Lumen Mariae

Inicio » fatima » Hay que huir de Roma

Hay que huir de Roma

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

En los momentos claves de la Iglesia, la Virgen ha hecho su aparición para mostrar el camino a la Iglesia, de la cual es Madre.

satanas

En el año 40 d.c. la Virgen se apareció a Santiago para indicar a toda la Iglesia el camino que había que seguir: la Fe en la Palabra de Dios.

Esta debe ser siempre la andadura de la Iglesia: los pasos de la Fe, seguir las huellas de Su Hijo Jesús, que marcan un camino de negación a toda palabra humana en la Iglesia.

Hoy vivimos el diálogo con la palabra humana y eso destruye la Palabra Divina. Porque el Evangelio no está ni para comentarlo, ni para hablarlo, ni para recordarlo, ni para sintetizarlo, ni para estudiarlo, sino para obedecerlo, sometiendo el entendimiento humano a la Palabra de Dios, que es lo que nadie hace hoy en la Iglesia.

Y, por eso, tenemos una Iglesia dormida en las boberías que Francisco enseña en Ella. Una Iglesia que ha perdido toda su fe y que se convierte en un juguete de los pensamientos de los hombres.

Ya la Iglesia que está en Roma no es la Iglesia de Jesús: es sólo aquello que quieren los hombres. Y sólo eso. Y los hombres, cada día, quieren una cosa distinta. Por eso, los grandes cambios vienen ya a la Iglesia. Y la Iglesia tiene que dejar Roma porque Roma no sirve para nada.

La Virgen se apareció en Fátima: “Una gran señal fue vista en el Cielo” (Ap 12, 1).

Y se aparece justo en el momento en que se establece el comunismo en Rusia: “Y otra señal fue vista en el Cielo, y he aquí un dragón grande rojo” (Ap 12, 3).

Y la Virgen en Fátima indicó a la Iglesia lo que tenía que hacer. Y se lo indicó por su profeta. Y la Iglesia no hizo caso a las Palabras de la Virgen y, por eso, la Virgen tuvo que venir otra vez a dar la Verdad de la Palabra de Dios.

Pero esta vez la dio por todo el mundo. Porque:

“Y el Dragón se ha apostado frente a la Mujer… para poder devorar a su Hijo” (Ap. 12, 4b).

El Dragón Rojo se metió en la Iglesia en el Concilio Vaticano II para devorar la Palabra de Dios, que es lo que ha hecho durante 50 años.

Y la Virgen se presentó en Garabandal, iniciando la etapa de las apariciones marianas en todos los países, para defender a la Iglesia del ataque del Dragón dentro de la misma Iglesia, a cargo de los mismos sacerdotes y Obispos, que han devorado al Hijo de la Virgen, y han destrozado a la Hija de la Virgen, que es la Iglesia.

Y ¿qué ha hecho la Iglesia con todas las apariciones marianas? Todas a un lado, todas negadas, todas manipuladas, todas combatidas.

Porque ese es el trabajo de la soberbia en los sacerdotes y Obispos: perseguir la Palabra de Dios, que es la Palabra de la Verdad, para poner en la Iglesia la palabra humana y que todos obedezcan a esa palabra humana.

Y, entonces, la Iglesia se ha oscurecido en 50 años, se ha eclipsado, y Roma ha perdido la fe por combatir la Verdad, por devorar la Verdad, por querer implantar su verdad a la Iglesia y al mundo. Por anular a Jesús en la Iglesia.

Y, en esta situación, después de 50 años, ¿qué hace la Mujer?

“Y la Mujer huyó al desierto, donde tiene lugar preparado por Dios, para que allí la sustenten mil doscientos sesenta días” (Ap. 12, 6)

Este tiempo es en el que estamos. Hay que huir de Roma al desierto que Dios ha preparado para su Iglesia durante 3 años y medio.

Y hay que huir ya, llevándose dos cosas: “Y le fueron dadas a la Mujer las dos alas de la Grande Águila, para que volase al desierto a su lugar” (Ap. 12, 14).

Hay que ir al desierto con dos cosas: la fe y la gracia. Lo demás, no interesa. Con estas dos cosas, el alma vive sin problemas en la lucha espiritual que viene, porque:

“Y lanzó la serpiente de su boca tras la Mujer agua como ría, para hacer que sea arrastrada por el río” (Ap 12, 15).

Roma ya no es la Iglesia de Jesús. Allí ya no está Jesús. El Espíritu de la Iglesia huyó de Roma al desierto cuando Benedicto xVI renunció a ser Papa, renunció a la Iglesia de Jesús, renunció al sacerdocio, renunció a la Verdad, renunció a la Vida Divina, renunció a la Fe en la Palabra de Dios.

Y, desde esa renuncia, el demonio está combatiendo a la Iglesia dando sus errores desde la Silla de Pedro para arrastrar a toda la Iglesia y hundirla, ahogarla, sofocarla para siempre.

Y la Iglesia tiene que huir de Roma. Las almas que pertenecen a Roma por ser de la Iglesia Católica tiene que renunciar a Roma para seguir siendo la Iglesia Católica. Porque Roma es la la Gran Ramera. Y actúa de esta manera: fornicando con todo el mundo, que es lo que ha hecho desde que inició su triste reinado en Roma.

Este es el punto en que se vive ahora en toda la Iglesia.

Roma ya no sirve para ser Iglesia, para hacer Iglesia. No sirve. Porque no tiene el Espíritu de la Iglesia. Su Espíritu ha huido de Roma. ¿Qué queda en Roma? Sólo los hombres, sus pensamientos, sus obras, sus ideales humanos. Y eso no sirve para hacer Iglesia. Eso sólo sirve para condenarse como Iglesia.

Y hay que irse con la fe y con la gracia.

La Fe en la Palabra de Dios y la gracia que obra la salvación mediante la fe. Las obras de la fe hay que realizarlas en gracia. Y Roma ya no está en gracia, ya no vive la gracia, ya no obra la gracia, ya ha perdido la gracia, porque no tiene fe en la Palabra.

Para perder la gracia hay que perder la fe. Y se pierde la fe mirando el pensamiento humano, que es lo que han hecho todos los sacerdotes y Obispos desde hace 50 años: mirándose a sí mismos, a sus inteligencias y a sus planes de vida humana en la Iglesia.

Por eso, Francisco ha construido su fábrica de hacer hombres en la iglesia. Quien quera un puesto en esa fábrica, que lo pida. Pero el camino de esa iglesia va hacia la condenación, hacia el infierno, hacia la autodestrucción.

Tres años y medio tiene que estar la Iglesia en el desierto. Y va a ser combatida por Roma y por todo el mundo, hasta que llegue el final con el Anticristo. Y, después, será otra cosa para la Iglesia. Pero, ahora, sólo persecución, abandono, muertes, humillaciones, dolores. Cosas necesarias para purificar la Iglesia.

Y en este tiempo se acaban todas las apariciones marianas. La Virgen María se calla, porque se ha ido al desierto. Y en el desierto sigue su trabajo pero en las almas llenas de fe y de gracia. Y sólo habla para ellas, no para el mundo. Porque la Iglesia ahora sólo está en los corazones de aquellas almas que viven de fe y de gracia.

Se van a perseguir a todos los Profetas que ahora dan sus mensajes a la Iglesia, porque todos los que creemos en la Palabra de Dios y nos esforzamos por vivir en gracia, tenemos que irnos al desierto para vivir allí lo que Dios quiera en este tiempo. Y no va a faltar el sustento, porque Dios ha preparado ese desierto para Su Iglesia.

Pero hay que irse al desierto para tenerlo todo en este tiempo. Quien quiera buscar sus caminos en el mundo, entonces le va faltar de todo, en lo espiritual y en lo material.

Dios se ocupa de las almas que viven de fe y de gracia. Lo demás viene por añadidura.

Anuncios

7 comentarios

  1. Juvi Visac dice:

    NO ESTOY DE ACUERDO EN PREJUZGAR AL PAPA, PUESTO QUE JESÚS NOS ENSEÑA EN LAS SAGRADAS ESCRITURAS NO JUZGUÉIS SINO QUEREIS SER JUZGADO, POR LO PRONTO COINCIDO CON JORGE ISAAC CABEZAS HERNANDEZ, TIEMPO AL TIEMPO Y ABANDONARNOS A LA BUENA VOLUNTAD DEL SEÑOR Y EN SUS MANOS DEJAR LA SOLUCIÓN, JAMÁS EL PADRE CELESTIAL ABANDONARÁ A SUS HIJOS COMO ASÍ TAMPOCO LO HARÍA LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA, NOS TIENE A TODOS SUS HIJOS BAJO SU MANTO CELESTIAL.

    • josephmaryam dice:

      Hay un juicio racional sobre las cosas y ése corresponde a la enseñanza de Jesús, en que nadie debe juzgar con su cabeza, con su soberbia. Y hay otro juicio espiritual, que nace del discernimiento de espíritus, que toda alma tiene que tener para estar en la Verdad. “No creáis a todo espíritu. Discernid los espíritus”. Quien no discierna, entonces siempre se va a equivocar porque ya juzga mal. El hombre, no sólo tiene una mente sino un espíritu. Con la mente juzga y se equivoca siempre. Con el espíritu juzga y nunca se equivoca. En la vida espiritual, hay que aprender a discernir espíritus que es juzgar con el espíritu, no con la mente. Quien no sabe discernir espíritu entonces cae en el error que cae usted, y que caen muchos en la Iglesia: se acogen a cualquier mentira, porque no viven el Espíritu en sus vidas espirituales. Viven lo que hay en sus cabezas. Y es cómodo decir que nos abandonemos al tiempo, a la voluntad de Dios comiendo, mientras tanto, la mentira. Se está en la Iglesia para alimentarse de la Verdad. Y todo aquel que mienta, como lo hace de forma descarada Francisco, es un pecado decir que no hay que prejuzgar al Papa porque es Papa. Eso es pecado, porque Dios manda a cada alma, si quiere estar en la Verdad, discernir todo en la Iglesia. Y quien no discierna, simplemente se acomoda a los grandiosos pensamientos de todo el mundo para vivir feliz en su vida sin luchar contra la mentira que ve en medio de la Iglesia, sin oponerse a la mentira que obra en medio de la Iglesia. Y es fácil dejar la tarea de oponerse a esa mentira a la Virgen. Así cualquiera hace Iglesia. La Virgen quiere soldados de Su Hijo, de Cristo. No quiere tibios en la fe como hay muchos en la Iglesia que se acomodan pronto a su mente humana para no tener problemas en la Iglesia ni en su vida humana.

  2. hay que huir de roma cuando! la supriman la eucaristía! hasta el momento debemos permanecer ahi. cuando supriman el cuerpo de cristo de las misas, y cambien la Cruz tenemos que huir hasta el momento permanecer fieles a los evangelios. y seguir en misa.

  3. Cristina de López dice:

    No existe otro camino sino como bien lo dice este artículo:
    Hay que salir….. Huir de ROMA, de donde todo lo que sale y se respira es del mismo diablo.

    Es tan claro, pero aún asi muchos siguen ya no solo aplaudiendo a Francisco, sino tal parece han empezado a “idolatrarle”.

    Francisco con su ya acostumbrado e hipócrita estilo arremetió ayer contra los “mensajes o revelaciones marianas” y sin mas borró de un plumazo todos ellos.
    Claro, invita a sus ovejas a no leerlas para mantenerlas adormiladas, embrutecidas, ciegas, sordas, buscando con ello “apagar el Espíritu” que viene revelando su verdadera identidad, y UBICANDONOS EN LOS TIEMPOS QUE ESTAMOS VIVIENDO.
    Si, el Santo Espíritu busca despertar y conducir a las almas, pero este LOBO no quiere que las almas escuchen la VERDAD y sean despertadas de su profundo letargo, a él solo le importa que “su hipócrita, venenosa y destructiva voz sea escuchada”, voz que saliendo de las profundidades del mismo infierno busca conducir a todas las incautas y embrutecidas almas a ese mismo lugar.
    Para Francisco la Sma Virgen María es solo una madre, “una madre que nos ama a TODOS” (según su diábolico pensamiento)  pero por lo visto una madre “muda y ciega”, cuando bien sabemos que por ser precisamente una Madre Amorosa, siempre por Voluntad del mismo Dios, ha venido conduciendo a la Iglesia en tiempos difíciles, cuánto más en esta batalla final asi lo continuará haciendo…
    “Y la Mujer huyó al desierto, donde tiene lugar preparado por Dios, para que allí la sustenten mil doscientos sesenta días” (Ap. 12, 6)
    “Y le fueron dadas a la Mujer las dos alas de la Grande Águila, para que volase al desierto a su lugar” (Ap. 12, 14).
    Sabemos que Nuestro Buen Padre, Dios, nunca deja solos a sus hijos y por ello nos concede la guía y la maternal protección de nuestra Madre, y solo porque asi El lo ha querido la Sma Virgen María ha venido formando dentro de su Inmaculado Corazón a sus hijos, aquellos pequeños y pobres a los ojos del mundo, que junto a Ella luchan contra la serpiente, confiando como niños que AL FINAL SU CORAZON INMACULADO TRIUNFARA!
    Ven Señor Jesùs…Venga a nosotros tu Reino!

    “Pero yo conozco a un vidente, a una vidente, que recibe cartas de la Virgen, mensajes de la Virgen”. Y el Papa comentó: “Pero, mire, ¡la Virgen es Madre! Y nos ama a todos nosotros. Pero no es un jefe de la oficina de Correos, para enviar mensajes todos los días”. “Estas novedades – afirmó el Papa – alejan del Evangelio, alejan del Espíritu Santo, alejan de la paz y de la sabiduría, de la gloria de Dios, de la belleza de Dios.

    http://secretummeummihi.blogspot.com.es/2013/11/virgen-no-es-oficina-correos-el-titular.html

  4. Raul Patiño dice:

    El segundo comentario hace referencia al SIGNIFICADO DE HUIR DE ROMA:
    Si recordamos, Apocalipsis 3:11 alerta: `Vengo pronto; retén firme lo que tienes, para que nadie tome tu corona.”
    ¿Qué es mantener firme la corona? Saber huir, porque algunos se detienen mirando hacia atrás, a los amigos, a los sacerdotes, e insistiéndoles en que pueden ser verdad todas estas alertas sobre Francisco. Pero en ese proceso sucumben muchos, porque no han logrado la firmeza de fe, oración, vigilancia y conocimiento venido del espíritu como para vencer. Entonces terminan diciendo “Vamos a esperar….”, “hay mucha gente buena aquí…”. ENTONCES SU HUIDA NO SE DA.
    Pero cuando la gente no quiere hacer caso, NO QUIERE OIR NI VER. Y el Evangelio nos llama a “No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen, y se vuelvan y os despedacen.” -Mateo 7:6- Duro mensaje pero cobija a todos los tibios o vacilantes.
    ¿Son nuestros amigos que quieren a Francisco y su nueva Iglesia? ¿Son nuestros familiares que quieren a Francisco y su nueva iglesia? Pues tenemos que decidir si queremos más a Dios y obedecemos su ley.
    “No entregues tu honor a los que te son ajenos, ni tus años al cruel. No sea que extraños se llenen con tus fuerzas, y tus trabajos estén en casa ajena.”
    Es triste, pero ha llegado el momento de diferenciarnos, sacudiendo el polvo de nuestras sandalias cuando alguien no quiera escucharnos.
    NOTA: Sería bueno que los comentarios permanecieran más tiempo en el blog y no fueran borrados tan pronto.

    • josephmaryam dice:

      No sabemos a qué se refiere sobre los comentarios, porque no se borran los que ya se han autorizado.

  5. Raul Patiño dice:

    Quisiera separar dos comentarios. Este es el primero:
    Francisco, en su ironía, ha hecho un comentario sobre los videntes de maría, diciendo:
    “la Virgen es madre ¡eh! y nos ama a todos nosotros. Pero no es un jefe de correos, para enviar mensajes todos los días”. Por ello, ha afirmado que “estas novedades nos alejan del Espíritu Santo, alejan de la paz y de la sabiduría, de la gloria de Dios, de la belleza de Dios”. -oct 14, Francisco-¨
    Él siente que los mensajes AUTÉNTICOS de María le harán daño, porque son alerta para quienes quieren oír, por eso los ataca subterfugiamente como ha hecho con quienes defendemos la tradición de 2000 años.

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: