de Salvación a la humanidad, y aun siendo perseguido e incluso bajo los varios intentos de asesinato, siempre se mantuvo ABRAZADO A LA CRUZ hasta su último aliento de vida, logrando con ello DEJAR AMARRADA LA BARCA DE PEDRO a las dos columnas que habrían de ser su sostén en este último tramo de la Batalla final: LA EUCARISTIA Y LA SMA VIRGEN MARIA.
    Fue precisamente durante su Pontificado que resonó aquella VOZ QUE CLAMANDO EN EL DESIERTO, hacía una y otra vez UN URGENTE Y DESESPERADO LLAMADO A LA SANTIDAD. 
    Si!, una y otra vez nos urgía a una profunda y verdadera CONVERSION, conversión necesaria para poder no solo enfrentar estos decisivos momentos de esta la batalla final entre el bien y el mal, sino también para poder ser “de aquellos escogidos para vivir en el milenio de PAZ” o como el mismo la llamaba, para poder ser partícipes de la Nueva Civilización del Amor, que al final de la tribulación dará inicio, no por intervensión de ningún hombre, sino solo por la intervención del mismo Dios.
    El mejor que nadie sabía que Satanás está como León rugiente viendo a quien devorar y sabiendo que pronto la batalla entre la Iglesia y la anti-iglesia, el Evangelio y en anti-evangelio (como el mismo lo llamaba), se iba ir tornando cada vez más intensa, siempre sus palabras iban acompañadas de aquellas dulces y pacificadoras palabras: NO TENGAN MIEDO!
    En fin, SS Juan Pablo II fue esa “chispa”, que solo por VOLUNTAD DIVINA, preparó a la Iglesia para la Segunda Venida de Nuestro Señor, y que Él mismo había profetizado por medio de Santa Faustina:

    “He amado a Polonia de manera particular y si obedece Mi voluntad, la enalteceré en poder y en santidad. De ella saldrá la chispa que preparará el mundo para Mi última venida” (Diario, 1732).

    Lamentablemente muchos, cayendo en el error de creer que todos los Papas post-conciliares han sido herejes, declararon la Sede-vacante desde entonces, y desconociendo estos pontificados provocaron con ello una profunda y muy lastimosa división al Cuerpo Mìstico de Nuestro Amado Señor.
    Pero ahora que Sanatás, que como bien sabemos ya se había infiltrado en la Iglesia unas decadas atrás, ahora se ha APROPIADO de la Silla que no le corresponde y ha sentado a uno de los suyos, muchos de esos sedevacantistas hablan simplemente como de “un hereje más dentro de estos últimos papas post conciliares”, cosa por demás errónea y que en definitiva le sede terreno en esta batalla al mismo demonio para continuar su diabólica demolición, ya que Francisco no es PAPA, sino un “simple hombre, movido TOTAL Y LIBREMENTE por el mismo Satanás”, muy próximo a dejar que Roma sea la sede del mismo Anticristo.
    Es pues increíble, como Satanás astuta y sutilmente movió a algunos dentro de la misma Iglesia, y so pretexto de defender la Tradición, simplemente también los utilizó para continuar causando más divisiones dentro de la Iglesia, y ahora en este último tramo de esta batalla final, esta se encuentre más debilitada y de una confusión tal, que muchos no alcanzan a descubrir estos graves, gravísimos momentos de su historia.

    Que el Señor nos perdone por aquellas ocasiones en las que injustamente, guiados solo por nuestros soberbios razonamientos humanos hemos sido parte de aquellos que han criticado, juzgado o señalado a nuestros Santos Padres y sin darnos cuenta hemos sido herramienta de destrucción de la Iglesia en manos del mismo Satanás y al mismo tiempo, nos conceda la gracia de un corazón sencillo, pobre y confiado, que lleno de su Santo Espíritu  pueda dejarse guiar solo por el Camino del AMOR, la UNIDAD Y LA VERDAD!
    Cristo ha vencido….Cristo reinará!
    Ven Señor Jesús!

  3. José M dice:

    Sin ánimo de polemizar, sino en el sincero deseo de buscar la verdad, veo en el comentario del Sr. Patiño una inquietud que no es del todo infundada.

    Actos como el de Asís, declaraciones como las que ha señalado el Sr. Patiño me causan profunda inquietud. Tal vez la respuesta nos la da Malachi Martin. En su obra “Windswept House” nos deja claro que Juan Pablo II sufrió lo indecible y que muchas de las cosas “malas” (Asís, etc.) que le atribuimos fueron impuestas por sus colaboradores cercanos. En dicha novela también podemos leer que fue presionado para dimitir y fue objeto de mil y una encerronas. Malachi Martin no duda ni un momento que Juan Pablo II tenía la fe verdadera; sin embargo, estaba rodeado mayoritariamente de lobos (el secretario de estado, entre otros, según Martin) y dichos lobos le forzaron la mano en muchas ocasiones. Según Martin Juan Pablo II no podía hacer más dadas las circunstancias.

    Esa novela me hizo apreciar más a Juan Pablo II e incluso ver que tuvo rasgos heroicos por aguantar más de 20 años esa tortura y, a pesar de las presiones, no aceptar la ordenación de mujeres al sacerdocio, defender la vida sin matizaciones, etc. El mensaje que nos transmite Malachi Martin es la única “hermenéutica” que me permite poder tolerar (por no encontrar mejor palabra) hechos (Asis) y declaraciones (las señaladas por el Sr. Patiño) que me resultan indigeribles “per se” en el sentido de que no eran realmente deseadas por Juan Pablo II pero fueron auténticos “trágalas” impuestas sobre él.

    Si me estoy equivocando, acepto gustoso una corrección fraterna.

  4. Raul Patiño dice:

    La denuncia de Francisco ¿es para llevarnos a la verdadera sana doctrina o para llevarnos a Juan Pablo II?
    No habría nada de malo en llevarnos a Juan Pablo II, pues entendemos que fue papa canónico, pero si su doctrina tiene grandes problemas, entonces debemos detenernos.
    El Papa Juan Pablo II dijo en su Homilía, 10 de agosto de 1985: “Hoy, al consagrar vuestra catedral, deseamos ardientemente que se convierta en un ‘verdadero templo de Dios y del hombre…’”.
    REININDICÓ EL TEMPLO DEL HOMBRE. ¿No hay aquí confusión con la religión del hombre?
    Podría citar no menos de 100 frases del papa Juan Pablo II cuyo contenido es también altamente preocupante, porque él también fue promotor del Vaticano II con sus errores teológicos.
    Les pregunto: ¿Llevarán ustedes de nuevo a la unión con Roma cuando sea Juan Pablo II proclamado santo por el antipapa Francisco?
    Es fundamental basarnos principalmente en la Tradición, las Sagradas Escrituras y el Verdadero Magisterio de la Iglesia, constatando que no pueden estar en contradicción, antes que en los mensajes de videntes, cuya fuerza debería llevarlos a resistir el análisis desde los tres pilares de la Iglesia.

    • josephmaryam dice:

      ¿Qué problema tiene usted con Juan Pablo II? Se ve que no puede verlo como Papa, sino como un anti-Papa y eso es cuestión de su conciencia, no de nosotros. No nos interesa lo que haga Francisco con Juan Pablo II porque no tiene ninguna autoridad para proclamar santo a nadie. Así que no nos preocupa eso. Ni tampoco lo que Francisco diga o no diga de Juan Pablo II. Nos interesa lo que el Cielo dice de Juan Pablo II. Los hombres que se peleen entre ellos. Seguimos el Magisterio de Juan Pablo II como faro de luz en la Iglesia. Lo demás, allá cada uno con sus juicios. Sólo Dios puede juzgar a Juan Pablo II por ser verdadero Papa. Los demás que quieren criritcarlo y ver muchas cosas todos se equivocan porque no saben discernir lo que es un verdadero Papa. Y, por eso, cuando llegó Francisco todos mordieron el anzuelo del anticristo en la Iglesia por estar juzgando a los Papas que nadie tiene derecho a juzgar.

    • Raul Patiño dice:

      No tengo problema con el Papa Juan Pablo II. Sigo el Evangelio donde se dice que si aun ángel se apareciera y dijera cosas contrarias a la sana doctrina, sea anatema. Gracias por su amplitud al publicar mi humilde opinión y oro pidiendo a Dios su luz para entender los confusión en que hemos sido introducidos.

    • Anónimo dice:

      Por mi parte no tengo ningún problema con Juan Pablo II, me gustó mucho su valentía al enfrentarse cara a cara con el presidente polaco Wojciech Jaruzelski en época del telón de acero, denunciar con firmeza la guerra contra Irak, la teología de la liberación y muchas cosas más. Sin embargo hay cosas que causan confusión y desconcierto (tal como puede pasarle a Raúl Patiño y a más gente) como puede ser el llamado “Espíritu de Asís” reunión que inauguró el Papa Juan Pablo II el 27 de octubre de 1986 en el Encuentro Inter Religioso celebrado en la ciudad de Asís. No puedo entender cómo puede haber un acercamiento o dialogo con creencias contrarias a Nuestro Señor Jesucristo; no puede haber acercamiento, solo hay una manera de aceptar esa reunión: que todos se conviertan, que reconozcan a Nuestro Señor Jesucristo como DIOS, reconozcan a su Santa Madre Iglesia con su doctrina y dejen sus errores que son fruto o bien de la ignorancia o, más bien, del diablo. Evidentemente yo no voy a juzgar a nadie por no ser JESUCRISTO, pero sí estar molesto por esta especie de desvío de ciertos Papas y que con el concilio vaticano II empezó a producirse.
      Veo esta página web con interés por la buena exposición de actual de la Iglesia, sin embargo veo algunos puntos no muy claros. Y, por ejemplo, resulta sorprendente que mismo en la página de inicio ponga al lado de la más que dudosas apariciones de Nuestra Madre y Señora la Virgen María en Garabandal (el diablo es maestro del engaño y esta podría ser una de sus innumerables actuaciones) con las reales de Fátima. Creo que es un desacierto, pero es solo una opinión de un católico de a pie y, repito, no juzgo a nadie. Saludos

    • josephmaryam dice:

      ¿cuándo van a aprender a discernir el Espíritu y no quedarse en sus razonamientos humanos y en sus visiones humanas sobre la Iglesia, sobre el Papado y sobre los Profetas?
      Porque todo el problema con Juan Pablo II es la acción del demonio que nadie quiere ver y nadie discierne por estar viendo a Juan Pablo II con ojos humanos. Y, entonces, todo el mundo lo critica.
      Desde 1972 el demonio entró en el Vértice de la Iglesia.
      Eso significa esto: el demonio se sentó con el Papa en la Silla de Pedro. Esas es la interpretación en el Espíritu de esas palabras de la Virgen.
      Para comprender esto, es necesario meterse en el Misterio de la Iniquidad y del Misterio de la Iglesia.
      Dios da al demonio poder para destrozar la Iglesia.El demonio tiene este poder de Dios, que nadie lo posee. Es un poder de la Justicia Divina que se da al demonio por una Voluntad de Dios, que sólo Dios sabe medir y que ningún hombre puede comprender con su razón.
      Desde 1972 el demonio rige a la Iglesia junto con el Papa. Esto no significa que el demonio esté unido al Papa. Esto sólo significa que el Papa hace una cosa en la Iglesia y el demonio la imita.
      Y para imitar al Papa en todo lo que obra es necesario poner en las obras del Papa las obras del demonio al mismo tiempo. Y, por eso, los Papas, desde Pablo VI. han estado todos maniatados por el demonio. No había obra, no había palabra que se intepretaran mal o que aparecieran otras cosas y otras obras totalmente contrarias a las obras divina. Y esto significa, a las claras, obligar al Papa a hacer actos que él no quería, a firmar documentos que él no quería. Y esto sólo por el poder que el demonio tenía de Dios.
      Cuando renunció Benedicto xVI, el demonio ya no tiene ese poder porque ya la Iglesia está en sus manos. Y, por tanto, ahora sólo se dedica a hacer que en la Iglesia se obre lo demoniáco, ya no lo divino. Ya Dios no obra en Roma. Así que no esperen algo de Roma, algo divino. Sólo esperen lo propio del demonio.
      Y quien no quiera ver lo que han sufrido esos tres Papas: Pablo VI, Juan Pablo I y Juan Pablo II a manos de hombres guiados en todo por el demonio, entonces siempre van a caer en el juicio a un Papa y en el pecado por juzgar a Pedro. Y si no se comprenden cosas, es mejor callar la boca ante los Papas.
      Y es lo que nadie quiere hacer. Y es el absurdo ante Francisco que, no siendo Papa, nadie lo critica. Y es a él al que hay que criticar porque él fue uno de los Obispos que el demonio usó para derribar a Juan Pablo II, para hacer que dimitiera.
      Y, en cuanto a los Profetas, sepa sacudir su mente humana de su soberbia y sólo así verá la Verdad.

    • ana dice:

      Otra vez GRACIAS,
      ,Con que claridad explica todo,de hecho x fin he entendido lo que estaba pasando,de verdad se lo agradezco de corazon,que Dios lo bendiga.

    • ana dice:

      Solo me queda una pregunta..como se asienta el demonio en 1972???

    • josephmaryam dice:

      Es un complot orquestado por Obispos y sacerdotes en el Vaticano. Y no sólo por ellos, sino por personas influyentes del mundo que, asociados al Vaticano, promueven todo. Tenga en cuenta que la masonería es una clase social a la que pertenecen hombres del mundo y de la Iglesia. Tiene su vertiente eclesiástica y mundana. Procede del Priorato de Sión y engloba a muchos en la Iglesia que trabajan encubierto. Se trata de promover en la Iglesia el mundo y, para eso, se necesitan sacerdotes y Obispos modernista, liberales, que no les importe la doctrina de la Iglesia. Durante 50 años se ha trabajado desde dentro de la Iglesia para asemejarla al mundo, quitando lo sagrado, lo santo, lo divino. La han hecho profana, mundana, humana. Y, ahora, quien se sienta en la Silla de Pedro, da el cisma en la Iglesia. Todo está preparado para ese cisma, que viene engendrándose desde hace 50 años. Es fácil asentar el cisma en la Sede de Pedro cuando se hace de forma encubierta, oculta, con trampas a los diferentes Papas. La desobediencia a los Papas es la forma de asentar al demonio en la Iglesia. Lo que manda un Papa, después se tergiversa o se hace algo en contra de ello. Inclsuo se han falsificado documentos con la firma del Papa para conseguir lo que se quería en la liturgia. Son muchas las formas que el demonio tiene para imponer la mentira en la Iglesia. Y le es fácil cuando los sacerdotes y los Obispos han perdido la fe en la Palabra de Dios y en la Iglesia.

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: