Lumen Mariae

Inicio » Francisco » Francisco: el payaso de Roma

Francisco: el payaso de Roma

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

amareslaense

La situación de Roma es caótica en estos momentos. No hay tranquilidad por las declaraciones de Francisco a los medios de comunicación. Esas declaraciones ponen de manifiesto lo que es Francisco. Y nadie lo puede ocultar.

Ya nadie puede dar crédito a estas palabras de Piero Marini, amigo y compañero de Francisco en la destrucción de la Iglesia: “Francisco es una ventana a la primavera y a la esperanza”.

Palabras de engaño dichas al principio de su reinado y que -hoy- las obras de Francisco hacen sonrojar a muchos que lo creían una primavera.

La primavera del terror comunista está a las puertas de Roma. Es lo que significan esas palabras. Es lo que muchos entienden cuando ven que Francisco se ha anudado a la inteligencia comunista desde su juventud.

Un comunista nunca puede ser sacerdote ni menos Papa. Dios elige a los suyos y el demonio también.

Francisco, en estos siete meses de necedad en el gobierno, sólo ha hecho una cosa: poner su orgullo.

Su orgullo nace de su forma de gobernar: “Había que afrontar situaciones difíciles, y yo tomaba mis decisiones de manera brusca y personalista”. Francisco revela cómo es su espíritu de gobierno: sencillamente despótico.

El despotismo significa mandar algo imponiendo y con rigor absoluto. Es una dureza en el gobierno. Es una altanería en la forma de gobernar. Es elegir un camino para implantar una voluntad humana.

“Mi forma autoritaria y rápida de tomar decisiones me ha llevado a tener problemas serios y a ser acusado de ultraconservador”.

Francisco es el típico gobernante que abusa de su poder y utiliza la fuerza con los demás para imponer lo que él quiere.

Francisco es un hombre sin leyes y, por eso, lavó los pies a dos mujeres en la Misa del Jueves Santo, porque él no tiene las leyes que emanan de la Palabra de Dios, que son las normas para todo buen sacerdote que se precie. Normas divinas para tratar lo sagrado con el respeto que se merece Dios en el Sacrifico del Altar.

A Francisco le da igual las leyes y, por eso, dice: “mi forma autoritaria de tomar decisiones la que me creó problemas”. Un hombre que sólo se basa en su razón humana, en las leyes que nacen de su razonamiento humano, es un hombre que crea problemas en todas partes, como así ha sucedido.

Ahora Francisco es un problema para toda la Iglesia por su despotismo ilustrado y absoluto.

Francisco, en su gobierno, sólo cree en el predominio de la razón y en el progreso humano. Por eso, la misión en la Iglesia es, para él, abrirse al mundo, estar lleno del espíritu moderno que hay en el mundo.

Para él las palabras del Evangelio no existen: “No améis el mundo ni las cosas que hay en el mundo. Si alguno amare al mundo, no está en él la Caridad del Padre” (1 Jn 2, 15).

Francisco predica amar el mundo: “busquemos más bien ser una Iglesia que encuentra caminos nuevos, capaz de salir de sí misma yendo hacia el que no la frecuenta, hacia el que se marchó de ella, hacia el indiferente.”
1. “encuentra caminos nuevos”: Jesús es el Camino, luego la Iglesia no tiene que encontrar caminos nuevos, ya tiene Uno. Y es suficiente con ese único Camino. Hay que aprender a caminar de la mano de Jesús. Hay que aprender a ser humildes y dejar que Dios muestre el camino. Francisco se inventa sus caminos en la nueva iglesia que su orgullo ha fundado.

2. “salir de sí”: La Iglesia es la Obra de la Verdad, luego no tiene que salir de sí misma para obrar cosas en el mundo para así atraer a los que no pertenecen a la Iglesia. La Iglesia tiene que obrar la Verdad, no hacer obras humanas en el mundo, no tiene que salir de sí para mostrar al mundo que no tiene la Verdad. La Verdad se muestra en la Iglesia, no fuera de la Iglesia, no en el mundo. La Iglesia tiene las puertas abiertas para todo aquel que quiera ver la Verdad. Pero la Iglesia no necesita salir de sí para dar nada a un mundo que no quiere ver la Verdad.

3. “el que se marchó de ella”: que siga en su pecado y hasta que no lo quite, que no vuelva a la Iglesia. Porque la Iglesia es para aquellas almas que buscan la Verdad y viven la Verdad en sus corazones y, por tanto, es para aquellas almas que dejan su orgullo y su soberbia en el piso, para así ponerse de parte de Jesús. La Iglesia no necesita ir en busca del hijo pecador. Es él el que tiene que regresar arrepentido de sus pecados y pedir perdón a la Iglesia. La Iglesia sólo espera la vuelta de sus hijos, pero no hace nada para que vuelvan sus hijos.

4. “el inidferente” : se merece que permanezca en su indiferencia por su indolencia en buscar la Verdad. Quien no quiere dejar sus verdades en la vida para aferrarse a sus obras buenas humanas, que se quede en su estúpida vida, porque no hace falta a la Iglesia. La Iglesia necesita de hombres que no teman arriesgar su vida por la Verdad. La Iglesia está ya harta de gente que lucha sólo por sus verdades en la vida, por sus intereses en la vida, por sus placeres en la vida, y no son capaces de mover un dedo por la Verdad, que es Jesús.

Francisco, como déspota, adopta una actitud paternalista cuando predica, cuando trata a la gente: “cuando confío algo a una persona, me fío totalmente de esa persona. Debe cometer un error muy grande para que yo la reprenda”. Muestra su sentimiento humano para atraer hacia su despotismo. Nunca muestra su odio a los demás, su ira a los demás, porque le interesa tener a la gente bajo sus pies y así que hagan como los corderitos, que se someten en todo a las indicaciones de sus pastores.

En sus homilías, predicaciones, discursos lo que le gusta hablar es de la felicidad de todos los hombres. Y así habla a la gente lo que la gente quiere escuchar: la mentira.

Nunca Francisco va a enseñar la verdad en el gobierno de la Iglesia: “No podemos seguir insistiendo solo en cuestiones referentes al aborto, al matrimonio homosexual o al uso de anticonceptivos. Es imposible”. Francisco va a quitar la excomunión a las mujeres que abortan, va a permitir el matrimonio homosexual en la Iglesia y va a aprobar el uso de los anticonceptivos en la Iglesia. Y esto lo va a hacer porque es un déspota, no por amor al Pueblo de Dios. Es un orgulloso que no tiene reglas en su gobierno. Posee las reglas que su cabeza se inventa, las que ve mejores, porque: “Cada uno tiene su propia idea del Bien y del Mal y debe elegir seguir el Bien y combatir el Mal como él lo concibe. Bastaría eso para cambiar el mundo”.

Como las mujeres que abortan, los homosexuales, los ateos, etc., son heridos sociales: “recibía cartas de personas homosexuales que son verdaderos ‘heridos sociales’, porque me dicen que sienten que la Iglesia siempre les ha condenado.”; entonces hay que resolver esa herida social. ¿Cómo? No hay que juzgarles, sino hay que permitir que sigan su vida de pecado, porque ese pecado no es pecado, es su vida y cada uno tiene derecho a su vida: “no es posible una injerencia espiritual en la vida personal”.

Ya los sacerdotes, los Obispos que se dediquen a curar enfermedades psicológicas, psiquiátricas, pero que no confiesen, porque confesar significa juzgar: “Pero la Iglesia no quiere hacer eso.” En la nueva iglesia que Francisco ha fundado ya no se hace eso: ya no se confiesa. Por tanto, ahora no hay confesión y que todo el mundo entre en la Iglesia, comulgue y viva su vida de pecado porque lo dice Francisco. Y Francisco es la voz de Dios, es el Papa, es el que manda. Eso es lo que enseña Roma: una mentira sobre Francisco.

Piero Marini: “es una primavera, una ventana abierta que nos permite respirar aire diferente. Hasta ahora hemos respirado aires de pantano, de aguas turbias, muertas, que huelen mal. La Iglesia estaba en una situación de tener miedo por todo, con los problemas del Vatileaks, de los pedófilos, todas estas cosas que ya no aguantamos más. En cambio desde que Francisco fue elegido, ya no se habla más de estos problemas”. Ahora todo el mundo está hablando de esto, de cómo Francisco se quiere acostar con un homosexual porque no puede juzgarlo. Quien aprueba un pecado comete el mismo pecado que aprueba (cf. Rom 1, 32). ¿Esta es la ventana a abierta que Francisco da a la Iglesia?

Francisco huele muy mal. Francisco es la ruina de la Iglesia por su despotismo en el gobierno. Francisco es el peor gobernante de todos los tiempos porque no sabe callar sus planes en el gobierno, sino que los ha dado a todos antes de tiempo, antes de formar su prepotencia en la Iglesia.

Francisco es un ruín, un miserable, un malnacido, un idiota que se cree Dios. Es el payaso de Roma, es la marioneta de Satanás, es el arquitecto del Nuevo Orden Mundial que nace ya en Roma.

Anuncios

4 comentarios

  1. Edgardo dice:

    Yo les pregunto. si ustedes son un grupo de sacerdotes y critican a Benedicto XVI que no dio la cara para decir la verdad… porque ninguno de ustedes da la cara sin importar si sufren persecuciones y dan la cara? esto no es bueno…
    Yo no estoy de acuerdo con Bergoglio pero si uds dicen que Benedicto no dio la verdad al dejar el papado, lo primero es dar el ejemplo.
    Ustedes, quienes son?
    Gracias.
    Edgardo Del Bono

    • josephmaryam dice:

      Nosotros no criticamos a Benedicto XVI, sino sólo decimos su pecado. Decir el pecado no es criticar, sino decir la verdad.
      Lo demás, es sólo su curiosidad. Si no le gusta, pues váyase a otro sitio. La Verdad se da por sí misma. Los que la dicen eso no interesa. Lo que interesa es que se capte la verdad, no que se conozcan quién la dice. Quien se fija sólo en la persona, ya no se fija en la verdad. La verdad es Jesús. Mire a Jesús. Eso basta. No mire a los hombres. Los hombres somos todos unos mentirosos.

  2. Cristina de López dice:

    Asi es, Francisco es una marioneta de Satanás. Es el lider religioso o la segunda bestia de la que se habla en apocalipsis. Aquel cuya misión es unir a las iglesias en una,  o dicho en otras palabras, es el encargado de PROSTITUIR a la Iglesia Católica con todas las religiones falsas y paganas, convirtiéndola en una Ramera. Sacar a Jesucristo de SU IGLESIA es su máximo disfrute y su misión.
    Francisco, Segunda Bestia, o lider religioso universal, que irá allanando el camino a la Primera Bestia,  quien a su vez se convertirá en el líder político mundial, quienes en mancuerna conformarán ese NUEVO ORDEN MUNDIAL, que no es otra cosa que implementar el REINO DE SATANAS en el mundo. 
    Es esta primera bestia, o lider político el mismo anticristo, hombre en quien el mismo Satanás se habrá encarnado, y quien en su momento llegará a SENTARSE EN EL MISMO TRONO DE DIOS.
    Es este hombre quien llevarà a cabo grandes prodigios y milagros, engañando a muchos y presentándose asi mismo como el verdadero Cristo, aquel mesías que los judíos esperaban.

    Podemos entonces decir que aquello que dijo nuestra Señora:
    “Roma perderá la fe y se convertirá en la sede del ANTICRISTO”

    Se divide en 2 partes:
    La primera es la que ya se está llevando a cabo con Franciso, es decir, que  Roma ha comenzado a perder la fe con las nuevas “doctrinas, razonamientos, y pensamientos humanos, heréticos y hasta satánicos que Francisco ha comenzado a implementar en su nueva iglesia”.
    Aqui también podemos decir que empieza a cumplirse aquello que dijo San Pablo, cuando mencionó que antes de la llegada del inicuo, debía darse la apostasía. Apostasía que habría de salir  desde la misma cúspide de la Iglesia, la cual ha dado inicio con la llegada de Francisco.

    La segunda parte, “se convertirá en la sede del anticristo” se dará cuando en Roma ya se haya llevado a cabo toda la prostitución de la Iglesia y la apostasía haya llegado al culmen. Será en ese momento, cuando Francisco, hará sentarse al mismo anticristo o primera bestia en Roma”, cumpliéndose asi las palabras de la Virgen.

    Será entonces cuando por medio de engaños se llevará a muchos a adorarle y aquellos VERDADEROS Y FIELES CRISTIANOS negándose a hacerlo empezarán a sufrir la peor de las persecuciones nunca antes vivida.
    Satanás sabiendo que le queda poco y ahora encarnado en un hombre desatará TODA SU FURIA contra aquellos seguidores de su ENEMIGO: JESUCRISTO.

    Cristo ha vencido…Cristo Reinará!
    Ven Señor Jesús!

    “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne; sino contra principados, contra potestades, contra señores del mundo, gobernadores de estas tinieblas, contra malicias espirituales en los aires.” Efesios 6,12

  3. Raul Patiño dice:

    Ante todo esto tenemos que ser realistas: La gran mayoría de los fieles están eclipsados o forzados por sus pastores para que guarden silencio, incluso mediante mandato en el confesionario.
    ¿Cuántos sacerdotes, de los más de 750.000 están dispuestos a dar la pelea por Cristo? Que lo digan en estos foros o en otras partes, aunque sea con alias, pero que salgan a la palestra.
    ¿Cuántos obispos de los 4.500? Qué aprovechen su poder en las diócesis y el efecto que tendrían en los medios.
    A ellos Jesús les pregunta: “¿Ustedes también quieren irse?”
    ¿Cuántos laicos están dispuestos a luchar la batalla de Nuestro Señor, con la espada de la Verdad y el yelmo de la Fe? ¡Cuánto extrañamos al obispo que el siglo pasado se levantó para anunciar 40 años antes lo que vendría en Roma. Sus sacerdotes luchan, pero también están siendo atacados.
    A todos nos pregunta Nuestro Señor: “Ustedes… también quieren irse?” ¿Cuál es la respuesta?

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: