Lumen Mariae

Inicio » Francisco » Duele ver la Iglesia machacada por Francisco

Duele ver la Iglesia machacada por Francisco

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz


border560x1blanco

Este video muestra el momento en que los protestantes invocaron la protección divina sobre el Cardenal Bergoglio.

Este desgraciado acontecimiento significa una cosa: la comunión con la doctrina de los protestantes, en la que la salvación es sólo por la fe, no por las obras. Todo aquel que cree ya está salvado.

Esta es la doctrina que predica Francisco desde que se sentó en la Silla de Pedro.

Todas las palabras que dice el Cardenal son contrarias a la doctrina de la Iglesia y constituyen una herejía en la Iglesia. Eso significa que ya siendo Cardenal, Francisco se apartó de la Fe en la Iglesia y ha hecho en la Iglesia sólo lo que el demonio ha querido.

¡Cuántas almas no se habrán condenado en la Iglesia por culpa de Francisco!

El Papa Pío XI, en su encíclica sobre el verdadero ecumenismo, dice:

“Nadie, ciertamente, ignora que san Juan, el Apóstol mismo de la caridad, el cual en su Evangelio parece descubrirnos los secretos del Corazón Santísimo de Jesús, y que solía inculcar continuamente a sus discípulos el nuevo precepto Amaos unos a los otros, prohibió absolutamente todo trato y comunicación con aquellos que no profesasen, íntegra y pura, la doctrina de JESUCRISTO: “Si alguno viene a vosotros y no trae esta doctrina, no le recibáis en casa, y ni siquiera le saludéis”. Siendo, pues, la fe integra y sincera, como fundamento y raíz de la caridad, necesario es que los discípulos de Cristo estén unidos principalmente con el vínculo de la unidad de fe”.

El cardenal Bergoglio ha hecho todo lo contrario, porque vive el protestantismo en su vida de sacerdote y de Obispo; no sólo saludó a los ministros de un culto falso, sino que se arrodilló largamente para recibir de ellos una bendición.

Arrodillarse para pedir la bendición de un protestante es asumir en su espíritu el demonio que tienen los protestantes y hacer que los protestantes se les dé poder de intercesión en la. Gran mal es el que enseña el Cardenal para toda la Iglesia. Con este gesto, el Cardenal ha dicho que los protestantes siguen la verdad.

No ha sido capaz de predicar en esa reunión la verdad de la Iglesia, porque no es un Pastor fiel a la Tradición de la Iglesia ni a Jesucristo.

Y, por eso, dijo estas palabras:

“¡Qué lindo es ver que los hermanos oren juntos, qué lindo es ver que nadie negocia su historia en el camino de la Fe, que somos diversos, pero queremos ser y ya empezamos a ser una diversidad reconciliada!”

Todos unidos sin que nadie quite sus errores: eso significa la diversidad reconciliada. Todos formando una ensalada en la Iglesia.

Y eso va contra lo definido por Pío XI en su mencionada encíclica:

“Vuelvan los hijos disidentes, no ya con el deseo y la esperanza de que la Iglesia de Dios vivo, la columna y el sostén de la verdad abdique de la integridad de su fe, y consienta los errores de ellos, sino para someterse al magisterio y al gobierno de ella”.

Los protestantes, para entrar en la Iglesia, primero quiten sus errores, sométanse al magisterio y al gobierno de la Iglesia para poder hacer Iglesia.

Esto indica a las claras cómo estaba el alma de Francisco siendo Cardenal: totalmente oscura, sin ninguna luz divina para comprender el misterio del sacerdocio y de la Iglesia. Unirse a un protestante es abdicar del sacerdocio para siempre.

Anuncios

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: