Lumen Mariae

Inicio » Francisco » Guerra interna en la masonería

Guerra interna en la masonería

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

“El mal más grave que afecta al mundo en estos años es el paro juvenil y la soledad de los ancianos. Los mayores necesitan atención y compañía, los jóvenes trabajo y esperanza, pero no tienen ni el uno ni la otra; lo peor: que ya no los buscan más… Este, en mi opinión, es el problema más urgente que la Iglesia tiene que enfrentar”.

AMOROBRADELAVIDA

Estas declaraciones de Francisco revelan una cosa: su oposición a la misma masonería que lo ha escogido para la Silla de Pedro.

Esto que quiere Francisco es lo que no quiere la Masonería. La Masonería no quiere dar de comer a nadie, no quiere dar trabajo a nadie, no quiere cuidar a los enfermos.

La Masonería quiere destruir la Iglesia, quiere implantar en la Iglesia la doctrina de la liberación: todo queda liberado por la mente del hombre.

Todo se da en la libertad de los hombres. Todos dan a su libertad el camino para decidir cualquier cosa en la Iglesia.

Hay que liberar a la Iglesia de las ataduras de los Dogmas.

Hay que liberar a la Iglesia de la esclavitud de la Santidad.

Hay que liberar a la Iglesia del yugo de la Verdad.

La masonería es esto que profetiza Juan de Jerusalén (1040-1120):

“Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, habrá surgido un orden negro y secreto; su ley será el odio y su arma, el veneno; deseará siempre más oro y se extenderá su reino por toda la tierra, y sus servidores estarán unidos entre ellos por un beso de sangre. Los hombres justos y los débiles acatarán su regla. Los poderosos se pondrán a sus servicios. La única ley será la que dicte en las sombras; venderá el veneno aun dentro de las iglesias. Y el mundo avanzará con ese escorpión bajo el pie”.

Es un orden negro, oscuro, como es el demonio.

Es un orden secreto, escondido, como son los fariseos en la Iglesia.

Es una secta cuya ley es la destrucción por la destrucción. No hay ninguna gota de amor.

Es un conjunto de almas despiadadas que dan el veneno de sus mentes a todos los que se encuentra en su camino.

Hombres que matan por el puro placer de matar.

Hombres asesinos de sus almas para dar muerte espiritual a toda la humanidad.

Hombres que sólo miran la muerte como objetivo en sus vidas.

Hombres que han hecho del dinero el camino para matar.

Hombres que sellan su muerte con el beso de la muerte en sus corazones.

La Masonería quiere ya liquidar a la Iglesia, quiere ya las reformas litúrgicas en la Iglesia, quiere ya decidir la Iglesia como Ramera de todo el Mundo.

Pero Francisco ha puesto una barrera, un obstáculo, que les impide hacer esto. Y este muro trae división dentro de la Masonería y dentro de la misma Iglesia.

Hay una guerra interna, ahora mismo, en la Masonería que dirige la Iglesia. Guerra entre Francisco y los suyos. Guerra que tendrá que perder Francisco, porque no es más fuerte que la Masonería. Guerra que tendrá que acabar con algo funesto en la Iglesia, como es la supresión de la Eucaristía.

Porque todo está aquí.

La Iglesia sólo es Jesús y su Vicario en la tierra, el Papa: la Eucaristía y el Papa.

Se ha acabado con el Papa. Ahora lo que vemos es la decadencia del gobierno vertical. Todavía no se entiende para qué sirve el gobierno horizontal. No han hecho nada ni lo harán hasta que no acabe esta guerra entre ellos.

Francisco quiere a los pobres, la Masonería quiere destruir la Iglesia. Son dos cosas totalmente opuestas. Y lo único que salva ahora a la Iglesia es esta oposición que hace Francisco a la Masonería. Lo único. Una vez que se quite este muro, la Iglesia se viene abajo de la noche a la mañana.

Pero Francisco tiene otra oposición en la Iglesia. Una oposición que no contaba por su imprudencia en el hablar. Eso ha desatado una murmuración, no sólo en contra de Francisco, sino también de su plan de gobierno.

Francisco no sabe gobernar. Eso lo ve hasta un niño. Presentar a la Iglesia que se ocupe de los asuntos económicos de los pobres cuando el mundo está en una bancarrota, eso no lo hace ningún gobernante. Sólo Francisco.

¿A quién se le ocurre dar este panfleto comunista si no pone el dinero para resolver el problema?

Francisco pide dinero a la Iglesia para dar de comer a los pobres y la Iglesia le contesta: ¿de dónde sacamos dinero si no tenemos ni siquiera para nuestras familias? ¿Qué es este Papa que habla así y no tiene en cuenta el desastre que vive todo el mundo en lo económico? ¿A qué viene presentar como lo más importante en la Iglesia el problema de los pobres si no hay con qué solucionarlo?

Entonces, mucha gente está volviendo los ojos a Benedicto XVI, porque Francisco no funciona en la Iglesia. Pone un plan de gobierno que no es posible realizarlo. Para ello, que Roma se despoje de todos sus tesoros y empiece a dar dinero a los demás. Pero eso, por supuesto, no se va a hacer. Sino que se hace lo de siempre. Pedir dinero.

Francisco comienza a ver el descontento en la gente. Y teme. Nadie sigue a un Papa que propone algo que no se puede realizar en la práctica. Para hacerlo, es necesario cambiar toda la Iglesia. Y eso es lo que no quiere Francisco.

Y ése es su fallo como gobernante. Ahora, quien mire el gobierno que hay en la Iglesia no lo entiende. ¿Para qué están esas ocho cabezas ahí? Para calentar la silla, pero no otra cosa.

Por eso, se espera que esto cambie de la noche a la mañana, porque las cosas no son como parece.

Todo está tranquilo pero nada está en paz.

No pasa nada, pero pasa todo.

No se habla nada, pero se dice todo.

Anuncios

5 comentarios

  1. claudia dice:

    Segun tengo entendido los autores de este blog son sacerdotes, cierto??? siempre he tenido la duda de como son encaminados lo sacerdotes desde el Seminario hasta la ordenacion, y luego en su vida sacerdotal, por este poder Masonico… Sera que la mayoria no lo ve? no lo palpa? no lo vive? Porque pareciera que todos estuvieran cegados (bueno la gran mayoria)…
    Y segundo, porque solo una minima parte de los sacerdotes se encarga de predicar sobre el Fin de los tiempos, como los primeros apostoles…que pasa? porque da miedo el tema? les enseñan a callarse o que? Tengo que citar aqui a uno que sigo desde hace unos años el P. Carlos Cancelado (Colombia), que me parece hace una excelente labor alertando… entre otros pocos

  2. En realidad esta descripción de la persona del actual Papa es más confuso que la torre de babel. No entiendo como un papa puede ser jano el dios de la mitologia romana con dos caras.

    • josephmaryam dice:

      Jano es el dios de los principios y de los finales. Y este dios es para poner un inicio en la vida que es, también, un final de otra cosa. Francisco tiene una sola cara: la masonería. Pero quiere hacer su plan en la Iglesia, quiere su gobierno en la Iglesia y, por eso, se opone a la misma masonería. Pero no se opone por amor a la Iglesia, sino por amor a su poder masónico. Él hace guerra a los mimos que le han puesto ahí y, por eso, en la Iglesia hay un compás de espera, hasta que ellos mismo no resuelva su conflicto interno. Este compás de espera no es bueno para la Iglesia, porque la hace dormir y creerse que todo va bien, que todo se va a solucionar y que hay que rezar por Francisco para que vea el camino. El camino de Francisco es destruir la Iglesia, pero la quiere destruir a su manera, según su plan, quitando poco a poco los dogmas. Pero los masones quieren zanjar el asunto ya, de una forma abrupta, quitando la Eucaristía. Que nadie se engañe en esto. El Papa que pastoreara a las ovejas en este desastre que viene no es Francisco, sino el Vicario de Cristo en la Tierra. Y ese Vicario es el elegido por Dios, no es el elegido por los hombres. Y sólo hay un Papa verdadero que sigue viviendo: Benedicto XVI. Hay que rezar por Benedicto xVI, no por Francisco. Por Francisco hay que pedirle a Dios que lo saque de la Iglesia antes que haga más daño.

  3. Cristina de López dice:

    En la “iglesia de Franisco” lo que importa no es el alma, sino solo el cuerpo, por ello dice que esos “problemas sociales” son lo más urgente que “su iglesia” tiene que enfrentar.
    Evangelizar, convertir, salvar almas es cosa absurda, molesta, repugnante y obsoleta en la nueva “iglesia de Francisco”.
    Por ello lo más importante es dar de comer a los pobres, ¡si! llenarles el estómago, dejando vacío su corazón, el cual solo puede llenarlo el mismo Dios!
    Compadecerse de los jóvenes, procurándoles trabajo, para que su esperanza sea fincada en cosas temporales y no en Aquel en quien quizá ya no esperan!
    Atender y acompañar a los ancianos, ¡si! cumpliendo simplemente una obra más de entre muchas otras “filantrópicas, fraternales, solidarias”,  pero carentes de CARIDAD!
    En la “iglesia de Francisco” la prioridad es el cuerpo, nunca el alma, en otras palabras, lo importante es el hombre, NO DIOS!
    Y quizá algunos puedan confundirse y decir:
    “Pero no está mal lo que quiere hacer Francisco, es parte de hacer el bien y de hecho lo debemos hacer los católicos”
    En primer lugar, el mayor bien que debemos hacer los católicos es SALVAR ALMAS, llevar el mensaje de Salvación a los pobres y oprimidos, predicar a tiempo y a destiempo, y más en estos tiempos en que muchas almas yacen en el letargo y van camino a la perdición.
    Jesús, el Señor, no vino a dar de comer, a aliviar enfermedades, a conseguir trabajo a los jóvenes, no!, nuestro Señor Jesucristo vino a sanar a los pecadores, a mostrarles el Rostro del Padre, a enseñarles el Camino….haciéndose El, el mismo CAMINO!
    No ofrecía ni conseguía trabajos, llevando a los hombres a fincar en ello las esperanzas.
    No!, El vino a llamarles, incluso invitando a algunos a dejarlo todo para seguirle, y sin más, anunciaba que necesario era renunciar a uno mismo, tomar su CRUZ y DEJARLO TODO….TODO! Prometiéndoles recibir el ciento por uno de lo que por amor a El decidieran dejar!
    No vino a llenar los estómagos vacíos, no! antes bien enseñó claramente que NO SOLO DE PAN VIVE EL HOMBRE, sino de toda PALABRA que sale de la boca de Dios!
    Asi pues, lo primordial en la vida de Jesús fue rescatar a los pobres pecadores de las garras de Satanás, y eso mismo enseñó  y ordenó a sus apostoles, haciéndoles a su vez pescadores de hombres. 
    Vino pues a sacar a los hombres de su pecado…de la muerte, dándoles VIDA Y VIDA EN ABUNDANCIA!
    Ahora, en la “nueva iglesia de Francisco” eso simplemente no existe, su “prioridad y urgencia” son los “problemas sociales”.
     Pero, ¿acaso le preocupan realmente los pobres, los desempleados, los ancianos?
    Por favor, a Francisco no le importa nadie fuera de él. Franciso no ama a nadie sino solo a él.
    Esto es simplemente parte de su estrategia para ganar adeptos para su “nueva iglesia”, adeptos en un mundo cuyos habitantes  se han olvidado que tienen alma, que se han olvidado que esta vida es pasajera, que se han olvidado que su verdadera vida es eterna y su morada no está aqui en la tierra, sino en el Cielo. Si!, para ganar adeptos que habiendo olvidado eso, o en pocas palabras adeptos que habiendo perdido la FE, ahora viven buscando solo lo material, lo humano, lo tangible y pasajero y por ello, resulta muy atractiva y brillante su “oferta”.
    Su plan está maquiavélicamente pensado, ya que en primer lugar, le brinda la oportunidad de aparentar “santidad” 
    ante los ojos de los ciegos e incautos y en segundo, moverá a “todos” hacia ese fin, ¡si!, todas las “iglesias se unirán gozosas a esta santa propuesta”. Y porque no, quizá hasta algunas ONG y algunos gobiernos decidan unirse a su “propuesta.
    Pudiésemos decir que es una parte importante para que llegado el momento, se instaure la Unica Religión Mundial.
    Y es que nada es porque si en Francisco, cada palabra lleva un fin, y aquellos a quienes representa, y de quienes forma parte, son los mismos que han provocado el hambre y la pobreza en el mundo, son los “amos y señores de este mundo” quienes han querido exterminar siempre a quien ellos consideran escoria. Pero ahora cambian su estrategia y fingiendo estar “preocupados por ellos” lanzan su “propuesta por los pobres, desempleados y ancianos desamparados”.
    Todo en un principio parecerá inofensivo, más sin embargo, este es el camino que ha de llevar a muchos a adorar al mismo Satanás.
    Ellos mismos,  provocarán una quiebra monetaria mundial, asi como una posible guerra en Medio Oriente, en la que presumiblemente esté involucrado Jerusalén, y cuyas conscuencias vengan a poner en el suelo al mundo entero. Esas acciones demoniacas harán que surja el “lider político” o “primera bestia” quien aparecerá como el “salvador de los judíos”, ya que en apariencia será quien logre el cese a la guerra y por él se proclame la PAZ. 
    Una vez esto suceda, y debido al caos reinante, propondrán la urgente necesidad de crear una sola religión y un solo gobierno en el mundo para el bienestar de “todos”.
    El Nuevo Orden Mundial…. unidos el mundo y la “iglesia” para llevar a los hombres a salir de su “pobreza, su hambre y su dolor”.
    Pero, ¿en qué momento se obligará a los hombres a “ponerse la marca de la bestia” para poder tener acceso al regimen por ellos establecido, sin el cuál no se podrá “vender ni comprar?
    Será el mismo falso profeta, quien con engaños haga que todos los “fieles de su iglesia” se pongan esa marca, argumentando quizá que ello sea necesario para una mejor organización e igualdad en el “nuevo regimen mundial”, y claro está que quien se niegue a tener dicha “marca” será excluido de “su iglesia (regimen)”, por lo que no podrá “vender ni comprar”, dicho en otras palabras, NO SERA PARTE DE ESOS JOVENES A QUIENES LES BUSCARA TRABAJO, NO SERAN PARTE DE ESOS POBRES A QUIENES LES LLENE EL ESTOMAGO, NO SERA PARTE DE ESOS ANCIANOS QUE GOZARAN DE COMPAÑIA…..
    Estas son las tentaciones demoníacas que empieza ya a utilizar Francisco para llevar a los hombres a adorar al mismo “satanás”.
    Solo aquellos fieles y verdaderos Cristianos se negarán a recibir esta marca y estarán dispuestos a morir si fuese necesario, más nunca adorar a la bestia!

    “… Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?” (Lucas 18:8).

    Ven Señor Jesús!

  4. Petrita dice:

    Es imposible que los problemas más importantes de la Iglesia sean el paro juvenil y la soledad de los ancianos. El problema más importante de la Iglesia es la salvación de las almas, siempre lo ha sido, eso es lo que le debería preocupar, no debería descansar ni un sólo momento sabiendo que en sus manos están millones de almas. El mundo vive en pecado, alejado de Dios, asesina inocentes, no sigue los mandamientos, no ama a Dios. Los problemas que Francisco plantea son meramente terrenales, si bien importantes, efímeros comparados con lo que debería ser la verdadera preocupación de la Iglesia. “¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios” (Santiago 4:4).

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: