Lumen Mariae

Inicio » alma » Francisco condena a las almas

Francisco condena a las almas

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

“Sabed que con el demonio no se arroja al demonio… sino que se le arrojará con la virtud…. tanto, que con el perfume de sus virtudes ayudarían a apagar los vicios y los pecados, soberbia e inmundicia… las cuales cosas abundan hoy en el pueblo cristiano, y singularmente en los prelados, en los pastores y en los rectores de la santa Iglesia… los cuales se han hecho comedores y devoradores de las almas… no digo convertidores sino devoradores. Y todo por el amor propio que tienen de sí mismos… del cual nacen soberbia, codicia y avaricia, e inmundicia del cuerpo y de la mente suya. Ven a los lobos infernales arrebatar a sus súbditos, y no parecen cuidarse de ello… tanto es el cuidado que han puesto en adquirir deleites y delicias, alabanzas y placeres del mundo. Y todo procede del amor propio: porque si se amaran por Dios, y no por sí mismos, atenderían sólo al honor de Dios y no al propio, y a la utilidad propia sensitiva” (Santa Catalina de Sena a Gregorio XI).

v2abcd

Nadie ha meditado las consecuencias trágicas que para un alma se da al escuchar a un hereje, como es Francisco y todos aquellos que se une a él.

El pecado destroza un alma. Hablar una mentira, enseñar una mentira y hacerlo con la potestad de un sacerdocio hace condenar al alma que sigue a ese pastor en la Iglesia.

Son los sacerdotes los que salvan o condenan a las almas.

Las almas no se van solas al cielo o al infierno. Las lleva siempre un sacerdote de su mano.

Por eso, lo que vemos en la Iglesia es muy peligroso para todas las almas.

El pecado no es un juego. No se puede escuchar a un pecador y seguir la vida de antes, como si nada hubiera pasado.

El que enseña su pecado, ya no en el mundo, sino en la Iglesia, siempre condena a las almas. Siempre.

El que obra su pecado, ya no en el mundo, sino en la Iglesia, siempre arrastra al infierno muchas almas. Siempre.

Francisco está haciendo un gran mal en toda la Iglesia con solo poner su amor al hombre por encima del amor a Dios. Y, por eso, habla lo que habla y no le importa mentir o decir una herejía.

No le importa.

A un mentiroso, a uno que ha hecho de su vida una mentira, da lo que vive y, además, se cree santo y justo en lo que dice.

Francisco no reconoce su mentira, su pecado, no lo puede ver. Él sólo ve que está haciendo un gran bien en la Iglesia.

Y el problema de esto es que las almas aplauden las mentiras de Francisco. Las almas lo siguen. He ahí la condenación de muchas almas.

Cuando el alma no discierne la verdad, no ve la verdad, sino que se deja seducir por la mentira, entonces está perdida. Y cuando esta mentira se repite constantemente como una enseñanza en la Iglesia, como lo hace Francisco en todas sus homilías, entonces, la cosa es muy grave en la Iglesia.

Porque Francisco no es que dijo algo que no estuvo bien dicho en una homilía. No. El problema es que en cada homilía, cada vez que habla enseña su pecado a las almas.

Este es el verdadero peligro que hay en toda la Iglesia y que nadie ha meditado.

Enseñar el pecado a las almas es condenar a las almas.

Enseñar la Verdad a las almas es poner un camino de salvación y de santidad.

Pero enseñar constantemente el pecado no es poner un camino para condenarse. Es condenar a las almas.

Y para comprender esto hay que saber que la Verdad, por sí misma, es camino para el corazón del hombre. Cuando se enseña una verdad o se obra una verdad, se pone un camino, una puerta de salvación.

Pero lo contrario a la Verdad es la mentira. Y si la Verdad pone un camino, la mentira no puede poner ningún camino. Porque la mentira no hace caminar al hombre. El hombre, cuando vive en su pecado, siempre llega a un absurdo de vida en que ya no puede caminar, ya no saben caminar.

Pero el que vive en la Verdad siempre encuentra un camino en la vida.

El que enseña el pecado en la Iglesia, como lo hace Francisco constantemente, pone la condenación a las almas, porque cierra todos los caminos a la Verdad.

El pecado cierra los caminos y, por eso, el pecador no puede salir de su pecado sin una ayuda divina.

Cuando un falso profeta predica cierra a las almas el camino para conocer la verdad. Y eso es lo que condena al alma. El alma no encuentra la verdad en la mentira, no encuentra un camino para una verdad, porque no hay verdad.

Por eso, el peligro de leer a Francisco y no discernir lo que se lee. O de escucharlo y no discernir lo que se escucha. Es un grave peligro para toda la Iglesia.

Los medios de comunicación son culpables de esto, porque dan la noticia de lo que dice Francisco, pero no dan sus errores. Y, por tanto, producen más confusión en la Iglesia.

No se puede escuchar a un hereje sin salir herido en el alma. Y, cuando las almas va en busca de ese hereje porque es muy humano y muy cordial y transmite una paz, entonces el alma ya está condenada.

Pero el alma ya está condenada porque vive lo mismo que le predican. No por otra cosa. El hereje atrae a los herejes, a los mentirosos, a los cismáticos, a los incrédulos. No puede atraer a los demás. A los demás los puede engañar por un tiempo, pero si la persona está despierta en su vida espiritual, entonces coge el error y lo quita de su vida.

Pero las almas dormidas que escuchan a un hereje, Dios les da tiempo para que vean la verdad, para que disciernan. Pero si no salen de su dormición, entonces se condenan porque viven lo mismo que buscan en esa predicación.

Por eso, la Iglesia sigue a Francisco porque vive lo predica Francisco. Lo ha hecho vida en Ella. Y, por eso, lo que viene es un gran desastre para toda la Iglesia.

Por el pecado de toda la Iglesia que ha aceptado a Francisco, la Iglesia quedará destruida en Roma y se pondrá una nueva iglesia que todos seguirán sin rechistar como una bendición de Dios para todo el mundo.

Es la Justicia Divina sobre Su Iglesia. Como a los judíos, por haber rechazado al Mesías, serán los últimos en entrar en la Iglesia, así, por haber aceptado a un falso Mesías, a un falso Papa, entonces la Iglesia quedará totalmente aniquilada y en Ella ya no se podrá encontrar ninguna Verdad.

Pero la Iglesia verdadera seguirá siempre en los corazones de los que aman a Dios despojándose de toda su humanidad. Y ya no hará falta que esté en Roma. Ahora la Iglesia acampará en el Monte de la Verdad y será su Faro el Sol de la Eucaristía que alumbrará a todos los hombres para indicarles el camino de la salvación.

Cuando desparezca de Roma la Eucaristía, que es negar el sacerdocio y toda la Iglesia, entonces el Milagro que Dios dará a su pueblo será Su Amor que salva, Su Amor que enseña la Verdad al alma, Su Amor que redime y santifica a toda alma que ha puesto en su corazón el tesoro del amor divino.

Ven a los lobos infernales arrebatar a sus súbditos, y no parecen cuidarse de ello: esto es lo que se percibe en toda la Iglesia. A nadie le importa que se condenen las almas. No pasa nada. Todo está tranquilo. Todo va viento en popa.

Ese es el ambiente que se está respirando. Ese es el mensaje que se da ahora desde Roma: no hagan declaraciones que pongan nerviosos a la gente de la Iglesia. Todos callados para dar a entender que las cosas van bien.

Pero las cosas no van bien. Y, pronto, la Iglesia abrirá sus ojos a la Verdad y podrá entender lo que realmente está sucediendo en Roma.


1 comentario

  1. Raul Patiño dice:

    Gracias por sus orientaciones. He puesto el inicio y un enlace a este artículo en http://www.elcatolicismo.co
    Se están dando luces en el qué hacer y como lo dice el articulista, Dios hace sus llamados aun en momentos tan difíciles y quien vacile puede perder su alma.
    Muchos sienten pesar porque el padre de la parroquia es buena persona y qué dirá si me muestro contraria a seguir sustentando una Iglesia que ha dejado de ser católica para convertirse en un aparato corrupto. Otros creen que lo que hay que hacer es callar y seguir orando por los pastores, pero no se dan cuenta que cuando estos optan libremente por la RELIGIÓN DEL HOMBRE, han cerrado su corazón a la verdad, como se comenta aquí, y por tanto se niegan a la acción de Dios.
    Sería bueno analizar un poco el papel de los GRUPOS DE ORACIÓN que podrían convertirse en instrumentos de ideologiazación y manipulación de los creyentes. Dañada la Iglesia vienen como la caída de un castillo de naipes las consecuencias sobre todos los sectores que se influencian. Y la masonería no querrá perder nada de este aparato que hoy se ha tomado.
    Por eso los grupos de oración pueden convertirse en instrumentos de abominación cuando no logran discernir estas verdades.
    Hay incluso montajes artificiales de movimientos supuestamente “apostólicos” como el de Rick Miller que con argucias y mentiras montó un movimiento en todo el mundo que ahora las conferencias episcopales apoyan. Y dice que su acción será tres años y medio -coincide con el tiempo del anticristo, tal vez por alguna razón-

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: