Lumen Mariae

Inicio » adoracion a Dios » Dios habla a cada alma y le dice la verdad

Dios habla a cada alma y le dice la verdad

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

border560x1blanco

suns“Mi amado Papa Benedicto XVI fue perseguido y huyó, como fue predicho. Yo no he nombrado a esta persona, que dice venir en Mi Nombre. Él, el Papa Benedicto, guiará a Mis seguidores hacia la Verdad. No lo he abandonado y lo sostendré cerca de Mi Corazón y le daré el consuelo que necesita en este momento terrible. Su trono ha sido robado. Su poder no”.(13 mar 2013. Su trono ha sido robado. Su poder, no. Mensajes de Dios dados a María de la Divina Misericordia. The Warning)

border560x1blanco
162661_1494147118386_2476114_n

Cuando Francisco enseña que “es imposible creer cada uno por su cuenta” está enseñando que Dios no puede hablar con las almas. Y, por tanto, está negando toda revelación privada que Dios tiene en el mundo.

¿Por qué la Jerarquía de la Iglesia no ha creído en Fátima? Porque niega que Dios se manifieste a un alma y le hable de cosas que la Iglesia no acepta.

¿Por qué no se ha creído en Garabandal, que es la continuación de Fátima? Porque en Garabandal se dicen cosas que no están en la Revelación, tal como la entienden los hombres soberbios de la Iglesia. Y se habla de un aviso, de un castigo, de muchas cosas que la inteligencia del hombre no puede aceptar, porque no cree.

¿Por qué se ha tapado lo que la Virgen ha dicho de la Iglesia en el Escorial? Porque son cosas que asustan a la misma Jerarquía de la Iglesia, ya que van en contra de la Autoridad de la Iglesia. Como los sacerdotes en la Iglesia ya no obran en el gobierno con fe, entonces su gobierno es algo dictatorial en la Iglesia. Y la Virgen arremete contra esta dictadura en sus mensajes. Y eso no gusta a la Jerarquía de la Iglesia. A nadie le gusta que le digan sus verdades a la cara, que le descubran sus mentiras a la cara. Y eso es lo que ha hecho la Virgen. La Virgen enseña la verdad a la Iglesia. Y la enseñan porque sus sacerdotes, sus Obispos, han dejado de enseñar esa verdad en la Iglesia. Y la Virgen es más que el sacerdote en la Iglesia. La Virgen está por encima de cualquier Obispo en la Iglesia. La Virgen está por encima del Papa en la Iglesia. Y hay que escucharla primero a Ella. Y sin Ella no se puede entender lo que pasa en la Iglesia.

Las revelaciones privadas son necesarias para la salvación y la santidad de todas las almas en la Iglesia. Porque Dios sigue hablando en Su Palabra. Dios sigue enseñando en Su Palabra. Dios sigue obrando en Su Palabra. Dios no está callado, que es lo que enseña Francisco y todos los demás en su corte regia.

Dios es Palabra, Dios no es Silencio. Y, por eso, Dios habla a cada alma y le indica el camino de la salvación y de la santidad de su vida.

El problema está en que la Iglesia ha perdido la sencillez de la Fe y ha construido todo un aparato para tener fe. Y ese aparato está de más en la Iglesia, es algo que impide vivir la Fe que da Dios a las almas.

Los hombres de la Iglesia sólo persiguen sus pensamientos humanos, pero no buscan el Pensamiento de Dios. No saben penetrar la Mente de Dios y aprender a pensar con la Verdad que está en esa Mente Divina.

piedad07

Los hombres tienen que poner su inteligencia en el suelo, tienen que pisotear sus razones, sus ideas, sus juicios, sus opiniones, sus teologías, sus ciencias, para tener fe. Si no se hace esto, entonces se cae en la fe humana, en la fe inventada por cualquier pensamiento bello del hombre. Y los hombres se quedan en ese pensamiento bello y no saben ir a más. Se llenan de pensamientos, de razones y, entonces, la Iglesia es sólo una burocracia, pero no una obra divina de fe.

Y las burocracias estorban la vida de Dios, estorban las obras de Dios, impiden realizar en la Iglesia lo que Dios quiere en cada alma.

Por eso, se persigue a los Profetas de Dios, porque se ve a las almas con las razones de la mente del hombre, pero no se ve el alma como una creación divina que sólo Dios tiene derecho a guiarla hacia la Verdad.

Los hombres se creen con derecho a decidir la vida de las almas y a decir tantas cosas para apagar la fe de las almas, la fe sencilla de las almas, porque no les gusta lo que las almas dicen de ellos.

Y, por eso, a Sor Lucía se le impuso silencio para que no revelara lo que la Iglesia quería esconder en el secreto de Fátima. A los hombres no les gustó lo que la Virgen les decía en ese secreto. Y había que quitarlo de esos escritos porque dañaba a la Jerarquía de la Iglesia. Se cumple lo que Francisco dice sobre la fe: “La Iglesia… transmite a sus hijos el contenido de su memoria”. Y como en el contenido de la memoria de la Iglesia no se encuentra lo que la Virgen enseña en Fátima, por eso, se quita esa Palabra de Fe y se deja un mensaje manipulado por la Iglesia, que no da la Verdad de la Palabra Revelada.

Es necesario creer en la Palabra de Dios antes que en la palabra de los sacerdotes, de los Obispos de la Iglesia. Primero es Dios quien enseña la Verdad, porque Jesús es la Verdad. Y ningún hombre, por más que sea Papa, Obispo o sacerdote, posee toda la Verdad.

La Fe es un don de Dios, no es un don de la Iglesia. La Fe, Dios la da al corazón del hombre, para que pueda vivir el Amor de Dios en su vida. Y pueda acercarse a Dios para transformarse en hijo de Dios.

La fe no es un juego de los hombres con sus sanas doctrinas, como lo enseña Muller, que es el intelectual del gobierno horizontal: “la sana doctrina es el instrumento para llegar a la plena comunión con Dios, la vida eterna con Dios y los prójimos”. Sana doctrina es -para Muller- lo que está haciendo Francisco en la Iglesia. Sana doctrina es -para Muller- lo que los teólogos enseñan sobre la aceptación del pecado en la Iglesia, para abrir la Iglesia hacia nuevos horizontes. Pero Muller niega la sana doctrina de Benedicto XVI, la de Juan Pablo II y la de muchos Papas que se han opuesto a lo que enseña Francisco. Muller está para hacer el juego a Francisco y para que se imponga en la Iglesia las ideas de Francisco, porque Francisco no es intelectual, es sólo un charlatán. Y necesita de una cabeza pensante en su nueva iglesia.

La comunión con Dios se hace a través de la Fe, no de la sana doctrina. La sana doctrina sólo quita obstáculos que puedan impedir la obra de la fe en el alma. El alma crece por la fe, no por la sana doctrina. El alma se alimenta de la fe, no de la sana doctrina. La sana doctrina no lleva a la comunión con Dios, es sólo un instrumento para quitar errores, como puede ser otro instrumento.

No es necesaria la sana doctrina para alcanzar la unión con Dios. No es necesario leer todos los escritos de los Papas, sus encíclicas para llegar a la vida eterna, ni todos los libros de los santos para entender la verdad de la vida divina. Es sólo necesaria la fe para esta unión. Sólo lo que Dios dice al alma eso es lo que salva. No lo que los hombres dicen, en sus predicaciones, en sus entrevistas, en sus charlas, lo que salva al alma. Pero ¿qué es la palabra de los hombres sino viento que entra por un oído y sale por otro? Los hombres quieren que los demás estén atentos a sus palabras, a sus enseñanzas sobre Dios y sobre la Iglesia. Y sólo hay un Maestro de la Verdad: el Espíritu de Cristo que se da a los humildes de corazón, a los que pisotean su orgullo para impedir que su pensamiento sea conocido por los demás y así sólo brille el Pensamiento de Dios sobre la vida.

Porque se enseña que el hombre no aprende la verdad de Dios, sino de los hombres, por eso, no se comprende cómo en una revelación privada, el Señor dice que Francisco no es Papa. Eso asusta a la Jerarquía de la Iglesia. Eso perturba a las cabezas pensantes de la Iglesia. Eso no cabe en la cabeza de muchos sacerdotes y Obispos en la Iglesia. Y, como no saben discernir las profecías, entonces arremeten en contra de ellas, que es la consecuencia de su soberbia. Porque ellos piensan que Francisco es Papa, es elegido por Dios, entonces atacan a quien se oponga a su pensamiento humano. Y si no quieren creer en la Profecías, por lo menos que crean en los hechos. Y Francisco ha demostrado que no es Papa, que no ha sido elegido por Dios para ser Papa. Ahí están los hechos. Pero tampoco se ven los hechos, sino que se tapan las obras de Francisco, se lava la cara a Francisco y se le presenta como el inocente en todo eso que Francisco ha promovido en la Iglesia.

Cuesta decir la verdad. Cuesta decir que francisco no es Papa, porque hay que enfrentarse al pensamiento de todos los hombres. Porque la fe no es vivir de un pensamiento humano, no es seguir un pensamiento humano, no es aplaudir un pensamiento humano. No se vive de una idea humana. Se vive de la Palabra de Dios, que es una Obra en el corazón. Una Obra divina, una obra que da la Verdad que está en Dios. Y, por eso, hay que decir la Verdad: Francisco no es Papa, porque no se puede elegir a un Papa mientras esté vivo el anterior. Esta es la verdad. Y quien no acepta esta verdad, entonces acepta su mentira y defiende su mentira. Y, por eso, se batalla contra todas las profecías que niegan esta mentira de los hombres.

Tener fe en un mundo regido por los pensamientos de los hombres, por las razones de los hombres es heróico, es para santos. Hay que enfrentarse a los hombres: eso es la vida espiritual. La vida espiritual no es hacer oración y después comulgar con cualquier pensamiento de cualquier idiota sobre la fe o sobre Dios o sobre la Iglesia. La vida espiritual es alcanzar de Dios la verdad y obrarla en todo el actuar de la existencia humana. Y hay que batallar contra el demonio, contra los hombres y contra el pecado. Y si no hay esta batalla, entonces nos hacemos amigos del demonio.


3 comentarios

  1. Armando Rodriguez dice:

    En la Iglesia hay santos y pecadores, la luz esta en la humildad a ejemplo del señor Jesús (Pagó impuestos cuando le dijo Pedro paga por ti y por mi el impuesto con la moneda que saques del pez), además nos enseña a ser obedientes a la Palabra de Dios de quienes nos enseñan al recibir esa autoridad y pide que se tenga cuidado de no hacer el mal que ellos hacen: hagan lo que dicen mas no hagan lo que hacen. La Virgen de Guadalupe necesito del obispo para levantar un templo en el cerro del tepeyac (México) en su honor e insistió hasta darle una prueba como el obispo pidió (la imagen de Guadalupe) y no dijo que se hiciera a costa de la autoridad eclesiástica. Dios no se equivoca en lo que hace y manda.No puede contradecirse o no sería Dios. Si Dios quiere algo él se encargará de que se logre pero nunca se contradice. Dios siempre triunfa. seamos obedientes, humildes, y tengamos fe al vivir nosotros como Dios quiere con la esperanza que el quite los obstáculos que se presente para sus planes. Dice Jesús no juzgues y no serás juzgado. Y es verdad que al que se equivoque y peque la Justicia Divina le llegará pues Jesús dijo que al que más se le ha dado más se le va a exigir.

    • josephmaryam dice:

      La luz no está en la humildad a ejemplo del señor Jesús, sino que la luz está en la vida que Jesús vivió. Hay que vivir como Él vivió. No hay que construir una filosofía para tener fe, para decir que no juzgues. Vive lo que Jesús vivió y tendrás que juzgar como Él lo hizo. ¡Qué palabras más cómodas para seguir en una fe que no salva por que tiene miedo de ver la Verdad! Y la Verdad no está en lo que pensamos de lo que es Jesús o de lo que es la Iglesia. La Verdad está sólo en el Corazón de Jesús. Y hay que meterse en ese Corazón poniendo la cabeza, la mente, las estúpidas razones en el suelo. Y, cuando se hace eso, entonces se tiene fe. Si no se hace eso, se busca cualquier razón para decir: no juzgues y no serás juzgado. Esta razón juzga porque no ha discernido lo que se está diciendo aquí. Y si no se discierne se mete la pata hasta el fondo. Dios habla a cada alma y esa palabra es la verdad en cada alma. Y esa palabra hay que obrarla si se quiere permanecer en la verdad. Y quien tiene miedo de obrarla, entonces esconde su luz debajo de la cama para que no le digan: no juzgues. ¡Cómodo es callar ante lo que está pasando en la Iglesia! Eso lo hacen todos. Eso indica la fe de muchos. Pero hay que vivir lo mismo que vivió Jesús y entonces hay que enfrentarsde a todo el mundo que quiere irse al cielo con una vida cómoda de pensamientos humanos, de deseos humanos, de obras humanas, que no sirven para nada. La fe no es encontrar un camino cómodo para estar en la Iglesia. La fe es dar a la Iglesia la Cruz del Amor, la Cruz que derriba la soberbia de los hombres que sólo se pasan la vida pensando en cómo hacer el mal a quien no les gusta lo que se predica. Y, entonces, no pidan que no se juzgue. No pidan lo que a ustedes no les gusta. No les gusta que no les juzguen, pero tienen miedo de enfrentarse a su propio juicio para verlo como es: necio a los ojos de Dios.

  2. Raul Patiño dice:

    El Apocalipsis habla de la orden dada por Dios a un ángel para medir el templo. ¿Qué es la medida del templo? Es separación entre quienes están con Dios y los que están contra Él, entre los tibios y quienes están comprometidos.
    Pareciera que es el momento en el cual se está midiendo el templo. La pregunta es ¿cuál es el lugar que ocuparemos en él? En esa medida tiene que ver nuestro combate espiritual.
    Todos los que consideramos acertados estos planteamientos tenemos que estar en pie de lucha, no en la lucha de humanos, sino en la batalla espiritual con la espada de la Verdad Absoluta. Cada uno debe preguntarse: ¿Estoy luchando o soy un elemento pasivo?
    Santa Juana de Arco decía: “La batalla la damos nosotros, la victoria la obtiene Dios”

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: