Lumen Mariae

Inicio » adoracion a Dios » Por la boca de Francisco ya no habla Dios

Por la boca de Francisco ya no habla Dios

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

seamaenelsilenci

seamaenla

Las almas no saben vivir la Fe porque creen que la Fe se encuentra en la Iglesia o en el diario vivir de cada día. Y, por ello, descuidan las exigencias de la Fe y se dedican a sus vidas humanas para querer de Dios lo que ellos encuentran en esas vidas.

Dios nunca da un Papa para resolver asuntos del mundo, asuntos de la vida, asuntos del matrimonio, asuntos los que sean en la vida de cada uno.

Dios da un Papa para poner a las almas el camino de la salvación y de la santidad, para conquistar el Cielo, para perseguir el Reino de Dios en la tierra.

Una Iglesia que se dedica a dar de comer a los pobres no es la Iglesia de Jesús. Hay que enseñar a los pobres la vida espiritual. A salir de sus pecados, a tener oración con Dios y a ver la vida no para tener dinero, sino para salvarse y santificarse.

Una Iglesia que descuida la vida espiritual de las almas y se dedica a la vida humana de las almas no es la Iglesia de Jesús.

“Buscad primero el Reino de Dios y lo demás por añadidura”.

El Reino de Dios no es la vida humana, ser feliz en la vida humana, tener los problemas resueltos en la vida humana, tener a alguien que resuelva los problemas que nacen del pecado para seguir en el pecado, que es lo que muchos buscan cuando piden que los divorciados pasen a la comunión de la Iglesia. Como los divorciados se metieron en su lío por casarse de nuevo, -cuando Dios lo prohíbe en su Palabra-, quieren que se les resuelva ese lío dejándolos en su pecado, en su vida humana, en su dulce vida humana. Y, claro, les gusta un Francisco que les resuelve su lío, pero no les gusta un Papa que los deje en su lío de vida, que les prohíba la comunión y la confesión.

Los hombres se han acomodado a sus vidas humanas, a sus pensamientos de sus vidas humanas, a sus reflexiones en sus vidas humanas, a ver cómo se va viviendo cogiendo este pensamiento y esto otro, y así no viven la Fe. La Fe no la da un pensamiento humano. La Fe la da Dios al corazón del hombre.

La fe para Francisco es poner en el pensamiento un camino para resolver los problemas de los hombres, para quitar diferencias sociales entre los hombres, para ofrecerles a los hombres una vida digna de unas ideas que todo el mundo quiere: el amor fraterno, la compasión entre unos y otros, la felicidad mientras se va pasando la vida.

Los hombres no les gusta vivir con problemas, sino que lo quieren todo sin problemas. No quieren sufrir, quiere amarse sin sufrir. Y quieren su matrimonio, pero no quieren el matrimonio que Dios ha elegido para ellos. Quieren su sacerdocio, pero no quieren el sacerdocio que Dios ha elegido para ellos. Quieren lo suyo, su vida humana, y luchan por lo suyo, por su vida humana, pero no quieren lo de Dios, la Vida que Dios les ofrece, y, por supuesto, no luchan por lo que hay en la Mente de Dios. Ni les interesa. No va con ellos. Lo de ellos es lo que hay en sus pensamientos de la vida, en sus filosofías de la vida, en lo que dice un psiquiatra sobre sus problemas en la vida.

seconquistauncor

Y, entonces, ven una Iglesia que empieza a abrirse a sus vidas humanas, a sus dulces pensamientos, a sus problemas de sus vidas humanas, y -tan contentos- dicen que Francisco es el mejor Papa de todos y es el que Dios nos ha dado para estos tiempos de tanta dificultad económica, política y social. Sólo ven en la Iglesia lo que les interesa ver: que alguien apruebe sus pensamientos sobre la vida. Y no quieren la Iglesia para otra cosa. No la quieren para ser santos o para salvarse. Ya buscan ellos su forma humana de salvarse.

Así piensa todo el mundo, porque todo el mundo vive para su capricho humano, para su gusto humano, para su idiotez de vida humana. Y nadie vive para las exigencias de la Fe.

Nadie se exige en su vida humana para cumplir la Palabra de Dios como está en el Evangelio, sino que todos quieren quitar alguna frase del Evangelio que les molesta. Y así se va haciendo nuestra fe, nuestro evangelio, nuestra iglesia, nuestro papa, nuestros sacerdotes, nuestros libros que nos hablan lo que queremos escuchar, que nos dicen las dulces palabras que queremos oír, que reflexionan en nuestras reflexiones para hacernos comulgar a todos en un mismo amor tan estúpido como real.

A las almas les gusta escuchar lo que hay en sus mentes humanas, lo que ellas piensan de la vida, lo que ellas persiguen en la vida. y, cuando oyen hablar del pecado, del infierno, del cielo, del purgatorio, de la cruz, de la penitencia, del demonio, entonces se espantan, porque eso no está en sus pensamientos bellos sobre la vida.

En sus pensamientos bellos está cómo conseguir más dinero, cómo ser una persona más famosa entre los hombres, cómo conquistar un puesto en la empresa, cómo hacer la vida más llevadera y sin tanto sufrimiento. Y así buscan a alguien que les resuelva sus vidas, sus quehaceres diarios, su entrega al placer y a la felicidad de la vida. ¡Cuántas nulidades hay en la Iglesia por este interés humano de salir de un matrimonio que no les gusta y entrar en otro matrimonio que sí les gusta. Y ambos no los quiere Dios, pero ellos sí lo desean por su vida de cumplidos en lo humano!. El hombre ha aprendido a destrozar los dones de Dios por su interés en la vida, a meter en saco de roto la gracia de Dios. Es antes lo que ellos piensan en la vida, lo que ellos gustan en la vida, lo que ellos quieren en la vida, que lo que Dios da.

Los hombres son todos así. Y no hay ninguno que no quiera dinero y sexo para vivir. Eso es todo entre los hombres. Y -en eso- los hombres construyen su fe, su religión, su sacerdocio, su iglesia, su evangelio.

Por eso, cuando Francisco habla tan bellamente sobre la vida fraterna, a todos se les cae la baba y no saben discernir la mentira que está diciendo, porque es lo que quieren escuchar de un Papa.

Y esta es la señal clara de que Francisco no es elegido por Dios, es un Anti-Papa, elegido por los hombres: sus palabras.

Sus palabras son las de un hombre de la calle, las de un hombre que vive su vida, las de un hombre que no se esfuerza por vivir las exigencias de la Fe.

Un hombre que habla de todas las cosas divinas, pero que no vive lo que habla. Después vive lo suyo, su ideal de vida y lucha en la Iglesia sólo por ese ideal. No lucha por la Palabra de Dios. Lucha por lo que él entiende de la Palabra de Dios, por su recuerdo, su memoria, su interpretación de la vida de Cristo.

Como él son la mayoría de los hombres. Cada hombre lucha por su ideal de su vida. y, después, va a Misa el Domingo y hace cualquier otra cosa para aparecer santo ante los demás.

Los hombres viven para sus vidas humanas, pero no viven para la Vida Divina que ofrece Jesús en Su Palabra. No son capaces de vivir esa Vida porque nadie les ha enseñado a salir de sus vidas humanas, de sus planteamientos sobre sus vidas humanas. Tienen un Francisco que les enseña a estar en todo lo humano, a enriquecerse en todo lo humano, en vivir para lo humano. Francisco les da lo que el mundo da a los suyos. Lo mismo.

Y, ante esta realidad, viene el batacazo. Cuando Francisco empieza a decir cosas raras, los hombres lo siguen aplaudiendo, como si nada hubiera dicho Francisco. Muy pocos, ante las claras herejías de Francisco en los medios de comunicación, han despertado de ese engaño. Al revés, han seguido en sus engaños, en sus vidas humanas y no han querido pringarse con la verdad. Han tenido miedo de abrir sus corazones a la verdad y han preferido no meterse en todo eso que Francisco ha levantado en la Iglesia.

Y este es el batacazo, la caída de muchos en la Iglesia: ven el pecado y callan sus bocas. Siguen como si nada, como si eso no influyera en sus vidas, como si los discursos de Francisco hubieran que interpretarlos de otra manera para no escandalizar a los que no tienen tanta inteligencia.

¡Pero si Francisco, cuando habla, se deja de teologías y va al grano!. ¿Qué quieren interpretar de algo tan claro como el agua? Por eso, se añade a la mentira otra mentira, para hacer que las almas sigan en sus vidas humanas, y sigan esperando algo de Francisco para el bien de sus vidas humanas.

Al querer lavar la cara de Francisco por sus declaraciones, viene la caída de muchos, que acogen la mentira cuando la están viendo con sus ojos, oyendo con sus oídos, y se oponen a la verdad, se alejan de la verdad, y comienza a llamar a ese mentira, que les ofrece Francisco, como la verdad.

Y, por eso, por más que se hable en contra de Francisco, nadie va a hacer nada para cambiar esta situación, porque desde Roma se tienen órdenes de seguir lo de siempre como si nada hubiera pasado. Es la masonería la que gobierna a la Iglesia. No es Francisco. Y quien no la quiera ver, está perdido con todo lo que viene de esa masonería.

Porque la masonería no es cualquier poder político. Es un poder que quita cualquierr poder para ponerse él sólo donde está. Y eso supone una criba en toda la Iglesia, un sufrimiento en toda la Iglesia, un desastre en toda la Iglesia.

Los que quieran tener alguna esperanza en Francisco, que la sepulten y vean el desastre sin esperanza, sin camino que propone la mesa redonda a toda la Iglesia. No se queden en las bellas palabras de la mesa redonda, del G8. Hay que tirarlas a la papelera y hacer como si no vinieran de la Iglesia. Porque la Iglesia es otra cosa.

La Iglesia no la hace la mesa redonda. La Iglesia ya no la hace un Papa. La Iglesia es ahora dirigida directamente por Jesucristo, que es Su Cabeza Invisible. Los demás, por debajo. Los demás, no cuentan. La Jerarquía de la Iglesia no sirve para nada. Francisco no sirve para nada. La mesa redonda no sirve para nada. Lo que hagan, aunque sea proclamar a un santo, no viene de Dios, porque Francisco no es Papa, es un Anti-Papa. Y un anti-Papa no proclama santos a nadie. Sólo los verdaderos Papas proclaman santos, porque tienen el Poder de Dios. Francisco no tiene el Poder de Dios. Lo que haga es con su poder humano, es para contentar a los demás en la Iglesia. Porque por la boca de Francisco ya no habla Dios, sino el demonio.

Anuncios

1 comentario

  1. Cristina de López dice:

    Los tiempos predichos por Nuestra Señora se cumplen ante nuestros ojos y muchos siguen en su aletargamiento.
    La más densa oscuridad cubre hoy la Iglesia, pero en la necedad de muchos y ceguera de otros tantos, solo se escuchan vivas a cada palabra que vomita Francisco.
    El acérrimo “enemigo de la Iglesia” ha usurpado el lugar que no le corresponde. Se mueve libremente, actúa libremente, habla libremente…. DESTRUYE LIBREMENTE y quienes debían defender la VERDAD se han quedado dormidos, y otros más se han vendido por un plato de lentejas al enemigo.
    Escuchamos a muchos decir: “Dios nos ha dado un gran Papa” “Dios sabía que su Iglesia necesitaba un Papa como Francisco” “Francisco ha venido a renovar la Iglesia”… 
    Su palabrería ha logrado hipnotizar a muchos, apaciguar a otros y crear falsas esperanzas en muchos más….La falta de vida espiritual les ha llevado a no saber identificar la Voz de su Pastor y ahora confundidos, acomodados al mundo, siguen la voz del lobo, que disfrazado de oveja, va llevándolas con engaños al despeñadero.
    “Las fuerzas del infierno no prevalecerán sobre la Iglesia”, responden a cualquiera que intenta hacerles ver la realidad por la que atraviesa hoy la Esposa de Jesucristo.
    Ignoran que el Cuerpo Místico de Jesucristo habrá de vivir lo mismo que vivió su fundador, es decir, que sería perseguida, desfigurada, traicionada….crucificada…DESTRUIDA…para después de haber vivido su PURIFICACION/TRIBULACION, pueda levantarse por intervención DIVINA,  RESPLANDECIENTE… RENOVADA, y con la entrega de santos sacerdotes alzarse, para que asi y solo asi LOS MALES DEL INFIERNO NO PREVALEZCAN NUNCA MAS SOBRE ESA IGLESIA RENOVADA.
    Por ahora, la Iglesia atraviesa su dolorosa pasión, ya muy próxima a ser crucificada y al igual que su fundador, olvidada, traicionada …. abandonada de los suyos!
    Que el Señor aumente en nosotros la Fe, enardezca nuestra Caridad, sostenga nuestra Esperanza  y nos conceda el don de la perseverancia final, para que desde nuestra pequeñez podamos formar parte de aquellos que al igual que el discipulo amado y nuestra Señora, la siempre Virgen María puedan permanecer fieles y verdaderos a su lado hasta el fin.
    Cristo Reinará…. Ven Señor no tardes!

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: