Lumen Mariae

Inicio » gobierno horizontal » Acoger la mentira es oponerse a la verdad

Acoger la mentira es oponerse a la verdad

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

“Yo soy el Rey de la corona. ¿Sabes por qué dije ‘Rey de la corona’? Porque mi naturaleza divina fue y será y es sin principio o fin. Mi naturaleza divina es aptamente comparada a una corona, porque una corona no tiene punto de principio ni de fin. Justamente como una corona está reservada para el futuro rey en un reino, así también mi naturaleza divina fue reservada para ser la corona de mi naturaleza humana” (El Señor a Santa Brígida).

border560x1blanco
MIGUEL ANGEL LA PIEDAD RECORTADA

Nadie puede entender la razón de un gobierno horizontal si no se ve la herejía que lo ocasiona.

Se quiere el gobierno horizontal porque se dice que las Iglesias particulares forman la Iglesia Universal. Es decir, la Iglesia nace en Pentecostés, no nace en el Calvario.

Cristo inicia Su Iglesia abriendo Su Corazón en Su Muerte. Y tiene que iniciarla así, en un dolor, en un sufrimiento, en una muerte.

Cristo puso Su Iglesia en Pedro, pero no la inició. Cristo se subió a la Cruz, pero no inició Su Iglesia. Cristo murió en la Cruz, y fue traspasado, y es ahí, -cuando Su Corazón muerto es herido por la lanza-, cuando Cristo inicia Su Iglesia.

Y la inicia en los brazos de Su Madre y junto al discípulo que tanto amaba.

Es el inicio del Amor del Padre, de la Palabra del Hijo, de la Fuerza del Espíritu, que se da sólo en el Corazón de la Virgen María, en su Dolor, en su Soledad, en su Muerte Mística.

Y la Virgen María pasó tres días sin Jesús, esperando la Resurrección de Su Hijo para que todo se cumpliera, para que las profecías se llevasen a efecto, para que el Espíritu indicara el Camino hacia la Verdad de la Vida Divina.

Cristo Jesús, una vez que Resucita de entre los muertos, inicia Su Iglesia, enseñando a Sus Apóstoles, durante cuarenta días, qué había que hacer en la Iglesia.

La Iglesia es Cristo Jesús. Y la Iglesia es la Obra de Cristo Jesús en cada alma. No es la Obra para el mundo, en el mundo, desde el mundo. Es la Obra Divina en cada corazón que cree.

Y lo que pasó en Pentecostés es sólo la Obra del Espíritu de Cristo que, junto a los Apóstoles, hace la Iglesia, edifica la Iglesia, mueve la Iglesia.

Y, por no entender este punto de Pentecostés, viene la herejía del gobierno horizontal.

Los que quieren el gobierno horizontal entiende Pentecostés como la independencia de cada iglesia particular que ya se daba con Jesús. Jesús iba formando a sus discípulos y creaba comunidades allí donde predicaba. Y esas comunidades son lo principal en la Iglesia Universal, son lo primero. Esas comunidades forman la Iglesia Universal. Y, en Pentecostés, se da la consecución, el cumplimiento de la fuerza que tiene cada comunidad para hacer la Iglesia Universal. Esta es la herejía que anula la Iglesia Universal, y que dice que la Iglesia Universal es la suma de las Iglesias particulares.

Y, entonces, en la Iglesia Obispos y sacerdotes luchan por tener esto. Por estar independientes del gobierno central, que es el Papa. Para que se reconozca a cada diócesis, a cada Arzobispado, a cada Obispo la supremacía en el gobierno de la Iglesia. Esto sólo se puede conseguir con un gobierno horizontal, no de otra manera.

Por eso, cuando se acoge el gobierno horizontal se rechaza la Verdad de la Iglesia en el Papado y en sus inicios. Se va contra el Dogma principal que tiene la Iglesia. Se va contra el Misterio de la Iglesia, que es en Pedro y bajo Pedro.

La Iglesia no es junto a Pedro sólamente. No es Pedro y un conjunto de hombres. Es junto a Pedro y jamás sin Pedro.

Los Obispos luchan porque Pedro sólo sea un rey que gobierne la Iglesia y que dé a cada Obispo el poder para decidir en sus Iglesias particulares. Haciendo de Pedro sólo una figura que aune la suma de la vida eclesial que comienza y se desarrolla en cada Iglesia particular.

Y se pertenece, en el Bautismo, a la Iglesia, no a una Iglesia particular donde se recibió el Sacramento. Y se está en la Iglesia, aunque se vaya a una Iglesia particular. Y se recibe la enseñanza de la Verdad de la Iglesia, aunque se dé esa Verdad en una Iglesia particular. Primero es la Iglesia Universal. De la Iglesia Universal nacen las iglesias particulares. De la Madre nace el hijo. Pero se va contra esta Verdad.

Porque se quiere quitar a Pedro su significado en Cristo Jesús, entonces viene la ambición de poder por los Obispos y sacerdotes de la Iglesia.

Y esta herejía siempre ha caminado en la Iglesia. No es de ahora. Se da en sus comienzos, se tiene en cada cisma que hubo en la Iglesia y perdura, porque los hombres no luchan contra su pecado de orgullo, que les hace ambicionar el poder. Y, porque no batallan contra este pecado, entonces se inventan el gobierno horizontal, que es el camino para poner en la Iglesia toda clase de herejías, porque los Obispos ya tienen el poder, en cada diócesis, de poner y quitar lo que crean que es necesario para la vida de esa Iglesia particular, sin atender en nada a la Verdad de la Iglesia, porque ya la verdad está en cada hombre de esa comunidad y en cada vida humana, con sus problemas, que hay que resolver en esa Iglesia particular para el bien de todos.

Es fácil con un gobierno horizontal meter la herejía, porque así es como se hace en el mundo. En el mundo, cada uno piensa como quiere y vive de acuerdo a ese pensamiento. Y eso es válido para todos. Y nadie se mete con los otros por sus pecados o por sus ideas políticas o religiosas. Y así se vive sólo atendiendo a la verdad que cada hombre fabrica con su entendimiento.

El gobierno horizontal destruye la Verdad porque acoge la mentira. Y obra sólo la mentira, sin que nadie se oponga a esa obra, porque es aceptada por el rey, que da órdenes para que se lleva a cabo esa mentira.

Anuncios

1 comentario

  1. Raul Patiño dice:

    Atendiendo este comentario, es triste ver en Colombia cómo hasta los confesionarios han sido modificados en muchos templos. Ahora son una pequeña sala “consultorio” con un escritorio y sillas detrás y frente a éste.
    Es el confundir la misión del sacerdote con el papel de consejero y ahora el haber caído en la más reduccionista de las sicologías, la que niega la integralidad del alma, la que considera solo la existencia de cinco sentidos y reconoce como válidas las sicologías ateas y anticatólicas de Freud y el conductismo.
    Ahora los sacerdotes predican desde las emociones, desde lo que se experimenta, como dice el padre Linero, que niega igualmente desde el programa más visto de la TV en materia religiosa, la existencia del demonio, de los ángeles, del infierno, de la justicia divina y solo reconoce como válido el gozar la vida.
    Esa es la “iglesia” que ahora promueven, es decir, esa es la NUEVA RELIGIÓN que tomó por asalto la alta jerarquía para manipular los fieles, que de paso, se hacen sumisos bajo el argumento de que a los apóstatas no se pueden criticar sino orar por ellos calladamente.

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: