Lumen Mariae

Inicio » Anticristo » Signos para discernir lo que es Francisco

Signos para discernir lo que es Francisco

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

falsoprofeta2

Tres signos son visibles a todos para el discernimiento de lo que significa Francisco.

Primer signo: un verdadero Papa nunca acepta el cargo de Papa cuando ve que el Papa anterior sigue vivo. Si lo acepta es sólo por su pecado, porque ya no vive la Fe de la Iglesia.

Y si acepta ese cargo, los que han promovido a Francisco a ese cargo son también culpables del mismo pecado. Y, por eso, ni se puede confiar en la persona de Francisco, ni se puede confiar en los que lo han elegido.

Nadie en la Jerarquía de la Iglesia tenía que haberse encerrado en un cónclave para elegir a nadie. Como la Jerarquía de la Iglesia no vive la Fe de la Iglesia, entonces comete un pecado que va en contra de la misma Fe de la Iglesia. Es un pecado de muchos. No es un pecado personal. Es el pecado contra el Espíritu Santo. Cada miembro del cónclave tenía luz del Espíritu para no elegir nada en ese cónclave. Y como no siguieron esa Luz, entonces, cometieron ese pecado.

Quien gobierna la Iglesia es el Espíritu, no los pensamientos de los hombres. Como la Jerarquía de la Iglesia es muy soberbia, ya no hace oración, ya no hace penitencia, ya no lucha contra el pecado, por eso, llegó a ese pecado en muchos miembros.

Y, por tanto, lo que eligieron es sólo fruto de su soberbio pensamiento, no de la Luz del Espíritu santo.

Segundo signo: En la Misa del Jueves Santo, ese sacerdote lavó los pies a dos mujeres. Y la razón que dió: para renovar la imagen de la Iglesia, para actualizar su doctrina, para modernizar a la Iglesia y así sea aceptada por más personas en el mundo.

Claro signo de lo que un verdadero Papa no tiene que hacer en la Misa más importante de todas, que es cuando el Señor da Su Amor a la Iglesia y descubre a Sus Apóstoles su misión en la Iglesia: ser sacerdotes como Él es Sacerdote. Las mujeres no han sido llamadas a esta vocación y, por tanto, no entran en el rito del lavatorio de los pies. Esta es la fe de la Iglesia que ya nadie sigue.

Ese sacerdote sólo hizo ese Jueves Santo lo que hacía en su Parroquia: lavar los pies a las mujeres. Él lo veía normal. Esa es su fe: una fe inventada con sus pensamientos humanos, pero que no es la Fe que tiene que dar un verdadero Papa en la Iglesia.

Como él no es verdadero Papa, por eso, hace lo que hace, va en contra de toda la Tradición de la Iglesia, de todos los dogmas de la Iglesia. Y nadie le dice nada. Y todos tan contentos como si no hubiera pasado nada, viendo los pecados de toda la Jerarquía Eclesiástica y asintiendo a sus pecados, porque como son la Autoridad de la Iglesia, como está en el cargo de Papa, como lo han elegido….Nadie se da cuenta del desastre que viene a la Iglesia por no saber discernir los signos que Dios da a Su Iglesia, y que son tan evidentes. Sólo hay que abrir los ojos del alma y ver qué hace la Iglesia ahora, qué está haciendo ese falso Profeta y oponerse a eso. Pero nadie abre sus ojos del alma, porque todos quieren entender lo que pasa ahora en la Iglesia con sus razones, con sus ciencias, con sus teologías.

Tercer signo: Al mes de ocupar ese cargo en la Iglesia, decide formar un consejo para gobernar la Iglesia. Consejo que entrará en funciones en el mes de Octubre.

Signo claro de la destrucción del Papado. Ahora el Papado no sirve para nada. ¿Quién gobierna la Iglesia? Unos cuantas cabezas que se creen con luz del Espíritu para hacer en la Iglesia lo que otros quieren.

Porque no van a ser esas cabezas visibles las que gobiernen la Iglesia. Esas cabezas están ahí para poner en la Iglesia lo que otros, más influyentes en la Iglesia, quieren.

Esta es la acción del demonio en la Iglesia. Así se mueve el demonio: sin verlo, sin sentirlo, haciendo que todo parezca normal, como venido por las circunstancias de los hombres, de los tiempos.

Y, por eso, ¿qué hay que hacer con Francisco? Decirle que se vaya, que abandone ese puesto, porque ese puesto no es para él.

Francisco es sólo el payaso de los hombres. Ahí está entreteniendo a unos y a otros. Es un bocazas, que dice muchas cosas y no dice nada. Y que no sabe gobernar a la Iglesia porque ni siquiera sabe gobernar su alma sacerdotal.

¿Cómo un verdadero Papa puede decir: “La Iglesia no se derrumba… al contrario, me atrevo a decir que nunca ha estado tan bien y atraviesa un momento muy hermoso”?

¿No ve la realidad de la Iglesia? Tantos sacerdotes que no tienen vida espiritual y que ya no son Pastores de las almas, no las llevan a los alimentos del Cielo, sino que las hacen pastar en los sitios de los hombres, en las aguas de los pensamientos humanos, en las delicias de los placeres de la vida.

Tantos Obispos que están es sus cargos para ser amigos de los poderosos en el mundo y así atraer a la Iglesia el poder de los hombres y hacer que la Iglesia sea sólo un negocio humano, en donde el poder y el dinero lo es todo.

¿No ve cómo están los fieles en la Iglesia, que nadan en el pecado, que viven en su pecado, que no luchan por quitar su pecado, que llaman al pecado un bien, un valor en la vida, una vida?

No puede ver esa realidad, porque se ha hecho amigo de los pecadores y los trata como amigos, no como lo que son: pecadores, y que hay que trazarles un camino espiritual para que vean su pecado y quiten su pecado.

Francisco sólo se centra en los problemas sociales de la Iglesia. Eso es todo. Y todavía no ha hablado del pecado en la Iglesia. Todavía no ha dicho a la Iglesia cómo quitar el pecado de tantos que hoy componen la Jerarquía de la Iglesia. Eso no lo hace un verdadero Papa. Eso lo hace un demonio, un impostor, uno que no tiene la Luz del Espíritu para dirigir la Iglesia.

Por eso, Francisco es un falso Profeta, uno que no es Papa, uno que se sentó en la Silla de Pedro porque así lo decidieron los hombres. Y toda la Iglesia ve este pecado y no acepta este pecado porque lo ve como un bien de la Iglesia. Esta es la Apostasía de la Fe. Se ve el mal y se acepta el mal porque ya no hay otro remedio.

Nadie quiere creer, a nadie le interesa la Fe de la Iglesia, la Verdad de la Iglesia. Todos están muy ocupados ahora en seguir a ese idiota que han puesto como cabeza de una iglesia que no le pertence en nada. Es Dios quien sigue guiando a Su Iglesia. Y Dios no habla nada a través de Francisco. Dios se calla cuando Francisco habla, porque Francisco no escucha la Voz de Dios en su interior, por su soberbia, y da a los hombres lo que escucha del demonio.

Anuncios

2 comentarios

  1. rulosky dice:

    Me ha hecho reflexionar mucho !! quiere hablar conmigo

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: