Lumen Mariae

Inicio » amor » La mofa del gobierno consultivo

La mofa del gobierno consultivo

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

gobierno_iglesia

Un Papa gobierna sin los hombres en la Iglesia.

Un Papa no necesita escuchar a los hombres para gobernar la Iglesia.

Un Papa tiene que escuchar la Voz de Dios para gobernar la Iglesia.

Esta es la Verdad del Papado. Como los hombres son hombres, entonces no saben vivir esta Verdad, y tienen que recurrir a muchas cosas, cuando todo es muy sencillo en la Iglesia.

El Vicario de Cristo es el que da la Voluntad de Cristo a la Iglesia. Y, para darla, tiene que conocerla. Y sólo Cristo conoce Su Voluntad. Su Voluntad no es el conjunto de ideas humanas, de cabezas humanas, de pensamientos humanos sobre la Iglesia.

La Voluntad de Dios sólo la sabe Dios. Y si el hombre no es humilde, nunca la va a conocer, aunque se reúna con ocho cabezas para discutir los asuntos y poner en claro los caminos en la Iglesia.

Ningún Papa ha necesitado un gobierno consultivo para dar la Voluntad de Dios en la Iglesia. Todos los Papas han preguntado a unos y otros, pero siempre han hecho oración sobre la Vida de la Iglesia y, de esa forma, han llevado a la Iglesia hacia lo que Dios quiere.

Sólo Francisco se le ha ocurrido poner un gobierno consultivo para ayudar al Papa en el gobierno. Lo hizo al mes de ser elegido. Y lo hizo porque se lo mandaron, no porque nació de él, no porque se le ocurrió.

La Iglesia está gobernada, ahora, por la masonería eclesiástica, es decir, por consagrados que viven en el Vaticano y que ejercen el poder de la Iglesia sin que nadie lo entienda, sin que se perciba de puertas a fuera. Se percibe en el interior del Vaticano, porque se manda callar a los sacerdotes y Obispos.

Francisco no gobierna la Iglesia. Sólo la preside. Sólo está ahí como un juguete de una cabeza que no se da a conocer todavía, porque no es llegado el tiempo.

Una cabeza oculta para obrar lo oculto en la Iglesia. Una cabeza que mueve todos los hilos de la Iglesia y que decide lo que hay que hacer en cada momento de la Iglesia.

Francisco es un hombre sin oración. Su oración consiste en recordar. Recuerda un salmo y lo ora. Recuerda la oración que le enseñó su mamá y la ora. Para Francisco la oración es un ejercicio mental y, por eso, no sabe lo que es la oración.

A Francisco lo eligieron los hombres y lo colocaron como jefe de la Iglesia, porque alguien tiene que estar de momento. Es un gobernante que no sirve para gobernar. Que hace mucho ruido, que se entretiene siendo hombre, que pasa su vida calculando cómo ser más hombre.

Todo el que tenga experiencia de gobierno, ve lo inútil que es Francisco en el gobierno. Si no sabe ser Pastor de almas, mucho menos del gobierno de la Iglesia, del Pastoreo de la Iglesia.

A Francisco le gusta mandar, le gusta decidir por sí mismo, imponiendo su capricho a los otros. Nada más es verlo en algunas cosas que ha hecho en la Iglesia, yendo contra la misma ordenanza de la Iglesia, por puro deseo humano, por hacerse brillar en la Iglesia, por querer que todos vean que es el Papa y, cuando habla, todos deben obedecerle.

Él tiene toda la experiencia del gobierno en los jesuitas. Y esa experiencia le marca como jefe de la Iglesia. A la legua se ve su despotismo en la Iglesia. Sólo hay que escuchar lo que dice del gobierno en la Iglesia para captar su nefasta autoridad.

Francisco no sabe gobernar porque no sabe hablar en público. Esa es la razón principal de su oscura legislatura como jefe de la Iglesia. Su discurso es un enredo. No se sabe lo que quiere hacer. Dice algo en contra de la Iglesia y después dice que es hijo de la Iglesia. No es claro. Y, por eso, no sabe gobernar. Un gobernante pone los puntos a seguir con claridad. Marca un camino. Señala una senda. Pero con Francisco, cualquier cosa se puede esperar en el gobierno. Ahora mismo, nadie sabe qué se va a hacer después de esas declaraciones. Todos a la expectativa a ver por dónde rompe Francisco.

El gobierno consultivo es una mofa para la Fe de muchos en la Iglesia. Quien haya tenido experiencia de cómo gobiernan los jesuitas en la Iglesia, tiembla ante este gobierno consultivo.

Porque ocho cabezas para resolver los problemas de la Iglesia son el comienzo de la división en la Iglesia. La Mente de Dios no la tienen esas ocho cabezas. La Mente de Dios no es la unión de ocho cabezas. La Mente de Dios no se encuentra uniendo ocho luces distintas para formar una sola. Esta es la doctrina de los jesuitas en la Iglesia para gobernar. Ellos siguen su herejía desde hace mucho tiempo. Y esa herejía la pone Francisco, que es el innovador de la Iglesia.

El gobierno consultivo es un anzuelo de los hombres para distraer de lo que pasa ahora en la Iglesia. Ahora en la Iglesia se está preparando normas en contra de la Santa Misa y del Evangelio. Hasta que no estén concluidas, el gobierno consultivo tiene que distraer con algunas cosas, tiene que caldear el ambiente para que, cuando se den estas normas, se vean como algo que Dios quiere.

El gobierno consultivo hará cosas sin importancia, pero tendrá que tomar serias resoluciones sobre temas importantes, que son los que ha tratado Francisco en sus declaraciones. Se aprobará el matrimonio homosexual, se quitarán las penas de excomunión a las mujeres que abortan, se permitirá el uso de anticonceptivos, y otras cosas para dar una nueva cara a la Iglesia.

Pero lo importante en la Iglesia no viene por el gobierno consultivo, sino por lo que se está preparando entre bastidores, en lo oculto.

Por eso, comienza ahora la mofa de Francisco con sus ocho cabezas del demonio. Se van a reír de toda la Iglesia, como el Sanedrín se mofó de Cristo. Y eso lo hará Francisco porque no ama a la Iglesia, sino que se ama a sí mismo y busca en la Iglesia sólo el aplauso de los demás.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: