Lumen Mariae

Inicio » adoracion a Dios » La esencia de la Santa Misa

La esencia de la Santa Misa

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

_misa

“Pues yo recibí del Señor lo mismo que os transmití a vosotros: que el Señor Jesús, la noche que era entregado, tomó pan, y, habiendo dado gracias, lo partió y dijo: «Esto es Mi Cuerpo, que se da por vosotros: haced esto en conmemoración mía». Asimismo, tomó el cáliz, después de haber comido, diciendo: «Este es el Cáliz del Nuevo Testamento en Mi Sangre: haced esto, cuantas veces bebiereis, en conmemoración mía». Porque cuantas veces coméis este pan y bebéis el cáliz, anunciáis la Muerte del Señor, hasta que venga” (1 Cor 11, 23-26).

En estas palabras del Apóstol San Pablo están contenidas la esencia de la Misa.

La Misa no es la Cena del Señor, sino el Sacrificio del Señor en la Cruz.

Es un Sacrificio visible, no una representación simbólica. Es el mismo sacrificio cruento que se realizó en la Cruz. Y esa obra se hizo para quitar los pecados de los que creen en Jesús. Es una Obra Redentora, es un Dolor, no es una fiesta, ni una discoteca, ni un baile, ni un compartir la mesa para hablar de nuestras cosas.

Jesús ofreció a Dios Padre Su Cuerpo y Su sangre para quitar los pecados del mundo. Y eso lo obra Jesús en cada sacerdote que cree en la Palabra de Jesús, y se manifiesta bajo las especies de pan y de vino.

Este don del Señor al sacerdote debe ser transmitido por éste de forma íntegra, sin quitar las palabras del Evangelio ni poner o añadir otras que no pertenecen al Misterio.

misa-tridentina-rito-romano1

La esencia de la Misa está en decir:

1. «Esto es Mi Cuerpo». No se puede decir: «Este es el Cuerpo de Cristo». Hay muchos que ya dicen eso en las misas que celebran. Si se dice eso, se anula la Misa. No hay consagración. Lo que pasa allí es sólo una obra de teatro.

2. «Este es el Cáliz en Mi Sangre». No se puede decir: «Esta es la Sangre de Cristo en el cáliz».

3. «Haced esto en conmemoración Mía» o «Cuantas veces hicieres esto, hacedlo en conmemoración Mía». No se puede decir: «Haced esto en memoria mía» o «cuantas veces hiciereis esto, hacedlo en memoria mía».

Ya hay muchos libros litúrgicos adulterados con esta nueva doctrina, que separa la Verdad del evangelio con los razonamientos de tantos teólogos que ya no creen en las palabras del Señor.

La Palabra de Dios es clara: La Misa no es el recuerdo de Cristo o de la Cena como un acontecimiento histórico, sino que es realizar lo mismo que Cristo hizo en la Pasión.

Decir: “haec quotiescumque feceritis, in mei memoriam facietis”, es decir: «cuantas veces lo hiciereis, hacedlo en memoria mía», es sólo expresar algo de la historia, recordar con las palabras lo que obró Cristo en un momento de la historia, es separarse de la Palabra de Dios, que dice en griego: “eis ten emou anamnesin”.

Esta frase se traduce así: “hacia Mi Memoria”. No se traduce: “en mi memoria”.

No es un recuerdo en la vida de Cristo. Es el recuerdo vivo que Cristo da en la Misa, realizar lo que Él hizo y del mismo modo que Él lo hizo. El sacerdote va hacia ese acontecimiento de Cristo. Y sólo puede ir en el Espíritu. El Espíritu de Cristo lo lleva a la Pasión de Cristo. Y ese llevar produce el Sacrifico de Cristo en el Altar. Es ir hacia la Memoria de Cristo, hacia la Vida de Cristo, hacia la Obra de Cristo.

Los teólogos, los exegetas de la Sagrada Escritura parten esta Verdad y dan el error a toda la Iglesia.

El Espíritu levanta al sacerdote a la misma Vida de Cristo. Esto es lo que significa anamnesin: levantar hacia el recuerdo. No es quedarse en el recuerdo. Es ir a la obra de Cristo: “haec quotiescumque feceritis, in meam commemoriam facietis”.

El Espíritu eleva espiritualmente al sacerdote para que se realice en él la esencia de la Pasión de Cristo. Y la esencia es que el sacerdote ponga en el Altar el Cuerpo y la Sangre de Cristo, que es lo que ofrece Jesús a Su Padre para quitar los pecados del mundo.

Decir que la Misa es la memoria de Cristo es sólo decir que la Misa es algo humano. Hay que ir a Misa para una cena, para una comida, para estar un rato juntos y pasarlo lo más placentero posible.

Ya se pierde la santidad de la Misa, porque se rebaja, se anula la esencia de la Misa.

Las palabras de la Consagración no son una narración histórica de lo que pasó en la Cena, sino el mismo acontecimiento, invisible, que no se palpa con los sentidos humanos, que se dio en el Calvario. Es algo incruento de un hecho cruento.

Para realizar una Misa, como la quiere Jesús, es necesario vivir en Cristo, consagrarse completamente a Él, para que en Él y por Él se dé gloria al Padre.

La Misa necesita de un culto interior en la persona del sacerdote. Si no existe este culto interior a Cristo, entonces el sacerdote no tiene fe en Cristo y sólo hace una obra de teatro en lo que celebra en la Iglesia.

Hay muchos sacerdotes de esta manera: sólo ven a Cristo de una forma histórica, externa, cultural, del tiempo. Y, entonces, sólo dan un culto exterior a Cristo. Eso no es suficiente para obrar el Misterio de la Misa.

“Vosotros sabéis, venerables hermanos, que el divino Maestro estima indignos del sagrado templo y arroja de él a quienes creen honrar a Dios sólo con el sonido de frases bien hechas y con posturas teatrales, y están persuadidos de poder muy bien mirar por su salvación eterna sin desarraigar del alma los vicios inveterados” (Pío XII – Mediator Dei).

La Misa no es para cantar o para hablar o para hacer unos ritos más o menos buenos, agradables a todos, sino para postrarse a los pies del Redentor y así profesarle amor y veneración.

Hoy tenemos misas sacrílegas en que el culto a Dios se ha vuelto sólo una enseñanza pagana. Y se meten en las misas muchas cosas del mundo, de la cultura, del arte, de los hombres, porque ya no se da culto interno a Dios.

La adoración a Dios es en Espíritu y en Verdad. Se adora, hoy en la Iglesia, en el espíritu del demonio y en la mentira que da el demonio.

Y eso está pasando en muchas parroquias y nadie hace nada para quitarlo, porque quien lo debería quitar, la Jerarquía eclesiástica, ya no cree en la Palabra de Dios. Ha anulado el Evangelio, ha cambiado las palabras del Evangelio, ha tergiversado el significado de la santa Misa. Y, por eso, vemos lo que vemos. Es que es normal contemplar, hoy, al demonio en las Misas de muchos sacerdotes, que se creen que hacen bien realizando esas Misas porque tienen documentos de Roma que los acreditan como la verdad de lo que es una Misa.

Desde 1958 todos los libros litúrgicos fueron cambiados. La Sagrada Escritura ha sido desvirtuada. Para coger la auténtica Palabra de Dios hay que ir a las ediciones de la Biblia antes de 1958. A partir de esa fecha y, sobre todo, a partir de 1980, no hay biblia que sirva. Todas tienen errores en cualquier parte, fruto de esta exégesis de muchos teólogos que sólo quieren dividir la verdad.

Y los Misales auténticos de la Misa de Pio V han sido adulterados, porque ya no se quiere la Misa como antes. Ya sólo se quiere la Misa como una cena, como una fiesta, como un acontecimiento de la Iglesia para que todos estén felices en sus vidas humanas.

El Concilio de Trento dice: «Si alguien dijere que el Sacrificio de la Misa es sólo de alabanza y de acción de gracias o una mera conmemoración del sacrificio realizado en la cruz, pero no propiciatorio; o que sólo aprovecha al que lo recibe y que no debe ser ofrecido por los vivos y difuntos, por los pecados, penas, satisfacciones y otras necesidades, sea anatema» (D.S. 1753).

La Misa es un propiciatorio, un sacrifico cruento, un dolor real, una muerte real, un calvario real. No es una memoria de todo eso que pasó hace 2000 años. Es poner en el Altar al mismo Cristo en su Obra Redentora.

Y Cristo se ofreció al Padre para salvar a los hombres. Y aquél sacerdote que no se ofrece a Cristo, no es sacerdote. Aquel sacerdote que da la misa para agradar a los hombres, para tenerlos contentos, para contarles sus batallas diarias en la vida, para hacer de la misa una payasada, un entretenimiento, no es sacerdote.

El sacerdote es para Cristo, no para las almas. Y quien no viva este Misterio sólo obra su teatro en la Iglesia y nada más.

Ahora, se va a cambiar esta liturgia y se va a imponer que sólo la Misa es un recuerdo de la Pasión de Cristo. Cuando esto suceda, entonces hay que irse a buscar una Misa en las catacumbas, en aquellos lugares que todavía crean en el Sacrifico del Altar.

Anuncios

1 comentario

  1. José M dice:

    He consultado en dos Biblias que tengo en casa 1 Cor 11, 23-26 y en ambas pone “memoria” en lugar de “conmemoración”. Lamentable ver cómo nos confunden y cómo las traducciones se han ido amoldando al pensamiento impío.

    Reproduciéndose de forma incruenta el auténtico sacrificio de la cruz, no es de extrañar el debido respeto que se le debe (por ejemplo, permanecer arrodillado durante la consagración, comulgar de rodillas y en la boca) y cómo se está profanando a diario en muchas iglesias este Sacramento con mujeres “diaconas” repartiendo la Sagrada Forma de cualquier forma.

    Adveniat Regnum Tuum.

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: