Lumen Mariae

Inicio » adoracion a satanas » El inicio del orgullo

El inicio del orgullo

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

border560x1blanco

santabrigida“Yo soy el Señor verdadero. No hay otro señor más grande que yo. No hubo señor antes de mí y no habrá alguno después de mí. Todos los señoríos vienen por mí y a través de mí. Es por esto que yo soy el Señor verdadero y por lo que nadie sino sólo Yo puede ser verdaderamente llamado Señor, ya que todos los poderes vienen de mí” (El Señor a Santa Brígida)

border560x1blanco
sanbebito

El orgullo es la posesión del hombre sobre otros hombres. Es ponerse por encima de los hombres para enseñarles la mentira, -que ellos llaman verdad-, para indicarles el camino falso, -que para ellos es el verdadero-, para hacer que los hombres obren lo que quieren sólo los hombres, -y a esas obras las llaman divinas.

El orgullo se ha destapado con el inicio del gobierno horizontal. Se ha destapado, es decir, ahora se ve claramente quién es la persona orgullosa, que desobedece a la Verdad poniendo su razón como excusa y como valor ante todos.

El orgullo no es una forma de pensar. La soberbia es una forma de pensar la vida. El orgullo es una forma de vivir la vida, de obrar en la vida, porque se tiene una forma de pensarla, dada por la soberbia.

Si no se ve la soberbia, si no se atiende a la forma de pensar de alguien, tampoco se ve el orgullo, las obras de pecado que hace esa persona.

Es lo que está pasando con Francisco y con todo su séquito que ha puesto en el gobierno horizontal.

Hay una forma de pensar la vida, la Iglesia, que es la soberbia de Francisco, que es el error de su humanismo. Y, cogiendo ese error, naciendo de esa forma de pensar, viene la forma de obrar ese pensamiento, que es el orgullo.

Poner el gobierno horizontal no es una forma de pensar el gobierno, sino que es una forma de obrar el gobierno, que va en contra de la Verdad del Papado. Y se pone la razón mentirosa, para esconder la obra del orgullo, la obra del pecado: es un gobierno para ayudar al Papa.

Esta es la mentira que se dice para tranquilizar a los demás, para que el Pueblo se quede tranquilo, se quede en su dormición y no despierte ante ese pecado de poner un gobierno horizontal.

Nadie llama al gobierno horizontal de Francisco como pecado, porque todos se tragan la mentira, todos aceptan la mentira: es un gobierno de ayuda. Y nadie discierne esa mentira, porque se acoge. Y quien acoge la mentira suprime la verdad, rechaza la verdad, se opone a la verdad.

Este es el inicio del orgullo al que nadie ha atendido, sino que todos están expectantes a ver qué cosa hace Francisco para el bien de la Iglesia. ¿Pero qué cosa puede hacer de bueno uno que se ha puesto en contra de la Fe de Pedro al instalar en la Iglesia la Abominación?

Como se ve su obra como algo bueno, -y se ve porque se acoge la mentira de que es un gobierno de ayuda-, entonces se llama a ese pecado un bien. Ya no se llama pecado. Nadie atiende a eso. A nadie le interesa esa perspectiva, porque lo que interesa es que Francisco dé solución a los problemas de la Iglesia. Eso es lo que interesa. Y no importa el camino para dar solución. No importan los medios para ello. No importa cargarse el Papado. Pero, si sigue siendo Papa, si sigue vestido de Papa, si actúa como Papa. Es que no hay que esperar que Francisco diga que ya no es Papa, sino un rey. Es que nunca va a decir eso, porque le gusta el juego que ha montado en la Iglesia para fabricar su nueva iglesia.

Francisco actúa con su orgullo cuando pone el gobierno horizontal. Se ha puesto por encima de la Autoridad de Dios en la Iglesia, como hizo Lucifer. Y lo ha hecho él mismo, sin recurrir a nada ni a nadie. Y ha puesto su razón, se mentira, para contentar a todos.

Y esto lo que no se ve ni se atiende: a la vida espiritual de la Iglesia.

Todos preocupados por la vida material o humana de la Iglesia, que esa sólo es la predicación de Francisco y de tantos sacerdotes que sólo hablan de política en sus homilías, pero que no son capaces de dar lo divino a las almas porque viven para lo suyo humano. Y así hace nsu iglesia, la que ellos quieren con sus entendimientos humanos, pero no hacen la Iglesia que Dios quiere.

Ambición de poder es lo que hay ahora en la Iglesia. Tener un puesto para gobernar la Iglesia. Y un puesto en cada diócesis para hacer en cada territorio la obra del orgullo.

Por eso, el desastre que viene es mayúsculo para toda la Iglesia. Y todavía los hombres siguen dormidos en las palabras que se les dice desde el gobierno horizontal. Muy dormidos, como si todo estuviera tranquilo, como si no pasara nada, como si Dios quisiera esta nueva iglesia para todos.

Anuncios

1 comentario

  1. Raul Patiño dice:

    Un ejemplo sencillo de la manera como se está manipulando al pueblo católico está en el manejo de medios. Miden la opinión que suscitan los planteamientos de Francisco y si es desfavorable, dicen que hubo imprecisiones en el periodista, como sucede con Saclafari. Entonces todos los medios católicos sueltan la noticia, pero ocultan la realidad. Mientras el propio portal del Vaticano mantiene la entrevista y los otros también, para seguir haciendo su trabajo, dicen que ha sido imprecisa, que tiene pequeños ajustes.
    Entonces ve uno los foros con decenas de tontas respuestas: “¡Ah, que bueno que aclararon”, “es que están abusando de Francisco”. Así operan los políticos, así actúa la religión del hombre, siempre con un haz bajo la manga.
    Pero hay nuevos pasos. Ya están planteando que es necesario perseguir a quienes están haciendo profecías donde se cuestiona a Francisco. Así lo dice un tal Luis Santamaría Niño hoy en infocatolica.com . Ya empiezan los guardianes a cerrar filas. A hacer intocable a Francisco. No a desmentir con argumentos, sino a señalar hacia quien cuestiona.

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: